La Legión Checa en Italia

Publicar una respuesta


Introduzca el código exactamente como lo ve en la imagen, no es sensible a mayúsculas. Por favor tenga en cuenta que el cero no existe aquí.
Emoticonos
:me4 :me5 :me2 gc80gc gc83gc gc96gc :D :) :lol: :dpm: :( :cry: :pre: :evil: :o :shock :? :P :x :oops: :carapoker: :roll: :wink: :burla: :arrow: >:-> :-| %+{ :-e :-{ >-- :-e :/) ,-) :-b :-o :-(*) :*) :-* :-|>- (00) :Bravo :-& :ok :-B :-O :-p~ :-... :-)) :-X %*} :hee :- :~i
Ver más emoticonos
BBCode está habilitado
[img] está deshabilitado
[flash] está deshabilitado
[url] está habilitado
Emoticonos están habilitados
Revisión de tema

Si quieres subir alguna imagen, puedes hacerlo desde este formulario y luego utilizar la url resultante Alojamiento por ImageShack - Reglas
   

Expandir vista Revisión de tema: La Legión Checa en Italia

Re: La Legión Checa en Italia

Nota por jlchinchilla el Vie 06 May 2016 7:35

Ya, ya sé. El comentario venía no tanto por el apoyo en 1918 a la causa checa sino porque veinte años después "donde dije digo digo Diego": hoy te apuñalo y el ayer no existe.

Saludos.

Re: La Legión Checa en Italia

Nota por cañaytapa el Jue 05 May 2016 16:46

No debe extrañar. Por varias razones:

Austria fue uno de los países contra los que Italia tuvo que luchar en fechas recientes para su unificación. Además, aún poseía territorios donde la población de origen italiano era importante, cuando no mayoritaria. Por ello, nada difícil aplicar aquello de "enemigo de mi enemigo..."

Por otra parte, Mussolini era miembro del Partido Socialista Italiano, en principio opuesto a la forma de gobierno que suponía la Monarquía Dual.

Re: La Legión Checa en Italia

Nota por jlchinchilla el Mié 04 May 2016 15:24

Uno de los más firmes defensores en Italia de la causa checa fue... Benito Mussolini. Desde bastante antes de empezar la guerra había simpatizado con los nacionalistas checos, incluso había publicado una biografía de Jan Hus. Su periódico, "Il popolo d´Italia", resultó uno de los medios más entusiastas en alabanzas hacia los checos y su causa nacionalista. Ironías de la Historia: veinte años después, Mussolini sería uno de los firmantes del Acuerdo de Munich, que significaba la desaparición del Estaco Checoslovaco.

Re: La Legión Checa en Italia

Nota por cañaytapa el Mar 03 May 2016 16:30

Eso parece.

Re: La Legión Checa en Italia

Nota por Pablorojo el Lun 02 May 2016 20:58

Interesantísimo, jlchinchilla. :dpm: Curioso que luego quizás algunos soldados volvieran a verse las caras, en el enfrentamiento de pos-guerra entre húngaros y eslovacos.

PD: la ametralladora es una Fiat-Revelli ???

Re: La Legión Checa en Italia

Nota por jlchinchilla el Sab 23 Abr 2016 15:17

Schweijk escribió:Muy interesante. Subo una ilustración para apreciar mejor sus uniformes.

Imagen


Se agradece la aportación. Sólo añadir que, por un fallo de edición de la lámina, el verde ha salido gris. :-e

Saludos.

Re: La Legión Checa en Italia

Nota por Schweijk el Sab 23 Abr 2016 11:32

Muy interesante. Subo una ilustración para apreciar mejor sus uniformes.

Imagen

La Legión Checa en Italia

Nota por jlchinchilla el Sab 23 Abr 2016 10:13

Desde el siglo XVI, checos y eslovacos eran gobernados desde Viena por los Habsburgo. Pese a ello, la identidad de estos pueblos pervivió al mantenerse sus idiomas y sus tradiciones. En la primera mitad del siglo XIX una hola de nacionalismo recorrió Europa, sustentada en la idea de que, independientemente del estado al que pertenezcan, los pueblos se asientan sobre su idioma y sus características culturales. En 1848 los checos se alzaron contra sus gobernantes, como lo hicieron otros pueblos europeos, sólo para ser aplastados por la fuerza de las armas. Sin embargo, a pesar del absolutismo de Francisco José de Habsburgo, la decadencia y debilidad de su imperio le empujaron en 1867 a establecer el Imperio Austro-Húngaro, uniendo dentro del imperio a dos reinos: Austria (que gobernaría a los checos) y Hungría (que haría lo mismo con los eslovacos). En este contexto, el nacionalismo checo no dejó de crecer.

A finales del XIX los contactos entre checos y eslovacos se intensificaron, especialmente en círculos intelectuales y universitarios. La figura más destacada era el profesor Tomas Masaryk, fundador del Partido Progresista Checo y diputado en el parlamento. Otras dos figuras fundamentales en futuros acontecimientos serían el profesor Edvard Benes (propagandista de la idea de que checos y eslovacos constituían la misma etnia) y Milan Stefanik (filósofo y astrónomo, propagandista a nivel internacional de la idea de una nación checoslovaca). No obstante, el nacionalismo checoslovaco era básicamente checo. El Reino de Austria era reaccionario pero no totalitario, por lo que no impidió en la práctica el auge nacionalista en las industriales Bohemia y Moravia. La situación era distinta en Eslovaquia, región agrícola y más atrasada, donde los húngaros controlaban más férreamente cualquier movimiento nacionalista. No es por tanto de extrañar que en la posterior Legión Checa menos del 10 % de los legioarios fueran eslovacos.

Con el estallido de la guerra en 1914, los nacionalistas checoslovacos comprendieron enseguida que si querían una nación propia debían de unirse a la Entente y hacer un esfuerzo de guerra sustancial que contribuyera a la victoria de ésta para que sus aspiraciones fueran internacionalmente reconocidas.

Tras la entrada de Italia en la guerra en mayo de 1915, se tardaron casi dos años en que las autoridades italianas separasen a los prisioneros austrohúngaros por su origen a instancias del Consejo Nacional Checoslovaco (órgano que desde 1916 funcionaba ante la Entente como representante de Checoslovaquia). Finalmente, el 17 de enero de 1917 se permitió en Italia la formación de un cuerpo de voluntarios checoslovaco, con base en el campamento de Santa María Capua Vetere, cerca de Nápoles. Estaba el campo bajo el control del líder del Sokol Jan Capek (el Sokol era un club deportivo paneslavo de origen checo, que progresivamente evolucionó a una organización política e incluso paramilitar), que inicialmente seleccionó y entrenó hombres parra la formación de un regimiento. Lo cierto es que pasó bastante tiempo antes de que las autoridades italianas confiaran realmente en formar una tropa combatiente basada en antiguos prisioneros, de manera que los voluntarios checoslovacos estuvieron desde febrero organizados en siete batallones de trabajo, trabajando varios meses a prueba como mano de obra en fábricas y construyendo defensas en el sector del Adigio. En el verano de 1917 ya eran unos 4000 hombres y fueron éstos trasladados a un campo en Certosa di Padula, cerca de Salerno, donde se formaron grupos tipo pelotón para arriesgadas misiones de reconocimiento, bajo la supervisión del I Ejército. Estos pelotones fueron enviados a realizar misiones de inteligencia y localización de posiciones enemigas, básicamente en el sector de Carzano.

Tras el desastre de Caporetto en octubre y no pocas presiones diplomáticas, el general Milan Stefánik, miembro destacado del Consejo Nacional Checoslovaco, convenció finalmente al Gobierno de Italia de la formación de una Legión Checa en Italia, formada oficialmente el 21 de abril de 1918 y bajo el mando del general Graziani (experimentado militar de las campañas coloniales italianas) por una división de infantería, con 350 oficiales y suboficiales y 12500 hombres de tropa. La división, que sería la VI División del Ejército Checoslovaco (*), quedó organizada así:
11ª Brigada, al mando del general De Vita, con el 31º y 32º Regimiento.
12ª Brigada, al mando del general Sapienza, con el 33º y 34º Regimiento.
La división se completó con el 6º Regimiento de Artillería y otras unidades divisionarias.

Simultáneamente, el Gobierno de Italia reconocía al Consejo Nacional Checoslovaco de París como Gobierno de la República de Checoslovaquia. El 24 de mayo tiene lugar en Roma la presentación pública y oficial de la división, recibiendo su bandera de combate y el 30 es enviada a Monti Verici, cerca de Vicenza, en la zona de operaciones del XXII Cuerpo. En el verano, unos 1600 hombres fueron al frente del Piave donde, en Santa Dona di Piave, el 1º Batallón del 33º Regimiento sufrió fuertes pérdidas en su primer combate en plena ofensiva austriaca. También se vio envuelto el 33º Regimiento en combates en Doss Alto y Foss Alta, donde sufrieron 62 muertos, 101 heridos y 18 desaparecidos, de los cuales 11 fueron capturados y ahorcados posteriormente en Oderzo

En julio la división fue trasladada al este del lago Garda, entre la desembocadura del Naveno y el Monte Baldo. El 15, la 12ª Brigada es desplegada y se ve envuelta en operaciones menores.

Es de especial importancia los trabajos de inteligencia y reconocimiento llevados a cabo por grupos de reconocimiento especiales. Todas las unidades de reconocimiento fueron agrupadas en el 39º Regimiento de Reconocimiento, asumiendo funciones de fuerzas especiales de choque, recibiendo el entrenamiento y equipo de los “Arditi” italianos. Se destinó una compañía de ellos a cada regimiento de fusileros.

En septiembre se formarán los regimientos 35º de Fusileros y 7º de Artillería, como núcleo de la futura VII División. Este mismo mes se producen los combates más duros para los checos en la sierra de Doss Alto (703 metros de altitud), entre el Garda y el Adigio, un lugar que ya había cambiado de manos varias veces y donde los checos fueron desplegados en agosto para cubrir un frente de unos 2 km en el alto macizo. El Doss Alto era una posición estratégica importante y para su defensa se habían construido varios nidos de ametralladoras, un túnel defensivo y otras obras de fortificación. El día 21 el combate llegó a su clímax: los austriacos concentraron aquí importantes fuerzas de “stosstruppen” y artillería pesada, intentando una ruptura. Sabedores de que enfrente tenían desertores checos, ofrecieron 1000 coronas por la captura de cada hombre.

El bombardeo artillero comenzó a las 4:00 del día 21 y duró dos horas. Atacaron la cima por tres flancos: norte, nordeste y este, cortando todas las comunicaciones y líneas de teléfono. Ni siquiera podían los checos señalar su posición, pues los cohetes de señales estaban húmedos. Parte del 33º Regimiento recibió el embate más fuerte. Las posiciones avanzadas en las trincheras fueron arrolladas por fuerzas muy superiores en número, produciéndose una lucha desesperada a bayonetazos. En este combate cinco checos fueron capturados y ahorcados en Prado de Arco al día siguiente. Los defensores sabían que ése era su destino si eran capturados. Un oficial austriaco escribió: “Los checos se defendieron desesperadamente. Un oficial se pegó un tiro antes de caer prisionero. Otros cayeron muertos a bayoneta y cuchillo.” En las siguientes horas, los austriacos lanzaron granadas de gas y usaron lanzallamas en el túnel, que se había convertido en el último reducto de resistencia, pero los defensores consiguieron resistir hasta que fuerzas de los regimientos 33º y 34º contraatacaron y forzaron a los austriacos a retirarse. Al caer la noche, la posición se había recuperado. El posterior ataque de los checos en Monte di Val bella (1312 metros de altitud) resultó también exitoso. La prensa italiana y todos los círculos oficiales se deshicieron en elogios hacia los checos, ocupando las portadas de los periódicos italianos la desesperada defensa del Doss Alto frente a una fuerza muy superior.

El 7 de octubre la división es trasladada al Piave y el 23 del mismo mes se forma el Cuerpo de Ejército Checoslovaco, al mando del general Piccione, con la VI División y la recién formada VII División.

Tras los combates en Vittorio Veneto se capturan más checos, que pasan a engrosar la formación del Cuerpo Checo, alcanzando los 25000 hombres, pero la guerra ya está acabando y los nuevos miembros no llegarán a entrar en combate en Italia. La República de Checoslovaquia es proclamada el 28 de octubre y el armisticio pocos días después. El 8 de diciembre, el Cuerpo se traslada a Padua y los hombres marchan a su país a final de mes, donde lucharán contra los húngaros en el sur de Eslovaquia en 1919.

El Ejército Checoslovaco en Italia ha sufrido 350 muertos (otras fuentes elevan el número hasta los 725), a los que hay que añadir otros 55 capturados y ahorcados por traición.

*) El Consejo Nacional Checoslovaco organizó y numeró sus unidades militares como lo haría un ejército ordinario. Así, las divisiones I, II, III, IV y V eran las destacadas en Rusia y Francia. De manera análoga, se numeraron las brigadas y regimientos.

Imagen
Oficial y dos suboficiales de una sección de ametralladoras. Nótese la bandera bicolor (blanca y roja) en los cuellos.


Imagen
Placa colocada hace pocos años en el Doss Alto.



Fuentes:
“The Czech Legion 1914-1920”. Osprey Publishing.
http://www.legionari.cz/
Wikipedia
http://www.cimeetrincee.it/archivio.htm
http://www.valka.cz/

Arriba