La batalla de Coronel.

Operaciones navales.

Moderador: Lutzow

Arrabalde
Sargento
Sargento
Mensajes: 283
Registrado: 22 May 2016 19:10
Agradecido : 1 vez
Agradecimiento recibido: 1 vez

Parches

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Arrabalde »

Lutzow escribió:... quizá la narre si después de terminar este hilo abro uno sobre Las Malvinas....

Saludos.
Sí, por favor :D


¡ios, qué buen vassallo, si oviesse buen señor!

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

Qué presión, si todavía me quedan como 5.000 - 10.000 palabras para terminar este hilo... :lol:

Narrar Las Malvinas me resulta doloroso tras acompañar a los buques del Escuadrón de Asia Oriental en su viaje atravesando todo el Pacífico, uno acaba cogiéndoles cariño... También a los británicos, que tienen toda la pinta de ir al matadero en Coronel, pero cada uno tiene sus querencias, y las mías quedan reflejadas en la bandera que luzco junto al avatar... :D

Bueno, si no se anima Blockchain ( :- ) seguramente me ponga a ello, pero llevará su tiempo...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 19182
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 41 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por pepero »

El HMS Canopus no era un mal buque, lo que había envejecido rápidamente con la botadura del HMS Dreadnought. Su uso como buque de flota con los cruceros británicos no hubiese sido muy afortunado, pero como batería naval estática ya demostró su valor mas tarde, pero esto es adelantar acontecimientos. Encuentro que los britanicos fraccionaron demasiado sus buques y dejaron una flota en inferioridad con los alemanes. Tal vez deberían haber utilizado sus cruceros ligeros en labores de exploración y juntado sus cruceros acorazados en una única flota ubicada en las Malvinas.

Continua por favor Lutzow.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

El HMS Canopus no servía prácticamente de nada, la pretensión de Churchill de convertirlo en una "ciudadela" para el resto de buques de Cradock denota escaso conocimiento de la guerra en el mar, donde la velocidad es uno de los parámetros fundamentales, por no hablar del entrenamiento de la tripulación...
pepero escribió:Encuentro que los britanicos fraccionaron demasiado sus buques y dejaron una flota en inferioridad con los alemanes. Tal vez deberían haber utilizado sus cruceros ligeros en labores de exploración y juntado sus cruceros acorazados en una única flota ubicada en las Malvinas.
Con los medios disponibles era lo más sensato, como indicó el Capitán Luce, del HMS Glasgow... Otra opción era haber enviado mayores refuerzos, existían los medios y había tiempo para ello, pero la dejadez del Almirantazgo resulta casi inexplicable...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Prinzregent
Capitán
Capitán
Mensajes: 2470
Registrado: 10 Abr 2018 12:28
Agradecido : 77 veces
Agradecimiento recibido: 40 veces

Medallas

Parches

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Prinzregent »

¿Exceso de confianza y autocomplacencia por no haberse medido con ningún rival de importancia en los últimos 100 años? Porque lo que recuerdo es que, salvo el periodo de la Guerra de Crimea (y de forma marginal dado el carácter terrestre) el resto de sus experiencias era lucir el pabellón en la llamada política del cañonero y en la represión de piratería en Extremo Oriente.
“¿No es extraño?; los mismos que se ríen de los adivinos se toman en serio a los economistas”. Anónimo

“Los políticos son siempre lo mismo. Prometen construir un puente aunque no haya río”. Nikita Jruchev

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

Además de algún bombardeo en China durante la Guerra del Opio y poco más... En el caso que nos ocupa la falta de claridad en las órdenes emitidas, más el encabezonamiento por no desprenderse del HMS Defense y algún crucero acorazado moderno más presentes en el Mediterráneo, y que no pintaban nada allí...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

El Almirantazgo tenía previsto que el HMS Canopus llegase a Las Malvinas el 15 de Octubre, pero el viejo acorazado no abandonó el Río de la Plata hasta el día 17. Al día siguiente su Capitán, Heathcoat Grant, envío una señal a Cradock informando que no podría llegar a Port Stanley hasta el 20, porque su buque no podía dar más de doce nudos. El Contralmirante se quedó anonadado, si ya le parecía una locura intentar atrapar al Escuadrón de von Spee atado a un barco con una velocidad máxima de 16 nudos, la idea de hacerlo a doce nudos era sencillamente absurda.

La historia tiene su miga, porque más allá de la obsolescencia del HMS Canopus, resulta que el Oficial ingeniero vivía en su cabina, sin haber pisado la sala de máquinas durante todo el trayecto. Este Oficial, William Denbow, fue el encargado de cuidar los motores del acorazado durante los dos años que estuvo amarrado en puerto, y cuando el buque se reactivó y fue enviado primero a Cabo Verde y luego a Las Malvinas, parece ser que sus nervios fallaron. Poco después de que el Capitán Grant hubiese notificado a Cradock su situación, un Oficial subalterno se atrevió a informarle de la actitud del Denbow, que durante el viaje no había abandonado su cabina, ni hablado con sus subordinados, ni visitado la sala de máquinas. Por qué el Capitán no fue informado antes ni se había preocupado por sí mismo de la situación de la maquinaria del buque es un misterio, pero Grant decidió no contar nada a Cradock, poniendo a Denbow bajo vigilancia médica y, más tarde, trasladarlo a un buque de suministros a la altura de Vallenar, siendo licenciado de la Armada.

Imagen
HMS Canopus.

El día 18, el cada vez más abrumado Cradock escribió a Londres lo siguiente: “Confío en que las circunstancias me permitan forzar una acción, pero me temo que la velocidad de mi Escuadrón, debido al Canopus, no podrá superar los doce nudos”. Quizá el Contralmirante esperaba que alguien en el Almirantazgo fuese consciente del disparate implícito que significaba zarpar con un barco que no superaba los doce nudos en busca de un rival que podría alcanzar los veinte nudos, de tal modo que le enviasen refuerzos inmediatos o le asignaran una misión diferente, pero en este diálogo de sordos se tomaron su mensaje al pie de la letra, interpretando que Cradock navegaría a doce nudos, siempre acompañado del HMS Canopus. Se enfrentaba a una decisión complicada, podía obedecer las últimas instrucciones del Almirantazgo y operar en compañía del HMS Canopus perdiendo así cualquier posibilidad de interceptar a von Spee, o podría prescindir de él y enfrentarse al riesgo de una derrota. Churchill consideró la segunda alternativa ilógica y desobediente, Cradock la primera, permitir que los alemanes pudiesen trasladarse al Atlántico sin ser molestados, como cobarde y no meditada.

Finalmente el HMS Canopus atracó en Las Malvinas en la mañana del 22 de Octubre, y su Capitán informó a Cradock que necesitaba al menos 24 horas para limpiar las calderas y reparar fugas en los condensadores. El desalentado Contralmirante decidió no esperarle y zarpar esa misma tarde a bordo del HMS Good Hope, pensando que no podía dejar más tiempo solos a sus tres buques en el Pacífico, pues la probable fecha de la llegada del Escuadrón de Asia Oriental a la zona ya se había cumplido. Partió con el ánimo bajo, más tarde comentaría el Gobernador de las islas que Cradock pensaba que tenía pocas posibilidades, y se sentía decepcionado con el Almirantazgo por no haberle enviado al HMS Defense. Al despedirse le dijo que no le volvería a ver y le entregó un paquete para su amigo el Almirante Meux, que debía ser enviado solo en el caso de que él y su Escuadrón desaparecieran. En la carta prometía a su amigo que él no sufriría el destino del Contralmirante Troubridge, en aquellos momentos pendiente de una Corte Marcial por su actuación durante la fallida persecución del SMS Goeben (finalmente fue exonerado de todos los cargos, pero no volvió a ejercer ningún mando en la mar).

El 26 de Octubre, ya en aguas chilenas, se puso de nuevo en contacto con el Almirantazgo, al que envió el siguiente mensaje: “Con referencia a las órdenes de encontrar al enemigo y nuestro deseo de obtener un éxito temprano, lo considero imposible debido a la baja velocidad del Canopus. Por lo tanto he ordenado a la Estación de Montevideo que el Defense se una a mi Escuadrón, mientras el Canopus será utilizado en la necesaria labor de escoltar a los buques carboneros”. El mensaje llegó el día siguiente al Almirantazgo, en plena efervescencia, pues precisamente en ese momento Chuchill solicitaba la renuncia al Primer Lord del Mar, Louis Battenberg, que fue aceptada el día siguiente. Fue un asunto turbio, porque más allá de sus capacidades, se le juzgo por su apellido y conexiones con la Casa Real Alemana, tras que un sentimiento anti-germano inundase al pueblo, la prensa y los clubes de caballeros. Curiosamente esa misma prensa y caballeros abogaban en su mayor parte por no entrar en guerra durante la crisis de Julio de 1914, pues se sentían más cercanos a la nobleza alemana que al Imperio ruso, pero tras casi tres meses de guerra con las consecuentes graves bajas entre los integrantes de la BEF, sumado a los casi 1.500 marinos fallecidos durante el hundimiento de tres cruceros acorazados por el SM U-9 el 22 de Septiembre, fueron el mejor campo de cultivo para alimentar el odio hacia todo lo alemán.

Imagen
Louis Battenberg.

El cargo fue ocupado por John Fisher, y tras el desastre de Coronel Churchill admitió que, de no ser por la agitación en el Almirantazgo aquellos días, habría prestado mayor atención a la siniestra sentencia “Utilizaré el Canopus para escoltar a los barcos carboneros”. Pero el día 27 Churchill, además de enojarse por el mensaje recibido donde Cradock prescindía del HMS Canopus, la “ciudadela” alrededor de la cual deberían agruparse el resto de sus barcos (no pensaban lo mismo los Capitanes de Cradock, pues si bien los proyectiles de 305 mm hubiesen causado mucho daño a los cruceros acorazados germanos, dudaban que pudiesen alcanzarlos, dado que su rango era inferior al del enemigo, su cadencia con la inexperta tripulación de un disparo por minuto y las dos torres donde se ubicaban las piezas de grueso calibre estaban bajo el mando de dos Tenientes de la Reserva que nunca habían servido en una…), decidía cancelar las órdenes de enviar al HMS Defense a aguas chilenas. El día 28 envió el siguiente telegrama, poco meditado: "El Defense debe permanecer en la costa Este bajo el mando de Stoddart, esto dejará fuerza suficiente en cada lado en el caso de que los cruceros alemanes aparezcan en las rutas comerciales del Atlántico”. Y no se hizo el menor comentario respecto a la decisión de relegar al HMS Canopus a labores de escolta. Más tarde, consumado el desastre, Churchill argumentó que las palabras “fuerza suficiente” nunca habían llegado a Cradock, en aquel momento en aguas chilenas y fuera del alcance de radio, pero como veremos esto no es cierto.

El 27 de Octubre el HMS Good Hope se había unido a los HMS Monmouth, Otranto y Glasgow, y con el fin de conocer si se le había enviado algún mensaje nuevo, envió al crucero ligero al puerto de Coronel para recoger información y enviar un último mensaje a Londres. La moral era muy baja en todos los buques, como nos contaría el Teniente Hirst, Oficial de inteligencia a bordo del HMS Glasgow, y encargado de recoger todo el correo saliente del Escuadrón para llevarlo a Coronel: “Al subir al Monmouth dos de sus Tenientes, viejos compañeros de mar, me entregaron sendos mensajes de despedida para sus esposas, indicando que el Glasgow tiene la velocidad para escapar, pero nosotros tenemos todas las posibilidades en contra”. Cuando el crucero ligero partió a las 18:30, llevaba consigo la última comunicación de Cradock: “Good Hope, Monmouth y Otranto a la altura de Vallenar. Glasgow patrullando en Coronel uniéndose al Escuadrón más tarde. Tengo la intención de avanzar hacia el Norte manteniéndome lejos de la costa”.

Imagen
Crucero acorazado clase County (o Monmouth).

Cuando el 29 los HMS Good Hope, Monmouth y Otranto se disponían a zarpar de Vallenar, hacía su aparición el HMS Canopus y los barcos carboneros. El Capitán Grant informó a Cradock que necesitaría otras 24 horas para arreglar sus pistones de alta presión, y el Contralmirante le dio instrucciones para realizar las reparaciones pertinentes y luego zarpase en pos del Escuadrón. Lo que no dijo Grant es que tras las reparaciones la velocidad potencial del HMS Canopus sería algo mayor que doce nudos, excusándose más tarde porque conociendo la opinión de Cradock sobre su buque en ningún caso le habría esperado. Tendría que haber informado, pero seguramente tenía razón en que Cradock no le hubiese esperado, pues ya alcanzase 12 nudos o 15, sería una rémora a la hora de localizar la Escuadra de von Spee.

Mientras el HMS Glasgow navegaba en dirección Norte, esta vez en solitario, para satisfacción de su Capitán. El día 29, cerca de Coronel, se interceptan señales alemanas con el indicativo del SMS Leipzig, que por su potencia señalaban que no estaba muy lejos. El Capitán Luce pidió permiso para retrasar su entrada en el puerto por temor a quedar encerrado en el mismo, y le fue concedido. Durante dos días permaneció a la expectativa y en la tarde del 31 finalmente echaba el ancla en Coronel, donde el Oficial Hirst desembarcó para entregar el correo en el consulado, siendo informado allí de que la numerosa y activa comunidad alemana en la ciudad pronto delataría su presencia. La advertencia no resultaba necesaria, desde la estación del HMS Glasgow se escuchaban numerosas señales inalámbricas emitidas por Telefunken, una de ellas del suministrador de von Spee Gottingen, que había atracado el día anterior y envió el siguiente mensaje al Almirante: “Crucero ligero británico atracado en el puerto de Coronel a las 19:00 horas”. La cantidad de mensajes inalámbricos llevó a que Luce decidiese salir de allí lo antes posible y preparó su partida para las 9:00 horas del día siguiente, tras lo cual se reuniría con el resto del Escuadrón a 40 millas al Oeste de Coronel.

Imagen
SMS Leipzig.

En la mañana del 1 de Noviembre el HMS Glasgow deja atrás Coronel y sobre las 13.00 se encuentra con el resto de buques británicos, balanceándose en un mar movido, tanto que impedía bajar un bote. Para pasar los mensajes e inteligencia recogidos al HMS Good Hope se tuvieron que introducir en una caja de cartucho de 152 mm y remolcarlos para que desde el buque insignia fuesen sacados del mar utilizando un rezón, en una maniobra que recibió las felicitaciones de Cradock. Una vez en su cabina pudo leer el telegrama de Churchill escrito el pasado día 28, donde se le deniega el HMS Defense, no se hace el menor comentario sobre el HMS Canopus y se indica que es una “fuerza suficiente”. No sabemos qué pasaría por la mente del Contralmirante, sí que decidió continuar hacia el Norte en dirección a las señales inalámbricas del SMS Leipzig, con sus buques desplegados en línea de búsqueda con una separación de 15 millas entre ellos, con el HMS Glasgow al Este de la misma, seguido del HMS Monmouth, el HMS Otranto y el HMS Good Hope cerrando la formación al Oeste.

El Vicealmirante von Spee estaba al corriente de los buques británicos que se encontraban en el Pacífico gracias a las transmisiones de agentes alemanes en la costa chilena, y consciente de su cercanía, ordenó que en todas las transmisiones inalámbricas entre buques se utilizase el indicativo del SMS Leipzig. Cuando supo gracias al Gottingen que el HMS Glasgow había entrado en Coronel al atardecer del 31 de Octubre, y conocedor de que solo podría permanecer 24 hora en puerto por las leyes de neutralidad, decidió navegar hasta allí con el fin de atraparle a la salida, donde pensaba llegar antes de las 17:00 horas, por ello puso rumbo Sur pues se encontraba a la altura de Valparaíso. La mañana del 1 Noviembre amaneció despejada pero con un viento del Sur de fuerza 7 (28-33 nudos) y un mar movido. Al mediodía el SMS Nurnberg se detuvo a inspeccionar un mercante chileno, quedando retrasado unas 25 millas respecto al resto del Escuadrón. Cuando a las 16:00 las señales inalámbricas británicas se hicieron más fuertes el crucero ligero recibió la orden de reincorporarse lo más rápido posible, y las 16:17 desde el SMS Leipzig se empezaron a ver varios mástiles hacia el Sur. Tres minutos más tarde en todos los barcos alemanes se dieron las órdenes oportunas para despejar las cubiertas y prepararse para la acción.

Al otro lado del horizonte los buques británicos también descubren al Escuadrón de Asia Oriental, y Cradock enviaría su último mensaje con destino al HMS Canopus, un digno epitafio para un hombre que siempre deseó “romperse el cuello” en un campo de caza o fallecer al mando de su buque durante una batalla: “Voy a atacar al enemigo ahora”.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Capitán Prat
Brigada
Brigada
Mensajes: 876
Registrado: 03 Oct 2016 21:23
Ubicación: Santiago de la Nueva Extremadura
Agradecimiento recibido: 1 vez

Parches

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Capitán Prat »

Como complemento al relato, algunas imágenes de los puertos de Coronel y Lota.

A principios del siglo XX el segundo rubro de explotación minera en Chile, después del nitrato (salitre), era el carbón de piedra extraído en los yacimientos que existían en la costa alrededor de las ciudades de Coronel y Lota.

Por ello era usual que aparte de los buques mercantes que recogían la carga destinada a diversos puertos, tanto barcos comerciales como de guerra pararan para "carbonear" directamente en los muelles o de los lanchones carboneros que se amarraban a los barcos.

Imagen


Imagen

Imagen
[i]Dios nos guía, y lo que ocurre siempre es lo mejor que puede pasar[/i]

Rafa.Rodrigo (kappo)
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 8548
Registrado: 20 Jul 2008 20:33
Ubicación: San Lorenzo de El Escorial
Agradecimiento recibido: 8 veces
Contactar:

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Rafa.Rodrigo (kappo) »

Subida la segunda parte:
https://elgrancapitan.org/portal/index. ... te-cradock
[...] y 100 millones de ducados [...]
------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

Coronel, batalla y consecuencias.

Cuando el SMS Leipzig se encontró con el HMS Glasgow, como ya sabemos al Este de la formación de búsqueda británica, avisó rápidamente a von Spee, que ordenó se encendieran todas las calderas de sus dos cruceros acorazados y convocó a los ligeros SMS Nurnberg y SMS Dresden. Escribiría el Vicealmirante: “En cuarto de hora estábamos navegando a veinte nudos contra un mar grueso, lanzando nubes de agua que empapaban la torre Anton y las cubiertas bajo ella”.

Por su parte el HMS Glasgow viró para reunirse con el resto del Escuadrón británico una vez establecido el rumbo Sur/Sureste del SMS Leipzig. Cradock navegó hacia el Oeste reuniendo sus barcos, y una vez se encontró en la distancia con todo el Escuadrón de Asia Oriental se quedó tan sorprendido como von Spee, pues ambos pensaban que perseguían a un crucero ligero enemigo, al darse la casualidad que el primer buque que vieron los alemanes fue el HMS Glasgow, y el primero que vieron los británicos el HMS Leipzig, los dos buques que ambos Comandantes pensaban que podrían cazar esa tarde. El tanto tiempo esperado encuentro con el Escuadrón alemán, que tanto temían muchos Oficiales británicos, conocedores de las deficiencias de sus barcos y poco entrenadas tripulaciones, se había hecho realidad. Pero Cradock no estaba obligado a combatir, el HMS Glasgow era más rápido que sus homólogos germanos, sus dos cruceros acorazados sobrepasaron esa tarde los veinte nudos, y con todo el Pacífico por su popa, no habrían tenido problemas en evitar la confrontación. El problema era el HMS Otranto, que en ese día no superaba los 16 nudos, cuyo gran tamaño y alto francobordo hacían de él un barco visible en la noche a varias millas de distancia. Más tarde los críticos de Cradock se preguntaron qué hacía este crucero auxiliar formando parte del Escuadrón, y la respuesta es que esa tarde el Contralmirante no pensaba que se encontraría con todo el Escuadrón de Asia Oriental, solo con un crucero ligero, y en el papel de ampliar el radio de búsqueda el HMS Otranto sí tenía un papel que jugar. El Oficial de artillería del HMS Glasgow pensó que Cradock dejaría al HMS Otranto a su suerte, pero no era un hombre el Contralmirante capaz de una acción semejante, y ordenó que todos sus barcos se preparasen para el combate.

Imagen
HMS Good Hope, en obra de W.L. Wyllie.

Una vez decidido luchar, y conocedor de que las tripulaciones de la Royal Navy no estaban entrenadas para un combate nocturno, Cradock decidió forzar la acción mientras permanecía la luz del día, formando su Escuadrón en línea, con el HMS Good Hope en cabeza, seguido de los HMS Monmouth, Glasgow y Otranto, en rumbo Sureste a 16 nudos, en un mar pesado que convertía en inútiles las piezas de 152 mm situadas en los costados de sus dos cruceros acorazados, pues las olas sobrepasaban su altura. Sin embargo Cradock creía que tenía una oportunidad, dado que por su posición al Oeste de von Spee ofrecía una importante ventaja en términos de visibilidad, pues el sol poniente deslumbraría a los observadores alemanes, mientras al mismo tiempo iluminaban el objetivo para sus propios artilleros. Sin embargo esta ventaja se revertiría una vez anocheciese, pues entonces sus propios buques se recortarían contra el rojizo horizonte mientras las siluetas del enemigo se difuminarían en el grisáceo crepúsculo y la oscuridad de la costa. Había que forzar una acción de inmediato y acercarse a distancia de tiro de los cañones de 152 mm que sus dos buques principales portaban en cubierta, pues como conocemos solo el HMS Good Hope disponía de dos piezas de grueso calibre, de 234 mm, contra las dieciséis de 21 cm de los Scharnhorst, de las que doce podían disparar por una misma banda. A las 18:18 los británicos intentan cerrar distancias a 16 nudos, pero von Spee era igual de consciente de las ventajas e inconvenientes que suponía combatir en ese instante o más tarde, disponiendo de una velocidad superior que le permitía dictar el tiempo y el alcance, de modo que viró hacia fuera incrementando la distancia, que entonces se movía entorno a los 12.500 metros, hasta los 16.500 metros, para frustración de Cradock, que volvió a navegar en un curso paralelo en dirección Sur. Fue un gran error del Contralmirante no haber insistido en forzar la acción a veinte nudos aun habiendo dejado atrás al HMS Otranto, que en ese mismo momento debería haber sido enviado en dirección Oeste cubierto por sus propios barcos.

Imagen
Mapa de la batalla de Coronel.

En el Escuadrón de Asia Oriental, conscientes de su fuerza superior, reinaban la confianza y la calma mientras se preparaban para la acción. ¿Te molesta mi humo? Preguntó von Spee al SMS Gneisenau que seguía su estela, y ante la respuesta positiva varió ligeramente el rumbo de su buque insignia para dar a su matalote de popa una visión clara de su objetivo. Escribiría un Oficial a bordo del SMS Gneisenau: “Cuando el sol estaba lo suficientemente bajo en el horizonte para no deslumbrar a los apuntadores y las naves enemigas se perfilaron bruscamente contra el resplandor del sol poniente, mientras la alta costa chilena oscurecía nuestros barcos, a una señal del Scharnhorst nos movimos hacia el enemigo”. Las distancias cayeron rápidamente hasta los 11.000 metros, recibiendo cada buque alemán la orden de tomar como blanco el correspondiente en la línea británica; El SMS Scharnhorst dispararía contra el HMS Good Hope, el SMS Gneisenau contra el HMS Monmouth, el SMS Leipzig contra el HMS Glasgow y el SMS Dresden contra el HMS Otranto (recordar que el SMS Nurnberg se encontraba retrasado y aún no había podido reunirse con el Escuadrón). Von Spee dio la orden de abrir fuego, eran las 19:04 horas.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

Demostrando el motivo por el cual ambos cruceros acorazados germanos habían ganados premios en las pruebas artilleras de la Kaiserliche Marine, la primera salva del SMS Scharnhorst cayó a solo 400 metros del HMS Good Hope, y a la tercera ya estaba centrado, como en un buen ejercicio de tiro, impactando uno de los proyectiles de 21 cm en la torre proel de 234 mm, cuya protección de 152 mm se mostró insuficiente para detenerlo, estallando en llamas antes de haber podido realizar su primer disparo. Cradock se vio privado de la mitad de su artillería de grueso calibre a las primeras de cambio, los disparos iniciales de su artillería de 152 mm quedaron cortos y supo que no tenía otra alternativa que acercarse todo lo posible al enemigo para intentar causarle el mayor daño. Pero cada minuto que pasaba la desventaja táctica de los británicos era mayor, el movido mar imposibilitaba utilizar las armas situadas en los costados de sus cruceros acorazados, la oscuridad se extendía hacia el Este impidiendo observar la caída de los piques propios mientras sus dos buques resultaban alcanzados repetidamente por el letal fuego alemán, una salva cada veinte segundos según narraría más tarde von Spee, mientras la cadencia del fuego británico no sobrepasaba el disparo por minuto, en palabras del propio Vicealmirante. Los británicos no solo se enfrentaban a dos cruceros acorazados modernos, mejor armados y protegidos que sus obsoletos buques, además las tripulaciones alemanas demostraron estar perfectamente entrenadas, mientras las británicas estaban formadas en su mayor parte por reservistas que tres meses antes llevaban una apacible vida de civil, y que no habían dispuesto de tiempo para adiestrarse en el manejo de sus armas. Como comentaría un tripulante del HMS Glasgow contemplando el combate entre los dos cruceros acorazados de cada bando, la batalla se convirtió rápidamente en “el espectáculo más podrido que se pueda imaginar”.

Imagen
HMS Good Hope y HMS Monmouth bajo el fuego alemán, cortesía de Paul Wright.

Repetidamente alcanzados y con incendios a bordo, los HMS Good Hope y HMS Monmouth continúan acercándose a la línea alemana disparando de forma espasmódica (un testigo del HMS Glasgow narra que no vio que se efectuase ningún disparo desde las casamatas ubicadas en los costados), y cuanto menor es la distancia, más precisas se vuelven las salvas germanas. La proa del HMS Good Hope arde con furia, mientras el SMS Gneisenau somete a un duro castigo al HMS Monmouth, cuya torre proel también salta por los aires tras un impacto directo mientras los costados y la superestructura resultan repetidamente alcanzados, hasta que el buque empieza a perder arrancada y se desvía hacia estribor, cayendo gradualmente sus cañones en silencio. El buque insignia de Cradock seguía avanzando, disparando un proyectil por minuto con su pieza de popa de 234 mm, tan cercano ya que von Spee pensó que su intención era torpedearles, abriendo distancias pero sin dejar de disparar, a un rango cercano a los 5.000 metros en el que resultaba complicado errar el golpe, hasta 35 impactos contaron los alemanes alcanzaron al buque de Cradock, que acabaron por contener la acometida del destrozado HMS Good Hope. A las 19:50 finalmente se detiene, sus chimeneas iluminadas por un fuego a la altura del puente, y entonces tiene lugar una tremenda explosión con seguridad procedente de sus pañoles de proa, que según von Spee, “fue como un espléndido despliegue de fuegos artificiales contra un cielo oscuro. Las llamas blancas brillantes, mezcladas con estrellas verdes, se elevaron a gran altura”. Luego la columna de fuego cayó a lo largo del buque, la sección delantera se desprendió lentamente del casco y descendió hacia el olvido, mientras increíblemente dos cañones de 152 mm ubicados a popa hacían sus últimos disparos. Luego la nada, un derrelicto donde los fuegos se fueron apagando y con ellos la última visión del buque, que nadie volvió a contemplar pese a la cercanía debido a la oscuridad reinante. EL SMS Scharnhorst cambio de blanco y disparó contra los fuegos que delataban al HMS Monmouth, hasta que estos fueron extinguidos o se perdieron de vista, mientras el SMS Gneisenau se unía en el combate que los cruceros ligeros disputaban contra el HMS Glasgow.

Imagen
SMS Scharnhorst durante la batalla de Coronel, cortesía de Claus Bergen.

Los daños en los cruceros acorazados germanos eran mínimos, el SMS Scharnhorst había resultado alcanzado por dos impactos de 152 mm, uno de los cuales había atravesado el costado sobre la cintura acorazada penetrando en un almacén, pero no explotó y permaneció allí “como una especie de saludo” en frase de von Spee, mientras otro atravesó una chimenea sin causar grandes daños. Hasta entonces el SMS Gneisenau había resultado alcanzado por tres proyectiles de 152 mm, dos de los cuales no causaron daños de relevancia, y un tercero atravesó el costado y terminó por estallar en la sala de Oficiales, produciendo una vía de agua que rápidamente fue taponada por el equipo de control de daños. Solo tres hombres resultaron heridos levemente, mientras el buque insignia no sufrió baja alguna. Entre las tripulaciones alemanas se intuía una gran victoria, pero no tenían confirmación de que los dos cruceros británicos hubiesen resultado hundidos tras desaparecer en la oscuridad, y por otra parte la batalla continuaba contra un solitario enemigo que se resistía a retirarse, el HMS Glasgow.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Capitán Prat
Brigada
Brigada
Mensajes: 876
Registrado: 03 Oct 2016 21:23
Ubicación: Santiago de la Nueva Extremadura
Agradecimiento recibido: 1 vez

Parches

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Capitán Prat »

La devastadora precisión del tiro naval exhibido no solo se debía al excelente entrenamiento de las tripulaciones alemanas, sino a la incorporación de nuevas tegnologias que permitían que las piezas de artillería mas pesadas pudiesen alcanzar un blanco a larga de distancia, de maneras que almirantes como Gravina o Nelson solo podrían haber soñado.

Les muestro algunos ejemplos:

Imagen

Los telémetros de coincidencia óptica, que permitían visualizar el blanco a la larga distancia, y determinar su posición y distancia respecto de tu propio barco.


Imagen
La mesa Dreyer. Una especie de protordenador. Tomando los datos que se recopilaban tanto desde las posiciones de vigias, como de los telemetros, como los datos del propio barco (velocidad del barco, velocidad del viento, etc) la maquina calculaba los datos necesarios para apuntar los cañones (deriva respecto de linea de crujía, angulo de elevación de los cañones, etc.)
Esa información se enviaba a cada torre artillera.


Imagen

Por ultimo, una vez que cada torre confirmaba mediante un sistema de señales por circuito eléctrico que esta lista ( o sea en "verde"), el operador de control de fuego disparaba desde un control centralizado.
Y como puede observarse, gracias a sus propios binoculares podía confirmar directamente si los tiros estaban quedaban cortos, largos, o estaban "centrados" ya sobre el blanco
[i]Dios nos guía, y lo que ocurre siempre es lo mejor que puede pasar[/i]

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

Ojo, que los alemanes nunca utilizaron la "Mesa Dreyer" ni telémetros de coincidencia, sino estereoscópicos...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 19182
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 41 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por pepero »

Un paseo para los alemanes con una escuadra contraria netamente inferior y con unas tripulaciones de circunstancia. No desaprovecharon la ocasión y pusieron en practica todo lo ensayado con anterioridad en los ejercicios artilleros.

No nos dejes sin el final de la batalla.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 19182
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 41 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por pepero »

Otra cosa, encuentro que los cuadros no reflejan las condiciones tan adversas de la mar.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Miguel Villalba
Comandante
Comandante
Mensajes: 3031
Registrado: 02 Mar 2017 08:09
Agradecido : 22 veces
Agradecimiento recibido: 17 veces

Medallas

Parches

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Miguel Villalba »

Fácil victoria alemana la que nos esta narrando Lutzow de manera magistral. Frente a barcos mas modernos;o mas potentes o con una tripulación mas entrenada y preparada poco o nada se puede hacer. Lo mismo que venía ocurriendo desde la guerra Chino-japonesa de 1894; la hispano-americana de 1898 o la ruso-japonesa de 1904-05. Y lo mismo que le ocurriría al escuadrón de Von spee en las Malvinas poco después tras cometer un gran error de confianza.
Saludos gc96gc
«Se cuentan 16 presas inglesas conducidas a esta bahía, con 95 cañones y
293 prisioneros, en 26 meses de campaña que ha ejecutado la expresada cañonera
desde septiembre de 1799, en que se armó...»
Un Falucho, El Poderoso, con un cañón de 24 y dos menores, 43 hombres. Patrón D. Miguel Villalba, Corsario del Rey
------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

El error primigenio por parte británica debe recaer sobre el Amirantazgo por no reforzar a Cradock, con el HMS Defense a su disposición el combate hubiese sido mucho más igualado, aunque tengo la impresión de que también hubiese podido concluir en victoria germana... En Las Malvinas von Spee hizo lo que pudo, pero la diferencia entre buques era abismal y tampoco le acompaño la suerte, igual lo narro con detalle algún día...
pepero escribió:Otra cosa, encuentro que los cuadros no reflejan las condiciones tan adversas de la mar.

Saludos.
Pues a mí la de Claus Bergen me resulta bastante precisa reflejando lo que sería un mar movido por un viento fuerza 6-7...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

En comparación con lo sufrido por los dos principales buques de la agrupación británica, se puede decir que la batalla para el HMS Glasgow resultó bastante plácida, aunque no carente de riesgos y pesadumbres. A las 19:05, un minuto después que los alemanes, disparó con sus dos cañones de 152 mm, primero tomando como blanco al SMS Leipzig, poco más tarde al SMS Dresden, según resultasen visibles uno u otro, ocultos por la penumbra que se extendía hacia el Este y además en muchas ocasiones velados por el humo procedente de las chimeneas del SMS Gneisenau. Entre la escasa visibilidad, que impedía observar los piques, y el movido mar el resultado fue que ninguno de los disparos del HMS Glasgow logró alcanzar a los cruceros ligeros rivales. Aunque la visibilidad era mejor para estos, seguramente la mar gruesa afectó a estos pequeños buques de unas 3.500 toneladas, que tuvieron que esperar hasta las 19:15 para lograr un alcance efectivo, y entre ambos dispararon más de 600 proyectiles de 10.5 cm contra el crucero ligero británico, logrando alcanzarle solo en cinco ocasiones. Tres de los impactos fueron en el costado, siendo absorbidos por las carboneras sin causar importantes daños, otro lo hizo en la base del puente de mando sin llegar a estallar, y el más peligroso resultó el que estalló en la popa a la altura de la línea de flotación, muy cerca de la hélice exterior de babor, que por suerte para los británicos no resultó afectada, pero que abrió un agujero en el casco de aproximadamente dos metros cuadrados, inundando un compartimento. El equipo de control de daños trabajó bien y la inundación resultó aislada, sin que apenas afectase a la velocidad máxima del buque, que aquella tarde fue de 24 nudos. Tampoco hubo que lamentar bajas graves, solo cuatro hombres resultaron levemente heridos, al menos en lo que respecta a los humanos, no así entre los 60 loros brasileños que como sabemos acompañaban al buque. Al inicio de la acción se pensó que lo mejor sería liberarles de sus jaulas, pese a la excesiva distancia a la costa chilena, pero los loros no se movieron de cubierta, salvo para revolotear cada vez que se disparaba una pieza. A medida que avanzaba la batalla estaban aturdidos y se posaban apáticamente sobre cualquier parte del barco, incluso en los cañones a punto de disparar. Al final del día solo diez loros habían sobrevivido a la batalla.

Imagen
HMS Glasgow.

El HMS Otranto era un buque que no debería estar allí, como bien sabía el Capitán Edwards, que cuando fue tomado como blanco por el SMS Dresden preguntó a Cradock si debía mantenerse en la línea de batalla, pero no recibió ninguna instrucción clara, quizá porque el Contralmirante estaba muy ocupado en ese instante combatiendo contra los cruceros acorazados de von Spee. Después de que una columna de agua se levantase a 50 metros de su costado, Edwards decidió colocar su nave prudentemente a estribor del HMS Glasgow, pero como su gran tamaño podría servir para determinar el alcance y rumbo a los alemanes, determinó poco más tarde virar al Oeste a los 16 nudos que daban sus máquinas, perdiéndose en la noche.

Nadie en el HMS Glasgow pudo contemplar el destino del Good Hope, pero sí el daño sufrido por el buque insignia durante los cincuenta minutos que duró la acción principal, por lo que no se hacían ilusiones sobre su supervivencia. Cuando el SMS Gneisenau cambió de objetivo y blancos surtidores de agua surgieron en las cercanías de su barco, el HMS Glasgow, gracias a que la luna que surgió al Este le permitió ver fugazmente la línea enemiga, devolvió el fuego contra el crucero acorazado, alcanzándole con un proyectil de 152 mm en la torre popera de 21 cm, sin penetrar su blindaje y atorándola momentáneamente, aunque en pocos minutos pudo regresar de nuevo a la acción. A las 20:00 horas el Capitán Luce sabía que estaba tentando al destino continuando el combate, del que por ahora había salido bien librado tras cincuenta minutos batallando contra los SMS Leipzig y Dresden y los últimos diez contra un rival inaccesible como el SMS Gneisenau, que de alcanzarle con un solo impacto de 21 cm podría dejar inutilizado su buque. Escribiría más tarde: “La luna se estaba levantando detrás del enemigo, lo que nos permitía contemplarle débilmente en algunas ocasiones, mientras nosotros debíamos resultar invisibles para él, pues solo cuando disparábamos atraíamos el fuego de todo el Escuadrón alemán”. En consecuencia se dio la orden de alto el fuego a las 20:05, mientras viraba en dirección al último avistamiento del HMS Monmouth, que fue localizado entre las sombras diez minutos más tarde.

Imagen
HMS Monmouth, en obra de Frank Watson Wood.

Pese a haber conseguido apagar sus incendios el estado del crucero acorazado era lamentable, prácticamente detenido, con múltiples daños y una escora de diez grados a babor. Con la proa muy dañada estaba intentando virar hacia el Norte, con el fin de dar la popa a las grandes olas procedentes del Sur. Luce le preguntó por semáforo si podría navegar hacia el Noroeste pues el Escuadrón alemán seguía su estela, pero el gran buque resultaba prácticamente ingobernable. Con la luna iluminando la noche Luce sabía que no podía prestar ninguna asistencia real al derrelicto, dejando escrito: “Sentí que no podía ayudarles y que seríamos destruidos si nos quedábamos junto a él. Con gran renuencia viré al Noroeste y aumenté a máxima velocidad”. Era una decisión dura pero inapelable, dos de los Oficiales de Luce justificaron la decisión de su Capitán: “Resultaba obvio que el Monmouth no podía ni combatir ni navegar, era esencial que hubiera un superviviente de la acción para advertir al Canopus, que se acercaba a la zona a su mejor velocidad, y si resultaba sorprendido por cuatro o cinco barcos enemigos podría haber compartido el destino de nuestro Escuadrón” y otro: “Fue horrible tener que dejar solo al Monmouth, pero no sé qué otra cosa podría haber hecho nuestro Capitán”. Tras navegar al Oeste y luego al Sur, en busca del HMS Canopus, por fin pudo el HMS Glasgow enviar algún mensaje, pues durante el combate todas las trasmisiones fueron eficazmente interferidas por los alemanes. Se informó al vetusto acorazado de lo sucedido y este viró rumbo Sur alejándose de la acción. Desde el HMS Glasgow se mantenía una pequeña esperanza de que el HMS Monmouth hubiese podido pasar inadvertido a los alemanes y de alguna forma buscar refugio en la costa, pero a la media hora de haberle abandonado pudieron contemplar fogonazos en dirección Norte, seguidos del retumbar de los cañones. Luego se hizo el silencio y desde el HMS Glasgow se supo que el enemigo había encontrado al HMS Monmouth. El abatimiento se extendió entre la dotación del crucero ligero, recordando más tarde un Oficial: “Totalmente desanimado y con el corazón dolido bajé a mi camarote, arrojándome a la litera con ropa mojada y todo. Fuimos humillados hasta lo más profundo de nuestros seres, apenas hablamos entre nosotros en las primeras veinticuatro horas. Nos sentíamos amargamente avergonzados de nosotros mismos porque habíamos defraudado al Rey, habíamos decepcionado al Almirantazgo, habíamos decepcionado a Inglaterra. ¿Qué pensaría el pueblo británico de la Royal Navy?”
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Brasidas
Suboficial Mayor
Suboficial Mayor
Mensajes: 1164
Registrado: 11 Oct 2016 17:02

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Brasidas »

Sin duda la decisión fue la correcta. Para qué sacrificarse inútilmente cuando podías salvarte a ti mismo y ayudar al Canopus a evitar una muerte segura. Pero debe ser muy triste.
pepero escribió:Otra cosa, encuentro que los cuadros no reflejan las condiciones tan adversas de la mar
Y aparte de eso yo también criticaría que mirándolos uno tiene la impresión de que la cadencia de disparos es brutal, con todas esas columnas de agua subiendo, cuando probablemente había que esperar un buen rato tras un disparo a que llegase el siguiente.
Ὦ ξεῖν’, ἀγγέλλειν Λακεδαιμονίοις ὅτι τῇδε κείμεθα, τοῖς κείνων ῥήμασι πειθόμενοι
Oh, extranjero, informa a Esparta que aquí yacemos todavía, obedientes a sus leyes.

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 19182
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 41 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por pepero »

¿A que distancia se encontraba el HMS Canopus el día de la batalla?

¿Habría sido prudente esperar su llegada ya que su velocidad máxima creo recordar que estaba cerca de la del HMS Otranto?

Saludos.

EDIT: creo que estaba a 300 millas.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

La acción del HMS Glasgow no admite debate, no hay nada que pudiese hacer, pero tuvo que resultar muy duro abandonar a compañeros con los que seguro que habías compartido alguna pinta en Las Malvinas, o en el caso de algunos Oficiales, gente que conocías desde hace años...

Las láminas poca veces resultan exactas, lo de las columnas de agua está bien visto, pero dan un efecto dramático al cuadro... Y recordar que Claus Bergen era prácticamente el pinto "oficial" de la Kaiserliche Marine...

El HMS Canopus se encontraba efectivamente entre 250-300 millas, demasiado lejos para poder esperarle, y dado su escaso valor militar, de encontrarse solo incluso no sería de extrañar que terminase hundido de encontrarse con toda la Escuadra de von Spee... Su velocidad en ese momento no está clara, parece que daba algo más que 12 nudos tras las últimas reparaciones en Vallenar, pero la que fuese no podría mantenerla durante mucho tiempo, sin adelantar acontecimientos de regreso a cruzar el Cabo de Hornos andaba a nueve nudos, y no mucho más tarde sus máquinas casi colapsaron completamente...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Capitán Prat
Brigada
Brigada
Mensajes: 876
Registrado: 03 Oct 2016 21:23
Ubicación: Santiago de la Nueva Extremadura
Agradecimiento recibido: 1 vez

Parches

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Capitán Prat »

Imagen

Monolito erigido en la Plaza 21 de mayo en la ciudad de Coronel en recuerdo y homenaje de los oficiales y marineros británico muertos en el Combate de Coronel
[i]Dios nos guía, y lo que ocurre siempre es lo mejor que puede pasar[/i]

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

Imagen
Otro mapa sobre la batalla de Coronel.

Sobre las 20:15, en plena oscuridad solo rota por la luz de la Luna, que en ocasiones se ocultaba bajo una capa de nubes, von Spee había perdido el contacto con sus enemigos, de modo que aminoró la marcha de sus buques principales y envió el siguiente mensaje a sus cruceros ligeros: “Los dos cruceros acorazados rivales han sufrido graves daños, el HMS Glasgow aparentemente intacto, busquen señales del enemigo y ataquen con torpedos”. Al recibir la orden, el SMS Leipzig se dirigió a 18 nudos hacia un resplandor apenas visible hacia el Noroeste, que el Capitán Johannes Haun supuso que podría ser un barco en llamas. Cuando llegó a la posición no se podía ver nada desde el puente, pero los miembros de la tripulación que estaban en la cubierta principal, deshaciéndose de cajas vacías de munición arrojándolas por la borda, pudieron contemplar cuerpos sin vida y una masa de restos flotantes que denotaban un naufragio. Sin embargo, de forma inexplicable, no informaron de ello a Haun, que por lo tanto nada pudo decir a von Spee, que durante toda la noche no fue consciente de que había hundido al buque insignia británico. Porque lo que vieron los tripulantes del SMS Leipzig eran sin duda los despojos del HMS Good Hope, que probablemente se hundiría al poco de perder la proa, junto a todos sus tripulantes, 926 Oficiales y marineros. En las movidas y frías aguas de Coronel cabe pensar que su agonía fue corta, y aunque el SMS Leipzig se hubiese detenido, no habría encontrado ningún superviviente. Pocos minutos después de este triste avistamiento, el SMS Dresden, que también se había dirigido hacia el mismo punto, estuvo a punto de torpedear al SMS Leipzig confundiéndole con el HMS Glasgow, pero el reconocimiento llegó justo a tiempo.

Imagen
Tripulación del HMS Good Hope en 1914. Entre los miembros se encontraban cuatro jóvenes guardamarinas canadienses, tres de los mismo aparecen en la fotografía. Todos ellos encontraron su fin en Coronel.

El SMS Nurnberg pensaba que se había perdido la batalla, pues llegó a la zona donde se desarrollaron los combates justo cuando estos llegaban a su fin, y al recibir la orden de von Spee, su Comandante, Capitán Karl von Schonberg, se dirigió al último punto donde se habían visto los resplandores de los postreros cañonazos del HMS Glasgow. A las 20:35 un observador reportó una columna de humo por la proa a estribor, y von Schonberg se dirigió hacia la misma a 21 nudos, sin encontrar enemigo alguno, pues el rastro era el dejado por el HMS Glasgow, que se movía a 24 nudos hacia el Oeste. Pero poco más tarde se avistaba un buque grande a unas dos millas de distancia, y el SMS Nurnberg se acercó cauteloso a investigar, para toparse con un crucero acorazado con visibles daños, sin la torre artillera proel, escorado a babor, tanto que sus armas de ese costado resultaba inútiles. Ubicado frente a esa banda el crucero ligero germano encendió sus proyectores e iluminó el buque frente a él, que se reconoció como el HMS Monmouth. Se iluminó intencionadamente su bandera de combate, en una invitación a arriarla, pero no hubo movimiento por parte de los británicos, por lo que a las 9:20 von Schonberg disparó algunos cañonazos deliberadamente altos, y la respuesta desde el HMS Monmouth fue meter toda la caña para intentar virar y presentar el costado de estribor, donde todavía había armas disponibles. Tan cerca estaban ambos buques que desde el alemán pudieron escuchar los silbatos de los Oficiales, probablemente ordenando a sus hombres que acudiesen a sus puestos de combate, en un último alarde de gallardía. Para el SMS Nurnberg resultó sencillo evitar la lenta maniobra del averiado rival y viró a su vez para situarse frente a su popa, disparando a quemarropa. A esa distancia ningún proyectil podía fallar el blanco y causaron numerosas vías de agua, sentenciando al HMS Monmouth, que poco después aumentó su eslora a babor hasta que el buque zozobró lentamente, eran las 20:58. En ese instante desde el SMS Nurnberg se divisaron nuevas columnas de humo, y sin poder saber si eran producidas por buques amigos o enemigos, decidió prudentemente alejarse del lugar. Escribiría von Schonberg: “Disparé hasta que el Monmouth empezó a zozobrar, lenta y majestuosamente, con las banderas ondeando, fue un momento indescriptible e inolvidable cuando sus mástiles se hundieron lentamente en el agua. Desafortunadamente no se podía pensar en salvar a su valiente tripulación, en primer lugar porque desconocíamos si existía algún otro buque enemigo en las cercanías, en segundo porque el mar estaba tan movido que no hubiese resultado posible bajar los botes”. Pese a que las razones son más que convincentes, muchos hombres del SMS Nurnberg se sintieron incómodos por tener que rematar a un enemigo indefenso. Escribiría el Teniente Otto von Spee, hijo del Vicealmirante: “Fue terrible tener que disparar contra un enemigo indefenso, pero su bandera seguía ondeando y pese a nuestras advertencias nunca la arriaron”. No hubo supervivientes entre los 734 hombres de su tripulación.

Imagen
El hundimiento del HMS Monmouth, según W.L. Wyllie.

La batalla había concluido, von Schonberg avisó a von Spee, ¡Hemos hundido al Monmouth! Recibiendo la respuesta ¡Bravo Nurnberg!. Los 1.660 tripulantes de ambos cruceros acorazados británicos habían fallecido en su totalidad, entre ellos el Contralmirante Cradock, su deseo cumplido.

Imagen
Monumento al Contralmirante Cradock en York Minster.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 19182
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 41 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por pepero »

Estas acciones de los cruceros ligeros alemanes no son tan conocidas como el hundimiento (o casi) de los cruceros acorazados ingleses. No entiendo el comportamiento final del HMS Monmouth, ese buque estaba perdido, su oficial al mando tenia la obligación de salvar a sus hombres de una muerte segura en esas frías aguas.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

No actuaron muy distinto los alemanes en Las Malvinas, por ejemplo el SMS Gneisenau... Puedo entender que rendir un buque mientras queden armas útiles a bordo debe resultar muy difícil para un Capitán con la mentalidad de la época, y en cualquier caso lo tenían casi imposible debido al estado de la mar que impedía bajar botes, y ningún buque alemán se le iba a abarloar en su estado, estaban prácticamente condenados...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 14381
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 5 veces
Agradecimiento recibido: 61 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por APV »

Propaganda creo:
Imagen
Imagen
Imagen
Imagen

https://www.deutsche-schutzgebiete.de/s ... oronel.htm
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 19182
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 41 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por pepero »

Curiosas imágenes, los alemanes combatían a babor de los ingleses.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Miguel Villalba
Comandante
Comandante
Mensajes: 3031
Registrado: 02 Mar 2017 08:09
Agradecido : 22 veces
Agradecimiento recibido: 17 veces

Medallas

Parches

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Miguel Villalba »

La diferencia de bajas es brutal..no creo que hasta la época se hubiesen dado combates donde, pese a la diferencia de potencial, se diese tanta disparidad de bajas.
Saludos gc96gc
«Se cuentan 16 presas inglesas conducidas a esta bahía, con 95 cañones y
293 prisioneros, en 26 meses de campaña que ha ejecutado la expresada cañonera
desde septiembre de 1799, en que se armó...»
Un Falucho, El Poderoso, con un cañón de 24 y dos menores, 43 hombres. Patrón D. Miguel Villalba, Corsario del Rey
------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Lutzow
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 55045
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 202 veces
Agradecimiento recibido: 143 veces

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Lutzow »

No creas, en Tsushima las bajas rusas superaron a las japonesas en más o menos 12:1, lo que llama la atención de Coronel es que los alemanes solo sufriesen tres heridos leves, pero un mes y una semana más tarde las cifras se revertirían... es lo que tiene la guerra moderna cuando se enfrentan buques muy superiores a otros.

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Miguel Villalba
Comandante
Comandante
Mensajes: 3031
Registrado: 02 Mar 2017 08:09
Agradecido : 22 veces
Agradecimiento recibido: 17 veces

Medallas

Parches

Re: La batalla de Coronel.

Mensaje por Miguel Villalba »

En efecto, a eso me refería Lutzow. El salto tecnológico y sobre todo de potencial de causar daño, unido a La absorción de daños no tenia parangon hasta pocos años antes.
Saludos gc96gc
«Se cuentan 16 presas inglesas conducidas a esta bahía, con 95 cañones y
293 prisioneros, en 26 meses de campaña que ha ejecutado la expresada cañonera
desde septiembre de 1799, en que se armó...»
Un Falucho, El Poderoso, con un cañón de 24 y dos menores, 43 hombres. Patrón D. Miguel Villalba, Corsario del Rey
------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Responder

Volver a “Frente Naval”