Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Historia Militar 1939-1945.

Moderadores: Japa, Mod.Aux.3

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Medallas

Parches

Mensaje por Japa »

Hombre, Feuchtinger no se amilana porque está protegido por el OKW. Lo cierto es que se le consintieron cosas que en otros oficiales hubieran supuesto un consejo de guerra (al final acabó ante uno, porque metió tanto la pata que ni sus apoyos del NSDAP pudieron salvarle)
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

josan
Cabo
Cabo
Mensajes: 95
Registrado: Sab 17 Mar 2007 13:32

Mensaje por josan »

Feuchtinger,pasaba mas tiempo en Paris,con sus amantes y sus comidas y bebidas,que al frente de su division.

Desde luego que tiene su parte de responsabilidad,aunque sea pequeña,en lo que ocurrio el 6 de junio,con su division.

De hecho,su unidad la dirigia,practicamente,su jefe de estado mayor,por lo que Rommel tenia mas razon que un santo,para reprenderle.

Lo que ocurria,es que,como ha dicho Japa,tenia< "grandes agarraderas",en las alturas,al parecer,posteriormente,esto no le salvo de un consejo de guerra totalmente merecido.Un saludo.

Avatar de Usuario
Trancos-Alatriste
Captain
Captain
Mensajes: 2249
Registrado: Vie 29 Dic 2006 20:17
Ubicación: Extremadura

Parches

Mensaje por Trancos-Alatriste »

Feutchtinger sería todo lo que decís, pero los reproches que hizo a Rommel eran justificados. Su incompetencia no disculpa los errores de Rommel.

Estocada: Y la verdad es la verdad la diga Agamenón o su porquero.
"Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo." Plutarco.

josan
Cabo
Cabo
Mensajes: 95
Registrado: Sab 17 Mar 2007 13:32

Mensaje por josan »

A ver caballeros:Rommel,precisamemte,lo que mas promovia,era precisamente la autonomia tactica de sus subordinados-ver las memorias de von Luck,Bayerlein..etc.

En cuanto a que se encontraba mas lejos que el inclito Feuchtinger,el dia 6 junio....A ver quien desairaba a Hitler,cuando se tenia una entrevista con el-motivo por el cual,Rommel no estaba ese dia en su cuartel general,-.


¿Que aprovecho ,de paso,para visitar a su mujer en su cumpleaños?No veo que hay de mal en ello.

Feuchtinger,era tan valiente en su enfrentamiento con el mariscal,porque tenia fuertes agarraderas en el partido nazi,no por otra cosa.


Me cuesta entender,con todo respeto,como se da mas valor,a la palabra de un caradura cono Feuchtinger,frente a la de un militar de prestigio,con sus aciertos y errores,como era Rommel.

Yo opino,que el deber de un jefe militar,es estar lo mas cerca posible de sus hombres.Rommel dio ejemplos sobrados de este aserto,Feuchtinger no.

Un saludo.

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Medallas

Parches

Mensaje por Japa »

EL VIENTO CAMBIA

La 11ª Acorazada encabezó el avance aliado. Después de los asfixiantes combates en torno a Caen, la planicie junto a la ciudad parecía el paraíso de los carros. Inmediatamente detrás de una formidable barrera artillera (que llegó a alcanzar a las unidades de vanguardia) los motores arrancaron y una poderosa falange acorazada se puso en marcha. Al frente de ella el III Regimiento Real de Carros (3er RTR) se dirigió hacia el pueblo de Cagny, con casi 150 Shermans, Fireflies, Cromwells, algunos Churchills, Stuarts, toda la panoplia acorazada de los aliados, incluyendo algunos carros antiaéreos (montajes de 20 mm sobre chasis Crusader, un extraño acompañante, dado que la Luftwaffe no daba apenas señales de vida. Le siguieron los carros del Fife and Forfar Yeomanry.

Al principio todo pareció ir bien, ya que el único obstáculo real fue el gran embotellamiento producido por el movimiento de tres divisiones acorazadas en un área tan reducida. Unas dos hora después de iniciado el movimiento empezó la resistencia, pequeños núcleos supervivientes que habrían fuego con lo que tuvieran a su disposición. La situación, empero, no parecía preocupante, ya que el avance no se vio frenado y la mayoría de los alemanes apenas tenían fuerzas para levantar las manos y entregarse, demasiado aturdidos por el devastador diluvio de bombas como para pensar en combatir. Hubo alguna lucha en torno a Frementel, pero esas posiciones fueron pronto rebasadas. Los carros del RTR se desplazaron hacia el flanco mientras los Fifes continuaron su ruta hacia Cagny.

Von Luck acababa de regresar de un permiso. Al contrario que otros mandos sobre el terreno él no había sufrido los devastadores efectos psicológicos del bombardeo y actuó con rapidez y sangre fría. Al comprobar que las comunicaciones estaban rotas fue recorriendo las líneas en un Pz IV de mando mientras tratabade improvisar una defensa.

Al llegar a Cagny encontró una batería Flak de la Luftwaffe, con cuatro 88 intactos. Su oficial inicialmente se negó a obedecer a un mando del Heer, pero a punta de pistola Luck le convenció de que debía mostrarse más colaborador. Tras dar algunas instrucciones el mayor volvió a su puesto de mando y logró contactar con los restos del batallón de Becker, dos baterías de los desgarbados cañones de asalto improvisados sobre chasis H39 con obuses de 105 y Pak 40 de 75, más algunas unidades adicionales de panzergrenadier, que se habían retirado de Frementel para no verse copados. Era todo lo que quedaba entre los ingleses y la retaguardia germana. Las únicas unidades intactas, los batallones de reconocimiento e ingenieros de la 21ª, estaban cubriendo las posiciones cercanas al mando divisionario y Feuchtinger no quiso desprenderse de ellos.

Los restos de las unidades que estaban a los flancos de Von Luck tal vez podrían sostenerse pero ¿qué pasaba con el ataque principal? De haberse producido una ruptura los carros ingleses ya estarían sobrepasando el puesto de mando, pero no se les veía por ningún lado. Luck volvió a subir a su carro y se dirigió hacia la primera línea.

La punta enemiga había logrado alcanzar el pueblo hacia las 10 de la mañana, a pesar de los atascos de tráfico que se originaron cuando sus líneas se cruzaron con el avance de la 7ª. Iban por campo abierto, sin infantería que les apoyara, cuando los vehículos de cabeza empezaron a arder. Los cuatro 88 estaban camuflados entre unos huertos al lado de su ruta y los sherman desfilaron por delante de sus bocas igual que patos en una barraca de feria.

Cuando Luck llegó el maizal frente a Cagny parecía un desguace. Los hombres de la Luftwaffe, enfebrecidos, disparaban contra los carros británicos como si nunca hubieran hecho otra cosa: casi cuarenta Sherman ardían y el resto trataba de girar hacia el oeste para flanquear la defensa, pero allí se encontraron con los ATP de Becker, reforzados por algunos cañones de 122 mm (botín de Barbarossa). Tras felicitar a los artilleros Luck informó a Feuchtinger que el empuje británico había sido contenido momentáneamente. El general acababa de recibir algunos refuerzos de la Liebstandarte y esperaba la inmediata llegada de tropas de la Hitlerjugend para cubrir el hueco que se había abierto en las posiciones de la 272ª, justo a la derecha de Von Luck, así que pudo mandarle el batallón de reconocimiento como refuerzo.

Hacia las 11 de la mañana las avanzadas de la Acorazada de Guardias (el 23º de Húsares) trataron de envolver a los defensores de Cagny por el flanco oriental. Se encontraron con algunos campos de minas, pero parecía que iban a lograrlo cuando los carristas se encontraron frente a su peor pesadilla. Recién salidos del infierno, los Tiger avanzaban hacia ellos.

Los mecánicos del 503 habían trabajado desesperadamente aprovechando el respiro que Luck les había conseguido, Apenas lograron reparar media docena de gatos, pero fue suficiente. Von Rosen, el comandante del batallón, dirigió su mermada fuerza hacia el frente y logró llegar justo a tiempo. En el primer encontronazo los sherman de cabeza fueron destruidos y el avance de los húsares se cortó en seco. Uno de los Tiger I quedó fuera de combate por un impacto frontal (procedente de uno de los 88, que en la confusión tomó a los carros del 503 por nuevos enemigos) y Rosen, pensando que los ingleses tenían nuevas armas CC, frenó su avance. Sin embargo había sido suficiente. Los húsares no eran combatientes veteranos y la aparición de los Tiger les había dejado helados.

Los defensores de Cagny estaban masacrando a la 11ª, los letales carros pesados habían llegado inesperadamente… la moral de los atacantes se hundió por completo. Viendo imposible el avance los ingleses pidieron apoyo aéreo, pero el blanco era demasiado pequeño y estaba bien escondido, así que los Typhoon gastaron su munición sin lograr destruir las posiciones germanas

Después de perder su ímpetu la 11ª fue relevada en el asalto por la división de Guardias, pero para entonces ya había más tropas alemanas en torno a las posiciones artilleras y el ataque fue cancelado al caer la tarde. Gracias a un oficial decidido y el valor de un puñado de artilleros y carristas unas fuerzas que en conjunto apenas equivalían a dos batallones habían frenado en seco a tres divisiones acorazadas. Von Luck, literalmente, había salvado el día.

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Medallas

Parches

Mensaje por Japa »

LUCHA DE PERROS

Con las posiciones de Cagny firmemente defendidas los ingleses se vieron incapacitados de continuar su ofensiva de forma organizada, y a partir de ese momento la batalla se fragmentó en diversos encontronazos. Las órdenes no habían previsto esa posibilidad y el resultado fue el caos, agravado por el atasco que se formó inmediatamente tras las primeras líneas, mientras las diferentes agrupaciones trataban de desplazarse en busca de mejores posiciones. Con ello las unidades quedaron mezcladas, dificultando aún más las comunicaciones. La llegada de los Panther de la Liebstandarte, al mando de Peiper, y el batallón de Stugs de la misma división empeoraron aún más las cosas: ahora los carristas ingleses iban a verse envueltos en combates móviles en un terreno abierto en el que lo panzer sacarían toda la ventaja de su mayor alcance artillero.

Imagen
El Plan británico: mapa de "Battleground Europe"

La unidad que más se adentró en las líneas alemanas fue el 3er RTR pero al verse separado del resto de las formaciones pronto se encontró con problemas. Las pérdidas aumentaron a medida que la resistencia se endurecía y hacia mediodía varias docenas de carros ya habían quedado por el camino. Tras una parada para reagruparse iniciaron el asalto hacia la población de Hubert Folie. Los alemanes estaban bien cubiertos tras la vegetación mientras que los atacantes debían atravesar los campos de girasol, ofreciendo un blanco magnífico.

Los ingleses fueron diezmados por un diluvio de fuego y retrocedieron para recomponer sus líneas. En ese momento aparecieron los Panther cogieron de flanco a los carros del RTR. Ahí acabó el avance británico ya que los supervivientes se retiraron mientras su infantería les cubría.

Entre las fuerzas del RTR y los atacantes de Cagny se estaban desplazando también los restos de los Fife and Forfar, tratando de esquivar los disparos alemanes entre el polvo y el humo. De los setenta carros que habían iniciado el combate apenas quedaba una docena. tras un encontronazo con los hombres de Peiper. Otras unidades se apelotonaban tras los setos situados más al norte de las posiciones alemanas.

Los carros del 3er regimiento de la 11ª avanzaron hacia Grentheville y lograron reunirse con los dispersos Fifes. A las tres de la tarde rodearon Cagny alejándose de sus posiciones artilleras, pero sólo para encontrarse con más cañones en torno a Four. El escuadrón de cabeza fue aniquilado casi a quemarropa. De nuevo cargaron los Panthers y tras un breve intercambio de fuego en el que los alemanes llevaron la mejor parte los ingleses iniciaron la retirada.

Hubo una nueva intentona al oeste, hacia Gorman, pero al desplazarse hacia allí los atacantes (Coldstream Guards Reg.) fueron diezmados por los incansables artilleros de Cagny, que los barrieron por el flanco. El regimiento giró hacia el noroeste pero seguían siendo un blanco muy visible: demasiados carros demasiado apretados… los 88 se cobraron un duro peaje. Para acabar de empeorar las cosas los carristas entrevieron algunas siluetas ominosas por su flanco oriental ¿Más Panthers?

Era algo diferente. Dos de las compañías del 503 estaban equipadas con Tiger I, pero la tercera disponía de los nuevos Tiger II. La confusión era lógica ya que a la distancia el frontal inclinado y el largo 88 L/71 recordaban bastante a los del Panther. El ataque de esta compañía, fue, sin embargo, infructuoso, ya que mientras avanzaban hacia el enemigo por los sembrados el Tiger de mando se metió de frente en un crater y los dos vehículos que le seguían fueron destruidos por los Fireflies de los Coldstream.

Aún así el tiempo ganado por los carros del 503 fue suficiente como para que varias baterías de PaK 40 se desplegaran al Sur de Gorman cerrando definitivamente el hueco en las defensas germanas. Durante la tarde algunas baterías de PaK 43 reforzaron sus posiciones. los ingleses perdieron casi 40 carros antes de desistir.

Los Coldstream, reforzados por varios escuadrones de los Irish Guards (de la Acorazada de Guardias) volvieron a intentar avanzar hacia el noroeste, sólo para verse rechazados por más fuego antitanque. En un extraño encuentro un Tiger II aislado del resto fue embestido de flanco por un Sherman que logró chocar contra el gigante, dejándolo inmovilizado.

La caída de la tarde trajo el final de los combates. La ofensiva inglesa había empezado con las mejores expectativas pero el resultado no podía ser más desolador: centenares de carros ardiendo, miles de muertos y heridos, y apenas unas millas de avance como recompensa.

A la mañana siguiente los mandos divisionarios recibieron autorización para actuar a su discreción, ya que el rígido plan del día 18 había sido un fiasco total. Tras coordinarse en una reunión a mediodía y reagrupar sus unidades el combate se reanudó al comienzo de la tarde.

Esta vez los esfuerzos se centraron en apoyar el avance del 3er RTR, ya que era la única penetración que tenía posibilidades de explotación. El asalto inicial se llevó a cabo con una adecuada coordinación de carros e infantería y esta vez fue exitoso. Hacia las seis de la tarde el pueblo de Bras estaba en manos inglesas tras la eliminación de un regimiento de panzergrenadier. Ahora las tropas británicas tenían un pie en la ribera sur del Bourguébus, por detrás de las líneas alemanas, lo que permitía plantearse un envolvimiento en torno a Cagny. Por su parte los Fifes lograron hacerse casi a la vez con las posiciones de Hubert-Folie. Por fin parecía que las cosas empezaban a marchar bien. Entonces el tiempo empeoró

La noche del día 19 los mandos ingleses planificaron un nuevo avance hacia el sur para el día siguiente, que requeriría un potente apoyo aéreo cercano. Sin embargo el día 20 el cielo amaneció cargado y después de mediodía estalló una impresionante tormenta. Era el final para GoodWood.
Última edición por Japa el Sab 12 Abr 2008 20:36, editado 2 veces en total.

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Medallas

Parches

Mensaje por Japa »

FIASCOS

Lo que más sorprende al analizar la operación GoodWood es la magnitud del desastre. En apenas un día de combates los británicos perdieron casi 6000 hombres y más de 400 carros de combate, principalmente Shermans. Por su parte los alemanes perdieron algo más de un centenar de panzer y StuG, la mayoría durante el bombardeo preliminar.

El volumen del ataque aéreo sobre las posiciones alemanas no tenía precedentes: se lanzaron casi 7000 tn de bombas. SIn embargo su eficacia fue sólo parcial. Las unidades que como el 503 SpzAbt quedaron directamente bajo las bombas fueron gravemente dañadas, y en su conjunto la primera línea del frente quedó hecha pedazos. En cambio las unidades situadas más a retaguardia no sufrieron demasiado y la enorme mas de polvo y humo, unido a las dificultades logísticas de manejar semejante cantidad de aviones en un área tan reducida dificultó las posteriores intervenciones aéreas. Los carros de la Liebestandarte, por ejemplo, pudieron desplazarse hacia el campo de batalla sin dificultades.

El mayor error táctico de los ingleses fue la descoordinación entre carros e infantería. Las puntas acorazadas dejaron rápidamente atrás a su complemento de infantería y el resultado fue catastrófico: un par de pelotones hubieran bastado para expulsar a los artilleros de la Luftwaffe de Cagny al comienzo de la batalla, pero sin apoyo los Sherman fueron rechazados una y otra vez. La experiencia de los mandos más veteranos venía de la campaña africana, donde la movilidad lo era todo, o de las luchas del Bocagge. En una situación intermedia sus ideas tácticas no fueron útiles.

El plan de ataque de Dempsey se mostró rígido e inadecuado. En ningún momento se previó la posibilidad de que el ataque se viera cortado casi en sus inicios y las unidades sobre el terreno no supieron cómo reaccionar. Se fragmentaron y trataron de seguir ejecutando las órdenes completamente descoordinadas. Eso se tradujo además en un asombroso caos inmediatamente detrás de la línea de combates.

Con todo la operación podría haberse traducido en una victoria decisiva de no ser por la inesperada reacción alemana, que se derivó de una afortunada conjunción de circunstancias al azar:

• El mando al cargo, Von Luck, no se vio afectado por el bombardeo y actuó con rapidez.
• Por pura casualidad encontró una batería FlaK en el mismo eje del avance británico
• También por casualidad los vehículos supervivientes del batallón de Becker empleaban un sistema de comunicaciones propio, independiente del divisionario (destruido en el bombardeo) lo que permitió coordinarlos con los antiaéreos.
• Los atacantes no traían infantería.

Si cualquiera de esas cuatro circunstancias hubiera sido distinta los ingleses se hubieran hecho con Cagny al comienzo del día y sus divisiones se hubieran desplegado casi intactas sobre la llanura de Falaise. Allí su superioridad material y el apoyo de los cazabombarderos les hubiera permitido envolver a las tropas de retaguardia sin darles tiempo a reaccionar, tal y como pasaría poco después tras Cobra. Con Cagny en manos alemanas el frente aliado se partió y a partir de ahí todo fue mal. Los mandos aliados olvidaron que siempre puede haber imprevistos, y la que podría haber sido la victoria más fácil de la campaña se convirtió en una derrota humillante.

Las consecuencias de la batalla no se hicieron esperar: Montgomery llevaba alardeando de sus dotes militares desde mucho antes del desembarco, y Eisenhower estaba harto de esperar a que cumpliera sus promesas de grandes victorias: a partir de GoodWood empezó a apoyar con más contundencia las opciones americanas.

El volumen de pérdidas materiales oscureció las relaciones militares interaliadas. Los estadounidenses empezaron a preguntarse si el enorme esfuerzo industrial que estaba suponiendo equipar a las fuerzas británicas merecía realmente la pena. Los ingleses por su parte empezaron a encontrarse con dificultades a la hora de cubrir sus bajas de personal, ya que tras cinco años de guerra las reservas humanas del Imperio empezaban a agotarse. Los problemas no parecías acuciantes en ese momento, pero iban a quedar enquistados hasta estallar en la crisis del invierno.

Los alemanes por su parte podían sentirse bastante satisfechos: una vez más su experiencia y su capacidad de adaptación a las circunstancias había salido triunfante. Sin embargo sabían que estaban al límite. Von Kluge envió un informe desolador al OKW en el que afirmaba sin pelos en la lengua que, o se encontraba un modo de contrarrestar la superioridad aérea enemiga o todo sería inútil.

A los problemas en el campo de batalla se sumó otro no menos grave: la intentona de asesinato del Führer. Tras la bomba del 20 de julio Hitler se cegó en su paranoia y cortó los últimos restos de libertad operativa en el frente. En los momentos que siguieron al atentado la división entre las fuerzas armadas se hizo aún mayor, ya que mientras las tropas Waffen siguieron combatiendo hombro con hombro junto a sus camaradas del Heer, las fuerzas de la Kriegsmarine se desplegaron por orden de Doenitz para hacer frente a cualquier movimiento sospechoso de los generales en Francia. Dado que esas tropas no habían movido un dedo a la hora de cooperar en la lucha el ambiente se vio muy enrarecido en la retaguardia y el descontento se incrementó notablemente. Incluso los más veteranos generales de las SS discrepaban abiertamente de las órdenes del OKW (de hecho Dietrich creyó inicialmente que el atentado había sido cosa de las SS, lo que muestra como se estaban deteriorando las cosas en Alemania)

Una última consecuencia de los combates del 18 de julio fue, como ya hemos dicho, que por fin Hitler aceptó enviar las tropas de Calais hacia Normandía. Esas unidades hubieran podido suponer una gran diferencia a primeros de julio, pero ahora el tiempo se había agotado. El frente alemán en torno a la península normanda estaba a punto de ceder.

Leiva
Oberfeldwebel
Oberfeldwebel
Mensajes: 651
Registrado: Lun 15 Ene 2007 1:05
Ubicación: España

Mensaje por Leiva »

La falta de cooperación entre los tanques y la infantería inglesa fue un error reiterado a lo largo de la guerra. Ya en el desierto les pasó lo mismo muchas veces.

Por otra parte, fue un error alemán el despliegue de los carros en posición tan avanzada.

In spite of strong protests from the corps commander, an infantryman, the two panzer battalions were placed close behind the most forward positions. It would have been better to have held them further back in readiness for counterattacks. This decision was later to prove disastrous. Panzer commander, Dell Publishing, 1991, pag. 190

A pesar de las fuertes protestas del jefe del Cuerpo, que era de infantería, los dos batallones de carros fueron desplegados justo detrás de las posiciones más avanzadas. Habría sido mejor haberlos mantenido más atrás preparados para contraatacar. Más adelante esta decisión probó ser desastrosa.

En descargo de Rommel hay que decir que fue la primera vez en la guerra que se utilizó un bombardeo aéreo tan masivo como preparación de una ofensiva.

Saludos
El individuo sensato se adapta al mundo. El insensato intenta que el mundo se adapte a él. Por tanto, todo progreso depende del individuo insensato. (G.B. Shaw)

josan
Cabo
Cabo
Mensajes: 95
Registrado: Sab 17 Mar 2007 13:32

Mensaje por josan »

Segun sea la fuente,amigo Leiva:"Al final del dia,aunque el enemigo habia rebasado las posiciones de vanguardia,y las bajas eran bastante elevadas,los alemanes,seguiian controlando,el alto de Bourgebus,al sur de Caen,habiendo destruido,un numero significativo de tanques enemigos.
"El enemigo,no rompiola linea alemana,no hubo derrota.La agrupacion de cañones antitanques apoyados por l,os regimientos panzers,que se encontraban justo detras,de las primeras lineas,habian echo un gran trabajo.Se habia salvado la linea alemana.Puede ser que Rommel,a diferencia de Napoleon,si hubiera ganado su ultima batalla."

Fuente:Fraser David."Rommel el zorro del desierto".La esfera de clos libros".2004

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Medallas

Parches

Mensaje por Japa »

La cuestión es el coste. El mismo resultado podría haberse obtenido manteniendo unidades de infantería bien equipadas en primera línea, y reteniendo las PzDiv detrás para el contragolpe. En cambio al mantener los panzer en primera línea sufrieron una enorme cantidad de pérdidas por el bombardeo, antes del combate propiamente dicho.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Leiva
Oberfeldwebel
Oberfeldwebel
Mensajes: 651
Registrado: Lun 15 Ene 2007 1:05
Ubicación: España

Mensaje por Leiva »

Josan, emplazar los carros tan a vanguardia resultó ser un error sólo a causa del bombardeo aéreo tan extraordinario, pero pienso que no había necesidad de arriesgarse. Los tanques que ayudaron a repeler el ataque estaban mucho más atrás, sin embargo, llegaron a tiempo para la batalla y tuvieron pocas pérdidas.

En cualquier batalla hay errores y aciertos. Lo que cuenta es el resultado final, que sin duda fue una gran victoria defensiva alemana, la última victoria de Rommel.

Los alemanes perdieron 109 carros y la mitad de sus cañones contracarro. (Seis ejércitos en Normandía, J. Keegan, Ediciones Ejército 1990, pag. 291)

Saludos
El individuo sensato se adapta al mundo. El insensato intenta que el mundo se adapte a él. Por tanto, todo progreso depende del individuo insensato. (G.B. Shaw)

josan
Cabo
Cabo
Mensajes: 95
Registrado: Sab 17 Mar 2007 13:32

Mensaje por josan »

Y los aliados,mas de cutrocientos carros de combate.Tienes razon,amigo Leiva,lo que cuenta,es el resultado final.Mi "amigo" Monty,se lucio otra vez.Un saludo a ti,estimado Leiva,y a todos en general.

Avatar de Usuario
Felix_Feito
Major
Major
Mensajes: 3052
Registrado: Lun 13 Nov 2006 15:58
Contactar:

Medallas

Parches

Mensaje por Felix_Feito »

Espectacular la carniceria que puede montar una bateria de 88 contra carristas inexpertos, realmente espectacular... hay fotos de esos maizales?

Saludos
¡Pero no dispares más, hombre, que le vas a dar a alguien!

Dicho desde una trinchera republicana a otra nacional. Y pararon...

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Medallas

Parches

Mensaje por Japa »

Sólo tras la batalla, sin restos.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Oskar Matzerath
Captain
Captain
Mensajes: 2289
Registrado: Mié 23 May 2007 16:40

Medallas

Parches

Mensaje por Oskar Matzerath »

A mi me ha llamado mucho la atención esto.

Japa escribió:[b]

Los Coldstream, reforzados por varios escuadrones de los Irish Guards (de la Acorazada de Guardias) volvieron a intentar avanzar hacia el noroeste, sólo para verse rechazados por más fuego antitanque. En un extraño encuentro un Tiger II aislado del resto fue embestido de flanco por un Sherman que logró chocar contra el gigante, dejándolo inmovilizado.



Vamos, casi como inmovilizar un trailer con un 600.

Responder

Volver a “Historia Militar General”