Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Historia Militar 1939-1945.

Moderadores: Japa, Mod.Aux.3

MiguelFiz
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 16649
Registrado: Dom 18 Abr 2004 3:22
Ubicación: México
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por MiguelFiz »

Sobre el asunto del encuentro de Oskin con los Tiger II, mencionar que este combate es un ejemplo de lo que se conoce en algunos circulos de estudio de analisis de administracion de operaciones que envuelven recursos de una manera dinamica, como lo es precisamente el caso de acciones militares en cielo mar y aire, aunque tambien podemos extrapolarlo a otras areas del trabajo humano como lo puede ser el manejo de sistemas de control aereo, finanzas y manejo de logistica por ejemplo.

Es lo que los anglosajones manejan como "Situational Awareness" o "Conocimiento situacional", esto es, tener plena consciencia y visualizacion de los elementos en el ambiente que directamente afectan una situacion determinada asi como el lugar que uno mismo ocupa dentro de ellos, poder asignar y decidir como manejar dichos elementos asi como proyectar el flujo de acontecimientos que vendra por dicho manejo.

Digamos que es la manera cientifica con que se describe la forma en que los ases aereos, marinos o terrestres manejan en determinado momento dituaciones en apariencia dificiles.

Japa escribió: El combate de Oskin en Ogledow tuvo un divertido epílogo. El informe al respecto enviado por el 501 SpzAbt explicó el fracaso del 12 de agosto por la presencia de masivas defensas contracarro. Un T-34, cinco carristas y un pelotón de fusileros.


:) Realmente como para enmarcarse...
Actualmente leyendo...

  • "South Pacific Air War" Volumenes del 1 al 3 de Claringbould & Ingram
    "
--------------------------------------
...Tenemos gran placer ahora al extender nuestras sinceras felicitaciones a todos los miembros de la tripulacion por su lindo y considerado trato a los marines durante el viaje. Nosotros, no-combatientes nos damos cuenta de que los bravos e intrepidos miembros de la tripulacion estan ganando la guerra en el Pacifico. Ustedes, gente de la marina armada, incluso han llegado hasta 15 kilometros de una isla en manos japonesa, por tanto arriesgando sus preciosas vidas. ¡Ho, que valientes son ustedes!

Nota dejada por los marines en un transporte antes de desembarcar en Peleliu
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por Japa »

Es lo que yo siempre he pensado: si fuera Oskin, me encantaría tener una copia del informe alemán enmarcada encima de la cama.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por Japa »

Creí que nunca vería el final de este capítulo, pero por fin hemos llegado

RECAPITULANDO

Las campañas del verano de 1944 aplastaron la capacidad de resistencia del ejército alemán. No sólo por las enormes pérdidas en hombres y material, sino por un vuelco completo de la situación estratégica: Alemania vio evaporarse todas sus posibilidades operativas cuando las tropas aliadas alcanzaron las fronteras del Reich por Francia, por el Báltico, por la llanura polaca y por el oeste de los Cárpatos. Cualquier esperanza de una salida negociada de la guerra pasaba por rechazar la invasión al Oeste y contener al ER al Este, infringiendo al enemigo suficientes pérdidas como para que una victoria puramente militar se convirtiera en una alternativa demasiado costosa. A finales de agosto el último clavo ardiendo se había desvanecido: el nazismo estaba acorralado por los dos lados y nadie podía dudar ya del resultado final.

Al volver la vista atrás sobre estas batallas es inevitable encontrar varias similitudes entre ambos frentes. El primero fue la mejoría en la capacidad de combate de los aliados, paralela al decaimiento del nivel alemán.

Los británicos fueron, de todos, los enemigos más asequibles para Alemania. Por un lado su potencial humano ya no daba más de sí, y sus mejores tropas estaban agotadas tras casi cinco años de lucha ininterrumpida. Soldados como los Dessert Rats estaban más que hartos de ser empleados siempre en lo más duro de la batalla, y empezaban a exigir que otras unidades empezaran ya a asumir su parte del trabajo. A eso se sumaban las anquilosadas ideas operativas del mando inglés, encabezado por su mediático comandante, el mariscal Montgomery. Su asombrosa falta de flexibilidad operativa se traducía en un volumen de bajas que Gran Bretaña simplemente no podía asumir. Para más inri el gobierno de Churchill, por cuestiones de prestigio, insistía en que la estrategia en el continente debía otorgar el papel más decisivo al ejército inglés, pese a la evidencia de que el esfuerzo bélico de la nación iba a empezar a decrecer a toda velocidad. Todos esos factores se conjugaron para que las tropas del Reino Unido se llevaran la cuchara de palo de la campaña europea.

Curiosamente Hitler seguía obsesionado con la idea de que el adversario más débil era el soldado estadounidense. Sin embargo los generales germanos habían comprobado en sus carnes que el US Army se había convertido en apenas unos meses en una maquina de guerra sorprendentemente eficaz y, al contrario que sus vecinos ingleses, aprendían mucho y muy rápido. El ejército americano no alcanzaría nunca la eficacia táctica del alemán, pero se acercó notablemente y compensaba sobradamente la diferencia con unos medios de combate que las tropas nazis no igualaban ni en sus sueños más osados. Claro que, al igual que los ingleses, los hombres de Eisenhower iban pronto a encontrarse con problemas de personal, motivados por el tremendo desgaste de los combates en Normandía, pero estaban en mejores condiciones para asumirlos.

La estrella de la batallas de 1944, en cualquier caso, fue el Ejército Rojo. La historia oficial de la guerra fue escrita por los angloamericanos: para ellos los puntos culminantes de la contienda fueron el desembarco de Normandía y los combates que desembocaron en la liberación de Francia, despachando las batallas del frente oriental con apenas algunos párrafos, como si no hubiera sucedido nada digno de mención allí entre la victoria de Stalingrado y la toma de Berlín.

La opinión de los alemanes era bastante más cruda. El general Von Mellenthin la resumió así en 1956: Entre el 1 de junio y el 31 de agosto de 1944 sufrimos en el frente occidental 293.802 bajas. En el mismo periodo nuestras pérdidas en el frente oriental sumaron 916.809 hombres.

Los tres años de guerra a vida o muerte obraron un profundo efecto de criba en las filas soviéticas y mandaron a la papelera un montón de planteamientos erróneos, junto a una buena cantidad de incompetentes. En las ofensivas del verano los soviéticos lucharon con una eficacia increíble, evitando todos los errores de los años precedentes. Como prueba quedan las cifras de bajas, que por primera vez eran notablemente inferiores a las de los germanos: unas 400000, menos de la mitad que las sufridas por el enemigo. Adicionalmente la mayoría de esas bajas eran recuperables (los muertos supusieron un 25-30% del total) mientras que la mayoría de las pérdidas alemanas lo fueron de forma definitiva.

Las tácticas del Ejército Rojo distaron mucho del mitificado rodillo que superaba las defensas germanas por pura fuerza bruta. Los generales soviéticos ejecutaron sus maniobras de forma soberbia y llevaron a cabo operaciones en profundidad que no tenían mucho que envidiar a las de sus enemigos. De hecho la ofensiva de Bagration se saldó con un Kessel que sólo palidece al compararlo con los de Barbarossa.

Manstein dijo en sus memorias que los alemanes, para su desgracia, encontraron en los rusos un alumno atento y deseoso de aprender. Aunque el comentario encierra parte de verdad, resulta muy parcial: los soviéticos llevaron a la madurez en 1944 el pensamiento operativo que había sido cercenado en 1937. Al igual que sus aliados estadounidenses, seguían estando por debajo de la experiencia de combate de los alemanes, pero esa distancia ya no era decisiva.

Un segundo paralelismo que encontramos entre Normandía y las ofensivas del Este radica en el papel jugado por la Inteligencia. Los alemanes fueron completamente engañados por las operaciones de desinformación y ese engaño se convirtió en un factor decisivo. De haber tenido información correcta sobre los planes aliados el desembarco en Francia podría haberse convertido en una sangrienta derrota. Igualmente, un mayor acierto a la hora de calcular los movimientos soviéticos podría haber hecho fracasar la ofensiva de junio en sus comienzos. En ambos casos todo dependía de la situación de las fuerzas acorazadas, y en ambos casos éstas estaban demasiado lejos cuando se inició el asalto.

En ambos casos el engaño se prolongó incluso más allá del comienzo de las operaciones, y eso empeoró aún más la situación de los defensores. El caso oriental resulta llamativo por que el engaño se repitió por tres veces, ya que cada una de las ofensivas se apoyó en un trabajo de enmascaramiento notablemente eficaz, y las dos últimas lo hicieron además en el éxito de las anteriores. Así, la ceguera del OKW con respecto a los objetivos de Bagration llevó a concentrar casi toda la reserva blindada en Ucrania, y sólo fueron mandados al combate cuando la gravedad de la situación fue evidente y ya era demasiado tarde. En ese momento fue cuando Konev pasó a su vez a la ofensiva, aprovechando la ausencia de las reservas blindadas, y cuando poco después lo hicieron las fuerzas del Sur, las escasas reservas del GrE SU habían sido enviadas a tapar el agujero del flanco norte. Así, gracias a la notoria incompetencia de la inteligencia alemana, los panzer dedicaron la mayor parte del verano a trasladarse de un lado a otro mientras los frentes se iban hundiendo en rápida sucesión, añadiendo a las pérdidas en combate un tremendo desgaste logístico, y en ningún caso llegaron a tiempo para parar el golpe, como lo habían hecho unos meses antes en Tirgú.

Un tercer paralelismo suele pasar desapercibido: en ambas campañas hubo operaciones alemanas que fracasaron por la desobediencia y la incompetencia de algunos generales panzer. Esa situación, impensable unos meses antes, pudo deberse al hastío, al hundimiento de la moral o al absurdo baile de mandos provocado por Hitler (por el que hombres capacitados fueron apartados del frente y reemplazados por jefes mediocres o ascendidos más allá de sus capacidades). Sea cual sea el caso, es un claro marcador del declive de las PzDiv.

El costo de la derrota fue inasumible para las tropas acorazadas: todo el esfuerzo llevado a cabo en los meses precedentes se evaporó. A la pérdida de enormes cantidades de material, incluyendo miles de panzer y StuG, se sumaban unas bajas de personal que simplemente ya no eran reemplazables. Y al desastre de los campos de batalla se sumaban los crecientes problemas de la retaguardia.

La liberación de Francia, Bielorrusia y Ucrania más la defección de Finlandia y Rumanía significaban una inapelable sentencia de muerte para la producción militar alemana. Se perdieron los recursos industriales franceses y las cuencas mineras del Este, los pozos petrolíferos de Ploesti y el níquel de Finlandia. Además los países neutrales cambiaron su política de exportaciones. La última fuente de Wolframio disponible eran las minas españolas y con los ejércitos de Hitler lejos de sus fronteras, el gobierno de Franco cortó las ventas al Reich y empezó a buscar el cobijo de los aliados. Suecia, principal suministrador de mineral de hierro de Alemania, empezó a dar largas a medida que los ejércitos soviéticos se acercaban a Prusia. Turquía dejó de exportar cromo, vendiendo toda su producción a los angloamericanos. Los informes de Speer al respecto eran concluyentes: a mediados del 45 se acabarían las reservas disponibles de materiales estratégicos y a partir de ahí todo habría terminado.

La reducción del combustible se agravó con la paralización de las plantas de hidrogenación: sin gasolina suficiente las nuevas tripulaciones no iban a poder adiestrarse adecuadamente antes de incorporarse a las unidades y estas apenas tendrían movilidad. Adicionalmente la producción de vehículos acorazados dependía en gran medida de los elementos estratégicos, ya que era indispensable utilizarlos para darle al acero resistencia y elasticidad. Ante la situación de emergencia y a fin de economizar todo lo posible, los metales más escasos empezaron a usarse con cuentagotas. Eso permitió mantener un nivel alto de producción pero acarreó una reducción de la calidad en las aleaciones, que resultaban menos elásticas y, en consecuencia, más frágiles. Así pues, en los últimos meses de la guerra la calidad de los nuevos carros y las nuevas tripulaciones iría bajando a la par.

Para las divisiones panzer la suerte estaba echada. Una reconstrucción como la llevada a cabo en años precedentes era imposible y en esas condiciones era ilusorio esperar una victoria decisiva. Sin embargo aún no estaban vencidos.

La guerra estaba decidida y la PanzerWaffe agonizaba, pero sus últimos zarpazos serían temibles.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13148
Registrado: Mar 11 Abr 2006 23:46

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por APV »

Excelente trabajo.

¿Ahora volvemos al oeste? ¿Lorena, Arheim y Puffendorf hasta comenzar las Ardenas?
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por Japa »

Esta tarde colocaré la bibliografía y empezaré a pasar a limpio el próximo capítulo: Ragnarok.

Empezaremos por Lorena, en efecto, y seguiremos con Arhem, pero también nos acercaremos al Este, a Debrecen, la última victoria de los panzer en el Este
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Flogger
Alferez
Alferez
Mensajes: 1422
Registrado: Mié 22 Ago 2007 0:31
Ubicación: La Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por Flogger »

Demás está comentarte que es un excelente trabajo. :dpm:
Felicitaciones Japa!
Saludos
La "Pérfida Albión" se mantenía entre bastidores por todas partes, ofreciendo ánimos y guineas de oro a quién quisiera arriesgar su trono para destruir a su archienemigo.

LEIPZIG 1813
PETER HOFSCHROER

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por Japa »

Repasemos ahora la bibliografía en la que me he apoyado para este capítulo. En esta ocasión no ha habido nuevos textos sobre tecnología, y me he centrado sobre todo en la información referentes a las campañas.

Los combates de Cherkassy-Korsun, Kamenets y Tirgú Frumos no han sido demasiado tratados en la bibliografía sobre la guerra. Las fuentes que he consultado al respecto son:

• "Victorias frustradas", de Manstein (Inédita). Los episodios finales detallán los cercos de Korsun y Kamenets.
• "Swinging the SledgeHammer" de Christopher W. Wilbeck. (GSCS, disponible en el enlace http://cgsc.cdmhost.com/cgi-bin/showfil ... ehammer%22), En concreto, el apartado sobre la operación de rescate en Korsun
• "OstFront" de Charles Winchester (Osprey, fuera de colección)
• "Operations of Encircled Forces: German Experiences in Russia" del departamento de Historia del US Army (disponible de forma gratuita en la red en http://www.history.army.mil/books/wwii/20234/20234.html)
• "No Stalingrad on the Dnieper: The Korsun-Shevchenkovsky Operation" de Douglas Nash, tesis del Estado Mayor del US Army (disponible en http://oai.dtic.mil/oai/oai?&verb=getRe ... =ADA299260)
• "Comments on the Soviet General Staff Study on the Korsun-Shevchenkovskii operation" de Niklas Zetterling (en http://www.militaryhistory.nu/critiques ... nstudy.pdf)
• "Red Storm over the Balkans" de David M. Glantz (University Press of Kansas)
• "Comments on the Soviet General Staff Study on the Korsun-Shevchenkovskii operation" de Niklas Zetterling (en http://www.militaryhistory.nu/critiques ... nstudy.pdf)


Sobre la campaña de Anzio hay más información, incluyendo algunos textos de primera mano sobre las operaciones

• " Commitment of the 29th Panzer Grenadier Division…" de W, Friest (CGSC en http://cgsc.cdmhost.com/cdm4/item_viewe ... OX=1&REC=1 )
• "German operation at Anzio: 22 Jan 44 to 31 May 44" este texto es de enorme interés ya que es el informe operativo original alemán. (CGSC en http://cgsc.cdmhost.com/cdm4/document.p ... =218&REC=2
• "Anzio, the beleaguered beachHead" de Zaloga (Osprey campaigns)
• "Brassing off Krauts" del he Field Artillery Journal (Lone sentry en http://www.lonesentry.com/brassingoff/index.html )
• "Anzio BeachHead" War dept. (en http://www.history.army.mil/books/wwii/ ... zio-fm.htm )
• "Anzio 1944" del War Dept. (en http://www.history.army.mil/brochures/anzio/72-19.htm)

Sobre las operaciones en Normandía hay un verdadero océano de publicaciones, pero en su mayoría son textos redundantes y casi todos se centran en los primeros momentos del desembarco. A la hora de desarrollar el tema he consultado los siguientes títulos:

• "Invasion! They're Coming!" de Paul Carell (Bantam, 1964). Un texto detallado sobre el punto de vista alemán durante el día D, reflejando con gran detalle la eficacia de la campaña de desinformación y el caos producido por la inesperada llegada de los aliados.
• "Panzer Commander" de Hans Von Luck. Hay edición despañola de Tempus pero no puedo recomendarla, ya que la traducción es muy defectuosa. Yo he consultado la americana de Bantam.
• "Grenadiers" de Kurt Meyer (Stackpole)
• "The Rommel Papers" de E. Rommel y otros autores, recopilado por Lidell Hart (hay edición en Castellano en la colección "Memorias de Guerra" de Altaya)
• "We Defend Normandy" de Hans Speidel (disponible a través del proyecto Gutemberg en http://www.archive.org/details/wedefend ... n006681mbp)
• "D-Day", de S. Zaloga. Cuatro volúmenes en los que se trata de forma independiente cada una de las partes del desembarco (Osprey Campaigns, pero la mayoría de los títulos sobra la WWII de esa coleccion se han publicado en castellano en la edición de RBA)
• "Operation Cobra" de S. Zaloga (Osprey Campaigns)
• "Falaise, 1944" de Ken Ford (Osprey Campaigns)
• "Steel Inferno" de Michel Reynolds (Bantam)
• "Sons of the Reich" de Michel Reynolds (Casemate)
• "Busting the Bocagge" de Michael D. Doubler (CGSC, http://www-cgsc.army.mil/carl/resources ... oubler.asp)
• "The Battle for St-Lô" de Peter Yates (Sutton pbl., BattleZone Normandy)
• "Operation GoodWood" de Ian Daglish (Pen & Sword Military, colección Battleground Europe)
• "Das Reich" de Philip Vickers (Pen & Sword Military, colección Battleground Europe)
• "The supreme command" de F. C. Pogue (http://www.ibiblio.org/hyperwar/USA/USA-E-Supreme/)

En cuanto a las campañas de verano en el Este, de nuevo hay muy poca información disponible, pero es posible consultar algunas obras de gran interés.

• "Bagration" de S. Zaloga (Osprey Publishing)
• "La Gran derrota de Hitler" de Paul Adair (Tempus, otra traducción infumable pero es lo que hay)
• "Analisis of Deep Attack Operations: Bagration" de W. M. Connor (http://cgsc.leavenworth.army.mil/carl/d ... connor.pdf)
• "Panzer Battles" de Von Mellentin (Paperback)
• "When Titans clashed: how the Red Army stopped Hitler" de David M. Glantz (Paperback)
• "Commanding the Red Army's Sherman Tanks" de Dimitriy Loza (University of Nebraska Press)
• A título anecdçotico, en "T-34/85" de S. Zaloga (Osprey New Vanguard) se relata el combate de Oskin contra los tiger del 501 SpzAbt. Había varios textos sobre ese combate en Battlefield.ru, pero el sitio está cerrado
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

CuernodeChivo
Master Sergeant
Master Sergeant
Mensajes: 596
Registrado: Mié 14 Oct 2009 15:21
Ubicación: Lucentum

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por CuernodeChivo »

Simplemente asombroso. :Bravo .

Felicitar a Japa y agradecer el trabajo es lo único que puedo hacer. Cuando leí la siguiente parte desconocía la existencia de las 4 anteriores. He tardado un tiempo en completar su lectura pero no puedo dejar de asombrarme por el trabajo realizado.

:Bravo
"A menudo me he tenido que comer mis palabras y he descubierto que eran una dieta equilibrada".

Avatar de Usuario
Japa
Brigadier General
Brigadier General
Mensajes: 4673
Registrado: Mar 10 Jul 2007 23:00
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por Japa »

Bueno, pues tras un mes de órdago, vuelvo al lápiz y al papel. Nos habíamos quedado en el día 20 de diciembre

ST. VITH RESISTE

Durante la madrugada del día 20 las primeras tropas de la Führer Begleit Brigade (un batallón de infantería con dos compañías de StuG) alcanzaron sus posiciones en torno a las líneas de Clarke. Los estadounidenses tenían frente a ellos tres regimientos de VG y los recién llegados trataron de flanquear sus defensas por el norte, rebasando el pueblo sobre la marcha.
De haber contado con toda la agrupación es posible que el asalto hubiera tenido éxito, pero en vez de esperar a concentrar sus fuerzas los alemanes pasaron al ataque nada más llegar y fueron duramente rechazados. Las líneas americanas recularon un poco y los alemanes lograron hacerse con algunos puestos avanzados, pero al final del día el escenario era más o menos el mismo que al amanecer.

El resto de la Brigada de Escolta fue tomando posiciones a lo largo de la tarde junto con todas las baterías de artillería disponibles en el sector. Manteuffel quería St. Vith y lo quería cuanto antes, así que las cosas iban a calentarse mucho.

BASTOGNE CERCADO

El KG Von Böhm se encontró por la mañana con un nuevo punto de resistencia en Herbaimont, esta vez guarnecido por los paracaidistas. A lo largo de la mañana los estadounidenses fueron reculando hasta Ortheuville donde lograron frenar momentaneamente a los atacantes. Al llegar la noche la precaria línea de defensa cedió y la ruta al norte de Bastogne quedó abierta.

El KG Hausser no estaba en condiciones de seguir atacando pero más al sur, la 5ª FallDiv seguía avanzando apoyada por la 11ª SturmBri y a media tarde la carretera de Neufchateau
a Bastogne, la última ruta de aprovisionamiento disponible, quedó cortada. Las tropas estadounidenses estaban aisladas.

El general Middelton no tenía a mano más reservas para reabrir el pasillo hasta los cercados, así que éstos tendrían que sostenerse por sus propios medios hasta que llegaran las tropas de Patton. Entretanto, las diversas unidades atrapadas en la bolsa se reorganizaron, entregando el mando al general McAuliffe, de la 101ª.

Las órdenes de Manteuffel eran continuar hasta el Mosa con todas las fuerzas disponibles, dejando la toma de Bastogne a cargo de la 26ª VgDiv, así que los carros de la PanzerLehr continuaron hacia el oeste mientras la el general Kokott, al mando de los Volksgrenadier, se planteaba cómo resolver la situación: sin tropas para un asalto inmediato, decidió esperar 24 horas mientras concentraba toda la fuerza disponible alrededor de los americanos.

LA MAREA CAMBIA

Manteuffel todavía creía posible alcanzar los objetivos del Golpe Menor. Para ello necesitaba rematar los núcleos de resistencia en St Vith y Bastogne, despejando así las rutas para que los refuerzos del II SS PzArm pudieran seguir de inmediato a sus propias puntas acorazadas. Tras las botas de la V FallDiv, el VII Ejército estaba por fin desplegándose al sur y Kraas esperaba poder avanzar al día siguiente, cubriendo así el flanco septentrional, con lo que el V PzArm tendría una buena posibilidad de rebasar el Mosa en un par de días antes de que los aliados contraatacaran.

La realidad iba a borrar esas esperanzas antes de 24 horas: la madrugada del día 21, los sherman de Patton arrancaron motores.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Satur
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13447
Registrado: Sab 10 Mar 2007 12:53
Ubicación: Las Palmas, España

Re: Panzer, detrás del mito (IV): la hora del Destino

Mensaje por Satur »

Japa, me parece que ésto va en el siguiente capítulo. :wink:
Cuando el líder eficaz ha dado por terminado su trabajo,
la gente dice que todo ocurrió de un modo natural.
LAO TSE.

--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Responder

Volver a “Historia Militar General”