Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Historia Militar 1939-1945.

Moderador: MiguelFiz

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

Nijmegen

Nijmegen

La 82ª Aerotransportada desembarcó 20 km al sur de Arhem, y al igual que sus colegas británicos su llegada resultó un éxito, con pérdidas inferiores al 5% (dos transportes fueron derribados). Los americanos no encontraron demasiada resistencia y pudieron hacerse con sus objetivos iniciales (Grave y Groesbeek) sin problemas. El puente de Grave sobre el río Maas fue capturado en un rápido movimiento de pinza ya que una compañía saltó justo al oeste de la vía cogiendo a los sorprendidos defensores por la espalda.

El objetivo principal eran los puentes de Nijmegen sobre el Waal, el principal curso fluvial de la zona, pero las tropas de Gavin no aprovecharon la sorpresa inicial para avanzar hacia el norte. El plan establecido daba prioridad a la consolidación del perímetro de aterrizaje y Gavin se ciño a sus instrucciones. El terreno circundante quedó asegurado sobre las 19'30 y no se hizo ningún movimiento hacia el norte hasta las 22'00, cuando por fin se envió un pequeño contingente hacia el Waalbrug, el único puente que quedaba operativo ya que los otro pasos sobre el Waal fueron volados por los alemanes.

Imagen

Al empezar el desembarco no había nada parecido a una resistencia organizada en el sector, pero para cuando los americanos decidieron avanzar la situación había cambiado. A media tarde Model asignó la defensa de Nijmegen a la administración militar local ya que no había unidades operativas disponibles. Los puentes y los accesos a la ciudad fueron inmediatamente protegidos por el KG Henke, que se estructuró en torno a una unidad de adiestramiento de Fallschirmjäger. El KG debía ser reforzado por el batallón de reconocimiento de los Hohsenstaufen, al mando del comandante Grabner, pero cuando éste llegó a la ciudad Hanke le aseguró que podría controlar la situación. Grabner dejó parte de sus tropas y algunos cañones en Nijmegen y emprendió el regreso hacia Arhem con el resto de su batallón para reforzar la defensa frente a los ingleses.

Hanke no estaba fanfarroneando. Cuando las tropas de Gavin alcanzaron la ciudad encontraron los accesos a los puentes sellados a cal y canto y fueron calurosamente recibidos por el fuego de 7 baterías de 88. El avance quedó cortado en seco y los americanos desistieron.

Al igual que en Arhem, bastaron un par de horas para que un objetivo asequible pasara a estar firmemente defendido. Al igual que en Arhem, mientras los asaltantes seguían las órdenes recibidas en Inglaterra, los defensores reaccionaron improvisando según evolucionaba la situación. Y al igual que en Arhem, el objetivo principal no se alcanzó.

Eindhoven

La tarea de la 101ª aerotransportada era asegurar los primeros cruces, despejando un corredor entre Eindhoven y Veghel a unos 80 km de Arhem. La defensa del sector correspondía al I Ejército Paracaidista de Student. Al igual que en los asaltos más al norte los paracaidistas se afianzaron sin dificultades y todos los objetivos previstos estuvieron cubiertos durante el día.

Imagen

El único revés importante, que pasó desapercibido para los atacantes, fue la pérdida de un planeador que cayó cerca de los cuarteles de Student. Uno de los oficiales a bordo llevaba entre otra documentación una copia detallada del plan aliado. Student recibió los documentos a media tarde y los despachó de inmediato hacia los cuarteles de Model. Sin embargo no debemos exagerar la importancia de este suceso, como sí han hecho algunos cronistas británicos, porque como ya hemos visto las líneas básicas de la defensa alemana estaban establecidas mucho antes de que Model recibiera esa información.

En cualquier caso Student, cuyas tropas estaban desplegadas en previsión de un ataque del XXX Ejército, reorganizó rápidamente sus fuerzas para hacer frente a la nueva amenaza. Dos batallones de paracaidistas y parte de un regimiento de infantería recibieron órdenes de concentrarse al norte de la zona de desembarco para atacar el perímetro americano al día siguiente. Por su parte la 107 PzBri, acantonada en Aachen, se preparó para acudir lo antes posible a fin de contraatacar a las tropas que acudían a enlazar con la 101 y la 82.

Neerpelt

La fase terrestre de al operación, el avance del XXX Ejército, se inició una hora después de los primeros lanzamientos. La División Acorazada de Guardias encabezó el ataque a las 14'50. Estaba previsto que esta unidad alcanzase Arhem la mañana del 20, para lo que debía recorrer 100 km en tres días.

Las defensas alemanas estaban guarnecidas por los KG Walther, formado por unidades de diversa procedencia agrupadas en torno a un regimiento de Fallschirmjäger, que fue reforzado a última hora por el KG Heinke, que incluía diversas unidades menores de la 9ª y 10ª SS PzDiv. Heinke traía consigo una compañía de JagdPanzer IV y Walther tenía a su disposición algunas baterías de 88 y un cierto número de cañones anticarro y lanzacohetes. SIn embargo el empuje inicial de los Guardias, precedido por una formidable barrera artillera, fue demasiado contundente y hacia media tarde los primeros Sherman de la 5ª Brigada de Guardias alcanzaron Vaalkenswaard, unos 9 km al norte de la ruptura, y lo sobrepasaron tras una breve lucha.

Ahí, al norte de Vaalkenswaard, se acabó el ímpetu de los atacantes. La 5ª Brigada, tras haber recorrido 12 km desde su punto de partida, echó el freno y se fue a dormir.

En resumen…

Market Garden era, en la teoría, una operación muy audaz, pero su ejecución no lo fue. Al margen de los errores de planificación (el mayor de los cuales fue lanzar tanto a la 1ª Británica como a la 82ª americana lejos de sus objetivos principales) los combates del 17 se caracterizaron por la falta de iniciativa y lentitud de los aliados.

La 101º aerotransportada cubrió sobradamente sus objetivos en el plazo previsto, pero fue la única de las unidades que lo logró. Los paras ingleses actuaron de forma lenta y fragmentada, incapaces de reaccionar ante los imprevistos, y los hombres de la 82ª tardaron demasiado en avanzar. Sin embargo fue la División de Guardias la que, de lejos, protagonizó el mayor fiasco del día.

El plan aliado se basaba en la rapidez, y las órdenes entregadas al general Horrocks, del XXX Ejército, eran muy claras al respecto: sus carros debían relevar cuanto antes a las tropas de Arhem porque los paracaidistas sólo lograrían sostener los puentes durante cuatro días. Y aún así su vanguardia se paró a descansar cuando apenas había recorrido un 10% de su trayecto. Los mandos de los Guardias adujeron posteriormente que era imposible seguir adelante sin reavituallar a sus tropas y realizar reparaciones en los carros, pero es una mentira muy difícil de sostener: un Sherman podía recorrer 300 km sin repostar y de media no necesitaban una revisión antes de los 500 km.

Horrocks por su parte se excusó en la dura resistencia de los alemanes, pero esa resistencia cesó mucho antes de llegar a Vaalkerswaard y en el propio pueblo apenas hubo lucha. Delante de los Guardias no quedaba nadie que pudiera hacerles frente y la 5ª Brigada hubiera podido alcanzar Eindhoven a lo largo del día 18. La realidad es que los ingleses tenían una idea muy particular de lo que significaba avanzar sin mirar a los flancos porque al detenerse apenas iniciada la marcha no sólo iban a dar a los alemanes una oportunidad de rehacerse sino que garantizaron que tras la División de Guardias se iba a formar un fenomenal atasco de tráfico medida que las unidades fueran apelotonándose en la única carretera disponible.

En conjunto los atacantes actuaron de forma rígida, ciñéndose a un plan que no dejaba nada a la improvisación y que empezó a tambalearse en cuanto las circunstancias y la incompetencia invalidaron las previsiones del alto mando. El que hubiera oficiales en el asalto portando copias detalladas de la planificación parece dejar claro que se esperaba que las instrucciones se siguieran al pie de la letra,

La actuación alemana se caracterizó, en cambio, por la rapidez y la eficacia. Los mandos locales, ante una situación tan inesperada como lo fue el asalto aéreo reaccionaron sin desperdiciar ni un minuto, improvisando grupos de combate, movilizando todos los recursos disponibles y coordinándose de inmediato con las unidades vecinas. En estas condiciones los retrasos aliados en Arhem, Eindhoven y Vaalkerswaard supusieron un más que bienvenido respiro y esa misma noche las condiciones de la batalla cambiaron: cuando llegara el amanecer la suerte de los atacantes iba a empeorar drásticamente.



Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

LUNES, DÍA 18

Eindhoven


Tras un sueño reparador, los Guardias reemprendieron el camino a las 7 de la mañana. Con una carretera despejada, sin enemigos a la vista y sabiendo que debían recuperar el tiempo perdido el día anterior, la vanguardia de Horrocks logró alcanzar Aalst (5 km al norte) hacia las 12 del mediodía. Allí se encontraron con que los alemanes, haciendo gala de un escaso sentido de la deportividad, habían aprovechado la noche para tomar posiciones y establecer un núcleo de resistencia con varios FlaK de 88. Esos cañones, que no estaban ahí el día antes, frenaron a la 5ª brigada durante casi seis horas y los primeros carros no lograron tomar contacto con los paracaidistas americanos hasta las 18'30. Habían necesitado casi 12 horas para recorrer 7 kilómetros.
Entretanto los paras de la 101 habían terminado de despejar Eindhoven y habían asegurado todos los cruces de la zona salvo uno, sobre el canal Guillermina, que había sido volado por los alemanes. Según llegaron al canal los ingenieros de los Guardias empezaron a tender un Bailey y en la madrugada del día 19 dejaron el cruce en condiciones.

El XXX Llevaba ya 24 horas de retraso sobre el horario previsto.

Jnimegen

El general Gavin supo durante la noche que la División de Guardias no llegaría a su sector el día 18, así que hizo planes para tomar el puente de Nijmegen. Las tropas a su disposición no bastaban para ello, ya que la mayor parte de su equipamiento pesado, incluyendo varias baterías de artillería, tenia que llegar en la segunda oleada aérea poco después del mediodía. En esas condiciones decidió que lo único sensato era esperar y sostener su perímetro hasta entonces, confiando en que los alemanes no tendrían fuerzas suficientes para intentar romper sus líneas y se limitarían a mantener sus posiciones en el canal.

Los alemanes, por su parte no estaban ociosos. Dado que el puente de Arhem estaba bloqueado por los ingleses, los ingenieros de la Frundsberg habilitaron durante la noche el ferry de Pannerden, unos 12 km al Oeste de Nijmegen, cerca de la confluencia del Rin y el Waal. Harmel, recién llegado de Berlín, estableció su cuartel en el área de cruce y envió refuerzos al KG Henke, incluyendo el batallón de ingenieros y uno de PzGr, al mando del mayor Reinhold.

Los Frundsberg tomaron posiciones cubriendo todos los accesos al puente. Harmel les envió algunos refuerzos adicionales, incluyendo una batería de StuG y un puñado de Pz III y IV sacados de una unidad de adiestramiento. Tras tener asegurada la defensa del puente, los alemanes pasaron al contraataque con un KG formado por unos 3000 hombres rebañados casi de cualquier sitio posible.

El contragolpe empezó apenas clareó la madrugada, a las 6'30, y luchar duramente durante toda la mañana las tropas de Gavin empezaron a retroceder. Sin embargo la llegada de la segunda oleada de planeadores a las 14'00 cogió totalmente desprevenidos a los alemanes, la mayoría de los cuales apenas tenían experiencia de combate, y la 81ª quedó dueña del terreno. No obstante Gavin vio claro que no el enemigo era mucho más fuerte de lo previsto y optó por esperar a los ingleses antes de intentar hacerse con el cruce.

Arhem

Por su parte los ingleses amanecieron con serios problemas de organización. No sólo la brigada estaba dispersa y desorganizada, sino que los mandos responsables también lo estaban. EL general Urquhart y el brigadier Lagthbury estaban ilocalizables porque el azar de la lucha les había alejado de sus centros de mando. Aún peor, los sistemas de comunicaciones no funcionaban: el elevado porcentaje de hierro en el suelo, la masa metálica del puente y las emisiones de una estación de la Luftwaffe que operaba en una banda muy cercana a la inglesa, dejaron inutilizadas la mayor parte de las radios disponibles. No sólo los batallones no podían contactar entre ellos: también resultaba muy difícil establecer comunicación con Inglaterra.

Por su parte Bittrich estableció una estructura de mando sencilla pero flexible, dejando a Harzer al cargo de retomar Arhem mientras Harmel se ocupaba de bloquear Nijmegen y aseguraba el control de la zona intermedia, lo que posteriormente sería conocido como La Isla. A su vez, como ya hemos visto, ambos comandantes dividieron sus fuerzas en varios Kampfgruppe en la idea de no cerrarse ninguna posibilidad operativa.

Antes de que los paracaidistas pudieran establecer un mínimo orden en sus filas, el general Harzer ordenó al KG Brinkmann (el batallón de reconocimiento de la 10ª, que había quedado a su mando) un contraataque desde el lado sur del puente, hacia las 6'30. El asalto fue rechazado y varios vehículos blindados quedaron sobre la vía, ardiendo. Entonces, cuando los ingleses pensaban que podían darse un respiro, apareció una nueva fuerza enemiga. Se trataba del propio batallón de reconocimiento de la 9ª, que regresaba de Nijmegen
.
Al ver la situación Grabner lanzó un nuevo asalto desde el lado sur del puente, sobre las 9'30, sin esperar nuevas órdenes. Tras dos horas de combate sus tropas se retiraron pero tomaron posiciones en una fábrica de ladrillos situada a la izquierda del cruce, en una curva que les daba una inmejorable posición para acribillar las líneas británicas desde la orilla sur y cubrir el propio puente.

El grupo de Brinkmann, reforzado por otro Kampfgruppe (Knaust) enviado por Harmel, renovó sus ataques contra los ingleses. A su vez el KG Krafft seguía bloqueando el acceso occidental de Arhem y las tropas situadas al norte de la ciudad (KG Spindler) se abrieron en abanico empujando a las tropas enemigas hacia el río. Las unidades que sostenían el lado norte del puente estaban siendo aisladas poco a poco.

Las tropa en Arhem debían reforzase con el batallón que había pernoctado en Oosterbeck, pero al intentar alcanzar el puento bordeando el río, esta unidad cayó bajo el fuego de los hombres de Grabner, que les acribillaron a placer desde la fábrica de ladrillos. Por su parte le grueso del batallón que se había desplazado pro el lado norte trató de hacer lo propio penetrando n el casco urbano, pero el KG Spindler cortó su avance. Ninguno de los dos batallones logró alcanzar el perímetro del puente, llegando sólo hasta un hospital de campaña situado unos dos km al oeste del cruce.

Después del mediodía empezaron a llegar los planeadores de la segunda oleada, con la 4ª Brigada. Los recién llegados sufrieron más de un 20% de bajas por el fuego enemigo, ya que ahora los alemanes estaban esperando y antes de que pudieran organizarse el brigadier Hicks, al cargo de la zona de descenso, envió uno de sus batallones hacia Arhem sin avisar al brigadier Hackett, jefe de la 4ª. Previamente Hicks había enviado la mayor parte de su propio batallón hacia la ciudad y dado que nadie había tomado el mando conjunto de la batalla (Urquhart y Lathbury seguían desaparecidos y Hackett acababa de aterrizar) el caos resultante impidió cualquier acción coordinada por parte de los cuatro batallones.

Otros dos batallones estaban ya comprometidos en la lucha con el KG Spindler y un tercero trataba de establecer un área segura para la llegada de una tercera oleada de planeadores al día siguiente. La división paracaidista estaba comprometida en docenas de luchas parciales, su jefe estaba inmovilizado en una casa de la ciudad bajo el fuego enemigo, la comunicación ente las unidades era imposible y en Londres, donde nadie se había dado cuenta de la situación, se disponian a enviar a la brigada paracaidista polaca, confiando en que todo estaba bajo control en Arhem.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

MARTES, DÍA 19

Arhem


A lo largo del día 19 los alemanes empezaron a recibir algunos refuerzos en el sector de Arhem, incluyendo una FlaKBrigade con 8 baterías de 88 mm, una compañía de la SturmBrigade 280, algunos carros Pz III y IV e incluso una pareja de Tiger I de la compañía Hummel. Por su parte los ingleses tenían previsto recibir el refuerzo de la Brigada polaca y, de acuerdo a los planes, a la caída de la tarde deberían haber tenido contacto con el XXX Ejército, pero los polacos iban a retrasarse por el mal tiempo y el XXX estaba todavía a 80 km del Rin, así que la situación de Urquhart iba a ennegrecerse a medida que pasaran las horas.

Lo único positivo para los británicos fue que a lo largo del día fue posible restablecer el contacto radiofónico con Londres y con las otras unidades paracaidistas, informando de la precaria situación en que se encontraban los hombres de la 1ª división. Para desgracia de los paras el general Browning, al mando del I Cuerpo Aerotransportado (cuyo cuartel estaba en Nijmegen, con la 82ª), consideró que sería imprudente presentar al alto mando un cuadro demasiado negro de la situación y no se tomaron medidas para enderezar la situación.

Pese a todo los paracaidistas no cejaron en su intento de completar la misión y antes de que clareara la madrugada los cuatro batallones que habían logrado aproximarse al perímetro del puente se lanzaron de nuevo al asalto, pero para entonces el despliegue alemán había sellado la zona y los ingleses fueron batidos desde todos los flancos por los KG situados n la orilla norte y el batallón de Grabner, que seguía cubriendo los accesos y toda la extensión del puente. Sobre las 9 de la mañana Urquhart, de nuevo al mando de la división, ordenó romper el contacto. El caos del día anterior, la descoordinación entre las unidades y la falta de un plan sensato se tradujeron en unas pérdidas espantosas: casi 2000 bajas, incluyendo 1700 prisioneros. El propio puente quedaba defendido por apenas unos 300 hombres aislados del resto de la división.

Aprovechando su superioridad de fuego, los germanos empezaron a destruir sistemáticamente las casas donde los ingleses habían tomado posiciones. En esos combates se perdieron algunos carros (uno de los Tiger quedó inutilizado por un PIAT) pero el resultado compensaba sobradamente las bajas. Había que sacar a los Paras fuera de la ciudad para poder concentrarse en la captura del puente, y organizaron un contraataque contra las áreas de aterrizaje, defendidas por la 4ª Brigada. Esta unidad no sólo había sido privada de uno de sus batallones nada más aterrizar sino que al intentar flanquear las posiciones al norte de Arhem habían sido rechazados con un abultado volumen de bajas por los hombres de la 9ª SS PzDiv. A media tarde varias unidades de adiestramiento y seguridad fueron agrupadas para formar un nuevo KG (Tettau) y avanzaron contra el lado norte del perímetro inglés. El ataque fue contenido sin demasiadas dificultades pero el repliegue inglés vino en el peor momento, justo cuando llegaban los planeadores con los paracaidistas polacos, que se vieron en medio del fuego cruzado mientras tomaban tierra. Buena parte del material pesado de la nueva brigada se perdió al estrellarse o cayó en el lado alemán, y los propios polacos sufrieron algunas bajas al ser tiroteados por los ingleses, que tardaron en comprender qué estaba pasando.

Al finalizar la retirada de Arhem la 1ª Brigada sumaba casi un 40% de bajas, la 4ª estaba dispersa por el área septentrional y sólo podía agrupar la mitad de su fuerza y la brigada polca, pese a no haber sufrido demasiadas pérdidas personales, estaba completamente desorganizada. Urquhart estableció un nuevo perímetro defensivo en Oosterbeck, al oeste del KG Krafft, pero la situación estaba volviéndose desesperada por momentos. La llegada de suministros era cada vez más escasa no sólo por la presencia de la brigada antiaérea sino por la cobertura aérea que la Luftwaffe estaba prestando desde sus bases en Alemania. Además las áreas de lanzamiento establecidas en el plan quedaban en su mayor parte en la zona controlada por los Hohenstaufen y pese a todos los intentos de acordar nuevos puntos de suministro la RAF dedicó una buena parte de sus esfuerzos a enviar provisiones y munición a los agradecidos sitiadores alemanes.

Eindhoven-Nijmegen

Student, al cargo del área situada al sur de Nijmegen, tenía también sus propios planes ya que la 107 PzBri debía incorporarse al frente durante la mañana. Dado que los ingleses sólo podían emplear una ruta para dirigirse al norte ordenó que esta unidad se desplegara al Este de Son, en la orilla septentrional del Canal Guillermina, mientras la maltrecha InfDiv 59 hacía lo propio al Oeste, cerca de la localidad de Best. De este modo sería posible cortar la retaguardia de los Guardias cuando éstos avanzaran para reunirse con la 82ª.

Los ingleses completaron el tendido del Bailey sobre las 6 de la madrugada y retomaron el avance de inmediato, alcanzando el perímetro de la 82ª sobre las 8'20. Allí la situación había empeorado bastante: los alemanes habían tenido tiempo de mejorar sus posiciones en Nijmegen sino que los hombres de la 82 empezaban a quedarse cortos de suministros: el tiempo había empeorado y sólo estaban recibiendo menos del 10% de los envíos previstos. La 101, que debía desplegarse junto a la 4ª Brigada de Guardias para cubrir la ruta desde Eindhoven, estaba algo mejor, pero aún no había recibido una buena parte de su artillería. Y para acabar de complicar las cosas el camino al sur del Guillermina estaba cubierto por un fenomenal atasco de tráfico.

El tiempo empezaba a acabarse, así que los hombres de Gavin y los Guardias intentaron tomar los puentes de Nijmegen lo antes posible, formando tres grupos de asalto mientras parte de los Guardias reforzaban el perímetro de Gavin, bastante debilitado. El KG Henke cubría los accesos al puente de carretera (el más importante para los aliados) y el KG Euling (formado por un batallón de PzGr de los Frundsberg) defendía el puente ferroviario; ambos KG disponían de un buen apoyo artillero, con varios FlaK de 88 y 20 mm y algunos StuG. El ataque se inició sobre las 16'00 pero aunque se ganó algo de terreno no fue posible acercarse a más de 400 metros de los cruces. No hubo demasiadas bajas, pero cinco Sherman quedaron sobre el terreno y el ímpetu de los asaltantes cedió.

Al sur la situación estaba también muy caldeada. Los hombres de la 101ª desorganizaron los preparativos alemanes con un contraataque a primera hora de la tarde que barrió las posiciones de la 59ª InDiv, pero un par de horas después la 107ª PzBri estuvo a punto de romper sus líneas. Por suerte para los paracaidistas esta unidad adolecía de los mismos problemas que ya vimos en las que participaron en los combates de Lorena, y no pudo sacar partido de su superioridad de medios pesados. La llegada de una nueva oleada de planeadores con refuerzos para la 101ª marcó el fin del combate y la retirada alemana.

La posición aliada era bastante problemática: sin los puentes de Nijmegen no sería posible relevar a los hombres de la 1ª Británica, y aunque éstos todavía se sostenían en la parte norte del puente de Arhem y en las zonas de aterrizaje, su situación era desesperada. Los paracaidistas de la 82 lo sabían y no estaban dispuestos a abandonarles a su suerte: a la mañana siguiente despejarían el cruce, al precio que fuera, .

A título anecdótico, la 82ª y 101ª americanas se incorporaron al mando del XXX Ejército tras ser alcanzadas por la División de Guardias, con lo que el I Cuerpo Aerotransportado quedó reducido a la 1ª División Británica y Browning, jefe del Cuerpo, estaba en Nijmegen, más preocupado por la pérdida de prestigio de su mando que por el desastre que amenazaba a sus subordinados, atrapados más allá del Rin
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
MiguelFiz
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 16861
Registrado: 18 Abr 2004 03:22
Ubicación: México
Agradecido : 7 veces
Agradecimiento recibido: 15 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por MiguelFiz »

Interesante lo indicado hasta el momento, solo hacer enfasis en algo que llama la atencion.

Japa escribió: Las tropas del batallón norte decidieron desviarse y hacerse con el puente de Arhem. Las defensas improvisadas en esa ruta por los Hohenstaufen cedieron sobre las 20'00 y los paras lograron entrar en la ciudad, flanqueando así las defensas de su lado occidental. Sobre las 20'30 el lado norte del puente estaba por fin en manos británicas, pero para entonces el batallón de reconocimiento de la 9ª SS PzDiv ya había atravesado el río y se dirigía hacia Nijmegen.
Japa escribió: La 82ª Aerotransportada desembarcó 20 km al sur de Arhem, y al igual que sus colegas británicos su llegada resultó un éxito, con pérdidas inferiores al 5% (dos transportes fueron derribados). Los americanos no encontraron demasiada resistencia y pudieron hacerse con sus objetivos iniciales (Grave y Groesbeek) sin problemas. El puente de Grave sobre el río Maas fue capturado en un rápido movimiento de pinza ya que una compañía saltó justo al oeste de la vía cogiendo a los sorprendidos defensores por la espalda.

El objetivo principal eran los puentes de Nijmegen sobre el Waal, el principal curso fluvial de la zona, pero las tropas de Gavin no aprovecharon la sorpresa inicial para avanzar hacia el norte. El plan establecido daba prioridad a la consolidación del perímetro de aterrizaje y Gavin se ciño a sus instrucciones. El terreno circundante quedó asegurado sobre las 19'30 y no se hizo ningún movimiento hacia el norte hasta las 22'00, cuando por fin se envió un pequeño contingente hacia el Waalbrug, el único puente que quedaba operativo ya que los otro pasos sobre el Waal fueron volados por los alemanes.
Se menciona mucho la lentitud con que los paracaidistas britanicos llegan al puente de Arnhem, pero creo que igualmente feo fue el que los de la 82 division no intentasen llegar al puente de Nijmegen sino hasta la noche.

Seguramente era muy razonable asegurar las areas de aterrizaje para suministros, pero creo que se perdio de vista el objetivo fundamental de tomar el puente (mas bien los puentes).

Es un hecho que falto incluir en el plan algo similar al golpe de mano del puente Pegaso en Normandia, un par de grupos especiales de asalto, uno que descendiese al otro lado del puente de Nijmegen y otro (si se quiere mas numeroso) que intentase lo propio con el puente de Arnhem por el sur, estableciendo bloqueos al mismo tiempo.

Pero bueno, segun esto los alemanes estaban desmoralizados y no iban a ahacer nada :)
Actualmente leyendo...

  • "American Amphibious Gunboats in World War II", De Robin Rielly
    "A Bright Shining Lie, John Paul Vann and America in Vietnam" de Neil Sheehan
    "Storm Over Leyte: The Philippine Invasion and the Destruction of the Japanese Navy" de John Prados
--------------------------------------
...Si tienes que decir algo, dicelo a la infanteria de marina, los marineros no te escucharan" (Frase comun en el "slang") militar anglosajon)

Nota dejada por los marines en un transporte antes de desembarcar en Peleliu
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

Como ya habréis visto por el último post, el Waalbrug es un puente de carretera, y cerca de él había otro de ferrocarril. Ambos estaban en manos alemanas.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

He editado ligeramente el post del día 17 de septiembre, ya que tal y como estaba no quedaba claro quién alcanzó el puente, dando la impresión de que fue el batallón norte, cuando fue el enviado a tomar el puente ferroviario, que flanquó la orilla del río hasta el de carretera
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

MIÉRCOLES, DÍA 20

Eindhoven-Nijmegen


La madrugada del 20 se abrió con un nuevo contraataque alemán contra las posiciones de la 101ª División. La 107ª PzBri intentó de nuevo romper las líneas americanas frente a SOn, pero esa vez los paracaidistas estaban alertas y con el apoyo de la 8ª Brigada Acorazada desarticularon el avance enemigo casi desde su arranque. Los atacantes se replegaron con fuertes pérdidas e incluso perdieron terreno ante una acometida de los paras.

Más al norte las cosas no estaban mucho más tranquilas. El KG que había intentado desbordar las posiciones de la 82ª el día 18 (bautizado como FeldtKorp) se reorganizó a lo largo del día siguiente y volvió a la carga esa mañana. Tras dividir su fuerza en tres KG más reducidos, el mayor Feldt intentó cortar la ruta del XXX Cuerpo, destruyendo el único puente utilizable sobre el canal del Maas. Gavin dejó dos regimientos cubriendo sus flancos mientras el tercero se lanzaba a la captura de los cruces del Waal.

Los americanos se emplearon a fondo, sabiendo que se jugaban la supervivencia de los hombres de Urquhart. A las 15'00 un batallón de la 82ª se lanzó al canal al oeste del puente ferroviario, atravesándolo con botes de goma. Le siguió un batallón inglés, mientras otro batallón de paras asaltaba la margen sur del puente de carretera apoyado por algunos carros de los Guardias. Cogido entre dos fuegos, el KG Euling luchó con desesperación, pero a las 18'30 los paracaidistas habían alcanzado las dos bocas del puente y los primeros sherman de los Guardias avanzaron para reforzar sus posiciones. 45 minutos después los atacantes habían empujado a los alemanes a más de dos kilómetros del canal y el cruce quedó asegurado: Urquhart estaba a 18 km y ya no había más obstáculos. Las líneas alemanas estaban rotas y sus principales agrupaciones estaban comprometidas en los contraataques contra los flancos de la 82ª. El camino hasta el Rin estaba despejado.

Imagen
El asalto al puente de Nijmegen. Cortesía del CGSC

Y ante las atónitas miradas de los paracaidistas, los Guardias volvieron a frenar. Horrocks había ordenado avanzar quemando las orugas, pero los mandos adujeron que no podían tomar la ruta de Arhem sin infantería, pese a que un batallón de fusileros y uno de carros habían estado en reserva sin participar en los combates. La más que probable destrucción de la 1ª Aerotransportada no pareció a los británicos causa suficiente para alterar sus planes: se suponía que la 43ª InfDiv inglesa debía relevar a la División de Guardias en Nijmegen, y nadie iba a moverse de ahí hasta que llegara.

¿Dónde estaba esa solicitadísima división 43ª? En su mayor parte estaba unos 40 km al sur, atrapada en el atasco del XXX. Y en vez de avanzar hacia el norte, estaba tomando posiciones en Grave, para prevenir un inexistente contraataque alemán.

La suerte de Urquhart no parecía preocupar demasiado a los mandos británicos. Ni siquiera al general Browning, que esa misma noche rechazó una oferta para reforzar Arhem, considerando que la 1ª División no estaba corriendo demasiado peligro y no había que precipitarse.

Arhem

Las tropas atrapadas al norte del Rin no veían las cosas de la misma forma. Tras haber apartado al grueso de los paracaidistas de la ciudad, Harzer podía dedicar su atención a despejar el puente. Los KG Krafft y Spindler fueron reforzado en previsión de un contraataque inglés y el resto de las unidades en el área, incluyendo un nuevo PzGrBon de la 10ª, se dedicaron a la tarea de cubrir de metralla el reducido perímetro inglés en el lado norte del cruce.

A media tarde la resistencia inglesa en Arhem era ya sólo anecdótica. Para entonces Urquhart había logrado establecer unas lineas razonablemente sólidas en Oosterbeek. A partir de ese momento los ingleses lucharían por tratar de mantener un pie al norte del RIn, a la espera de que el XXX Cuerpo tuviera a bien aparecer por ahí. Por cierto que de acuerdo al plan original el día 20 los Guardias deberían haber reemprendido la marcha hacia el Ruhr tras asegurar Arhem y relevar a los paracaidistas.

Tras hacerse con el puente Bittrich ordenó a Harzer que asegurara el cepo en torno a Urquhart y reforzara de inmediato a Harmel. Para ello todas las fuerzas disponibles deberían atravesar el puente y ponerse en marcha en cuanto la ruta estuviera expédita.

De haber seguido la ruta del norte nada más hacerse con el cruce de Nijmegen los Guardias habrían avanzado por una carretera despejada, pero una vez más los ingleses les estaban dando un respiro a los alemanes. Un respiro que, como ya era usual, tendría gravísimas consecuencias.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

JUEVES, DÍA 21

Arhem


Sobre las 5 de la madrugada Arhem estaba de nuevo en manos alemanas y el puente volvía a ser utilizable. Si los carros ingleses hubieran logrado alcanzar la orilla sur el día 19, como estaba previsto, o el 20, como podrían haber hecho de haberse puesto en marcha nada más asegurar el cruce de Nijmegen, el sacrificio de los paracaidistas habría tenido sentido. Sea por pereza, por incompetencia o por cobardía, gracias a la División de Guardias su sangre se derramó en vano.

Y no iba a ser la última que se desperdiciaría. Inmediatamente tras la toma del puente Harzer despachó hacia el sur al regimiento de reconocimiento de los Hohenstaufen, ya que su presencia en la fábrica de ladrillos ya no era necesaria. Le siguió el KG Knaust, ya que la ruptura en Nijmegen era la principal amenaza a la que se enfrentaban los alemanes.

Las tropas aliadas del Oosterbeck no preocupaban demasiado a Bittrich. Sus posiciones no suponían un peligro para el tráfico haca el sur, ya que carecían de artillería pesada, y sus reservas de munición y provisiones empezaban a menguar peligrosamente ahora que la mayoría de los lanzamientos desde el aire acababan en manos germanas.

A lo largo del día 21 los sitiadores empezaron la tarea de ir reduciendo el perímetro británico atacando por el norte, el este y el oeste. Sólo la margen del río ofrecía ahora alguna protección a los ingleses, y sostenerse en esa zona era igualmente la única oportunidad que podía tener el mando aliado para sacar algún provecho a la resistencia de Urquhart, ya que si los carros de los Guardias alcanzaban el RIn y los alemanes volaban el puente la mejor forma de cruzar sería contando con una cabeza de puente.

Los atacantes acumularon una razonable cantidad de medios pesados, incluyendo los StuG de la SturmBri 280 y una buena concentración de artillería. Sin embargo los KG que intervinieron en los combates estaban formados por unidades muy fragmentadas y demasiadas tropas sin experiencia. Lo que había servido bien en una batalla defensiva no resultaba igual de eficaz en una ofensiva, y ahora los ingleses combatían agrupados y cubiertos por sus propios cañones, incluyendo 16 piezas de 17 libras, letales para cualquier vehículo acorazado alemán.

Por otra parte el XXX Cuerpo estaba ahora a menos de 18 km de los asediados, y el contacto por radio era o bastante fluido como para que su artillería apoyara la defensa de Oosterbeck. No era el relevo que esperaban los paras, pero era un alivio oír por fin algo de fuego amigo.

A media tarde, empero, el caos aliado volvió a imponerse, esta vez caído del cielo. El resto de la brigada polaca hizo su entrada en escena con un día de retraso, aterrizando en la orilla sur del RIn, ya que de acuerdo a los planes de Market Garden debían reforzar las posiciones inglesas en el lado meridional del puente. Esas posiciones nunca llegaron a existir, pero aún así se decidió lanzar a los polacos en plena zona enemiga, en la idea de que podrían hacerse con una sólida posición justo enfrente de Oosterbeck, a la altura del ferry de Heveadorp, un cruce que los ingleses no habían tenido en cuenta en sus planes iniciales y que a esas alturas ya no existía. Es más, entre las escasas ganancias de los alemanes en los combates del día estaban las lomas de Westerbouwing, desde donde era posible ametrallar el punto de paso de ferry.

La llegada de los polacos fue un desastre ya que casi todo su equipo pesado se perdió y la reacción de los alemanes fue inmediata: los recién desembarcados apenas pudieron guarecerse bajo una lluvia de artillería alemana en las márgenes del río. Mucho menos plantearse la toma de posiciones. Su único efecto positivo en la lucha fue obligar al despliegue de un nuevo KG cubriendo el flaco occidental de la carretera hacia Nijmegen, pero ver lo que estaba pasando más allá del río no mejoró demasiado la moral de los paracaidistas ingleses.

Nijmegen

Mientras los Guardias pernoctaban en Nijmegen, los alemanes tomaron posiciones en la ruta hacia Arhem. Poco después de la medianoche había una nueva línea defensiva a cinco km de los ingleses, guarnecida por el KG Reinhold, reforzado por una compañía de Pz IV, varias baterías de StuG y un batallón de PzGr de la 10ª SS PzDiv. Poco después del amanecer recibieron también una inesperada incorporación: un par de centenares de supervivientes del KG Euling, atrapados en la margen sur del Waal, lograron cruzar el canal sin que los aliados se apercibieran y caminaron sin detenerse hasta las nuevas posiciones.

La zona situada entre Nijmegen y Arhem era llana y húmeda, ya que era suelo ganado al mar. La única elevación era la carretera y fuera de ella todo estaba encharcado y cenagoso. No es que eso supusiera un problema para los ingleses, ya que pese a las imperiosas órdenes de Horrocks de acudir en socorro de Urquhart nadie pensaba moverse de Nijmegen. Es más, Dempsey, al mando del II Ejército británico, consideraba imprescindible asegurar esa ciudad y sus cruces antes de hacer ningún otro movimiento. Además el día estaba muy nublado, lo que imposibilitaba el apoyo aéreo (pero no impidió a la LuftWaffe bombardear el puente de Nijmegen), así que los alemanes contaron con unas horas extra para mejorar sus defensas. Los refuerzos podían por fin atravesar el RIn, y entre otras unidades se puso en marcha el SpzAbt 506, recién equipado con Tiger II.

Ese mismo día Monty solicitó una vez más a Eisenhower que el 100% del esfuerzo logístico aliado se concentrara en su operación. Dados los magníficos resultados que estaba cosechando el audaz movimiento de los ingleses, hay que reconocer que el mariscal inglés los tenía, como popularmente se dice, cuadrados.

Por la tarde Horrocks volvió a ordenar a los Guardias que avanzaran y enlazaran cuanto antes con los polacos. No sólo se trataba de socorrer a los paracaidistas: el general consideraba que aún era posible atravesar el RIn y darle la vuelta ala situación. Los carristas se pusieron en marcha a regañadientes y, por supuesto, no hicieron ningún esfuerzo por abandonar la estrecha ruta disponible, ya que les parecía que el terreno pantanoso (el área era conocido como La Isla) era inasequible para sus Sherman.

Se trata de una opinión bastante cuestionable: uno de los motivos por los que los soviéticos habían destinado sus propios M-4 a las vanguardias de sus brigadas de Guardias era la capacidad de los emcha para lidiar con terreno mojado, embarrado o incluso con cenagales como los de las marismas del Pripyat. Los propios alemanes no tuvieron problemas en mover por esa zona sus Pz IV y StuG, vehículos con una presión sobre el suelo similar o superior a la de los carros de Detroit.

Las órdenes de avanzar llegaron a las 11 de la mañana, pero la columna no se puso en marcha hasta las 13'30. A los 10 minutos el incontenible empuje de los Guardias se agotó ante las defensas alemanas, defensas que 12 horas antes no estaban ahí. Los atacantes decidieron esperar hasta el día siguiente para recibir nuevos refuerzos. Las primeras brigadas de la 43ª InfDiv estaban ya en Nijmegen, pero al igual que los Guardias, no demostraron demasiado interés en avanzar hacia el norte. Por su parte los alemanes no estuvieron ociosos: esa misma tarde establecieron nuevas posiciones en Elst, unos 9 km al norte de Nijmegen, por si los aliados flanqueaban la primera línea defensiva.

La 1ª aerotransportada tendría que sostenerse por sus propios medios un día más.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13702
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 28 veces

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por APV »

Su único efecto positivo en la lucha fue obligar al despliegue de un nuevo KG cubriendo el flaco occidental de la carretera hacia Nijmegen
El KG Knaust que aún reforzado con cierto número de Tiger y Panthers tenía varias misiones: enfrentarse a los polacos, cubrir Elst, impedir la unión de fuerzas,...
A los 10 minutos el incontenible empuje de los Guardias se agotó ante las defensas alemanas, defensas que 12 horas antes no estaban ahí
Su cabeza de columna se encontró en Elst con un cañón autopropulsado que les bloqueó el paso (según Ryan), desconectados de la aviación (la falta de agresividad de los cazabombarderos durante toda la operación fue un grave problema) y sin suficiente infantería ni artillería.
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

Es el sino de MarketGarden. Cada vez que los Guardias tuvieron la oportunidad de avanzar con el camino despejado, frenaron, y cada vez que se pusieron en marcha el camino ya estaba bloqueado. Eso es lo que pasa por dar tiempo extra al enemigo.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Trancos-Alatriste
Capitán
Capitán
Mensajes: 2252
Registrado: 29 Dic 2006 20:17
Ubicación: Extremadura

Medallas

Parches

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Trancos-Alatriste »

Es que poner a realizar una operación tan osada como Market Garden a los británicos, los tios menos osados de toda la Segunda Guerra Mundial, era condenarla de antemano. Lo que había que hacer era avanzar lo más rápido posible, pero los ingleses se mantuvieron fieles a su enervante costumbre de, una vez conquistada una posición, asegurarla bien asegurada, y no dar un solo paso hasta que esto se hubiese llevado a cabo.

Estocada: Como comunmente se dice, no eran capaces de "andar y mascar chicle al mismo tiempo".
"Un ejército de ciervos dirigido por un león es mucho más temible que un ejército de leones mandado por un ciervo." Plutarco.

Fernando Martín
Capitán
Capitán
Mensajes: 2580
Registrado: 16 Abr 2009 17:26
Ubicación: Colonia Faventia Julia Augusta Pia Barcino

Medallas

Parches

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Fernando Martín »

Solo un pequeño comentario sobre el brillante trabajo. Creo que la unidad que mandaba el general Horrocks no era el XXX Ejército, sino el XXX Cuerpo de Ejército. Así lo pone también el propio Japa en la última parte de su espléndido trabajo.
a por ellos que son pocos y cobardes

Avatar de Usuario
Satur
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13858
Registrado: 10 Mar 2007 12:53
Ubicación: Las Palmas, España
Agradecimiento recibido: 1 vez

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Satur »

Una cita del diario de Alan Brooke: "La mitad de nuestros Comandantes de Cuerpo y de División son totalmente ineptos para sus nombramientos, y, pese a ello, si tuviera que destituirles, ¡no podría encontrar otros mejores! No tienen carácter, imaginación, empuje y facultades de liderazgo"

Es de 1942, pero al parecer en 1944 la situación no había cambiado mucho.
Cuando el líder eficaz ha dado por terminado su trabajo,
la gente dice que todo ocurrió de un modo natural.
LAO TSE.

--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

En efecto, Fernando: al copiar me he liado en alguna ocasión: se trata del XXX Cuerpo. Cuando siga adelante (este finde) lo editaré.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

VIERNES, DÍA 22

Norte de Nijmegen

A primera hora de la mañana una brigada de la 43ª InfDiv se preparó (por fin) para acompañar a los Guardias y una unidad de reconocimiento logró tomar contacto con los polacos al sur del Rin. SIn embargo el grueso del avance se retrasó y para cuando se pusieron en marcha los alemanes, una vez más, habían tomado medidas y reforzado al KG Reinhold, que defendía sus posiciones en Oosterhout, al este de la carretera hacia Arhem.

La resistencia de Reinhold se prolongó hasta las 17'30, cuando por fin una pequeña fuerza de carros y varias compañías de infantería sobrepasó el bloqueo y avanzó hasta Driel, reuniéndose con los polacos sobre las 20'00. Aprovechando la llegada de los Guardias con dos vehículos Duck los paracaidistas intentaron atravesar el río para reforzar a Urquhart y llevarle suministros, pero los camiones anfibios no lograron entrar en el agua y el cruce se realizó con medios improvisados y escasa fortuna.

Harzer reforzó sus defensas al este de Driel desplegando dos KG (Gerhard y Brinkmann) para asegurarse de que los recién llegados no podrían acercarse al puente de Arhem. Los ingleses estaban por fin en el Rin, con tres días de retraso, pero no podrían ir más allá.

Al sur de Nijmegen

La lucha volvió a recrudecerse en torno a las posiciones de la 101ª aerotransportada. Los refuerzos ingleses afluían con cuentagotas a que al escaso entusiasmo por avanzar del XXX Cuerpo se unía el embudo formado desde Neerpelt y la incompetencia del general O'Connor, del VIII Cuerpo, que debía adelantarse para cubrir los flancos de la penetración, pero no se puso en marcha hasta el día 19 y, en consecuencia, no estaba donde se suponía que debía estar cuando los alemanes contraatacaron.

El núcleo de la fuerza germana era la 107ª PzBri, reforzada con unidades procedentes del KG Walther. La PzBri atacó de forma concentrada al amanecer y poco después del mediodía sus Panther estaban a tiro del puente sobre el Guillermina. Por suerte para la 101ª la coordinación entre los panzer y los PzGr era bastante defectuosa y los paras lograron sostener sus líneas al borde de la ruptura.

Los puentes seguían en manos aliadas, pero los americanos estaban agotados tras cinco días combatiendo casi en solitario y no podían mantener la ruta abierta con sus medios, sobre todo porque estaba claro que los alemanes volverían a intentarlo al día siguiente.

Oosterbeck

Mientras estos combates se desarrollaban al sur del Rin, las tropas al oeste de Arhem estaban pasando por un verdadero infierno. Su perímetro defensivo era tan reducido que todas sus posiciones estaban a tiro de los alemanes y aunque éstos no intentaron romper sus líneas, establecieron un cinturón de artillería alrededor de los restos de la 1ª aerotransportada. Sin apoyo aéreo, los paracaidistas fueron sometidos a un bombardeo ininterrumpido a lo largo del día. Sus propios cañones estaban peligrosamente bajos de munición, y la que quedaba debía economizarse en previsión de un ataque acorazado, así que la única contrabatería de que disponían los asediados era la de las baterías del XXX Cuerpo, al sur del río.

Con el escasísimo refuerzo recibido de los polacos, las previsiones para Urquhart eran cada vez más negras, y no iban a mejorar demasiado, ya que el enemigo se estaba concentrando para destruir la bolsa aliada al día siguiente.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

SÁBADO, DÍA 23

Oosterbeck


El perímetro defendido por la 1ª Aerotransportada era una franja más o menos rectangular de terreno a la altura de Oosterbeck, delimitado al norte por la carretera que partía de Arhem y al sur por la orilla del Rin. No llegaba a los dos kilómetros cuadrados y la única protección la daban las casa de la población y los pozos de tirador excavados por los paracaidistas. Pese a las pérdidas sufridas en los días precedentes Urquhart aún disponía de unos 2500 hombres aptos para el combate, pero el número de heridos rozaba el millar, sobrepasando sobradamente las posibilidades de los escasos equipos médicos de los paracaidistas. En cuanto al armamento pesado, el mejor apoyo de los asediados eran 8 cañones de 17 libras y 19 piezas de 6 libras, amén de un par de docenas de obuses de 75 mm. No eran demasiadas bocas de fuego y el área ocupada por los paras era demasiado reducida como para poder hacer lanzamientos con éxito, así que no había demasiada munición disponible.

Bittrich no había dado demasiada importancia a la bolsa de Oosterbeck porque no suponía una amenaza para el puente de Arhem y consideraba mucho más necesaria la contención del avance aliado al sur. Sin embargo la llegada de los carros ingleses a la ribera del Rin cambió la situación: incluso con fuerzas tan menguadas, Urquhart podía defender sus posiciones apoyando un cruce anfibio del río, lo que comprometería seriamente la defensa de Arhem. Model dio órdenes muy claras al respecto: había que acabar con los paracaidistas cuanto antes.

Las líneas de los ingleses fueron machacadas concienzudamente por la artillería germana, pero los intentos de ruptura fueron infructuosos. En los días precedentes los mandos alemanes habían logrado sostener combates defensivos muy exitosos improvisando agrupaciones con fuerzas muy dispares, pero lo que valía para la defensa no era igual de práctico en un ataque. Los paracaidistas eran veteranos bien preparados mientras que los soldados que cercaban la zona eran una mezcolanza de oficinistas, policías, aduaneros, personal de la LW… estructurados en torno a pequeños núcleos duros, principalmente de las Waffen SS. La coordinación en combate de tropas tan heterogéneas se reveló un problema, sobre todo a la hora de combatir en un escenario urbano. El día transcurrió sin que los hombres de Harzer lograran un avance visible, y se decidió hacer un intento definitivo en cuanto hubiera más refuerzos disponibles.

Norte de Nijmegen

A lo largo de la mañana del 23 los Guardias y la 43ª fueron despejando la ruta desde Nijmegen a Driel, y hacia media tarde las posiciones de los paracaidistas polacos habían sido convenientemente reforzadas por una brigada de infantería. Sin embargo el KG Knaust, que defendía el área de Elst, logró mantener sus posiciones, y las tropas del batallón de reconocimiento de los Frundsberg establecieron una nueva línea de defensa más al oeste de la fábrica de ladrillos, casi enfrente de la orilla ocupada por Urquhart. Alcanzar Arhem desde Nijmegen o Driel iba a ser muy difícil.

Sur de Nijmegen

Las tropas alemanas que flanqueaban las posiciones de la 101ª fueron reforzadas y reagrupadas por la noche. Al llegar la madrugada los americanos fueron atacados desde el este por lo restos del 19 PzGrReg y un batallón de cazacarro, mientras un batallón de Fallschirmjäger lo hacía desde el oeste.

Los paracaidistas de la 101ª rechazaron el ataque de sus pares alemanes sin demasiadas dificultades, y la amenaza del VIII Cuerpo, que avanzaba desde el sur, forzó la retirada del resto de los atacantes. Una vez reforzados, los americanos expandieron su perímetro y con ayuda de los carros ingleses expulsaron de la zona a la 107ª PzBri, que trataba de mantener cerrado el camino a Nijmegen. La brigada quedó seriamente diezmada, dejando sobre el terreno más de la mitad de los carros que aún tenía operativos.

La situación alemana se volvió bastante problemática con la llegada del VIII cuerpo y se complicó aún más por una nueva oleada de planeadores que aterrizó sobre media tarde reforzando las posiciones de la 82ª en Nijmegen. Con la ruta desde Neerpelt despejada, rechazar a los aliados al sur del Rin quedaba más allá de las posibilidades de Model, sobre todo ahora que le tiempo empezaba a mejorar y la aviación aliada empezaba a hacer sentir su presencia. Atacantes y defensores estaban en tablas.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

DOMINGO, DÍA 24

Norte de Nijmegen


Con fuerzas cada vez más numerosas en la orilla sur, Horrocks recuperó el optimismo, considerando que aún era posible apoyarse en las fuerzas de Urquhart para cruzar el río, ya que tomar el puente de Arhem desde el Sur estaba más allá de sus posibilidades. Los paracaidistas polacos habían intentado de nuevo cruzar el cauce al amanecer, con resultados muy escasos (apenas 150 hombres lograron reunirse con las tropas de la orilla norte) pero eso no desalentó a los mandos ingleses. Los desesperados informes que se recibían desde Oosterbeck tampoco lograron cambiar los planes británicos, aunque sí los aceleraron, ya que Horrocks y Browning acordaron que si esa noche no se lograba asegurar el paso, Urquhart recibiría la orden de retirarse.

Los polacos recibieron la orden de encabezar el asalto por dos puntos: el embarcadero del ferry y un tramo del río situado más al este, cerca del puente ferroviario volado el día 17. Era un plan muy arriesgado, ya que pondría a los asaltantes en plena línea de fuego alemana y una buena parte de ellos no iría directamente al tramo defendido por los paras, sino que tendría que moverse hacia el oeste según cruzara el río para llegar a las líneas de la 1ª aerotransportada. De cualquier modo era la última oportunidad para amortizar la operación.

No habría ocasión: los alemanes contraatacaron, tratando de aislar a las fuerzas que habían enlazado con los polacos. Un regimiento de Fallschirmjäger, apoyado por varias unidades entresacadas de los KG en el área, cortó la carretera al sur de Veghel interrumpiendo así el flujo de refuerzos aliados. A las 22'00, cuando debía iniciarse el cruce, la 43ª división sólo había logrado hacer llegar al río una media docena de botes de goma.

Pese a todo 250 voluntarios del 4º regimiento de Dorset se lanzaron al agua y trataron de atravesar el río con algunos suministros. Fue en vano: en la oscuridad la mayor parte de las embarcaciones se desorientaron y tocaron tierra frente a posiciones alemanas.

La arteria que unía el Rin con el grueso del XXX Cuerpo estaba seriamente amenazada. Horrocks, fuertemente deprimido, asumió que Garden había fracasado.

Oosterbeck

Harzer debía acabar con la bolsa aliada a lo largo del día, y decidió sacar de primera línea a las unidades improvisadas que hasta entonces habían sostenido el cerco. Además concentró una buena cantidad de equipamiento pesado, incluyendo dos compañías de Tiger II del 506 SpzAbt.

Empero, el ataque que dio comienzo al alba arrancó con malos auspicios: uno de los carros pesados recibió por azar un impacto de mortero en las rejillas de ventilación, quedando prácticamente destruido al reventar su munición. Sus compañeros no fueron de mucha más utilidad, ya que el cúmulo de ruinas urbanas era ideal para emboscar a los asaltantes y a quemarropa incluso los PIAT resultaban letales para los grandes gatos. A lo largo de la mañana 13 vehículos entre panzer y StuG resultaron destruidos o inutilizados por los defensores y pese al diluvio de artillería que apoyaba a los alemanes las líneas británicas resistieron el embate varias horas.

Pese al desesperado valor de los paracaidistas el perímetro apenas medía ya un km de ancho y sólo la contundente acción de la artillería del XXX Cuerpo y algunas escuadrillas de cazabombarderos impidieron que la resistencia colapsara antes de caer la noche. Al disminuir la intensidad de los combates se acordó una tregua para evacuar a los heridos ingleses, que ya sumaban cerca de 1500. Aprovechando el respiro, Urquhart empezó a planificar la retirada, ya que estaba muy claro que nadie iba a cruzar el río en su ayuda.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13702
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 28 veces

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por APV »

apoyarse en las fuerzas de Urquhart para cruzar el río
Tanto los cruces en botes como el uso de los anfibios Dukw fueron poco efectivos además de escasos.

Lo que plantea una duda una operación que suponía cruzar varios ríos con la posibilidad de que los puentes hubieran sido volados y que previamente había reunido muchos ingenieros para esa hipótesis, no podía disponer de equipo de cruce o de construcción con mayor rapidez (la tardanza con los botes ya hbía pasado antes); ¿acaso no podían enviarles por aire el material? para por ejemplo contruir un pontón sobre el Rhin.
Pese a todo 250 voluntarios del 4º regimiento de Dorset se lanzaron al agua y trataron de atravesar el río con algunos suministros.
Voluntarios a medias, el coronel Tilly escogió a los más veteranos de su unidad para formar una fuerza de 420 hombres, pero sólo 239 llegaron a la orilla norte, llevando las órdenes de retirada.
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

Sí, como suele decirse, voluntarios de aquella manera
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

APV escribió:
apoyarse en las fuerzas de Urquhart para cruzar el río
Tanto los cruces en botes como el uso de los anfibios Dukw fueron poco efectivos además de escasos.

Lo que plantea una duda una operación que suponía cruzar varios ríos con la posibilidad de que los puentes hubieran sido volados y que previamente había reunido muchos ingenieros para esa hipótesis, no podía disponer de equipo de cruce o de construcción con mayor rapidez (la tardanza con los botes ya hbía pasado antes); ¿acaso no podían enviarles por aire el material? para por ejemplo contruir un pontón sobre el Rhin.
Pese a todo 250 voluntarios del 4º regimiento de Dorset se lanzaron al agua y trataron de atravesar el río con algunos suministros.
Voluntarios a medias, el coronel Tilly escogió a los más veteranos de su unidad para formar una fuerza de 420 hombres, pero sólo 239 llegaron a la orilla norte, llevando las órdenes de retirada.
Un caso típico de imprevisión sumada al exceso de confianza: los botes y el material de pontoneros estaban en el atasco, a kil´çometros de donde eran necesarios. Total, como el plan era perfecto y nada podía salir mal…
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

Y llegamos al final. Mañana expondré el análisis y el finde podré empezar a subir la primera parte de Guardia en el Rin (que lo estabais deseando, lo sé, conozco ese brillo en vuestros pícaros ojillos)

LUNES, DÍA 25

Oosterbeck


A las 6 de la madrugada del lunes Urquhart recibió autorización para retirarse de Arhem y a las 10'30 el general cursó su órdenes al respecto. Un último intento de reabastecimiento aéreo fracasó ante el fuego AA alemán y la llegada de varias escuadrillas de caza, pero a esas alturas ya no era algo que preocupara a los ingleses: su único miedo era que el inicio del repliegue fuera apercibido por los alemanes y todo acabara en un baño de sangre.

Ese temor era más que razonable dada la dureza de los combates el día anterior, pero los alemanes no esperaban algo así. Ignorando que el mando aliado había dado por perdida la situación, los sitiadores confiaban se rendirían en cuanto se les acabaran sus escasos pertrechos, en uno o dos días a lo sumo. Mientras mantenían la presión sobre el perímetro estaban buscando un altavoz potente para exigir la capitulación británica en cuanto hubiera una ruptura de sus defensas. SIn embargo las tropas alemanas, pese al refuerzo de los Tiger II, que fueron distribuidos entre los diversos KG atacantes, no lograron fraccionar la bolsa. La mayor acometida, a primera hora de la tarde, logró avanzar varios centros de metros, pero su ímpetú se agotó antes de que lograra cortar las inglesas al otro lado de la bolsa. La resistencia de los paracaidistas fue mucho más dura de lo que había previsto Harzer y durante la tarde la intensidad de los combates decayó.

El mal tiempo volvió a pesar en el campo de batalla, pero esta vez lo hizo a favor de los aliados: la lluvia empezó a cubrir el campo de batalla sobre media tarde y a la caída de la noche la visibilidad era casi nula. A cubierto de la oscuridad 2398 hombres alcanzaron la orilla y atravesaron el Rin. Market había terminado.

Norte de Nijmegen

A lo largo del lunes los combates se sucedieron en la ruta hacia el Rin, mientras los alemanes trataban de mantener cortada la carretera desde Nijmegen y los aliados hacían lo posible por reabrirla. Al final de la tarde los angloamericanos habían despejado por fin el camino, pero los ingenieros necesitarían algún tiempo para retirar las minas y asegurar el firme. En cualquier caso ya no había urgencia por emplear la vía: sus primeros usuarios nos serían nuevas tropas camino del norte, sino la procesión de los supervivientes de la 1ª Aerotransportada, que durante la mañana del día 26 se arrastraron hacia las líneas aliadas. A pie, porque nadie se acordó de preparar tranportes para los agotados soldados de Urquhart.

La ofensiva aliada estuvo repleta de despropósitos desde su mismo inicio, así que, aunque triste, era un final sorprendentemente adecuado para Market Garden.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13702
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 28 veces

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por APV »

A pie, porque nadie se acordó de preparar tranportes para los agotados soldados de Urquhart.
Parece que si prepararon algunos pero fueron muy pocos (¿pesimistas en cuanto al número de bajas o acaso otro de tantos errores?) por lo que muchos soldados debieron caminar.
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Oskar Matzerath
Capitán
Capitán
Mensajes: 2293
Registrado: 23 May 2007 16:40
Agradecido : 1 vez

Medallas

Parches

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Oskar Matzerath »

Japa escribió:Y llegamos al final. Mañana expondré el análisis y el finde podré empezar a subir la primera parte de Guardia en el Rin (que lo estabais deseando, lo sé, conozco ese brillo en vuestros pícaros ojillos)
Eres un golfo, :) cómo nos conoces.
"Sólo un hospital muestra verdaderamente lo que es la guerra".- Paul Baumer

Quinto_Sertorio
General de División
General de División
Mensajes: 5965
Registrado: 06 May 2005 21:46

Parches

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Quinto_Sertorio »

Y llegados a este punto, yo diría, que los únicos que cumplieron en Market Garden... Fueron los paracas. Como era de esperar, por otra parte.

Saludos
¡¡A España, servir hasta morir!!

Los hombres se cansan antes de dormir, de amar, de cantar y de bailar que de hacer la guerra -- Homero.

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

RESUMIENDO

La prensa aliada vendió Market Garden como una gran victoria, una ofensiva triunfal que había logrado alcanzar el 90% de sus objetivos. Es cierto que los carros británicos llegaron al borde del Rin, tomando todos los puentes y cruces del camino salvo el último, luego desde un punto de vista numérico la mentira no era demasiado flagrante. Pero desde el punto de vista operativo el fracaso era completo, porque el objetivo era precisamente atravesar el Rin: los demás objetivos, (los demás puentes) eran medios para llegar hasta el río y cruzarlo, salvando así la barrera que protegía el corazón de Alemania. No hay otro modo de verlo: fue una derrota al 100%

Al acabar la guerra la verdad se abrió paso con incómoda rapidez, y los británicos buscaron algún modo satisfactorio de explicar el desastre y que, a ser posible, no dejara por los suelos la reputación del ejército de Su Majestad. Las causas oficiales de la derrota aliada fueron establecidas en los años sesenta:

• 1. Los paracaidistas ingleses saltaron demasiado lejos de sus objetivos
• 2. Los alemanes descubrieron los planes aliados
• 3. Los paracaidistas tuvieron que enfrentarse a poderosas agrupaciones panzer de las
• 4. Arhem era Un Puente Demasiado Lejano: los paracaidistas no podían resistir hasta que llegara la caballería
• 5. La caballería no llegó a tiempo porque la resistencia alemana frente al XXX Cuerpo era demasiado fuerte


Tres de las causas atribuyen el fracaso a las condiciones de la lucha al norte del Rin, otra a un golpe de mala suerte y la quinta se refiere a la batalla al sur del RIn, Garden. A priori eso parece indicar que la derrota se gestó en la batalla por el puente de Arhem. Veamos que sucede si confrontamos esas conclusiones con la realidad de la batalla que acabamos de describir.

El azar puede descartarse desde el primer momento: el hallazgo de los planes aliados no dio una ventaja significativa a los alemanes porque las líneas básicas de su defensa quedaron establecidas antes de que esa información fuera traducida y analizada por Model y su Estado Mayor.

Vayamos a Arhem. Es cierto que la lejanía de las zonas de lanzamiento impidió que los paracaidistas se apoderaran del lado sur del puente, pero no impidió que tomaran el lado norte. Si en vez de desperdigar sus fuerzas y perder un tiempo precioso en las primeras horas de la batalla Urquhart se hubiera lanzado de inmediato sobre los cruces, hubiera podido capturarlos antes de que se endureciera la resistencia.

En cualquier caso, los paras se hicieron con el lado Sur del puente de Arhem, y lo sostuvieron desde el día 17 hasta la noche del día 20, contra una presión enemiga que era muy superior a la prevista. Ahora bien: a la hora de planear Market Garden se consideró que era imposible que los hombres de Urquhart aguantaran más allá del día 19. SI, como estaba previsto, la división de Guardias hubiera llegado al Rin el día 19, o incluso durante el día 20, el batallón de reconocimiento de la Hohenstaufen, que hasta ese momento era la principal agrupación en la orilla sur, no hubiera podido resistir su embestida. Los Sherman habrían podido atravesar el puente casi sobre la marcha ya que Bittrich había prohibido que el puente se volase, pasara lo que pasara.

Es decir, al margen de lo sucedido en Arhem del 17 al 20 de septiembre, Market Garden podría haber sido un éxito.

Eso nos devuelve a la lista de excusas: hasta el día 23 de junio los únicos medios blindados empleados por los alemanes en Arhem fueron un puñado de viejos Pz III y IV de las escuelas de adiestramientos y unos cuantos StuG. Los primeros refuerzos acorazados llegaron después de que se perdiera el puente, no antes, luego la escena de la película de 1977 en la que los panzer atraviesan el puente invulnerables al fuego de los paracaidistas es, como mucho, una licencia poética.

Así pues, la batalla se perdió porque los Guardias no llegaron, y según la versión oficial, no lo hicieron porque el puente estaba demasiado lejos y la resistencia alemana fue feroz y fanática. Pero no es eso lo que hemos visto: Los Guardias simplemente no avanzaron.

Supongamos que la división de Guardias hubiera actuado como estaba previsto. El primer día los Guardias se detuvieron porque sí cuando sólo habían recorrido 12 km de marcha, y sin un sólo enemigo entre ellos y Eindhoven. Al día siguiente sí hubo resistencia, pero los cañones que frenaron a los Guardias hasta entrada la tarde no estaban ahí el día antes. Así que los carros ingleses podían haber estado en Eindhoven la noche del 17 y los ingenieros habrían podido empezar a tender el puente Bailey sobre el Guillermina durante la madrugada.

Con el Bailey listo hacia el mediodía del día 18, los carros de avanzada habrían podido alcanzar Nijmegen en dos o tres horas (eso es lo que tardaron el día 19), a tiempo para apoyar a los paracaidistas de la 82ª que, recordemos, se enfrentaron ese día en solitario al contraataque encabezado por los Frundsberg. Con el refuerzo de la 5ª brigada acorazada y la segunda oleada de planeadores, Gavin habría podido organizar un asalto en fuerza contra el puente para la mañana siguiente. Un asalto así tiene muchos imponderables, pero no olvidemos que un golpe mucho más desesperado tuvo éxito el día 20, así que podemos suponer que el día 19 sobre el mediodía los Guardias habrían atravesado el puente de Nijmegen.

¿Que distancia había hasta Arhem? Unos 18 km. ¿Qué obstáculos? Ninguno. No hubo defensas firmes en esa carretera hasta el día 21 de septiembre, y pudieron desplegarse sólo porque los ingleses les dieron un respiro de casi 12 horas. Si el día 19 sobre media tarde los carros de la 5ª Brigada hubieran avanzado directamente hacia el norte habrían alcanzado el lado sur del puente en tres, tal vez cuatro horas, atacando a sus defensores por la espalda y enlazando con la 1ª aerotransportada.

Por supuesto muchas cosas podrían haber salido mal, pero los paracaidistas lograron ganar un día extra de plazo, luego incluso con un retraso acumulado de 24 horas los Sherman de Horrocks podrían haber tomado el cruce del Rin.

Es decir, si la vanguardia del XXX simplemente hubiera avanzado de acuerdo a las órdenes recibidas, Market Garden habría sido una victoria, porque la resistencia que fueron encontrando por el camino no hubiera estado allí.

La clave de la batalla no estuvo en Market: los paracaidistas americanos hicieron su trabajo casi a la perfección, los ingleses lo hicieron aceptablemente bien pese a las circunstancias y en cualquier caso todos derrocharon valor y sangre. Los panzer tampoco decidieron nada: las únicas unidades acorazadas bien equipadas que intervinieron, la PzBri 107 y el SpzAbt 506, llegaron más tarde y tuvieron un desempeño muy poco digno, debido a la inexperiencia en un caso y a un empleo inadecuado en el segundo. Y el puente de Arhem, pese a la leyenda, no estaba tan lejos.

La causa de la derrota aliada fue Garden. Por cobardía, por pereza o simplemente por costumbre los mandos del XXX Cuerpo fueron incapaces de actuar con la audacia requerida y rapidez que se requería. En la planificación aliada el tiempo era el factor más importante de todos, y eso fue precisamente lo que perdió la división inglesa: el tiempo. Un tiempo precioso que los alemanes agradecieron y aprovecharon. Para cuando los ingleses llegaron al Rin, la suerte de la batalla ya estaba decidida.

Tras la batalla muchos mandos y soldados alemanes fueron condecorados, pero si alguien se hizo merecedor en esos días de la cruz de hierro fue, sin duda, el general Allan Adair de la División Acorazada de Guardias, un mando típicamente británico que fue capaz de encontrar un pero ante cada oportunidad y que logró rescatar la derrota de entre las fauces de la victoria.
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13702
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 28 veces

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por APV »

En cualquier caso, los paras se hicieron con el lado Sur del puente de Arhem
Querrás decir lado norte.
los únicos medios blindados empleados por los alemanes en Arhem fueron un puñado de viejos Pz III y IV de las escuelas de adiestramientos y unos cuantos StuG
Olvidas los vehículos acorazados, cierto que su papel en el puente no fue bueno pero suponían al menos un buen apoyo a la infantería alemana y era más que lo que tenían los paracaidistas.
Las causas oficiales de la derrota aliada fueron establecidas en los años sesenta:
Otra de las causas serían las radios, bien por no estar adecuadamente sintonizadas bien por tras tantas ordenes de salto no estaban recargadas, lo que anulaba la posibilidad de comunicarse con la aviación para apoyar a los paracaidistas, de coordinar las acciones de éstos y de aclarar la situación.
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

yossarian
Teniente
Teniente
Mensajes: 1885
Registrado: 25 Oct 2007 16:28
Ubicación: Barcelona

Medallas

Parches

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por yossarian »

Excelente análisis, Japa.

Cuando pienso en esta operación, tengo la sensación de que Monty hubiera querido emular a Patton, con rupturas de frente y profundas y rápidas penetraciones, pero sin tener en cuenta que sus ejércitos nunca habían operado con esa doctrina.
El éxito que quisieron apuntarse consistió en un saliente que no llevaba a ninguna parte.
El análisis que hacen los autores en "La guerra que había que ganar", concluye que, estratégicamente, la operación tampoco hubiera conducido a nada en caso de éxito. Cito de memoria, pero más o menos venían a decir que, aún cruzando el Rin, Montgomery no hubiera sabido cómo continuar o no hubiera podido explotar convenientemente la ruptura ( el estuario del Escalda cerrado, una ruta de aprovisionamiento larga y muy estrecha)
En fin, cuanto más leo sobre esta operación, mayor se hace el despropósito y el desperdicio en vidas.

Saludos
Una auténtica historia de guerra nunca es moral. No instruye, no alienta la virtud, ni sugiere modelos de comportamiento humano correcto, ni impide que los hombres hagan las cosas que siempre han hecho. Si una historia parece moral, no la creáis. (...)
Tim O'Brian "Las cosas que llevaban"
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

APV escribió:
En cualquier caso, los paras se hicieron con el lado Sur del puente de Arhem
Querrás decir lado norte.
los únicos medios blindados empleados por los alemanes en Arhem fueron un puñado de viejos Pz III y IV de las escuelas de adiestramientos y unos cuantos StuG
Olvidas los vehículos acorazados, cierto que su papel en el puente no fue bueno pero suponían al menos un buen apoyo a la infantería alemana y era más que lo que tenían los paracaidistas.
Las causas oficiales de la derrota aliada fueron establecidas en los años sesenta:
Otra de las causas serían las radios, bien por no estar adecuadamente sintonizadas bien por tras tantas ordenes de salto no estaban recargadas, lo que anulaba la posibilidad de comunicarse con la aviación para apoyar a los paracaidistas, de coordinar las acciones de éstos y de aclarar la situación.
Por partes: sí, se me fueron los puntos cardinales :oops: : gracias por el aviso (lo he corregido ahora mismo en el archivo principal)

En efecto, los alemanes tenían algunos blindados de ruedas y semiorugas, pero los ingleses tenían medios para enfrentarse a ese tipo de vehículos, como se vio cuando el batallón de reconocimiento de la Hohenstaufen trató de atravesar el puente y se dejó dos docenas de vehículos y su comandante en el intento. En cualquier caso son medios que quedan muy lejos del concepto "imparable ataque panzer" que se refleja en la escena final del puente en la película. Por cierto que si en 1944 los alemanes hubieran empleado leorpards 1A4 como en la peli, probablemente los ingleses se los hubieran merendado con sus cañones de 6 y 17 libras, ya que estaban bastante peor protegidos que los Panther que supuestamente encarnan, e incluso que los Pz IV.

(voy a corregirlo para evitar ambigüedades en el texto madre: quería decir que los únicos medios acorazados eran los Pz III y IV y los StuG; los SdKfz 250 y los diversos vehísulos de ruedas son blindados, no acorazados)

En cuanto a las causas e imprevistos, soy de la opinión de que aunque todo, absolutamente todo hubiera salido según lo previsto en Arhem (las radios, los lanzamientos, la toma del puente, los suministros, la llegada de los polacos…) aún así habrían fracasado, porque los Guardias no llegaron hasta entrada la tarde del 22, es decir, tres días después del plazo previsto, no por errores de planificación o imprevistos, sino por que no les dio la real gana de moverse
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Fernando Martín
Capitán
Capitán
Mensajes: 2580
Registrado: 16 Abr 2009 17:26
Ubicación: Colonia Faventia Julia Augusta Pia Barcino

Medallas

Parches

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Fernando Martín »

Y si no les dió la gana de moverse ¿que hacían Horrocks y Montgomery?
a por ellos que son pocos y cobardes

Avatar de Usuario
Japa
Coronel
Coronel
Mensajes: 4749
Registrado: 10 Jul 2007 23:00
Agradecido : 14 veces
Agradecimiento recibido: 6 veces
Contactar:

Re: Panzer, detrás del mito (V): Ragnarok

Mensaje por Japa »

En esencia, hacían oídos sordos y buscaban justificaciones para no avanzar. Mirusté, es que los sherman están gastados y hay que cambiarles la tapa del delco, es que está muy oscuro y vaya usté a saber qué hay delante, es que llueve y te resfrías, es que hace mucho sol y molesta en los ojos…

Supongamos por un momento que la actitud de Urquhart hubiera sido similar a la de sus compañeros. Monty habría amanecido el día 17, se habría sentado a desayunar y mientas se untaba la tostada habría comentado…

– ¡Una mañana perfecta para el asalto aéreo! ¿Todo va según los planes?

y su asistente le habría dicho, mirando al suelo…

– Vera, mariscal, es que…, no sé como decírselo… se va usted a reir… los paracaidistas no han subido a los aviones

– (atragantándose con la tostada) atjo, atjo, cjum,… glus glus (bebe te para no ahogarse)… COOOOMOOOORRRRRR????!!!!

Llamada a Urquhart, todavía con la servilleta anudada al cuello

– ¡URQUHART! ¡¡¿PORQUÉ NO ESTÁN SUS HOMBRES VOLANDO HACIA ARHEM?!!

Urquhart, cómodamente sentado a la sombra de un C-47 mientras se aprieta unas galletas de su ración K

– Pues verá, jefe, es que nos hemos dicho, que en vez de salir hoy, saltar, y tirarnos tres días ahí en Holanda, donde Cristo perdió el gorro, sin saber qué hacer a la espera de que lleguen los Guardias, que no dudo ni por un momento de que lleguen, ojo, que son buena gente de la que ya no hay, pues eso, que mejor nos quedamos aquí, calentitos, y dentro de tres días, cuando esos chicos estén a punto de llegar al Rin, pues saltamos y tomamos los puentes entonces, que es cuando van a hacer falta, y no antes. Y una cosa llevó a la otra, y bueno, pues que nos hemos puesto cómodos, se nos ha hecho la hora, y aquí estamos. Pero usted, tranqui, ¿eh? que en cuanto nos digan los de la Quinta Brigada, que son irlandeses, y uno puede decir muchas cosas malas de los irlandeses, pero si han dicho que llegan, es que llegan, si lo sabré yo, que son la sal de la tierra, pues eso, que nos subimos a los aviones y en marcha, bien frescos y descansados.

– ………jjjjjjjjj…… (sonido agónico mientras Monty se pone azulado)

_ Ojo, patrón, que no es por no ir, ¿eh? que si se tiene que ir se va, pero ir por ir es tontería.

– (al otro lado de la línea una ambulancia se lleva a un mariscal con apoplejía)
Feo, bajito y dicharachero
--------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Responder

Volver a “Historia Militar General”