Historia de los militares incompetentes

"Personajes" que han dejado o pretendido dejar huella en la Historia Militar Internacional.

Moderador: Fernando Martín

Flogger
Alferez
Alferez
Mensajes: 1422
Registrado: 22 Ago 2007 00:31
Ubicación: La Muy Fiel y Reconquistadora Ciudad de San Felipe y Santiago de Montevideo

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Flogger »

Como Incompetentes siempre han sobrado,
no tienes excusas para no continuar con tus excelentes relatos! :dpm:
Saludos


La "Pérfida Albión" se mantenía entre bastidores por todas partes, ofreciendo ánimos y guineas de oro a quién quisiera arriesgar su trono para destruir a su archienemigo.

LEIPZIG 1813
PETER HOFSCHROER

Avatar de Usuario
Gebisjager
Brigada
Brigada
Mensajes: 946
Registrado: 17 Ago 2007 11:05
Ubicación: Pirineos

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Gebisjager »

Flogger escribió:Como Incompetentes siempre han sobrado,
no tienes excusas para no continuar con tus excelentes relatos! :dpm:
Saludos
Tienes razón amigo Flogger, militares imcompetentes, a todos los niveles, ha habido, hay y espero que menos en el futuro.

Dame tiempo, tengo material de sobra acerca de varios personajes y batallas y campañas, pero diversos quehaceres me tienen ocupado, desatendiendo la labor de estar compartiendo opiniones y buenos ratos en nuestro querido Foro.

Paciencia. :wink:

Saludos.
Inter arma, silent leges

"No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios." - Charles Darwin

Haeften.
Sargento 1º
Sargento 1º
Mensajes: 454
Registrado: 10 Jul 2008 19:58

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Haeften. »

Habrìa que considerar como militares incompetentes a Italo Balbo y Rudof Gracciani, del ejèrcito del Duce en el Norte de Africa
La voz interior me dice que siga combatiendo contra el mundo entero, aunque me encuentre solo. Me dice que no tema a este mundo sino que avance llevando en mí nada más que el temor a Dios.
Mahatma Gandhi

Avatar de Usuario
Gebisjager
Brigada
Brigada
Mensajes: 946
Registrado: 17 Ago 2007 11:05
Ubicación: Pirineos

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Gebisjager »

Haeften. escribió:Habrìa que considerar como militares incompetentes a Italo Balbo y Rudof Gracciani, del ejèrcito del Duce en el Norte de Africa
Imagen Italo Balbo

Imagen Rodolfo Graziani

Buen apunte compañero Haeften, los Mariscales Italo Balbo y,su continuador, Rodolfo Graziani, en la campaña italiana en el norte de África de 1940 cosecharon una estrepitosa derrota, al iniciar una ofensiva guiados más bien por el entusiasmo.Pero la realidad es que el ejército italiano contaba con gran precariedad de medios y numerosos mandos mediocres, empezando por su generalato.

viewtopic.php?f=55&t=13718&p=337697&hil ... bo#p337697" onclick="window.open(this.href);return false;

Imagen
Visconti Prasca

Pero dentro del generalato italiano quien se lleva la palma a mí parecer es el General Sebastiani Visconti Prasca, un auténtico “trepa”, que llevó al cataclismo a las tropas italianas contra los griegos en Albania (Epiro). Te remito al siguiente enlace, que no tiene desperdicio:

viewtopic.php?f=55&t=7581&p=138345&hili ... ca#p138345" onclick="window.open(this.href);return false;


Saludos.
Inter arma, silent leges

"No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios." - Charles Darwin

Avatar de Usuario
Gebisjager
Brigada
Brigada
Mensajes: 946
Registrado: 17 Ago 2007 11:05
Ubicación: Pirineos

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Gebisjager »

LA BATALLA DE ARUSIO (105 a.C)

Imagen Guerreros Cimbrios

Las tribus de cimbrios y teutones constituían grandes hordas de pueblos emigrantes que causaban gran admiración por sus cuerpos esbeltos, largas trenzas rubias, ojos azules, al igual que sus mujeres de formas vigorosas y robustas comparables en talla y fuerza a sus maridos. En cuanto a la manera de batirse a diferencia de los celtas, cubrían su cabeza con un yelmo de bronce, a veces ricamente adornado, y contaban con una terrible arma arrojadiza, el "materis", una especie de venablo. También portaban la espada larga y solían vestir coraza. Poseían unidades de caballería aunque muy inferiores a las romanas. En cuanto al orden de combate se aglomeraban, sin arte, en una especie de falange tan ancha como larga, y en los días de combates más peligrosos, sus primeras filas estaban unidas por cuerdas que pasaban entre sus cintos de metal. Se batían con bravura, para ellos la muerte en el campo del honor les parecía la única digna del hombre libre, pero terminada la lucha, cometían excesos de una bestialidad verdaderamente repugnante, ofreciendo a sus dioses guerreros todo lo que la victoria pusiese en sus manos vencedoras. En tal caso, se destruía completamente el botín mueble, se mataba a los caballos y se colgaba a los cautivos o se les reservaba para sacrificios sangrientos.

Imagen
Guerreros cimbrios

Como quiera que fuese, el pueblo apátrida de los cimbrios, detenido largo tiempo ante las puertas del sur por los celtas (boios) del Danubio, pudo romper por fin tal barrera. Las migraciones de las tribus cimbrias se adentraron por territorio galo por la zona de los Alpes de Carniola (territorio de los tauriscos), y alteraron el equilibrio de fuerzas existente tras la batalla de Noreia, al absorber a tribus menores, e incitando o provocando a otras tribus al conflicto contra Roma.

Los cimbrios podían haber penetrado inmediatamente en Italia, pero prefirieron volver hacia el oeste en busca de tierras. En la Jura se les unieron el pueblo celta de los Helvecios, los cuales se adentraron en la Galia occidental, donde se les opuso el ejército romano del cónsul Lucio Casio Longino, que se dejó caer en una emboscada junto con su lugarteniente, el consular Cayo Pisón, y la mayor parte de sus soldados. Las cosas llegaron a tal extremo de malestar, que Tolosa una de las ciudades más fuertes de la provincia romana, se sublevó contra la República y expulsó a toda su guarnición. En tanto y en cuanto, los cimbrios se entretenían y los Helvecios no amenazaban inmediatamente la provincia, se envió como nuevo general a Quinto Servilio Cepión, el cual saqueo a placer las riquezas acumuladas en antiguo y celebre santuario del Apolo galo en Tolosa. Mientras tanto, el ejército romano se mantuvo a la defensiva y se guarnecieron la provincia con tres poderosos ejércitos, a la espera de que su principal enemigo, los cimbrios, renovasen el ataque. Estos llegaron en octubre de 105 a. C., conducidos por su rey Boyorix. La disposición del ejército romano era la siguiente: Cepión, con 40.000 legionarios y 15.000 auxiliares, mandaba la orilla derecha del Ródano ; en la orilla izquierda el cónsul Gneo Manlio Máximo, con 55.000 legionarios y 30.000 auxiliares; y bajo sus órdenes, mandando otro cuerpo de ejército, el consular Marco Emilio Escauro.

Imagen
Batalla de Arausio 105 AC. 1 ataque de Cepión y ataque de ambrones, teutones contra su campamento; 2 ataque de los cimbrios contra el cónsul Malio. 3 los teutones se unen a los cimbrios en el ataque; 4 los romanos intentan una última resistencia delante del río; 5 muchos romanos perecieron al intentarr cruzar el Ródano y huir.

Es preciso aclarar que mientras Cepión era un noble patricio , Malio era un "homo novus" de baja estirpe. No obstante, Cepión debía subordinarse a Malio por ser éste el cónsul en ejercicio, pero su orgullo se lo impedía, hasta el punto de acampar en la orilla opuesta del río con tal de no estar bajo su mando.
Mientras tanto, Malio envió a su caballería de unos 5.000 jinetes, bajo las órdenes de Escuaro, a que acampara más al norte, con el doble objetivo de vigilar y desanimar a los cimbrios, pero consiguió el efecto contrario. Los germanos rodearon el campamento romano, penetraron en él, y acabaron con toda resistencia . Escauro fue capturado vivo y llevado ante Boiorix, rey de los cimbrios, a quien de forma arrogante le dijo que diera la vuelta si no quería ver su pueblo vencido y aniquilado por Roma. En respuesta, fue quemado vivo en una jaula de mimbre.

A su vez, unos representantes del senado habían llegado para intentar unir los dos ejércitos, pero cuando parecía que Cepio iba a ceder, este cruzó el río y acampó separado Malio cerca de Arausio (Orange), puesto que aspiraba a la absoluta independencia en el mando. Esta situación dejaba a los germanos entre los dos ejércitos romanos.

Boiorix, al verse rodeado de dos ejércitos, se replanteó la situación y comenzó unas negociaciones con Malio. Cepión, temeroso de que Malio obtuviera el éxito en las negociaciones y regresara a Roma como un héroe, lanzó un ataque unilateral contra el campamento cimbrio el 6 de octubre. Sin embargo, la naturaleza precipitada del asalto unido a la tenaz resistencia cimbria causó la aniquilación del ejército de Cepión. Además, los cimbrios también arrasaron el campamento del procónsul, que había quedado prácticamente desprotegido.

Imagen
Batalla de Arausio 105 AC. Asalto al campamento romano

Los cimbrios, ante la perspectiva de una victoria fácil, se abalanzaron contra las legiones del cónsul Malio, moralmente hundidas tras presenciar la masacre de Cepión y sus hombres. Malio desplegó sus legiones frente al campamento apoyando su flanco izquierdo en el río, pero no pudo proteger su lado derecho al no tener caballería que maniobrara en esa área para evitar un flanqueo, por lo que su ejército fue desbordado por la derecha, llevado contra el río y masacrado, produciéndose una gran mortandad entre los legionarios al no poder huir a nado por el río Ródano, el cual se encontraba a sus espaldas (el peso de las armaduras arrastró a muchos hasta el fondo).

Tito Livio estima en 80.000 el total de bajas romanas en esta contienda, y Theodor Mommsen suma a éstas unos 40.000 más entre tropas auxiliares y personal no combatiente (una derrota más apabullante que la de Cannas). Tanto el cónsul Malio como el procónsul Cepión sobrevivieron. Roma era un pueblo que tenía una fe inquebrantable en el poder invencible de las armas romanas, y que estaba acostumbrado a los reveses. Sin embargo, la reciente y continua cadena de desastres militares (a las catástrofes de Noreia y Arausio se sumaban derrotas menores contra tribus galas) causaron una gran alarma social en Roma. La derrota los dejó apenas sin ejército (todo italiano útil para tomar las armas fue obligado a jurar que no abandonaría Italia), y con un temible enemigo al otro lado de los Alpes.

Mientras tanto, los cimbrios iniciaron una guerra contra una tribu arverna, y tras ganarla, inexplicablemente se dirigieron a los Pirineos, adentrándose en Hispania, en vez de entrar en Italia.

Consecuencias: Podemos considerar que por sus consecuencias la batalla de Arusio tuvó una gran transcendencia en la Historia de Roma en los siguientes aspectos:

- Procesos criminales: Con peores mandos no pudo contar el ejército romano, pues a la incompetencia táctica se sumó la ambición y malas relaciones entre los principales comandantes del ejército romano. Quinto Servilio Cepión fue acusado de insubordinación, así como de la malversación del “oro de Tolosa”. Su colega en el mando supremo, Gneo Manlio Máximo también fue acusado de alta traición. Ambos fueron juzgados en Roma bajo los cargos de "pérdida del ejército", siendo deshonrados y desposeídos de todos sus honores. Cepión además fue condenado al exilio.

- Reforma del ejército: Se reconocieron graves carencias en el propio ejército romano el cual era preciso reorganizar. Comienza la reforma militar de Mario.

- Reforma del sistema político: El descontento popular contra la clase oligárquica creció, de modo que el camino hacia la dictadura quedó abierto, Mario será su primer exponente.

FUENTES:
Theodor Mommsen, Historia de Roma. Libro IV, Capítulo 5º “Los pueblos del norte”
http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Arausio
Inter arma, silent leges

"No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios." - Charles Darwin

Avatar de Usuario
Gebisjager
Brigada
Brigada
Mensajes: 946
Registrado: 17 Ago 2007 11:05
Ubicación: Pirineos

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Gebisjager »

¡DIOS MÍO MAIWAND! , 27 DE JULIO 1880

Imagen 66º Regimiento de infantería en Maiwand

La batalla de Maiwand fue una de las más serias derrotas de las que jamás haya tenido el ejército británico en la India. Fue consecuencia del llamado "Gran Juego", de la disputa con Rusia por mantener toda influencia sobre los afganos y las problemáticas tribus de la frontera noroccidental de la India.

Cuando en marzo de 1879 el Teniente General Sir Donald Stewart marchó al norte de Kabul con su división compuesta por regimientos británicos y de Bengala, dejó Kandahar en poder del Wali (el gobernante local afgano), junto con una guarnición de refuerzo de tropas británicas y de Bombay al mando del Comandante General Primrose.

A lo largo de 1880 el General Stewart obtuvo las victorias de Ali Masjid, Peiwar Kotal, Kabul, y Ahmed Khel, de modo que los británicos tenían pacificada y controlada la mayor parte del este de Afganistán. A pesar de estos sonados triunfos, la provincia occidental de Herat, gobernada por el hijo del emir recientemente fallecido, Ayub Khan, seguía estando fuera del ámbito británico. Por su parte, Ayub Khan había montado una fuerza mixta de tropas regulares e irregulares para marchar de Herat a Ghuznee, pasando al norte de Kandahar.

Imagen Mapa de situación


El Wali de Kandahar, instó a los británicos para interceptar a Ayub Khan en el río Helmand cerca de Girishk. Así las cosas, el Gobierno de la India ordenó al al Teniente General J.M. Primrose enviar una brigada de tropas británicas y de la India occidental a Girishk y así apoyar al ejército aliado afgano que operaba en la zona.

Primrose nombró al General de Brigada Georges Burrows como el comandante de la brigada indo-británica junto con el General Nuttall al mando de la caballería.

En primer lugar, dos regimientos de caballería, el 3º de caballería ligera de Bombay y el 3º de caballería no regular de Bombay marcharon de Kandahar el 4 de julio de 1880, seguidos por la infantería y la artilleria al día siguiente.

En su marcha hacia el río Helmand, la brigada indo-británica, sobrepasó la posición de apoyo donde se estacionaba el ejército enviado por el gobernador de Kandahar, Sher Ali Khan. Combinadas, ambas fuerzas hubiesen igualado las de Ayub Khan. Los problemas comenzaron poco después de la llegada de Burrow a Girishk, cuando gran parte del ejército de Sher Ali se amotinó y desertó. Con todo, Burrows buscaba una oportunidad de atacar antes de que el enemigo pudiese llegar a Kandahar.

Imagen Mapa de aproximación

A última hora del día 26 de julio 1880 Burrows recibió informes de inteligencia de que la fuerza Ayub Khan se estaba moviendo a través del paso de Malmund y llegaría a la aldea de Maiwand al día siguiente, dirección Ghuznee. Si Burrows hubiese tenido en cuenta dichos informes habría llegado Maiwand antes que Ayub Khan. Por el contrario, la brigada de Burrows se puso en movimiento en las primeras horas del día siguiente, perdiendo el tiempo en el montaje de los bajages. No obstante, la mayoría de las tropas británicas fueron incapaces de comer o llenar sus cantimploras durante la mañana de la batalla.

Pasado el pueblo de Mundabad La fuerza de Burrows se encontró un barranco de considerable profundidad (unos 25 pies), a lo largo de su frente. En lugar de asumir posiciones defensivas en el barranco y en el pueblo, Burrows ordenó a su fuerza sobrepasar el barranco y avanzar más hacia la llanura descubierta.

Imagen Ayub Khan

La fuerza de Ayub Khan estaba compuesta de regimientos regulares de Kabul y Herat, las fuerzas del Wali que habían desertado y tribus locales, con lo que contaba con una fuerza de alrededor de 12.000 hombres, entre ellos 3.000 de caballería. Burrows, por el contrario, disponía de alrededor de 1.500 hombres de infantería y 350 de caballería.

La artillería británica también cruzó el barranco, pero siguió adelante hacia una posición que se encontraba al alcance de los afganos, de modo que les sorprendieron abriendo fuego.

Como la artillería había avanzado considerablemente, más allá de la intención Burrows, la infantería y la caballería se apresuraron en su apoyo, formado en orden de batalla de la siguiente manera: el 66º regimiento de a pie (“Berkshire”) a la derecha, el 30º de infantería nativa de Bombay (fusileros de Jacob) en el centro y el 1º de infantería nativa de Bombay (Granaderos de Bombay)a la izquierda.

Imagen Infantería nativa de Bombay

La primera fase de la batalla consistió en un duelo de artillería, los afganos superaron a los británicos, con un mayor número de piezas además de contar con algunas más modernas y pesadas, 6 de ellas eran cañones Armstrong. De este modo, el 1º de Granaderos y la caballería sufrieron importantes bajas, mientras que el 66º y los fusileros de Jacob fueron capaces de encontrar cobertura de los bombardeos.

Tras el intercambio artillero, la infantería afgana lanzó un asalto frontal masivo contra la línea indo-británica. En una acción preventiva Burrows ordenó al 1º de Granaderos atacar, pero canceló la orden, aunque su avance no fue detenido, lo que ocasionó un mayor número de bajas entre los Granaderos. Sin embargo, armados con el moderno fusil de retrocarga Martini-Henry, las tropas británicas fueron capaces de rechazar los sucesivos ataques, causando elevadas bajas.

El avance a plena llanura expuso excesivamente el flanco izquierdo indo-británico, ya que la caballería afgana podía amenazarles con envolverles. En prevención Burrows dispuso mover dos compañías de los fusileros de Jacob al extremo de este flanco.

Los comandantes británicos no se habían percatado de que había una segunda quebrada oculta en el flanco derecho, que une el barranco principal con ese segundo barranco en su parte posterior derecha. El uso de esta quebrada por los afganos durante la batalla les permitió infiltrase entre las tropas indo-británicas por el flanco derecho, obligando a la 66 ª a girar sobre sus pies. De tal forma que para hacer frente a los afganos, el 66º quedó enfrentado en ángulo recto a sus vecinos, los fusileros de Jacob y 1º de Granaderos de Bombay.

Vista desde el cielo la fuerza de Burrows adoptó una formación de herradura. Expuesta, por el avance fracasado de la línea de infantería, la amenaza de la masiva caballería afgana por el flanco izquierdo, y de las tribus e infantería que se infiltran en el flanco derecho a través del barranco subsidiario o secundario.

Imagen Mapa de la batalla de Maiwand

A la primera hora de la tarde dos cañones de ánima lisa capturados a los afganos se quedaron sin munición y se retiraron, debilitando a las dos compañías de fusileros de Jacob en el flanco izquierdo, pasando a padecer más si cabe el fuego de la artillería enemiga y el calor.

Con la salida dicha artillería, la caballería afgana pudo infiltrarse más fácilmente por detrás del flanco izquierdo indo-británico. De tal forma que todos los esfuerzos para contrarrestar este movimiento por parte de las dos compañías de fusileros de Jacob fueron en gran parte ineficaces, al tratarse además de dos compañías bisoñas y al mando de un oficial nuevo prácticamente desconocido para sus soldados.

En el flanco derecho indo-británico, los afganos continuaron pasando por el barranco subsidiario. Un contraataque fue ejecutado por la caballería no regular, pero estos fueron rechazados. Mientras, Ayub Khan trajo dos de sus cañones a través de la quebrada y comenzaron a disparar fuego de corto alcance, a unos 300 metros, contra el 1º Granaderos.

Entorno a 2:30 horas cesó el fuego artillero y Ayub Khan ordenó un nuevo asalto frontal de las tribus afganas contra la línea de infantería indo-británica. Llegado este punto las dos compañías de fusileros de Jacob del flanco izquierdo huyeron dejando al 1º Granaderos expuestos en su totalidad. Los soldados indios del 1º de granaderos estaban prácticamente agotados y desmoralizados por lo que empezaron a ser arrollados y reducidos.

Los cañones de la RHA (Real Artillería a Caballo) situados en el centro de la línea dispararon una última salva y se retiraron apresuradamente, llegando a los afganos a alcanzar a los artilleros en su retirada. Esto generó una gran confusión entre las unidades de los fusileros de Jacob y del 66º en el flanco derecho.

Imagen Retirada de los cañones de la RHA

Burrows ordenó a Nuttall que cargase con su caballería, en un intento de restablecer la situación. Sólo 150 pudieron montar y cargar. De hecho estos hombres realizaron una carga poco entusiasta frente a los afganos que rodeaban a los Granaderos, retirándose inmediatamente después del contacto. Enojado Burrows cabalgó sobre el terreno tratando de lograr un nuevo ataque de la caballería, pero sin éxito.

Imagen Carga de la caballería de Nuttall

La situación se tornaba desesperada, de modo que la infantería retrocedió en dos direcciones, el ala izquierda hacia Mundabad, y la derecha, que comprendía el 66º, los zapadores y los mineros, y la mayoría de los Granaderos hacia la aldea de Khig. Muchos de los Granaderos fueron asesinados durante la retirada atravesando el barranco principal. El 66º desbordado por el derrumbamiento de los dos regimientos indios, se retiró en pequeños grupos, combatiendo mientras pudo.

Imagen Masacre del 66º de a pie

El 66º y los Granaderos, perseguidos por un gran número de afganos, cruzaron el barranco en Khig, donde alrededor de 100 soldados hicieron una primera línea de resistencia en un jardín en las afueras de la aldea. Abrumados, los sobrevivientes se retiraron a través de Khig formando una segunda línea de resistencia en un jardín vallado. La última oposición se hizo por parte de 11 supervivientes del 66º fuera del pueblo, por 2 oficiales y 9 soldados.

Mayormente a los restos de las tropas indo-británicas les fue permitido abandonar el campo, ya que el ala derecha del ejército afgano se mantuvo entretenido con los supervivientes de las compañías de Granaderos, que lucharon hasta que sus municiones se agotaron y, a continuación, fueron masacrados.

El General Burrows intentó hacerse camino a través de Khig, renunciando a su caballo cediéndolo a un oficial herido y siendo rescatados por un oficial de la Caballería no regular. Se desconoce si el resto de su infantería del ala derecha luchaba a muerte detrás de él.

En su retirada las tropas indo-británicas y sus acompañantes corrieron hasta la carretera de Kandahar, perseguidos por la caballería afgana. Durante la desorganizada retirada, una escuadrón de la caballería no regular, la batería de la RHA y la infantería que guardaba el tren de bagajes detuvo la persecución de caballería afgana, aunque muchos rezagados fueron capturados y asesinados, en particular los heridos. Por su parte, la infantería y grupos tribales afganos se entretuvieron y distrajeron por la resistencia ofrecida en Khig, por los Granaderos y la oportunidad de saquear los bagajes indo-británicos.

Los supervivientes de la brigada lucharon continuamente camino de Kandahar, hasta que fueron auxiliados por una pequeña fuerza de refresco y la caballería afgana se retiró.

Resultados: Los británicos estaban completamente rotos, y hay que dar las gracias a la apatía de los afganos para escapar de la aniquilación total. De los 2.476 soldados indo-británicos, 21 oficiales y 948 soldados cayeron muertos. Además, 8 oficiales y 169 hombres resultaron heridos. Esto representa aproximadamente el 75% de su fuerza de combate. Los Granaderos perdieron el 64% de su fuerza y el 66º perdió el 62%, incluidos 12 oficiales. En la caballería las pérdidas fueron mucho menores.

Bajas regimentales:
• RHA, Real de Artillería a caballo: 14 muertos, 13 heridos.
• 3º (Queen's Own)de Caballería Ligera de Bombay: 27 muertos, 18 heridos.
• 3º de Caballería no regular de Bombay: 15 muertos, 1 herido.
• 66º (Berkshire) Regimiento de a Pie: 286 muertos, 32 heridos.
• 1º de Infantería Nativa de Bombay (Granaderos de Bombay): 366 muertos 61 heridos.
• 30º de Infantería Nativa de Bombay ( "Fusileroa de Jacob"): 241 muertos, 32 heridos.
• 2ª Compañía, zapadores y mineros de Bombay: 16 muertos, 6 heridos.

Una estimación fiable de víctimas afganas está en unos 3.000, lo que refleja la naturaleza desesperada de gran parte de los combates.

Imagen Guerreros afganos

Conclusiones:
El comandante de la brigada indo-afgana, el General Burrows, ansiaba interceptar a la fuerzas de Abu Khan, de modo que descuidó aspectos básicos de táctica y de logística que luego se cobraron su precio; pero no todas las deficiencias se pueden atribuir a este. No obstante, al rechazar los informes de inteligencia y adoptar una disposición táctica tan imprudente son ejemplo de otro militar incompetente. Cabe resaltar:

- En cantidad y ciertos aspectos cualitativos los afganos fueron superiores. Los afganos contaban con 30 piezas de artillería frente a 12 de los británicos, 8.500 tropas de infantería frente a 1.750 de los británicos y alrededor de 2.000 tropas de caballería frente a 575. La cantidad, junto con la excelente artillería afgana (cañones Amstrong), así como la adecuada utilización del terreno, aseguraron la victoria afgana.

- La tecnología es una herramienta, pero no una excusa para violar los principios básicos militares. Los afganos carecían de la ventaja del disparo rápido del fusil Martini-Henry, pero aprovecharon el terreno para ocultar sus movimientos. Por el contrario, los británicos se confiaron en la fortaleza de su tecnología y eligieron erróneamente para combatir un terreno llano pero rodeado de barrancos.

- Una fuerza de alta tecnología puede ser contrarrestada por una fuerza de menor tecnología si esta fuerza ha invertido en seleccionar la alta tecnología. Por ejemplo, los afganos tenían el cañón Armstrong de retrocarga rayado que superó a la artillería británica.

- La logística es un problema para una fuerza expedicionaria: Los británicos optaron por llevar de una vez los suministros necesarios para un mes, en lugar de mantener una línea de comunicación continua y segura con Kandahar. Esta maniobra obligó a que las columnas se alargasen y progresasen lentamente, además de que se lastraba a las unidades operativas y se obligaba a ceder una porción de las mismas para la protección de los trenes de bajages.

- Dentro de la logística el abastecimiento de agua es una preocupación elemental. La fuerza británica se vio paralizada en varias ocasiones por la falta de agua. Incluso si se dispone de agua suficiente en los trenes, el reabastecimiento de los trenes a los elementos de avance sigue siendo un problema.

- La inteligencia táctica y operativa es un problema constante. Las fuerzas británica esperaban encontrarse con la vanguardia afgana pero se encontró con el ejército entero. Los británicos desconocían el orden de batalla de las fuerzas afganas. Aunque los informes de la inteligencia británica fuesen eficaces, no se aportaron con suficiente rapidez. Un gran error fue que el comandante descartase la precisión de los informes de inteligencia.

Imagen Monumento dedicado al 66º, "El León de Maiwand", en Reading (Berkshire)

Impacto: La Batalla de Maiwand fue una de las pocas ocasiones en el siglo XIX, donde un ejército asiático derrotó a una potencia occidental. Después de su victoria en Maiwand, Ayub Khan se vio obligado a abandonar su marcha sobre Ghuznee y asediar en su lugar Kandahar . A pesar de las pérdidas en Maiwand la guarnición indo-británica fue suficiente para resistir hasta la llegada del General Roberts con una fuerza de Kabul con la que derrotó definitivamente derrotó a Abu Khan a las afueras de Kandahar el 1 de septiembre. Dicha batalla puso fin a la segunda guerra anglo-afgana. El conflicto en sí mismo tuvo por resultado pocos cambios en la situación geopolítica en Asia central y en todo caso fomentó y agravó la desconfianza afgana sobre los extranjeros.


Fuentes:

http://www.britishbattles.com/second-af ... aiwand.htm" onclick="window.open(this.href);return false;

http://www.britishempire.co.uk/forces/a ... aiwand.htm" onclick="window.open(this.href);return false;

http://en.wikipedia.org/wiki/Battle_of_Maiwand" onclick="window.open(this.href);return false;

http://fmso.leavenworth.army.mil/docume ... aiwand.htm" onclick="window.open(this.href);return false;

http://militaryhistory.about.com/od/bat ... aiwand.htm" onclick="window.open(this.href);return false;
Inter arma, silent leges

"No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios." - Charles Darwin

Avatar de Usuario
Gebisjager
Brigada
Brigada
Mensajes: 946
Registrado: 17 Ago 2007 11:05
Ubicación: Pirineos

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Gebisjager »

LA BATALLA DE ALCAZARQUIVIR 1578, Portugal pierde a su rey e independencia

Imagen

El 4 de agosto de 1578, tuvo lugar cerca de Fez, a orillas del río (wed) de la Podredumbre (Makhazín) la batalla llamada de Alcazarquivir por los portugueses y de Wed al Makhazín por los marroquíes. Conocida también como “la batalla de los Tres Reyes”, porque allí murieron don Sebastián de Portugal y los sultanes Muley al-Mutawakil (Muhammad) y Abd al-Malik. Fue tal la magnitud de la derrota lusa que dicen que no había familia portuguesa que no tuviera un muerto en Alcazarquivir.

Imagen Don Sebastián de Portugal

En esta aventura peso sobremanera la personalidad de el joven don Sebastián de Portugal, hijo de Juan de Portugal y Juana de Austria, hombre débil y enfermizo, muy influido desde pequeño por sus educadores jesuitas, que le imbuyeron un ferviente espíritu de cruzada y un gran fanatismo religioso. Fraguó pues el proyecto de conquistar el norte de África y acabar con todos los judíos de Marruecos, de modo que esta idea se convirtió en su casi única obsesión. Con 24 años, encontró el momento idóneo de invadir Marruecos cuando el depuesto rey marroquí Muley Ahmed (Muhammad ) le invitó a participar en la recuperación de su trono. Don Sebastián acudió en auxilio del depuesto sultán marroquí, tras asegurarse en 1576 el apoyo económico de su tío español, el rey Felipe II, que aportó al proyecto numerosas tropas, jinetes y carruajes.

El 14 de junio de 1578 se bendijo el estandarte real en la catedral de Lisboa y el día 25, se ponía en movimiento la expedición de conquista del norte de Africa, formada caóticamente por cientos de embarcaciones de transporte que transportaban un ejército portugués de 18.000 - 25.000 hombres, con armas, monturas y bagajes. Junto con las tropas venidas de todo Portugal, se agregaron mercenarios (piqueros y arcabuceros) italianos, irlandeses y alemanes. A los que se unieron más tarde en Africa voluntarios castellanos y los «fronteiros», soldados portugueses de Tánger y Arcila, gentes acostumbradas sobradamente a un estilo de guerra contraria a la lógica y que imponía la realidad marroquí de estas décadas. Precisamente estas fueron las mejores tropas y a las que se asignaron las posiciones más expuestas.

El día 27 la armada llegó a Lagos, y a Cádiz al día siguiente, donde habría de permanecer unos días, agasagado por Alonso Pérez de Guzmán, duque de Medina Sidonia.

El sultán de Marruecos, Abd al-Malik, se había consolidado como sultán en amplios territorios y, sobre todo, en las dos grandes ciudades norteafricanas de Fez y Marrakech. Es cierto que había infligido a Muhammad, su sobrino y sultán depuesto, notables castigos militares, pero no había conseguido doblegarle por completo. Ahora debía observar, aterrado, cómo Muhammad, resurgía, protegido por los cristianos; reunía cientos de guerreros beréberes y se disponía a luchar junto don Sebastián con el objetivo de derrocarle.

El 7 de julio la escuadra zarpó de Cádiz rumbo a Tánger, donde don Sebastián sería cumplimentado por el gobernador y el sultán Muhammad y su hijo el jeque Muley, quienes apotarían unas 6.000 tropas moras adicionales. El día 11 saldría hacia Arcila, desde donde pensaba iniciar preparativos para la conquista de Larache. En ese momento surgieron los primeros desacuerdos entre los oficiales de la Armada: unos pretendían ir a la conquista de Larache por mar, otros por tierra. Aunque el camino por tierra resultaba más peligroso, don Sebastián optó por ello, seguramente por considerar que apoderarse de Larache, sin más, era demasiado pobre. El objetivo de don Sebastián según todos los indicios, era encontrarse con el ejército de Abd al –Malik, durante el camino que realizaba por tierra, y destruirle con ostentación. Antes de llegar a Larache había de ocupar, como paso casi obligado, la plaza de Alcazarquivir, empresa muy peligrosa, pues los ejércitos de Abd al –Malik ya estaban concentrados en los alrededores.

Imagen Mapa de aproximación de la batalla de Alcazarquivir

El día 28 de julio, en Arcila recibió don Sebastián un nuevo mensaje del sultán (ya había sido advertido en Cádiz), en un postrer intento de evitar el choque. Más el rey lusitano nada escuchaba, sólo los impulsos de su loca sed de gloria caballeresca y conquistas para la fe.

El día 29 de julio, al amanecer, el ejército de don Sebastián inició la marcha por tierra, con Duarte de Meneses y los caballeros «fronteiros» de Tánger y Arcila al frente. En la primera jornada no se llegó donde se esperaba (Almenara), que se alcanzó el segundo día. Al tercero comenzó a cundir el desánimo: el calor del verano, la luminosidad cegadora del sol, el áspero camino, la escasez de agua y de víveres, hacían muy fatigoso el avance. Se enfrentaban a una grave carencia de previsión logística. Sin embargo, la llegada del Capitán Francisco de Aldana, afamado militar a la par que poeta, con 500 guerreros castellanos, elevó momentáneamente la moral. El 1 de agosto, al atardecer, el ejército portugués acampó en un lugar llamado Raisan. Algunos soldados sufrían los efectos de la insolación y se negaban a seguir. El día 2 de agosto, en el llamado Consejo de la expedición, se decidió el itinerario.

El día 3 comenzaron a descubrir grandes contingentes de tropas enemigas, lo que hizo que la noche transcurriera en medio de una gran ansiedad y continuas reuniones de los jefes, pues, por un lado, el ejército de Abd al-Malik se hallaba muy próximo y en cualquier momento podía atacar, pero la zona de acampada se consideró óptima y se creyó conveniente aguardar acontecimientos en Alcazarquivir.

Los espías llevaban días informando que Abd al-Malik estaba gravemente enfermo, quizás a causa de un envenamiento y mientras estaban acampados circuló el rumor de que el sultán agonizaba. Por tanto, Muhammad, sostenía que lo mejor era esperar, pues si moría, su ejército se retiraría sin combatir. Eso era lo peor que se le hubiera podido decir al cuitado monarca, que vivía obsesionado por vencer al ejército enemigo en un sonado combate. Por tanto, optó por salir al campo de batalla cuanto antes en busca del infiel, pese a que algunos desertores enemigos le confirmaron la superioridad numérica de las tropas del sultán (unos 40.000 hombres). Pero nada haría cambiar los planes de don Sebastián, hipnotizado por la perspectiva de la batalla inminente.

Era la madrugada del 4 de agosto, la cuestión principal era dilucidar si iniciar el combate de inmediato o esperar el ataque enemigo. Don Sebastián tenía mucha prisa por llegar a su trágico destino y ordenó que se despertara a las tropas para marchar prestas al combate contra los moros. Las tropas de don Sebastián fueron arengadas ante lo que se creía una victoria segura , diciéndoles que no serían sus soldados los que lucharían contra la morisma, sino la Cruz contra la Media Luna. Lo mismo, pero al revés, ocurría en el campo contrario, donde los morabitos envalentonaban a las filas del sultán, mostrándoles los estandartes de la media luna así como prometiéndoles paraísos y uríes.

Imagen Croquis de la batalla de Alcazarquivir

A las ocho de la mañana los dos ejércitos avanzaban al encuentro. A las diez tuvieron lugar los primeros disparos de artillería y mosquetería, siendo los moros quienes tomaron la iniciativa avanzado en un frente amplio con intención de envolver al ejército luso. Mientras los portugueses se mantuvieron firmes a la espera de órdenes de su rey, que jamás había asistido a una batalla y contemplaba asombrado los movimientos del enemigo como si tratara de un espectáculo.

El sultán Abd al-Malik contaba con 10.000 tropas de caballería en las alas, y en el centro había colocado moriscos andalusíes expulsados de España y renegados que, por tanto, tenían un especial rencor contra los cristianos. A pesar de su enfermedad, el sultán dejó su cama y condujo sus fuerzas a caballo. Pero estaba tan enfermo que cayó de su caballo y murió de inmediato. Con todo, sus capitanes ocultaron el fallecimiento, reorganizaron sus filas y en dos horas decidieron la batalla a favor del nuevo sultán, Admed, que estaba presente en la batalla.

Peor le iban las cosas a sus rivales lusos, así el capitán y mercenario inglés, Thomas Stukley, que mandaba el centro de los portugueses, cayó muerto por una bala de cañón al principio de la batalla. Por su parte, los caballeros de Álvaro de Távora cargaron sin órdenes sobre el enemigo, rompiendo sus filas, ante lo cual don Sebastián también avanzó, como valeroso caballero, olvidándose de que él era jefe y de que todos sus capitanes esperaban órdenes.

Imagen Batalla de Alcazarquivir

La superior caballería marroquí avanzó y comenzó a rodear el ejército lusitano. Ambos ejércitos pronto se vieron envueltos en una violenta melé. Los flancos del ejército portugués empezaron a ceder frente a la caballería mora, y, finalmente, el centro sucumbió ante el peligro. Al ver los flancos en grave riesgo, y al haber perdido a su comandante desde el principio de la batalla, el centro luso perdió su cohesión y firmeza y fue desbordado.

Las tropas portuguesas, las españolas, los mercenarios extranjeros y los beréberes de Muhammad no sólo eran inferiores en número, sino, en general, eran tropas más bisoñas y menos acostumbradas al terreno y a aquél calor terrible de mediodía de ese 4 de agosto. Pero, sobre todo, su ejército combatió sin orden alguno, a los impulsos de su rey, tan valeroso como inexperto. Así los hombres de don Sebastián, fueron cayendo ante un increíble y aterrador destino. Muhammad, el sultán depuesto y aliado de don Sebastián, abandonó la lucha ante el caos reinante, pero en su retirada perece ahogado al intentar vadear el río. Don Sebastián “cayo” en el fragor de la batalla, en una lucha sin cuartel, despreciando la propia vida. Algunos historiadores , desde antiguo, han puesto en duda la muerte del monarca, prefiriendo hablar de “desaparición”. La derrota portuguesa en cualquier caso, fue completa y los huesos de millares de jóvenes lusitanos blanquearon las inhóspitas tierras de Alcazarquivir.

Desde entonces, historiadores, dramaturgos, novelistas y poetas se han encargado de recrear el mito de don Sebastián, el rey caballero, el rey virgen, el último de la casa Avís, cuya muerte daría paso a la unión peninsular, rechazada por buena parte de los portugueses. Por eso el sebastianismo, no sólo se convirtió en una leyenda épica, sino en el mesianismo que le aguardaba a los portugueses para independizarse de España. Sus secuelas aún impregnan la cultura portuguesa. Sus aires melancólicos nos rozan y su desesperanza y lirismo nos comueven.

Imagen Muerte de don sebastián

El ejército portugués tuvo unas 7.000-9.000 bajas, y se contabilizaron unos 16.000 prisioneros. Gran parte de la nobleza portuguesa cayó muerta o prisionera y se exigió un gran rescate por sus vidas, lo que acabo prácticamente con el tesoro de Portugal.

Por sus consecuencias, pocos casos manifiestan una incompetencia tan flagrante y desproporcionada, don Sebastián y su ejército siempre fueron inferiores en número de tropas (prácticamente la mitad que las de su rival) y medios, salvo por mar. Esto junto con la imperante desorganización, inexperiencia, desconocimiento del terreno y el clima abrasador propiciaron una gran derrota. Además, hubo grandes carencias logísticas y nunca se hizo caso a los informes de la inteligencia o espionaje. El espíritu desmedido de cruzada, el afán de gloria y la actitud temeraria de don Sebastián, llevaron a poner en excesivo peligro no sólo las vidas de sus soldados, sino el bienestar de todo su reino. Así, la consecuencia más importante de la batalla de Alcazarquivir es que Felipe II de España (tío de don Sebastián), consiguió unir su corona al reino de Portugal, pasándose a llamar Felipe I de Portugal.

http://www.arqnet.pt/alcacer/index.html" onclick="window.open(this.href);return false;

http://www.areamilitar.net/HistBCR.aspx?N=71%20" onclick="window.open(this.href);return false;

http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Alcazarquivir" onclick="window.open(this.href);return false;
Inter arma, silent leges

"No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios." - Charles Darwin

Avatar de Usuario
Gebisjager
Brigada
Brigada
Mensajes: 946
Registrado: 17 Ago 2007 11:05
Ubicación: Pirineos

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Gebisjager »

LA BATALLA DE DREUX 1562, comienza la Guerra Civil en Francia

Imagen División política y religiosa de Francia durante la Guerra Civil.

La batalla de Dreux tuvó lugar el 19 de diciembre de 1562 entre católicos y hugonotes (calvinistas franceses), al sur de la ciudad de Dreux. Se trata del primer choque en las Guerras de religión de Francia. Los católicos fueron liderados por el Condestable Anne de Montmorency, el Duque Francisco de Guisa y el Mariscal Jacques d'Albon de Saint-André, antiguo favorito de Enrique II de Francia, mientras que el Príncipe Luis I de Borbón-Condé y el Almirante Gaspar de Coligny lideraron a los hugonotes.

Imagen Condestable Anne de Montmorency

A mediados de noviembre de 1562, el ejército protestante sufre varios ataques a las afueras de París, pero no pueden asediarla debido a la falta de efectivos. A mediados de diciembre, ante la amenaza de un contraataque del ejército real, Condé y Coligny deciden abandonar su tentativa de tomar París. Barajan la posibilidad de replegarse hacia el sur y atacar Chartres, pero las necesidades logísticas les obligan a retroceder hasta El Havre, en Normandía. Allí, conforme al tratado de Hampton Court, el Conde de Warwick les esperaba con 3.000 tropas inglesas y una gran suma de dinero en efectivo, muy necesaria para pagar a los mercenarios alemanes. Esta fuerza ocupaba Le Havre, que había sido cedido a Inglaterra como compromiso, en vez de la restauración de Calais. Por su parte los católicos ya había ocupado Rouen, por lo que era posible que la combinación de fuerzas hugonotes en Normandía tuvieran como objetivo Rouen.

El ejército real, que persigue a los protestantes desde París, estaba compuesto principalmente por nobles franceses y bretones, reforzados con mercenarios alemanes y suizos, además de con las tropas enviadas por el rey de España. Los dos ejércitos se encontrarán al sureste de Dreux. Este encuentro fue casi fortuito, pues los hugonotes despreciaron la necesidad de reconocimiento, al no apostar exploradores en avanzadilla. Así, la mañana del 19 de diciembre, al no tomar esta mínima prevención pagaron un alto precio, al encontrarse de lleno con el ejército católico que marchaba por el camino de Chartres - Dreux – Rouen. Aunque fueron sorprendidos en una sola larga línea de batalla, en una formación cerrada, esta situación no fue aprovechada. No fue hasta el mediodía, después de dos horas de espera, cuando se iniciaron las hostilidades. Era la primera vez que dos ejércitos franceses se enfrentaba entre sí en más de un siglo, y cada uno tenía sus amigos y hermanos en uno u otro bando, de modo que se tenía miedo de comenzar lo que sin duda, se convertirá en el primer acto de una gran tragedia: una guerra civil.

Los hugonotes decidieron iniciar el ataque al observar que los católicos permanecían a la defensiva. Aunque ambas partes probablemente había más o menos la misma cantidad de caballería, los católicos tenían mucha más de infantería y gozaban de la ventaja de una superior de organización (aunque no de un comandante más inteligente), además de una posición más fuerte.

La batalla:

Imagen Mapa de la batalla de Dreux

Una vez que los hugonotes avanzaron, las fuerzas católicas cargaron también, dando por resultado la confrontación de ambas líneas de arriba a abajo. Sin embargo, en el extremo izquierdo (oeste) de la línea católica, situada en Epinay y alrededores, no se opuso ninguno fuerza hugonote. En las dos “mitades” del campo de batalla se vieron inicialmente resultados muy diferentes:

El Asalto inicial de Coligny sobre Blainville: En el este la caballería hugonote y mercenarios alemanes (reiters) barrieron las fuerzas católicas en torno a Blainville, derrotando primeramente a las tropas a caballo y luego a pie. Al final de la batalla, todavía los hugonotes ocupaban Blainville. El propio Almirante de Coligny, que luchó en cabeza a pesar de sus 70 años de edad, se puso personalmente en persecución de los católicos, capturando al Condestable Anne de Montmorency.

Imagen Batalla de Dreux, carga de Coligny y captura de Montmorency

El ataque de Condé: En el centro, el príncipe de Condé había decidido atacar a los suizos, y no tomar el pueblo fortificado de Epinay. Para ello envió parte de la caballería y dos escuadrones de reiters como una fuerza de observación para cubrir Epinay, mientras que la mayor parte de la caballería, con el apoyo de su reiters, se abalanzaba contra los suizos. A su vez mantuvo más de 100 jinetes bajo el mando de Rochefoucault como reserva.

Imagen Batalla de Dreux. Defensa del bravo cuadro suizo

Los suizos se defendieron bravamente, formando un cuadro de picas, con los arcabuceros disparando fuego bajo su protección. La primera fila de piqueros se hincó rodilla en tierra, de modo que la fila de detrás de ellos también pudiera bajar sus picas y rechazar cualquier carga de caballería contra ellos. La caballería sometió al cuadro a diversas cargas desde el frente y los flancos, siendo literalmente rodeados por la carga inicial de la caballería hugonote y, a continuación, del ataque por ambos flancos de los reiters y de la infantería francesa. Los suizos fueron empujados hacia la líneas del mariscal Jacques d'Albon de Saint-André,, dejando atrás varios cañones, pero los hugonotes fueron detenidos por la caballería católica. Saint-André envió algunas de sus tropas de a pie al contraataque, pero estos fueron repelidos por reiters, y reagrupados detrás de Epinay.

Imagen Príncipe Luis I de Borbón-Condé

Condé ordenó entonces a los lansquenetes atacar a los suizos, abandonando su puesto de observación frente a Epinay. Tras esto, los suizos, al ver sus enemigos tradicionales, contraatacaron con fuerza y los arrollaron fácilmente. Condé parecía obsesionado contra los suizos, por lo que lanzó todo los que tenía a su alcance: así ordenó a la reserva de Rochefoucault que atacase, dicho ataque también fue en vano. Así, los hugonotes atacantes, ahora ensangrentados, se veían empujados hacia atrás.


Imagen Mariscal Jacques d'Albon de Saint-André

Contrataque de Saint-André:
Siguiendo el consejo de Guisa, Saint-André ordenó el avance general, cubierto bajo el fuego de los arcabuceros. Así las cosas, 200 infantes franceses en el centro, apoyados por 500 arcabuceros, piqueros españoles a su izquierda, y “antiguos bandas” franceses a su derecha. Mientras los suizos y lo que quedaba de la ya golpeada caballería también cargaban. Sólo las tropas protestantes de la izquierda conocieron este asalto, que cayó sobre la línea más expuesta de los hugonotes, en concreto sobre la infantería inexperta, compuesta en su mayoría por reclutas del sur, que empezaron a huir rápidamente, mientras que los reiters, también resultaron arrollados. Los lansquenetes son los que más sufrieron al quedar una vez más expuestos, al verse sometidos al asalto del flanco, dirigido por las tropas de reserva de Guisa, lo que les llevó a rendirse en masa.

Entorno al Príncipe de Condé se congregaron algunos jinetes franceses y reiters, y atacaron la línea católica de Damville, pero fue en vano: sus hombres fueron derrotados y cayó prisionero. Eran sobre las 15:30 horas, y Guisa y Saint-André consideraban la batalla como ganada.


Imagen Almirante Gaspar de Coligny

Coligny viene al rescate:
Después de reagrupar la caballería francesa y reiters, que huían tras el colapso de la línea izquierda de Conde, el Almirante Coligny se dirigió a reparar el desastre de Condé, juntando 1.000 reiters y 300 jinetes franceses con los que avanzó entorno a las 16:00 horas. Los católicos bajo Saint-André y Guisa también avanzaron al encuentro, dicho lucha dio lugar a una batalla confusa materializada en combates dispersos alrededor de Blainville hasta que cayó la noche. La caballería católica fue rechazada, y Saint-André fue hecho prisionero, sólo para ser asesinado por su captor, después de haberse entregado (aparentemente por no pagar sus deudas ...) En última instancia, Coligny no pudo derrotar a la infantería católica, que se había hecho fuerte dentro Blainville y entre sus bosques. Puesto que había anochecido, Coligny se replegó con su caballería a 3 millas y se retiró en buen orden del campo de batalla, donde reunió el ejército protestante sin ser hostigado.

Resultados y Consecuencias: Aunque se consideró una victoria católica, la acción de Dreux no fue decisiva. Los católicos fueron totalmente incapaces de explotar su victoria. El Almirante Coligny envió su restante infantería al sur, hacia Orleans (junto con el capturado Condestable); y marchó a caballo por toda Normandía, donde hizo algunas levas y procedió a la captura de Caen y otras ciudades pequeñas. Tras Dreux, Coligny reconoció haber perdido, además de los 1.500 lasquenetes que se entregaron, sólo 140 jinetes y 2.200 hombres de a pie. Los católicos afirmaron que habían muerto 6.000 hugonotes en el campo de batalla. Probablemente la verdad esté en un punto intermedio. No hay que olvidar que las pérdidas católicas fueron tan elevadas como las de los protestantes.

Resumiendo se trataba de una batalla no buscada e incluso no deseada, que se desarrollará en una serie de combates caóticos dirigidos a impulsos, en una serie de cargas y contracargas que hacen inclinar continuamente la balanza de un lado a otro. Con la captura de Montmorency y la derrota inicial de sus tropas, los protestantes creen tener en sus manos la victoria. No obstante, el ala derecha del ejército real comienza a beneficiarse del ataque testarudo del ala izquierda protestante, lo que hace invertir la situación, sobre todo cuando el príncipe de Condé es capturado. Por contra, tras un nuevo contraataque protestante a su vez, el lider católico Jacques d'Albon de Saint-André es capturado y a su vez asesinado.

Hubo fallos de calado, por parte de ambos bandos. Como la falta de reconocimiento, el mal uso de la superior caballería y de las reservas o la ausencia de persecución y explotación del éxito. Pero la situación más cómica, patética y única en la historia, caso de evidente incompetencia, se dio cuando los principales comandantes y jefes de ambos ejércitos fueron hechos prisioneros por los ejércitos contrarios, todo por comportarse como simples capitanes en vez de comandantes en jefe responsables.

Orden de batalla:

Católicos:

Cuerpo principal: Comandante Condestable Montmorency
- 18 escuadrones de caballería francesa, aprox. 1.000 hombres.
- 8 escuadrones de caballería ligera (arcabuceros a caballo),aprox. 500 hombres.
- 28 compañias de infantería suiza, un total de 5.000 a 6.000 hombres.
- 20 compañias de infantería francesa (de Picardía y Bretaña), aprox. 5000 hombres.
- 8 Cañones

Vanguardia: Comandante Marical Saint-André
- 17 escuadrones de caballería francesa, aprox. 1.000 hombres.
- 20 compañias de infantería francesa (“antiguas bandas" del Piamonte), aprox. 4.000 hombres.
- 14 compañias (tercios?)de infantería española, aprox. 3.500 hombres.
- 10 compañias de lansquenetes, aprox. 2.500 hombres.
- 14 Cañones.

Total: Caballería – 2.500; de Infantería – de 10.000 a 11.000; Cañones - 22

Hugonotes:

Cuerpo principal: Comandante Príncipe de Condé
- Caballería francesa, aprox. 600 hombres,
- 6 escuadrones de reiters, aprox. 1.400 hombres.
- Caballería ligera(arcabuceros caballo), un total de 500 hombres.
- 12 compañias de infantería francesa, aprox. 1.500 hombres.
- 6 compañias de lansquenetes, aprox. 2.000 hombres.
- 5 cañónes ligeros.

Vanguardia: Comandante Almirante Coligny
- Caballería francesa, un total de 500 hombres.
- 4 escuadrones de reiters, aprox. 1.000 hombres.
- 11 compañias de infantería francesa, aprox. 1.500 hombres.
- 6 compañias de lansquenetes, aprox. 2.000 hombres.

Total: Caballería – 4.000; Infantería – 7.000; Cañones - 5

http://es.wikipedia.org/wiki/Batalla_de_Dreux" onclick="window.open(this.href);return false;

http://bataillesdefrance.free.fr/periode_3/dreux.html" onclick="window.open(this.href);return false;

http://www.geocities.com/TimesSquare/Bu ... /dreux.htm" onclick="window.open(this.href);return false;
Inter arma, silent leges

"No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios." - Charles Darwin

Avatar de Usuario
Satur
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 14136
Registrado: 10 Mar 2007 12:53
Ubicación: Las Palmas, España
Agradecimiento recibido: 8 veces

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Satur »

Si hubiese habido un buen comandante en uno de los dos bandos, el resultado hubiese sido claro.
Cuando el líder eficaz ha dado por terminado su trabajo,
la gente dice que todo ocurrió de un modo natural.
LAO TSE.

--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

dorsey pender
Excluido
Excluido
Mensajes: 6
Registrado: 10 Abr 2009 10:43

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por dorsey pender »

creo que los altos mandos españoles desde 1800 en adelante atesoran una gran historia de incompetencia, más preocupados de su promoción, incluso política, que de construir y manda un gran ejército. Veamos el ejemplo del general riego, que cuando se dirigía a hispanoamérica a sofocar la rebelión secesionista, no se lo ocurrió mejor cosa que pronunciarse en contra del gobierno. Esta decadencia llega a su punto culminante en la actualida, con unas fuerzas armadas, constituidas en auténtica ong's, con la aquiescencia de unos mandos, más funcionarios, que militares y que confunden la neutralidad política con una lucha por una adecuada política de defensa.

Avatar de Usuario
Gebisjager
Brigada
Brigada
Mensajes: 946
Registrado: 17 Ago 2007 11:05
Ubicación: Pirineos

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Gebisjager »

Satur escribió:Si hubiese habido un buen comandante en uno de los dos bandos, el resultado hubiese sido claro.
A mí entender una victoria completa la pudo haber disfrutado Francisco I de Lorena, Duque de Guisa, que fue el comandante más capaz en la batalla de Dreux, el cual dirigió adecuadamente las reservas católicas, y previamente había rehusado ser el Comandante en jefe del ejército católico en favor del Condestable Anne de Montmorency. No obstante, no supo o no pudo contener el contrataque de Coligny.

Imagen Francisco de Guisa

Quizá fue el mayor beneficiado de la victoria católica de Dreux. No obstante, su liderazgo duró poco al ser asesinado de un pistoletazo en el asedio de Orleans, el 18 de febrero de 1563, por el protestante Jean de Poltrot de Méré.

Saludos.
Inter arma, silent leges

"No sobrevive la especie más fuerte, ni la más inteligente, si no la que mejor se adapta a los cambios." - Charles Darwin

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 14206
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 57 veces

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por APV »

Veamos un testigo de la batalla, François de la Noue que sirvió a las órdenes de Conde.
"El duque de Guisa tuvo paciencia para desbaratar mediante pequeñas acciones al grueso de las fuerzas del príncipe (Conde), que le hubieran puesto en situación apurada, si, desde el comienzo todas juntas le hubieran atacado. Pero, cuando las vio suficientemente esparcidas, se precipitó con tanta audacia y firmeza que encontró poca resistecia."
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Fernando Martín
Capitán
Capitán
Mensajes: 2580
Registrado: 16 Abr 2009 17:26
Ubicación: Colonia Faventia Julia Augusta Pia Barcino

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Fernando Martín »

Para militares incompetentes creo que la mayor concentración de la historia se ha dado en la PGM y en todos los bandos. Me resulta increíble que en Londres haya un monumento a Douglas Haig, responsable directo por incompetencia de las mayores pérdidas de la historia del ejército británico en un solo día. Por ejemplo el regimiento de Terranova con pérdidas del 80% en veinte minutos a cambio de nada el primer día de la batalla del Somme.
Por lo demás hay muchos más, si nos ponemos a pensar... Villeneuve, M. Antonio, Jellicoe y otros ya citados en posts anteriores, no sé, se me ocurren algunos como Vercingetorix, D. Rodrigo, Hitler, Omar Bradley (que no supo cerrar la bolsa de Falaise), Silvestre y tutti quanti hasta el infinito.
a por ellos que son pocos y cobardes

Fernando Martín
Capitán
Capitán
Mensajes: 2580
Registrado: 16 Abr 2009 17:26
Ubicación: Colonia Faventia Julia Augusta Pia Barcino

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Fernando Martín »

Perdonad pero se me pasó nombrar a los generales franceses de 1.940, Gamelin, Georges, Hutzinger, Corap y restantes.
a por ellos que son pocos y cobardes

Fernando Martín
Capitán
Capitán
Mensajes: 2580
Registrado: 16 Abr 2009 17:26
Ubicación: Colonia Faventia Julia Augusta Pia Barcino

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Fernando Martín »

Y en España, donde lo que no falta son militares incompetentes (ni tampoco competentes y heroicos), uno de los más pintorescos es el general de la guerra de la Independencia D. Gregorio García de la Cuesta. Era un tipo realmente peculiar. Ahora que me he acordado de él he pensado, para cuando tenga tiempo, escribir un artículo o minirrelato sobre sus "hazañas", su cabezonería y su -mal- carácter.
Además veo que no hay casi nada actual en el foro sobre la guerra del francés.
a por ellos que son pocos y cobardes

Avatar de Usuario
Tirador
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 7373
Registrado: 28 Jun 2006 19:56
Ubicación: Por tierras del Viejo Reino de León
Agradecido : 1 vez
Agradecimiento recibido: 8 veces

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Tirador »

A D. Gregorio se le ha vilipendiado mucho, y no siempre con razón.

Una de las razones principales quizas haya sido a su negativa a apoyar al "Duque de Hierro" y su oposición a que fuese nombrado generalisimo de los ejércitos españoles, como al final fue...

Pero realmente en mi opinión no era tan incompetente, una buena parte del generalato español de la época le supero con creces, desgraciadamente.
"Wellington esta acabado, Sire. Muy mal se nos tiene que dar".

Dicho por un ayudante de campo desconocido a Napoleón la mañana del 18 de junio de 1.815...

---------------------------------------------------------------------------

Ab insomne non custita dracone

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 14206
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 57 veces

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por APV »

BATALLA DE LA ISLA MAY

Los protagonistas de esta mal llamada batalla fueron los submarinos de la clase K inglesa, la cuál se trataba de un diseño extraño, una desevolución en el programa de submarinos ingleses.
Partiendo de la idea de que los submarinos debían acompañar a los navíos de guerra se decidió hacerlos lo más rápido posibles, pero los motores diesel de la época estaban limitados, pero el Almirantazgo quería mayor velocidad por lo que se decidió que fueran submarinos a vapor. Eso hizo que contasen con 2 turbinas a vapor que le daban 10.500 caballos pudiendo alcanzar los 24 nudos, además 1 motor diesel de emergencia de 800 caballos y 4 motores electricos que daban 1.400 caballos para navegar sumergido. Así la embarcación medía más de 100 m, tenía excesivos agujeros para ventilar, no podía sumergirse a más de 50 m además de la tendencia a hundirse por proa además de muchos fallos técnicos: excesiva condensación, escasa capacidad de giro, el agua podía inundar sus calderas,... además de que normalmente tardaba más de 5 minutos en sumergirse.

Las pruebas de mar sufrieron sucesivos accidentes, incluido la exhibición del K3 ante el principe Eduardo que acabó con el submarino clavado en el fondo con la popa en el aire agitando las helices o el grave desastre del K13 que costó 31 muertos (sería renombrado K22). En esas condiciones se ganaron el apodo de Killer.

A fines de enero de 1918 iban a realizar la Operación EC1 para realizar ejercicios con diversas unidades navales bajo el mando de Beatty. El plan era que desde la base de Rosyth tomaran parte una serie de unidades entre ellas submarinos K de la 12ª y 13ª flotillas.
El planteamiento era bastante raro los submarinos se debían "intercalar" entre la formación de naves de guerra de Evan-Thomas en el despliegue que se realizaría entre el 31 de enero y 1 de febrero que actuaría como vanguardia de la flota de Beatty. procedente de Scapa Flow. Obviamente ese uso táctico es extrañísimo para los submarinos que deberían haber actuado como vanguardía (y salir antes).

En todo caso decidido el plan las unidades debían salir así: +1º el crucero de batalla Corageous (un cambio de última hora en vez del Barham lo que suponía una nave más rápida lo que causaría problemas con su velocidad y para enterarse de lo que sucedía) con sus destructores de escolta.
+2º 13ª Flotilla de Submarinos con el destructor Ithuriel (otro error porque carecía de buenas comunicaciones) y los K11, K12, K14, K17 y K22.
+3º 2º Escuadrón de Cruceros de Batalla: Australia, New Zeland, Indomitable e Inflexible con una pantalla de destructores
+4º 12ª Flotilla de Submarinos con el crucero Fearless y los K4, K3, K6 y K7
+5º 5º Escuadrón de Batalla formado por 3 acorazados y sus destructores.

Esa tarde del 31 se recibió un mensaje de que había sido visto un uboat en las cercanías por lo que se decidió que las naves acelerasen a 22 nudos pasados la isla May. Al anochecer caía la niebla y las embarcaciones realizaban la navegación a 16 nudos.

Pero el Corageus se perdió de vista lo que llevó a que los submarinos de la 13ª Flotilla acelerasen su marcha cada vez más. La visibilidad era casi nula lo que provocó el comienzo del desastre, el K22 perdió la vista de su predecesor y se desvió.
De repente en proa de la formación aparecieron dragaminas que por error no había sido avisados de la salida. Los submarinos intentaron desviarse a estribor pero el K14 al realizarlo se le trabó el timón por lo que mantuvo el rumbo; cuando estaba liberándose el K22 que había perdido la formación le embistió quedando ambos parados.

El 2º Escuadrón de Cruceros de Batalla llegaba media hora después logrando el Australia, New Zeland e Indomitable evitarlos; pero el Inflexible a 21 nudos atravesó el K22 que pese a ello siguió a flote.

Pero el desastre continuaba, la 13ª Flotilla de Submarinos mandada por el Commander Leir volvía a la zona a auxiliar a sus hermanos (actitud noble pero que se demostraría suicida). Y así de repente se encontraron con el Australia que los pasó rozando y con varios destructores de su formación que eludieron a duras penas pero a cambio de romper por completo su formación.

La llegada de la 12ª Flotilla de Submarinos creó el caos, el Fearless se encontró con al Ithuriel seguido del K11 y más atrás el K17, abordando a este último que se hundió con 51 de sus 59 tripulantes.
Los submarinos de 12ª Flotilla intentaron frenar y desviarse del lugar, pero la aparición del K12 que se había extraviado generó más daños: el K6 cayó a estribor para no chocar con él con tan mala suerte que se dirigió al parado K4 al que partió en dos y envió al fondo con tal rapidez que evitó chocar con el K7 que seguía al K6.

La llegada de los acorazados de la 5ª Escuadra y sus destructores complicó la situación pues aunque evitaron el choque su paso masacró a los supervivientes que estaban en el agua.

La "batalla" había terminado: 2 submarinos (K4 y K17) hundidos, 3 submarinos dañados (K6, K14 y K22), un crucero dañado y un crucero de batalla también dañado; además de más de 100 muertos.
El mal diseño, los errores del mando, la descordinación entre unidades habían causado tal desastre.
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Avatar de Usuario
wad ras
Teniente
Teniente
Mensajes: 1771
Registrado: 02 Ene 2009 20:38
Ubicación: Muy noble, leal, nombrada, grande, celebérrima y heroica ciudad de Granada, ...

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por wad ras »

Repasando los post anteriores me parece que no se hace referencia a dos militares de gran incompetencia. Uno es el General Arthur Aitken, que comandaba la desgraciada Fuerza Expedicionaria B en el desastre anglo-indio de Tanga, en 1914, contra los askaris de Von Lettow-Vorbeck, todo un monumento a la improvisación, combinada con un sentimiento de superioridad insensato.

El otro es Publio Quintilio Varo, responsable para muchos de la masacre de las legiones romanas en la Selva de Teutoburgo. J.F.C. Fuller, en su recopilación de batallas decisivas, realiza un análisis muy interesante del personaje. Al igual que Aitken, una combinación muy peligrosa de ignorancia y pretenciosidad.
CETERUM CENSEO CARTHAGINEM ESSE DELENDAM
(...y además opino que Cartago debe ser destruida)

Avatar de Usuario
Antigono Monoftalmos
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13088
Registrado: 10 Jun 2009 20:30
Ubicación: Frigia Helespóntica
Agradecido : 17 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Antigono Monoftalmos »

wad ras escribió:El otro es Publio Quintilio Varo, responsable para muchos de la masacre de las legiones romanas en la Selva de Teutoburgo. J.F.C. Fuller, en su recopilación de batallas decisivas, realiza un análisis muy interesante del personaje. Al igual que Aitken, una combinación muy peligrosa de ignorancia y pretenciosidad.
Yo considero que lo de Varo fue mala suerte; él no podía preveer que le tenderían una emboscada, y mucho menos que sería el comandante de los auxiliares queruscos, Arminio, el que le prepararía aquella encerrona; Arminio había sido enviado a Roma de niño por su padre y por consiguiente estaba bastante romanizado; Varo no podía sospechar que pactaría una alianza contra él con las tribus de la frontera.
Más bien aquí el genio fue Arminio que jugó a dos barajas y engañó a los romanos como auténticos pardillos, respecto a Varo, no creo que fuese culpa suya; la tradición de utilizar auxiliares indígenas estaba ya muy extendida en el ejército romano, y Arminio era incluso recomendado por el propio Augusto que le dio la categoría de ciudadano romano, así que si culpamos a Varo también debemos culpar al "genio" de Augusto por asignarle a Arminio.
La verdad es que Arminio jugó muy bien las cartas; y logró derrotar a tres legiones romanas totalmente equipadas en la época de mayor apogeo del Imperio, eso hay que reconocérselo :Bravo
El momento ideal para ser un héroe, es aquél en que se ha acabado la batalla y los otros tipos han muerto, que Dios los tenga en su gloria, y tú te llevas todo el mérito.
Harry Flashman

Avatar de Usuario
wad ras
Teniente
Teniente
Mensajes: 1771
Registrado: 02 Ene 2009 20:38
Ubicación: Muy noble, leal, nombrada, grande, celebérrima y heroica ciudad de Granada, ...

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por wad ras »

En el desastre de Teutoburgo no hay duda de que parte de la responsabilidad debe achacarse a Octavio Augusto, quien, tan acertado otras veces a la hora de elegir a sus subalternos se equivocó por completo en esta campaña, escogiendo a Quintilio Varo, al que Fuller considera "una especie de procurador de campamento". Culpa in eligendo, pues, para Octavio Augusto.

Dicho lo cual, la incompetencia de Varo es proverbial; de entrada, pese a los múltiples informes que le advertían de la habilidad táctica de Arminio, es obvio que Varo despreció la entidad de la cosa, y se limitó a considerarlo como una mera revuelta de una tribu germánica, fácilmente dominable. Ni siquiera las súplicas de Segestes, y aun la deserción de los auxiliares de Arminio, prueba evidente de que una trampa se avecinaba, alteraron la manera de actuar de Quintilio Varo. Es evidente que su temeraria actitud y desprecio hacia la habilidad táctica de Arminio y los suyos propició el desastre final.
CETERUM CENSEO CARTHAGINEM ESSE DELENDAM
(...y además opino que Cartago debe ser destruida)

vivelempereur
Cabo Mayor
Cabo Mayor
Mensajes: 193
Registrado: 16 Nov 2009 12:48
Ubicación: Europa Napoleónica
Contactar:

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por vivelempereur »

La Batalla de Bailén (19 de Julio 1808)

Uno de ellos, aunque incompetente sólo al final de su carrera, fue el General de División Pierre-Antoine Dupont D'Letang (1765-1840). Fue el responsable de la primera y vergonzosa derrota del ejército francés en campo abierto. Dicha conocida batalla, seguramente la más famosa ocurrida en suelo español, enfrentó a españoles y franceses junto a la ciudad jienense de Bailén.

Dupont nació en Chabannais (Charente) el 14 de Julio 1765 de noble cuna; comenzó su carrera militar en la Legión del Conde de Maillebois en Holanda, pero tras los avatares revolucionarios en 1791 entró a servir en el 21.º Regimiento de Infantería de Línea siendo nombrado al año siguiente ayudante del general Dillon. Inicia una carrera militar brillante siendo nombrado teniente coronel, participó en la Batalla de Valmy (20 de Septiembre 1792) y pasó a formar parte del Estado Mayor. Asciende a coronel en 1793 y acto seguido a coronel de brigada.

Imagen

Obtiene el ascenso a general de división en 1796, después de participar en la campaña alemana de en los Ejércitos del Sambre y del Mosa. Tras la caída de la Convención en Noviembre 1799 es nombrado jefe de Estado Mayor del Ejército de Reserva en 1800, participando en las Batallas de Marengo (14 de Junio 1800) y Pozzole siendo nombrado Gobernador Militar del Piamonte y recibiendo la Legión de Honor como gran oficial de esta orden.

En 1805 interviene en Holslach al frente de una división del VI Cuerpo del mariscal Ney, combate decisivo para la posterior caída enemiga en Ulm. Demostraría su arrojo personal poco después al socorrer a la División Gazan, cercada por los rusos en Dierestein. En 1807, en Friedland, recibiría el Gran Cordón de la Legión de Honor por su impecable intervención que decidió la suerte de la batalla, siendo honrado por el propio Napoleón.


Hasta aquí un expediente militar intachable... pero el destino le tenía reservada una macabra sorpresa que le hundiría para siempre.

Ya en España, la misión que debía cumplir era la de atravesarla entera hasta llegar a Cádiz, donde liberaría a la escuadra francesa del vicealmirante Rosilly. Allí le esperaba la gloria: el bastón de mariscal. Sin embargo, el desacierto con que fueron llevadas a cabo las operaciones acabó en la triste jornada (para él especialmente) de Bailén, el 19 de Julio 1808, y por ende, en la caída en desgracia de Dupont.

Imagen

Apenas llegó derrotado a Francia tras las discutidas capitulaciones, fue arrestado junto con los generales Vedel, Legendre, Chabert y Marescot y sometido a juicio. Como resultado de la comisión, fue privado de todos sus grados, títulos y condecoraciones, borrado del anuario de la Legión de Honor, confiscada su pensión y recluido hasta nueva orden. :shock

En 1814, y con la vuelta al trono de Luis XVIII, fue liberado y rehabilitado, devolviéndosele todos sus honores y nombrándosele Ministro de la Guerra; en 1815 fue designado miembro del Consejo Privado del Rey. Falleció a los 75 años, el 9 de Marzo 1840.

Avatar de Usuario
Antigono Monoftalmos
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13088
Registrado: 10 Jun 2009 20:30
Ubicación: Frigia Helespóntica
Agradecido : 17 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Antigono Monoftalmos »

vivelempereur escribió:Como resultado de la comisión, fue privado de todos sus grados, títulos y condecoraciones, borrado del anuario de la Legión de Honor, confiscada su pensión y recluido hasta nueva orden
Creo que en el caso de Dupont, Napoleón se pasó tres pueblos; al igual que el desgraciado caso del almirante Villeneuve; a ambos el emperador les "machacó" por haber fracasado en el frente y haber sido derrotados en sendas batallas; encima tuvieron que soportar los comentarios despectivos del Gran Corso sobre sus derrotas (que estan reflejados en los diarios de Napoleón). Eso sí Napoleón no fue tan riguroso consigo mismo tras los fiascos de Rusia, Lepizig o Waterloo; en estas derrotas descargaba la culpa en las condiciones del campo de batalla, las trampas de sus enemigos o la incompetencia de sus mariscales (es el caso del rapapolvo que le echa a Ney cúlpandole de la derrota en Waterloo), si hubiesen sido tan rigurosos con él como lo fue con Dupont seguro que su carrera se hubiese acabado tras el fracaso de la expedición a Egipto.
En este caso Napoleón tenía una doble vara de medir, una para él y otra para los demás.
El momento ideal para ser un héroe, es aquél en que se ha acabado la batalla y los otros tipos han muerto, que Dios los tenga en su gloria, y tú te llevas todo el mérito.
Harry Flashman

vivelempereur
Cabo Mayor
Cabo Mayor
Mensajes: 193
Registrado: 16 Nov 2009 12:48
Ubicación: Europa Napoleónica
Contactar:

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por vivelempereur »

Antigono Monoftalmos escribió:
Creo que en el caso de Dupont, Napoleón se pasó tres pueblos
Totalmente de acuerdo. Aun siendo españoles, da un poco de pena conocer el triste final de Dupont, un militar brillante. Digo "poco" porque en Bailén el conciso parte de bajas español ascendió a 192 muertos, 656 heridos, 8 contusos y 1.013 extraviados/desertores; y como españoles, les debemos nuestro aprecio y gratitud.

Antigono Monoftalmos escribió:
el desgraciado caso del almirante Villeneuve
Lo de Villeneuve (1763-1806) fue bien distinto.
En su primera batalla de importancia contra Nelson salió derrotado (Nilo, 1 de Agosto 1798). Tras jugar al gato y al ratón con la flota británica durante años por las aguas del Caribe, finalmente libró la Batalla del Cabo de Finisterre (22 de Julio 1805) con resultado incierto, aunque impidió a la flota francesa el acceso al Canal de la Mancha.

Imagen

Por si fuera poco, no cumplió las órdenes de Napoleón que le ordenaban dirigirse a Boulogne y Brest. Optó por poner rumbo a Cádiz, enfadando seriamente al Emperador. Ahora sí, presionado por los mandos franceses para derrotar a Nelson, partió alocadamente de Cádiz -con la flota española- siendo completamente derrotado en la conocida Batalla de Trafalgar (21 de Octubre 1805), de nuevo contra Nelson por segunda vez.

Parece ser que ya conocía por parte del Ministerio de la Guerra su inminente destitución, y en un ataque de orgullo, se precipitó hacia una de las derrotas más desastrosas de la Historia naval francesa. Tras ser hecho prisionero por los ingleses, fue puesto en libertad bajo palabra y regresó a Francia en 1806, consciente del peligro que ello suponía.

Pedía poder explicarse personalmente ante el Emperador... pero jamás llegaría a hacerlo... El 22 de Abril 1806 fue encontrado muerto en su habitación del humilde hotel en Rennes donde hizo una parada camino de París ¿asesinado o suicidio? Fue enterrado sin ceremonia oficial alguna, desconociéndose actualmente el paradero de su tumba.

Avatar de Usuario
Antigono Monoftalmos
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 13088
Registrado: 10 Jun 2009 20:30
Ubicación: Frigia Helespóntica
Agradecido : 17 veces
Agradecimiento recibido: 31 veces

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Antigono Monoftalmos »

vivelempereur escribió: da un poco de pena conocer el triste final de Dupont, un militar brillante
Sí, aunque más pena me dan los soldados franceses capturados que acabaron pudriéndose en Cabrera el resto de la guerra; aquello fue una ignominia se mire por donde se mire.
vivelempereur escribió:Lo de Villeneuve (1763-1806) fue bien distinto.
vivelempereur escribió:El 22 de Abril 1806 fue encontrado muerto en su habitación del humilde hotel en Rennes donde hizo una parada camino de París ¿asesinado o suicidio? Fue enterrado sin ceremonia oficial alguna, desconociéndose actualmente el paradero de su tumba.
Que Villeneuve fuese un incompetente nadie lo duda, pero el hecho es que Napoleón le humilló hasta tal punto que para su honor no le quedó más remedio que suicidarse para mantener su honra aristocrática; y digo suicidio porque no creo que Napoleón le asesinase, el Gran Corso cuando quería acabar con alguien no lo hacía en secreto y por la espalda, sino en público y a la cara, como fue el caso del Duque de Enghien.
El momento ideal para ser un héroe, es aquél en que se ha acabado la batalla y los otros tipos han muerto, que Dios los tenga en su gloria, y tú te llevas todo el mérito.
Harry Flashman

vivelempereur
Cabo Mayor
Cabo Mayor
Mensajes: 193
Registrado: 16 Nov 2009 12:48
Ubicación: Europa Napoleónica
Contactar:

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por vivelempereur »

Antigono Monoftalmos escribió:
Sí, aunque más pena me dan los soldados franceses capturados que acabaron pudriéndose en Cabrera el resto de la guerra; aquello fue una ignominia se mire por donde se mire.
Y tanto. Aunque el parte de bajas no es tan exacto como el español, fueron hechos prisioneros 8.160 hombres (76% Ejército francés), un número elevadísimo de tropas. Respecto al conocido como el "infierno de La Cabrera" adjunto el siguiente fragmento del marqués de Villel que escribió a la Junta:

"Se comprueba el lastimoso estado en que se encontraron, los pontones no disponían de aseos, ni espacio de hospital, nadie encargado de enterrar a los muertos, que permanecen varios días a bordo".

Ante las penosa e inhumana situación de los franceses, el marqués de Villel apeló a la sensibilidad del Rey y pidió que fueran trasladados a un lugar decente: "Si S. M. creyese oportuno esta providencia para los fines indicados podría realizarse repartiendo entre las Islas Baleares y los Presidios...". Rodeada de escollos, es de difícil acceso. El suelo se levanta hasta alcanzar los 1.200 metros. Es inhabitable.

Existe constancia de los siguientes destacamentos en la isla, aunque se desconoce su número exacto: Marinos de la Guardia, Gendarmes, Guardia de París, 1.ª, 4.ª y 5.ª Legiones, 121.º Regimiento, 1.º Dragones. De los 9.000-10.000 prisioneros franceses que albergó La Cabrera, volvieron a Francia entre 3.800-4.700 hombres... el destino de los demás fue una penosa muerte.

abas
Soldado
Soldado
Mensajes: 36
Registrado: 11 Mar 2010 14:04

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por abas »

Un hilo muy interesante, se suele poner más atención en los echos cuando estos sale bien, pero enseñan mucho más cuando salen mal.

Me he leído el libro de Ed Strosser y Michael Prince. "Breve historia de la incompetencia Militar" de Ediciones B.

El parecer los autores de ambos libros se han puesto de acuerdo porque no hablan de los mismos caso, el tono del libro es muy irónico y sarcástico y aporta un punto de vista diferente sobre los conflictos militares.

Intentare aportar el episodio de Bahía Cochino por parte de los EE.UU, que creo que no ha sido tocado en este hilo.

Avatar de Usuario
Fernando Cebrián
Teniente
Teniente
Mensajes: 1954
Registrado: 02 Feb 2008 11:49
Ubicación: Valladolid

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Fernando Cebrián »

Uno que no está citado: Rozhdestvenski. Fue el almirante jefe dela flota rusa en la Batalla de Tsushima. En el periplo desde el Báltico hasta corea protagonizó una serie de incidentes, que concluyeron con una sonada derrota de su flota cuando finalmente se enfrentó a la japonesa.
Autoritario, negligente y ridículo:

- Disparó sobre pesquero británicos en el banco de Dogger, pensando que eran torpederos japoneses. Durante "la batalla" sus buques fallaron casi todos los disparos, hundieron un pesquero, y ademas varios buques se abordaron.
- Insistió en navegar enformación cerrada las 23.000 millas marinas.
-En su paso por el N. de África uno de sus buques se enredó en un cable. Mandó cortarlo. Era el cable de telégrafo entre Europa y África, por lo que las comunicaciones quedaron interrumpidas entre ambos continentes durante 4 días.
-Su buque logístico disparó 300 proyectiles contra una flotilla de torpederos japoneses que resultaron ser un pesquero alemán, una goleta francesa y un mercante sueco. No hubo ningún herido.
-Alarmado por la mala puntería de su gente organizó un ejercicio de tiro sobre blancos remolacados. Tiro toda la flota. Un solo acierto. Pero en el remolcador.
-En otro ejercicio se ordenó a una flotilla de contratorpederos que atacaran en determinada formación pero cada destructor se fue por su cuenta ya que no reconocieron las señales del almirante por que no se les había dado libros de códigos.
- En Tsushima, ya se sabe, corte de la T... y el Zar a pagarse una nueva flota.
-¡Mi abuelo me dijo que los pilotos de hidroavión son las mejores personas del mundo, porque el mar y el cielo les limpia el corazón. Por eso son más valientes que los marineros y más abnegados que los aviadores de tierra!
-¡¡¡¡¡ Bien dicho guapa, así somo los pilotos de hidroavión!!!!!!

_______________________________________________________________________________

APV
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 14206
Registrado: 11 Abr 2006 23:46
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 57 veces

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por APV »

Bueno, el libro de Regan lo pone muy mal pero en cambio el de Pleshakov "La última armada del zar" lo reivindica: le dieron una flota con cascajos que no quería, le mandaron por una ruta desconocida para los rusos y ordenándole paradas excesivas, los aliados franceses les ponían trabas por todas partes para repostar, los ingleses les espiaban, el servicio secreto (más bien los muchos y confusos servicios secretos) zarista era de opereta y no paraban de enviarle información alarmante que pondría histérico a cualquiera, las dotaciones estaban faltas de instrucción y no habían sido entrenadas para un combate conjunto, no había munición suficiente para entrenarse,...
Conoce al enemigo y conócete a ti mismo y; en cien batallas, no estarás jamás en peligro Sun Tzu.

Sirili
Teniente
Teniente
Mensajes: 1808
Registrado: 15 Ene 2008 10:45
Ubicación: España

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por Sirili »

APV escribió:el libro de Regan lo pone muy mal
Bueno, no le pone tan mal. No he leído "La última armada del Zar", pero en su "Historia de la incompetencia militar" Regan habla de él como de un hombre señalado para el desastre, y que lo sabía perfectamente. Algo muy similar a lo que cuentas de Pleshakov : los barcos que manda son viejos cacharros que abaten más de lo que avanzan, tal mal lastrados que no pueden izar banderas por temor al vuelco; le entregan la flota en Arkangel para que la lleve al mar del Japón ¡ por el cabo de Buena Esperanza !, unas decenitas de miles de millas sin limpiar cascos. Las tripulaciones están sin entrenar, los artilleros no le darían al monte Igueldo desde la Concha, pero no hay ocasión de remediarlo. Sus inmediatos subordinados solo piensan en zancadillearle, sus superiores están firmenente convencidos de su derrota... El hombre se agarró una hermosa depresión, y llegó a Tsushima como cordero al matadero. Eso cuenta Regan, que no dice que fuese un gran marino pero tampoco afirma que fuese un jefe incompetente: mas bien habla de él como de un hombre con todo en contra, que no pudiendo derrotar a tanta adversidad acabó por resignarse y se dejó llevar.
¡Ay! ¡Nikal Seyn ha muerto..., ha muerto ante Delhi!
¡Lanceros del norte, vengad a Nikal Seyn!

abav
Sargento 1º
Sargento 1º
Mensajes: 440
Registrado: 10 Feb 2006 21:09

Medallas

Parches

Re: Historia de los militares incompetentes

Mensaje por abav »

¿No fue este almirante el que mando acelerar la flota para evitar que se les unieran barcos de refurzo que parece ser que eran peores que los que tenia?

Responder

Volver a “Protagonistas Internacionales de la Historia”