Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Toda la Historia Militar desde 1453 hasta 1900

Moderador: Prinzregent

Avatar de Usuario
Antigono Monoftalmos
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 14406
Registrado: 10 Jun 2009 20:30
Ubicación: Frigia Helespóntica
Agradecido : 22 veces
Agradecimiento recibido: 51 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Antigono Monoftalmos »

Capitán Prat escribió:Los indiamen no eran necesariamente presa fácil; por ejemplo el Lord Nelson contaba como defensa con 32 cañones (20 de 18 y 12 de 12 libras). Aunque por otra parte no tenían normalmente una tripulación ni suficientemente amplia ni preparada para hacer un uso completamente efectivo de su artillería.
Hombre, necesitaban estar bien armados; para finales del siglo XVIII y principios del XIX, los buques de la Compañía Británica de las Indias Orientales eran las presas más codiciadas de los océanos, todos los corsarios y piratas iban tras ellos para saquearlos :-


El momento ideal para ser un héroe, es aquél en que se ha acabado la batalla y los otros tipos han muerto, que Dios los tenga en su gloria, y tú te llevas todo el mérito.
Harry Flashman

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

12. Francia, 1811.

Hemos visto como los franceses habían dado con un diseño que consideraban excelente en el caso de la Forte. Diseño que en condiciones normales se hubiera adoptado para construir en serie. Sin embargo tras la 2ª “Forte”, la Égyptienne (1799), no se construyó ninguna fragata más.

Por aquel entonces, Napoleón ya era el jefe del estado, por lo que se puede pensar que la culpa fuera suya. Sin embargo tenemos unas ordenes suyas de febrero de 1805, en las que se queja a Decrès del retraso en las construcciones navales francesas. Entre otros aspectos ordena:
Poner un navío en construcción en Saint-Malo y, en caso de que haya muchos obstáculos, reemplazarlo por una fragata del modelo de la Égyptienne del porte 24... Deseo que se construyan en Le Havre 3 fragatas, todas del modelo de la Égyptienne y portando el cañón de 24; la primera será puesta en grada en Germinal, la segunda en Floréal y la tercera en Prairial. También pondrá igualmente en Nantes una fragata como la Égyptienne del porte 24.
Vemos que Napoleón consideraba necesarias las fragatas de la clase “Forte” (que él conoce como “Égyptienne”) y no deja dudas en que las quiere armadas con piezas de 24 libras. Y las quiere inmediatamente, ya que las 3 del Havre tienen que empezarse a construir esa primavera de 1805.

Como sabemos, las ordenes de Napoleón no se cumplieron. En lugar de las fragatas ordenadas, lo que se puso en grada en 1805 fueron nuevas fragatas de 18 libras. La administración naval francesa, que ya había abandonado la fragata de 12 libras, se empeñó en que el camino correcto era el de la estandarización de la fragata de 18 libras. De hecho en 1810 dio un nuevo paso en ese sentido, y ordenó que todas las nuevas fragatas siguieran el modelo propuesto por el influyente ingeniero Jacques-Nöel Sané.


Imagen
Jacques-Nöel Sané (1740-1831). Uno de los ingenieros navales más relevantes de la época. Sus diseños de navíos de línea fueron sucesivamente elegidos (en una competición) para dotar a la Marine de modelos estandarizados, lo que le convirtió en el “padre” de 148 navíos de línea (9 “118”, 5 “110”, 27 “80” y 107 “74”). En el campo de las fragatas hubo inicialmente más diversidad, pero al final también se fueron imponiendo sus diseños de fragatas de 18 libras, siendo el autor de 65 de ellas (más o menos de la mitad de las totales).


En 1811, la fragata estadounidense de 24 libras Constitution fondeó en el puerto francés de Cherburgo. Para entonces no quedaba ninguna fragata francesa de 24 libras en servicio (quedaba alguna de las “Romaine” pero rearmada como fragata de 18 libras), no habiendo dado frutos ninguno de los múltiples programas de 1794.
Siguiendo ordenes del ministro de marina, Decrès, una comisión en Cherburgo elaboró un informe sobre la fragata para su remisión al Consejo de construcciones navales.
La valoración de dicho Consejo fue:
Que la fragata americana no tiene sobre la fragata Iphigenie (fragata de 18 libras botada en 1810) otra ventaja que la superioridad de su artillería; que sus disposiciones y aparejo no presentan nada nuevo; que naves de esta naturaleza parecen las mas apropiadas para un crucero o una gran misión; que Francia había poseído la Forte, armada con cañones de 24, cuyas cualidades eran excelentes, pero que se había abandonado ese genero de construcción en nuestros puertos por un motivo de economía.

La respuesta no satisfizo del todo a Decrès, lo que lleva a plantearse que pasó exactamente en 1805 ya que él era el encargado de hacer cumplir las órdenes de Napoleón. ¿Por qué en su momento dejó pasar el tema?
Ahora, seis años más tarde, Decrès reprochaba al Consejo de que hablara de economía en términos muy genéricos. En su opinión la única justificación posible sería la de que las fragatas de 24, en razón a sus escantillones, requiriesen de maderas propias de un navío de línea (o sea de piezas con un mínimo de longitud y/o grosor), entrando pues en competencia con estos a la hora de ciertos recursos.
A continuación Decrès advertía: Si se trata (únicamente) de un menor dispendio, eso no es economía; la economía es aquello que da los mismos resultados con menor gasto; y aquí los resultados son diferentes.

No sabemos que respuesta dio el Consejo, pero el caso es que no se construyeron fragatas de 24 libras. Se suele mencionar que la oposición a las fragatas de 24 se limitó a alegar que costaban tanto o casi tanto como un navío de 74 cañones, y que para eso era mejor construir más de estos últimos.

Al respecto del coste, tenemos datos franceses de 1826 que nos dan una idea comparativa, aunque no sean del todo aplicables a los modelos de 1811:

Imagen

Aunque las cifras sean para 1826, parece razonable asumir que una fragata de 24 libras estaba lejos de costar lo que un navío de 74 cañones. Vemos incluso que los costes relativos en cuanto a potencia de fuego y desplazamiento eran más bajos que los de las fragatas de 18 y navíos de 74 cañones. Eso sí, la fragata de 24 pierde algo en la comparación de los ratios de potencia de fuego en función del desplazamiento.

En cualquier caso, desde el Consejo de construcciones navales siempre podían haber replicado contra esa frase final de Decrès y preguntar si la fragatas francesas de 24 libras previas de verdad habían conseguido algún “resultado diferente” a las fragatas de 18 libras.


Imagen
Antoine Roux. Captura de la Proserpine (18 libras) británica por las fragatas de 18 libras Pénélope y Pauline: 27 de febrero de 1809. No todo fueron siempre malos encuentros u oportunidades perdidas para las fragatas pesadas francesas. Aunque se tratara de dos contra uno, en esta ocasión las fragatas francesas además actuaron con gran habilidad para evitar por un lado la huida de la británica y por otro sufrir daños innecesarios en el combate. De hecho según los franceses, sus fragatas no sufrieron ninguna baja y la Proserpine apenas consiguió provocar ligeros daños en la Pénélope (ninguno en la Pauline).


Imagen
Pierre Julien Gilbert. Batalla de Grand Port (1810). Esta batalla fue la mayor derrota naval británica de la guerra. Cuatro fragatas británicas (2 de 18 y 2 de 12 libras) tendieron una emboscada a una división francesa formada por 2 fragatas (de 18 libras), 1 corbeta y 2 “indiamen” capturados. La emboscada se acabó volviendo en su contra y los británicos perdieron las 4 fragatas.


Napoleón volvería a la carga en agosto de 1813. A la vista de la actuación de las grandes fragatas norteamericanas, ordenaría que se iniciara la construcción de tres fragatas “del modelo americano” en los arsenales de Cherburgo, Rochefort y Tolón.
No parece que dichos trabajos se llegaran a empezar, aunque en esta ocasión es excusable ya que Francia no estaba en un estado para acometer nuevos esfuerzos navales, y de hecho muchas naves ya en construcción verían paralizados sus trabajos.

Francia tendría que esperar al plan naval de 1817 para ver como definitivamente se afrontaba la construcción de fragatas de 24 libras, de las que las primeras se botarían en 1819; aunque no tardarían mucho en verse desplazadas por fragatas aun más poderosas: las de 30 libras, que se empezarían a botar a partir de 1825.


Imagen
François Roux. La fragata de 24 libras Artemise (1829), clasificada como fragata de 60 cañones.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Lutzow
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 57570
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 247 veces
Agradecimiento recibido: 227 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Lutzow »

Un poco de descontrol en la administración naval francesa, aunque conociendo el resultado que dieron las anteriores fragatas, ciertamente poca diferencia habría en construirlas de 18 o 24.... Y curioso que Bonaparte se "entretuviese" con este asunto en 1813 con la que estaba cayendo en Alemania...

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Un tanto, aunque justo las emitió cuando iba a finalizar el armisticio y reanudarse la campaña de Alemania. En el fondo, Napoleón estaba convencido de que ganaría la campaña de 1813 y que por lo tanto tenía que planificar también a medio y largo plazo. Las fragatas debían estar listas para junio de 1814.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Respecto a lo de descontrol por parte de la administración naval, yo no hablaría tanto de descontrol como de choque de criterios entre los "técnicos" y la "dirección", imponiéndose los técnicos en base a sus supuesto conocimiento experto. El Consejo de constructores parece haber estado obsesionado por la estandarización de las naves de gran porte en unos pocos modelos; algo beneficioso en ciertos sentidos pero que también podía ser perjudicial a la hora de apostar por nuevos modelos que se salieran de lo ya establecido.

Además tal vez hubiera ciertos prejuicios a la hora de aceptar "órdenes" sobre diseños a construir por parte de un "artillero de agua dulce" (Napoleón) y de un "almirante que se rodeaba de colaboradores mediocres para poder lucir más" (Decrès). :lol:
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

13. España; la fragata Prueba.

El origen de la Prueba está en el año 1794, en una propuesta del ingeniero Manuel Bernía para construir una fragata de 40 cañones, con piezas de 24 en la batería. No sería hasta 1798 que se ordenó su construcción, que iría bastante lenta; botándose en el Ferrol a finales de 1801, y finalizándose doce meses más tarde.
Además de los 28 cañones largos de a 24 de la batería, llevaba 12 piezas distribuidas entre el castillo y el alcázar que podían ser cañones de 12 libras (proyecto original) u obuses de 24 libras (reglamento de 1803)..


Características de la “Prueba”.
Astillero: Ferrol.
Periodo de servicio: 1802-1822 (capturada).
Dimensiones: 47,36 (eslora) x 12,53 (manga) x 6 (puntal).
Armamento: 28 cañones de 24 libras (cubierta principal); 12 obuses de 24 libras (alcázar y castillo).

Imagen
Popa de la Prueba.

Imagen
Cuaderna maestra de la Prueba.


A pesar de ser armada en al menos un par de ocasiones, todavía en mayo de 1806 se desconocían sus cualidades marineras porque todavía no había podido salir a navegar. Habría que esperar al estallido de la Guerra de Independencia (1808) y la consiguiente “apertura de los mares” por parte de los ahora aliados británicos, para que la Prueba pudiera empezar a navegar, realizando básicamente misiones de transporte, tanto de tropas como de caudales (desde América).

La Prueba partió en 1819 para América como parte de un improvisado refuerzo para las fuerzas realistas en el Pacífico en el marco de las Guerras de emancipación hispanoamericanas. En el duro viaje, la Prueba perdió a su compañero, el navío San Telmo (del que se especula que hubiera podido acabar naufragando en la Antártida) y ya previamente había visto como el navío Alejandro tenía que regresar a Cádiz, visto su mal estado.

Quedó así la Prueba (capitán José Villegas) como insignia de una reducida “División de los Mares del Sur”, de la que también formaban parte las fragatas de 12 libras Venganza y Esmeralda. A pesar de ello, se trataba de una división suficientemente potente pero a la que no se supo sacar partido. En enero de 1822, las fragatas Prueba y Venganza (y la corbeta Alejandro) fueron entregadas por sus mandos a los autoridades independentistas tras un vergonzoso tratado.
Pasa la Prueba a formar parte de la armada de Perú, con el nombre de Protector/Protectora, y más tarde de Presidente (1827); aunque muchas veces se la seguía denominando extraoficialmente por su viejo nombre de Prueba. La fragata participó en el bombardeo de Guayaquil durante la Guerra grancolombo-peruana (1828-1829); perdiéndose en 1829 tras un incendio accidental.


La Prueba fue la última fragata de una era; de hecho la última nave de gran porte de una España en bancarrota a la que todavía estaba por llegar la destructora Guerra de Independencia. No sería hasta 1825, en que se reanudaría la botadura de fragatas, con las 3 fragatas de la “clase Lealtad”: Lealtad (1825), Iberia (1825) y Restauración (1826). Fragatas de 50 cañones, con batería principal de 24 libras.


Imagen
Botadura de la fragata Restauración.


A falta de nuevas construcciones, varias fragatas de a 18 fueron destinadas a rearmarse con cañones de 24 libras. Se trataba de las fragatas Anfítitre (1796), Medea (1797) y Flora (1795).
La medida venía recogida en el Reglamento de armamentos de octubre de 1803 se enmarcaba en un intento de reforzar la potencia de fuego de las fragatas españolas, pero supuso una grave pérdida de las condiciones marineras de las fragatas. Así, en palabras de Vigodet:
… la fragata Flora que nunca había sido alcanzada por los mejores enemigos, habiéndosele puesto cañones de a 24 en vez de los de a 18, perdió tanto en su andar que, pasando al costado del Ildefonso -en ocasión en que el navío estaba sin aparejo de proa- no lo aventajaba, lo cual debe inducirnos a proceder con la debida cautela en lo respectivo al aumento de peso...

Tanto la Medea como la Anfítitre fueron capturadas en 1804 por los británicos, al parecer sin que hubiera tiempo de intentar adaptarlas al nuevo reglamento. Por su parte la Flora, ya había recuperado para 1808 su armamento original de piezas de 18 libras, visto su mal resultado.


Imagen
A. Berlinguero. Fragata Flora vista por la popa.


España también trabajó en otra de las formas de conseguir una mayor potencia de fuego; el desarrollo de un cañón ligero de 24 libras. Ya hemos visto como suecos y rusos habían adoptado cañones “cortos” de 24 libras para sus fragatas a pesar de ciertas desventajas.
Ya en 1784, Gabriel de Magallanes (Capitán de artillería de las Filipinas) proyectó un cañón aligerado de recámara cónica, de bronce, de 24 libras. Con este modelo experimental se procedió al parecer a equipar a la “fragata” San José de la Real Compañía de Filipinas.
El proyecto no entusiasmo mucho a los artilleros “peninsulares”, Uno de sus críticos fue el Comisario general de artillería, Francisco J. Rovira. Aun así, Rovira sí era defensor de la necesidad de cañones acortados y ligeros, y algunos años más tarde se dedicó a trabajar en otro tipo de modelo, partiendo de la recámara ya desarrollada para los obuses navales.

Los primeros diseños de Rovira se concretaron en los modelos experimentales de cañones recamarados de 1791. Los resultados iniciales fueron excelentes. Pruebas de alcance efectuadas con cañones recamarados demostraron que con una carga de propulsión adecuada se podía igualar (e incluso exceder) el alcance de los cañones de ánima seguida. Asimismo se vio que el temido retroceso no era excesivo, por lo que incluso se hacía viable el uso de cureñas normales, en vez de las cureñas de corredera previstas para piezas cortas con gran retroceso.
En el caso de los cañones recamarados de a 24, el peso total de la pieza, era inferior a los cañones de 18 libras, por lo que se hubieran podido reconvertir todas las fragatas de ese modelo sin experimentar los problemas ya vistos cuando se “sobrecargó” a fragatas como la Flora.

Ante los buenos resultados iniciales, con un eufórico Rovira que declara que se iba a conseguir “tener sobre los ingleses la ventaja que en el día tiene esta nación sobre nosotros”, se deciden hacer más pruebas para redondear el proyecto.
Rovira se plantea la cuestión de “ir más allá”: rebajar el peso de la pieza hasta conseguir adelantar dos calibres en vez de uno. Es decir los nuevos cañones recamarados de 24 vendrían a sustituir a las piezas normales (de ánima seguida) de a 12. Trasladado a las fragatas, supondría la reconversión de las numerosas fragatas ligeras de 12 libras en fragatas de 24; a su vez las de 18 pasarían a ser fragatas de 30 libras.
En el caso de la Prueba, todavía no botada, en 1800 se planteó que su armamento pasaría a ser uno 20 cañones de a 36, de recámara larga, y 8 obuses de a 48 (por parejas a proa y a popa) en la batería principal; a lo que se sumaban 12 obuses de 36 libras (en alcázar y castillo). Esto suponía un incremento del 88% en el peso de andanada; sin que eso supusiera un aumento de peso del artillado, y de hecho se calculaba que dicho peso se reducía en un 7% sobre el armamento original (cañones largos de a 24 y de 12 libras).

Sin embargo, los segundos diseños de Rovira (1793) presentan problemas en las pruebas. Los nuevos cañones más ligeros implican una reducción de la carga propulsora (de ¼ a un 1/5 del peso de la bala) y el volumen de la recámara del modelo de 1793 es inferior al de 1791. Los resultados son menores alcances y un retroceso más fuerte.
Las pruebas fallidas no sólo ralentizaron el proyecto sino que contribuyeron a generar un estado de opinión hostil por parte de algunos oficiales de la Armada hacia todo el programa. El proyecto fue dando tumbos y finalmente sucumbió en medio de la parálisis que acabó atenazando a la Real Armada durante las Guerras Napoleónicas. Sólo se recuperaría en 1826, de manos del Comisario general de artillería Francisco J. Ulloa. Para entonces, ya estaba lejos de ser algo innovador en el escenario naval internacional.


Imagen
Cañón recamarado Rovira de 30 libras (1791). Este modelo hubiera venido a sustituir originalmente a los cañones (de ánima seguida) de 24 libras
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Lutzow
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 57570
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 247 veces
Agradecimiento recibido: 227 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Lutzow »

Poco, tarde y mal... :cry:
En enero de 1822, las fragatas Prueba y Venganza (y la corbeta Alejandro) fueron entregadas por sus mandos a los autoridades independentistas tras un vergonzoso tratado.
¿En qué consistió ese tratado?

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

La misión de la escuadra de Villegas era la de apoyar a las fuerzas realistas del general Cruz Morgeon (comandante de la Real Audiencia de Quito). Ya al llegar a Panamá y encontrarla en manos insurgentes, en vez de atacar "a una ciudad que no podía ofrecer resistencia" se decidió ofrecer una promesa de no atacar a cambio de víveres. Después al llegar a Guayaquil, se negoció con las autoridades independentistas peruanas la entrega de las naves a cambio de que Perú pagara los sueldos atrasados desde octubre de 1820 de las tripulaciones, una indemnización a España cuando se alcanzara la independencia, el pasaje a aquellos que quisieran marchar a la Península y el reconocimiento de un grado superior a aquellos que decidiesen pasar al servicio del Perú. El propio Villegas no se quedó en Perú, pero marchó a Chile, donde daría clases en la escuela naval.
Fernandez Duro (http://www.armada.mde.es/html/historiaa ... _09_11.pdf) y otros autores españoles son muy duros con esta "villanía". A decir verdad, Villegas consideraba que la causa realista ya estaba perdida. Sus dotaciones estaban mal pagadas y preocupadas por su destino, muchos de ellos eran americanos. Su último refugio había sido un México convulso (Plan de Iguala), y había temor a que las fragatas quedaran en manos del gobierno imperial mexicano. Para acabar así, muchos tripulantes preferían que su destino fuera Chile o Perú.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

14. Países Bajos y Dinamarca.

Países Bajos.
En enero de 1795 se creó la República Batava, que a efectos prácticos era un satélite de Francia. En ese mismo año de 1795, los holandeses decidieron experimentar con el concepto de fragata de 24 libras.
Una de las vías fue la de rebajar un navío de 68 cañones, el Zevenwolden (1784). La fragata “razee” (de 40/44 cañones) resultante recibió el nombre de Mars, y contaba con una batería principal de 26 cañones de 24 libras.
La otra vía consistió en la construcción de dos fragatas de 24 libras: Eendracht (1797) y Amphitrite (1797), posiblemente con un diseño similar. Al menos la Eendracht (o Eendragt) fue obra de Pieter Glavimans.


Características “Eendracht” y “Amphitrite”.
Astilleros: Rotterdam (Eendracht) y Amsterdam (Amphitrite).
Periodo de servicio: Eendracht, 1797-1804; Amphitrite, 1797-1799 (capturada).
Dimensiones: 45,73 (eslora) x 12,86 (manga) x 4,82 (puntal).
Armamento: 28 cañones de 24 libras (cubierta principal); 16 cañones de 12 libras (alcázar y castillo), sustituidos más adelante por 12 carronadas de 30 libras (en la Eendracht).


Imagen
Planos de la Eendracht.

Imagen
Planos de la Amphitrite.


La Mars participó en 1797 en la batalla de Camperdown (11/10/1797), bajo el mando de D.H. Kolff. Dada su condición de “razee” se decidió que formara en la línea de batalla batava, en vez de formar junto al resto de fragatas (en cualquier caso alguna de estas también acabó pasando a “primera línea” para rellenar huecos). Su posición en el centro, la mantuvo alejada de la zona de lucha más intensa, y sobrevivió a la batalla con únicamente 15 bajas.

En 1799, la Mars y la Amphitrite formaban parte del escuadrón del contraalmirante Samuel Story. Dicho escuadrón se rindió en el denominado como “Incidente de Vlieter” (30/08/1799). Una fuerza anglo-rusa había desembarcado en Holanda bajo la protección del escuadrón del vicealmirante Mitchell. El escuadrón de Story se encontraba fondeado en la rada de Vlieter, en teoría preparado para atacar a los aliados cuando el viento lo permitiera, pero a bordo del escuadrón estallaron motines provocados por partidarios de la exiliada casa de Orange. Finalmente Story decidió rendir su escuadrón a los británicos.

Ambas fragatas pasaron a la Royal Navy aunque no parece que tuvieran ocasión de actuar.
La Mars fue renombrada Vlieter y se utilizó como batería flotante en el Medway (1801) para más tarde servir como pontón (desde 1806) antes de ser dada de baja en 1817.
En cuanto a la Amphitrite, inicialmente fue considerada una especie de nave holandesa “aliada” (1800), pero sin llegar a prestar servicio. En 1803 se decidió integrarla en la Royal Navy con el nombre de Imperieuse; como tal se ordenó su armamento, pero a los pocos meses fue desarmada de nuevo, y en 1805 dada de baja definitivamente.
La Eendracht prestó servicio a los holandeses en las Indias Orientales, en el escuadrón del vicealmirante Hartsink (1803), pero para 1804 ya fue considerada no apta para el servicio y fue desguazada en Batavia.


Imagen
La fragata Eendracht en enero de 1802, navegando a la altura de Goeree.



Dinamarca.
Los daneses, con una gran tradición de ingeniera naval, no se quedaron al margen del desarrollo de fragatas de 24 libras. Aun así les llevaría un tiempo decidirse a ello, a pesar de que al lado tenían los ejemplos sueco y ruso.
Tendría que esperarse a 1801 para que se botara la primera fragata de 24 libras danesa, la Rota, diseñada por F.C. Hohlenberg. El diseño original era de 1797 pero su construcción se retrasó algo ya que la administración naval danesa decidió que el uso de cañones de 24 libras castigaría mucho la estructura de la fragata y además requerían excesiva tripulación para su manejo. Por ello se decidió desarrollar un cañón ligero de 24 libras.
Parece que las cualidades marineras de la Rota no fueron del todo las esperadas. En cualquier caso sirvió como prototipo para que Hohlenberg diseñara una versión ampliada, que se tradujo en la Perlen (1804). Parece que la intención inicial de Hohlenberg era que la Perlen tuviera una “espardec” que le permitiera montar piezas a todo lo largo de la cubierta superior, pero finalmente se acabó como una fragata convencional.
Hohlenberg se retiró antes de la botadura de la Perlen, y sus planes para dotar a la armada danesa de un buen puñado de fragatas de 24 libras se desvanecieron.


Características “Rota” y “Perlen”.
Astillero: Nyholm.
Periodo de servicio: Rota, 1801-1807 (capturada); Perlen, 1804-1807 (capturada).
Dimensiones (Rota): 46,63 (eslora) x 12,21 (manga) x 3,04 (puntal).
Dimensiones (Perlen): 47,54 (eslora) x 12,57 (manga) x 3,68 (puntal).
Armamento: 26 cañones de 24 libras (cubierta principal); 8 cañones de 8 libras y 6 carronadas de 24 (Rota) o bien 12 cañones de 12 libras y 8 carronadas de 24 (Perlen).


Imagen
Planos de la Rota (o Rotha).

Imagen
Planos de la Perlen (o Pӕrlen).


Tanto la Rota como la Perlen formaban parte de la escuadra danesa capturada en Copenhague por los británicos en 1807. Ambas fueron incorporadas a la Royal Navy. En ambos casos se sustituyó su batería de 24 libras por otra de 18 libras.
A la Royal Navy no le gustaban demasiado las fragatas danesas al estar pensadas para ser usadas en aguas someras. A plena carga (para los estándares británicos) el escaso francobordo se hacía notar, lo que dificultaba el combate y la estabilidad de la nave en caso de mal tiempo. Esto parece haber sido bastante acusado en la Rota, aunque no tanto en la Perlen, siendo esta última considerada la que tenía mejor francobordo de las fragatas danesas capturadas en 1807.
Otro aspecto danés que no gustaba eran las popas diseñadas por Hohlenberg. Para proteger mejor la popa de un potencial ataque de enfilada, Hohlenberg adoptaba galerías con formas reducidas y no convencionales, que no casaban con los gustos de los comandantes británicos, que las consideraban “feas” e “incomodas”. Al menos en el caso de la Perlen, se la dotó de un estilo de popa mas convencional para su servicio en manos británicas.

El servicio de la Perlen en la Royal Navy fue escaso y sin relumbrón. En 1809 participó en la expedición de Walcheren y más tarde fue despachada al Caribe, aunque no parece que participara en misiones relevantes. En 1811 se encontraba en el Mediterráneo, logrando cerca de Mallorca su única captura: un pequeño corsario francés. Para 1813 ya estaba dada de baja del servicio activo, convertida en “lazareto”.

Por su parte, la Rota también fue armada en 1809 para servicio activo. También participó en las operaciones en apoyo de la expedición de Walcheren. Después destinada a la base irlandesa de Cork con la misión de patrullar y proteger el tráfico mercante. Al igual que la Perlen, su única presa esos años sería un pequeño corsario francés (en 1812), aunque logró recapturar un par de naves apresadas por los franceses.
En 1813 partió para América formando parte de la escolta de un convoy a Quebec. De allí fue destinada a la fuerza naval con base en Jamaica. En 1814 participó en la acción de Fayal (27/09) en la que sus botes y los del navío Plantagenet intentaron sin éxito capturar al corsario americano General Armstrong. En diciembre de ese mismo año participó en las operaciones navales en la costa americana de Georgia, concretamente en la toma de St. Marys. A su vuelta a Inglaterra fue dada de baja, siendo vendida en 1816.

Imagen
La acción de Fayal. En el fallido asalto participaron 180 hombres de la Rota y el Plantagenet, que fondearon a un par de millas de distancia. Los botes fueron remolcados por el bergantín Carnation, que después debía prestar fuego de apoyo al asalto. El ataque se saldó con 36 muertos y 93 heridos.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Lutzow
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 57570
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 247 veces
Agradecimiento recibido: 227 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Lutzow »

Estoy empezando a pensar que los británicos tenían en su Armada más fragatas capturadas que construidas...

Sobre el combate de Fayal tenemos una bella lamina de Mcbride:
26-27 de Septiembre de 1814, batalla de Fayal (Azores). Una pequeña escuadra británica se topa en el citado puerto con el bergantín estadounidense General Armstrong (7) y envían una barca para conocer su identidad. Los estadounidenses amenazan con abrir fuego si se acercan más, y como los británicos hacen caso omiso los primeros cumplen su amenaza causando varias bajas a sus rivales. Estos envían varias barcas con la intención de abordar y capturar el bergantín, pero son recibidos por una lluvia de metralla perdiendo en total 36 muertos y 93 heridos, por solo 2 muertos y siete heridos entre los de América, que por la noche deciden hundir su barco para evitar su apresamiento desembarcando en las islas portuguesas, desde donde regresarían a su patria. Lámina cortesía de Angus McBride.

Imagen
Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Muy buena esa ilustración, se me había pasado.
Es cierto que la Royal Navy tenía en esa época una gran cantidad de fragatas capturadas, ya fuera en combate o por otros medios. :lol: En el caso de fragatas de 24 libras se hicieron con una buena colección. Ahora toca pasar finalmente a las fragatas británicas, y veremos como este hecho sería relevante en las decisiones tomadas.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

15. Gran Bretaña, 1794. Las “razees”.

Desde Inglaterra eran conscientes de que algo se estaba moviendo en Francia y la captura de la Pomone en abril, confirmó que Francia estaba en el camino de armar fragatas con el calibre de 24 libras.
Como réplica se decidió construir fragatas propias de 24 libras. Los estudios en este sentido, llevaron a que en 1795 se ordenaran dos modelos, uno siguiendo las líneas de la capturada Pomone (la Endymion) y otro autóctono (la Cambrian).
Dado que llevaría un tiempo que estas naves se concretaran, en el propio 1794 se apostó por una solución de urgencia: rebajar 3 navíos de línea de 64 cañones para convertirlos en fragatas “razee”. Los elegidos fueron los navíos Anson (1781), Magnanime (1780) e Indefatigable (1784).
Se trataba pues de navíos con no demasiados años, y al tratarse de navíos de línea de dos puentes “pequeños”, era menos problemático el rebajarles el segundo puente, a diferencia de lo sucedido con los “74s” franceses en esa misma época. Para 1794, los navíos de 64 cañones ya eran modelos “desfasados”, y en cualquier caso la Royal Navy tenía de sobra como para poder prescindir de tres sin problemas.

El Indefatigable remontaba su linaje al Ardent (1764), diseño de Thomas Slade, que a su vez se había inspirado en las líneas del Fougueux (1747) francés (diseño de Jacques-Luc Coulomb). Los otros dos navíos pertenecían a la “clase” del Intrepid (1770), diseño de John Williams.
Al no ser fragatas “de pura cepa”, se evidenciaron peores condiciones marineras respecto a las que habría tenido una fragata diseñada ex-profeso.
Los cascos de las “razees” resultaron ser algo “rígidos”, aunque ofrecían la ventaja de ser cascos fuertes, pensados para naves que debían formar parte de la línea de batalla.
Las proporciones de estas “razees” no eran exactamente las ideales para conseguir una fragata veloz. El andar de las Anson y Magnanime parece que era bastante escaso. Por contra, la Indefatigable podía llegar a alcanzar los 12 nudos, siendo su máxima velocidad registrada la de 12,5 nudos. En su caso parece que se benefició tanto de que el diseño original era muy veloz como de una elección adecuada a la hora de definir su aparejo. Aun así se quedaba atrás de las fragatas verdaderamente veloces.
La primera nave en ser botada, tras su transformación, fue la Anson. Las pruebas iniciales demostraron una inquietante falta de estabilidad. No sólo se había “recortado” el puente superior sino que se habían recortado los mástiles y las vergas de la nave. El capitán de la Anson, Philip Durham, informó al capitán de la Indefatigable, Edward Pellew, de que en su opinión la fragata había quedado descompensada, y que iba corta de arboladura, quedando muy bajo su centro de gravedad.
Pellew solicitó por todos los medios que a su fragata no se le alterara la arboladura original en la reconversión. Sus peticiones fueron ignoradas, al parecer por venir de un mero capitán. Las continuas averías en las primeras misiones de las tres “razees”, llevaron a la administración naval a reconsiderar la cuestión, y en 1796 se las dotó de una nueva arboladura, más apropiada.


Características “Anson” y “Magnanime”.
Astillero: Plymouth (Anson) y Deptford (Magnanime).
Periodo de servicio (razee): Anson, 1794-1807 (naufragada); Magnanime, 1794-1813.
Dimensiones: 48,62 (eslora) x 13,51 (manga) x 5,8 (puntal original como navíos).
Armamento: 26 cañones de 24 libras (cubierta principal); 10 cañones de 12 libras y 6 carronadas de 42 libras (alcázar y castillo).

Imagen
Planos de la Anson y la Magnanime, una vez “rebajadas”.


Imagen
Maqueta de la Anson.


Características de la “Indefatigable”.
Astillero: Buckler´s Hard (Hampshire).
Periodo de servicio (razee): 1794-1816.
Dimensiones: 48,77 (eslora) x 13,44 (manga) x 5,8 (puntal original como navío).
Armamento: 26 cañones de 24 libras (cubierta principal); 12 cañones de 12 libras y 6 carronadas de 42 libras (alcázar y castillo).


Imagen
Planos de la Indefatigable, 1794, propuesta de reconversión en razee.


Imagen
Maqueta de la Indefatigable.



Anson.
1794-1805.
El primer capitán de la Anson fue Philip Durham. Fue asignada al escuadrón de fragatas de J.B. Warren, en el que también se encontraba otra fragata de 24 libras, la capturada Pomone.
En 1795 participa en las operaciones de desembarco de tropas realistas. Está presente en el combate de Pointe du Raz (20/031796), del que ya se habló en el apartado dedicado a la Pomone. En 1797 participa en la captura de la corbeta Calliope (17/07) y de un par corsarios franceses. A su vez captura a la corbeta de 20 cañones Daphne, tras un breve combate en el que no sufre ninguna baja.
A lo largo de 1798-1800 participa de nuevo en la captura de un buen puñado de corsarios franceses entre los que destaca la Flore de 32 cañones; asimismo también captura al menos un corsario español, el Severo, en 1800.

Captura de la Loire (18/10/1798).
La Anson formaba parte del escuadrón de Warren que se enfrentó al escuadrón francés de Bompart en la batalla de Tory Island (12/10/1798). En los días previos a la batalla, la fragata sufrió repetidas averías debido al mal tiempo, perdiéndose la acción principal al haberse quedado rezagada respecto a su escuadrón.
Durante la tarde, la averiada Anson, que se esforzaba en reunirse con sus camaradas, se tropezó con varias de las fragatas francesas que se retiraban tras la batalla. La más cercana a la Anson era la Loire (18 libras), cuyo capitán (Segond) decidió izar la bandera británica. El truco engañó inicialmente al capitán Durham pero finalmente se percató de que el comportamiento de la fragata era extraño, y abrió fuego contra ella al notar que no acortaba vela tras haberla saludado. La Loire respondió al fuego para después alejarse de una averiada Anson, incapaz de dar caza. Media hora más tarde pasaron cerca de la Anson otras 3 fragatas francesas: Résolue (12 libras), Sémillante (12 libras) e Inmortalité (24 libras), intercambiando disparos, pero siguiendo finalmente su curso. Una 5ª fragata francesa pasó algo más tarde a la vista de la Anson.
La Anson tuvo suerte de que la prioridad de las fragatas francesas fuera hacer buena su huida del escuadrón británico y no se podían arriesgar a perder tiempo ni a sufrir averías, estando como estaban al norte de Irlanda y alejadas de su base de Brest. De hecho en la caza posterior a la batalla, 3 de las fragatas francesas acabarían siendo capturadas.

Tras el combate con las fragatas francesas, la Anson de nuevo se encontraba averiada. Había recibido varios impactos graves en su aparejo, además de sufrir 15 bajas (2 muertos y 13 heridos). La Anson no estaba por tanto en muy buenas condiciones para participar en la persecución de los días posteriores, pero la fortuna interpuso de nuevo a la Loire en su camino. La fragata francesa se había visto arrinconada, el día 17, por la fragata Mermaid (12 libras) y el bergantín de 18 cañones Kangaroo (armado básicamente con carronadas). Había conseguido escapar con una buena maniobra, pero se encontraba averiada, habiendo perdido varios masteleros, y había tenido que variar su rumbo para tratar de dar esquinazo a sus perseguidores.
El día 18, la Anson se tropezó con la Loire que a su vez era perseguida por el Kangaroo. Esta vez la fragata francesa no estaba en condiciones de escapar. El cañoneo entre la Anson y la Loire se prolongó durante hora y cuarto, en la que se infligieron un daño mutuo que dejó a ambas con escasa capacidad de maniobra. El remate final para la Loire llegó con la aproximación del Kangaroo, que pudo dispararle una andanada que terminó de destrozar lo que quedaba en pie de la arboladura. En cualquier caso la Loire había quedado reducida a únicamente 5 piezas en servicio, y tenía prácticamente agotadas sus municiones; por lo que Segond optó por la rendición.
Las bajas de la Loire fueron de 46 muertos y 71 heridos. A bordo de la Anson hubo de nuevo 2 muertos y 13 heridos.

Imagen
Nicholas Pocock. La Anson “escapa” de cinco fragatas. Aquí el artista ha “concentrado” a las 5 fragatas francesas con las que se topó la Anson, el 12 de octubre.


Imagen
Nicholas Pocock. La Anson apresando a la Loire.


Imagen
La captura de la Loire en una ilustración francesa.



En 1801, tomó el mando de la Anson el capitán William Cracraft. Periodo en el que lo único destacable fue la captura de un pequeño corsario en 1803 (tras el intervalo de la Paz de Amiens).


Caribe 1806-1807.
A comienzos de 1806, comandada ahora por Charles Lydiard, zarpó para el Caribe. Allí formó parte del escuadrón del comodoro Charles Brisbane.
El 23 de agosto, navegaba cerca de la costa cubana en compañía de la Arethusa (18 libras) del propio Brisbane. Allí avistaron a la fragata española Pomona (12 libras) que transportaba caudales desde Veracruz a La Habana. Imposibilitada de llegar a su destino, la Pomona se refugió en la playa de Cojimar, a la vista del castillo del Morro, aunque demasiado lejos como para recibir su apoyo. Como única protección contaba con la de una batería costera y la prestada por varias lanchas cañoneras que se despacharon en su auxilio.
Las dos fragatas británicas se acercaron a corta distancia de la Pomona y en unos 35 minutos lograron su rendición, muerto el capitán de la Pomona, Pedro Pablo Sanguineto. Para entonces ya se había conseguido poner a salvo a la mayor parte de los caudales que iban a bordo.
La Pomona tuvo 21 muertos y 32 heridos (a su vez los británicos afirmaron haber destruido varias lanchas). Las bajas británicas fueron de 2 muertos y 32 heridos, todos ellos en la Arethusa. Este último hecho se debió probablemente a que la “lenta” Anson, tardeó en acercarse, interviniendo únicamente para rematar la acción.

Imagen
Thomas Whitcombe. Captura de la fragata Pomona por las fragatas Arethusa y Anson.


Al mes siguiente, el 15 de septiembre, la Anson se encontraba de nuevo navegando cerca de La Habana, esta vez en solitario. En esta ocasión lo que avistó no era una fragata sino un navío de línea francés de 80 cañones, el Foudroyant de Willaumez. El Foudroyant se había topado con un huracán que lo había dejado desarbolado y montaba en ese momento un precario aparejo de fortuna.
A pesar de no ser rival para el potente navío de línea, Lydiard decidió acercarse confiando en poder tomar una posición desde la que batir al averiado navío sin que este pudiera responder. El intento falló, y la Anson se vio alcanzada por varios disparos. Lydiard se dio por vencido e hizo virar a la Anson. Dada la cercanía de la fortaleza de el Morro no era viable seguir con el intento, y de hecho desde el propio puerto se estaba preparando la salida de un navío de línea español.
Las bajas en la Anson fueron de 2 muertos y 8 heridos; recibiendo a su vez varios impactos en el casco y el aparejo.

De vuelta con el escuadrón de Brisbane, la Anson participó en la captura de la holandesa Curaçao (01/01/1807), cañoneando a las naves (una fragata y una corbeta) y fuertes de la isla. Sería una partida de la Anson la que tomaría posesión de la corbeta holandesa Surinam. Asimismo, juntos Lydiard y Brisbane, desembarcarían y tomarían al asalto Fuerte Amsterdam. Las bajas de la Anson fueron de 3 muertos y 14 heridos.


Imagen
Thomas Whitcombe. Captura de Curaçao.


Naufragio (28-29/12/1807).
Tras la captura de Curaçao, la Anson fue la encargada de regresar a Inglaterra con la noticia y “las banderas capturadas”.
Tras un periodo de mantenimiento volvió al servicio activo, siendo su área de operaciones el Canal de la Mancha. En una de sus patrullas se topó con un temporal y dio la vuelta en busca de refugio, logrando llegar a la zona de la bahía de Mount´s Bay en la península de Cornualles.
Incapaz de salir de nuevo a mar abierto ante la fuerza del temporal, Lydiard intentó fondear la fragata de manera segura en la bahía; sin embargo los intentos resultaron fallidos, rompiéndose los cables de las anclas. A continuación Lydiard intentó conseguir que la Anson encallara directamente en una playa pero en su lugar se encontró chocando con un bajío, a la vez que el palo mayor se venía abajo. La fragata escoró y en medio del fuerte oleaje, los marineros tuvieron que luchar por llegar a la costa. Algunos lo consiguieron agarrados a los restos del palo mayor. Otros habían quedado atrapados al volcarse la nave y sólo pudieron salir cuando el temporal empezó a romper el casco.
Lydiard se quedó a bordo de la nave para supervisar la evacuación, pereciendo cuando finalmente la nave sucumbió del todo. No se conocen las bajas totales ya que muchos de los nuevos marineros eran reclutas forzosos y aprovecharon para desertar. Se estiman entre 60 y 190.
Los cadáveres arrastrados a la playa fueron tratados de manera poco ceremoniosa, como era habitual en la época: arrojados a una fosa común, tras haber permanecido mucho tiempo a la intemperie. Este hecho impactó a uno de los espectadores del suceso, que consiguió que se aprobara una ley en 1808 que regulara el enterramiento de los cadáveres de los ahogados.


Imagen
El naufragio de la Anson.


Imagen
Otra ilustración del naufragio de la Anson, en este caso de un naufragio “alternativo”. La ilustración utilizada para explicar la utilidad del “Tengrouse´s rocket apparatus” desarrollado justo después. Conmovido por la tragedia de la Anson, H. Tengrouse desarrolló un cohete de salvamento que teóricamente facilitaba lanzar cabos a la playa.




Magnanime.
La carrera de esta fragata fue algo similar a la de la Anson, aunque con menos momentos destacados.
Entre septiembre de 1795 y 1798 estuvo comandada por el capitán Michael de Courcy, teniendo en su haber la captura de al menos 5 corsarios franceses.
En agosto de 1798 colaboró en la captura de la fragata francesa Décade, a la altura del Cabo Finisterre. Su colaboración fue nominal, ya que el combate se limitó a una persecución entre la británica Naiad (18 libras) y la Décade, con la Anson rezagada.

Al igual que la Anson, la Magnanime también estuvo presente en las operaciones en torno a la batalla de Tory Island (12/10/1798). En su caso si participó del combate principal, en el que los franceses contaban con un navío de línea (Hoche) y 8 fragatas, mientras que los británicos contaban con 3 navíos de línea y 4 fragatas (5 si se cuenta a la rezagada Anson).
La Magnanime seguía las aguas del navío Robust (74) que se dirigió a entablar combate con el Hoche (74). Por su parte, la fragata británica, abrió fuego con su batería de estribor contra las fragatas Embuscade (12 libras) y Coquille (12 libras).
Poco después, la fragata se vio obligada a virar a estribor para evitar chocar con el Robust; esta maniobra la puso momentáneamente a tiro de otras fragatas francesas: Loire (18 libras), Inmortalité (24 libras) y Bellone (18 libras). La Anson respondió al fuego, con varias andanadas. Las fragatas se alejaron ante la aproximación de un navío británico de 80 cañones, el Foudroyant.
A continuación, la Magnanime se dirigió a ocupar una posición de enfilada contra el maltrecho Hoche, que combatía con el Robust. Al final el Hoche se vio cañoneado por varias naves británicas a la vez y acabó rindiéndose. El honor de recibir la espada del comodoro francés Bompart fue para el primer teniente de la Magnanime, aunque el merito de la captura fue básicamente del Robust.
A bordo de la Magnanime únicamente hubo 7 heridos.


Imagen
Nicholas Pocock. Batalla de Tory Island.


El resto de la carrera de la Magnanime fue bastante gris; participando tanto en cruceros como en misiones de escolta de convoyes.
En enero de 1802 regresa a Inglaterra del Caribe escoltando un convoy. El estado de la fragata es penoso y ya durante el viaje varios mercantes abandonaron el convoy al ver que la fragata iba haciendo aguas y no estaba en muy buenas condiciones. A su llegada a Plymouth sólo le quedaban 84 hombres en estado de servicio, y de hecho tuvo que ser remolcada para que pudiera entrar de forma seguro en el puerto dado su mal estado.
La fragata fue reparada en 1803, con intención de usarla básicamente como batería flotante, aunque permaneció en condición de poder salir al mar. En 1805 fue reconvertida en hospital flotante.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Indefatigable.
La más famosa y afortunada de todas las “razees” fue la Indefatigable. De hecho se convertiría en una de las fragatas icónicas de las guerras napoleónicas.

1795-1798. La Indefatigable de Pellew.
Cuando Edward Pellew asumió el mando de la Indefatigable ya era un capitán de fragata con éxitos en su haber. De hecho había sido el primero en capturar una fragata francesa al estallar la guerra, en el celebrado duelo entre su Nymphe y la Cléopâtre (ambas de 12 libras). Ahora iba a ejercer de comodoro de un escuadrón de fragatas, con su insignia en la Indefatigable. En dicho servicio, la Indefatigable iba a conseguir numerosas presas, tanto como parte del escuadrón como en solitario.
Además de mercantes y naves de cabotaje, entre las presas menores se incluyen un buen puñado de bergantines y corsarios franceses. Entre ellos los de mayor enjundia serían la corbeta corsaria Hyène (24) capturada (en solitario) cerca de Tenerife (14/10/1797), la también corsaria L’Heureuse Nouvelle (22) capturada (con el escuadrón) en el Canal de la Mancha (28/01/1798) y la corbeta Vaillante (20) capturada (en solitario) a la altura de la isla de Ré (07/08/1798).
Pero lo que haría famosa a la Indefatigable fue una serie de encuentros de mayor relevancia.

Imagen
Retrato del almirante Edward Pellew (1757-1833).

Imagen
Derek Gardner. 1795; El “western squadron” formado por las fragatas Indefatigable, Jason y Concorde (junto al lugre Duke of York), zarpa de Falmouth.


Indefatigable vs Virginie (20/04/1796).
El escuadrón de Pellew se componía de la propia Indefatigable y de las fragatas Révolutionnaire (18 libras), Amazon (18 libras) y Concorde (12 libras). También contaba con un desfasado mini-navío de línea de 44 cañones, el Argo, con batería principal de 18 libras.
Durante su crucero se toparon primero con la fragata francesa Unité (12 libras), que fue capturada (13/04) por la Révolutionnaire sin muchos problemas. Dicha fragata regresó a puerto con su presa y Pellew también despachó a puerto al Argo.
En la mañana del día 20, a la altura del cabo Lizard, Pellew se tropezó con una nueva fragata francesa: la Virginie (18 libras), comandada por el capitán Jacques Bergueret. En cuanto, Bergueret se dio de cuenta de que las velas que atisbaba eran de naves de guerra ordenó virar e inició una huida en dirección a Brest. El escuadrón de Pellew empezó lo que iba a ser una larga persecución, que se prolongó durante medio día. Es llamativo que fuera precisamente la Indefatigable la que dejara atrás a sus compañeras y diera alcance a la Virginie.
El combate se inició sobre la medianoche. Hubo un intercambio nocturno de andanadas entre ambas fragatas, en el que los respectivos aparejos acumularon fuertes daños. La Virginie sufrió la perdida del mastelero mayor y del palo de mesana, mientras que la Indefatigable perdía tanto el mastelero de mesana como la vela cangreja. Los daños en la Virginie eran más graves, ya que además de los impactos en el aparejo había sufrido un buen número de impactos en el casco y embarcaba agua.
El resultado parecía decidido pero entre los daños de la Indefatigable se contaba el haber pedido el control de las velas del palo mayor al haberse desprendido los cabos de la jarcia. El resultado era que la Indefatigable no podía reducir vela para acompasar su velocidad a la de la dañada Virginie, y ésta se quedó atrás.
Bergueret vio ahí su oportunidad y viró para tratar de hacerle fuego de enfilada por la popa a la Indefatigable. Por su parte a Pellew no le quedó más remedio que virar a su vez para evitarlo, con el resultado de que ambas fragatas acabaron alejándose. Ambas fragatas quedaron prácticamente a la deriva y empezó una carrera por ver cual reparaba antes los daños.
Las esperanzas de la Virginie de ganar la partida se esfumaron cuando otra fragata británica, la Concorde, se aproximó y se colocó en posición de fuego por su aleta de babor. Bergueret se rindió. La fragata había tenido a bordo 14-15 muertos y 27 heridos. Todo el daño de la Indefatigable se concentró en el aparejo y no tuvo ninguna baja.


Imagen
C. Sheppard. La captura de la Virginie.


Imagen
J. Faiburn. Otra ilustración sobre el combate nocturno entre la Indefatigable y la Virginie.


Droits de l´Homme (13-14/01/1797).
La Indefatigable de Pellew se encontraba en esta ocasión acompañada únicamente por la Amazon (18 libras) del capitán R.C. Reynolds. Ambas fragatas acababan de reaprovisionarse y regresaban a su misión de vigilancia de los accesos a Brest.
Un mes antes, el escuadrón de Pellew había sido testigo de la salida de la flota francesa de Brest con destino a Irlanda. La propia Indefatigable había intentado estorbar la salida francesa, acercándose casi a tiro de cañón y simulando hacer señales a una inexistente escuadra británica.
A su regreso, Pellew, se encontraría a la altura de la isla de Ushant, con uno de los integrantes de la desafortunada expedición, el navío de línea Droits de l´Homme (74 cañones), bajo el mando del capitán Jean-Baptiste Raymond de Lacrosse. Los temporales que azotaron la expedición, habían provocado que el navío se separara de su escuadra días antes y ahora regresaba a Brest en solitario.
A pesar de que la teórica ventaja estaba de su parte, Lacrosse decidió virar hacia el SE e intentar escapar. No se trataba de cobardía sino de una decisión razonable. Por un lado no hacía mucho (un par de horas antes) que había avistado otras velas y sospechaba que podían ser naves británicas en su persecución (en realidad es probable que fueran naves francesas), por lo que no convenía demorarse. Otro motivo preocupante era que en medio del temporal reinante, Lacrosse, sabía que era muy arriesgado abrir las portas de su batería principal de 36 libras. El navío las llevaba muy bajas; muy probablemente más incluso de lo normal ya que iba sobrecargado con tropas y material del ejército. Por tanto sólo contaba con su batería secundaria de 18 libras y as piezas del alcázar para defenderse. De hecho la ventaja estaba del lado británico, aunque sólo hubiera estado la Indefatigable con su batería de 24 libras (y casco de navío de línea).

Sobre las 16:15 cuando el Droits de l´Homme intentaba escapar arreció el temporal y el navío perdió los masteleros del palo mayor y del trinquete. La velocidad del navío se redujo a unos 5 nudos. Los franceses corrieron a despejar la cubierta de los caídos palos. De hecho durante un cierto tiempo, el navío estuvo prácticamente indefenso por una banda ya que las velas caídas colgaban por el costado de la nave.
La Indefatigable era la nave mas próxima y los franceses se temían que se abalanzara sobre ellos en un momento. Sin embargo Pellew no debía ser consciente de todos los problemas a bordo del navío francés y su rumbo de aproximación no fue directo sino con intención de situarse a popa del Droits, lo que le llevó algo más de tiempo. Por su parte la Amazon iba retrasada unas 6-7 millas.
La Indefatigable alcanzó al Droits sobre las 17:30 y se dirigió contra su popa. Lacrosse ordenó ceñir al viento y con su maniobra el navío esquivó el ataque de enfilada, intercambiando andanadas con la fragata. Pellew estaba decidido a enfilar el navío y al haber fracasado por la popa, intentó aprovechar su mayor velocidad para pasar por la proa. De nuevo Lacrosse maniobró con acierto y de hecho fue la Indefatigable la que se encontró en una posición apurada. El Droits de l'Homme intentó embestir a la fragata para abordarla, lo cual la Indefatigable evitó pero dejó su popa expuesta. Afortunadamente para la Indefatigable la andanada francesa fue prácticamente inefectiva, ya que los tiros salieron altos, probablemente por culpa del balanceo provocado por el fuerte oleaje. Durante un momento los franceses trataron de utilizar también su batería principal pero, como se temían, el agua empezó a entrar a raudales tras abrir las portas, y hubo que volver a cerrarlas.
Durante otra hora y cuarto, ambas naves se siguieron intercambiando disparos. A las 18:45 se unió al combate la Amazon. De nuevo Lacrosse consiguió maniobrar para proteger su popa, en este caso del ataque de la recién llegada y consiguió mantener a ambas fragatas a un mismo lado para no recibir fuego cruzado. El combate se prolongó hasta las 19:30, momento en que ambas fragatas quedaron temporalmente separadas del navío francés. La Amazon se vio arrastrada por el viento por mantener desplegado excesivo trapo, mientras que la Indefatigable se vio obligada a efectuar reparaciones en su averiado aparejo.
El respiro para el Droits no duro mucho, de hecho no estaba en condiciones de aprovecharlo debido a sus graves averías. Sobre las 20:30 ambas fragatas volvieran a la carga, cada una por una banda y procediendo metódicamente a hacerle fuego de enfilada con continuas viradas alternas. Dado el inefectivo fuego de respuesta por parte del navío francés, la mayor preocupación de ambos capitanes británicos era no acercarse a distancia de abordaje, sin preocuparles recibir a su vez fuego de enfilada de vez en cuando.
Sobre las 22:30 se empezaron a agotar los proyectiles de las piezas francesas en servicio, y Lacrosse tuvo que recurrir a la munición del ejército consistente en obuses. El combate continuó durante varias horas, con una segunda interrupción para que las fragatas británicas repararan averías en su aparejo. El navío francés aguantaba como podía el acoso, en medio del fuerte oleaje.

El clímax del combate se produjo de manera imprevista, sobre las 4:20 del día siguiente, cuando las 3 naves se acercaron a la costa. Dado el temporal y las averías acumuladas se trataba de una situación muy arriesgada. Cuando fue consciente del peligro, Pellew ordenó que tanto la Indefatigable como la Amazon viraran hacia mar abierto.
La Indefatigable se salvó gracias a que contaba con un piloto bretón que eligió la ruta más segura para escapar; aun así hasta las 11 de la mañana no alcanzó mar abierto, teniendo que luchar duramente para abrirse camino. Por su parte la Amazon no pudo evitar encallar, aunque por fortuna para su tripulación en una posición relativamente segura, ya que sólo hubo seis ahogados y lo fueron por desobedecer ordenes y tomar un bote para intentar alcanzar la playa por su cuenta. La desgracia se abatió sobre el muy dañado Droits de l´Homme que fue incapaz de anclar y/o encallar de manera segura, a pesar de los esfuerzos de Lacrosse.
La Indefatigable tuvo únicamente 19 bajas, todos heridos. Por su parte la Amazon (aparte de los ahogados) contabilizó 3 muertos y 15 heridos, quedando su tripulación presa de los franceses; la fragata en sí acabó destrozada por el temporal.
Se supone que el Droits de l´Homme tuvo cerca de 100 muertos y 150 heridos durante el combate, lo que refleja una gran disparidad en los efectos de la artillería de ambos bandos. A ello hay que añadir cientos de ahogados durante el naufragio y más tarde cuando muchos intentaron sin éxito alcanzar la playa. Lacrosse (y el general Humbert) se quedaron hasta el final a bordo del destrozado navío, siendo rescatados el día 17 junto a los últimos 140 tripulantes. Se cree que cerca de 600 franceses perecieron ahogados.


Imagen
Leopold le Guen. El combate del Droits de l´Homme. La Indefatigable es representada incorrectamente como un navío de dos puentes.


Imagen
Ebenezer Colls. La Indefatigable y la Amazon acosando al Droits de l´Homme.


Imagen
John Lynn. Otra visión del combate.


Imagen
I. Brydon. El naufragio del Droits de l´Homme.


1799-1804. Cabo de Santa María.
Entre 1799 y 1800 estuvo bajo el mando del capitán Henry Curzon. Sus éxitos fueron bastante más moderados, un par de corsarios capturados y participó en la captura de la corbeta Venus (28) cerca de la costa portuguesa (28/10/1800). En 1801 tuvo como capitán a Mathew Scott, siendo lo más reseñable un asalto con botes, conjunto con los del navío Excellent (74) a un convoy fondeado en la bahía de Quiberón. El asalto fracasó en capturar los mercantes pero sí se consiguió tomar una bombarda que servía de escolta.


Imagen
Thomas Lawrence. El almirante Graham Moore (1764-1843).


Tras el interludio de la Paz de Amiens, la Indefatigable fue reactivada bajo el mando de otro capitán famoso: Graham Moore. Moore ya tenía algún éxito en su haber como capitán de fragata, como era la captura de la Résolue (12 libras) con la Melampus (18 libras).
El suceso más destacado de la breve etapa de Moore sería el combate del Cabo de Santa María (05/08/1804). Moore ejercía de comodoro de un escuadrón de fragatas que se completaba con las Lively, Amphion y Medusa, todas ellas de 18 libras. Sus ordenes fueron las de interceptar un escuadrón español (división según la terminología española) de fragatas, que procedentes de América traían a la península importantes caudales. Dicho escuadrón se componía de las fragata de 18 libras Medea, insignia del jefe de escuadra José de Bustamante, y las fragatas de 12 libras Fama, Santa Clara, y N.S. de las Mercedes.

El combate iba a venir condicionado por el hecho de que en realidad se trataba de una agresión en tiempo de paz. Dado que España y Gran Bretaña no estaban en guerra, aunque sin duda la tensión para ello ya era alta. A Bustamante no le extrañó que unas fragatas británicas se acercaran con lo que se supuso era una mera intención de identificar si eran españolas o francesas. A pesar de todo y como precaución, ordenó agruparse a su escuadrón, zafarrancho de combate, y que formara en línea de bolina a barlovento.
Moore se aproximó e hizo señales de que quería mandar un mensaje. A la vez las fragatas británicas se situaron a “tiro de pistola” y de tal forma que cada una quedó emparejada con una española de la siguiente manera. La Medusa (capitán J. Gore) se situó a babor de la Fama (M. Zapiain), que encabezaba la línea española; la Indefatigable del propio Moore hizo lo mismo respecto a la Medea de Bustamante; tras la Medea iba la Mercedes (J.M. de Goicoa), con la que se emparejó la Amphion (S. Sutton), pero ésta última se pudo situar por estribor de la española al aprovechar un hueco que dejó la Mercedes mientras se esforzaba en ponerse en línea; cerraba la línea española la Clara (D. Alesón) con la que se emparejó la Lively (G.E. Hamond).
De esta forma cada fragata inglesa tenía a su lado a una española de menor porte: la de 24 libras contra la de 18, y las de 18 contra las de 12. Además había que tener en cuenta que mientras estos venían preparados para el combate, la situación era bien distinta en las fragatas españolas:
“mas no debiendo preocupar el armamento, dado el estado de paz,se abarrotaron las bodegas con fardos de lana de vicuña, cascarilla, cueros, lingotes de cobre y de plata, y en las baterías se dispusieron camarotes en que alojar a los pasajeros de distinción” (Cesáreo Fernández Duro).
A pesar de la desfavorable situación, Bustamante se negó a la extraña petición de Moore de que le acompañaran a un puerto inglés, afirmando el comodoro que tenía ordenes de retener las fragatas españolas (y sólo estas) por la fuerza si fuera necesario.

El combate en sí se decidió pronto, no sólo por la desventaja española sino también por la mala fortuna. A los pocos minutos de entablada la batalla, la Mercedes voló por los aires, perdiéndose 249 vidas (incluidos civiles). La Amphion, quedando libre, rápidamente pasó al costado de la Medea que ya combatía por babor con la Indefatigable. No tardó mucho Bustamante en rendir la Medea al verse perdido entre dos fuegos y con graves daños en su aparejo; las bajas fueron de 2 muertos y 10 heridos. La Clara siguió combatiendo durante un cuarto de hora con la Lively -y al parecer recibiendo también fuego por parte de la Amphion- antes de rendirse, sufriendo 7 muertos y 20 heridos.
Quedaba la Fama que en cabeza de línea había dejado atrás tanto a la Medea como a la inglesa Medusa. Según la versión inglesa la Fama se habría rendido “engañando” a la Medusa, que habría cesado su fuego, para después huir. La Fama fue perseguida por la Medusa y la veloz Lively, siendo capturada varias horas más tarde, tras un breve combate. Las bajas de la Fama fueron de 11 muertos y 23 heridos.
Las bajas británicas fueron escasas: 2 muertos y 4 heridos en la Lively, y 3 heridos en la Amphion. Los daños recibidos también fueron de escasa consideración. Al tratarse no de un acto de guerra sino de una “incautación”, las tripulaciones de las fragatas inglesas se encontraron con que no tenían derecho a su parte del suculento botín capturado, recibiendo en su lugar una gratificación bastante más modesta.


Imagen
Thomas Whitcombe. Batalla del Cabo de Santa María.


Imagen
Voladura de la Mercedes.


Imagen
Francis Sartorius. Batalla del Cabo de Santa María.





1805-1816.
En octubre de 1805 la Indefatigable quedó bajo el mando de J.T. Rodd, participando en los metódicos bloqueos a los puertos franceses.
El 15 de julio de 1806, la Indefatigable sirvió como base para lanzar un ataque nocturno con botes a la rada de la isla de Aix. En él participaron 12 botes, de los que 3 eran de la propia Indefatigable. Durante la acción, se consiguió capturar al bergantín francés César (16). Las bajas inglesas combinadas fueron altas: 9 muertos, 39 heridos y 20 prisioneros.
En 1809 los británicos hicieron una nueva incursión en la zona, bastante más exitosa, la denominada batalla de la Rada de los Vascos. El 12 de abril, tras una incursión con brulotes, la escuadra francesa yacía varada y vulnerable. El impetuoso Cochrane, que había organizado el ataque, se impacientó con la indecisión de su comandante el almirante Gambier y sin órdenes acercó su fragata Impérieuse (la antigua Medea capturada por la Indefatigable) y las pequeñas naves bajo su mando a las naves francesas.
Finalmente, ante el peligro que corría Cochrane, se enviaron refuerzos encabezados por la Indefatigable. El viento era ligero (y había que tener cuidado con los bajíos) por lo que la progresión de la Indefatigable fue lenta, hasta por fin situarse y anclar al lado de la Impérieuse Primero abrió fuego contra el Calcutta, un navío de 56 cañones utilizado como nave almacén, pero pronto Rodd fue informado de que la nave se había rendido al propio Cochrane. A continuación el objetivo de las piezas de la fragata fue el navío Ville de Varsouvie (80), aunque desde su posición sólo podía alcanzarle con parte de sus piezas. El varado navío francés, cañoneado por varias naves, se acabaría rindiendo (y siendo incendiado).
Al día siguiente, Cochrane llegaría a sugerir que la Impérieuse y la Indefatigable se dirigieran en solitario contra el enorme Ocean (118), todavía vulnerable, pero Todd se negó. La Indefatigable se retiró, reuniéndose con el resto de la escuadra. Durante la batalla no tuvo ninguna baja, y al parecer recibió un único impacto serio, efectuado por una de las baterías costeras, balazo que derribó un mastelero.
El resto de la carrera de la Indefatigable fue bastante menos destacable, siendo retirado en 1816.


Imagen
Louis Philippe-Creppin. Ilustración dedicada a la batalla de la Rada de los Vascos, durante el día 12 de abril. Las naves francesas se encontraban en proceso de ser reflotadas cuando fueron atacadas.


Imagen
Derek Gardner. La Indefatigable frente al castillo de St.Mathews (Falmouth)
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Lutzow
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 57570
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 247 veces
Agradecimiento recibido: 227 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Lutzow »

Buen post Flavius, te echábamos de menos... :dpm: Acto de piratería el combate de Cabo Santa María, ¿se quedaron con los caudales apresados? :/)

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Sí, un acto infame. Al final España declaró la guerra unos meses más tarde, qué remedio. En la propia Inglaterra hubo muchos que no lo vieron un acto correcto.
La Royal Navy se quedó con las 3 fragatas y también con los caudales y el resultado de la venta de las mercancias.
Las fragatas y su contenido fueron consideradas legalmente "Droits of Admiralty" (derechos del Almirantazgo). En caso de haberse producido la captura durante un acto de guerra, hubieran sido declarados "Droits of the Crown" (derechos de la Corona) y a las tripulaciones les hubiera correspondido un dinero de presa equivalente al valor de las naves.
Lo que sí creo es que se indemnizó más tarde a aquellos mercaderes que transportaban fondos privados a bordo de las fragatas.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

16. Endymion y Cambrian.

Ante la aparente amenaza francesa constituida por sus nuevas fragatas pesadas, la Royal Navy decidió en 1795 acometer un programa de construcción de 8 fragatas “de primera clase”. Cuatro de ellas eran más grandes que las fragatas de 18 libras británicas, pero al final se decidió que sólo dos eran aptas para portar piezas de 24 libras. Por un lado estaba la Endymion que era una copia de la capturada Pomone francesa, y por otro un diseño del “surveyor” John Henslow: la Cambrian.
Para la Cambrian parece que Henslow se limitó a agrandar un poco uno de sus diseños de fragatas de 18 libras. Aun así el resultado era una fragata “pequeña”, de menor tamaño que la Endymion; y acabaría con el tiempo reconvertida en fragata de 18 libras.

La Cambrian no causaría impresión notable, aunque su larga carrera es señal de que no era un mala nave. Por contra, sí nos encontramos muchos elogios de la Endymion. Se hizo famosa por sus propiedades marineras y velocidad. Incluso en una época tardía como la década de 1830, todavía se señalaba a la Endymion como una nave veloz y capaz de aventajar a fragatas más recientes. Como fragata de 24 libras llegó a alcanzar un andar de 13,6 nudos, y cuando fue rearmada con piezas de 18 libras registró 14,4 nudos, lo que la convirtió en la fragata británica más veloz de su época. Navegando de bolina podía alcanzar los 11 nudos (tanto con piezas de a 24 como de a 18). Era ágil a la hora de virar, aunque se resentía un poco a la hora de virar por redondo.


Imagen
John Chancellor. La Endymion a la altura de Torbay, navegando con “calima del este”.


La Cambrian.
Características de la “Cambrian”.
Astillero: Bursledon (Hampshire).
Periodo de servicio: 1797-1828 (naufragio).
Dimensiones: 46,94 (eslora) x 12,57 (manga) x 4,57 m. (puntal).
Armamento: 28 cañones de 24 libras (cubierta principal); 12/6 cañones de 9 libras y 8/14 carronadas de 32 libras (alcázar y castillo).


Imagen
Planos de la Cambrian.


Imagen
Modelo del casco de la Cambrian.



Entre mayo de 1797 y 1801, la fragata estuvo comandada por el capitán A.K. Legge. Sirvió principalmente en el Canal de la Mancha, y durante un periodo perteneció al escuadrón de fragatas de Pellew (“el de la Indefatigable”). Durante dicho servicio capturó o participó en la captura de un buen puñado de naves, incluidos al menos 7 corsarios franceses, aunque ninguno de más de 16 cañones. Ocasionalmente también patrulló la costa española, participando en octubre de 1799 en la captura de un par de bergantines españoles.

En mayo de 1802, la fragata fue despachada a Hálifax (Canadá) como insignia del vicealmirante Mitchell, que asumió el mando del escuadrón británico en Norteamérica; en 1803 dejaría de ser la nave insignia. Hasta 1807 serviría en América bajo los capitanes: W. Bentley (1802-1804) y J.P. Beresford (1804-1807). Durante su estancia en América la Cambrian añadiría a su historial varias pequeñas presas entre bergantines españoles y franceses. Para entonces ya había cambiado su batería de 24 libras por una más ligera de piezas de 18 libras.
Como parte de su misión estaba vigilar la presencia francesa en puertos estadounidenses junto a otras naves del escuadrón. Al menos en una ocasión no pudo impedir la ida y vuelta de un par de fragatas francesas. La agresiva política británica de inspección de naves en busca de mercancías francesas (y españolas) y desertores británicos acabó desembocando en el “incidente del Leander” (25/04/1806), en el que la fragata Leander, compañera de la Cambrian, abrió fuego contra una pequeña nave costera estadounidense, matando al hermano del patrón de la nave. La indignación americana fue tal, que las tres naves británicas presentes (incluida la Cambrian) y sus respectivos capitanes recibieron una notificación oficial de que estaba vetada su presencia en aguas americanas.

En mayo de 1808, la Cambrian es destinada al Mediterráneo, teniendo varios capitanes entre 1808 y 1811. Sus acciones más destacadas fueron operaciones en 1810 en apoyo de las fuerzas españolas en Cataluña. En septiembre de 1810, bajo el mando del capitán F.W. Fane, realizó ataques contra las posiciones francesas en Bagur y Palamós. El 13 de diciembre, regresó a Palamós con otras naves británicas, liderando Fane un ataque con botes al convoy francés allí refugiado. El ataque fue inicialmente un éxito destruyendo todas las naves menos dos pero la retirada británica fue un desastre, ante la llegada de refuerzos franceses. Una tercera parte de los 600 asaltantes cayó muerta, herida o prisionera; entre estos últimos, el propio capitán Fane de la Cambrian. La propia fragata contabilizó un muerto, 7 heridos y 4 prisioneros (incluido Fane).
En abril de 1811, la Cambrian, ahora mandada por el capitán Bullen, y acompañada por la Volontaire (18 libras) recorrieron la costa catalana, “quemando, arruinando e inutilizando” las baterías francesas sitas en S. Feliú, Palamós, la Escala, Cadaqués y la Selva. En Cadaqués capturaron además 19 mercantes, pero en la Selva resultó gravemente herido Bullen que, inválido, retornaría a Inglaterra.


Tras 1811, la Cambrian tendría que esperar a 1820 para volver a salir a navegar. Puesta bajo el mando del capitán Gawen Hamilton, fue destinada al Mediterráneo oriental. Allí se dedicaría a combatir la piratería en los siguientes años.
En 1827 tomaría parte en la batalla de Navarino (20/10/1827) contra los otomanos, sufriendo 2 bajas (un muerto y un herido). De regreso en 1828 a sus labores anti-piratería, participaba en un ataque contra un nido de piratas griegos en Grabusa cuando embarrancó tras ser embestida por la fragata Isis. Toda la tripulación se salvó pero la fragata quedó a merced del oleaje, que acabó destrozando su casco.


Imagen
J.T. Serres. La fragata Cambrian en torno a 1805.


Imagen
Las fragatas Glasgow y Cambrian en la batalla de Navarino.


La Endymion.
Características de la “Endymion”.
Astillero: Rotherhithe.
Periodo de servicio: 1797-1868.
Dimensiones: 48,5 (eslora) x 13,0 (manga) x 4,8 m. (puntal).
Armamento (1797): 26 cañones de 24 libras (cubierta principal); 8 cañones de 9 libras y 8 carronadas de 32 libras (alcázar y castillo).


Imagen
Planos de la Endymion.


Imagen
Modelo de casco de una fragata que se cree representa la Endymion.



El primer comandante de la Endymion fue el capitán Thomas Williams, siendo asignada la fragata al “Irish station” durante el periodo 1797-1800. Desde su base en Irlanda, la fragata logró varios éxitos contra corsarios, capturando al menos nueve. Entre ellos estaba la Sophie (supuestamente con un porte de 20 cañones), capturada en septiembre de 1798, nave que durante su crucero había conseguido escapar por 8 veces de sus perseguidores británicos hasta ser atrapada por la veloz Endymion.

Además de sus misiones de patrullaje y ocasional escolta de convoyes, la Endymion tuvo oportunidad de unirse a la escuadra de Duncan para la batalla de Camperdown (11/10/1797). Dos días después de la batalla, por la tarde, la Endymion localizó al navío de línea holandés Brutus (74), anclado cerca de la costa holandesa, en la zona conocida como “De Hinder”, navío que había tenido dificultades para regresar a puerto. El navío estaba escoltado por dos bergantines que se alejaron buscando refugio ante la aproximación de la fragata.
La Endymion maniobró para atacar al navío por su proa, descerrajándole una andanada mientras éste únicamente podía responder con sus cañones de caza a popa. A continuación la fragata viró para hacer una nueva pasada por la proa del navío, aunque tras ejecutarla acabó quedando a tiro del costado del Brutus que pudo descargar a su vez una andanada.
La Endymion se retiró y se dedicó a lanzar señales, con la esperanza de que llegaran refuerzos. Por la noche llegaría otra fragata británica, pero cuando ambas se dirigieron al punto de anclaje del Brutus, éste ya se había retirado.


En 1803,bajo el mando del capitán Charles Paget, la Endymion realiza misiones de bloqueo de Brest. Entre sus logros, está la captura de la corbeta de 12 libras Bacchante (18). La corbeta regresaba a Francia desde Santo Domingo, comandada el teniente Kerimel. La Endymion la persiguió durante unas 8 horas, haciendo uso de sus cañones de caza que causaron a los franceses 8 muertos y 9 heridos. Aunque la Bacchante llegó a responder al fuego de la Endymion, no causó ningún daño antes de rendirse.
En noviembre de 1803 la fragata sería reconvertida en fragata de 18 libras. No sólo cambió si batería inferior, sino que la superior se transformó al ser reemplazados 6 cañones de 9 libras por carronadas de a 32.

En 1805 la fragata (capitán E.D. King) se encontraba sirviendo bajo Nelson en el bloqueo de la escuadra combinada franco-española en Cádiz. La Endymion se perdería la batalla de Trafalgar ya que formaba parte de un destacamento despachado a Gibraltar a reavituallarse; destacamento en el que fue incluida la fragata ya que además necesitaba efectuar algunas reparaciones.

En 1807, la Endymion (capitán T.B. Capel) participa en las operaciones de los Dardanelos como integrante de la escuadra del almirante Duckworth. Durante la retirada británica, bajo el fuego de las baterías costeras turcas. Durante el paso del estrecho (3 de marzo), la Endymion iba en retaguardia remolcando a la dañada bombarda Meteor. Por algún motivo la fragata acabó dejando atrás a la bombarda, que a duras penas consiguió sobrevivir. Las bajas a bordo de la Endymion fueron de 3 muertos y 9 heridos.
En los años siguientes no tuvo muchas acciones destacadas, siendo su única captura notable, el corsario francés Milan (18) en noviembre de 1810.


Imagen
Bosquejo de la Endymion en enero de 1809.


Imagen
Captura de la corbeta corsaria Milan por la Endymion (1810).


En mayo de 1813 la Endymion volvió a servicio activo tras un largo año de inactividad y trabajos de carena. Las nuevas obras le devolvieron su batería de 24 libras. Asumió el mando el capitán Henry Hope, y la fragata fue destinada a América del Norte en el marco de la Guerra de 1812. A lo largo de 1813 estuvo atareada en misiones de escolta de convoyes entre Gran Bretaña y Canadá.

En enero de 1814 se trasladó a la base de Bermuda, desde donde pasaría a actuar ya directamente contra las naves estadounidenses. A lo largo del año, la Endymion conseguiría varias presas (al menos 4 corsarios) e intervendría en un puñado de acciones con botes.
Una de las acciones en la que participaron los botes de la Endymion fue una acción (conjunta con otras naves) en el río Penobscot en septiembre de 1814 que se saldó con la destrucción de la fragata Adams (28), quemada por los estadounidenses para evitar su captura.
Bastante menos afortunada fue la acción del 9 de octubre de 1814. Los botes de la Endymion intentaron capturar el corsario Prince de Neufchatel (18), al mando de John Ordronaux (uno de los corsarios con más éxito de la guerra de 1812). Se enviaron 5 botes (111 hombres) contra el bergantín, defendido por unos 40. El ataque fue un completo fracaso. La Endymion lamentó 28 muertos, 37 heridos y 28 prisioneros, por 7 muertos y 24 heridos del corsario.
Por fin, en enero de 1815, la Endymion podría revindicarse como fragata de 24 libras, al ser protagonista en la captura de la fragata estadounidense President (15/01), evento que relataremos más adelante.


Tras la guerra, la Endymion pasaría largos periodos de inactividad, sirviendo brevemente en el Mediterráneo en 1833-34, y de manera más notable durante la Primera Guerra del Opio (1839-1842), participando en las operaciones en el río Yangtzee (1842). En 1859 se convertiría en un pontón para ser usado como barracón flotante, siendo dada de baja definitivamente en 1868.



Imagen
Desembarco de un destacamento de la Endymion para explorar el peñón de Rockall, en septiembre de 1811. Se trata de la primera visita documentada a este peñón del Atlántico Norte, que Gran Bretaña reclamaría (junto a las aguas circundantes) formalmente en 1955.


Imagen
Ebenezer Colls. La Endymion tratando de ayudar a un navío de línea francés en peligro, echándole un cable. El cuadro ilustra un hecho del que no ha quedado registro oficial. Se narró que tuvo lugar frente a la costa española y el caballeroso protagonista habría sido el capitán Charles Paget, aunque la acción se habría producido tiempo después de que Paget dejara el mando de la fragata.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Lutzow
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 57570
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 247 veces
Agradecimiento recibido: 227 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Lutzow »

Bienvuelto Flavius, me alegra comprobar que has aprovechado el tiempo para darle un empujón al hilo... :dpm:
Por fin, en enero de 1815, la Endymion podría revindicarse como fragata de 24 libras, al ser protagonista en la captura de la fragata estadounidense President (15/01), evento que relataremos más adelante.
Vaya, nos dejas con la miel en los labios... :)

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Ultimamente he tenido muy poco tiempo para dedicarle; a ver si ahora...

Ha habido algún problema con la imagen del casco de la Cambrian y no se ha subido bien. Era esta:

Imagen

Saludos.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

17. Gran Bretaña, 1812-1815.

Los británicos pronto vieron como la amenaza de la fragatas francesas de 24 libras quedaba en nada. Para 1811 ya no quedaba ninguna de ellas, y un buen puñado había sido capturadas. Tras la botadura de las Cambrian y Endymion, se decidió que no hacía falta seguir por ese camino. Mejor seguir botando las tradicionales fragatas pesadas de 18 libras, más económicas y que estaban dando un excelente resultado.
De hecho para 1811 sólo quedaba la Indefatigable en servicio activo como fragata de 24 libras. Otras fragatas como la Cambrian y la Endymion, habían perdido hacía años su batería de 24 libras, sustituyéndola por una menos gravosa de 18 libras. Lo mismo sucedía con las antiguas presas de 24 libras capturadas a países enemigos; aquellas que sobrevivían o bien habían sido reconvertidas en fragatas de 18 libras con el paso del tiempo o bien directamente tras su captura.
Como hemos visto, la Endymion recuperaría su batería de 24 libras durante la Guerra de 1812, no así otras ex-fragatas de 24 libras.


Imagen
Patente de la cureña de Gover para uso con el cañón ligero de 24 libras.


Puede que Gran Bretaña no estuviera por la labor de construir grandes fragatas, aptas para cañones pesados de 24 libras, pero no estaba cerrada del todo a la adopción de un cañón ligero de 24 libras que sustituyera a piezas más pesadas pero de menos calibre. Varios proyectistas británicos estaban trabajando en ello. El pionero era John Gover que había probado su diseño en 1799.
El desarrollo de los cañones Gover fue lento y para 1807 sólo se habían completado 92 piezas; varias de ellas fueron a navíos de línea, pero al menos una fragata también las recibió. A finales de año, el capitán Maling de la recién botada Undaunted (fragata de la clase Lively) solicitó que la fragata se equipara con los cañones cortos Gover. La fragata adoptó un armamento “monocalibre” de 28 cañones Gover de 24 libras y 18 carronadas del mismo calibre. La Undaunted acabaría retornando al armamento previsto de cañones de 18 libras, al ser considerados “deficientes” sus cañones cortos.
En septiembre de 1809, otra fragata recibirían los cañones de Gover. Se trataba de la Freya (1793), una fragata danesa de 18 libras capturada en 1807. A la vez se sustituyeran sus carronadas de 32 libras por otras de 24 libras, para darle un armamento “monocalibre”.
En marzo de 1812, la fragata de 18 libras Surveillante (1802), una fragata francesa capturada de la clase Virginie, recibió cañones cortos Gover de 24 libras. Como curiosidad sus cañones de 24 libras serían utilizados en tierra en 1813 como cañones de sitio durante el asedio de San Sebastián.
En octubre de 1812, otra fragata capturada, la Daedalus (1807), una presa “franco-italiana” (La Corona, construida en Venecia) también recibió este tipo de cañones.

El almirantazgo no se mostró muy satisfecho con los cañones cortos de Gover. Eran peligrosos si se usaba “doble bala”, y parece que también hubo problemas con las cureñas que usaban. Al final los británicos descartarían los “Gover” en favor de los cañones cortos desarrollados por William Congreve (el inventor de los famosos cohetes “Congreve”), cuyas primeras pruebas de un cañón corto de 24 libras tendrían lugar en noviembre de 1813.


Imagen
Planos de la fragata Freya, originalmente de 18 libras y equipada después con cañones ligeros de 24 libras.


La espoleta para buscar tanto mejores cañones ligeros de 24 libras como para volver a botar fragatas de 24 libras, vendría por una amenaza un tanto inesperada. No se trató de nuevas fragatas francesas ni de una reevaluación del potencial de las numerosas fragatas rusas de 24 libras, sino del impacto que iban a causar las fragatas superpesadas americanas en la Guerra de 1812 entre Gran Bretaña y Estados Unidos.


La Akbar.
La impresión causada por las fragatas “superpesadas” americanas, llevó a buscar incrementar la presencia de fragatas capaces de hacerlas frente. De nuevo se recurrió a las razees, aunque en este caso serían 3 navíos de línea de 74 cañones los elegidos en 1813 (Majestic, Goliath y Saturn), navíos que aunque recibieron el nombre de “fragatas” (de 58 cañones), conservaron dos baterías completas (la inferior de a 32 libras), ya que la reconversión se limitó a reducir las superestructuras y no eliminó un puente completo.

Un caso algo diferente fue el de la Akbar, originalmente la Marquis Cornwallis (1801) de la East India Company; construida en Bombay con madera de teca por el constructor hindú Jamsetjee Bomanjee. Era una nave diseñada como escolta de convoyes, pensada para afrontar largos viajes entre la India y la metrópoli. Comparada con una verdadera fragata de guerra era bastante lenta y además tenía una fuerte tendencia a caer a sotavento, por lo que no era muy marinera.
La Royal Navy se la había comprado a la E.I.C. En 1805, para reforzar su presencia en el Océano Índico, siendo usado como transporte de tropas. Durante los años siguientes sirvió en el Índico, y por fin en 1812 marchó a Inglaterra; un año antes vio como su nombre era cambiado por el de Akbar (al quererse botar un navío de línea con el nombre de Cornwallis).
El destino de la Akbar era convertirse en nave almacén, pero a comienzos de 1813 se decidió volver a ponerla en servicio como “fragata de 50 cañones”. Su configuración era la de una fragata “espardec”, con 30 cañones de 24 libras en la batería inferior y 26 carronadas de 42 libras en la zona de alcázar y castillos, zona que la cubierta ligera del espardec permitía prolongar.

Una vez entró en servicio en agosto de 1813, la Akbar fue utilizada como escolta de convoyes en el Atlántico. En el verano de 1815 se encuentra en Hálifax (Canadá) pudiendo realizar al menos un crucero por aguas norteamericanas, siendo su única presa un bergantín.
En 1824 sería retirada del servicio activo, aunque no sería vendida (se supone que para desguace) hasta 1862.


Características de la “Akbar”.
Astillero: Bombay.
Periodo de servicio: 1805-1862.
Dimensiones: 50,0 (eslora) x 13,0 (manga) x 4,58 m. (puntal).
Armamento: 30 cañones de 24 libras (cubierta principal); 1 cañón de 18 o 24 libras y 26 carronadas de 42 libras (alcázar y castillo).


Imagen
Planos de la Akbar en 1813 tras su remodelación como fragata de 50 cañones.


Imagen
George Back. La Akbar navegando, 1815.


Imagen
George Back. La Akbar desarbolada por una tormenta,1815.



Clase Endymion.
La necesidad urgente en 1812 de nuevas fragatas de 24 libras se tradujo en la elección de un modelo contrastado como era el de la Endymion original, del que se decidió hacer 5 nuevas fragatas. Para acelerar el proceso se eligió construirlas en madera de abeto en vez en de un caro roble, cuyas existencias eran limitadas. Además se decidió que dos de ellas se aprovecharan de los trabajos ya iniciados en dos fragatas de la clase Leda de 18 libras, las Tagus y Eridamus (ordenadas en mayo de 1812) que se reconvirtieron en las fragatas Severn y Liffey.
Las 5 fragatas: Severn, Liffey, Liverpool, Glasgow y Forth, serían botadas entre junio de 1813 y febrero de 1814. Todas ellas serían construidas en el Blackwall Yard de Londres. A diferencia de la Endymion portaban 28 piezas de 24 libras en vez de 26, por lo demás no había muchas diferencias en sus características.

Aunque llegaron a tiempo de participar en la guerra, su presencia no fue muy relevante, y sólo la Severn tuvo un papel fuera de lo testimonial.


Imagen
Planos para los 5 nuevas fragatas de la clase Endymion.


Severn (1813-1825).
La fragata fue puesta bajo el mando del capitán Joseph Nourse. Asignado a América; su primera misión fue la de escoltar un convoy a Bermuda. Durante dicha tarea tuvo un encontronazo (18/01/1814) con dos fragatas francesas de 18 libras: Sultane y Étoile, a las que consiguió alejar del convoy provocando que la persiguieran inútilmente.
La Severn se mostraría muy activa a lo largo de 1814 y 1815 en el marco del conflicto americano. Aunque no tendría ocasión de enfrentarse a alguna de las fragatas rivales, capturaría un buen número de pequeñas presas durante su participación en el bloqueo de las aguas norteamericanas, la mayoría naves mercantes o de cabotaje, aunque también un par de pequeños corsarios (y un tercero hundido).
Asimismo la Severn apoyó operaciones anfibias, como los ataques a Washington y Baltimore en 1814, y el desembarco en la isla de Cumberland en enero de 1815.
Tras la guerra, la Severn -comandada por F.W.W. Aylmer- participaría en el bombardeo de Argel (27/08/1816), sufriendo 3 muertos y 34 heridos a consecuencia de la acción.
En 1822 sería retirada del servicio activo, y vendida 3 años más tarde.

Forth (1813-1819).
Alistada bajo el mando del capitán William Bolton, se empleó originalmente para patrullar la desembocadura del Escalda. En 1814 fue asignada a América del Norte, siendo su única captura relevante la de un pequeño bergantín corsario americano de 5 cañones.
Sería desguazada en 1819.

Liffey (1813-1827).
No estuvo equipada hasta junio de 1814, limitándose durante la guerra a escoltar un convoy hasta Hálifax y otro de vuelta a Inglaterra.
Más tarde formaría parte de la presencia naval británica durante la Primera Guerra Anglo-birmana (1824). Tras la guerra se intentó su venta en el Lejano Oriente, pero finalmente regresó a Inglaterra para ser desguazada en 1827.

Liverpool (1814-1822).
Lista para el servicio en agosto de 1814, su destino fue similar al de la Liffey, escoltar convoyes a Canadá.
Durante las posguerra se distinguió por luchar contra el tráfico de esclavos, capturando cuatro naves de esclavos (una en 1815 y tres en 1819). En diciembre de 1819 – enero de 1820, participó en una expedición contra piratas del Golfo Pérsico con base en Ras al-Khaimah. El capitán Collier de la Severn fue el encargado de liderar la expedición. Tres piezas de 24 libras de la fragata fueron desembarcadas para cañonear más eficazmente la base pirata.
En 1822 fue retirada del servicio y vendida en Bombay. Al parecer su comprador fue algún dignatario del Golfo Pérsico, con la intención de utilizarla para seguir combatiendo a los piratas de la zona.

Glasgow (1814-1829).
Completado su alistamiento en agosto de 1814 no parece que se empleara en ningún servicio destacable antes del final de la guerra. En 1816 sería desplazada al Mediterráneo (capitán A. Maitland) y participaría en el bombardeo de Argel (27/08/1816) sufriendo 10 muertos y 37 heridos; la mayor parte de estas bajas las sufrió cuando recibió ordenes de tratar de atraer el fuego de unas baterías que estaban causando enormes daños al navío Impregnable.


Imagen
William Pocock. El bombardeo de Argel (1816). La Glasgow y la Severn son las dos fragatas británicas en el centro, próximas a las naves holandesas.



Leander y Newcastle.
Considerando que las “Endymion” podían no ser rival para las fragatas superpesadas americanas, se decidió, en la primavera de 1813, encargar dos diseños que fueran mas o menos equivalentes a estos, o sea fragatas “espardec”. De nuevo las prisas, provocaron que se decidiera usar madera de inferior calidad: pino bronco.
La construcción se hizo a toda velocidad; de hecho los diseños estaban listos sólo 3 días después de la emisión de la orden del Almirantazgo. A buen seguro, los diseñadores venían trabajando previamente en la idea para completarlos tan rápidamente. La botadura se hizo en 6 meses (ambas en noviembre de 1813), aunque hicieron falta algunos meses más para tenerlas completadas y alistadas para el servicio.

Uno de los diseños era obra del “surveyor” William Rule, que dio lugar a la Leander. Contra lo que era habitual el otro diseño no era ni obra del otro “surveyor” (se solían encargar diseños competitivos a los dos “inspectores” de la Royal Navy) ni copia de algún diseño ya existente (se podía haber intentado copiar la clase “Forte” francesa); en su lugar era obra de un asistente, Jean-Louis Barrallier, un tolonés que había tenido que huir a Inglaterra ante el riesgo de ser ejecutado por colaborar con las autoridades monárquicas durante la insurrección de la ciudad. El diseño de Barrallier se concretó en la Newcastle.
Ambos diseños eran similares, y se considera a las fragatas “medio-hermanas”.

De la Leander sabemos que era una fragata veloz, superando los 13 nudos, aunque no navegaba tan bien de bolina como otras fragatas. Al principio se ganó fama de “tormentosa”, pero sus cabeceos disminuyeron a partir de 1820 cuando se le encontró una mejor disposición al lastre.
Una curiosidad de su diseño era el que las portas superiores estaban alineadas con las de la batería principal, mientras que lo común era que estuvieran escalonadas.

Tras la guerra, ambas fragatas fueron ligeramente remodeladas para ejercer de nave insignia, lo que suponía dotarlas de un alojamiento más grande a popa para que un eventual almirante a bordo tuviera una cabina de un tamaño “acorde” con su rango.


Características de la "Leander".
Astillero: Blackwall.
Periodo de servicio: 1814-1830.
Dimensiones: 53,0 (eslora) x 13,75 (manga) x 4,37 m. (puntal).
Armamento: 30 cañones de 24 libras (cubierta principal); 4 cañones de 24 libras y 26 carronadas de 42 libras (alcázar y castillo).

La Leander fue puesta en servicio en 1814 bajo el mando de George Collier (que previamente había sido asignado a la Newcastle). En vez de enviarla inmediatamente a América del Norte, se aprovechó su alistamiento para que escoltara un convoy hasta Canadá.
Tomando como base Hálifax, a finales de mayo, desde allí realizó cruceros y labores de escolta. Entre sus presas se encontraba el bergantín americano Rattlesnake de 18 cañones (capturado el 22 de junio).
En diciembre, la Leander se convirtió en insignia de un escuadrón formado por su medio-hermana la Newcastle y la fragata de 18 libras Acasta. Dicho escuadrón partiría en persecución de la fragata americana Constitution, suceso que se relatará más adelante. Durante dicha operación se toparían y capturarían al notorio bergantín corsario americano Prince de Neufchatel.

Tras la guerra, encontramos a la Leander como otra de las naves participantes en el bombardeo de Argel (27/08/1816). A la Leander, comandada por el capitán Edward Chetham, se le asignó uno de los puestos más arriesgados, anclar enfrente de la bocana del puerto y desde allí disparar contra las naves refugiadas en el interior. La fragata sería duramente castigada sufriendo 18 muertos y 117 heridos, y teniendo que ser remolcada fuera de peligro por la Severn. Durante el combate la Leander registró haber hecho 3680 disparos.

De vuelta a Inglaterra, la fragata se convirtió en un barracón flotante, para ser finalmente desguazada en 1830.


Imagen
Planos de la fragata Leander.


Imagen
Boceto de la Leander en puerto, tras las batalla de Argel.


Características de la "Newcastle".
Astillero: Blackwall.
Periodo de servicio: 1805-1850.
Dimensiones: 53,77 (eslora) x 13,61 (manga) x 4,61 m. (puntal).
Armamento: 30 cañones de 24 libras (cubierta principal); 4 cañones de 24 libras y 24 carronadas de 42 libras (alcázar y castillo).

Al igual que la Leander y una vez que estuvo lista para el servicio, la Newcastle partió para América en compañía de un convoy para Canadá. Llegó a Hálifax a finales de julio de 1814. Durante la travesía pudo atrapar un pequeño corsario americano (tras una persecución de 12 horas).
En diciembre de 1814 se encontraba en misión de bloqueo frente a Boston, y cuando escapó la Constitution se unió al referido escuadrón que marchó a darle caza.

Fue puesta fuera de servicio en 1822 y tras un intento sin éxito de venderla, acabó convertida en lazareto. Finalmente fue desguazada en 1850.

.
Imagen
Planos de la Newcastle.


Imagen
Perfil de la fragata Newcastle.


Ninguno de ambos diseños acabó teniendo continuidad. Ya antes de que se pudieran comprobar sus prestaciones se decidió elaborar un nuevo diseño de fragata espardec de 24 libras. Debía ser más pequeño y por tanto económico (en mantenimiento y tripulación) que las Leander y Newcastle. El nuevo diseño se plasmaría en la fragata Java, botada en noviembre de 1815, con las guerras ya terminadas (de hecho no se alistaría para servicio hasta finales de 1825). La Java se convertiría en el prototipo de las fragatas de clase Southampton.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Lutzow
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 57570
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 247 veces
Agradecimiento recibido: 227 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Lutzow »

Hombre Flavius, nos tenías abandonados, vamos a tener que ponerte una ficha... :)
Durante el combate la Leander registró haber hecho 3680 disparos.
¿Cuál era el remanente de proyectiles de una fragata?

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Si mal no recuerdo hay una mención a la Constitution que habla de 7.400 proyectiles. De ser así serían unos 140 disparos por pieza. Como comparición en el libro de Agustín Pacheco Fernandez sobre el navío Glorioso se comenta que la dotación reglamentaria de munición del navío en esa época (1747) era de 70 disparos por pieza.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Poliorcetos
General de División
General de División
Mensajes: 8777
Registrado: 29 Mar 2016 19:53
Ubicación: Ad Castra Legionis
Agradecido : 102 veces
Agradecimiento recibido: 70 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Poliorcetos »

El tema de los Razee´s me interesaba. En comparación con estas grandes fragatas (no ya las americanas) ¿tenían alguna ventaja o no eran competitivos? Qué gozada de hilo y qué soberbias láminas, como la del cañón Gover.
Prometí también que no haré guerra ni paz ni pacto a no ser con el consejo de los obispos, nobles y hombres buenos, por cuyo consejo debo regirme.
IV Item. Decreta que Don Alfonso, Rey de León y de Galicia estableció en la Curia de León en 1.188

Avatar de Usuario
lonesomeluigi
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 24357
Registrado: 28 Jun 2007 17:49
Ubicación: Tempelhof
Agradecido : 230 veces
Agradecimiento recibido: 54 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por lonesomeluigi »

¡¡¡Menudo arreón le has metido al hilo Flavius, muy bien y sigue asi!!! :dpm:
Mölders era conocido por su fuerte carácter. Sus hombres lo apodaron "Vati" (papaito), en reconocimiento a su actitud paterna hacia ellos, y el cuidado que tuvo en su bienestar. Era un individuo devotamente religioso que exigía que todos los aviadores aliados capturados por aquellos bajo su mando fueran tratados civilmente, y que a menudo invitaba a esos pilotos capturados a cenar con él.
"Era un táctico maravilloso. Mi admiración por él era ilimitada. Tenía un gran ingenio y una gran personalidad. Era el hombre con más principios que jamás haya conocido".
Günther Rall.

--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Gracias a todos por los halagos.
Poliorcetos escribió:El tema de los Razee´s me interesaba. En comparación con estas grandes fragatas (no ya las americanas) ¿tenían alguna ventaja o no eran competitivos?
No dejaba de ser un apaño, una forma rápida de obtener una suerte de fragata con gran potencia de fuego a costa de sacrificar un navío de línea; aunque por ello se elegían navíos buenos pero ya un tanto obsoletos como los "64s" o alternativamente "74s" que no hubieran resultado excepcionales y que se presumiera que ganarían condiciones marineras con el "rasurado".
Las condiciones marineras no podían ser las mismas que las de una fragata diseñada ex-profeso. Por otra parte a la hora de combatir tenían la ventaja de que su casco era el de un navío de línea, normalmente más fuerte que el de una fragata pesada.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
pepero
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 19891
Registrado: 15 Oct 2006 13:33
Ubicación: Mallorca
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 64 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por pepero »

Mucho nivel en este tema, podría dar para un libro.

Saludos.
Pepe
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

18. Estados Unidos; “seis fragatas para una Armada”.

En 1794 la joven república de los Estados Unidos tenía una gran y activa marina mercante, pero curiosamente carecía de una armada. Había existido una durante su Guerra de Independencia pero después había desaparecido por completo. Existían muchos recelos políticos contra la creación de una armada “federal” y por parte de los estados una cosa era tener una milicia de tierra y otra crear una “milicia naval” con naves.
Desprovistos de la protección de la Royal Navy, los cada vez mas numerosos mercantes americanos en el Mediterráneo se vieron sometidos a las depredaciones de los piratas berberiscos. Hartos del chantaje de estados como el de Argel, y tras ver como 11 mercantes más eran capturados en 1793, se consideró necesario crear una reducida “armada federal”. En 1794 se aprobó una ley que permitía al Gobierno la construcción de 4 fragatas de 44 cañones y 2 de 36 cañones, ley que a la postre iba a ser el acta fundacional de la U.S. Navy.

El Gobierno encargó al reputado constructor naval Joshua Humphreys el diseño de las nuevas fragatas y la construcción de una de ellas (el resto se repartiría entre constructores y astilleros de diferentes estados). Humphreys tenía una idea muy clara de como debían ser estas. El año previo (en enero de 1793) ya había defendido la necesidad de una Armada equipada con grandes fragatas. Consideraba que una fragata grande era mejor que dos pequeñas; fragatas que debían portar cañones de 32 o 24 libras, “por que los de 12 o 18 no eran adecuados”; y fragatas que debían tener una eslora de al menos 150 pies (45,72 metros) en la quilla.
El enemigo que Humphreys tenía en mente eran mas bien las “potencias europeas”, especialmente Gran Bretaña. Por eso proponía un tipo de nave que fuera capaz de batir a cualquier fragata europea y escapar de cualquier navío de línea.
En su mente es muy probable que sirviera de inspiración la enorme South Carolina (l´Indien), botada en 1778 en Amsterdam para ser usada por la armada del estado de Carolina del Sur. Se trataba de un diseño del francés Jacques Boux, al que ya vimos como creador de un intento primigenio de fragata francesa de 24 libras: las dos grandes Pourvoyeuse. La South Carolina era incluso más grande, y estaba armada con cañones de 36 libras, pero no resultó del todo una buena nave; fue capturada y desechada (1782) por los británicos debido a su escasa fortaleza y a que su casco presentaba un pronunciado quebranto.


Imagen
Captura de la fragata South Carolina (21/12/1782) por el navío de 44 cañones Diomede y las fragatas de 12 libras Quebec y Astraea; tras 18 horas de persecución.


Las extremadamente alargadas y estrechas (en proporción) fragatas ideadas por Humphreys no acababan de convencer y se le puso un límite de 147 pies (44,80 metros) de eslora máxima de quilla para las fragatas; y aun así era una longitud más de 2 metros superior a la de la quilla de una gran fragata europea como podía ser la francesa Forte (42,37 metros). Asimismo se le asignó un asistente en la figura de Josiah Fox, un joven británico de visita por los astilleros americanos tras haber recorrido diferentes astilleros europeos y que podía presumir de un buen conocimiento técnico. Fox estaba en contra del concepto de gran fragata de Humphreys, además de detectar numerosos problemas técnicos en sus modelos iniciales. La relación fue muy difícil entre ambos, pero al final los diseños salieron adelante con las aportaciones de ambos.

El modelo de 36 cañones era básicamente un modelo reducido del de 44, que era la base. Para reducir los problemas de quebranto y arrufo, causados por la excesiva longitud de sus cascos en relación a su altura y anchura, Humphreys recurrió a reforzar el casco con unos sobreplanes diagonales, una técnica acertada pero menos eficaz que la de los sobreplanes diagonales cruzados desarrollados más tarde por el británico Seppings. Asimismo recurrió a una sólida tablazón para reforzar el casco, aun que eso supusiera aumentar el peso.


Imagen
Diagrama moderno representando la estructura y sustentación del casco de la Constitution.


El armamento principal previsto era el cañones de 24 libras en las 6 fragatas, con 30/32 piezas en la batería principal de las de 44, y 28 en las de 36. La obtención de piezas de 24 libras sería problemática y al principio se usaría una colección de piezas británicas, cañones de fortificación y nuevas piezas fundidas ex-profeso en los EE.UU. Los cañones encargados en 1794 resultarían decepcionantes, tanto por su calidad como porque eran más cortos que los cañones largos típicos de 24 libras pero sin dejar de ser pesados; es decir no se trataba de cañones que fueran cortos como los recamarados u otros modelos avanzados de otros países. Más adelante, si se fundirían mejores cañones pesados (los encargados a partir 1807).

La clasificación de fragatas de “44” y “36” (después cambiada a “38”) era nominal, ya que se preveía desde el principio que portaran muchos más cañones. De hecho las fragatas americanas destacaban por no tener el tradicional formato de alcázar y castillo sino por tener arriba una cubierta ligera: la espardec (de spar-deck, o sea cubierta para aparejos) y sus correspondientes parapetos, lo que las convertía en las denominadas como fragatas de “doble-batería”. Esta segunda batería no era un segundo puente propiamente dicho, pero permitía la instalación de piezas a todo la largo. El armamento superior tendería a variar mucho, dependiendo de las disponibilidades y los gustos de los capitanes.
Aunque aparentemente una idea buena, y que al final se extendería a otras armadas, la configuración de “doble-batería” no dejaba de presentar algunos problemas. Las posibilidades de montar más piezas arriba, podía llegar a ser contraproducente para las condiciones de la nave, si se sobrecargaba la espardec. Asimismo las piezas centrales tendían a estorbar el manejo de las velas, por lo que con el paso del tiempo se prescindió de ellas.


Imagen
Stephen Biesty. Cubierta de cañones de la Constitution. Los primeros cañones de 24 libras eran demasiado cortos y al parecer no asomaban completamente por la tronera cuando estaban en posición de disparo, lo que provocaba que el humo no saliera completamente.


Construir las fragatas iba a llevar su tiempo, sobre todo porque había que empezar desde cero en muchos aspectos, reuniendo los materiales apropiados para una “gran” nave de guerra. Mucho antes de que pudieran ser completadas y equipadas, en febrero de 1796, se llegó a un acuerdo de paz con Argel, seguido más tarde de un tratado con Trípoli. El acuerdo supuso el pago de un humillante tributo a cambio de la liberación de los prisioneros americanos y de cesar en nuevos ataques a los mercantes. La Ley Naval de 1794 recogía una clausula por la que si se alcanzaba la paz antes de que las fragatas estuvieran completadas, se paralizarían los trabajos. El Gobierno consiguió a duras penas el permiso para al menos completar 3 de ellas, aunque no siquiera se le garantizaban fondos como para alistarlas y tripularlas. Era mejor nada, y siguieron los trabajos en dos de las “44s”, que recibirían los nombres de United States y Constitution, y en una de las “36s”, la Constellation.


Si la amenaza berberisca se disipaba, un nuevo problema se cernía sobre la marina mercante americana. En época de guerra como la librada entre Francia y Gran Bretaña era habitual que las marinas mercantes “neutrales” fueran acosadas en busca de “contrabando”, “desertores”, o incluso que se discutiera el carácter neutral de la propia nave. El empeoramiento de las relaciones entre Francia y EE.UU en esos años unido a la falta de una armada de guerra propició que los corsarios franceses se envalentonaran en su acoso a los mercantes americanos conociendo de la laxitud de los tribunales de presa franceses.
A lo largo de 1797 fue creciendo la indignación en EE.UU. por el trato a sus mercantes. Era obvio que se necesitaba una armada, y que incluso esta tenía que ser mayor de la prevista. Se reanudaron los trabajos en las 3 fragatas paralizadas; President, Chesapeake y Congress. Además se decidió incrementar la armada, tanto comprando mercantes para reconvertirlos en naves de guerra como construyendo nuevas unidades. En el caso de las nuevas fragatas se optó por fragatas más pequeñas, equivalentes a las europeas de 18 y 12 libras.
Una de las “44s”, la Chesapeake, que era la menos avanzada, vio como su diseño era alterado y reducido para construir una fragata de 18 libras. La otra “36”, la Congress, se acabó siguiendo el modelo de la Constellation, y aunque nunca llegaría a llevar piezas de 24 libras no fue por ninguna alteración en el diseño, sino porque se consideraba que las pesadas piezas afectaban a las condiciones marineras de fragatas como la Constellation y la Congress, a pesar de que tenían tamaño de sobra como para potar este tipo de piezas.


Imagen
Aiden Lassell Ripley. La Constitution volviendo a ser forrada de cobre durante alguna de sus labores de carenado y mantenimiento.



Las grandes fragatas americanas sin duda llamaron la atención en sus primeros días, especialmente las tras más grandes; en general fueron criticadas por su enorme tamaño (de navío de línea) tanto fuera como dentro de Estados Unidos. Podían ser veloces pero presentaban problemas de estabilidad y no se las consideraba muy marineras.
Buena parte del problema venía derivado de la inexperiencia a la hora de definir cosas como el tamaño de la arboladura o la adecuada cantidad y distribución del lastre. La fragata United States acabaría apodada como el “Old Wagon” (carromato viejo). Aunque su primer capitán, John Barry, alabó su velocidad y condiciones durante su primera salida al mar; lo cierto era que resultó la menos marinera y veloz de las tres fragatas. Adolecía de cierto quebranto y problemas de estabilidad. Parte del problema era responsabilidad del propio Barry -los capitanes ya estaban asignados antes de la terminación de las fragatas y se involucraron en los detalles finales-, que se empeñó en dotarla de una arboladura excesiva, así como añadió una toldilla a popa. Estos problemas se solucionarían más adelante (recortando mástiles y retirando la toldilla), pero la fragata nunca sería tan veloz como sus hermanas.
En el caso de la Constitution tuvo inicialmente el problema de desequilibrio y de un exceso de peso por culpa del armamento superior. Así cuando fue comisionada para el servicio, en vez del armamento previsto de 20/22 cañones de 12 libras (ya de por sí algo pesado para una espardec), portaba 16 cañones de 18 libras y 14 de 12 libras, todos ellos cañones largos. Con el tiempo se iría sustituyendo por un armamento superior más práctico a base de ligeras carronadas; asimismo y como ya se comentó, se eliminarían las piezas centrales de la espardec.
El polo opuesto a la United States fue la President. Al reanudarse su construcción cuando ya se habían hecho notar algunos problemas en sus hermanas, pudo beneficiarse de ello. Se le retrasó el trinquete y se intentó reducir la obra muerta y hacerlo más ligero. El resultado fue satisfactorio y la President resultó la más veloz de las 3 fragatas “superpesadas”, superando los 13,5 nudos que se dice que alcanzaba la Constitution.

La Constellation, ya hemos comentado que era una versión reducida de sus hermanas mayores. El primer informe de su capitán, Thomas Truxtun, no era excesivamente elogioso. Truxtun era un detractor del concepto de gran fragata, aunque le hubiera tocado “la pequeña” de ellas y consideraba que eran excesivamente pesadas en detrimento de sus condiciones marineras. También criticaba que por su estrecha manga, aunque fueran largas, no tenían mucha capacidad de almacenaje. Eso sí, se apresuró a asegurar que su Constellation batiría sin problemas en velocidad a la Constitution y a la United States. De hecho, en contraposición al apodo de la United States, la Constellation recibiría el de “Yankee Racehorse” (caballo de carreras yanqui)


Imagen
Botadura de la Constitution en Boston. Los dos primeros intentos, contemplados por un enorme multitud, fallaron y apenas se deslizó unos metros; sólo al tercer intento (con bastante menos público) se consiguió introducirla en el agua. Bastante peor fue la botadura de la United States en Filadelfia; la fragata chocó con el lecho marino y resultaron dañadas la falsa quilla y los cabos del timón.


Características de la clase “United States”.
Astilleros: Filadelfia (United States), Boston (Constitution) y Nueva York (President).
Periodo de servicio: United States, 1798-1862; Constitution, 1798-...; President, 1800-1815 (capturada).
Dimensiones: 53,34 (eslora) x 13,15 (manga) x 7,06 m. (puntal).
Armamento (United States y President, ¿1812?): 32 cañones de 24 libras (cubierta principal); 24 carronadas de 42 libras (alcázar y castillo, “espardec”).
Armamento (Constitution, 1815): 30 cañones de 24 libras (cubierta principal); 2 cañones de 24 libras y 20 carronadas de 32 libras (alcázar y castillo, “espardec”).


Imagen
Planos de las fragatas “United States” en su configuración original. La estructura encima de la popa sólo era propia de la United States.


Imagen
Plano de la President en 1815. Se puede contemplar la supresión de las piezas centrales y la correspondiente sección de baluarte, que normalmente era sustituido por una loneta.


Imagen
Antoine Roux. La fragata President en el puerto de Tolón, 1803.


Características de la clase “Constellation”.
Astilleros: Baltimore (Constellation) y Portsmouth, New Hampshire (Congress).
Periodo de servicio: Constellation, 1798-1853; Congress, 1799-1834.
Dimensiones: 49,98 (eslora) x 12,49 (manga) x 4,01 m. (puntal).
Armamento (Constellation, previsto): 28 cañones de 24 libras (cubierta principal); 18/20 cañones de 12 (alcázar y castillo, “espardec”).


Imagen
Planos de la Constellation.


Imagen
Tom Freeman. La fragata Congress en 1801 rindiendo honores en memoria de George Washington, primer presidente de los EE.UU.


De la fragata Chesapeake, dada su transformación en una fragata de un tamaño más acorde con una de 18 libras, no entraremos a comentar. Y por lo que respecta a la Congress, aunque diseñada para cañones de 24 libras, nunca los portó y además su carrera fue poco relevante.



Cuasi-Guerra (1798-1800).
El conflicto empezó en 1798, mas que nada porque hasta que no fueron siendo alistadas las diversas naves americanas no hubo posibilidad de escoltar a los mercantes americanos y salir a patrullar en busca de corsarios. En realidad para cuando pudieron zarpar las grandes fragatas la mayoría de los corsarios ya se había alejado de aguas americanas ante la presencia de los primeros bergantines y cúters americanos.

United States.
Comandada por John Barry y acompañada por el bergantín Delaware, la fragata se dirigió en julio de 1798 hacia el Caribe. Allí capturaron a un par de pequeños corsarios franceses durante agosto y septiembre.
A finales de 1798 regresó hacia la zona, y la fragata se convirtió en la insignia de un escuadrón de 10 naves que incluía a la fragata Constitution. Durante febrero y marzo de 1799 lograría capturar 3 corsarios; asimismo hundiría otro a cañonazos (03/02/1799): el bergantín L'Amour de la Patrie, tras una persecución de varias horas. No siempre las persecuciones tenían éxito y como ejemplo está la del corsario Democrat (26/02/1799) que finalmente pudo escapar tras acercarse a aguas someras en las que la gran fragata era incapaz de seguirle por su gran calado; aun así la United States consiguió represar a una de las victimas de la nave corsaria. En abril dejaría el Caribe para regresar a Estados Unidos.
En noviembre de 1799 zarparía de nuevo, pero en esta ocasión para trasladar a Francia a los comisionados encargados de llegar a un acuerdo con Francia. Estuvo muy cerca de naufragar frente a la ría de Ares, y los comisionados se vieron obligados a desembarcar en la Coruña y seguir viaje por tierra hasta Francia.

Imagen
Un grabado que nos muestra a la United States al poco de su botadura con su aspecto original, incluida la “innecesaria” estructura a popa hecha levantar por su capitán, John Barry.


Constitution.
La Constitution estuvo lista en julio de 1798, zarpando bajo el mando del capitán Samuel Nicholson. Encargada de patrullar aguas americanas, su única presa fue una nave de 24 cañones, la Niger, con tripulación al parecer francesa pero que en realidad estaba al servicio británico; por ello tuvo que ser liberada más tarde, así como ser pagada una indemnización. A finales de año partió para unirse al escuadrón americano en el Caribe, comandado por el comodoro Barry (con insignia en la United States). En junio del año siguiente, Silas Talbot asumiría el mando tanto e la fragata como del principal escuadrón americano en las Indias Occidentales.
La acción más destacada de la Constitution fue la captura del corsario Sandwich (11/05/1800). Para tomarlo en puerto se utilizó a la Sally, una pequeña nave contrabandista recientemente capturada. La Sally, con 90 hombres a bordo haciéndose pasar algunos por marineros corrientes, se acercó al costado de la Sandwich y los americanos se lanzaron al abordaje, tomando completamente a los franceses por sorpresa. El suceso tuvo lugar en el puerto español de Puerto Plata, por lo que nuevamente la Constitution vio como una presa suya era considerada ilegítima, al haberse tomado en un puerto neutral.


Imagen
Charles H. Waterhouse. La captura de la Sandwich en Santo Domingo.


Constellation.
La que de verdad iba a destacar durante este conflicto iba a ser la Constellation de Thomas Truxtun. Tras haber realizado algunas patrullas en 1798, la Constellation también fue despachada a las Indias Occidentales a finales de 1798. Allí se convertiría en la insignia de un pequeño escuadrón de 4 naves con base en la isla de San Cristóbal (St. Kitts).
Su principal misión era organizar la protección de convoyes desde las islas de Barlovento hasta las Bahamas. Sin embargo, Truxtun era un hombre combativo (a la par que vano y quisquilloso) y la presencia de fragatas francesas en la zona le servía de acicate.

El 9 de febrero de 1799, la Constellation divisó lo que parecía sin duda una nave de guerra. Se trataba de la fragata francesa de 12 libras Insurgente (capitán Michel-Pierre Barreaut). Fragata que ya tenía en su haber el haber capturado al bergantín americano Retaliation (represado más tarde) y que hacía unas semanas había escapado de la persecución de la Constitution. Tras el avistamiento, pero sin que ambos contendientes supieran de la naturaleza del otro, se inició una persecución. Barreaut asumió que le perseguía una nave inglesa. Una tormenta se abatió sobre las naves, haciendo perder a la Insurgente su mastelero mayor y retrasándola.
Durante la aproximación final, Truxtun tenía la ventaja del barlovento, pero la fragata caía excesivamente a sotavento. Por ello decidió pasar al otro lado de la fragata francesa y servirse inicialmente de la batería de babor, temiendo que la otra quedara demasiado inclinada. Barreaut intentó varias veces preguntar a los americanos por sus intenciones pero para Truxtun, aunque no hubiera guerra declarada, era obvio que el francés era un enemigo.
La Constellation lanzó una primera andanada, con sus piezas cargadas con doble bala. Andanada que fue respondida por otra de la Insurgente. Viendo que la otra fragata le superaba en fuerza, Barreaut intentó un abordaje pero la Constellation pudo evadir la maniobra y pasó por delante de la proa de la Insurgente haciéndole fuego de enfilada. A continuación quedó paralela por el otro lado, y esta vez sí se decidió a utilizar su batería de estribor. Ambas fragatas se intercambiaron andanadas, dirigiendo los franceses las suyas contra el aparejo enemigo.
La dañada Insurgente quedó atrás, recibiendo de nuevo fuego de enfilada la proa. Tras separarse, la Constellation tuvo que virar para encarar de nuevo a la fragata francesa. La Constellation apenas había sufrido daños y sus bajas se limitaban a 2 muertos (uno de ellos ejecutado “in situ” por cobardía) y 2 heridos (uno de los heridos murió poco después). Por su parte, en la Insurgente se afanaban en reparar las averías en el aparejo, y ya lamentaba 29 muertos y 41 heridos.
Barreaut decidió rendirse, aunque más tarde le condenaría un tribunal por no haber opuesto suficiente resistencia.


Imagen
John William Schmidt. Constellation vs Insurgente.


Imagen
Constellation vs Insurgente; la Constellation se cruza por la proa de la fragata francesa.


Imagen
Patrick O´Brian. Constellation atacando a la Insurgente por la otra banda.


Truxtun fue recibido con honores y la Insurgente fue llevada a un tribunal de presa que dictaminó sorprendentemente que la Constellation había vencido a una fragata “superior”, y estableció para ella un valor de presa considerable para una fragata ligera.
Al parecer hubo una deliberada labor de ofuscación por parte de Truxtun y sus hombres, para conseguir un mayor “dinero de presa”. Ante el tribunal se defendió que una fragata de 38 piezas y 316 hombres había vencido a una de 40 y 409 hombres.
En cuanto a la disparidad de la tripulación no cuadra con la afirmación de que se tomaron 173 prisioneros en la Insurgente (a los que habría que sumar las bajas); al parecer también había al menos una cincuentena de pasajeros y aun así no dan las cifras.
En cuanto a la diferencia artillera; de manera sibilina se obvio dar información sobre los calibres; y entra dentro de lo posible que se jugara con los conceptos de porte nominal y porte real.
La Insurgente era una fragata de 32 cañones de porte nominal y 40 efectivos, distribuidos de la siguiente manera: 24 de cañones de 12 libras, 2 de 8 y 8 de 6; 4 carronadas de 36 libras y 2 de 24.
La Constellation era una fragata de 38 cañones de porte nominal. Contaba con 28 cañones de 24 libras en su cubierta principal, y portaba piezas de 12 libras en su espardec. Aquí viene el problema de cuantas piezas portaba arriba. Normalmente se menciona 10 que harían justo el porte nominal pero sabemos que la previsión era de 20 piezas, y así hay fuentes que le dan un porte “real” de 48.
El problema se arrastra después, ya que sabemos que Truxtun, insatisfecho con las piezas de 24 libras -cuyo peso consideraba que desequilibraba la nave- consiguió que se las reemplazaran tras la batalla por cañones de 18 libras y a su vez instaló carronadas en la parte superior en sustitución de piezas de 12 libras. Normalmente se afirma que pasó a equipar la espardec con 10 carronadas de 24 libras (manteniendo el porte nominal igual al real), aunque resulta extraño ya que hay referencias también a carronadas de 32 libras e incluso a que mantenía 6 cañones de 12 libras junto a las al menos 10 carronadas de uno y/u otro calibre.

En cualquier caso era obvio que la Constellation era una fragata mayor en tamaño y con armamento principal de 24 libras, y que superaba ampliamente a la Insurgente, una fragata ligera de 12 libras. Se cuenta incluso que Barreaut se inclinó por la rendición cuando le mostraron una bala de 24 libras, de las disparadas por la Constellation.
La Armada no tragó con el veredicto de superioridad y encargó discretamente una valoración más técnica de la Insurgente, antes de “comprar” la Insurgente. Para no humillar a Truxtun, héroe nacional, en público; le ofreció llegar a un acuerdo informal sobre el valor de compra de la presa y el correspondiente dinero de presa.



Imagen
Un grabado coloreado dedicado al combate de la Constellation. El autor ha elegido una bandera naval francesa (blanca con cantón tricolor) que ya no se usaba en 1799.


El día de Navidad de 1799, la Constellation volvió a zarpar. Truxtun seguía al mando, aunque entre medio había renunciado al puesto por una discusión sobre su puesto en la lista de capitanes; sin embargo le gustaba demasiado la acción y aceptó volver ante la perspectiva de volver a enfrentarse a una fragata francesa, sabiendo que había un par en las Indias Occidentales.
Truxtun salió en busca de pelea, lo que a la postre se traduciría en el combate entre la Constellation y la Vengeance (01/02/1800). Un combate, esta vez sí contra un rival equivalente, y que ya fue relatado al hablar de la fragata francesa Vengeance; combate que acabaría en tablas con ambas naves muy dañadas, aunque en EE.UU. se le consideró a Truxtun como el vencedor.


Imagen
Bass Otis. Retrato de Thomas Truxtun (1755-1822) en 1817. Truxtun había sido un corsario de éxito durante la Guerra de Independencia americana. Fue uno de los seis marinos seleccionados para ser capitanes en 1794. Tras la Cuasi-guerra no volvería a combatir, perdiendo la oportunidad de ejercer de comodoro en la Primera guerra berberisca ante su demanda de que se le asignara un capitán bajo su mando para comandar su nave insignia (la norma era que un comodoro seguía siendo a la vez capitán de su propia fragata).


La fragata President tendría escasa participación en la guerra, ya que entró en servicio justo al final, aunque le dio tiempo a realizar alguna misión de escolta.



Primera guerra berberisca (1801-1805).
No pasaría mucho tiempo hasta que las fragatas americanas tuvieran que ser utilizadas para su misión original: proteger los mercantes americanos en el Mediterráneo.
Un empeoramiento de las relaciones con Trípoli, cuyo gobernante solicitó un aumento de los “donativos”, llevó a los americanos a la guerra.
En el primer escuadrón despachado en 1801, la President ejerció de nave insignia del comodoro Richard Dale. El escuadrón mantuvo un bloqueo irregular del puerto de Trípoli, y Dale pudo constatar que fragatas con gran calado como la President no eran muy adecuadas para mantener un bloqueo cerca de la costa: las naves tripolitanas podían entrar y salir del puerto sin muchos problemas, sirviéndose de su escaso calado.
En 1802, se mandó un escuadrón de relevo, en el que iba incluida la Constellation (capitán Alexander Murray), aunque la fragata insignia era la Chesapeake (comodoro Morris). La Constellation serviría en el Mediterráneo hasta 1805.
En 1803 llegaría la Constitution, como insignia de un nuevo comodoro: Edward Preble. El 23 de diciembre capturaría (en compañía del bergantín Enterprise) al queche tripolitano Mastico. Las naves americanas enarbolaron bandera inglesa para poder acercarse a inspeccionar la nave, cuya tripulación intentó hacerse pasar inicialmente por otomana. El Mastico sería renombrado como Intrepid y sería utilizado para destruir en el puerto de Trípoli la fragata Philadelphia, capturada por los tripolitanos.

Entre agosto y septiembre de 1804, la Constitution participaría en tres ataques a Trípoli; dando apoyo desde la distancia a sus cañoneras y atacando las defensas del puerto, en especial un castillo que protegía el puerto. En una de las ocasiones consiguió hundir una cañonera y hacer huir a otras dos hasta la playa. En todas las ocasiones la fragata fue objetivo de un intenso pero normalmente ineficaz fuego por parte de las baterías costeras, siendo siempre sus daños leves.
En octubre tomaría el mando de la fragata, Stephen Decatur, al ser relevado Preble como comodoro con el regreso de la President al Mediterráneo con el comodoro Samuel Baron al mando. El relevo fue un tanto incomodo ya que Preble se sintió mortificado y se negó a servir bajo Baron. A nivel anecdótico el encuentro en alta mar entre la recién llegada President y la Constitution se saldó con una colisión entre las dos grandes fragatas cuando intentaban ponerse juntas.


Imagen
Antoine Roux. La fragata President navegando en medio de una tormenta, 1802.

Imagen
Antoine Roux. Fragata americana (identificada como la Constellation) entrando en un puerto francés, 1805.


Imagen
Michel Felice Corné. La Constitution en torno a 1803-1804, primera representación conocida de la fragata.


Imagen
Michel Felice Corné. La Constitution en el ataque a Trípoli del 3 de agosto de 1804.
Última edición por Flavius Stilicho el 18 Jul 2018 20:36, editado 1 vez en total.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Lutzow
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 57570
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 247 veces
Agradecimiento recibido: 227 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Lutzow »

Qué buenas imágenes Flavius, hay varias que no conocía, y eso que dedico mi tiempo a buscarlas... :dpm:

Hay que darle el débido mérito a los yankees, de la nada pasan a construir fragatas que, pese a los defectos citados, demostrarán su valía en diversos combates... Narrarás los de la Guerra de 1812?

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

Lutzow escribió: Hay que darle el débido mérito a los yankees, de la nada pasan a construir fragatas que, pese a los defectos citados, demostrarán su valía en diversos combates... Narrarás los de la Guerra de 1812?
Saludos.
:-o :-o :-o ¿Acaso pasó algo en esa guerra que merezca la pena narrar?
Yo pensaba dar ya el tema por zanjado...
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Avatar de Usuario
Lutzow
Großadmiral
Großadmiral
Mensajes: 57570
Registrado: 12 Dic 2009 20:03
Agradecido : 247 veces
Agradecimiento recibido: 227 veces

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Lutzow »

¿Pero cómo no nos vas a narrar los combates de la USS Constitución contra las HMS Guerriere o Java?... Estírate un poco más, hombre... :lol:

Saludos.
Es mejor permanecer con la boca cerrada y parecer un idiota, que abrirla y confirmarlo...
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Flavius Stilicho
Capitán
Capitán
Mensajes: 2448
Registrado: 02 Feb 2012 17:39
Agradecido : 43 veces
Agradecimiento recibido: 37 veces

Medallas

Parches

Re: Las fragatas "de 24 libras" de la era napoleónica.

Mensaje por Flavius Stilicho »

19. La guerra de 1812 (I): la reivindicación de las fragatas superpesadas.

La decisión americana de ir a la guerra con Gran Bretaña se debió a varias causas, como el expansionismo americano y sus ambiciones de incorporar Canadá. Entre ellas, estaban sucesivas iniciativas británicas para impedir el comercio con Francia por parte de neutrales, alterando y ampliando el concepto de contrabando; hasta el punto de que 900 mercantes americanos fueron “detenidos” entre 1807-1812. Especialmente humillante para la opinión pública americana era la “falta de respeto” que percibía en la Royal Navy, cuya voraz demanda de personal le hacía registrar las naves americanas en busca de desertores o marineros británicos, siendo de sobra conocida la estimación de que cerca de la mitad de la marinería de los mercantes oceánicos americanos eran de origen británico. Cerca de 6000 marineros serían arrancados de naves americanas contra su voluntad entre 1806 y 1812, aunque más de la mitad fueron liberados de nuevo.

Entre los sucesos más humillantes figura cuando la fragata Chesapeake fuera detenida en 1807 y cañoneada por el navío Leopard para obligarle a entregar a 4 supuestos desertores.
En 1811 hubo otro suceso de este estilo, cuando la fragata de 18 libras Guerriere detuvo al bergantín Spitfire de la armada americana, cerca de la costa de New Jersey, y “secuestró” a un pasajero que era ciudadano americano. Al parecer también detuvo varios mercantes y “enganchó” a más tripulantes. Esto se vio como un reto, y dado que la fragata President, del capitán John Rodgers, estaba lista, zarpó en persecución de la Guerriere.
La noche del 16 de mayo, la President avistó una nave de guerra a la que al acercarse por su popa identificó como “una fragata británica de porte desconocido”. Cuando estuvieron suficientemente cerca como para comunicarse con las bocinas, cada uno preguntó por la identidad del otro. Sin llegar a identificarse una de las naves hizo un disparo, cada bando acusaría más tarde al otro de haber empezado.
El combate duró unos 15 minutos, pudiendo comprobar pronto los americanos que su rival no era una fragata; se trataba de la corbeta de 20 cañones, Little Belt. Los británicos consiguieron alcanzar con varios tiros el aparejo de la President, donde sólo hubo un herido, pero a cambio recibieron un duro castigo en tan breve tiempo, sufriendo 11 muertos y 21 heridos. Rodgers no se disculpó pero ofreció ayuda a la castigada nave para llegar a puerto, ayuda que fue rechazada por un furioso capitán británico. Desde el punto de vista americano prevaleció la idea de que aunque hubiera sido un error, los británicos se lo habían buscado.


Imagen
W. Elmes. El “incidente” entre la President y la Little Belt en un grabado de la época.


Cuando en 1812 se declaró la guerra entre ambos países, las fragatas de la U.S. Navy se limitaban a 7: las seis originales ya mencionadas y la fragata ligera Essex. El resto eran naves de menor porte, por lo que las fragatas pesadas americanas estaban llamadas a tratar de desempeñar un papel relevante.
La Constellation, en proceso de reparación al inicio de la guerra, la pasaría entera bloqueada en el Chesapeake, siendo objeto de un intento de captura o destrucción que desembocaría en la batalla de Craney Island (22/06/1813). Los británicos intentaron capturar la fortaleza de dicha isla, que defendía la entrada en la bahía. Entre los defensores se encontraba parte de la tripulación de la fragata.


Imagen
Gerry Embleton. El fallido ataque británico a Craney Island, parte de un intento para capturar la Constellation.


Combates durante 1812.

President vs Belvidera (23/06/1812).
El 21 de junio de 1812, el comodoro John Rodgers decidió zarpar con un escuadrón formado por 3 fragatas: President (24 libras), United States (24 libras), Congress (18 libras) y dos naves menores. Su intención era interceptar el convoy de Jamaica, compuesto por cerca de 100 mercantes. Era el inicio de la guerra y Rodgers quería dar un espectacular (y lucrativo) golpe, antes de que los británicos pudieran reforzarse en aguas americanas; de hecho zarpó sin ordenes de Washington, ordenes que iban en camino y que se limitaban a ordenarle que protegiera la vuelta de mercantes americanos a sus puertos.
En la mañana del día 23, el escuadrón avistó al NE una vela que resultó ser la fragata de 18 libras Belvidera, capitán Richard Byron. El capitán de la Belvidera decidió alejarse de las velas extrañas, iniciándose una persecución. La President del propio John Rodgers era la nave americana más veloz y pronto dejó atrás a sus compañeras. Sobre las 11:30 a 12:00, ambas naves ya estaban suficientemente cerca como para enarbolar sus respectivas enseñas. Byron no había recibido noticias directas de la declaración de guerra pero había hablado con varios mercantes y las noticias le inducían a sospechar las intenciones hostiles de la nave americana, por lo que continuó su rumbo de huida.

A partir de las 14:00 el viento empezó a cambiar, primero de rumbo y más tarde a aflojar, beneficiando a la President. A las 16:20, el propio Rodgers efectuó el primer disparo desde uno de los cañones de 24 libras (girado a proa para hacer de cañón de caza), disparo que era el primero de la guerra. La President abrió fuego inicialmente con una notable puntería por parte de sus cañones de caza. Se cuenta que los 3 primeros disparos dieron todos en el blanco, uno cerca del timón y los otros dos en el espejo de popa. No tardaría mucho en llegar otro disparo certero, que esta vez alcanzaría a unos de los dos cañones de 18 libras que Byron había hecho mover a popa; la explosión del cañón causaría un muerto y seis heridos.
La Belvidera respondió pronto al fuego con sus dos cañones de popa. Sin embargo la tragedia a bordo del President no vendría por un impacto certero, sino a consecuencia la explosión accidental de uno de sus propios cañones. Al reventar el cañón se incendió un carro próximo que contenía pólvora. La explosión resultante afectó a todos los marineros cercanos, resultando muertos o heridos 16 hombres; entre ellos estaba el propio Rodgers que se vio “catapultado por el aire” y se rompió una pierna al caer. Sólo habían pasado 10 minutos de combate y la zona de babor del castillo de proa estaba destrozada, llevando un tiempo el poder instalar otro cañón ahí.

El fuego cesó durante 10 minutos pero enseguida estaba de nuevo Rodgers “al pie del cañón”, manteniéndose erguido con ayuda de sus oficiales. Ordenó hacer una guiñada a babor para descargar una andanada de costado confiando en alcanzar algún mástil, no lo logró aunque sí unos cuantos impactos de la vela. Se reanudó la caza, y ahora eran los cañones de popa británicos los que iban logrando impactos en la proa americana.
Rodgers repetiría un par de veces la maniobra de virar para disparar una andanada. No sólo no conseguiría frenar a la Belvidera sino que en cada ocasión perdía inevitablemente algo de terreno que tenía que recuperar luego.

Sobre las 18:25, Byron decidió que era hora de aligerar la fragata. Empezó desprendiéndose de las anclas y continuó a base de arrojar al agua elementos como botes y parte de los suministros. Poco a poco la Belvidera fue ganando terreno, aunque no sería hasta varias horas más tarde cuando la President (y la Congress que la había alcanzado) suspendiera la persecución.
Las bajas en la Belvidera fueron de 2 muertos y 22 heridos (la mayoría leves), mientras que la President tuvo 22 bajas (al menos 3 muertos) en total. El escuadrón americano continuaría su crucero pero no lograría dar con el convoy británico aunque sí capturaría un puñado de mercantes sueltos.


Imagen
W.J. Huggins. La “fuga” de la Belvidera. En realidad ni la President llegó a estar tan cerca ni el resto del escuadrón americano estuvo a tiro de la fragata británica.


Imagen
Stuart Bolton. La President persiguiendo a la Belvidera


La “gran persecución” de la Constitution (17-18/07/1812).
En la tarde del 16 de julio la Constitution, bajo el mando de Isaac Hull, navegaba cerca de la costa de New Jersey. Se dirigía a Nueva York a reunirse con el escuadrón del comodoro Rodgers cuando avistó 5 velas. Al principio asumió que se trataba del escuadrón estadounidense y se dirigió hacia ellas. Pasadas las 10 de la noche, Hull estimó que estaba suficientemente cerca -entre 6 y 8 millas de distancia- como para izar señales de identificación nocturnas. Al ver que estas no eran respondidas se preocupó y trató de poner distancia.
Cuando amaneció, los americanos descubrieron horrorizados que las otras naves le habían seguido durante la noche y se encontraban al lado de un escuadrón británico. Se trataba del escuadrón del comodoro Philip B.V. Broke formado por el navío de línea Africa (64) y las fragatas de 18 libras Shannon, Guerriere, Belvidera y Aeolus (a lo que había que sumar un bergantín y una goleta). Un par de fragatas se encontraban a sotavento de la Constitution, a un par de millas; otra a popa pero a unas 5-6 millas y el resto de naves, algo más alejadas. Los británicos habían avistado el día anterior también a la fragata y habían intentado darle caza por la noche.

A la Constitution le tocaba largar todo el trapo y huir, pero la ligera brisa reinante durante la noche desapareció y el mar quedó en calma. Con las naves prácticamente a la deriva, la Constitution corría el riesgo de acabar a tiro de las dos fragatas a sotavento. De hecho, una de ellas, realizó algunos tiros de prueba a larga distancia, pasando uno de los disparos por encima de la Constitution.

La persecución derivaría en una batalla de ingenio. Eran sobre las 5:15 de la mañana del día 17 y la Constitution lanzó al agua varios botes con cables para que la remolcaran en dirección Sur, a una velocidad de como mucho medio nudo. Los británicos no tardaron en imitar la maniobra y lanzaron sus propios botes al agua, empezando por la Belvidera
Los británicos tenían la ventaja de que sus fragatas eran más ligeras. Su desventaja era que, a diferencia de los de la Constitution, los botes remolcadores británicos serían vulnerables a los disparos de las cuatro piezas (3 cañones de 24 y uno de 18) que Hull había ordenado acomodar a popa.
Lo más sensato por parte británica era mantenerse justo fuera del alcance de los cañones de la Constitution y en cuanto levantara algo de brisa, lanzar a sus fragatas más avanzadas a por la fragata americana y “entretenerla” hasta la llegada del resto del escuadrón.

Para tratar de ganar algo de velocidad, al teniente Morris de la Constitution se le ocurrió una idea. Tras sondear el fondo marino y ver que la profundidad era de unas 22 brazas, propuso recurrir a una técnica, denominada espiar, que a veces se empleaba en puertos para mover una nave en unas aguas en calma. Una de las lanchas de la Constitution partió con un “anclote” atado a un cable cuyo extremo llegaba a un cabestrante de la fragata. A una distancia adecuada, se lanzaba el ancla al fondo y los marineros halaban el tenso cable de tal manera que mientras el ancla permaneciera firme, era la nave la que se desplazaba en su dirección, hasta estar en su vertical, recuperando el ancla. Dicho proceso había que repetirlo una y otra vez, mientras se trabajaba con un ancla se preparaba la siguiente. Así, en combinación con el remolque, se consiguió incrementar la velocidad hasta alcanzar cerca de un nudo. A bordo de la Belvidera no tardaron en darse cuenta del truco, y de nuevo procedieron a imitar a los americanos.

La laboriosa persecución continuó a lo largo de todo el día; en ocasiones se levantaba una ligera brisa pero enseguida decaía. La Belvidera era la fragata más cercana a la Constitution y llegaría a realizar algún disparo a larga distancia, que se quedó corto, respondiendo la Constitution a dicho fuego.
Habría que esperar hasta más o menos las 11 de la noche para que se levantara una brisa algo más estable y por fin las naves pudieran hacer un mayor uso de sus velas.

Al amanecer del día siguiente, la Constitution se encontraba a unas 4 millas al SE de la Belvidera, todavía la fragata británica más próxima. Sobre las 4 de la mañana la Belvidera decidió virar en dirección este, y unos 20 minutos más tarde la Constitution también viró en el mismo sentido, para tratar de evitar que la británica consiguiera algún tipo de ventaja gracias a la dirección del viento. La persecución continuó, con la Constitution recurriendo a humedecer constantemente sus velas para hacerlas menos porosas y ganar algo de impulso.
Sobre las 9, tanto la Belvidera como la Constitution avistaron un mercante americano cerca de la costa. La Belvidera izó la bandera estadounidense para tratar de engañarlo y que se acercara a los británicos; a lo que respondió la Constitution izando la bandera británica. Espantado, el mercante orzó y se alejó del rumbo de las naves.

La persecución continuó a cada vez mejor ritmo. Para las dos de la tarde, la Constitution ya registraba 12,5 nudos de velocidad y se iba distanciando gradualmente. Antes de que estallara la guerra, Hull se había preocupado por mejorar el andar de la fragata; se habían limpiado los fondos, vuelto a forrar de cobre, corregido el lastre y aligerado el armamento superior (con la incorporación de carronadas). Ahora Hull empezaba a recoger los dividendos de sus esfuerzos.
Aun así el punto culminante llegaría sobre las 18:30. Se acercaba una tormenta en dirección a la fragata y Hull ordenó recoger las velas como si la fragata fuera a afrontar una gran tormenta. De nuevo los británicos imitaron la maniobra, por temor a perder alguna vela o incluso algún mástil.
Hull discernió que la tormenta iba a pasar rápidamente y en cuanto la Constitution quedó oscurecida por ella empezó a largar más vela. Su rápida reacción le permitió ganar una milla más de distancia.

La persecución se prolongó hasta la mañana siguiente, cuando los británicos tuvieron que admitir que la fragata americana estaba ya fuera de su alcance. Por su parte la Constitution tuvo que poner rumbo a Boston en busca de un puerto seguro.


Imagen
Anton Otto Fisher. La Constitution durante la persecución.


Imagen
Tom Freeman. La persecución de la Constitution.


Imagen
Frank Ochs. La Constitution intercambia disparos con las fragatas perseguidoras. La perspectiva que da la obra es un tanto errónea con la fragata americana disparando de costado.


Imagen
Isaac Hull (1773-1843).


Constitution vs Guerriere (19/08/1812).
Tras una breve estancia en Boston, Hull zarpó (sin esperar órdenes) con la Constitution a realizar un crucero por su cuenta. El día 19 la fragata navegaba a unas 200 millas al este de Nueva Escocia, en busca de una fragata británica de cuya presencia le había advertido un corsario americano.
Sobre las 2 de la tarde, la Constitution avistó una nave que resultó ser la fragata de 18 libras Guerriere, del capitán James R. Dacres. La Guerriere (1799) era una fragata francesa, capturada por los británicos (1806) con un porte nominal de 38 cañones. En el momento de la acción portaba 48: 30 cañones de 18 libras (2 de ellos en posición “de caza”), 2 cañones de 9 libras y 16 carronadas de a 32. La tripulación ascendía a 263-272 hombres.
La Constitution, nominalmente de 44 cañones, portaba 55 piezas: 30 cañones de 24 libras, 1 cañón de a 18 (para caza) y 24 carronadas de a 32. Todo ello en una fragata mucho más grande (un 50% más de tonelaje) y con unos 200 tripulantes más (469-480).

Dacres no asumió que su rival era una fragata claramente de un rango superior a la suya. Ya había visto como la Constitution hacía gala de sus condiciones marineras durante la persecución previa pero Dacres compartía el convencimiento generalizado en la Royal Navy de que en un combate uno contra uno, una fragata pesada británica de 18 libras se impondría en casi todas las ocasiones a una enemiga (igual o superior).
La fragata británica lucía un lema en sus velas: “Esta no es la Little Belt”, recordando el incidente con la President antes de la guerra. Vencer a la Constitution, gemela de la President, sería una buena revancha ante lo que la fragata británica consideró un desafío personal.

Tras el avistamiento, ambas fragatas se fueron acercando paulatinamente, reduciendo su velamen a “velas de batalla” durante el proceso. La Guerriere estaba a sotavento con ventaja para la Constitution; así que Dacres decidió, una vez suficientemente cerca, poner las velas en facha y frenarse, posicionándose de tal manera que, sobre las 17:00, pudo descargar una andanada de costado contra la Constitution que se acercaba en línea recta. A continuación viró en redondo para disparar otra andanada, desde el otro costado (el de babor). Los disparos, hechos a larga distancia fueron inefectivos.
La Guerriere estableció un rumbo con objeto de ganarle el barlovento a la Constitution, lo que obligó a Hull a alterar de vez en cuando su rumbo para mantener siempre a su rival a sotavento. Fracasado su intento, la Guerriere siguió realizando viradas en redondo tanto para tratar de evitar que la Constitution se pusiera en posición de enfilarle la popa como para ir descargando andanadas sucesivas por uno y otro costado. Los disparos siguieron siendo poco efectivos. Probablemente fue durante esos primeros disparos, a larga distancia, cuando aconteció que una bala británica llegó con escasa fuerza al casco de la Constitution y simplemente rebotó. Un alborozado marinero habría jaleado: “¡Hurra!, sus costados son de hierro”, origen del apodo de la fragata: “Old Ironsides”. Desde la Constitution se contestaba ocasionalmente con su cañón de caza de 18 libras.

Durante unos 45 minutos continuó la aproximación metódica de la Constitution, haciendo constantes virajes para dificultar el tiro de la Guerriere y mantener su ventaja posicional. Para el último tramo de aproximación, Hull hizo largar algo más de vela, y un poco antes de las 18:00, la Constitution estaba a “tiro de pistola” de la Guerriere. Para entonces el ritmo de fuego de la Guerriere ya había decaído y los daños en la Constitution eran ligeros, así que Hull se permitió el lujo de retener la orden de abrir fuego hasta estar a medio tiro de pistola (unos 25 metros).
La primera andanada de costado americana, con las piezas cargadas con doble bala, estremeció a la propia Constitution por su virulencia. Los marineros dieron 3 vivas mientras que la fragata británica recibía toda la fuerza del impacto.
Costado contra costado las fragatas se intercambiaron andanadas durante casi 15 minutos, con una clara ventaja de la Constitution que podía mantener un mejor ritmo y que estaba causando estragos desde el primer momento entre las dotaciones británicas. Pronto, el palo de mesana de la Guerriere se vino abajo, quedando colgando por el lado de estribor y haciendo de improvisado timón que desviaba el rumbo de la fragata.
Si no hubiera estado rápido Hull, la Constitution simplemente hubiera sobrepasado a la impedida Guerriere; pero una acertada maniobra situó a la fragata americana en posición de lanzarle primero una andanada por la amura de babor y después orzar para hacerle fuego de enfilada por la proa.
Además del sostenido fuego de las piezas americanas, los hombres de la Guerriere tuvieron que sufrir los disparos de los tiradores americanos, tiradores escogidos por su puntería y que no perdían el tiempo recargando ya que contaban con asistentes para pasarles mosquetes ya cargados.

Las fragatas habían quedado tan próximas con estas maniobras que un desesperado Dacres decidió jugársela al abordaje. Ambas fragatas quedaron enganchadas cuando el bauprés de la Guerriere sobrepasó el coronamiento de popa de la Constitution para engancharse en los obenques de la mesana de la fragata americana.
En ambas fragatas se prepararon partidas de abordaje. El comandante de los marines de la Constitution, teniente W.S. Bush, se dirigió al coronamiento de popa para organizar a los hombres y fue abatido al instante. Poco después era herido, el primer teniente de la Constitution, el capaz teniente Morris, en el mismo lugar. Por el lado británico, el intento de abordaje también se vio abortado por los disparos enemigos; el capitán Dacres estaba arengando a sus hombres, de pie encima de una de las hamacas colgadas en el castillo de proa cuando fue alcanzado en la espalda por una bala cayendo sobre cubierta. Dacres, aunque herido y magullado, se reincorporó rápidamente, pero ambas naves empezaron a desengancharse.

La Guerriere estuvo a punto de tener un golpe de fortuna ya que mientras ambas naves se iban desenganchando, uno de los cañones de proa de la británica pudo disparar a través del ventanal de la cabina del capitán Hull y provoco un pequeño incendio, pero la tripulación americana consiguió sofocarlo.
En cambio la desgracia se terminó de abatir sobre la Guerriere. Los temblores que se transmitieron mientras ambas fragatas acababan de desengancharse acabaron por provocar que el ya muy machacado trinquete de la Guerriere se viniera abajo y en su desplome arrastró consigo al palo mayor. La fragata se balanceó peligrosamente, varias piezas de artillería sueltas se convirtieron en peligrosos objetos que rodaban por la cubierta, cayendo algunas al mar.

La Constitution se separó un poco para virar sin impedimento, dedicar unos minutos a efectuar reparaciones y ocupar una nueva posición de enfilada contra la aleta de estribor de la fragata británica. Pudiendo contemplar el destrozado aspecto de su rival era obvio que ya no podía defenderse. Eran las 18:30 y la fragata británica hizo una señal con un cañonazo indicando su intención de rendirse.
Desde la Constitution despacharon un bote. Al parecer todavía ondeaba una bandera británica sobre el tocón del desaparecido pala de mesana. El teniente Read de la Constitution se vio forzado a preguntar a un herido Dacres si había arriado o no la bandera. La respuesta fue un tanto confusa: “Bueno, no lo sé. Nuestro palo de mesana se ha venido abajo y nuestros palos mayor y de trinquete no están. Creo que en conjunto se podría decir que hemos arriado nuestra bandera”. Una respuesta que no convenció mucho a Read por lo que Dacres finalmente hizo arriar la desafiante bandera .

La Guerriere contabilizó 15 muertos y 63 heridos (al menos 6 de ellos, heridos de muerte). Por contra la Constitution sólo tenía 7 muertos y 7 heridos, aunque los oficiales británicos se “quejaron” de que los americanos sólo contaron los heridos graves y ellos pudieron ver al menos 13.
El estado de la fragata británica era lamentable; sin mástiles, con 30 impactos en el casco bajo o cerca de la línea de flotación y embarcando 4 pies de agua. Los americanos pronto se dieron cuenta de que no podrían llevar a puerto a su presa y tuvieron que contentarse con pegarle fuego.
La Constitution, que no había recibido grandes daños, regresó triunfante a Boston, y su éxito animó al Gobierno a dar más rienda suelta a sus fragatas.

Cuando un tribunal británico juzgó la rendición de la Guerriere, absolviendo a Dacres, admitió que se había rendido a una nave “muy superior en cañones y hombres” pero restó todo el valor posible a la victoria americana afirmando que la caída de los mástiles de la Guerriere se debía más a su defectuoso estado antes de la acción que al propio fuego enemigo.


Imagen
Michele Felice Cornè. La Constitution derribando el palo de mesana de la Guerriere. Esta obra forma parte de una serie de cuatro sobre el combate, encargada por el propio Isaac Hull.


Imagen
Tom Freeman. Constitution vs Guerriere. Ambas fragatas intercambian andanadas de costado. Se puede ver el lema con la referencia a la Little Belt en una de las velas del trinquete de la Guerriere.


Imagen
William Gilkerson. La Constitution hace fuego de enfilada por la proa de la Guerriere.


Imagen
Thomas Birch. Constitution vs Guerriere. La Guerriere completamente desarbolada tras desengancharse de la Constitution.


Imagen
Stephen Biesty. Recibimiento en Boston a la tripulación de la Constitution.


United States vs Macedonian (25/10/1812).
La victoria de la Constitution animó a los estadounidenses a realizar cruceros mas audaces. La United States de Stephen Decatur, había zarpado el 8 de octubre de Boston, en compañía del bergantín Argus. Su objetivo era cruzar el Atlántico en busca de presas. Durante el transcurso del crucero, Decatur decidió que era mejor que el Argus se separara para cubrir más terreno. Al amanecer del 25 de octubre, la United States se encontraba a unas 500 millas al sur de las Azores. A unas 12 millas al Norte, se avistó una vela que resultó ser la fragata de 18 libras Macedonian.
La Macedonian era una fragata británica de la clase Lively. Su porte nominal de 38 cañones se traducía en ese momento en 48 piezas: 28 cañones de 18 libras, 2 cañones de 12 y 16 carronadas de 32, a los que se añadían 2 cañones de bronce franceses de 8 libras que eran propiedad personal del capitán de la Macedonian: John Carden. Su tripulación era de 297-301 hombres.
La United States, nominalmente de 44 cañones, portaba su armamento más o menos usual de 56 piezas: 32 cañones de 24 libras (2 de ellos de caza) y 24 carronadas de 42 libras. Su tripulación rondaba los 428-478 hombres.

Se daba la circunstancia de que Carden y Decatur se conocían con motivo de una visita de la Macedonian a Estados Unidos antes de la guerra. Carden había sido huésped de Decatur y al parecer habían debatido sobre las bondades de los calibres 24 y 18. Carden expresó su opinión de que los estadounidenses se equivocaban montado piezas de a 24 ya que el de a 18 era mucho más apropiado para una fragata, más manejable y veloz de recarga, y que en un combate se acabaría imponiendo.
Cuando Carden avistó a la gran fragata americana, no tenía conocimiento de la derrota de la Guerriere. Y de haberlo tenido probablemente lo hubiera considerado un hecho puntual y no un motivo para emprender la huida ante una fuerza superior.


Inicialmente ambas fragatas se fueron acercando y sobre las 8:30 izaron sus enseñas de batalla. Poco después Decatur hizo virar a la United States como si fuera su intención la de huir para más tarde virar de nuevo hacia el Este. Su intención parece que era asegurarse que el combate se iniciara a larga distancia en la confianza de que sus cañones de 24 libras se impondrían en ese tipo de combate. No era tanto un tema tanto de alcance como del hecho de que las tripulaciones estadounidenses practicaban el tiro bastante más que sus homólogas británicas (salvo excepciones) y sacaban un buen rendimiento de las miras y llaves de artillería con que estaban dotados sus cañones.
Carden no quería perder el barlovento y acabó adoptando un rumbo ligeramente convergente con el de la United States, asumiendo que el combate se iniciaría a mayor distancia de la que le habría gustado. Cerca de las 9:00 se hicieron los primeros disparos por parte de ambas fragatas, mas para determinar el alcance que otra cosa. Por entonces, la Macedonian estaba un poco retrasada pero más veloz, iba ganando terreno. Ambas fragatas habían reducido ya el velamen a la configuración de batalla.

Sobre las 9:20 empezó el verdadero combate, a una distancia inicial de unos ¾ de milla. La Macedonian disparó primero y su andanada fue respondida rápidamente por la United States. Los disparos británicos derribaron el mastelerillo de mesana americano y los estadounidenses se llevaron por delante el mastelero de mesana y cortaron la driza de la vela cangreja. En el intercambio quedó más perjudicada la Macedonian, que perdió capacidad de maniobra. Decatur aprovechó para desviar ligeramente el timón, dejando a la United States en una posición en la que podía disparar “diagonalmente” contra la británica de manera cómoda, mientras ésta tenía dificultades para responder con todas sus piezas.
Pronto el demoledor fuego de la fragata americana fue desmontando las carronadas británicas del alcázar y castillo de proa, del lado de estribor. A la vez los proyectiles machacaban el casco inglés, varios de ellos atravesándolo de parte a parte.

Satisfecho de como progresaba el combate, con la cubierta de la Macedonian hecha una ruina, Decatur decidió a las 10:15 que ya se podía acercar y largó la vela mayor. En los siguientes minutos se irían acrecentando los daños y bajas a bordo de la fragata británica, teniendo ahora gran parte de culpa de ello las carronadas americanas. Los masteleros del mayor y el palo trinquete caerían, así como prácticamente todo el velamen con excepción de un poco en lo que quedaba del trinquete. Eran sobre las 11:00 y en la Macedonian aun se atrevieron a exprimir lo poco que quedaba de vela para intentar un desesperado abordaje contra la ahora cercana United States. Sin embargo un nuevo disparo supuso la pérdida de la braza de verga del trinquete, quedando la fragata británica ya completamente incapaz de maniobrar.
La United States pasó tranquilamente por la proa de la Macedonian pero sin reanudar el fuego. Por un momento los británicos pensaron que se alejaba y se esperanzaron pensando que los americanos habrían avistado alguna nave británica que acudía en rescate. La United States se retiró durante 15 minutos para hacer reparaciones en su aparejo y retornó sin problemas para ocupar una posición en la que pudiera cañonear a la desarbolada Macedonian por la aleta de babor.

La Macedonian estaba ingobernable, contabilizaba cerca de 100 disparos en su casco y había perdido un tercio de su tripulación: tenía 36 muertos y 68 heridos. Por contra la United States sólo había sufrido ligeros daños en su aparejo y 9 impactos en el casco (alguno bajo la línea de flotación). Sus bajas eran de 5 muertos y 6 heridos (uno de ellos de muerte); de nuevo parece que los heridos leves no fueron incluidos.
La United States había disparado cerca de 70 andanadas por 36 de la Macedonian. Esto erróneamente llevó a afirmar que los artilleros americanos eran el “doble de veloces” que los británicos, obviando el hecho de que durante un tramo final de la batalla los británicos apenas pudieron devolver el fuego mas que con unas cuantas piezas a proa.

Carden se resignó a rendirse y arrió su bandera. Al subir a la United States para rendirse se declaró “un hombre acabado” pero enseguida Decatur trató de “consolarlo” con la noticia de que no era el primer capitán de fragata británico en rendirse en esta guerra. Carden sería absuelto en el posterior consejo de guerra que investigo la derrota, aunque se le deslizó una crítica por haber sobrevalorado la importancia de mantener el barlovento a costa de perder la oportunidad de acortar distancia con la fragata americana.

Aunque con fuertes daños, la Macedonian no estaba tan mal como para no poder montarle un aparejo provisional, por lo que fue tomada como presa. Durante el viaje de vuelta se llegó a dar la circunstancia de que la maltrecha Macedonian tuvo que reducir vela para ajustarse al “lento andar” de la United States.
La Macedonian fue incorporada al servicio americano. De forma parecida al caso de la Insurgente, la valoración de la fragata británica fue controvertida. El tribunal de presa la declaró como “de igual fuerza que la United States”; una valoración incorrecta pero que suponía una bonificación en el dinero de presa para sus captores.


Imagen
Derek Gardner. Comienzo del combate entre la United States y la Macedonian.


Imagen
Patrick O´Brien. United States vs Macedonian. A estas alturas ya se observan importantes daños en la arboladura de la Macedonian.


Imagen
Thomas Birch. United States vs Macedonian.


Imagen
Stephen Decatur (1779-1820). Decatur ya se había hecho famoso por sus acciones durante la Primera Guerra berberisca.


Constitution vs Java (29/12/1812).
Tras regresar la victoriosa Constitution a puerto, Hull fue relevado por el capitán William Bainbridge. Se trataba de un relevo ya previsto pero que fue mal recibido por la dotación que estuvo cerca de amotinarse. La Constitution no sólo perdía al capitán que la había llevado a la victoria sino que recibía a cambio un capitán que por dos veces había rendido su nave. Durante la Cuasi-Guerra comandaba la goleta Retaliation, capturada por 2 fragatas francesas; y durante la Primera Guerra berberisca la fragata Philadelphia, capturada por los tripolitanos tras encallar en la costa.
Bainbridge manejó la situación con mano izquierda pero hubiera preferido comandar la President, llegando a ofrecer al comodoro Rodgers 5.000$ de la época por intercambiar sus puestos. El motivo no era el tema de la tripulación sino el hecho de que la veloz President tendría más oportunidades de capturar lucrativas presas por lo que el dinero hubiera sido una “inversión”.

El escuadrón de Bainbridge se componía de la Constitution, la fragata ligera Essex y la corbeta Hornet. Zarpó de Boston el 27 de octubre con rumbo al Atlántico Sur. El 29 de diciembre, la Constitution navegaba sola cerca de la costa brasileña cuando avistó dos velas, una de ellas se retiró rápidamente, mientras la otra ponía rumbo “de caza” hacia la fragata americana.
Inicialmente la Constitution emprendió la huida pero cuando la nave enemiga se acercó, se pudo comprobar que era una fragata británica y no un navío de línea como Bainbridge había temido. La fragata era la Java de 18 libras, originalmente la fragata francesa Renommée (1808), capturada en 1811. La fragata se dirigía a la India, bajo el mando del capitán Henry Lambert. Recientemente había capturado un mercante americano, al cual correspondía precisamente la otra vela avistada.
La dotación de la Java era de 377 hombres; bastante por encima de la tripulación normal al incluir hombres con destino a la India pero buena parte de su tripulación tenía nula o escasa experiencia, confiándose en que el largo viaje les sirviera para formarse. Su armamento era el típico de una fragata de 18 libras británica: 28 cañones de 18 libras, 2 cañones de 9 y 16 carronadas de 32.
Lambert había declarado a un amigo antes de zarpar, que dada su inexperta tripulación, esperaba no encontrarse con una fragata francesa ya que no se consideraba su igual. Por eso sorprende que la Java buscara el combate con una fragata aún mayor que cualquier francesa, y aún mas teniendo en cuenta que para la fecha en que la Java zarpó de Inglaterra ya era conocida al menos la derrota de la Guerriere por la Constitution.

Algo después de las 13:00, la Constitution orzó para aceptar el combate, largando más vela para compensar el mayor andar de la Java. Se sucedieron las maniobras de ambas fragatas tratando cada una de buscar llegar a distancia de tiro con una posición ventajosa que permitiera hacer fuego de enfilada a la rival.
A eso de las 14:10 ambas fragatas navegaban en rumbo ESE en cursos paralelos, a media milla de distancia, con la Constitution a sotavento. La fragata estadounidense fue la primera en abrir fuego, disparando una andanada desde su batería de babor. La primera andanada quedó muy corta, mientras que la segunda se disparó demasiado elevada.
Inicialmente la Java no había contestado, esperando acercarse un poco más. Cuando lanzó sus primeras andanadas, estas fueron sorprendentemente certeras, teniendo en cuenta que la tripulación británica supuestamente sólo había practicado una vez antes de la batalla. Los disparos británicos consiguieron bastantes impactos; hubo daños en el aparejo y la rueda del timón quedó destrozada. El propio Bainbridge fue herido, aunque se negó a abandonar el alcázar, dando las ordenes a gritos a un equipo que se hizo cargo de manejar el timón usando unas jarcias.

Ambas fragatas maniobraron, al parecer debido a un intento de la Java de situarse en posición de enfilada por la proa de la Constitution. El resultado final es que ambas fragatas acabaron virando en redondo en dirección Oeste, pasando a dispararse por las baterías opuestas al inicio del combate.
A las 14:35 un nuevo viraje de las fragatas, dejó a la Java en una posición inmejorable pudiendo cruzar por la popa de la Constitution. La exitosa maniobra pilló por sorpresa a la propia dotación de la Java que únicamente pudo disparar una pieza, uno de los cañones de 9 libras, no estando preparados para soltar una andanada completa.

El combate se iba inclinando progresivamente hacia la Constitution, cuyas pesadas andanadas iban haciendo mella en la fragata rival. El combate estaba derivando en una batalla de virajes y con el aparejo cada vez más dañado, a la Java le costaba reaccionar a las maniobras de su rival. Sobre las 14:50 un viraje en redondo de la Constitution que no pudo seguir la Java le permitió lanzar un par de andanadas que acabaron de arruinar la maniobrabilidad de la británica al destrozar el bauprés y el foque de la botavara.
Con su aparejo muy dañado, y los mástiles cayendo a pedazos, Lambert decidió que se la tenía que jugar al abordaje. Era un poco antes de las 15:10 y ambas fragatas estaban a medio tiro de pistola. Con un violento golpe de timón, la Java aproximó su destrozado bauprés a la popa de la Constitution. Lambert ordenó el abordaje y los estadounidenses respondieron con un nutrido fuego por parte de sus fusileros y los cañones de popa; fuego que causó muchas bajas.

El resto del combate derivó en un asedio sistemático de la Constitution que fue desarbolando progresivamente a una Java incapaz ya de oponer una resistencia efectiva. Varias de sus velas colgaban por la borda e impedían el disparo desde la batería de babor ante el riesgo de que se incendiara la nave. Además la Java ya no podía maniobrar para hacer frente a los virajes de la Constitution que buscaba una y otra vez hacer fuego de enfilada.

Sobre las 15:30 el capitán Lambert cayó herido de muerte por un tirador americano. Le sustituyó el también herido teniente Chads. A bordo de la Java los marineros se esforzaban en retirar los destrozos y despejar las baterías. Aun conseguirían volver a poner en acción algunas piezas pero todo era inútil.
Para las 16:25 la Java era una ruina pero aun así la Constitution se tomó su tiempo, alejándose durante un buen rato para efectuar reparaciones. A su regreso, la Java arrió la bandera. A bordo había 22 muertos y 102 heridos (2 de ellos de muerte). La Constitution tuvo al menos 9 muertos y 25 heridos graves (alguno de ellos de muerte).
La Java se encontraba en tan mal estado, que al final se le tendría que pegar fuego ante la imposibilidad de llevarla a puerto seguro.


Imagen
Derek Gardner. Constitution vs Java.


Imagen
Geoffrey Huband. La Java pasa por la popa de la Constitution pero desaprovecha la oportunidad.


Imagen
Montardier. La Constitution hace fuego de enfilada contra la Java, mientras a bordo de ésta se afanan en despejar la cubierta.


Imagen
Tom Freeman: “una perfecta ruina”. La Java yace completamente indefensa a merced de la Constitution.


Imagen
Nicholas Pocock. Destrucción de la Java tras la batalla.


El 20 de marzo de 1813 el Times de Londres publicaba:
“El público se enterará con sentimientos que no presumimos de anticipar de que una tercera fragata británica se ha rendido ante una americana. Cualquiera que hubiera predicho semejante resultado de una guerra con América hace un año hubiera sido considerado un loco o un traidor. Sin embargo, hasta ahora ni una sola fragata americana ha arriado sus colores”.

Las derrotas británicas generaron una ola de indignación entre el público. Se publicaron artículos técnicos en medios más especializados como el Naval Chronicle para explicar la gran diferencia entre una fragata “de 38” británica (18 libras) y una fragata “de 44” (24 libras) estadounidense; “navíos de línea disfrazados” en palabras de muchos comentaristas.
Quienes defendían que no era deshonroso perder ante una fuerza superior tenían sin duda razón; esto les llevaba a preguntarse por qué los capitanes británicos habían aceptado en todos los casos el combate, teniendo posibilidad de retirarse. La Belvidera sí había huido en su día, pero en su caso era perseguida por varias fragatas. No ayudaba que el propio Dacres de la Guerriere, aun después de ser derrotado, se declaró dispuesto a volver enfrentarse con otra fragata de 38 contra cualquier fragata americana.
"Con más facilidad se les llama bravos a los audaces que seguros a los prudentes".

Responder

Volver a “Historia Militar Moderna y Contemporánea”