Tiempos perdidos.

La Unión Soviética y aliados vs Alemania y sus aliados

Moderador: Tirador

Responder
Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; la historia de un soldado alemán de artillería en el frente oriental...................

Convocatoria y entrenamiento básico.

Cumplí dieciocho años el 1º de diciembre de 1942. Esa mañana, el cartero, junto con las tarjetas de felicitación, me trajo una orden de presentación en el schweren Artillerieabteilung (mot) 105 en Metz. Me informaron que tenía que reportarme al Comando del Distrito Militar (Wehrbezirkskommando) en Trier el 08 de diciembre. Mi padre me acompañó allí con el corazón apesadumbrado. Aquí solo se realizó la clasificación según las diferentes ramas de armas y la determinación del número total. En aquel entonces estaba orgulloso de ser artillero. Siempre me gustó el color rojo del arma mejor que el blanco de la infantería. Aquellos que tenían la oportunidad de regresar a Trier antes de las 11:00 horas del día siguiente ahora podrían volver a casa. Así que me permitieron dormir nuevamente en mi buen edredón.

Cuando llegué a Trier a la mañana siguiente, fui con sacos y bolsas a la estación principal de tren, desde donde viajamos hacia Metz alrededor de las doce en punto. Con la canción "Muß` i denn ..." dijimos "adiós" a nuestra patria y al viejo Trier.

Después de marchar durante varias horas por el Alto Mosela, llegamos a Metz a última hora de la tarde. Después de una marcha de media hora con nuestro equipaje pesado, llegamos a nuestro alojamiento, el 33er Feldartillerie-Kaserne. Aquí llegó la primera noche en una cucheta. Cuando esto terminó, fue a la ropa. Al día siguiente recibimos un segundo set: un equipo de campaña completamente nuevo. La gran cantidad de ropa era una carga real para nosotros, los nuevos soldados.

El juramento de fidelidad (al Führer) tuvo lugar el siguiente domingo, que fue enmarcada por una banda de la Luftwaffe. En los primeros ocho días recibimos la primera fase de entrenamiento básico. Después de eso salimos del cuartel y nos trasladaron al "Cuartel Freiherr-von-Fritsch" en Pont-á-Mousson. Una prueba de aptitudes (empleos) se llevó a cabo allí.

Después de completar este examen, llegué al escalón de comunicaciones y fui entrenado como operador de radio en el dispositivo "Dora". También recibimos capacitación sobre la carabina 98k, la ametralladora y el obús de 10.5 cm.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein .

Saludos. Raúl M :carapoker:.



Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Convocatoria y entrenamiento básico.

Durante los ejercicios de infantería en un bosque cercano (Bois le Prêtre) a menudo nos encontramos con trincheras de la Primera Guerra Mundial. En ese momento, nosotros, los jóvenes soldados, nos sorprendimos de que todavía se encontraran allí. Hoy es difícil creer el respeto y la veneración con el que entramos en aquellas trincheras, ya que todos creíamos que nuestros padres podrían haber estado aquí durante la lucha.

Con una bonita fiesta de Navidad con regalos y un servicio en la iglesia pasé mi primera Navidad fuera de casa. El año nuevo tuvimos nuestro primer "cierre" y el segundo domingo de enero nuestra primera salida "franco". Tuvimos que registrarnos en la estación antes de poder irnos. El uniforme fue revisado. Si faltaba un clavo en las suelas de las botas, esta era una razón para cancelar el permiso de salida.

¿Pero de qué servía eso si no podías hablar una sola palabra de francés? Nuestra ubicación anterior, Metz, ya había sido reintegrado a Alemania. Allí la población mayor también hablaba alemán. Pero Pont á Mousson pertenecía a la patria francesa.

El cuartel Freiherr-von-Fritsch en Pont á Mousson era un cuartel francés muy antiguo. No se sabe qué nombre solía tener. Si los soldados de la Bundeswehr de hoy vivieran en tales edificios, ciertamente se negarían a hacer su servicio militar. Para todo el edificio (cuatro grandes bloques de tres pisos) solo había un baño en el patio del cuartel según el patrón francés, es decir, sin asientos. Así que tampoco había la llamada "barra de truenos". El alivio tuvo que hacerse en una posición agachada.

Para no tener que visitar este lugar impopular tan a menudo, la comida no era demasiado copiosa y apenas suficiente para nosotros a los dieciocho años. Para eso, si había papas fritas, las comíamos con la piel, porque la pausa para el almuerzo estaba a la mitad, hasta que finalmente llegamos al mostrador en una larga fila. Sobre todo después del almuerzo, todavía había un llamado (formación) por armas o ropa, lo que teníamos que hacer antes.

El 25 de marzo de 1943, nuestra unidad fue inspeccionada por el general del ejército responsable.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Transferencia a Normandía y primera licencia.

Esta estancia terminó a finales de marzo. Fuimos "cargados en el tren" en el pueblo cercano de Nancy y llegamos a Normandía. El Sexto Ejército estaba siendo reconstruido en esta área porque su predecesor había sido destruido en Stalingrado. En el pueblo francés de St. Martin me asignaron a la batería Cdo, I. Abteilung del Regimiento de Artillería 389. Nuestra batería se trasladó a cuarteles en un antiguo castillo cerca de este lugar. Por lo pronto, un Fähnrich (alférez) llamado Schwarz dirigió la batería.

Cuando llegamos a destino después de unos ocho días, obtuvimos caballos. Eran caballos de labor de los agricultores franceses que incluso no tenían herraduras. Así que nos volvieron a entrenar de "mot" a "hipo". Los primeros caballos fueron asignados a los hijos de los granjeros. Para evitar este apego animal, cuando me preguntaron sobre la profesión, indiqué "enólogo". Sin embargo, cuando los hijos de los granjeros no eran suficientes, me dijeron: los viticultores también entenderán a los caballos. Y me dieron tres caballos en la mano. Además, el caballo del Uffz. Rogler, el jefe del pelotón.

Así es como me convertí de operador de radio a conductor. Debía conducir el tiro delantero del carro de radio. Para hacer esto, por supuesto, era necesario poder montar a caballo. Pero lo que no se podía hacer con "Prusia" tenía que ser aprendido. Así que recibimos lecciones diarias de equitación en el campo de equitación y en campo abierto. Un instructor de equitación de la Escuela de Equitación de Hanover (Wolf) debía enseñarnos este arte.

Gracias a los hermosos paseos a caballo, este entrenamiento gradualmente se volvió más divertido. Incluso si mi caballo no quería saltar sobre el obstáculo y, en consecuencia, se llamaba "pequeña desmontada", caminaba junto al caballo y debía superar el obstáculo con él. Como una chicana especial estaba el comando "montar sin estribos".

Mientras según el relato de otro veterano de la (vieja) 389 ID: Fue a fines de febrero / principios de marzo de 1943. En St. Lo había un pequeño Cdo de recepción (un coronel y dos suboficiales), que provenían de la 319. ID, que estaba desplegada en la isla de Jersey. Más tarde se desplazó a Villers-Bocage. En el diario de guerra (KTB) del 28.2.43 no se habla de un Cdo de recepción (Auffangstab), sino de una organización de recepción (Auffangorganisation). Me enteré que era el quinto arribo de la 389. ID; Esto también coincide con el dato del KTB del 2.3.43.

Para mi ventaja, se ingresó `Stab 389. ID` en mi libreta de pagos como una unidad y entonces me quedé en este organización, primero con el Oberst Pauli y luego con el oficial superior, responsable de los mapas y todo lo relacionado a ello. Las fuerzas llegaron casi a diario, algunas recién agregadas, algunas de la antigua 389. ID. Era un esfuerzo organizativo considerable que debía gestionarse.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Personen/Gerhard%20 ... kreich.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Transferencia a Normandía y primera licencia.

Después de algunas semanas, esta parte del entrenamiento también había terminado y llegamos al pueblo de St. Amand, cerca de la ciudad de Torigni sur Vire. Aquí estábamos acuartelados en una escuela. Solo a los superiores se les dio alojamiento privado. El entrenamiento en equitación y manejo (como cocheros) continuó. Ahora nuestras nalgas se habían acostumbrado a montar. En contraste con las primeras semanas, cuando el sanitario a menudo tenía que trabajar. Mis caballos fueron alojados en un establo de la familia Prestavoine.

El 27 de junio de 1943 recibí la feliz noticia de que se me permitía ir de licencia. El mismo día tuve que ir a Torigni, donde estaba nuestro Cdo. Allí, el administrador de pagos, que originalmente vino de Saarlautern, me dio un paquete para su esposa. La madrugada del lunes marché con otro compañero a una parada de autobús a cuatro kilómetros de distancia. El autobús nos llevó a la ciudad de Caen. Desde allí, un tren de pasajeros a Rouen. Luego continúe en tren expreso a Paris-St. Lazare. Nos aconsejaron llevar un portaequipajes aquí. En este laberinto del metro no habríamos encontrado nuestro camino solos. Desde la estación Este de trenes "Gare de l`Est" tomamos un tren de vacaciones hacia Saarbrücken en la mañana del día siguiente. Después de un desvío a Saarlouis y Dillingen, llegué a mi pueblo natal a última hora de la tarde. Pasé diecisiete días maravillosos aquí.

El 18 de julio de 1943 estaba de regreso en mi unidad. A principios de septiembre, la misma se trasladó a la pequeña ciudad de Peries, en el norte de Francia. Pero aquí, también, el sol francés no debería brillar por mucho tiempo.

Mientras según las vivencias de la 389. ID: Las unidades se combinaron inicialmente para formar un "Regiment Pauli z.b.V.". En marzo, el Oberst Pauli dejó esta unidad ahora más grande. Los siguientes comandantes cambiaron con bastante frecuencia. El Generalmajor Kruse llegó a principios de abril. A partir de este momento, ya no se habló del Regimiento Pauli, sino de un "grupo de combate" (Kampfgruppe). El Generalmajor Kruse solo estuvo presente por un corto tiempo, desde mediados de abril el Oberst i.G. Gerlach llegó y tomó el mando de la 389.ID, cuya formación había sido ordenada. El 19 de abril de 1943, el nuevo Ia de la división, el Oberstleutnant i.G. Lechler, llegó a Villers-Bocage.

Un día después, el Estado Mayor de la disuelta 298. ID disuelto llegó a Vire, este actuaría como el Estado Mayor de la 389. ID que se desplegaría. El 12 de mayo de 1943, llegó la orden de reubicar las unidades de la 389. ID en el área de St. Lo. Este cambio tuvo lugar de inmediato. Con esta acción, el Cdo de la división también se mudó de Vire a Canisy. El Cdo se instaló en el Chateau de Canisy. A fines de julio de 1943, la reorganización de la 389. ID se completó esencialmente.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Personen/Gerhard%20 ... kreich.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

¿Dónde será empleada la 389. ID recién organizada?

El 30 de julio de 1943, la división fue alertada sobre una próxima asignación, pero inicialmente permaneció en su sector anterior debido al peligro para la costa del canal. El 1º de agosto de 1943, se tomó la decisión de trasladar la división al área de Marsella en el sur de Francia. Esta fue una opción agradable para todos los que ya habían combatido en Rusia. El 02 de agosto de 1943 un "v.P.", del cual era miembro, marchó hacia el sur de Francia (v.P. = personal a ser transportado por adelantado). En general, el término "comando adelantado" era común aquí. Este "v.P." estaba conformado por 2 oficiales y 6 suboficiales y soldados, incluido el conductor. En este viaje en un automóvil abierto, con un maravilloso clima de verano, uno podría olvidar la próxima misión y la guerra. En Tours el "v.P." fue detenido y recibió la orden de regresar a Canisy. El 04 de agosto de 1943, el OB West solicitó al OKW mantener la 389. ID como reserva detrás de la costa del canal el mayor tiempo posible, lo que también fue confirmado por el OKW.

(Diario de Guerra del 6to Ejército) 30 de julio de 1943, caso "Alarich", el OB West informó acerca del caso "Alarich" y sus otras intenciones. Las 376. ID, 389. ID y los Regimientos de Seguridad 5 y 95 están alertados, pero permanecerán en su sector anterior debido al peligro para la costa del canal. El transporte de las 376. ID y la 389. ID y los regimientos de seguridad depende de la disponibilidad del ferrocarril. Las 376. ID y la 389. ID deben permanecer en sus sectores hasta nuevo aviso.

Había surgido una nueva situación en el frente italiano-francés. El OB West propuso el 11 de agosto al OKW como una variante reemplazar la 60. Pz.Gren. Div en la costa sur de Francia con la 389.ID. Aquí no se sabía exactamente dónde estaba desplegada la 60. Pz.Gren.Div., pero en cualquier caso en la costa sur de Francia. No obstante no sucedió de esa manera. La 389.ID permaneció en su lugar.

El 13 de septiembre de 1943, el OB West llegó a Vire (se anunció la visita). Recibió un informe sobre el estado de la división del comandante de la 389. ID. El viaje continuó hacia Canisy, al día siguiente el OB West dejó Canisy nuevamente. Tres días después, el 16 de septiembre de 1943, el OB West recibió la orden de preparar a la 389. ID para su empleo en el Este a partir del 20 de septiembre de 1943.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Personen/Gerhard%20 ... kreich.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

A Rusia

El 19 de septiembre de 1943, marchamos con nuestras pertenencias a la ciudad portuaria de Carentan. Allí fuimos cargados en el ferrocarril con nuestros caballos y el viaje de ocho días nos llevó a la hermosa (- - -?) Rusia. El trayecto nos llevó a través de Ruán - París - Charlons - Sarrebruck - Kaiserslautern - Worms - Darmstadt - Schweinfurt - Plauen - Chemnitz - Dresde - Breslau - Gleiwitz - Krakau a Bobrinskaja.

Una breve historia, un compañero: Wilhelm Scheuermann de Büttelborn cerca de Darmstadt le había preguntado al conductor del tren sobre la ruta. Cuando descubrió que el transporte era a través de Darmstadt, informó a su familia al respecto. Cuando llegó a la estación, su padre apareció con un gran paquete de comida y condujo una corta distancia en la carreta. En consulta con el conductor, el tren disminuyó la velocidad después de unos 20 kilómetros para que el Sr. Scheuermann pudiera saltar sin ningún peligro. Por supuesto, fue una cuestión de honor que el conductor del tren también recibió algo del paquete.

Nos descargaron en la estación de Bobrinskaja en Ucrania. Las patas de nuestros caballos estaban tan rígidas que apenas podían caminar. Ahora marchamos en suelo ruso por primera vez en nuestras vidas. Después de unos días de marcha, llegamos al frente en el Dnieper. Aquí tuvimos la experiencia de que aún teníamos que aprender bastante para ser considerados soldados de primera línea. Cuando nuestra propia artillería nos disparó, todos nos pusimos a cubierto.

Tomamos la primera posición en un lugar llamado Novo-Georgievsk. Aquí tuvimos que acostumbrarnos al olor de las casas rusas. Faltaba aire fresco porque no se podían abrir las ventanas. La población local todavía estaba en todas partes.

Orden del OKW del 04 de octubre de 1943, ¡Inmediato!
El OB West entrega 2 divisiones de infantería al este (389. ID y 371. ID) y recibe una división de paracaidistas desde el sur y la 90 Pz.Gren.Div.
 
El sur entrega la 44. ID al este. y al oeste las unidades anteriores; recibe a cambio la 162. (turca) ID de la Patria y una división de tropas de montaña del este. (Los batallones de fortaleza de Cerdeña se dirigen al Grupo de Ejércitos B)
El OB Südost recibe la Sturmbrigade Reichsführer SS del sur y la 1. División de Caballería cosaca desde la Patria.

Disposición de la 389. ID al 04 de octubre de 1943
Grupo de Ejércitos Sur
8. Ejército
XXXXVII Panzer Corps, incluye las siguientes divisiones:
Grupo de combate de la 320. ID
389.ID + medio grupo de combate de la 6. Pz. Div.
Grupo de combate de la 167. ID.
Mitad de un grupo de combate de la 6. Pz. Div.

Un accesorio indispensable en una granja rusa era el gran horno en lo que generalmente era la única habitación de la casa. Esto sirvió como cocina, calefacción y lugar de descanso nocturno. Casi toda la familia pasó la noche envuelta en sus ropas cerca del horno. Quien no encontró más espacio pasó la noche en el banco que pertenece a la estufa. En el momento de nuestra ocupación, entre ocho y diez soldados más yacían en el suelo de la habitación, que estaba hecha de arcilla. Debería ser obvio para todos que ya no hacía frío en la habitación en las condiciones descritas a la mañana siguiente. Así como los rusos compartieron su lugar con nosotros, compartieron sus piojos con nosotros. Estos invitados, algo desconocidos para nosotros, nos quitaron algunas horas de descanso.

La posición más avanzada para nuestra unidad era Krukoff cerca de Krementschug. Después de algunas semanas, los soviéticos habían avanzado a través del Dnieper y este fue un momento muy problemático para nosotros. A menudo teníamos que cambiar de posición, a veces tres veces al día. Sin embargo, nuestra posición navideña fue una excepción. Pudimos quedarnos en el pueblo de Golowkowka durante unas semanas y celebrar nuestra segunda Navidad fuera de casa.

Disposición de la 389. ID al 26 de diciembre de 1943:
Grupo de Ejércitos Sur
8. Ejército
XXXXVII. Pz.Korps incluye las siguientes divisiones:
320. ID.
106. ID + dos tercios de la 167. ID.
262. ID.
282. ID.
389. ID.
Grupo de combate SS. "División de Caballería"

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/KTB%20Neuaufstellung.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Retirada y ruptura de cerco.

Después del Año Nuevo de 1944, la retirada comenzó en etapas más extensas. Estuvimos en movimiento todos los días durante cuatro semanas. A veces estaba tan cansado que me quedé dormido en el caballo y tuve que despertarme bruscamente por un chillido de mi compañero cuando llegué a la zanja con mis caballos. Hasta ahora solo vimos la estrella blanca de nuestra división en los vehículos. Sin embargo, fue sorprendente que a menudo vimos otros signos de división.

La razón de esto solo se nos hizo evidente unos días más tarde, cuando escuchamos el trueno de los cañones por todas partes. El 28 de enero, dos ejércitos blindados rusos se dieron la mano a unos 50 kilómetros detrás de nuestro frente, abarcando casi diez divisiones alemanas. La noticia de estar atrapados por los rusos nos asustó un poco. Este no fue el fin del mundo para los viejos veteranos, pero para nosotros, los soldados jóvenes, fue un gran golpe en el estómago. Inmediatamente surgió la idea: nunca volverás a ver tu casa. Para reforzar la infantería, se formaron pelotones de obuses para la guerra en la trinchera.

Los heridos fueron trasladados por los "Ju" (avión de transporte), que todavía tenían un campo de aviación en Korsun. La mayor parte de la comida y las municiones se dejaron caer en contenedores con forma de bomba en paracaídas.

El anillo a nuestro alrededor se cerró cada día más. Quedaron adentro seis divisiones enteras, así como partes de otras cuatro divisiones: alrededor de 56.000 hombres. Los soviéticos nos dejaron en claro nuestra situación a través de miles de folletos y nos pidieron que nos rindiéramos debido a que la lucha ya no tenía sentido.

El Alto mando había ordenado que la División LAH (Leibstandarte Adolf Hitler) con otras divisiones avanzaran desde el exterior para romper el cerco de 30 km de ancho. Sin embargo, al igual que sus divisiones vecinas, se quedó atascada en el barro. Como solo habían penetrado la mitad de la distancia, se nos ordenó penetrar los quince kilómetros restantes desde el interior. Todo lo que no necesitábamos para la ruptura fue quemado gradualmente. Los vagones de oficina con archivos, vehículos de comunicaciones y, finalmente, también las armas porque ya no se podían transportar con los caballos a través del terreno accidentado.

Imagen
Ruptura de cerco - Tscherkassy 1944.............................................................................

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Retirada y ruptura de cerco.

Nuestro objetivo era Lissyanka, el eslogan era "libertad". Pero nuestro viaje no fue muy lejos, llegamos a un valle pantanoso, donde también tuvimos que abandonar la cocina de campaña y el carro de la comida. El resto de las raciones fue entregada y continuamos a pie. Yo mismo puse mis dos caballos frente a un carro panjee en el que yacían hombres heridos. El viaje fue hacia lo desconocido a través de campos recientemente arados y trincheras parcialmente destruidas. Debido al intenso fuego ya no podía montar y me vi obligado a buscar protección detrás de los caballos para cubrirme del fuego de las ametralladoras.

Casi ninguno de nosotros devolvió el fuego, nadie pudo encontrar un objetivo en este humo y niebla. Pasaron todos los vehículos de la división SS "Wiking". Estaba totalmente motorizada y también tuvo que volar o incendiar toda su flota de vehículos. Nadie contó a los camaradas que tuvieron que morir por los vehículos en llamas con sus propias municiones. El compañerismo y la camaradería desapareció. Quien fue alcanzado y cayó al suelo se perdió. Todos solo intentaban salir de este desastre. Ya no veía camaradas en nuestra unidad, principalmente caras extrañas. "Todos corren, buscan salvarse, escapar----".

Los heridos en mi vehículo gritaron cuando el carro estaba a punto de volcarse. Otros me pidieron que los llevara. Cargué a un soldado con un grave disparo abdominal, a pesar de que no había más espacio en el pequeño vehículo y algunos de los heridos ya estaban uno encima del otro. Recé para que el Señor me ayudara con este ministerio samaritano. Tuve que mirar con nostalgia a los muchos otros camaradas que yacían allí. De todos modos no quedaba espacio en mi carro y quería al menos sacar esta carga del infierno.

Finalmente me metí en una hondonada en la que el fuego enemigo ya no era tan intenso. Es por eso que unos cientos de soldados con otros vehículos heridos ya se habían reunido allí. Allí también encontré a nuestro Spieß, Hauptwachtmeister Duchard, con otros camaradas de nuestra batería. De repente, un tanque ruso apareció en una colina, e inmediatamente nos abrió fuego. Una imagen impactante!

Un golpe directo en la yunta de tiro, el carro se volcó, los caballos, con restos del vehículo se precipitaron sobre los heridos que yacían en el suelo. La caída de la oscuridad puso fin a esta matanza: el tanque se alejó. En la oscuridad, los tanques individuales son bastante inseguros.

La noche entrante trajo una serie de enfrentamientos de este tipo, mencionarlos a todos sería demasiado. En la tarde del 17 de febrero llegamos al pueblo de Lissyanka. En la mayoría de las rupturas de este tipo, siempre ha sido una desventaja estar en la retaguardia. En este caso, nuestro caso, sin embargo, fue una ventaja. Lo que había sucedido antes en esta aldea se podía ver por los cientos de soldados muertos que yacían allí. Además, pudimos cruzar el Gniloi-Tikitsch sobre un puente de emergencia construido por pioneros, mientras que la vanguardia y las siguientes tropas generalmente tenían que cruzar el río furioso. Muchos camaradas se metieron debajo del hielo en la otra orilla y se ahogaron. Morir a pocos metros de la libertad salvadora debe ser especialmente doloroso.

Imagen
Desarrollo de la ruptura del cerco de Tscherkassy 1944.............................................................................

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Retirada y ruptura de cerco.

Lo fatal fue que los camaradas de la 1. División Panzer y la 1. División Panzer SS LAH no esperaron a las tropas que rompían en este punto, es decir al sur de Lissjanka. No hay duda que la mayoría de los soldados alemanes murieron o se ahogaron en el Gniloi Tikitsch. Miles de camaradas pueden haber muerto en el Gniloi Tikitsch, al sur de Lissyanka, debido principalmente a la artillería, morteros y los proyectiles de los tanques enemigos que golpearon a las masas agolpadas en la orilla este. El informe final del Oberarzt Dr. Behnsen, médico adjunto del cuerpo, calcula que las pérdidas totales de las unidades alemanas rondaron los diez mil hombres y agrega que la mayoría de las pérdidas se registraron en el Gniloi Tikitsch. Para aquellos que han sobrevivido a este caos infernal, su propio rescate en esta fase crítica continúa siendo un milagro.

También reclamo este milagro para mí, porque no había sufrido la más mínima lesión en este caos y en este aire lleno de hierro. No noté la congelación que sufrí hasta 16 horas después.

Mis caballos se quedaron con los heridos en el primer puesto de socorro principal. Me fue difícil despedirme de estos leales compañeros. Tuvimos que caminar por el desierto de nieve durante todo un día. La sed que solo podía apagarse con nieve nos atormentaba más que el hambre. Cuando llegamos al primer punto de comida, hambrientos devoramos la primera comida caliente en dos días y medio. Luego marchamos a Bucki, el próximo pueblo más grande. Aquí tuvimos la oportunidad de saciar el último hambre. En el lugar, que estaba lleno de soldados, comenzó la búsqueda de un pequeño lugar para dormir durante unas horas. Después de un tiempo, con la ayuda de un compañero de batería, encontré una casa en la que al menos podía pasar la noche sentado en una silla. Después de calentarme, me dolían mucho los pies. Pero el sueño fue más fuerte y me hizo olvidar el dolor.

Imagen
Ruptura del cerco de Tscherkassy 1944.............................................................................

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Hospital y licencia de convalecencia.

Cuando amaneció, vi el desastre: mis pies estaban azules e hinchados. El intento de volver a ponerme los zapatos falló. Así que envolví dos sacos encontrados alrededor de mis pies y cojeé hasta el puesto de socorro principal. En ese momento aún no era consciente del alcance de mi congelación.

Solo cuando me dijeron, después de que me pusieron las vendas, que me evacuarían con otros heridos en un "Ju-52", me di cuenta de la gravedad de mi situación. Fuimos conducidos al aeródromo por rusos en vehículos Panje. Cuando después de horas de espera todavía no había ningún avión a la vista, nos subieron a camiones y nos llevaron a Uman. Aquí nos quedamos dos días en un punto de recolección de heridos. El tercer día fuimos conducidos a la estación de tren con Sankas (ambulancias) y cargados en un tren hospital. El viaje posterior fue a Lemberg. Aquí fuimos descargados y llevados a un hospital de campaña.

En Lemberg conocimos a las hermanas de la Cruz Roja Alemana por primera vez. Antes de meternos en hermosas camas blancas, pasamos por un gran punto de limpieza donde eliminaron a nuestros animales de compañía (piojos, pulgas, etc). Después de ocho días, los que no estaban postrados en las camas fueron liberados. En un tren de pasajeros salió en dirección a Warthegau. La meta era Jarotschin, distrito de Poznan. En el camino nos dieron obsequios por parte de organizaciones alemanas en varias estaciones de tren. En Jarotschin tuvimos que quitarnos los uniformes y nos pusieron trajes de hospital a rayas azules y blancas.

Qué seguro se sentía uno aquí; casi creías que estabas en casa. El cuidado amoroso y cariñoso de las hermanas de la Cruz Roja nos hizo olvidar a todos las tensiones y preocupaciones de las últimas semanas. Finalmente dormir, comer y dormir de nuevo. Los doctores notaron congelación de tercer grado en mis pies. Después de ocho semanas de cariñosos cuidados por parte de los médicos y las enfermeras de la Cruz Roja, fui dado de alta de este hospital el 25 de abril de 1944.

Después de recibir el llamado "paquete del Führer" pude ponerme en marcha con un certificado de licencia en mis manos, que fue de 28 días de recuperación y relajación. El recorrido del viaje fue Poznań - Frankfurt / Oder - Berlín - Braunschweig - Paderborn - Colonia - Trier.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Con el Landesschützen-Regiment (regimiento de tiradores territorial).

Después de estas maravillosas vacaciones, tuve que reportarme a mi tropa de reemplazo, el Regimiento de Artillería No. 34 en el cuartel de Trier / Kemmel, desde donde me trasladaron a Darmstadt después de una quincena. Sin embargo, el día antes de mi liberación, pude hacer un viaje de negocios a Saarburg, donde tuve que recoger a un detenido en el cuartel MG-2 junto con un suboficial. En este viaje visité a mis padres brevemente.

Estuve en Darmstadt durante ocho días, luego fui transferido al Landesschützen-Regiment 776 en Mainz. Sin embargo, no tuve que presentarme en Mainz, sino inmediatamente en Nierstein en el 1er Batallón. Allí me ordenaron a la segunda compañía en Worms.

La compañía se dividió en casi 50 comandos, cada uno formado por dos o tres hombres, que tenían que vigilar a los prisioneros en las aldeas agrícolas. Llegué al comando de trabajo nº 1674 en Gau-Köngernheim en el distrito de Alzey. Con esta orden tuve que vigilar a 35 prisioneros rusos con otro compañero. Los soldados racionamos en una taberna (campo). Desde las 12 del mediodía hasta las 15:00 horas, tuvimos que ir a la cama para compensar las horas nocturnas cuando teníamos que turnarnos para vigilar. Desde las 15:00 horas hasta las 20:00 horas, se ordenó el control de campo. Pero fue más un control sobre dónde trabajaban las bellezas del pueblo que un control sobre los prisioneros.

El 1º de julio, fui ascendido a Gefreiten y me dieron ocho días de licencia agrícola. Después de mis vacaciones, llegué a otro comando, a saber, a Bermersheim en el distrito de Worms. La rutina diaria era la misma aquí, con la única diferencia que estábamos con los granjeros en Kost.

Después de unas semanas tuve que atar mi mochila nuevamente y hacer feliz a otro comando con mi presencia. Esta vez fue el bonito pueblo vinícola de Abenheim, a cuatro kilómetros de Worms. Este campamento tenía 60 hombres fuertes y fue reclutado de franceses y belgas. Los prisioneros fueron alojados en una posada.

Unas semanas más tarde, tuve que salir de aquí nuevamente para dirigir un comando en Rheindürkheim. Aquí tuvimos que vigilar a los indios que no trabajaban con los agricultores como de costumbre, sino en una empresa industrial.

Mientras tanto, era octubre y comenzó la llamada campaña Himmler. Todos los departamentos militares fueron registrados de acuerdo a sus órdenes y todos los soldados que pudieron caminar sin muletas tuvieron que marchar al frente. Me ordenaron someterme a un examen en la Clínica de la Universidad de Heidelberg. Allí estaba escrito, como se esperaba, "KV" (kriegsdienstverwendungsfähig - utilizable para el servicio militar). Así que tuve que decir "adiós" al Landesschützenbataillon unos días después. Mirando hacia atrás, puedo decir que este fue el mejor momento de mi vida como soldado.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Último adiós en casa.

Ahora recibí la orden de presentarme con mi antigua tropa de reemplazo, el Regimiento de Artillería 34 en Trier. En ese momento ya sabía que este regimiento había sido reubicado en Regensburg debido a su proximidad al frente.

Pero como esta era la única forma de volver a Schoden en breve, mantuve mi conocimiento en secreto. Como la ruta no fue prescrita, elegí deliberadamente la ruta a través de Saarbrücken para pasar por Schoden. Entonces podría quedarme con mis padres por unas horas nuevamente.

En Petersberg, en Trier, me informaron oficialmente que los barracones habían sido retirados y que la unidad había sido trasladada a Ratisbona en el Danubio. Como resultado, el comando de la ciudad emitió una orden de marcha con un boleto a Regensburg (Ratisbona). Sin una orden de marcha, todos los soldados fueron víctimas de la gendarmería de campaña (Feldgendarmerie) en ese momento. Después de recibir la ración habitual para la marcha, regresé a casa.

Tales viajes secundarios no habrían sido posibles en los primeros años de la guerra, ya que el tráfico de trenes todavía funcionaba sin interrupción en ese momento. Pero ahora, en 1944, los ataques aéreos y los efectos del frente hicieron que fuera más fácil superar el retraso de unos días de una manera creíble.

En ese momento la artillería enemiga ya estaba disparando hacia Konz. Me quedé un día con mis padres. En ese momento, no tenía idea de que este sería el último encuentro de mi vida con mi querido padre y mi tía María.

Sabiendo que la lucha se desataría aquí dentro de unas semanas, me despedí de mis seres queridos con un corazón apesadumbrado. Después de dos días viajando, finalmente llegué a Regensburg (Ratisbona). Cuando llegué a la jefatura de la estación, recibí información de que mis tropas estarían en el cuartel Ritter von Speck. Una vez allí, me asignaron la batería de carros y caballos. Aquí experimenté el primer ataque aéreo después de unos días. Qué impotente te sentías sentado en el sótano cuando las paredes temblaban y las luces se apagaban.

En el frente uno tenía la oportunidad de defenderse, pero no aquí en el sótano. Después de este ataque, que apuntó a las fábricas cercanas de Messerschmitt, fuimos utilizados para rescatar a los muertos y heridos.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

De nuevo al este.

Después de aproximadamente una semana, los integrantes de la 389. ID fueron reunidos y transportados a Heidelberg para su redespliegue. Allí nuevamente equipado y embarcado en el ferrocarril, el viaje fue nuevamente hacia el este.

Como nuestra división se encontraba en Curlandia en ese momento y ya no había ninguna conexión terrestre, el viaje fue a Danzig/Gdansk. Necesitamos ocho días para recorrer esta ruta, lo que demuestra que la conexión por ferrocarril ya no funcionaba correctamente. En Danzig/Gdansk fuimos embarcados en un barco llamado "Wolta". Temprano en la mañana zarpamos. Nos paramos en cubierta con nuestros chalecos salvavidas colocados y vimos las torres de la iglesia de Danzig hundirse aún más. La noche siguiente me asignaron a la guardia con un marinero. Este fue mi primer viaje por mar.

En la madrugada del día siguiente entramos en el puerto de Libau. Allí un representante del General Schörner nos dio la bienvenida al territorio de Curlandia. Luego en una escuela, nos dieron una donación de raciones para los combatientes en el frente, sin duda podríamos haber adivinado que no nos habían transportado aquí para un tratamiento. Una vez cargados en el ferrocarril, marchamos unos treinta kilómetros más hacia el interior. Allí nos descargaron en una pequeña estación de tren y vimos vehículos de nuestra división.

Después de una marcha de unos veinte kilómetros, llegamos al Pto Cdo de nuestra división. Allí los artilleros fueron enviados a nuestro regimiento. El Comandante, el Oberst von Muldau, nos recibió calurosamente y nos envió a nuestros antiguos departamentos.

Así que fui con nuestro Kanonen-Müller (Major Müller) junto con dos camaradas. El padre de nuestra familia de batería, el Hauptmann Heil, estaba encantado de tener a sus hijos perdidos con él nuevamente. Nuestra madre de la batería, el Hauptwachtmeister Duchard, nos envió directamente a la cocina para satisfacer el hambre. Como había escasez de operadores de radio y yo era un operador de radio capacitado, me asignaron al escalón radioeléctrico.

Imagen
Situación en Curlandia, octubre 1944 - marzo 1945........................................
http://adiman.eu/images/lettland-kurland-1944_650.jpg

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Vuelta a la Patria.

Aquí experimenté mi tercera Navidad en campaña. Sin embargo, esta fue más triste que las anteriores porque no recibí ningún correo de casa. Entonces los paquetes nunca llegaron. Todos los que no habían recibido ningún correo de casa recibieron un paquete navideño del regimiento. Nos encontrábamos aquí en búnkeres de madera hechos por nosotros mismos. La plaga de piojos era muy grande; El primer día de Navidad pude encontrar 110 de estos animales en 30 minutos.

El 29 de diciembre, fui enviado con otro compañero a un curso de radio en el departamento de inteligencia de la división.

Una vez allí, tuvimos que construir bunkers; incluyendo un gran salón de clases. En la fiesta de los tres reyes (06 de enero) pudimos asistir a un servicio de campaña, al que siguió una absolución general.

El 30 de enero de repente tuvimos que regresar a nuestra unidad. Una vez allí, encontramos nuestra batería lista para marchar. ¿Debería ir supuestamente a Alemania? Que alegria ...!

Marchamos a través de Frauenburg hasta veinte kilómetros antes de Libau. Aquí alojamos una gran zona de reunión. Tan pronto como llegaron suficientes barcos al puerto, las unidades fueron retiradas de sus posiciones. Después de recibir algunos bienes del mercado, se celebró la despedida de Curlandia. Todos opinamos que lo estábamos haciendo mejor en nuestra nueva área de operaciones. Unas semanas más tarde nos hubiera gustado volver aquí.

En el puerto nos subieron al "Tanga" con nuestros caballos y vehículos. Las piezas y los carros de municiones fueron a las bodegas. Los caballos y los otros vehículos fueron cargados en la cubierta intermedia.

El personal fue alojado en la cubierta superior. Al principio se habló de navegar a Stettin/Szczecin. Sin embargo, dado que los soviéticos ya habían llegado a la costa del mar Báltico cerca de Kolberg, arribamos a Danzig y estábamos nuevamente en un bolsón.

Pasamos la primera noche en un auditorio de secundaria. A la mañana siguiente nos subieron nuevamente al ferrocarril y el viaje fue a Konitz en la antigua frontera germano-polaca. Durante la descarga de nuestro tren de transporte, fuimos saludados por los pilotos soviéticos con las armas de a bordo de sus aviones. Nos desplegamos el mismo día.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Las luchas en Danzig y la Cruz de Hierro de 2da Clase.

Un día, a fines de marzo, se me ordenó con otro compañero de armas y un teniente que estableciera un puesto de observación (observador adelantado) en la ciudad de Frankenhagen, en Prusia Occidental. Elegimos una casa de dos pisos en la calle del lugar nombrado, desde la cual pudimos observar la supuesta línea del frente.

Instalamos nuestra radio en el sótano de la casa. Instalé la antena grande directamente en frente de la casa en la carretera. Después de unas horas, nuestra batería solo había disparado unos pocos disparos siguiendo nuestras instrucciones, escuchamos ruidos significativos de motor en el sótano. Podía ser escuchado junto con el ruido de cadenas, esto indicaba que los tanques se acercaban.

Como los tanques que vimos se movieron hacia el frente, nos quedó claro que tenían que ser camaradas. Salimos del sótano y queríamos saludar a las tripulaciones. Pero, oh susto, los tanques llevaban la estrella soviética.

Luego volvimos al sótano lo antes posible. Allí empacamos la radio y me arrastré desde las escaleras del sótano hasta mi antena, que estaba a solo tres metros de un tanque detenido. Las mirillas de observación de un tanque le dan a la tripulación solo una vista limitada. Afortunadamente, la escotilla del tanque todavía estaba cerrada para que pudiera terminar mi trabajo sin ser notado.

Como los hombres de artillería rara vez están en posesión de granadas propulsadas por cohetes, no tuvimos más remedio que huir. Mis camaradas vinieron hacia mí por las escaleras del sótano. En la carrera, fue más fácil para mí saltar sobre las cercas del jardín con la antena que para mis compañeros con los botes de 40 libras de las radios en tu espalda. Cuando los rusos nos descubrieron a cierta distancia, nos enviaron algunas granadas hasta que caímos ilesos en una trinchera ocupada por el Volkssturm.

Como nuestra posición en Frankenhagen no se pudo mantener, continuamos el repliegue. Estuvimos involucrados en intensos combates en el Tucheler Heide. Aquí perdimos a nuestro jefe del escalón de comunicaciones. Estaba sentado con nosotros, los operadores de radio, en la misma habitación en el conmutador de la central telefónica. Una granada golpeó la casa a través del techo, le arrancó la pierna izquierda, penetró en la pared exterior de la casa y explotó en el patio. Antes de ser transportado a la estación de socorro principal, nos dijo: Saludos a mi esposa e hijos. Unas horas después, murió en la sala de primeros auxilios. Si la granada hubiera explotado solo dos segundos antes, nos habría matado a todos.

Imagen
El final en Prusia Occidental y Oriental - 1945...............................................

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Las luchas en Danzig y la Cruz de Hierro de 2da Clase.

Tuvimos que ceder paso ante la fuerte presión de los rusos todos los días. Retrocedimos vía Bruß, Karthaus hasta poco antes de la ciudad portuaria de Danzig. Hubo combates muy fuertes en una fábrica de ladrillos en Wittstock y en una granja de ovejas frente a Oliva. Hasta el sesenta por ciento de la ciudad de Danzig fue ahora destruida por aviones. A finales de marzo (1945) tuvimos que abandonar la hermosa ciudad hanseática alemana debido al uso intensivo de tanques por parte de los rusos. Numerosos muertos debido a los ataques aéreos aún cubrían las calles de la ciudad.

Todavía había allí una gran cantidad de civiles. Cuando vimos soldados ahorcados colgados de los árboles cuando la ciudad estaba abandonada, nos preguntamos: ¿Por qué seguimos luchando?

¿Puede ser el objetivo de nuestra lucha que ciudadanos inocentes e indefensos sean asesinados y que los soldados sean colgados por oficiales alemanes en árboles en ciudades alemanas? Estos soldados tenían letreros colgados del cuello con inscripciones como: "Traidor al pueblo" o "Fugitivo". Muchos de ellos usaban EK I y todavía no valían ni una bala.

Tomamos otra posición en Heubude al norte de Danzig. Las baterías estaban en el borde del bosque de Danzig. Estaba en el puesto de observación en Rieselfeld. Frente a nosotros todavía había una batería antiaérea, a la que no se le permitió replegar a pesar de estar en una posición de fuego completamente descubierta. Cuando esta batería izó la bandera blanca en la tarde del segundo día, llegó la orden de la división de tomarla bajo fuego.

¿No fue suficiente que millones cayeran a manos del enemigo? No, ahora los alemanes tenían que matarse entre ellos. De lo contrario, la munición tenía que economizarse tanto que todos los disparos debían aprobarse. ¿Y ahora todavía tenías suficiente para disparar a tus propios compañeros?

Después de unos días cruzamos el Vístula Muerto, afluente del Vístula. Desde el este de Neufähr al oeste de Neufähr en la península de Danzig. De allí pasamos a Bohnsack, un balneario y pueblo de pescadores. El 09 de abril de 1945 fui ascendido a Obergefreiten y recibí la Cruz de Hierro de 2da Clase (EK2) por las batallas de Danzig. Ese mismo día se disolvió nuestra gloriosa 389º División de Infantería; en papel (orden del ejército) esto ya había sido ordenado el 05 de abril. La 73º ID sufrió el mismo destino y con los restos de estas divisiones crear una poderosa unidad militar. El Art. Reg. 252 recibió cuatro grupos (Abteilungen) completos nuevamente.

Imagen
El final en el área de Danzig - 1945......................................................................

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Capitulación en Hela.

Partes de nuestra batería fueron asignadas a la 12. Luftwaffendivision, mientras que las dotaciones restantes fueron asignadas al Regimiento de Artillería 252 de la 252. División de Infantería. Yo mismo me convertí en miembro de la última división. Con siete camaradas más llegué a la 7ª Batería del III. Abteilung. El comandante del departamento era el Mayor Richter, que procedía de nuestra antigua división. Del mismo modo, nuestro nuevo jefe de batería, el Oberleutnant Schöngardt.

Estábamos justo en el Mar Báltico, a treinta metros del agua en un búnker entre las dunas. Aunque nuestra batería se desplegó oficialmente en defensa costera, también podía disparar en la otra dirección hacia el frente. Nuestro punto de observación estaba al noroeste de nuestra posición en dirección a Gotenhafen. Solo nos relavaban semanalmente. Todos los aparatos de radio fueron confiscados porque ya no era posible recibir una emisora ​​alemana. Más de la mitad de nuestra patria ya estaba ocupada por el enemigo. Cuanto más desesperada se volvía la situación, más locos eran entrenados aquí los soldados. Se organizaron cursos de formación de observadores adelantados. Entrenamiento de infantería en el que incluso los soldados más viejos todavía se movían por la arena de las dunas. La presión rusa se había detenido porque ya no querían perseguir a cada grupo pequeño.

Los alimentos escaseaban cada vez más porque la ruta de suministro a través del mar se hacía cada vez más esporádica. No había más patatas, escaseaba el pan, solo había carne de caballo. Un batallón letón de las Waffen-SS pescaba afanosamente en el Mar Báltico.

A finales de abril recibimos noticias de la muerte de Hitler y de que el Almirante Dönitz había asumido el mando. El 02 de mayo fuimos a Schievenhorst con pertenencias. Aquí nuestras armas y nosotros mismos fuimos cargados en un ferry en condiciones de navegar y el viaje fue a la península de Hela. Después de unas dos horas llegamos al puerto de Hela. Una enorme multitud pobló esta península.

Además de los soldados alemanes, había un gran número de personas del Este que habían huido allí junto con ellos ante el avance del frente. También había muchos prisioneros occidentales. Estos fueron fueron anteriormente muy utilizados en la agricultura en Prusia Oriental. Muchos de ellos todavía fueron transportados en barcos existentes.

El 04 de mayo recibimos la noticia de que nuestros ejércitos en el oeste se habían rendido. Todavía estábamos de servicio hasta la noche del 08 de mayo, el comandante del Abteilung llamó a todo el destacamento. Aquí nos informó que nuestro ejército también depondría las armas a la medianoche de la noche siguiente.

Quedamos muy golpeados después de esta noticia. Aunque todos estaban felices de que esta desafortunada guerra hubiera llegado a su fin, ese final llegó demasiado repentino para todos nosotros. Con el corazón compungido, cada uno dejó su fusil, que lo había acompañado durante tantos años. Estaban amontonados en grandes pilas.

Todavía no había señales de los rusos. Las tropas que yacían cerca del puerto casi se matan unas a otras para subir a un barco que todavía estaba allí. Como vimos la inutilidad de esta actividad, nos mantuvimos juntos siguiendo el consejo de nuestro líder de batería. Como supimos más tarde, estos barcos hicieron escala en Bornholm. Dado que este era territorio danés ocupado por alemanes, los rusos recogieron a estos soldados allí y los llevaron a Rusia.

Esa noche visitamos los búnkeres de la artillería naval abandonados y pudimos abastecernos de mucha comida. El depósito de suministros de Hela también fue asaltado por los soldados. Así que cocinamos y horneamos hasta las primeras horas de la mañana cuando amaneció el día de la tregua.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Al cautiverio ruso.

En las primeras horas de la mañana, aviones rusos sobrevolaron la península y arrojaron bombas al mar. Es de suponer que querían asegurarse de que nuestras armas estuvieran en silencio. Por la noche, los oficiales rusos desembarcaron en un ferry desde Danzig. Garantizaron nuestras vidas y nuestra propiedad personal. A nuestros oficiales se les permitió mantener sus pistolas sin municiones. Las dotaciones se quedaron con la bayoneta.

La marcha comenzó al día siguiente. Se permitió transportar en vehículos la cocina de campaña y un carrito de equipaje. Poco antes del punto donde Hela se une con el continente, cruzamos la línea principal de batalla. Todo combatiente de primera línea puede imaginarse cómo se vería allí en un frente de tan solo ochenta metros. Armas rotas de todo tipo, no más árboles ilesos, disparos y trincheras parcialmente cerradas en las que estaban o yacían soldados muertos. La tierra entera estaba tan revuelta que, a pesar de la primavera, no había ningún lugar verde que encontrar. Allí se mantuvo una unidad de zapadores para limpiar las minas.

En Putzig, nuestro general vio pasar a los regimientos derrotados en presencia de un general ruso. Con el grito: "¡Adiós, camaradas!" el general se despidió de sus hombres.

Luego, la marcha siguió a través de Gotenhafen, Sopot, Oliva, Langfuhr y Danzig. La población llenaba las calles por todas partes. Las muchachas pusieron lilas en nuestras guerreras y marcharon unos kilómetros con nosotros. El caballo de nuestro jefe de batería estaba lleno de flores. Desinformados podrían habernos confundido con el ganador.

El único regalo que nos podía dar la población era el agua potable. Las marchas diurnas de cincuenta a sesenta kilómetros durante un período de ocho días no eran infrecuentes. Las lágrimas rodaban por algunas de las mejillas de los que estaban allí: ¡Vuelvan, no se olviden de nosotros, los de Danzig, también somos alemanes! Estas llamadas se podían escuchar una y otra vez. De vez en cuando venían polacos y echaban a los alemanes de la carretera.

En Danzig se nos informó que tendríamos que marchar hacia Deutsch-Eylau en Prusia Oriental, ya que allí estaba el único campo de liberación con una comisión aliada.

Todos solo eslóganes, y sin embargo inteligentemente planteados por la propaganda rusa. No tuvimos seguridad alguna en la marcha allí. Así que después de ocho días de marcha llegamos a Deutsch-Eylau. El sábado de Pentecostés pasamos por la puerta del campamento. Constaba de unas 50 casas de asentamiento, pero todas ya estaban ocupadas. Todavía estaban ocupados construyendo una cerca alta de alambre de púas alrededor del campamento. En cada rincón del campamento había una alta torre de vigilancia atendida por centinelas rusos. ¡Así que parecía realmente una liberación ---!

Como primera medida, se eliminaron los llamados alemanes de botín (reclutados de los territorios ocupados). Nos separaron de los checos, polacos, los de Alsacia-Lorena, luxemburgueses, belgas y holandeses. Casi daba la impresión de que el montón de alemanes era más pequeño que el de los extranjeros.

De repente, todo el mundo ya no quería ser alemán. Todos cambiaron de posición política, pero sobre todo los nazis demasiado entusiastas. Incluso los bávaros recordaron que alguna vez fueron un reino independiente. Cada uno de ellos cosió una cinta azul y blanca en sus sombreros en unos días y esperaban recibir una baja preferencial. ¿Qué tenían que ver con los belicosos prusianos? Pero los rusos también sabían dónde estaba Baviera.

Tuvimos que montar nuestras propias tiendas de campaña para cuatro personas en un prado. Ahora había 50.000 hombres en el campo. El mayor problema para los rusos era cómo abastecer de alimentos a esta multitud.

Los suministros en sus propias cocinas de campo estaban agotados. No hubo pan durante más de ocho días. ¡Un Pentecostés maravilloso! Nos dividieron en cientos. Los oficiales se alejaron de nosotros a otro campamento. No teníamos trabajo que hacer. El clero existente de todas las denominaciones celebró servicios. Incluso se fundaron grupos profesionales individuales.

Así que matamos el tiempo. A mediados de julio pude embarcar en un transporte. Nos subieron a vagones de mercancías alemanes, cuyas escotillas estaban cerradas con alambre de púas. Así que el viaje fue vía Korschen a una pequeña estación de tren en Skandau en Prusia Oriental. Allí nuestro transporte fue empujado a un apartadero donde nos quedamos durante quince días.

Después de ese tiempo, finalmente se encontró un destino para nosotros. Nuestra comida en estos días consistía solo en pan seco. Insterburg había sido elegido como nuestro destino.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Al cautiverio ruso.

En Insterburg llegamos a un campamento existente con italianos y alemanes. Se rieron de nosotros cuando nos mudamos porque todavía vestíamos nuestros uniformes completos con condecoraciones. Hasta entonces, todavía creíamos que recibíamos un trato especial porque habíamos capitulado.

En nuestra cartilla militar (Soldbuch) había una nota en alemán y ruso: el propietario es miembro del ejército rendido en Hela desde el 09 de mayo de 1945. Después de unos días descubrimos que esta nota era completamente inútil. Después de una semana, nadie podía notar la diferencia entre los viejos prisioneros y nosotros, los capituladores. Llevábamos exactamente las mismas camisas cortas y blancas con la inscripción "B P" (Woina Pleni, en alemán: prisionero de guerra) que los demás compañeros.

Cuando estábamos vigilados, cambiamos nuestras botas por pan y, por supuesto, sus propios chanclos. Por supuesto, ya se había llevado a cabo una redada de relojes varias veces. ¿Para qué necesitamos relojes por ahora? también sabíamos lo que había dado la hora. Cuando llegamos, la dirección del campo alemán consistía en un suboficial y dos alemanes capturados que podían hablar mejor polaco que alemán. Como en todo el cautiverio, la comida era lo más importante en la rutina diaria.

También hubo un liderazgo político en cada campo. Este fue entrenado por especialistas rusos. Sin embargo, solo los buenos antifascistas fueron seleccionados, si es posible incluso miembros del KPD. Tenían la tarea de dar formación política a los prisioneros, formar pequeños círculos marxistas y discutir la vida de Karl Marx, Lenin, Stalin, Karl Liebknecht y Rosa Luxemburg. Además, nos enseñaron la estructura del estado ruso y sus objetivos. El líder político alemán era un tal Schurig de Leipzig.

La principal ocupación de los internos del campo era realizar el trabajo de carga en la estación desde las trochas alemanas hasta las rusas. Casi una cuarta parte de todas las líneas ferroviarias circulaban en el ancho estándar con un ancho de 1,435 metros. Sin embargo, los rieles rusos tenían un ancho de 1,524 metros. Los tramos clavados en nuestra trocha por los alemanes en Rusia ya no se podían recorrer, ya que todos habían sido abiertos con una poderosa máquina especial cuando se retiraron. Todo lo que los rusos sacaron de Alemania tuvo que ser recargado.

Las grúas de 110, 45, 18, 15 y 6 toneladas trabajaron cada una en la estación de Insterburg. Las grúas de vapor fueron tripuladas por rusos, las otras grúas fueron operadas por prisioneros alemanes. Se recargaron casi todas las máquinas de la industria del metal, como tornos, laminadoras de acero, fresadoras, cintas transportadoras y carros.

Pero también trenes completos con maquinaria agrícola, especialmente trilladoras. Sin embargo, como nos dijeron los rusos, las máquinas, que solo podían funcionar con electricidad, se transportaban a los koljoses que aún no estaban conectados a la red eléctrica.

Durante semanas recargamos las instalaciones de la compañía cinematográfica Ufa de Babelsberg. También llegaron pesadas vigas de hierro y varillas de fábricas y hangares de aviones. No se puede enumerar todo lo que se llevaron de Alemania. Recargamos grano y azúcar durante días.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Al cautiverio ruso.

Cada mes había un cambio de turno en este trabajo. Había turno de mañana, tarde y noche. El turno de la mañana duró de 6 a.m. a 2 p.m., el turno de tarde de 2 p.m. a 10 p.m. y el turno nocturno de 10 p.m. a 6 a.m. El turno más popular fue el turno tarde. El turno de la mañana tenía la desventaja de que el pan para el día siguiente ya estaba disponible la noche anterior; que luego era devorado sin descanso por nuestras bocas hambrientas.

Debido a la escasa comida, nos vimos obligados a robar cualquier cosa que no estuviera clavada. Pudimos intercambiar mucho por comida de los rusos. Los transportes de azúcar y harina fueron muy bien recibidos. Cada prisionero había cosido bolsas de todos los tamaños a la medida. Sin embargo, siempre existía el riesgo de ser golpeado hasta la muerte por los guardias del transporte o de ser arrojado al calabozo.

En tales incursiones de presas, el corazón latía violentamente. Los transportes de harina o azúcar nunca se recargaban durante los turnos de noche. Por eso el hambre nos obligó a pensar en cómo todavía podríamos hacernos con estos valiosos bienes. Siempre pudimos saber por los fuertes guardias de transporte cuando un tren de carga de este tipo estaba estacionado en una vía en la estación. Debido a la falta de vagones rusos, siempre había descansos más largos en las noches durante las cuales podíamos hacer exploraciones. Pudimos movernos libremente en toda el área de la estación, y había una cadena de guardias alrededor del área. Entonces no era que hubiera un guardia detrás de cada prisionero. En el centro de nuestro lugar de trabajo había un depósito custodiado por un preso. Allí todos podríamos tomar prestadas herramientas para nuestro trabajo. Así que conseguimos un taladro de madera para nuestro proyecto.

Solo se iniciaron acciones individuales durante las redadas. Uno se arrastró hasta los trenes de transporte al amparo de la oscuridad y esperó cada vez a los guardias. El final del tren o el inicio del tren fue favorable para nuestro proyecto. Allí los guardias de la patrulla no pasaban por nuestra zona de acción con tanta frecuencia como en medio del tren.

Cuando el guardia giraba y marchaba en la otra dirección, uno se colaba debajo del vagón y apoyaba la espalda sobre los ejes. Como podía acostarse sobre los dos ejes paralelos del vehículo de cuatro ejes, estos eran particularmente populares para esto. Luego se colocó el taladro y en poco tiempo se perforó el piso del vagón. Con solo unas pocas vueltas más habías dañado un saco tanto que el azúcar comenzó a gotear. La bolsa que habían traído con ellos se llenó rápidamente y el tapón de madera preparado que habían llevado para ese efecto se presionó en el agujero. Entonces había que estar atento a dónde estaba el guardia en ese momento y podía salir del lugar en una oportunidad favorable. Los siguientes compañeros entonces lo tuvieron más fácil porque ya no tenían que perforar. Cuando se acabó el saco, el siguiente compañero tuvo que iniciar un nuevo intento de perforación.

No era raro que un tapón de madera como este se soltara a la mañana siguiente mientras el tren maniobraba, y se dibujaba un rastro de azúcar entre las vías. Entonces la emoción fue grande. Los sacos de azúcar en este vagón tuvieron que ser reposicionados por los compañeros en el siguiente turno para mover el saco medio vacío a otra posición.

Nuestros escoltas sabían de nuestras redadas, por lo que no pocas veces se ordenaba "Stoi" (alto) en el camino de regreso al campamento. Entonces todos tenían que darles algo. También sucedió que se realizó un filtrado en la puerta del campamento. La mayoría de los dulces tenían que quedarse allí, de modo que a algunos de ellos les quedaba poco de los alimentos nutritivos.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Al cautiverio ruso.

Durante el trabajo de transbordo en la rampa de esta estación, tuvimos que llorar una muerte. Como nosotros, un camarada de Colonia estaba ocupado cargando las vías del tren de campaña. Los rieles se colgaron del cable de una grúa, generalmente alrededor de 10 piezas en un paquete. Se adjuntó una cuerda guía a un extremo del paquete para maniobrar mejor la carga izada. Durante tal proceso, el paquete colgaba un poco torcido. Inesperadamente, un solo riel salió disparado del bulto que flotaba sobre la rampa y golpeó la cabeza del camarada en la cuerda principal con toda su fuerza. Éste pereció en el acto.

En este campamento se nos permitió aguantar durante dos años en medio de una terrible plaga de chinches. Por las tardes del verano salíamos con nuestros sacos de paja para aliviarnos un poco de estas bestias.

Durante este tiempo utilicé un truco para que mi madre recibiera mi correo antes de que comenzara la correspondencia oficial. En la primavera de 1946 descubrí que los rusos ignoraron las notas que acompañaban a las cajas provistas en los vagones y que no se retiraron cuando regresaron los trenes alemanes vacíos.

Entonces escribí varias cartas a mis padres. En este momento desconocía que mi padre murió el 02 de julio de 1945 en el hospital de Saarburg porque no se disponía de la medicación necesaria, y que mi tía María, que también era mi madrina, falleció el 20 de febrero de 1945 a consecuencia de ser herida por esquirlas. Adjunté las cartas a las notas mencionadas. Adjunté una nota adicional al sobre, preguntando si podían reenviar las cartas. Así que a los pocos días mi madre recibió un correo de mi parte y se enteró de que todavía estaba vivo y dónde estaba.

Desde mayo de 1946, se nos permitió enviar una tarjeta mensual desde el campamento de Insterburg a nuestros familiares por primera vez. Dado que, después de apenas un año, las autoridades rusas habían revisado las tarjetas, que estaban garabateadas hasta la última esquina, demasiado extensas y, sobre todo, demasiado largas, a partir de febrero de 1947 solo se reenvían las tarjetas de hasta 25 palabras. Dado que nadie quería que su tarjeta se desechara inmediatamente, esta orden se observó estrictamente.

Lamentablemente, estas cartas desgarraron una y otra vez las heridas emocionales que sufrió mi madre por la muerte de mi padre y mi tía. En mayo de 1946 se nos permitió escribir oficialmente a casa por primera vez. No fue hasta enero de 1947 que recibí el primer correo de mi madre. Por mucho que estuve encantado con esta publicación, estaba deprimido después de leer estas líneas. A través de ella supe que mi padre y mi madrina ya no estaban entre los vivos y que el tan esperado reencuentro con ellos ya no era una opción. A partir de ese momento, pudimos escribir una tarjeta de la Cruz Roja a nuestros familiares todos los meses. A veces, sin embargo, solo se permitían 25 palabras.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

Al cautiverio ruso.

El 10 de octubre de 1947 había llegado mi hora de despedida de Insterburg. Más de la mitad de los reclusos del campo fueron cargados. Solo quedaba un pequeño grupo de supuestos trabajadores especializados, que habían sido seleccionados por la administración del campo alemán. Así que tuve que separarme de mi único compañero, con quien estuve junto desde que fui llamado a filas: Richard Rheingans de Rheinböllen en Hunsrück.

Antes de dejar el campamento, volvimos a ser cacheados. Cargados con nuestros sacos de paja, fuimos a la estación de tren, donde tuvimos que subirnos a los vagones rusos en la oscuridad. Ahora la dirección de viaje estaba clara para todos: no podíamos viajar hacia Alemania en trenes rusos.

El viaje fue vía Kovno - Vilna - Minsk - Bobruisk - Gomel - Poltava - Krasnograd hasta nuestro destino Dnepropetrovsk. El campamento estaba a casi una hora a pie de la estación de tren. Después de todo, era una ciudad con una población de 380.000 habitantes. Nuestro campamento tenía el número 7315/5 y constaba de barracones de piedra, cada uno con 200 camas. La fuerza laboral total en el campo fue de 600 hombres. Estuvimos trabajando en el almacén hasta el 1° de noviembre. Luego pasé al comando exterior. El primer sitio de construcción en el que tuve que trabajar estaba a una hora y media a pie del campamento. Por supuesto, esta distancia tenía que cubrirse dos veces al día. Cavamos trincheras de drenaje allí. En este punto se construyó un gran campo de prisioneros civiles. Después de un tiempo, tuve la suerte de unirme a una unidad especial. Este comando estaba formado principalmente por especialistas como cerrajeros, torneros y afines. Trabajamos en un taller de reparación de locomotoras. Todas las mañanas nos recogían dos camiones y nos devolvían por la noche.

Primero llegué a la columna de transporte. Nuestra tarea consistía en descargar carbón de vagones de 60 toneladas en su mayoría cerrados. Más tarde llegué a la fundición, donde se volvieron a verter los casquillos de los cojinetes de los ejes. Tuvimos que transportar la materia prima al horno de fundición y llevar las piezas fundidas acabadas a otra nave para su posterior procesamiento. Después de unas semanas volví a otra sección. Mi lugar de trabajo estaba ahora en la sala de locomotoras. Los prisioneros individuales fueron asignados a brigadas civiles rusas. Tuvimos que suministrar carbón a las locomotoras de los bancos de pruebas.

La fabulosa organización rusa se hizo sentir durante este trabajo: mientras estábamos paleando el carbón en la cabina del conductor, varios artesanos trabajaban allí al mismo tiempo en la habitación de solo cuatro metros cuadrados. Un carpintero volvió a colocar el piso, un mecánico instaló los herrajes, un vidriero colocó las ventanas, un electricista colocó los cables, luego había dos pintores de casas con sus botes de pintura y nuestro carbón en el medio.

Aquí aprendí más palabras en ruso, especialmente maldiciones, que durante todo mi encarcelamiento. A menudo, cuando volvíamos a casa cansados, todo el campamento tenía que hacer fila para el fieltro. Aquí 600 personas con sus miserables pertenencias permanecieron durante horas en el frío helado en el patio. Y eso es sólo porque algún superior estúpido necesitaba una navaja, que quería tomar prestada de nosotros, los pobres prisioneros.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

De vuelta a casa.

El 16 de julio de 1948, la fortuna finalmente metió la mano en la rueda de mi vida y puso fin a tres años y medio de hambre. Tuve la suerte de marchar a casa con el primer transporte de personal con buena salud. Hasta ahora solo se había liberado a los enfermos y especialmente a los desnutridos. Nos dieron ropa interior nueva y nos pusieron un nuevo traje de lino azul. Pero tuvimos que quitarnos las viejas y gastadas botas de cuero estadounidenses, es decir, los zapatos. Eso habría sido una pérdida demasiado grande para la madre Rusia. Para ello recibimos nuevos zapatos de lona con suela rígida de madera.

Luego, al final del día, nos volvieron a sacar nuestras riquezas. Nos quitaron todos los diarios escritos a mano, cuadernos e incluso el correo de casa. Pero cuando nos paramos frente a la puerta éramos mucho más ricos con los bolsillos vacíos que los que estaban detrás de la cerca con mil rublos en los bolsillos.

Nos llevaron a la estación, donde se reunieron muchos camaradas de los otros cuatro campos de Dnepropetrovsk. En la estación nos dieron a todos nuevos abrigos de soldados alemanes. Tuvimos que construir las camas en los vagones de carga nosotros mismos. Entraron 18 hombres en un vagón normal y 40 hombres en un pulman grande. La noche antes de irnos, nos alimentaron nuevamente desde el campamento. Temprano en la mañana, alrededor de las seis, nuestros corazones se volvieron más ligeros cuando el tren comenzó a moverse hacia el oeste.

Luego pasó por Ucrania durante dos días y medio a una velocidad increíble. Realmente eran vagones de primera clase: tenías la sensación de estar sentado en un camión volquete. Había comida de verdad para los prisioneros en este transporte. Sopa de verduras secas y dos rebanadas de pan seco como ración diaria. Te podías limar los dientes con este último. Corría el rumor de que la comida estaba tan mal porque el operador del tren en la estación de llegada estaba vendiendo la comida guardada. Esta suposición no surgió de la nada; teníamos mucha experiencia en estos asuntos.

En Brest-Litowsk, que era y sigue siendo la frontera entre Rusia y Polonia establecida por Hitler y Stalin, nos descargaron y volvieron a registrarnos de la manera más meticulosa. Sobre todo, no se permitió tomar rublos. Aquí, con el corazón apesadumbrado, tuve que despedirme de mi diario de guerra, que había estado cuidadosamente guardado hasta entonces; pero ¿quién quiere estropear su viaje a casa por un libro así?

Entonces, la dirección de transporte redactó una resolución - tal vez ya estaba allí a la salida - en la que se agradecía calurosamente a la Unión Soviética todo el bien que nos había hecho - - -?

Luego, el viaje pasó por Polonia durante todo un día. Al anochecer nos encontramos con la estación de tren de Frankfurt / Oder. Mientras esperábamos allí frente a la señal de entrada, sonaron las campanas al anochecer. Qué alegría volver a escuchar las campanas de la iglesia después de tantos años. En silencio y con lágrimas en los ojos, cada uno de nosotros percibió estos sonidos nativos. En este momento, todos agradecieron a nuestro Señor Dios por el feliz y saludable regreso a casa. Cuando bajamos del tren nos llevaron a un cuartel. Allí podíamos ducharnos, conseguir ropa de cama limpia y un corte de pelo sensato para que volviéramos a parecer personas decentes. Por esto, con gusto sacrificamos nuestro descanso nocturno.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

De vuelta a casa.

Temprano en la mañana dejaron que un programa de variedades teñido con melodía SED (Sozialistische Einheitspartei Deutschlands) se desplegara frente a nosotros. Los representantes de los partidos de la zona este nos dieron una cálida bienvenida en nombre de la Alemania Democrática. Luego nos entregaron nuestros certificados de alta. Solo aquellos que estaban en posesión de este documento podían afirmar que habían sido liberados legalmente de Rusia, que (!) Nos cuidó tan fielmente.

Ahora fuimos al campamento de bienvenida de Gronenfelde, que estaba bajo la administración civil alemana. Debido a la salida de los trenes, llegamos a los cuarteles designados ordenados por país.

Los alemanes occidentales recibieron veinte Ostmarks y los que debían ir a la Zona Oriental recibieron cincuenta Ostmarks. Así que nos subieron a trenes de mercancías alrededor del mediodía y el viaje pasó por tierras alemanas. Hubo frecuentes interrupciones en este viaje porque todas las rutas eran de una sola vía. El camarada Iván había hecho transportar las otras vías a su país de origen en aras de la simplicidad.

Hubo una estancia más larga en Leipzig, donde almorzamos. También intentamos vender nuestros veinte Ostmarks en la estación de tren, porque no podíamos hacer nada con ellos en Occidente. Sin embargo, como no había nada más que periódicos y postales, doné el resto a la misión de la estación. Desde allí también le envié un telegrama a mi madre con el mensaje: Llego a finales de esta semana, Rudi.

El viaje continuó hasta Ölsnitz en Vogtland. Aquí llegamos de nuevo a un campamento de repatriados, que estaba ubicado en un antiguo castillo. Para estar seguros, nos despiojaron nuevamente y recibimos comida durante dos días. Cuando todo estuvo hecho, nos llevaron a un cine de la ciudad. A la mañana siguiente tomamos el tren hasta la frontera alemana-alemana. Allí nos dejaron y tuvimos que esperar en una choza hasta que el tren escoltado por la policía ferroviaria llegara del dorado oeste. Gritamos "Nunca más" a la guardia rusa y nos dirigimos a Hof, la primera ciudad de Alemania Occidental.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Avatar de Usuario
Tigre
General de Ejercito
General de Ejercito
Mensajes: 9963
Registrado: 23 Dic 2007 02:29
Ubicación: Argentina
Agradecido : 4 veces
Agradecimiento recibido: 13 veces

Re: Tiempos perdidos.

Mensaje por Tigre »

Hola a todos :D; algo más...................

De vuelta a casa.

Allí regresamos a un campamento de barracones, donde recibimos excelente comida. Arroz con pasas, bollos, cigarrillos y chocolate. Después de pasar la noche, nos dirigimos a Ulm. En Aalen, el viaje se interrumpió brevemente para almorzar y por la noche llegamos a Ulm en el Danubio. Nos llevaron al Kienlesberg en ómnibus y arribamos al cuartel de allí. Fuimos calurosamente recibidos por la administración del campamento y el clero y luego examinados médicamente y radiografiados. Esa misma noche, oficiales estadounidenses nos interrogaron sobre nuestras actividades en Rusia. También pude asistir a un servicio católico aquí por primera vez desde la rendición.

Durante la noche volvimos a marchar. En dos vagones de tren expreso reservados viajamos a lo largo del Neckar según el horario establecido, cruzamos el Rin y fuimos hacia Bad-Kreuznach. Desde allí, un tren de pasajeros se dirigió al campo de liberación de Bretzenheim, que estaba bajo responsabilidad del ejército francés. Todos los repatriados que fueron liberados hacia la zona francesa tuvieron que pasar por este campamento. Tuvimos que entregar el certificado de alta ruso y recibimos uno nuevo en alemán y francés. En Bad-Kreuznach todavía se podía conseguir comida para la marcha y luego todo el mundo iría a casa individualmente con un billete gratis.

El tren de Koblenz llegó a la estación de Trier a las 0.15 horas. Primero respire profundamente el aire del hogar - - - ¡Saludos a mi querido hogar! Unos retornados de Ayl también bajaron conmigo en Trier. Desafortunadamente, el último tren en dirección a Saarburg había salido hacía una hora. Como el día siguiente era domingo, no salían más trenes para Saarburg antes de las diez. Pero no podía esperar diez horas para la tan esperada reunión tan cerca de mi destino.

Los trabajadores del ferrocarril me dijeron que un automóvil de la lechería iría al bajo Saar en las primeras horas de la mañana. Después de pasar la noche en la Cruz Roja nos dirigimos a Biebelhausen. Rápidamente tomé el ferry a través del Saar hasta la casa de mi amado padre, cuya vista me había sido negada durante tantos años. Desafortunadamente, en mi ausencia se había convertido en la casa de un padre sin padre.

Siguió el reencuentro con mi querida madre. Pero a pesar de toda la alegría, se mezclaron pensamientos tristes, porque extrañaba a mi padre y a mi tía María en esta reunión. Todavía tenía que cambiarme para ir a la misa dominical, lo que, sin embargo, me dio dificultades. La ropa de civil que todavía poseía tenía más de seis años y ya no me quedaba.

Después de la misa, llegó el camino más difícil de mi vida hasta ahora: el camino a las tumbas de mis queridos parientes. Con el Padre Nuestro en mis labios, que también debería ser una oración de agradecimiento por un regreso feliz y saludable a casa, la guerra solo terminó para mí después de cinco años y ocho meses.

Fuente: Verlorene Zeiten. Rudolf Klein.
http://www.389id.de/Kampfhandlungen/Tscherkassy.htm

Saludos. Raúl M :carapoker:.

Responder

Volver a “Frente del Este y Centroeuropeo”