CASCOS, GORRAS Y OTRAS PRENDAS CABEZA TODAS LA EPOCAS

Uniformes, condecoraciones, pertrechos y demás equipamientos del soldado.
Avatar de Usuario
Carlos Villarroel
Teniente General
Teniente General
Mensajes: 6473
Registrado: 11 Oct 2004 13:34
Ubicación: España
Agradecido : 6 veces
Agradecimiento recibido: 46 veces

Medallas

Parches

Re: CASCOS, GORRAS Y OTRAS PRENDAS CABEZA TODAS LA EPOCAS

Mensaje por Carlos Villarroel »

Wojtek escribió:
09 Nov 2020 15:32
Han pasado cinco años, pero la cuarta boina con "la estrella de David" que no es tal, no es israelí sino lusa en concreto de la Policía de Seguridad Pública (PSP).-
Creo que he localizado casi todas en fuentes originales menos la que lleva la inscripción DGMG. Se me parece en algún elemento a la francesa del arma de Matériel, pero no encaja. Sigue a la incógnita. La de la escuela de ingenieros tampoco es exactamente igual, aunque sí debe ser de alguna institución de ingenieros.

Imagen


Cien millones de ducados en picos, palas y azadones para enterrar a los muertos del enemigo. Ciento cincuenta mil ducados en frailes, monjas y pobres, para que rogasen a Dios por las almas de los soldados del rey caídos en combate. Cien mil ducados en guantes perfumados, para preservar a las tropas del hedor de los cadáveres del enemigo. Ciento sesenta mil ducados para reponer y arreglar las campanas destruidas de tanto repicar a victoria. Finalmente, por la paciencia al haber escuchado estas pequeñeces del rey, que pide cuentas a quien le ha regalado un reino, cien millones de ducados

Avatar de Usuario
Carlos Villarroel
Teniente General
Teniente General
Mensajes: 6473
Registrado: 11 Oct 2004 13:34
Ubicación: España
Agradecido : 6 veces
Agradecimiento recibido: 46 veces

Medallas

Parches

Re: CASCOS, GORRAS Y OTRAS PRENDAS CABEZA TODAS LA EPOCAS

Mensaje por Carlos Villarroel »

El que pensaba que era francés de la escuela de ingenieros puede ser italiano.

Imagen
Cien millones de ducados en picos, palas y azadones para enterrar a los muertos del enemigo. Ciento cincuenta mil ducados en frailes, monjas y pobres, para que rogasen a Dios por las almas de los soldados del rey caídos en combate. Cien mil ducados en guantes perfumados, para preservar a las tropas del hedor de los cadáveres del enemigo. Ciento sesenta mil ducados para reponer y arreglar las campanas destruidas de tanto repicar a victoria. Finalmente, por la paciencia al haber escuchado estas pequeñeces del rey, que pide cuentas a quien le ha regalado un reino, cien millones de ducados

Responder

Volver a “Uniformología”