La rebelión de los iberos (197-191 a. C.)

Toda la Historia Militar desde la Prehistoria hasta 1453.

Moderadores: Bernardo Pascual, Mod.Aux.1


Re: La rebelión de los iberos (197-191 a. C.)

Notapor Bernardo Pascual el Mié 17 Oct 2018 21:03

Otro suceso que seguramente sea falso. Al final del párrafo se menciona una ciudad, más que nada para ubicar la acción. Apuesto a que se adivina el nombre antes de llegar a él.

    "A comienzos del año en que ocurrieron estos hechos Sexto Digicio, pretor en la Hispania Citerior, libró una serie de batallas más numerosas que memorables contra gran cantidad de ciudades que se habían sublevado después de la marcha de Marco Catón. La mayoría de las batallas fueron tan poco afortunadas que entregó a su sucesor apenas la mitad de los soldados que había recibido. Y está fuera de duda que toda Hispania habría tenido ánimos para sublevarse de no ser porque el otro pretor, Publio Cornelio Escipión, hijo de Gneo, libró con éxito muchas batallas al otro lado del Ebro provocando tal pánico que se pasaron a él no menos de cincuenta plazas fortificadas. Estas acciones las llevó a cabo Escipión cuando era pretor. Ya como propretor atacó a los lusitanos cuando marchaban de vuelta a su país con un botín muy cuantioso tras haber devastado la provincia Ulterior. Libró un combate de resultado incierto desde la hora tercera hasta la octava; estaba en inferioridad numérica pero llevaba ventaja en otros aspectos, pues combatió con hombres en formación compacta frente a una columna estirada y obstaculizada por el tropel de animales, y con soldados descansados frente a otros agotados por la prolongada marcha. El enemigo, en efecto, había salido al tercer relevo de la guardia, y a la caminata nocturna se había añadido otra de tres horas durante el día, sucediendo el combate a la fatiga de la marcha sin haber tenido ni un instante de reposo. Por consiguiente, al comienzo de la batalla tenían algunas fuerzas físicas y anímicas, y en un principio crearon desconcierto entre los romanos; después, la lucha se fue nivelando gradualmente. En esta comprometida situación el pretor prometió con voto unos juegos a Júpiter si derrotaba y hacía trizas al enemigo. Al fin los romanos pusieron mayor brío en su empuje y los lusitanos cedieron terreno y luego emprendieron una franca huída; los vencedores persiguieron de cerca de los que huían, y resultaron muertos en torno a los doce mil enemigos, cayeron prisioneros quinientos cuarenta, casi todos jinetes, y se capturaron ciento treinta y cuatro enseñas militares. El ejército romano perdió setenta y tres hombres. La batalla se desarrolló no lejos de Ilipa, ciudad a la que regresó Publio Cornelio al frente de su ejército victorioso y cargado de botín. El botín quedó todo expuesto delante de la ciudad, y se ofreció a los propietarios la posibilidad de identificar sus pertenencias; se le entregó al cuestor lo que quedó para su puesta en venta, y el producto de la misma fue repartido entre los soldados."
    Livio, XXXV, 1.
Cuando un relato es ficticio se recurre a tópicos, resultando así pues mucho más sencillo de entender que un relato histórico. Los datos confusos por tanto garantizan en cierto modo la veracidad.

Compárese el anterior con este otro fragmento. Este sí que es verídico.

    "También en las dos Hispanias se desarrollaron con éxito las operaciones aquel año, pues Gayo Flaminio tomó al asalto con manteletes la plaza de Licabro, fortificada y rica, y cogió vivo al famoso régulo Corribilón, y por otra parte, el procónsul Marco Fulvio libró con éxito dos batallas contra dos ejércitos enemigos y tomó al asalto dos plazas de los hispanos, Vescelia y Elón, y muchos reductos fortificados; otras se entregaron voluntariamente. Luego se internó en el territorio de los oretanos, y después de apoderarse allí de dos plazas, Nobila y Cusibe, continuó su avance en dirección al río Tajo. Allí se encontraba Toledo, una ciudad pequeña pero bien defendida por su posición. Cuando la atacó, acudió un numeroso ejército de vetones en ayuda de los toledanos. Se enfrentó a ellos con éxito en una batalla campal, y una vez derrotados los vetones tomó Toledo con obras de asedio."
    Livio, XXXV, 22, 5-8.

A propósito, Licabro puede que se corresponda con Mengíbar. :~i
Nelitis neque litis

---------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

010.Moderadores eGC (1)3003.Haber superado 1000 post (1)3054.Mas de 30 post meses  Jul (1)
Avatar de Usuario
Bernardo Pascual
Teniente
Teniente
Años miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Mié 15 Mar 2017 1:50
Mensajes: 1746
Ubicación: Ocilis
Medallas: 3
A_España (es)

google adsense
Google
 

Re: La rebelión de los iberos (197-191 a. C.)

Notapor Bernardo Pascual el Dom 31 Mar 2019 12:35

La clave para entender la segunda guerra púnica en Hispania, insisto, está en este hilo, en las dos Iliturgis. En ese asunto pienso muy parecido a Marcelo. Hay que apurar un poco más la datación. Si la destrucción corresponde a Catón, no pasa nada, a seguir buscando, pero si se relaciona con la segunda guerra púnica, diana. Personalmente, me muestro pesimista, pero por eso hay que investigar más a Catón.

http://aespa.revistas.csic.es/index.php ... ad/196/196

https://www.academia.edu/1146902/Avance ... Tarragona_

No he entendido muy bien lo de cuándo y en qué circunstancias se construyeron las torres de la entrada, pero seguro que le encanta a Poliorcetos. :-
Nelitis neque litis

---------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

010.Moderadores eGC (1)3003.Haber superado 1000 post (1)3054.Mas de 30 post meses  Jul (1)
Avatar de Usuario
Bernardo Pascual
Teniente
Teniente
Años miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Mié 15 Mar 2017 1:50
Mensajes: 1746
Ubicación: Ocilis
Medallas: 3
A_España (es)

Re: La rebelión de los iberos (197-191 a. C.)

Notapor Poliorcetos el Dom 31 Mar 2019 13:18

Una polémica dura, muy fuerte, que algo he tratado ya. Las implicaciones y conclusiones abarcan muchos temas importantes: si los hispanos eran tontos o listos y si lo siguen siendo...

Del enlace http://aespa.revistas.csic.es/index.php ... ad/196/196

, el debate sobre la cronología, restitución y filiación cultural de las torres, ha
sido incesante (Pallarès 1987; Gracia et alii 1991;
Moret 1996; Gracia 2000; Moret 2001 y 2008). Nuestra intervención, desarrollada entre 2008 y 2010, tenía por finalidad esencial aclarar su cronología.

Pierre
Moret señaló, con razón, que la restitución propuesta
por Pallarès era incomprensible desde el punto de
vista estrictamente defensivo, dado que el ángulo
agudo frontal de las torres, así como el hecho de que
sus ejes fueran convergentes delante de la puerta, implicaban la existencia de un importante ángulo muerto
frente a ésta, y la consiguiente imposibilidad de protegerla eficazmente. Ello le condujo a pensar que se
trataba de construcciones “de prestigio”, sin auténtico valor funcional (Moret 1996: 217-218; 2006:
210). Muy recientemente, sin embargo, y a la luz de
un pasaje de Filón de Bizancio (A 44 a 52) sobre las
torres pentagonales, el mismo autor ha propuesto una
nueva restitución que revaloriza el papel defensivo de
las torres (Moret 2008). Según esta interpretación, el
cuerpo triangular anterior no se elevaría hasta la altura del piso superior, sino que este último se superpondría únicamente al cuerpo cuadrangular. De este
modo, se eliminaría el ángulo muerto frente a la
puerta, a la vez que la orientación convergente de las
torres permitiría concentrar el tiro en un punto crítico desde el punto de vista defensivo, situado a unos
cuarenta metros delante de las mismas. La función
del cuerpo triangular se reduciría, por tanto, a proteger la parte inferior del cuerpo cuadrangular de las
torres de las maniobras de zapa, la acción de los arietes y los tiros de la artillería

En cualquier caso, es evidente que la
muralla funcionó con las torres, aunque debió de ser
construida inmediatamente después —no antes— que
ellas.


A lo dicho por Moret, poco o ningún sentido veo. Es más, me parece todo lo contrario, altísimo valor defensivo y todas ellas elevadas con esa sección. Precisamente el ángulo muerto es estar en desenfilada. Cualquier vano, abertura o parapeto, estaría en desenfilada de la artillería atacante, protegidos los defensores por un afilado glacis. El cruce de los fuegos de los defensores se concentra en las bases de las torres y especialmente justo frente a la puerta, una verdadera zona de aniquilación sin poder ser contrarrestado por fuego de supresión o cobertura. Inexpugnable. De hecho, se asaltó otro sector. Los iberos no eran tontos, ni lo siguen siendo. Ni helenos ni romanos, tecnología hispana punta.
Prometí también que no haré guerra ni paz ni pacto a no ser con el consejo de los obispos, nobles y hombres buenos, por cuyo consejo debo regirme.
IV Item. Decreta que Don Alfonso, Rey de León y de Galicia estableció en la Curia de León en 1.188
-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

010.Moderadores eGC (1)1451.Ganador 1 vez (1)1590.Pregunta Rápida y difícil (1)1591. Concurso: ...corramos un (1)2008.Mención especial (1)3005.Haber superado 2000 post (1)3050.Pregunta rápida acertada (1)3052.Ayuda const. desarrollo d (1)3055.Mas de 30 post  Jul. Ago. (1)
Avatar de Usuario
Poliorcetos
Teniente General
Teniente General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Mar 29 Mar 2016 19:53
Mensajes: 6284
Ubicación: Ad Castra Legionis
Medallas: 9
A_España (es)

Anterior

Volver a Historia Militar Antigua y Medieval

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 25 invitados