Jruschov y Zhukov (Primera Parte):

Artículos escritos por compañeros de EGC para nuestro Foro.

Moderador: Moderación


Jruschov y Zhukov (Primera Parte):

Notapor apatrida el Jue 02 Jul 2015 9:41

Jruschov y Zhukov (Primera Parte):
Autor: apatrida

Imagen

La década que siguió a la muerte de Stalin fue calificada en el mundo comunista primero como “grandiosa”, y luego tachada de “voluntarista” y prácticamente borrada de los anales de la URSS. Actores importantísimos de esa época fueron Nikita Jruschov y el Mariscal Zhukov, que ya tenían su historial común y sus relaciones desde los días de la Revolución, la Guerra Civil y Gran Guerra Patria de la URSS. Muchas veces ensalzados y elevados a los más altos puestos, y otras caídos a lo más bajo y condenados al ostracismo, aquí trataremos de explicar algo de la intensa vida de estos personajes:

Nikita Jruschov:

Nació en la frontera entre Ucrania y Rusia, en una aldea de la provincia de Kursk, en 1894. En su primera juventud trabajo en el campo y en una planta metalúrgica perteneciente a una firma alemana del Dombass. En 1914 se casó y rápidamente tuvo dos hijos. Para 1915 estaba organizando huelgas en las minas de carbón ucranianas. Cada vez más metido en política, en 1917 conoció a Kaganovich, quien lo alistó en el Partido Bolchevique. Después de la Revolución de Octubre, Jruschov se enroló en el Ejército Rojo, ascendiendo hasta Comisario de un batallón.

Finalizada la Guerra Civil, Jruschov regresó al Dombass, donde prosiguió su actividad política, siendo elegido para varios cargos distritales. En 1924 se casó por segunda vez (su 1º esposa había muerto de tifus durante la Guerra Civil) con Petrovna Kukharchuk, una maestra de la escuela de cuadros del PC, con la que tuvo otros tres hijos. Durante esa época, Jruschov cometió el gran pecado de coquetear con ideas trotskistas, para su suerte se arrepintió a tiempo, y se confesó con Kaganovich y sus superiores, quienes le perdonaron. No obstante eso le valió para ser acusado de trotskista 30 años después, como veremos más adelante.

Ya para 1925 Jruschov había acumulado suficiente experiencia política para abandonar sus peligrosas “vacilaciones” trotskistas y abrazar firmemente la línea estalinista. Fue delegado a los Congresos del PCUS de 1925 (14º) y 1927 (15º). En 1928 el cabeza del PC de Ucrania Kaganovich lo llamó a Jarkov (en aquel entonces la capital ucraniana) para integrarlo en el CC del PC de esa república soviética. Era su hombre de confianza, y cuando Kaganovich fue transferido a Moscú se llevó a Jruschov con él. Allí fue ascendiendo en los cargos del PC de la ciudad y la provincia de Moscú, y se dio a conocer por Stalin. En 1934 Jruschov fue elegido a su vez miembro del CC del PCUS.

En enero de 1938 fue designado personalmente por Stalin para regresar a Ucrania como Primer Secretario del PC allí, en el último año de lo que se llamó el Gran Terror en Ucrania, comenzado en 1933. La participación de Jruschov en las represiones por esas fechas en Ucrania es innegable. No obstante la mayoría de los documentos relacionados con las mismas han desaparecido, probablemente por órdenes del mismo Jruschov. Los investigadores han podido localizar algunas órdenes de arresto firmadas por Jruschov, como las de detención de los líderes del Konsomol (organización de la juventud comunista) de Ucrania, por “conspiración contrarrevolucionaria, derechista y trotskista” Por ejemplo también encabezó la represión de “las influencias burguesas y nacionalistas” en algunas escuelas, que enseñaban en los idiomas de las minorías nacionales. Se produjeron purgas de maestros “nacionalistas y blancos”, según palabras de Jruschov en el 14º Congreso del PC ucraniano. La resolución adoptada por este Congreso hizo hincapié en la necesidad de "Liquidar las consecuencias del sabotaje en la enseñanza del lenguaje ruso en las escuelas del nivel de secundaria y bachillerato”.

Un buen número de dirigentes y exdirigentes del Partido Comunista de Ucrania, fueron acusados de ser fundadores y líderes del "centro-derecha - trotskista" en Ucrania, que supuestamente tenía "ramas provinciales". También de dirigir una "organización nacionalista militar", una organización de la " joven generación de nacionalistas ucranianos", de tener contacto con militares polacos y fueron acusados de inclusive planear un atentado contra Jruschov.

No obstante debemos recordar que los órganos de la seguridad del Estado tenían una autonomía significativa en la política de destrucción de los "enemigos del pueblo”, y que líderes regionales como Jruschov se veían presionados por estos. Por ejemplo el jefe del NKVD en aquel entonces, Yezhov, visitó Ucrania en febrero de 1938. Para Jruschov esta visita fue un recordatorio de que Moscú estaba observando de cerca su lucha contra los "enemigos del pueblo " y los “nacionalistas" y por consiguiente su actividad represiva se incrementó significativamente después de la visita de la seguridad soviética

De su informe al 14º Congreso del PC de Ucrania: "Este ha sido un año único para la nación soviética . Al destruir a los enemigos del pueblo y purgar al partido y al gobierno , y al Ejército Rojo , hemos logrado un mayor fortalecimiento de nuestro gobierno , un mayor fortalecimiento de las filas de los comunistas y hemos dado un golpe a los polacos, alemanes , japoneses y otras agencias de inteligencia extranjera.. . . . Después del viaje de Nikolai Ivanovich Yezhov a Ucrania. . . la destrucción de los enemigos ocultos comenzó, y yo pienso que con la ayuda de todos los trabajadores, vamos a purgar suelo ucraniano de todos los traidores".

Al final de 1938 el Terror comenzó a disminuir en Ucrania, y Jruschov regresó a Moscú como miembro del Buró Político, máxima instancia del CC del PCUS, y por instrucciones de Stalin se encargó de la agricultura, visitando numerosas granjas, e impulsando las concepciones pseudocientíficas del académico Lysenko, en aquellos momentos en el favor de Stalin, que tan desastrosos resultados trajeron para la agricultura soviética. También apoyó a otros verdaderos científicos, como el ingeniero Paton, el cual había descubierto un nuevo método de soldar el acero. De inmediato Paton fue enviado a trabajar a la fábrica de tanques de Jarkov.

En Septiembre de 1939 Jruschov participó en la campaña de invasión de Polonia por el Ejército Rojo, como comisario del distrito militar de Kiev, comandado por Timoshenko. Años después Jruschov calificaría esta acción como una “marcha de liberación” de Ucrania Occidental, ya que las tierras ocupadas habían sido históricamente ucranianas y pobladas por ucranianos. Jruschov estuvo al frente de la “unificación” de estas regiones ocupadas a Polonia con Ucrania, colaborando y aplicando las decisiones del NKVD tales como deportaciones, internamiento en campos de prisioneros y arrestos de propietarios, académicos, funcionarios, militares, y familiares de todos estos, que habían pertenecido al aparato de gobierno polaco en la zona. Incluso fueron arrestados miembros del PC polaco, los cuales según el parecer de Stalin no eran de fiar. Millones fueron deportados, familias enteras. Entre 1939 y 1941, aproximadamente 600 000 fueron arrestados en Ucrania Occidental, y de estos más de 50 000 fueron asesinados o torturados. Aquí Jruschov tuvo sus roces con el NKVD, ya que a pesar de ser protegido de Stalin, comenzó a ver lo que significaba el estalinismo para las otras nacionalidades, y más tarde se referirá muchas veces a estas experiencias en sus alegatos antiestalinistas.

Cuando Alemania atacó a la URSS y comenzó la llamada Gran Guerra Patria, Jruschov, como miembro del Consejo del Distrito Militar Especial de Kiev, y más tarde del frente Suroeste, dirigió en Ucrania la movilización del partido, la evacuación de fábricas e instituciones científicas y culturales, y la creación de las formaciones clandestinas y guerrilleras. Hasta finales de 1942, seguía firmando resoluciones a nombre del PC de Ucrania. Después de la pérdida de Ucrania, y ya como miembro del consejo militar del frente de Stalingrado, todos sus esfuerzos fueron dirigidos a la defensa de esa ciudad. En marzo de 1943, mientras estaba en Stalingrado sufrió la pérdida de su hijo mayor Leonid, piloto de un bombardero, y condecorado en la guerra contra Finlandia.

La muerte de Leonid Jruschov está rodeada por el misterio y la controversia, aunque fue reportado como derribado en combate, el hecho es que su mujer fue puesta en prisión por Stalin, como se hacía con los familiares de los desertores y traidores. Afortunadamente la chica cumplió su condena y logró sobrevivir. Esto ha dado pie a teorías que dicen que el hijo de Nikita Jruschov fue capturado por los alemanes después de derribado, o que directamente desertó hacia el bando alemán, y que posteriormente fue fusilado por Stalin, a pesar de los ruegos de Nikita. Algunos creen ver aquí el origen de la desestalinizacion posterior puesta en marcha por Jruschov.


Stalingrado 1943, Jruschov a la derecha:
Imagen


Jruschov, interpretado por el actor Bob Hoskins en la película sobre la defensa de Stalingrado “Enemigo a las Puertas”:
Imagen

A medida que Ucrania iba siendo liberada de los nazis, Jruschov se aplicó a la tarea de reconstruir la economía devastada y normalizar la vida diaria. En julio de 1943, retomó el liderazgo del Politburó y la secretaría del Comité Central del PC de Ucrania. El 6 de noviembre 1943, el teniente general Nikita Jrushchov, miembro del consejo militar del Primer Frente Ucraniano, entró en Kiev liberada junto con el Ejército Rojo que comandaba Zhukov, y en el otoño de 1944 toda Ucrania quedó libre de nazis. A partir de febrero de 1944, Jruschov ocupó el cargo de primer secretario del Comité Central del PC de Ucrania y al mismo tiempo encabezó el gobierno de Ucrania, la primera vez que combinaba en sus manos la dirección del Partido y del Gobierno.

Jruschov pidió a Stalin la incorporación de territorios fronterizos que él consideraba que pertenecían a Ucrania, en algunos casos los obtuvo como la conocida por Ucrania Trans Carpática. En otros casos, como con los de territorios que después deberían ser devueltos a Polonia, no tuvo éxito. Conociendo la paranoia de Stalin contra el nacionalismo ucraniano, Jruschov considero mejor no insistir. Incluso algunas fuentes señalan que ya intentó anexar Crimea a Ucrania en 1944, cosa que lograría 10 años después. Por esa época tuvo roces con Ponomarenko, primer secretario del PC de Bielorrusia, por reclamaciones territoriales, rivalidad que ocasionó una larga enemistad entre ambos personajes.

Por otro lado Jruschov trato de aliviar las penosas condiciones que la postguerra ocasionó a los campesinos ucranianos, cosa que le valió regaños de Stalin, como cuando intentó dotar de mejores condiciones de vida a las granjas cooperativas (koljoses) o cuando pidió ayuda a Moscú para paliar la terrible hambruna de 1946-47, cuando murieron cientos de miles y se reportaron numerosos casos de canibalismo. Jruschov logró capear la peligrosa ira de Stalin con cartas aduladoras como esta: “Como usted me indicó, he tratado de reflexionar estas cuestiones más profundamente. Reflexionando sobre ellas, entendí que mi informe en su conjunto es fundamentalmente erróneo. . . . Yo le pido, camarada Stalin , que me ayude a corregir el torpe error que he cometido y me aconseje para reducir lo más posible el daño que he ocasionado al partido con mi informe incorrecto”.
De toda forma su poder fue limitado y Kaganovich fue enviado a Ucrania como Primer Secretario del PC a “desenmascarar a los burgueses nacionalistas” entre los intelectuales y dirigentes ucranianos, mientras que Jruschov se mantenía como presidente del Consejo de Ministros (Gobierno).

No obstante su favoritismo, el pensamiento de Jruschov siempre estuvo lejos de la secesión de Ucrania de la URSS, siempre fue un fiel ejecutor de la voluntad de Stalin. Combatió duramente a la Organización de Nacionalistas Ucranianos y al Ejercito Insurgente Ucraniano, los cuales en 1945 llegaron a controlar extensas áreas montañosas, algunos afirman que hasta un cuarto del territorio ucraniano, realizando sabotajes y ultimando a muchos funcionarios comunistas, el Oeste de Ucrania era prácticamente una zona de guerra. Jruschov fue de los que apoyaron la mano dura del NKVD contra estos, y propuso y llevo a cabo ejecuciones públicas por ahorcamiento: "Simplemente no se nos respetará si no tomamos medidas; debemos arrestar a todos y cada uno de los participantes, a quienes debemos juzgar, tal vez colgar, y luego al destierro con el resto de ellos; vamos a castigar a cien por uno. . . . Deben temer nuestra venganza”. No obstante, la resistencia al régimen comunista duró mucho tiempo, y solo terminó después de la muerte del comandante del Ejército Insurgente Ucraniano R. Shukhevich alias "Taras Chuprinka", en marzo de 1950.

A finales de 1949, Stalin decidió que era hora que Jruschov regresara a Moscú, como miembro del CC del PCUS. Stalin era ya un hombre viejo y enfermo, la enorme presión de liderar el esfuerzo soviético en la guerra había cobrado su precio, y había sufrido un derrame cerebral en el otoño de 1945. Se ve que desconfiaba cada vez más de la llamada “vieja guardia” y quizá por eso llamó a Jruschov, que se había mantenido saludablemente alejado de Moscú.

Stalin pasaba más tiempo cada año en sus dachas en el Mar Negro. El estrecho círculo de personas allegadas que podían tener acceso a su presencia se fue estrechando, quedando reducido a cuatro: Malenkov , Jruschov, Beria y Bulganin, en los cuales dejó la gestión del día a día de la maquinaria del partido y del estado.

No obstante Stalin mantuvo el control a través del flujo continuo de información, su monopolio de la inteligencia secreta y su inmensa autoridad, que en estos años del culto a la personalidad llegó a su apogeo. Era muy consciente de que se acercaba su final, y esto le hizo aún más intervenir con efectos devastadores, en el proceso político. Se tornó aún más desconfiado y paranoico. A esto había que sumarle que las tensiones en los más altos escalones del poder aumentaban. Fueron muchos los que cayeron en estas últimas purgas, ya vimos en el artículo anterior la muerte de Zhdanov, a la que siguió la purga de todos sus allegados en el “Asunto de Leningrado”; pero esta fue sólo una de una serie de purgas de “enemigos del pueblo” en el aparato del partido y el Estado, y en el Ejercito, que culminaron con el Proceso de los Médicos en 1953.

En el 19º Congreso del Partido, que se celebró en octubre de 1952, el “gran líder” inesperadamente lanzó un duro golpe contra sus más estrechos colaboradores: Propone votar por una composición del Buró Político del Comité Central fuertemente ampliada y renovada (casi el triple) mediante el ingreso de elementos jóvenes casi desconocidos. Pasó a llamarse entonces Presidium. De esta forma la “vieja guardia” se encontró sustancialmente en minoría. Stalin además criticó abiertamente a Molotov y a Mikoyan, que parecían ser los dirigentes más cercanos a él, excluyéndolos así del grupo de sus posibles sucesores. Algunas fuentes señalan que quizá el elegido por Stalin como delfín fuese Panteleimon Kondratevich Ponomarenko, el cual se barajaba para Presidente del Consejo de Ministros de la URSS. Este miembro de la llamada “juventud tecnocrática” fue el que tuvo sus roces con Jruschov cuando este estaba al frente de Ucrania y Ponomarenko de Bielorrusia.

Pero pocos meses después la salud de Stalin se deteriora rápidamente. El 5 de marzo de 1953, cuando según los comunicados oficiales estaba todavía vivo, se convoca a toda prisa en el Kremlin una reunión conjunta del CC de PCUS y del Consejo de Ministros de la URSS. Se dice que esta fue una maniobra de la troika compuesta por Jruschov, Malenkov y Beria, apoyados por la “vieja guardia”. El caso fue que todas las disposiciones previstas por Stalin en el 19º Congreso del PCUS fueron revertidas, la ampliación del CC fue desmantelada, dejando fuera a los jóvenes cuadros, y otra vez los viejos dirigentes de toda la vida quedaron en el control. Inclusive Molotov y Mikoyan fueron readmitidos en el Buró del Presidium del CC. Ponomarenko fue alejado del centro del poder, enviado a un ministerio y luego a la lejana Kazajstán, en lo que muchos han visto como la venganza de un rencoroso Jruschov.

Algunos historiadores creen ver en esta reunión y en sus disposiciones de última hora, un auténtico golpe de estado que trastocó la última voluntad de Stalin a conveniencia de la vieja guardia.

Georgy Konstantinovich Zhukov:

No voy a profundizar mucho en la gran carrera militar del Mariscal Zhukov, porque creo que desbordaría este artículo y muchos otros compañeros más duchos en la materia han tocado el tema en nuestro foro. Solo haré mención a algunos pasajes curiosos o poco conocidos que me han llamado la atención.

Nace el 1º de Diciembre de 1896, en una aldea de la provincia de Kaluga, en Rusia. Pronto emigró a Moscú para buscarse la vida como aprendiz de algún oficio. En 1915 fue llamado a filas para combatir en la Primera Guerra Mundial, donde fue ascendiendo por méritos propios hasta oficial de caballería, siendo herido y recibiendo la primera de sus muchas condecoraciones. Cuando estalló la Revolución se unió al Partido Bolchevique, y participó en la Guerra Civil de 1918 a 1920. Al terminar esta siguió en el Ejército Rojo, ascendiendo hasta comandar una Brigada. En 1920 se casó con Alexandra Dievna, de la cual tuvo dos hijas.

Logró sobrevivir a las purgas de militares entre 1937-38 para dirigir en 1939 la batalla de Jaljin Gol contra los japoneses, victoria que le valió el ascenso a General en 1940 y la estrella de Héroe de la Unión Soviética. En Junio de 1940 dirigió la ocupación soviética de Besarabia y el Norte de Bukovina.

El comandante soviético Grigori Shtern , quien luchó en la Guerra Civil Española), el mariscal y futuro presidente mongol Khorloogiin Choibalsan y Gueorgui Zhúkov en los días de la batalla de Jaljin Gol:
Imagen

Una vez comenzada la Gran Guerra Patria, Zhúkov fue por poco tiempo (de enero a julio de 1941) jefe del Estado Mayor del Ejército Rojo. Debido a desacuerdos con Stalin fue reemplazado y enviado al distrito militar de Leningrado donde logró frenar el avance alemán en el otoño de 1941. Se le considera también el salvador de Moscú, al detener allí a los alemanes, trayendo tropas desde la lejana Siberia en lo que se tiene por una hazaña de la logística militar. Tuvo una participación destacada en casi todas las batallas importantes de esos años como Kursk, Operación Bragation y otras. En 1943 fue aclamado por multitudes junto a Nikita Jruschov cuando entraron en la recién liberada Kiev. Al mando del Frente Ucraniano avanzó atravesando Polonia y Alemania hasta tomar finalmente Berlín en Mayo de 1945, y fue Zhukov quien recibió la rendición de Alemania de manos del Mariscal germano Keitel. Estuvo al frente de las tropas de ocupación soviéticas en Alemania, donde tuvo oportunidad de trabar amistad con el general americano Eisenhower.


Zhukov , Eisenhower y Montgomery en Berlin en 1945:
Imagen
Imagen

No obstante hay críticos de la actuación de Zhukov durante la guerra: En 1995 al calor de la perestroika el conocido escritor y disidente ruso Alexandr Solzhenitsin lo acusó en una revista de haber participado activamente en en el cruel aplastamiento de un motín de campesinos hostiles al poder soviético en la región rusa de Tambov en 1920-1921, donde se cometieron crímenes y fusilamientos masivos. Según Solzhenitsin, Zhúkov "se embruteció" y "se convirtió en un combatiente encarnizado" en aquellas acciones de castigo. También puso de relieve la indiferencia del mariscal ante las bajas propias, y los costes humanos de sus victorias. En Mongolia, en 1939, Zhúkov mostró un "mando inflexible" y lanzó a sus tanques a un ataque frontal, sin esperar artillería e infantería, perdiendo dos tercios de sus efectivos, pero logrando la victoria sobre los japoneses. En la batalla de Berlín actuó con los mismos criterios para tomar la ciudad antes de que lo hicieran los aliados. Atacó frontalmente y sufrió 300.000 bajas en la operación, de ellas mas de 80 000 muertos, y sus hombres soportaron sufridamente porque "todos comprendían que estaban transcurriendo horas estelares del pueblo soviético".

En Junio de 1945 Zhukov vivió la apoteosis de su carrera militar cuando encabezó el Desfile de la Victoria en la Plaza Roja de Moscú, montado en un magnifico caballo blanco a los acordes de del himno Gloria a la Madre Patria Soviética y al frente de las columnas del Ejército Rojo, que arrojaron a los pies del Mausoleo de Lenin 200 banderas alemanas capturadas, imitando la ceremonia de 1812 cuando los soldados de Kutuzov arrojaron las banderas napoleónicas capturadas a los pies del Zar Alejandro I. Pronuncio un ensayado discurso en la tribuna, al lado del dictador, quien lo miraba torvamente, aun cuando terminó con un sonoro “Gloria a nuestro sabio líder y comandante Mariscal de la Unión Soviética, el Gran Stalin!”.

Video del desfile de la Victoria, Moscú 1945:
Imagen

En realidad podemos decir que Zhukov “murió de éxito”, ya que sus victorias le atrajeron el celo y la suspicacia de los dirigentes máximos de la URSS en más de una ocasión. Además al parecer tenía un carácter un poco fatuo y le gustaba vanagloriarse, aunque esto es característico de muchos generales de todos los ejércitos en todos los tiempos. En este caso hay una anécdota que cuenta que Stalin pretendía ser él mismo quien encabezara el Desfile de la Victoria, en el espléndido caballo blanco, llamado Tspeki, pero se ve que el animal era bravo, y el pobre bruto no conocía la reputación de carnicero de Stalin, por lo que no se dejó montar y tiro al suelo al Máximo Líder. Entonces Stalin decidió dejarle el puesto a Zhukov, cuentan las malas lenguas que sin advertirle de la mala leche del caballo, quizá con la esperanza de que lo hiciera lucir mal ante todo el mundo; pero Zhukov, antiguo oficial de caballería, logró salir airoso del trance.


Estatua ecuestre de Zhukov en la Plaza Roja de Moscú, que recuerda aquel desfile:
Imagen

Los noticiarios de todo el mundo transmitieron las imágenes de este desfile, reforzando la reputación de Zhukov como el mejor general soviético de la Segunda Guerra Mundial. Después de esta parada triunfal, Zhukov parecía destinado a los más altos puestos de las fuerzas armadas soviéticas, pero solo un año más tarde lo que ocurrió fue que Zhukov fue despojado de todos sus honores y enviado a un puesto secundario en la lejana Odessa. El carácter independiente y franco de Zhukov le vino muy bien a Stalin durante la guerra, pero en la paz el dictador solo requería el consejo de sí mismo. Además estaba celoso de la atención prestada a su principal comandante durante y después de la guerra. Stalin encargó a su perro fiel Beria cobrar tan enorme presa, y pronto fueron arrestados los oficiales más allegados a Zhukov: El Mariscal Novikov y el general Teleguin, los cuales fueron torturados para que incriminasen a Zhukov. En una reunión entre este, Stalin y otros, se acusó a Zhukov de decir que Stalin era un inepto y de conspirar para dar un golpe militar. Malenkov y Molotov acusaron al Mariscal, pero algunos militares como Konev, Vasilevsky, Rybalko, y Rokossovsky defendieron a su compañero de armas. Finalmente Stalin le dijo a Zhukov que debía abandonar Moscú por un tiempo. Podemos decir que salió más que bien.

El tratamiento dispensado por Stalin a Zhukov fue un mensaje a sus otros generales: Si Zhukov, el más famoso y cercano a Stalin entre todos ellos podía sufrir semejante destino, que no sería de los otros.
Sin embargo los problemas de Zhukov solo acababan de empezar: Beria continuó acosándolo, se producían registros en su dacha y se le confiscaron bienes y documentos, numerosos allegados y amigos del Mariscal fueron arrestados y torturados: el Héroe de la Unión Soviética general Minyuk, el general Filatov, su ayudante el coronel Semochkinen, el general Terentev y otros, estas detenciones continuaron hasta 1949, y los procesos por “actividades anti soviéticas” comenzaron en 1951 a puertas cerradas. Fueron condenados a penas de 10 a 25 años en el Gulag. Las acusaciones eran tan disparatadas como que el primer brindis en un banquete en la dacha de Zhukov no fue para Stalin; de que habían comentado sobre la defensa de Moscú dándole más mérito a Zhukov que a Stalin; otro que había visitado a Zhukov el día de año nuevo, etc…

En Febrero de 1947 el Mariscal Zhukov fue expulsado del CC del PCUS, acusado de “bonapartismo”, de licencioso y de tener amantes, y luego fue investigado a causa del botín que se trajo de Alemania. De acuerdo con la comisión del Partido que lo investigó, este consistía en 70 piezas de joyería de oro y 750 artículos de platería, 60 pinturas, 3.700 metros de seda, y 320 pieles. Zhukov declaró que se trataba de regalos o cosas pagadas de su propio bolsillo, pero la comisión encontró sus explicaciones insinceras y evasivas y concluyó que, si bien no se merecía ser expulsado del partido, debía entregar todo lo mal habido al Estado. En enero de 1948 Zhukov fue degradado al comando del Distrito Militar de los Urales basado en Sverdlovsk, aún más lejano que Odessa. "En aquella época temía ser arrestado en cualquier momento”, recordó Zhukov más tarde, " yo tenía una bolsa lista con mi ropa interior en ella, por si venían a buscarme".

Además se le infligió otra forma de castigo que consistió en tratar a Zhukov como “no-persona": fue borrado de los libros de historia de la Gran Guerra Patria. Un documental de 1948 sobre la batalla de Moscú apenas mencionó a Zhukov. En un cuadro mural de 1949 que representa a Stalin y sus principales generales en la planificación de la gran contraofensiva en Stalingrado, Zhukov no aparece por ninguna parte.

A partir de 1950 al parecer Stalin tenía otros objetivos en su mirilla y fue olvidando su rencor contra Zhukov, poco a poco fue siendo rehabilitado y su vida política recomenzó, llegando a ser delegado al XIX Congreso del PCUS y candidato al CC del PCUS. En 1953 cuando murió Stalin estuvo entre los que integraron la Guardia de Honor junto al féretro del dictador.

Después de la muerte de Stalin:
Imagen

Después del sepelio del Máximo Líder, cuyo cadáver fue depositado en el Mausoleo de la Plaza Roja junto a la momia de Lenin, los cargos que concentraba Stalin fueron divididos: Malenkov fue Presidente del consejo de Ministros mientras que como Primer Secretario del CC del PCUS fue nombrado Nikita Jruschov. Pero el temido Beria en esos momentos era el “hombre fuerte” de la URSS, jefe del programa nuclear y con la policía secreta y grandes unidades militares del Ministerio del Interior bajo su mando. Ninguno de los altos cargos del PCUS y del Ejército se sentía tranquilo mientras Beria permaneciera en el cargo, sabía demasiado sobre ellos, y guardaba celosamente las pruebas en su caja fuerte. Jruschov impulsó a Zhukov para que fuera nombrado Primer Asistente del Ministro de Defensa Bulganin y Jefe de todas las fuerzas terrestres de la URSS, quizá para contrapesar el enorme poder de Beria, ya que el militar odiaba al verdugo del NKVD que había diezmado sin piedad a numerosos cuadros del Ejército Rojo.

Jruschov se dedicó en secreto en los días siguientes a entrevistarse uno por uno con todos los miembros del CC y a convencerlos de la necesidad de liquidar al omnipotente Lavrenti. El mayor peligro lo representaba Malenkov, al cual se suponía amigo e influenciado por Beria, pero fue convencido, especialmente cuando Jruschov le dijo que Beria estaba concentrando divisiones del NKVD cerca de Moscú para dar un golpe y despojarlo de su cargo. Otros que costaron de convencer fueron Kliment Voroshilov y Lazar Kaganovich, preocupados porque la operación fracasara antes de empezar. Finalmente llegaron a un acuerdo para darle el golpe a Beria. En la conspiración entraron también varios altos oficiales, encabezados por Zhukov, de quien se cuenta le respondió a Jruschov cuando fue interpelado: “Nikita Sergueyevich, nunca he ejercido como policía, no me gusta, pero esta es una misión policial que ejecutaré con sumo gusto”.

Como explicamos anteriormente, el día 26 de Junio de 1953 anunciaron una reunión urgente del Presidium del CC en el Kremlim. Ese día, después de que arribara al Kremlin la limusina de Beria, entraron por la puerta Borovitsky de la antigua fortaleza moscovita los altos cargos militares (generales Moskalenko y Batitsky, coronel Ivan Zub y teniente coronel V. Yuferev, además de Zhukov), en autos del ministro de Defensa, con los cristales tintados para que los hombres de Beria que custodiaban los edificios no sospecharan. Ninguno había sido informado de lo que se esperaba de ellos, pero habían sido escogidos por Zhukov, Jruschov y Bulganin por ser hombres de su confianza y que odiaban a Beria. Solo a estos altos oficiales les estaba permitido pasar armados por la seguridad interna, esta fue otra de las razones de su escogencia.

Los seis oficiales fueron acomodados en una salita de espera junto a la sala de reuniones una vez comenzada la sesión, y fueron informados de su misión, advirtiéndoles que no podían fallar, de lo contrario serian con toda probabilidad declarados “Enemigos del Pueblo”. En medio de la tensión, la Browning plateada del general Moskalenko se encasquilló, y todos temieron que al tratar de arreglarla se produjese un disparo que alertara a Beria.

Años después Jruschov le contó al catedrático Fiodor Burlatsky su versión de lo sucedido: “Todos nos sentamos a la mesa y Beria no aparecía. Pensé que se había enterado y que perderíamos nuestras cabezas. “Que será de nosotros mañana…” me dije… pero finalmente apareció, se sentó, se arrellano y dijo: “Bueno, ¿Qué agenda tenemos para hoy? ¿Por qué esta reunión tan inesperada?”. Empuje a Malenkov y le sople al oído: Abre la reunión y dame la palabra. El palideció y no podía abrir la boca. Entonces me incorpore de un salto y dije: “Hoy tenemos en la agenda una sola cuestión, la actividad antipartidista y escisionista del agente imperialista Beria. Propongo excluirlo del Presidium del CC y del Partido y entregarlo al tribunal militar ¿Quién está a favor?” y fui el primero en levantar la mano. Beria se puso verde y empezó a tartamudear algo sin parar… y le dije ¡Basta¡ y apreté el botón. Enseguida entraron corriendo unos oficiales de la guarnición de Moscú y les ordené: “! Apresen a ese bicho traidor y llévenlo donde merece ¡”

Hay otra versión que dice que Malenkov abrió la reunión diciendo que iban a analizar la cuestión de Beria. Jrsuchov estaba sentado junto a Beria, y le sujetó por el brazo cuando Beria trató de incorporarse, ahí fue cuando le dijo la frase que ha pasado a la historia: “¿Qué pasa Nikita?” y Jruschov le contestó “Tu presta atención que enseguida te vas a enterar”. Entonces habló Jruschov, seguido de Bulganin y otros, acusando a Beria de los más variados cargos. Se suponía que Malenkov haría el resumen y pediría la votación, pero perdió los nervios, menos mal que al menos atinó a apretar el botón que daba la señal a Zhukov y sus hombres.

Una vez arrestado Beria, fue retenido por estos militares hasta las 3 de la mañana, cuando se hacia el cambio de guardia en el Kremlin, entonces lo sacaron en el baúl de un coche rumbo a la sede del general Moskalenko, en el Distrito de la Fuerza Aérea de la capital.

Los generales que participaron en la acción contra Beria fueron todos premiados, el primero Zhukov, su nombramiento como viceministro de Defensa ese año fue de los primeros decretos adoptados por el gobierno post-Stalin. Una de las primeras órdenes de Zhukov en ese cargo fue la liberación y rehabilitación de todos sus antiguos camaradas que languidecían en los campos de trabajo en Siberia.

Paradójicamente, uno de los principales lugartenientes de Beria devino en uno de los favoritos de Jruschov: el general del NKVD Ivan Serov, participante en el asesinato del Mariscal Tujachevski y otros militares purgados en 1938; en la masacre de Katyn; y en las deportaciones de pueblos enteros en el Cáucaso, países bálticos y Crimea, por lo que se hizo acreedor de la estrella de Héroe de la Unión Soviética. También se dice que Serov personalmente tomo parte en la ejecución de Vlasov y muchos de los miembros de su ejército de desertores al servicio de los nazis. Serov estuvo al frente del NKVD en Ucrania cuando Jruschov se desempeñó como jefe del gobierno y el Partido de esa República Soviética entre 1939 y 1941, nada mejor que mancharse ampliamente las manos de sangre con un camarada para fomentar una buena amistad. En 1953 Jruschov le otorgó su protección y le encargó la destrucción de los archivos de Beria, que contenían documentos comprometedores sobre casi todos los miembros del CC del PCUS.

Después de la ejecución de Beria y sus seguidores, Merkulov entre ellos, el poder fue ejercido por el biunvirato Malenkov-Jruschov: Malenkov al frente del Consejo de Ministros, es decir el gobierno, y Jruschov como primer secretario del CC del PCUS.

V. Abakumov, V. Merkulov y el mariscal L. Beria con el uniforme de gala del NKVD, todos fueron ejecutados:
Imagen

Malenkov era un producto genuino de Stalin, entrenado para mantener un perfil bajo, no destacar ni sobresalir mucho, ni tener una opinión propia que no fuese un eco de la de su superior. En cambio Jruschov bajo Stalin era un simulador, en realidad tenía un carácter decidido y activo, que le fue ganando ascendencia e influencia sobre todos los demás miembros del gobierno soviético.
En 1952 una delegación del Partido Laborista británico visitó Moscú, sostuvieron una reunión con Nikita Jruschov, Vyacheslav Molotov, Anastas Mikoyan, Andrey Vyshinsky, Nikolay Shvernik y Georgy Malenkov. Tal fue el interés que despertó en los círculos políticos británicos este evento que Sir Winston Churchill posteriormente invitó a Sir William Hayter Chartwell, el embajador británico, a que le proporcionara un informe completo de lo que había ocurrido en esa reunión. Según este Malenkov parecía "sin duda el más inteligente” entre los concurrentes, y dijo "no más de lo que quería decir." Lo consideraba un "compañero de mesa muy agradable" con "una voz agradable, musical y hablaba ruso de forma educada". Nikita Jruschov, por el contrario, según Hayter era “impetuoso, locuaz, y de alarmante ignorancia en las relaciones exteriores". Hayter observó que "hablaba con frases cortas, con voz enfática y con gran convicción..... Sonriendo, con buen humor", que a menudo Malenkov tuvo que explicarle el asunto que se trataba con "palabras de una sola sílaba". Jruschov parecía con más ganas de hablar que de escuchar y entender. Era "rápido, pero no inteligente". Convencidos de que Malenkov estaba a cargo, nadie en la delegación británica se sintió inclinado a gastar mucho esfuerzo con Jruschov. Malenkov "habló mejor que cualquier otro líder soviético que he oído", sus "discursos fueron bien construidos y lógicos en su desarrollo", y le parecía "un hombre con una mente más orientada a Occidente”. Se ve que a estos británicos les paso como a Stalin y Beria que subestimaron a Jruschov. El campechano y algo rudo, pero simpático, Nikita Jruschov, no parecía una amenaza para nadie.

Imagen

Durante 1954 Jruschov lanzo varios ataques políticos contra Malenkov en las reuniones del CC, culpándolo de la lentitud de las reformas económicas y en la agricultura que debían traer bienestar a la población, lentitud en la rehabilitación de los presos, etc… Nikita tenía de su parte, además de muchos miembros del CC, a los militares, ya que Malenkov había sido uno de los que atacaron a Zhukov y provocaron su caída después de finalizada la Guerra Patria, y preconizaba la Industria Ligera de bienes de consumo sobre la Industria Pesada, esencial en la carrera de los armamentos. Se ve Malenkov llegó a hacer declaraciones en contra del armamento nuclear, y trato de limar asperezas con los Estados Unidos, cosas mal vistas por los camaradas “halcones”. En el momento álgido de su enfrentamiento con Jruschov, salió a relucir hasta su amistad con el traidor Beria…
El caso es que poco a poco Jruschov fue dejando a un lado a Malenkov y tomando el control sobre importantes decisiones, de magnitud tal como la sesión de Crimea a la República Soviética de Ucrania, decretada en una reunión del Presidium del Soviet Supremo de la URSS, presidida por Malenkov, aprovechando la conmemoración del 300 aniversario de la anexión de Ucrania a Rusia en enero de 1954. La decisión fue cosa de 15 minutos, se ve que ya Jruschov lo tenía “bien atado”. No se consultó para nada a la población de Crimea, ni a la rusa ni a la ucraniana. Jruschov fue el que firmó el documento como si de un “ukase” de la Rusia Imperial se tratara. La cúpula del gobierno soviético tenía la potestad de hacer y deshacer con el territorio y la vida de los ciudadanos de la URSS, sin que estos tuviesen posibilidad de objetar nada.

Hay que decir que la operación fue considerada una cosa menor por la prensa soviética e internacional, que le dedicaron pocas líneas. De todas formas Ucrania pertenecía a la URSS que era la patria común y todo quedaba en casa, poco iba a cambiar la cosa para los crimeanos. Con lo que no contaba Jruschov ni nadie en aquel entonces era que la URSS algún día se fuera a resquebrajar y Ucrania volvería a ser independiente.

El 8 febrero de 1955, Malenkov fue obligado a dimitir, en una reunión del CC del PCUS, certificando formalmente lo que en la práctica venía sucediendo. Al más puro estilo estalinista leyó una carta autoinculpandose, en ella Malenkov basaba su petición de cese en la “necesidad de fortalecer el liderazgo del Consejo de Ministros” y de que el puesto lo desempeñara “otro camarada con más experiencia”. Admitía que su trabajo había “afectado negativamente” a la agricultura y la economía soviética. Al menos no fue detenido, y logró permanecer como miembro del Presidum.
Malenkov fue sustituido por Nikolái Bulganin al frente del Consejo de Ministros, un hombre que apoyaba plenamente a Jruschov. Podemos afirmar que a partir de este momento Jruschov se convirtió en el principal mandatario de la URSS y estuvo de facto a cargo de todas las decisiones importantes. Con la llegada de Nikita Jrushchov al poder, Zhúkov volvió a disfrutar de puestos elevados, llegando a ser Ministro de Defensa de la URSS en 1956.

Imagen

Desestalinización:

Con la llegada de Jruschov al poder en la URSS comenzó un período de reformas tanto en lo que se refiere a su política interna como externa. Se trató de suavizar en lo posible la dictadura política y replantearse los objetivos de la planificación económica en la agricultura y bienes de consumo con un mayor interés por mejorar el nivel de vida de la población.

Pero a pesar de que Stalin había muerto, no se había terminado el estalinismo. Se mantenía el culto a la personalidad de Stalin, se le cantaban loas y su cuerpo reposaba en el Mausoleo de la Plaza Roja junto al de Lenin, donde era visitado a diario por largas colas de soviéticos que peregrinaban a Moscú para rendir homenaje a sus semidioses. Los condenados por Stalin aún permanecían en el Gulag y se mantenía un autoritarismo dictatorial en la dirección, y métodos estalinistas de purgas, ya hemos visto cómo acabaron Beria y su camarilla: Merkulov, Abakumov y otros .
No obstante sus reformas y haber alcanzado Jruschov el pináculo del poder, aun sentía sobre si la permanente sombra de Stalin, ya que él fue uno de los ejecutores de la tiranía de Stalin, y uno de los que más loas cantaron al dictador en vida. A pesar de esto, se dispuso a destruir el tabú estalinista que aun pesaba dentro de la URSS así como en sus relaciones exteriores. El escenario fue el XX Congreso del PCUS que se desarrolló del 14 al 25 de febrero de 1956. El último día del Congreso, en una sesión a puerta cerrada, conocida como la “Sesión Secreta”, Jruschov presentó un informe titulado “Sobre el culto a la personalidad y de sus consecuencias”. Según algunas fuentes, Jruschov impuso su voluntad en contra de la opinión de Molotov, Kaganovich, Voroschilov y Malenkov, que temían por el papel jugado por todos ellos, Jruschov incluido, en la purgas estalinistas, temían que si se cuestionaba el proceder del Gran Líder, podían verse arrastrados en la caída.

Durante el Congreso, Jruschov hábilmente sorteó su responsabilidad y la de los otros justificándose en que ignoraban la mayoría de los crímenes, y recargando toda la culpa en Stalin y Beria.
A esta sesión acudieron cerca de cien invitados, según una lista aprobada personalmente por Jruschov. Estos “invitados” eran miembros del partido, condenados en la época de Stalin por actividad anti-soviética, puestos en libertad y recientemente rehabilitados. Sin ninguna duda, Jruschov contaba con el apoyo de estos invitados para la aprobación de su informe en contra de la oposición de la “vieja guardia”. Además no se permitió tomar la palabra ni el debate.

En su discurso Jruschov opuso la figura de Lenin a la de Stalin, dijo que Lenin aprobó el terror contra los enemigos de la clase trabajadora y el Partido, pero Stalin utilizó estos métodos contra los mismos cuadros del Partido y los trabajadores; “ Stalin renegó de estos claros preceptos de Lenin. Stalin lanzó al Partido y la NKVD a una política de terror cuando las clases explotadoras de nuestro país habían sido liquidadas, por lo cual no había razón que la justificara. Este terror tenía como objeto no eliminar los restos de las clases explotadoras, sino perseguir a trabajadores honrados del Partido y del Estado Soviético; contra ellos se esgrimieron acusaciones difamantes, falsas y absurdas, atribuyéndoseles intenciones ocultas de espionaje, sabotaje y la preparación de complots ficticios, etc.” Jruschov también desprestigió el papel de Stalin durante la Guerra Patria, entre otras muchas cosas dijo:
“Todos pueden errar pero Stalin consideraba que él nunca erraba, que él siempre tenía la razón. Nunca reconoció ante nadie que él se hubiese equivocado jamás ni en la menor cosa, a pesar del hecho de que no fueron pocos sus errores…. Después del Congreso del Partido es posible que tengamos que revalorar muchas de las operaciones militares de la guerra para presentarlas en su perspectiva debida. Las tácticas que insistió en imponer Stalin sin conocer la esencia de la conducta de las operaciones militares nos costaron mucha sangre. Los militares saben que aún a fines de 1941 Stalin seguía insistiendo en grandes ataques frontales y en la captura de aldea tras aldea en vez de aprobar operaciones envolventes que permitiesen penetrar en el campo enemigo por la retaguardia. Por esta razón sufrimos muchas bajas”
“Stalin planeaba las operaciones en un globo terráqueo. Sí, camaradas, usaba un mapamundi esférico para trazar las líneas de los diversos frentes.”

Sobre Zhukov:

“Más vergonzoso aún es el hecho de que después de nuestra gran victoria sobre el enemigo, que tanto nos costó, Stalin comenzase a degradar a muchos de los comandantes que más contribuyeron a lograr esa victoria y sólo porque Stalin no deseaba que se honrara a nadie, salvo a él, por los éxitos logrados en el frente.
Stalin tenía gran interés por conocer la apreciación que merecía el camarada Zhukov (ahora ministro de Defensa) como jefe militar y me pidió con frecuencia mi opinión sobre Zhukov, yo le dije: He conocido a Zhukov mucho tiempo; es un buen general y un buen jefe militar.”

La sesión se le llamó “secreta” porque no fueron permitidos periodistas ni delegados extranjeros de las delegaciones invitadas. El impacto de la crítica al Supremo Líder entre los delegados fue abrumador, quedaron totalmente sorprendidos, porque la mayoría de los cuales habían llorado sincera o hipócritamente la muerte del Caudillo tres años antes, y hasta el día anterior en el salón del Congreso se estuvieron pronunciando discursos alabando a Stalin (entre ellos el del jefe de la delegación china). Los dirigentes soviéticos decidieron que la sociedad soviética debía asimilarlo lentamente, por lo que el informe incluso no fue ni taquigrafiado. La idea era que quedase en el marco del Congreso, y luego poco a poco darlo a conocer en los círculos de estudios de los Comités de Partido, comenzando por los de los máximos organismos hasta llegar a los comités de base. Jruschov dijo al respecto: “no se puede sacar este problema fuera del Partido, menos aún en la prensa. Debemos ser comedidos, no dar carnaza a nuestros enemigos, no exponer nuestras debilidades ante ellos”

Así sucedió dentro de la sociedad cerrada de la URSS y sus satélites, donde no fue publicado integro hasta 1990. Pero en el exterior a los pocos días el informe había sido comentado detalladamente en el mundo entero en la prensa no-comunista, y el Departamento de Estado de los Estados Unidos divulgó el texto completo del informe Jruschov, traducido al inglés.

A pesar de que en este Congreso no se dijo todo, ni se desenmascararon a todos los culpables, ni se detallaron todos los crímenes, la desestalinización comenzó enseguida, los soviéticos dejaron de "vivir peligrosamente"; se puso fin a la práctica estalinista de la eliminación física del adversario con la que habían convivido tantos años. Tras el XX Congreso, se comenzaron a eliminar los campos de trabajos forzados, decenas de miles de presos regresaron a sus casas, la URSS dejó de ser un país que encarcelaba, deportaba y ejecutaba masivamente a sus ciudadanos y a los de los países conquistados. Siguió sin ser un país libre, pero su sociedad se hizo mucho más relajada, segura y estable para sus ciudadanos, que dejaron de tener sus vidas, familias y bienes pendientes del capricho unipersonal de su dirigente. Y eso indudablemente deben agradecérselo a Jruschov.
En los otros países tras el Telón de Acero, el “deshielo” soviético trajo un soplo de libertad, que se reflejó en las manifestaciones y “primaveras” de muchas de las capitales de Europa del Este que concluyó con la de Praga de 1968. En cuanto a China, las practicas estalinistas de Mao provocaron que comenzara un distanciamiento que concluiría años más tarde en un cisma comunista comparable al de la Religión Cristiana siglos atrás.

La cara más visible de la destrucción del culto a la personalidad de Stalin en la URSS, fue la retirada gradual de estatuas e imágenes. El cuerpo embalsamado de Stalin, que permanecía junto al de Lenin en el mausoleo equiparándolos en su vida y en su muerte, fue retirado 31 de octubre de 1961, en una operación cuidadosamente montada. Aprovecharon que pronto se celebraría el desfile anual por el Triunfo de la Revolución de Octubre (7 de Noviembre en nuestro calendario) y cerraron al público la Plaza Roja, el Mausoleo fue cubierto con madera para que no se viese nada, y Stalin fue sacado de allí sin ceremonias y enterrado en el exterior de la muralla del Kremlin, detrás del mausoleo, junto a otros revolucionarios soviéticos. Ningún dirigente importante asistió. Solo una sencilla placa de bronce marcaba el sitio. El 11 de noviembre de 1961, la "Ciudad Héroe" Stalingrado fue renombrada como Volgogrado. Igual suerte corrieron otras ciudades por toda la URSS que llevaban el nombre del “padrecito” Stalin.

Continuara...



Bibliografia:
The Ukrainian Years, 1894–1949 por Yuri Shapoval
STALIN’S GENERAL: THE LIFE OF GEORGY ZHUKOV por Geoffrey Roberts
Revista Sputnik, Septiembre de 1988.
Zhukov, escrito por Otto Preston Chaney
Documentos desclasificados de la CIA y la OTAN.
JRUSCHOV Y LA DISGREGACIÓN DE LA URSS por MIJAÍL KILEV
Informe Secreto al XX Congreso del PCUS de Nikita Jruschov, 25 de febrero de 1956 https://www.marxists.org/espanol/khrush ... rero25.htm
Periódicos La Vanguardia, EL PAIS, ABC, EL MUNDO

Para seguir hablando sobre el tema:
viewtopic.php?f=18&t=22441&p=760582#p760582
"Sin Patria pero sin Amo"

La verdad de la patria la cantan los himnos: todos son canciones de guerra.
Rafael Sánchez Ferlosio

"Me incomodan las "manifestaciones", la pertenencia masiva a grupos. Considero que lo más valioso que poseo es mi criterio y mi opinión" E. F.

1301.Ganador 1 vez (1)1501.Haber enviado 3 artículos (1)1556.Haber superado 4000 post (1)1591. Concurso: ...corramos un (1)2009.Mención especial (1)3057.Mas de 50 post Jul. Ago. (1)
Avatar de Usuario
apatrida
Brigadier General
Brigadier General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Sab 15 Mar 2008 20:01
Mensajes: 4683
Ubicación: España
Medallas: 6
A_España (es)

google adsense
Google
 

Re: Jruschov y Zhukov (Primera Parte):

Notapor Rafa.Rodrigo (kappo) el Mié 19 Jul 2017 9:19

[...] y 100 millones de ducados [...]
------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

010.Moderadores eGC (1)011.THE BLUE MAX (1)1202.Ganador 2 veces (1)1401.Ganador 1 vez (1)1556.Haber superado 4000 post (1)2001.1er Puesto en votación po (1)2008.Mención especial (1)3052.Ayuda const. desarrollo d (1)3054.Mas de 30 post meses  Jul (1)3070.Post mensaje multiplo 10. (1)
Avatar de Usuario
Rafa.Rodrigo (kappo)
General der Infanterie
General der Infanterie
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 20 Jul 2008 19:33
Mensajes: 7291
Ubicación: San Lorenzo de El Escorial
Medallas: 10
Espana_napoleonic (xf)


Volver a Artículos de El Gran Capitán

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: Lutzow y 37 invitados