Wagram 5 y 6 de Julio de 1809.

Artículos escritos por compañeros de EGC para nuestro Foro.

Moderador: Moderación


Wagram 5 y 6 de Julio de 1809.

Notapor jsubirats el Mar 25 Abr 2017 11:17

WAGRAM 5 y 6 DE JULIO DE 1809


El emperador había conquistado la mayor parte de Europa. Venció a los austro-rusos en Austerlitz, en 1805. En octubre de 1806, batió a los prusianos en Jena y a los rusos en Friedland, un año después, hecho que provocó que estos abandonaran la contienda.

En el año 1809, Napoleón se hallaba enfrascado en la guerra en España cuando recibió la inquietante noticia de que el ejército austríaco, derrotado por este en Ulm y Austerlitz, cuatro años antes, había comenzado una nueva movilización. Esto le hizo trasladarse de urgencia a París, para prepararse ante esta amenaza.

Imagen
Diferentes uniformes de los ejércitos contendientes: 1 Carabinero. 2 Caballería lígera de la Guardia Imperial, escolta de Napoleón. 3 Mariscal del Imperio. 4 Infantería ligera de línea. 5 oficial de dragones de la Guardia Imperial. 6 General austríaco con la banda de la orden de María Teresa. 7 Fusilero austríaco. 8 Granadero húngaro (18 batallones en Wagram). 9 Lancero austríaco ( 2 regimientos en Wagram.)

Los austríacos en marzo de ese mismo año, ya habían completado la misma y sus tropas principales ya se desplazaban por las cercanías del Danubio, en dirección a Baviera. En su marcha conquistan varios fuertes franceses. El 14 de abril, Napoleón ya había asumido el mando del Gran Ejército de Alemania y el 22, derrotaba a los austríacos en Eckmühl y acto seguido conquistó Viena. Esta no fue una victoria importante para añadir a sus laureles, ya que el hermano de Francisco I de Austria, el archiduque Carlos, había abandonado la capital con sus 98.000 soldados, dirigiéndose al norte del Danubio, para evitar un enfrentamiento directo. Con esta maniobra obligaba al emperador a cruzar el río (impedimento natural importante) y situarse a la espalda del mismo, en la batalla.

Este desoyendo los consejos de su genio militar, obvió el planteamiento y reconocimiento de las coordenadas de los austríacos y el 20 de mayo, pasó el río por la isla Lobau, a unos 7 km. de Viena, razonando que se hallaba bastante alejado. Aún fue más sorprendente la construcción de un solo puente de pontones, a través de los casi 800 metros hasta Lobau, debido a sus prisas por enfrentarse a los austríacos. El contraataque de estos al día siguiente, puso en peligro a los franceses, amenazando sobre todo su cabeza de puente de la orilla norte.

Los dos ejércitos se enfrentaron en Aspern/Essling, el 22 de mayo y el emperador fue derrotado por los austríacos, que le superaban 2 a 1, tanto en soldados como en artillería. El frágil puente sufrió los embates de los brulotes austríacos, además de la fuerza de las aguas, que lo destruyeron hasta en cinco ocasiones. Los refuerzos y suministros franceses quedaron bloqueados en la orilla sur del Danubio.

Imagen
El combate entre ambos ejércitos fue sangriento.

En la tarde de esta batalla, el Gran Corso se vio en la necesidad de replegarse hasta Lobau y tras cruzar el puente lo destruyeron, para evitar que los austríacos lo cruzaran detrás. Este sería el primer revés serio de los franceses en los últimos diez años. Las pérdidas fueron muy equitativas entre ambos ejércitos (22.000 por bando), pero los franceses se vieron expulsados de la orilla norte. Una de las consecuencias más terribles de esta batalla fue que Jean Lannes, uno de los mejores mariscales operativos franceses, cayó gravemente herido.

La buena estrella del emperador pareció abandonarle, pero este tardó solo tres días en reaccionar y planificar la derrota total austríaca. Mientras en Europa, las noticias de la derrota francesa no tardarían en provocar revueltas contra Francia, tanto en Alemania como en el resto de Europa. Esto hizo que Napoleón se dispusiera a acabar con el ejército austríaco con toda premura, recuperó su vital espíritu, dando órdenes a diestro y siniestro, desde su cuartel general. El puente sobre el Danubio fue reparado el 25 de mayo y ello fue aprovechado por este para trasladar a sus 10.000 heridos hacia Viena, para disponer de un mejor tratamiento. Tras ello dirigió su ejército hacia la orilla sur del Danubio, reservando el Cuarto ejército de Massèna, que se quedó en la retaguardia para fortificar la isla de Lobau. Mientras, se iniciaba la preparación de otros dos puentes, para su montaje y se colocaron en el río unas grandes estacas de madera para impedir la acción de los brulotes enemigos.

Napoleón hizo gala de sus recursos y pidió refuerzos a toda prisa e impartió órdenes que sus mariscales/generales cursaron con la máxima prioridad a sus tropas. Sus peticiones tuvieron éxito y pronto convergieron tropas a través del centro de Alemania y de Iliria. A principios de julio, reunió en Viena 160.000 soldados.

Napoleón como es bien sabido inició su carrera militar como oficial de artillería y como tal, desplegó su artillería de tal manera que en esas fechas contaba con 544 cañones de varios calibres (1).

En el otro bando, el archiduque Carlos se quedó prácticamente paralizado, tras su sorprendente victoria en Aspern/Essling y tras ella fue incapaz de reaccionar. Ello no hubiera sorprendido en un comandante novel, pero este no era su caso. Se dejó llevar por la euforia e incluso llegó a plantearse firmar la paz a Francia, junto a su hermano, el emperador Francisco. Dejó a los franceses fortificar la isla, sin atacarles. Pese a ello, fortificó los pueblos de Aspern y Essling, desplazando luego su ejército tras el río Russbach, pero dejó sin fortificar la orilla oriental del Lobau y casi sin vigilancia.

Imagen
Infantería austríaca marchando hacia el frente.

Algunos historiadores han apuntado que la inmovilidad de Carlos no era gratuita, ya que esperaba que se le unieran las tropas de su hermano Juan de Habsburgo-Lorena, unos 13.000 hombres procedentes de Italia que marchaban hacia el oeste desde Presburg (Bratislava) y no tardarían en llegar. Otra cuestión era que este también esperaba una rebelión en Alemania contra Napoleón.

La primera de estas fue truncada por Eugenio, hijastro del emperador y virrey de Italia, que acudía a su llamada y el 14 de junio derrotaba a Juan, en la batalla del río Raar, forzando su retirada hacía el este. Napoleón no dio pie a la segunda opción, pues incrementó su actividad de tal manera, que pronto estuvo en condiciones de plantar cara a los austríacos, antes de que el descontento se generalizara en Alemania.

Carlos, con su actitud, dilapidó un mes y medio, para solo conseguir algunas milicias de la Landwehr y unos pocos cañones.

El 30 de junio, el Gran Corso planteó un esquema muy sencillo para la batalla. Una maniobra de distracción con una sola división, cubierta por 36 cañones, desde Lobau hacia el noroeste, que habría de engañar a los austríacos del principal punto de cruce del río de la Grande Armée, debajo de la aldea de Gross Enzersdorf. Esto se llevó a cabo cuatro días después, tras un intenso fuego de su artillería. El emperador quiso utilizar esa aldea como bisagra y desde allí hacer girar a sus tropas al noroeste, tras superar los flancos de las posiciones austríacas y dividir así el grueso del ejército del archiduque Juan. Mientras, como había diseñado él con maestría, el grueso principal del ejército francés cruzaría la noche del 3 al 4 de julio, dando prioridad a suministros y artillería.

Imagen
Artilleros franceses transportan sus cañones.

El archiduque Carlos, influenciado por sus generales y sin conocer las intenciones del francés, había conseguido un ejército de 142.000 hombres y 446 cañones (otras fuentes nos indican: 120.197 infantes, 15.569 caballería y 388 cañones), alejados del fuego artillero de sus enemigos. Su flanco derecho permaneció en el Bissamberg, para luego trasladarse al suroeste, detrás de las líneas de defensa del río Russbach. Las aldeas de la anterior batalla (Aspern/Essling) apenas fueron defendidas.

Imagen
Mapa de la distribución las fuerzas contendientes en la batalla.

LA BATALLA.

La tarde del 4 de julio Carlos escribió a su hermano, Juan. “Esta batalla decidirá el futuro de nuestra dinastía.....Te ruego acudas de inmediato, prescindiendo de pertrechos e impedimentos y te unas a mi flanco izquierdo”.

Tal como estaba previsto, la Grand Armée, cruzó los 10 puentes sobre la isla Lobau, en dirección al sur de Gross Ezersdorf. La climatología vino en ayuda de Napoleón y una tormenta deterioró gravemente los puestos de observación austríacos y no permitió que oyeran los movimientos franceses. Tuvo mucho que ver la planificación del mariscal Alexandre Berthier y su cuerpo de oficiales. A las 10:00 del 5 de julio, el grueso del ejército francés había cruzado el río y estaban prestos para combatir, formando dos líneas curvas, con orientación al noroeste.

Imagen
El cruce del Danubio por las tropas napoleónicas por Joseph Swebach ”Fontaine”, pintado en 1810. Muestra cómo Napoleón y sus generales contemplan el paso de una batería de artillería de 4 libras, cruzando el puente de pontones hacia Lobau. Se puede observar a la izquierda de la imagen una empalizada de madera para detener los brulotes austríacos.

En el flanco derecho, estaba el 3er. Cuerpo de Davout, unos 35.000 hombres, el izquierdo para Masséna, con 27.000 hombres. Tras cruzar un puente de 163 mts. de largo, que fue montado en tan solo 8 minutos, bajo la supervisión de Napoleón.

A media tarde, el ejército formaba un triángulo, Davout frente al río Russbach y Masséna, tras tomar las dos aldeas antes citadas sin dificultades, se situó en un ángulo de 45 grados con su compatriota, frente al Bissamberg. El general Auguste Marmont, con 18.000 hombres y 48 cañones, junto al general bávaro, Karl von Wrede, aún cruzaban el Danubio, desde la orilla sur desde Lobau.

Los austríacos ignoraban lo que se les venía encima, mientras el emperador, a las 19:00 horas, ordenaba a los mariscales Davout y Bernadotte (con 18.000 hombres, la mayoría sajones del 9º Cuerpo), que atacaran el centro y flanco izquierdo austríaco, envolviéndolos al tomar Wagram y Markgrafneudiedl.

Imagen
El emperador ordenando el ataque en Wagram.

Esto fracasó, pues Carlos consiguió reagrupar sus despavoridas tropas y las lanzó en un furioso contraataque. Ello llevó a un cúmulo de despropósitos, increíblemente los franceses no pusieron el ardor acostumbrado en la lucha. Los italianos de Eugenio, solo recompusieron sus tropas, tras la amenaza de las bayonetas de la Guardia imperial y los pobres sajones, con sus casacas blancas, igual que las de los austríacos, fueron blanco de las descargas de fusilería francesas. La noche fue un gran aliado de Napoleón, con Wagram, ardiendo por los cuatro costados.

Imagen
Napoleón descansa durante la noche del 5 al 6 de julio, el general Berthier con sus colaboradores redacta despachos. Obra de Jean Alphonse Roehn.

En estas fechas el sol aparece cerca de las 4:00 horas, por ello Napoleón desarrolló una actividad febril para comenzar la lucha en el mismo alba. Su plan era reforzar su flanco derecho, para luego atacar el lado izquierdo austríaco, más tarde otras tropas atacaban el centro. Mientras Masséna atacaba el frente y se situaba entre Sussenbrunn y Aderklaa, pero antes destinaba una división para defender Aspern a su izquierda más los puentes que cruzaban la isla Lobau.

En el otro bando Carlos tenía sus planes, atacar ese mismo amanecer, con 2 cuerpos (36.000 hombres) el flanco izquierdo francés y desde el norte, se caería sobre Davout. Carlos se había adelantado a Napoleón.

Imagen
Carga de la caballería austríaca contra los franceses.

La batalla se libró en un frente de unos 20 km. el 6 de julio, la suerte de esta iba de un bando a otro. La toma de Aderklaa fue determinante, conquistada con rapidez por los austríacos, tomada más tarde por los franceses y posteriormente, vuelta a reconquistar por los austríacos, tras unas 4 horas de combate, lo cual demostraba la intensidad de la lucha. En ese mismo momento, Bernadotte reagrupó a sus sajones que iban a la desbandada, recibiendo descargas de fusilería de Masséna. Napoleón montó en cólera por la acción de este, expulsándolo de su Grande Armée fulminantemente.

Los austríacos atacaron, durante una hora, el flanco derecho y consiguieron que los franceses se replegaran. Asimismo ejercen una presión sobre el izquierdo, que avanzó con retraso, sobre la única división del general Boudet, consiguiendo amenazar los puentes. A las 10:00 horas, Carlos obtenía una ventaja decisiva, su general conde Johann Klenau conquistó Aspern y se dirigía a Essling, por el este. Tras su llegada, pecando de la poca iniciativa de la que hacían gala los oficiales austríacos, se detuvo a la espera de nuevas órdenes.

El emperador era todo lo contrario, con una calma asombrosa, en los momentos de máximo riesgo y según, Marmont: “Tras ver las caras de inquietud de sus generales, por los progresos de los austríacos, en su flanco derecho”. Cursó de inmediato órdenes para trasladar 100 cañones, que cubrieran la marcha de Masséna al sur, para reforzar el flanco izquierdo. Ahí consiguieron detener al enemigo, mientras los jinetes del general Jean Bessiére, realizaron una carga ganando un tiempo precioso.

Imagen
El choque entre ambas caballerías fue espectacular en Wagram.

Llegó pues el punto crucial de la batalla. Davout tomó Markgrafneudiedl, tras feroces combates. Tras rechazar una carga de caballería austríaca, al mediodía, Napoleón observó que la línea de fuego de su mariscal se situaba lejos de la iglesia de la aldea y lanza al general Eugene Macdonald, contra el centro austríaco, en Gerasdorf, que era el punto de unión de 2 cuerpos austríacos. La formación de Macdonald (fue denominada “gran plaza” muy semejante a un cuadrado vacío) constaba de 2 divisiones: la derecha para Broussier, izquierda para Lamarque. El frente de esta “plaza hueca” de 2 filas, con 8 batallones, en línea. Las bandas para el resto de la tropas (en columnas de divisiones con dos compañías de ancho y tres de profundidad). Así pudieron defenderse del ataque por 3 bandas, pero la lentitud de su maniobra hizo de estos un objetivo fácil de los artilleros austríacos. Los de Macdonald estaban confiados en que su artillería había mermado la potencia austríaca.

Pronto descubrirían su error, avanzaron en dirección a Süssenbrunn, entre la unión de los granaderos y el 3er. cuerpo. Estos retiraron sus flancos respectivos y los franceses avanzaron hacía la línea austríaca, recibiendo el fuego por 3 bandas. En tan solo una hora vieron el fracaso de su acción y sus 8.000 infantes quedaron reducidos a tan solo 1.500 hombres, viéndose en la necesidad de pedir refuerzos.

Napoleón les envió 3 nuevas divisiones (Pacthod y Durutte, del ejército italiano), atacaron ambos lados de la plaza, mientras los bávaros de Wrede y la Joven Guardia, socorrían a Macdonald.

Imagen
Infantería francesa marchando hacia el frente de Wagram.

La artillería les apoyó desde la retaguardia y doblegó a la caballería austríaca, colocada en los flancos de su infantería, y a pesar de sufrir unas pérdidas enormes, los de Macdonald consiguen aliviar el flanco izquierdo y Masséna reconquistaba Aspern y en el centro derecha, los italianos avanzaban hacía Wagram. En final del día, Klenau era enviado a su punto de partida en Stammersdorf y los franceses perdían a su general de caballería, Lasalle en esta acción.

Macdonald y Wrede, apoyados por el flanco derecho de Masséna, rechazaban al 3er. cuerpo austríaco a sus posiciones de inicio en Gerasdorf

Imagen
Artillería francesa disparando contra los austríacos.

A las 14,30, los austríacos veían lejana la victoria y Carlos, que fue herido levemente, quiso proteger a sus maltrechas tropas y ordenó su retirada, para conservar lo máximo de su ejército intacto. Una hora y media más tarde, la llegada tardía de su hermano, Juan, le permitió una retirada ordenada. Los franceses, muy mermados en su potencial, no fueron capaces de orquestrar una persecución eficaz y permitieron la huida de los austríacos.

Las bajas por ambos bandos superan en mucho las de la batalla de Eylau (1807). El segundo día de combate, tras unas 16 horas de lucha y con la artillería bombardeando ambos ejércitos, tuvieron las siguientes pérdidas: Francia perdió 5 generales, 6.806 muertos y 26.757 heridos, (otras fuentes nos hablan de 27.000 muertos/heridos (2) y 10.000 prisioneros), 12 águilas y 21 cañones. En el bando austríaco: 23.750 muertos/heridos, 7.000 prisioneros y 10.000 desaparecidos, más 10 estandartes y 20 cañones.

Imagen
Napoleón, montado en “Emir”, observa los combates en el segundo día de la batalla de Wagram. Detalle de la pintura de Horace Vernet.

Tan solo cinco días después el imperio austríaco pidió un armisticio y más tarde, ambos imperios firmaron la paz de Schönbrunn, el 14 de octubre de 1809, por la cual los austríacos tendrían que pagar una indemnización de casi 85 millones de francos, una reducción de sus tropas a 150.000 hombres, además de importantes concesiones de su territorio, que quedarían bajo la administración francesa. Más tarde, Napoleón pidió la mano de María Luisa, hija del emperador de Austria, que al poco le dio un hijo, al que Napoleón nombró rey de Roma.

Ese mismo año de 1.809, Napoleón nombró Mariscales a Marmont, Macdonald y Oudinot.


PRINCIPALES CONTENDIENTES.

Imagen
Carlos, generalísimo de las tropas austríacas.

Archiduque Carlos de Austria-Teschen (1771-1847).

Era el quinto hijo del emperador Leopoldo II, de los Habsburgo. Ya de joven opinaba que el ejército austríaco estaba tan orgulloso de sí mismo que no aceptaba una guerra a la defensiva, muy preocupados por sus líneas de suministros, a diferencia de los franceses.

Convencido que su teoría era correcta y que podía conseguir mejores resultados que cualquier otro oficial austríaco, conspiró para conseguir ser comandante del ejército, lo que consiguió en febrero de 1796, con 25 años.

En ese mismo año, batió al ejército francés del general Jourdan, en Amberg y Würzburg, rechazándole al otro lado del Rin. Pronto su padre y su hermanastro, movidos por sus intereses políticos, le hicieron acompañar en sus campañas por oficiales superiores, como consejeros, con autonomía para rebatir su órdenes.

Carlos, intentó “modernizar” el ejército austríaco, tomando como base el modelo francés. Su plan no llegó a buen término, ya que en 1809, tuvo que tomar el mando de un ejército que aún no había asumido sus reformas. Pese a ello, su victoria en Asper/Essling fue impresionante. Luego tras Wagram se retiró de la vida militar, tras unas disputas políticas con su hermano, Francisco.

Imagen
Etienne Jacques Joseph Macdonald, mariscal del imperio francés y duque de Taranto.

ETIENNE MACDONALD (1765-1840).

Este escocés se enroló en el ejército francés, después que su padre abandonara su país, tras la revuelta jacobina contra Carlos Estuardo (Bonnie Prince Charlie) y se unió a los franceses.

Antes de la revolución francesa Macdonald ascendió a oficial del ejército francés y en 1793 participó en ella, siendo ascendido a general.

En la campaña italiana (1798-99), conquistó Nápoles, pero fue derrotado por los rusos en Trebia. A sus 43 años, tras Wagram, fue ascendido a mariscal y ostentó el titulo de
duque de Taranto. Macdonald fue el único mariscal nombrado por Napoleón en el campo de batalla. El emperador tuvo un lapsus en su nombramiento, ya que le nombró “mariscal de Francia”, en lugar de mariscal del imperio, como a sus 25 predecesores.

Imagen
A- Madera cubierta del barco y transporte de pontones.
B- Barco en hierro y cobre para la instalación del puente de pontones.
C- Placa de chacó que se puede atribuir al tren de la Guardia.
D- 1º regimiento de gala
E- Oficial de artillería de la Guardia (oficial subalterno en grande gala 1808-1810).



(1) Wagram fue la mayor batalla artillera hasta esa época. En los dos días de esta fueron disparados 71.000 proyectiles por los 554 cañones napoleónicos, mientras los 414 austríacos lanzaron unos pocos menos. Tras su derrota en Aspern/Essling, en que Napoleón contó con tan solo 144 cañones contra los 280 de Carlos, aquel emprendió una febril búsqueda por los arsenales vieneses encontrando otros 78, que repartió entre sus regimientos; después dio órdenes para que llegaran más piezas desde Francia.

Imagen
Cañones napoleónicos de 12 libras, expuestos en la Torre de Londres.

Los franceses disponían en su ejército de cañones de 4, 6, 8 y 12 libras y obuses de 6 pulgadas.
Las baterías pesadas de la isla Lobau eran 129 cañones en total (de ellos 30 de 8 libras y 17 morteros de 30 mm.). Fueron imprescindibles para decantar la suerte de la batalla, frenando el avance austríaco. Mientras los austríacos disponían de artillería de brigada de 3 o 6 libras, de apoyo, cuatro cañones de 6 libras y dos obuses de 7 libras y baterías de posición, 4 cañones de 12 libras y 2 obuses de 7 libras. Las brigadas de infantería contaban con una batería de posición, las divisiones una batería de apoyo y los cuerpos recién creados disponían de dos/tres baterías posicionales como reserva. Carlos había militarizado el transporte de sus piezas y con excepción de las piezas de 3 y 4 libras, tenían mejor aprovisionamiento que los franceses.

Imagen

Imagen
Dibujos de una ambulancia “voladora” de dos ruedas, como aparecen en la obra de Larrey, “Memorias de las campañas y la cirugía militar”. Paris 1812.

(2) La gran cantidad de heridos que provocó Wagram hizo que un joven médico provinciano, llamado Dominique Jean Larrey (1766-1842), que ocupaba el puesto de cirujano de la Guardia Imperial e inspector general de los servicios médicos, que había adquirido cierto renombre en el Rin diseñando ambulancias, consiguiera un notorio éxito en la curación y transporte de estos. En agosto de 1797 creó una unidad específica de estas unidades para el ejército de Italia. Asimismo en la campaña egipcia (1798-1801), fundó una escuela de cirugía en el Cairo, consiguiendo que los heridos fueran los primeros en embarcar.

Esta unidad constaba de 3 divisiones, de 113 hombres cada una, mandados por un comandante cirujano, al frente de un equipo de 14 cirujanos. Los ordenanzas vestían un fajin rojo, que utilizaban para el transporte de los heridos. Cada división contaba con 12 ambulancias ligeras: 8 de dos ruedas y 4 de cuatro ruedas. Con sus ambulancias “voladoras” realizó curas en el campo de batalla y cuando estos ya sobrepasaban en número, envió una estación avanzada para efectuar curas en el frente. Una noche, unos 500 heridos precisaban de sus servicios, heridos de metralla precisaban cirugía mayor. La mayor parte de estos serían recuperados para sus unidades a los 4/5 días, tras sufrir fiebre, insectos e insolaciones.
Por parte austríaca, la organización no era tan perfecta, ya que la academia médica josefina de Viena estaba en poder de Napoleón. Los centros de atención a los heridos en campaña contaban con 2 cirujanos y sus ayudantes. Cada batallón/compañía disponía de 1 cirujano, sobre el papel. Napoleón después de Austria nombró barón a Larrey y dispuso a este una renta de 5.000 francos anuales.

Tras Waterloo, Larrey fue apresado por los prusianos y salvó la vida gracias a los buenos oficios de un médico alemán, a cuyo hijo Larrey había curado salvándole la vida.

Imagen
Dibujo de la versión de la ambulancia voladora en camello. Utilizada en la campaña de Egipto.


Escrito por JSubirats.

FUENTES.


Las campañas de Napoleón por David G. Chandler. La Esfera de los libros.2005.

Historyofwar.org/articles/battles_wagram.htlm.

Wagram por la Wikipedia.

Remilitari.com/cronolog/napoleon/wagram/htm.

Wagram - Instituto napoleónico Francia-México

Blogbatallas.blogspot.com.es/campañadewagram/guerranapoleonicas.htlm

Historiadelamedicina.org Dominique Jean Larrey.

Miniaturas militares por Alfons Cànovas.
Soldados desde los alto de estas piramides 40 siglos os contemplan. Napoleón

1502.Haber enviado 6 artículos (1)
Avatar de Usuario
jsubirats
Schutze
Schutze
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 24 Jun 2007 17:53
Mensajes: 46
Ubicación: badalona
Medallas: 1
A_España_Cataluña (eq)

google adsense
Google
 

Re: Wagram 5 y 6 de Julio de 1809.

Notapor Schweijk el Mar 25 Abr 2017 11:38

Para agradecer al autor su trabajo y debatir acerca del mismo podéis pasaros por el siguiente hilo:

viewtopic.php?f=21&p=879185#p879185
"No sé lo que hay que hacer, esto no es una guerra".

Lord Kitchener

-----------------------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

010.Moderadores eGC (1)1402.Ganador 2 veces (1)1556.Haber superado 4000 post (1)1590.Pregunta Rápida y difícil (1)1591. Concurso: ...corramos un (1)1608.Supera los 15000 ptos (1)2008.Mención especial (1)3050.Pregunta rápida acertada (1)3052.Ayuda const. desarrollo d (1)3054.Mas de 30 post meses  Jul (1)
Avatar de Usuario
Schweijk
General de Brigada
General de Brigada
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Sab 07 Ago 2010 19:09
Mensajes: 5169
Ubicación: A orillas del Moldava.
Medallas: 10
Aa_Historicas_Austrohung (fh)

Re: Wagram 5 y 6 de Julio de 1809.

Notapor Rafa.Rodrigo (kappo) el Jue 06 Jul 2017 8:59

[...] y 100 millones de ducados [...]
------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

010.Moderadores eGC (1)011.THE BLUE MAX (1)1202.Ganador 2 veces (1)1401.Ganador 1 vez (1)1556.Haber superado 4000 post (1)2001.1er Puesto en votación po (1)2008.Mención especial (1)3052.Ayuda const. desarrollo d (1)3054.Mas de 30 post meses  Jul (1)3070.Post mensaje multiplo 10. (1)
Avatar de Usuario
Rafa.Rodrigo (kappo)
General der Infanterie
General der Infanterie
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 20 Jul 2008 20:33
Mensajes: 7709
Ubicación: San Lorenzo de El Escorial
Medallas: 10
Espana_napoleonic (xf)


Volver a Artículos de El Gran Capitán

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 71 invitados