La sociedad Thule

Historia Militar 1939-1945.
Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

Es posible aunque difícil de verificar históricamente que Hitler entrara en contacto con las tesis ariosóficas en su juventud pasada en Viena. Al parecer fue en esa época cuando leyó y coleccionó Ostara, la revista editada por Jörg Lanz. Incluso, en 1909 se desplazó a su domicilio para adquirir números atrasados. Según explicó el propio Lanz en los años 50, quedó impresionado por el aspecto desastrado del joven Hitler y no solo le regaló los números que pedía, sino que también lo obsequió con dos coronas (posteriormente le acusaría de haberse apropiado y corrompió su idea, además de ser de "material racial inferior").

Hitler volvería a entrar en contacto con medios ocultistas al relacionarse con el DAP, el partido fundado por Drexler e impulsado por la Sociedad Thule. Por entonces (en el otoño de 1919) Hitler colaboraba con el Departamento de Información del Ejército. Este departamento se cuidaba de evitar la infiltración comunista en el ejército. Por esta razón, sus agentes recibieron cursos de oratoria; Hitler ganó fama en ellos por su capacidad retórica y fue seleccionado para convertirse en instructor. Entonces cobró conciencia de su talento y su vocación política. En septiembre de 1919, Hitler fue encargado de informar sobre el DAP y asistió a uno de sus actos públicos. Hitler recibió órdenes de sus superiores de ingresar en el partido y le fueron proporcionados fondos para fomentar su crecimiento. Así se inició su carrera política.

Eventualmente se haría con el control del DAP, lo rebautizaría como NSDAP y cortaría lazos con la sociedad Thule, que cinco años después sería disuelta, antes incluso de que Hitler llegara al poder. Sin embargo, Hitler no dudaría en utilizar ideas y fundamentos de la sociedad para construir su doctrina y edificar su liderazgo. Procedente de la sosciedad Thule surgieron ideólogos y jerarcas del nazismo. Incluso el diario del movimiento nazi, el Völkischer Beobachter, originalmente fue propiedad de von Sebottendorff. En cuanto a esta sociedad..

Pese a su posible deuda ideológica y a su clara deuda política, Hitler negó cualquier vínculo con medios ocultistas y en Mi lucha omitió toda referencia positiva a estos círculos. Afirmó que los miembros de las sociedades ariosóficas eran los mayores cobardes que se pueda imaginar. Por ello los ariosofistas fueron perseguidos y la Sociedad Teosófica de Alemania clausurada. Incluso persiguió a los grupos neopaganos Ásatrú cuando se negaron a jurar lealtad al nazismo en sus ritos religiosos y prohibió otras muchas organizaciones místicas. Lanz, el editor de Ostara, fue acusado de "falsificar el pensamiento racial por medio de una doctrina secreta" y la Gestapo disolvió su Nueva Orden Templaria, mientras que al fundador de Thule, von Sebottendorff, se le impidió reconstruir esta sociedad en 1933 (disuelta en 1925 por falta de apoyos), cuando Hitler llegó al poder.

¿Hasta qué punto fue relevante la influencia de los delirios ariosóficos en el hitlerismo? El máximo experto en el tema, Goodrick-Clarke, considera que los aspectos esenciales del ariosofismo se reflejan en la ideología hitleriana: una dictadura de los alemanes rubios y de ojos azules sobre todas las razas inferiores, la creencia en la existencia de una conspiración diabólica secular contra los germanos y la espera apocalíptica del milenio pangermánico que realizaría la supremacía aria universal.

(continuará...)
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

El ámbito donde más se reflejaron estas creencias ocultistas y esotéricas fue en las SS y fue debido a la personalidad de Himmler, que estaba fascinado por lo oculto. Influido por tesis ariosóficas concibió las SS como la fuente de regeneración de una futura raza de señores germánicos y élite de un gran imperio. Por ello Himmler -con apoyo de otros jerarcas nazis- impulsó en 1935 un departamento en el seno de las SS, la Ahnenerbe: la Studiengesellschaft für Geistesurgeschichte‚ Deutsches Ahnenerbe e.V.1 (traducido del alemán como "Sociedad para la Investigación y Enseñanza sobre la Herencia Ancestral Alemana"). Fue fundada en 1935 por Himmler, Herman Wirth (un historiador germanoholandés de las religiones y símbolos de la antiguedad y que tendría que exiliarse en 1937 al no compartir los principios del nazismo) y el SS-Obergruppenführer Richard Walther Darré (director del Rasse- und Siedlungshauptamt-SS, la oficina principal para la raza y el reasentamiento, resposnable de "salvaguardar la pureza racial de las SS"). Dirigida por Himmler, por Walther Wüst (un preeminente orientalista y rector de la universidad de Munich de 1941 a 1945- que reemplazó a Wirth; en las SS llegó al rango de SS-Oberführer) y Wolfram von Sievers, su misión era rastrear los orígenes remotos de la raza aria en la arqueología y la prehistoria germánica. De este modo, la Ahnenerbe reunió estudiosos académicos dedicados a buscar huellas culturales e históricas de los arios. La organización fue incorporada a la Allgemeine SS en enero de 1939.

La Ahnernerbe realizó varias expediciones arqueológicas:

-A Karelia, Finlandia (1936), liderada por Yrjö von Grönhagen, para recoger información sobre brujas y hechiceros paganos

-A Bohuslän, Suecia (1936), liderada por Wolfram Sievers, para estudiar los petroglifos de la zona,

-A Val Carmonica, Italia (1937), para estudiar "runas" supuestamente grabadas en roca y que, según la Ahnernerbe, confirmaba los orígenes nóridcos de la antigua Roma.

-Al Medio Oriente (1938), para estudiar la lucha interna del imperio romano, que, según los investigadores Franz Altheim y Erika Trautmann, evidenciaba la lucha enter los pueblos nórdico y semita.

-La tercera Expedición Antartica -Neuschwabenland- (1938-1939).

-Diversas excavaciones en Alemania (en el valle de Murg y en Mauern en 1937) y en Francia (en La Fond de Gaume, Teyat, La Mouthe, las cuevas de la Dordogne y Les Trois-Frères en 1937) buscando antiguas fortalezas y yacimientos germánicos.

-La expedición alemana al Tibet de 1939 para estudiar las afirmaciones de Hans F. K. Günther de que los arios habían conquistado gran parte de Asia y que Buda era un descendiente de la raza nórdica. Según parece Hitler no estaba muy interesado ni en Buda ni en el Tibet.

-Saqueos de museos e iglesias en Polonia (1939), Crimea (1942) y Ucrania (1943) en busca de artefactos góticos que denotaran una descendencia alemana.

Se planearon otras expediciones a Bolivia (para estudiar la presencia de nóridcos en los Andes), a Irán (para estudiar la inscripción Behistun), canceladas por el comienzo de la Segunda Guerra Mundial; a las islas Canarias (para estudiar el posible orígen nóridco de los guanches) y a Islandia.


(continuará...)
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

Un elemento curioso fue Karl Maria Wiligut (1886-1946). Himmler quedó fascinado por este extravagante visionario que presumía de ser el último descendiente de los Wiligotis, un linaje real secreto de reyes-magos de orígenes prehistóricos, y del mismisimo Thor. Además, afirmaba poseer una memoria clarividente ancestral que le permitía recordar la historia de su tribu de miles de años de antigüedad, y aseguraba que la cultura germanica se remontaba hasta el año 228,000 aC, tiempo en el que la Tierra estaba iluminada por tres soles, y habitada por gigantes, enanos, y germanos poseedores de sabiduría sobrenatural. También manifestaba conocer una antigua religión, el irminismo (Irminenschaft), según la cual la Biblia habría sido escrita en Alemania y el nombre real de Jesús habría sido el de un dios germánico, Krist. Del irminismo se escindirían los wotanistas, que acabarían enfrentándose en una guerra guerra entre los adeptos de ambas religiones que acabó con la crucifixión de Baldur-Chrestos, máximo profeta del Irminismo. En 1200 aC. los wotanistas destruyeron la ciudad sagrada de Goslar. Los irministas se retiraron a las Externsteine, que se convirtieron en su nuevo centro de culto, y el Wotanismo se mantuvo como religión dominante de los germanos.

Pese a haber sido internado entre 1924 y 1927 en el sanatorio mental de Salzburgo (se le diagnostica esquizofrenia agravada por megalomanía y delirios paranoicos), Wiligut prosiguió sus actividades y ganó fama en medios ariosóficos. En 1932 abandona su Austria natal y se instala en Alemania, siendo presentado al año siguiente a Himmler por un oficial de las SS que era un antiguo amigo de Willigut. Fuertemente impresionado, Himmler decidió aprovechar sus capacidades para viajar al pasado germánico y en septiembre de 1933 Wiligut se incorporó a las SS con el seudónimo de Weisthor. Es nombrado Jefe del Departamento de prehistoria e historia antigua de la Oficina Central de Raza y Asentamiento de las SS, con sede en Munich. En abril Weisthor es nombrado SS Standartenführer, grado equivalente a coronel. En septiembre es nombrado Jefe de la Sección VII (Archivos) de la Oficina Central de Raza y Asentamiento, y un mes más tarde es ascendido a SS Oberführer (4).

En 1935 convence a Himmler para que convierta el castillo de Wewelsburg en centro espiritual de las SS basándose en una leyenda que habla de la ‘batalla del abedul’, confrontación decisiva que tendrá lugar entre oriente y occidente en un futuro no determinado, que Himmler sitúa a 200 años vista. Los planes de Himmler para Wewelsburg son grandiosos, aunque prevé que finalicen hacia 1960 y, en todo caso, antes de la ‘batalla del abedul’. El castillo es decorado conforme a la mitología nórdica propuesta por Weisthor. A las habitaciones le son asignados nombres de héroes de la antigüedad, como el rey Arturo o Enrique I el Pajarero, de quien Himmler creía ser su reencarnación.

Ejerce una notable influencia en Himmler, que lo incopora a su oficina personal de asesores, la Hauptamt Persönlicher Stab Reichsführer-SS y entra en conflicto con los académicos de la Ahnenerbe, que acabaron hartos de sus delirios fantasiosos. Entretanto continúa supervisando el diseño del castillo de Wewelsburg, y aún le queda tiempo para elaborar un sistema de mantras para estimular la memoria ancestral, y para diseñar el Anillo de Honor de las SS, el Totenkopfring.

En septiembre de 1936 es ascendido a SS Brigadeführer, pero sus facultades mentales vuelven a decaer rápidamente. Contribuyen decisivamente a ello el estar sometido a medicación constante, y una creciente adicción al alcohol. En 1938 Karl Wolff, jefe de la Hauptamt Persönlicher Stab y superior directo de Wiligut, acude a Salzburgo y accede al historial psiquiátrico de su subordinado. Himmler recibe consternado la embarazosa revelación. En febrero de 1939 se anuncia a la oficina personal que Wiligut se ha retirado por motivos de salud. A pesar de todo, Himmler pide que le entreguen su daga personal y su Totenkopfring, que guardará con veneración entre sus efectos personales.

(continuará...)
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

Se cree que la elección de las ruinas del castillo Wewelsburg (cerca de Paderborn, Westfalia) como sede de las SS fue consecuencia de una sugerencia de Wiligut a Himmler, basándose en una leyenda westfaliana que hablaba sobre una decisiva batalla sobre un gran ejército del Este y Willigut predjo que Wewelsburg sería ese bastión final. En el pasado, esta fortaleza había sido una fortaleza de la resistencia sajona contra los hunos. Otra fuente apunta al presidente de distrito de Minden como autor de la sugerencia. Lo que sí es seguro es que Himmler era consciente de la mencionada leyenda. Había estado interesado en otro cstillo de la zona, Schawlenberg, pero al final optó por Wewelsburg y su forma triangular orienta de norte a sur. En 1934 el castillo pasó a manos de las SS para ser una SS-Führerschule.

El castillo fue reconstruido y su visita constituía un viaje al pasado, dada su fastuosa decoración medieval y guerrera, de claras resonancias wagnerianas y artúricas. Una de las salas de estudio se llamaba Graal ("Grial") y otras König Artus ("Rey Arturo"), König Heinrich ("Rey Enrique"), Heinrich der Löwe ("Enrique el León"), Widukind, Christoph Kolumbus ("Cristobal Colón"), Arier ("Ario"), Jahrlauf ("curso de la estación"), Runen ("runas"), Westfalen ("Westfalia"), Deutscher Orden ("Orden Teutonica"), Fridericus (quizás una referencia a Federico II de Prusia), y Deutsche Sprache ("Lengua alemana"). Además de estas salas de estudios, el castillo disponía de habitaciones de invitados, comedores, un auditorio, una cantina, una cocina y un laboratorio fotografíco con archivo.

El primer comandante del castillo (Burghauptmann von Wewelsburg) a partir de agosto de 1934 fue el SS-Obersturmbannführer Erich Schupping, que estaba familizarizado con las teorías religiosas de Wiligut. Schupping ufe reemplazado el 30 de enero de 1938 por Siegfried Taubert.

Los rituales celebrados en el castillo permanecen rodeados en el misterio. Se hablan de SS-Eheweihen, consagraciones de matrimonios de las SS y de celebraciones de la raza aria y de la muerte. A partir de 1936 Himler comenzó a transformar el castillo enel centro ideológico de las SS. Así el castillo pasó de ser un centro de formación de oficiales a ser un lugar de reunión para altos cargos de las SS. Para financiar el proyecto Himmler fundó la "Gesellschaft zur Förderung und Pflege deutscher Kulturdenkmäler e.V." (Asociación para el avance y el mantenimiento de las reliquias clturales alemanas). Hasta 1943 se invirtieron en el castillo 15 millones de Reichsmark.

Los trabajos fueron realizados por los voluntarios del Freiwilliger Arbeitsdienst FAD y el Reichsarbeitsdienst RAD (Servicio de Trabajo del Reich). Entre 1939 y 1943 se usaron prisioneros de los campso de concentración de Sachsenhausen y Niederhagen bajo ls órdenes del arquitecto Hermann Bartels. Por decreto del 13 de enero de 1943, todas las construcciones no esenciales para la guerra -Wewelsburg incluído- fueron suspendidos.

Cuando se produjo la derrota alemana, el comandante del castillo, Taubert, huyó el 30 de marzo al aproximarse la 3ª División Acorzada norteamericana. Himmler, desde sus cuarteles en Brenzlau ordenó al SS-Sturmbannführer Heinz Macher, que destruyera Wewelsburg, lo qu se ejecutó el 31, tres días antes de la llegada de los americanos.

De haber ganado al guerra el III Reich, Wevelsburg se hubiera convertido en el "centro del nuevo mundo" ("Zentrum der neuen Welt").

(continuará...)
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

Los cátaros también llamaron la atención de las SS. Otto Rahn (1904-1939), licenciado en Literatura y Filología, y que llegaría a ser miembro del Partido Nazi y Obersturmführer de las SS, se sentía atraído por los cátaros le llevó a desarrollar su tesis doctoral en torno a la herejía albigense y siguió sus huellas durante cinco años en distintos lugares (Suiza, Italia, Provenza y Cataluña), y en 1933 publicó Cruzada contra el Grial. Rahn, que creía que existía un lazo entre el Parsifal de von Eschenbach y el misterio del grial cátaro, afirmó la existencia de una religión gnóstica encarnada por los cátaros (a los que germanizó, por supuesto) y destruida por la Iglesia Católica e identificó la fortaleza de Montsalvat (donde los templarios custodiaban el Santo Grial) con el castillo de Montsegur, la última fotaleza cátara. Asimismo, buscó las raíces cátaras en Europa en su obra La Corte de Lucifer (1937). Sus trabajos llamaron la atención de Himmler, de quien se convirtió en un colaborador próximo, junto a Wiligut. Falleció el 13 de marzo de 1939,casi en el aniversario de la caída de Montségur, tras haber abandonado las SS, congelado en la cima del Wilden Kaiser (Austria), probablemente en un suicidio ritual que él asimilaba a la endura cátara. Se dice que esto sirvió para encubrir posteriores actividades secretas de Rahn bajo otra identidad. Es curioso que Rahn abandonara las SS al mismo tiempo que Willigut. Aún perdura el misterio en torno a su persona.

Respecto a esta fascinación de Himmler por el mito artúrico y su búsqueda de Montsalvat en el sur de Europa, es ilustrativa la visita del Reichsführer de las SS al monasterio catalán de Montserrat el 23 de octubre de 1940, llevando consigo el otro libro de Rahn, "La corte de Lucifer". Pensaba que allí hallaría documentación sobre el Santo Grial, pues identificaba Montserrat con Montsalvat, y no quedó satisfecho con las explicaciones que le dieron los monjes al respecto, pues pensó que le ocultaban la verdad. En su visita a Montserrat Himmler estuvo acompañado por diferentes autoridades franquistas, como el alcalde de Barcelona, Miguel Mateu, o el capitán general de Cataluña, el general Luis Orgaz, además de un numeroso séquito del que formaba parte el general de las SS Karl Wolf -otro individuo obsesionado con el Grial y muy relacionado con los círculos ocultistas del nazismo-. La visita no estuvo exenta de incidentes. A su llegada al monasterio, el poderoso Reichsführer se encontró con la negativa a recibirle de los máximos responsables de la comunidad, los padres Marcet y Escarré, que no quisieron ejercer de anfitriones del jerarca nazi alegando que no hablaban alemán. La actitud de los benedictinos, que encomendaron la tarea a un joven monje, produjo un momento de fuerte tensión y la irritación de las autoridades locales.

No acabaron aquí los incidentes, ya que al todopoderoso jefe de las SS le fue robada una cartera de la suite del hotel Ritz, donde se alojó durante su estancia en Barcelona. El escándalo fue monumental, aunque la policía franquista procuró que no se difundiese la noticia de un robo que la dejaba en muy mal lugar, dadas las connotaciones que concurrían. Sin embargo, pese a que las autoridades pusieron un particular empeño ya que se movilizó a toda la policía de Barcelona, la cartera nunca se encontró. Se barajaron varias posibilidades respecto al robo, entre ellas la de que éste hubiera sido perpetrado por el servicio secreto británico, que por aquellas fechas tenía algunos destacados agentes en Barcelona. Ésta era una versión que convenía a la desconcertada policía franquista, ya que señalaba a uno de los mejores servicios secretos del mundo, lo que hacía menos penoso el oprobio que había caído sobre ellos a los ojos de sus alarmados jefes.
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
MiguelFiz
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 16688
Registrado: 18 Abr 2004 03:22
Ubicación: México
Contactar:

Re: La sociedad Thule

Mensaje por MiguelFiz »

Interesante Bruno.

En efecto creo que el asunto de Thule y esas cuestiones esotericas en si tuvieron en realidad poca influencia en Hitler mismo, que mas bien era ante todo un sujeto practico. Claro que Himmler era mas influenciable por esas cosas... muchos charlatanes de todo tipo hicieron negocio con eso.
Actualmente leyendo...

  • "South Pacific Air War" Volumenes del 1 al 3 de Claringbould & Ingram
    "American Amphibious Gunboats in World War II", De Robin Rielly
    "A Bright Shining Lie, John Paul Vann and America in Vietnam" de Neil Sheehan
    "
--------------------------------------
...Si tienes que decir algo, dicelo a la infanteria de marina, los marineros no te escucharan" (Frase comun en el "slang") militar anglosajon)

Nota dejada por los marines en un transporte antes de desembarcar en Peleliu
--------------------------------------
Ab insomne non custita dracone

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

Efectivamente. A veces parece que Himmler era un soberano tarugo al que podía liar cualquier. Y él, a su vez, a veces liaba a Hitler, que a veces picaba, a pesar de su escepticismo contradictorio.
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

La derrota del Eje no supuso el fin de las visiones ocultistas del nazismo. Al contrario, e hitlerismo, continuó alimentando tesis singulares. Las dos obras de más impacto en este sentido fueron El retorno de los brujos(1960), de Louis Pauwels y Jacques Bergier, y Hitler: la conspiración de las tinieblas (1972) de Trevor Ravenscroft.

El retorno de los brujos es una voluminosa obra sobre esoterismo cuya segunda parte analiza el trasfondo esotérico del nazismo y señala su supuesta vinculación con la Sociedad Vril, con sede en Berlín, una sociedad seudocientífica y esotérica surgida durante el período de la Alemania nazi. Gran parte de sus actividades han sido objeto de numerosas especulaciones, incluyendo la propia existencia de la sociedad. Vril es una sustancia nombrada en la novela de ciencia-ficción The Coming Race, del autor Edward Bulwer-Lytton. Varios lectores teosofistas creyeron que era un relato verídico sobre la existencia de una raza superior que habitaba en las profundidades de la Tierra y que utilizaba una energía llamada "Vril": “una enorme energía de la cual solo utilizamos una ínfima parte en la vida ordinaria’ según los autores; quien llegase a ser propietario del Vril se convertiría en dueño del mundo. Para los autores, la Sociedad del Vril quería entrar en contacto con el “Maestro del mundo’ —oculto en algún lugar de Oriente— y establecer una alianza para dominar el planeta.

En su libro Pauwels y Bergier afirmaban que la sociedad Vril era una comunidad secreta de ocultistas que surgió en Berlín antes del ascenso de los nazis. De hecho, la sociedad Vril era una especie de círculo interno de la sociedad Thule. También afirmaban que se encontraba en estrecho contacto con la sociedad inglesa conocida como Orden Hermética del Amanecer Dorado (una fraternidad de magia ceremonial y ocultismo, fundada en Londres en 1888 por William Wynn Westcott y Samuel MacGregor Mathers). La información sobre la Sociedad Vril ocupa una décima parte del libro, mientras que el resto detalla otras especulaciones esotéricas, pero los autores no aclaran si los hechos que relatan son verídicos o ficticios.

Ravenscroft, en su Hitler: la conspiración de las tinieblas (The Spear of Destiny) afirma escribir a partir del testimonio de un judío que conoció a Hitler en sus años vieneses. La revelación sustancial de la obra es que Hitler se habría apoderado de la Santa Lanza (con la que el centurión romano Longino hirió el cuerpo de Cristo en la cruz) expuesta en el museo Hofburg de Viena, convencido de que esta tenía poderes sobrenaturales, y la habría utilizado como talismán. Hitler se habría hecho con esta “lanza del destino’ tras anexionar Austria al Tercer Reich y su posesión “inauguró un reino satánico de terror y carnicería sangrienta que superaría en salvajismo y crueldad a todas las anteriores épocas de tiranía”.

En resumen: leyendas y fantasías en torno al esoterismo nazi, más o menos variadas...
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Sir Nigel
Capitán
Capitán
Mensajes: 2500
Registrado: 25 Dic 2010 08:44

Medallas

Parches

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Sir Nigel »

Bruno Stachel escribió:Vril es una sustancia nombrada en la novela de ciencia-ficción The Coming Race, del autor Edward Bulwer-Lytton.
Curioso. Yo leí esa novela (La Raza Futura, en español) y no tenía ni idea de que se hubieran creado organizaciones ocultistas sobre eso. Aunque no sé cómo lo harían compatible con el nazismo, porque en la novela las mujeres tenían mucho más poder que los hombres.
El género humano, al que muchos de mis lectores pertenecen, ha jugado desde siempre a juegos de niños y es probable que lo siga haciendo hasta el final, lo que supone un engorro para los pocos individuos maduros que hay.” Chesterton.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

Igual que pervirtieron a Wagner y a Nietszche para sus fines: cogiendo lo que les gustaba e ignorando el resto.
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

El interés de Hitler por la lanza de Longinos, la que perforó el costado de Cristo cuando estaba en al cruz según el Evangelio de Juan (19:33-34) y mencionada anteriormente, le había llevado a descubrir que existían al menos tres "lanzas" en Europa: una en el Vaticano; otra llevada a París por San Luis; la tercera en el museo del palacio Hofburg, en Viena, y que se remonta a los tiempos de Constantino el Grande; y una más en una iglesia de Cracovia, Polonia.

La tercera es a todas luces la más interesante y sin duda también la más antigua. Se trata de una especie de “un puñal prehistórico, de la Edad de Hierro, que alcanza 30 cm de longitud. Está partida en dos pedazos que se unen por medio de una funda de plata. En el siglo XIII se le añadió un clavo, supuestamente uno de los que sujetaron a Cristo en la cruz, en el fragmento correspondiente a la punta, aprovechando el canalillo central. El clavo está sujeto a la lanza con hilos de oro, plata y cobre. En el trozo del mango se observan dos diminutas cruces de oro. La reliquia se guarda en un antiguo estuche de cuero forrado interiormente de terciopelo rojo.

Al parecer esta lanza que había estado en manos de Constantino reapareció varios siglos después, en poder de personajes como Alarico el Valiente, el visigodo Teodorico o Justiniano, quienes la usaron de muy diversa manera, para ir a parar a las manos de Carlos Martel durante la batalla de Poitiers en la que derrotó a los árabes. Pasaría menos de un siglo después a las de Carlomagno, logrando este cerca de medio centenar de victorias. De las suyas pasó a las de Enrique I el Pajarero, fundador de la Casa de Sajonia y vencedor de los polacos. De los Sajonia se transmitiría a los Hohenstauffen de Suabia, uno de cuyos miembros, Federico Barbarroja, conquistó Italia.

El hombre que reveló la obsesión que tenía Adolfo Hitler por la lanza que supuestamente había pertenecido a Longinos era un sabio austriaco, el matemático y ocultista Walter Johannes Stein, quién interesado en el estudio del Grial y la Lanza aseguró haber conocido a Hitler antes de la Primera Guerra Mundial. Según Stein, la creencia de Hitler en los poderes sobrenaturales de la lanza de Longinos lo llevaron a la magia y el ocultismo. En 1933 Himmler ordenó que se obligara a Stein a trabajar en el «Buró ocultista» de las SS pero Stein huyó a Gran Bretaña. La segunda guerra mundial le sorprendió trabajando como agente del espionaje británico y fue consejero de Churchill, como asesor sobre las creencias ocultistas del líder alemán.

Cuando en 1938 Hitler anexó Austria al Tercer Reich, una de sus primeras disposiciones fue visitar el Museo Hofburg para reclamar su lanza. Hizo todos los arreglos necesarios para que la transladaran a Nuremberg, donde fue colocada en una iglesia que ordenó convertir en santuario nazi. Cuando más adelante las fuerzas aliadas bombardearon la ciudad, Hitler ordenó esconder la lanza en una bóveda que había mandado construir dentro de los cimientos del Castillo de Nuremberg. Finalmente, el 30 de abril de 1945, las tropas estadounidenses entraron en Nuremberg, sacaron la lanza. En la actualidad, la lanza de Longinos está de nuevo en el Museo Hofburg.

Si los conocimientos de Hitler sobre la historia de la lanza eran tan amplios como decía Stein, tiene que haber estado al tanto de las leyendas sobre el destino de Carlomagno, Barbarroja y todos cuantos la habían blandido como un arma y habían perecido cuando escapó a su control. La leyenda parece haber sido confirmada por una inquietante coincidencia que marcó el final de su conexión con la Lanza.

Por cierto: evl rotativo británico The Sunday Times publicó recientemente un estudio metalúrgico de la lanza realizado para un documental de la BBC. Se confirma la cautela del museo vienés: la reliquia coincide con otras lanzas carolingias en el museo Británico. No es romana, es del siglo VIII.
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

Unas reflexiones sobre el ariosofismo. Hemos de tener encuenta que este movimiento ya estaba activo en Viena antes de la Gran Guerra, mezclando nacionalismo alemán y racismo con el ocultismo teosófico, como y ahe mencionado. Su objetivo era profetizar la llegada de una era de dominio mundial alemán (¿os suena?). Describían una prehistoria dorada, con druidas gnósticos que enseñaban una teroía ocultista-racista y reinaban sobre una sociedad racial pura y superior. Una conspiración antigermana (unas veces identificadas con las razas no arias, con los judíos o con la iglesia temprana) había arruinado este ideal y propugnado un igualitarismo pernicioso. La confusión racial, las guerras, las crisis economicas y políticas y la frustración de las aspiraciones alemanas eran consecuencias de esta conspiración. Sólo resucitan el perdido conocimiento esotérico y recuperando la pureza racial de los antiguos alemanes se podría recrean el nuevo imperio pan-germano.

Todo esto tenía lugar en el decadente imperio austro-húngaro en el que el pangermanismo se veía en lucha con el ascenso del eslavismo y la transformación del imperio a un estaod multinacional. Así visto, lo que buscaban los ariosofistas era recuperar (o soñar) con el elitismo y el poder que los germanos estaban perdiendo en la monarquía dual. Para postre, la Alemania unificada tras 1871 no era el estado utópico y mesiánico que estos soñadores esperaban: era demasiado prosaica y, peor aún, estaba industrializandose de manera masiva, arruinando la vieja Alemania rural. La exclusión de Austria de la Alemania unificada no había hecho si no empeorar las cosas que aún fueron a peor con el Ausgleich de 1867, que transformó el imperio en una monarquía dual y dio independencia política a los húngaros. Así los pangermanistas empezaron a promulgar la separación de las provincias alemanas del resto del imperio habsburgo y su incoporación, lo que se materializaría con el Anschluss de 1938.

La ideología völisch era además una reacción contra la modernidad. Esta había llegado tarde tanto a Alemania como a Austria-Hungría, en las que pervivían actitudes e instituciones pre-capitalistas, de manera que la modernización encontraba un duro rival con el tradicional orden rural. El liberalismo y el reacionalismo eran rechazados por desvirtuaban y desmitificaban las viejas instuciones y creencia. Este sentimiento se materializó en tres importantes nacionalistas alemanes: Paul de Lagarde, Julius Langbehn y Moeller van den Bruck.

El racismo y el elitismo tenían su lugar en ela ideología völkisch, naturalmente. Había que dar validez a la distinción nacional y a la superioridad de la misma en plena época del Darwinismo social. De paso culparon a los judíos del colapso de los valores e instituciones tradicionales.

en esta ideología völkisch tenía sus raíces políticas los ariosofistas. Su respuesta reaccionaria a la modernidad y el problema nacional era un imperio pan-Germánico que excluiría de representación o emancipación a las nacionalidades no germánicas y a las clases bajas. Para reforzar esta estructura obsoleta recurrieron al ocultismo, a las viejas teocracias y sociedades secretas, formando una amalgama de mitos y principios tomandos de los rosacruces, la Cábala y los masones. Su uso de temas semireligiosos y míticos para legitimar sus teorías muestran su desencanto con el mundo contemporáneo.
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

El Santo Grial, según la tradición y la leyenda, es el cáliz que usó Jesucristo en la Última Cena al instaurar la Eucaristía y en la que, posteriormente, José de Arimatea recogió la sangre de las heridas de Jesús en la cruz. Se dice que después el cáliz llegó a Francia y a Inglaterra y, finalmente, los cátaros lo custodiaron en Montsegur. A partir de ahí son diversas las ciudades que afirman poseer el Grial: Valencia, Génova, Lucca, Botionda, Lión y Reims. Otras teorías afirman que, tras la caída de los cátaros en Montsegur, el Grial siguió su camino por la Occitania y por las tierras catalanas, primero en el monasterio de San Pere de Rodes y finalmente en el monasterio de Montserrat, donde lo buscó Himmler, como ya vimos.

La misteriosa visita de Himmler a Montserrat fue una etapa. La infraestructura militar, social y política estructurada por Hitler a fin de convertir Alemania en un imperio de tenia que dominar el mundo durante mil años, descansaba en una ristra de teorías que giraban alrededor de antiguas leyendas germánicas absolutamente tergiversadas a favor del principio básico de la superioridad de la raza aria sobre las otras. Fue el mismo Hitler quien enlazó el esoterismo y la política. Durante sus años de juventud en Viena leyó mucho sobre astrología, ocultismo, religiones orientales, la antigua Roma, hipnotismo, yoga y, sobre todo, literatura germánica. De un modo u otro, Hitler quería asociar sus conocimientos pseudo-históricos al misterio de la pureza de la sangre con el objetivo de demostrar que la raza aria había sido la encargada de marcar el destino de los humanos. El joven Hitler encontró respuesta a sus preguntas gracias a una ópera de Richard Wagner, Parsifal, inspirada en los misterios del Santo Grial. El compositor alemán, que havia musicado el poema del Grial cantado por Wolfram von Eschenbach, un trovador del siglo XIII, dramatizó la leyenda centrando la historia en una lucha entre los caballeros que custodiaban el Grial y sus adversarios, identificados como las fuerzas del Infierno.

Según la ópera, el Grial era un símbolo sagrado de la sangre de Cristo en manos del caballero Parsifal, pero que se podía convertir en un poder de magia negra si acababa en manos del siniestro Klingsor, otro personaje de la leyenda griálica. Hitler revolvió a la historia del modo más simple: los caballeros del Grial habían traicionado su sangre aria y se habían rendido a la superstición del judío Jesús, basada en los votos cristianos y los ideales compasivos. El Grial debía pertenecer a Klingsor. Convencido de que la sangre de Cristo era aria, ordenó la búsqueda del Grial, además del Arca de la Alianza.

Su búsqueda llevó a Ahnenerbe hasta España. Pero a los nazis de la Ahnenerbe se les presentaría un problema en caso de encontrar el Arca. Según la tradición hebrea, sólo un gran rabino judío podría abrirla sin morir, porque para ello era necesario conocer el verdadero nombre de Dios. Únicamente mediante la cabalística, o ciencia que persigue la comprensión de lo divino a través de los números y las letras, podrían los nazis conocer el nombre de Dios y abrir el Arca. La Ahnenerbe buscó un cabalista judío, y lo encontró en Auschwitz. El cabalista, se dice, no quería volver al campo de exterminio y se calló el hecho de que según la tradición, tras la muerte de Jesús en la cruz y el posterior desgarro del velo del Templo de Jerusalén, el pacto entre Dios e Israel se rompió, y el Arca perdió su poder.

Dicho cabalista dirigió a la Ahnenerbe hasta la comunidad judía de Toledo. Allí los nazis debieron encontrar alguna pista del Arca, porque poco después el almirante Wilhelm Canaris, jefe del Abwehr, decidió dirigirse al madrileño Museo Arqueológico Nacional, donde creía que podría encontrar el Arca entre una colección de piezas del Antiguo Egipto supuestamente recopiladas por una logia masónica. Sin duda los nazis no lograron hacerse con este potente «arma», porque perdieron la guerra.

Otra reliquia que les interesó a los nazis fue la mítica Piedra de Scone, sobre la que se coronaban a los reye de Escocia, pues, creían los nazis, fue sobre la que Jacob se recostó antes de soñar con la escalera que llevaba a Dios. Pero el Tercer Reich no consiguió hacerse con esa «poderosa arma».
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

Tanto Himmler como Alfred Rosenberg se tomaron muy en serio el mito de una patria primitiva aria. Por ello Rosenberg apuntaba la posibilidad de que la Atlántida pudiera haber sido un centro cultural nórdico, patria de una raza creadora de gran cultura, ubicada en lugares “en los que hoy se agitan las olas del océano Atlántico y que son atravesados por gigantescas montañas de hielo”. También el investigador de las SS Hermann Wirth especulaba con esta misma ubicación: Wirth buscaba la tierra nórdica de Adland –la Atlántida de los griegos- al sudoeste de Islandia, a pesar de que Alfred Weggener hubiera demostrado ya la inviabilidad de una suposición semejante al haber formulado diez años antes su teoría de la dervia continental.

El mito tergiversado de la Atlántida presentaba numerosos atractivos para la ideología nazi. Por una parte, ofrecía la posibilidad de ubicar histórica y geográficamente el origen de la raza aria en un universo legendario y ennoblecido por la tradición, lo que constituía en cierto modo su mito fundacional. Por otro, permitía elevar a una dimensión cuasi religiosa el peligro de la mezcla de razas, otro de los dogmas fundamentales del nazismo. La idea de una raza superior de atlantes de la que los arios serían descendientes degenerados alentaba la idea de regresar a la perfección perdida por medio de la eugenesia y depuración racial, compensando así el pecado original que habría ocasionado la pérdida del paraíso biológico de la superioridad física que encontraría en Atlantida su manifestación más perfecta.

Así, igual que buscaron la Atlántida en Tiahuanaco, fueron al Tibet, siguiendo la creencia, compartida por los principales asesores ideológicos de Himmler, según la cual las montañas más altas del mundo podrían haber sido el refugio de una raza aria primigenia proveniente de la Atlántida tras el hundimiento de este continente. En un peculiar sincretismo con el mito budista de la ciudad sagrada de Shambala, se suponía que esos arios primigenios habían creado reinos subterráneos en los que seguirían conservando los secretos más antiguos de su raza. Esta idea se vio avalada por el ingeniero Ferdynand Ossendowski, quien, en un libro muy admirado por Himmler, Bestias, hombres dioses (1920-1921), describe como, en su huida de los bolcheviques a través de Asia central, tuvo noticia del reino subterráneo de Agarthi, lugar en el que se habrían refugiado los supervivientes de grandes continentes hundidos y que sería la sede de un señor del mundo cuya existencia no tardaría en manifestarse en la política mundial.

La expedición logró crear una actitud positiva en Alemania respecto a los tibetanos, cuyo factor racial europeo en principio los hacía digno de ello. Bajo el lema “Encuentro de la esvástica occidental con la oriental" se establecieron contactos políticos de alto nivel con el gobierno tibetano que se manifestaron, entre otros, en la declaración oficial de amistad que Qutuqtu de Rva-sgren, el regente tibetano, puso por escrito a la atención del “notable señor Hitler, rey de los alemanes, que ha conseguido hacerse con el poder sobre el ancho mundo”.
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Avatar de Usuario
Bruno Stachel
Capitán General
Capitán General
Mensajes: 11918
Registrado: 13 Ago 2005 12:09

Re: La sociedad Thule

Mensaje por Bruno Stachel »

El entusiasmo de los ocultistas había sido patente desde el comienzo. Von Liebenfels escribió en 1932: "Hitler es uno de nuestros pupilos" y tanto Werner von Bülow como Herbert Reichstein aplaudieron en sus revistas el ascenso al poder del NSDAP. Pero, ¿cuánto influyó la ariosofía al nazismo? Es cierto, como hemos visto, que el NSDAP estaba relacionado y vinculado a la sociedad Thule en sus comienzos. Himmler fue el patrón de Wiligut, que estaba influído por List. ¿Y Hitler?

Hitler ya se vio influído durante su juventud en Linz (1900-1905) por las doctrinas nacionalistas y pangermanistas. En su estancia en la ciudad estuvo en contacto con las zonas habitadas por checos y su penetración en los negocios locales, lo que preocupaba a la población austriaca de la localidad. El profesor de historia de Hitler, Leopold Pötsch, era miembro de varias uniones nacionalistas e introdujo a sus alumnos a la historia de los nibelungos, Carlomagno, Bismarck y la creación del II Reich, que entusiasmaba al joven Hitler y nutría su creencia en la "madre Alemania".

Sus años de pobreza en Viena le hicieron especialmente receptivo a las teorías de von Liebenfels en Ostara, qu seabemos que leyó. A mediados de 1908 Lanz había publicado 25 números de la revista, y para cuando Hitler abandonó Viena en mayo de 1913 otros cuarenta se habían añadido a esos. Vista la similitud de las ideas de von Liebenfels respecto a la raza aria, su glorificación y necesidad de perpetuación con las de Hitler, el punto de unión entre ambos parece probable. El mismo Hitler afirmó en el Mein Kampf que sus años en Viena pusieron la piedra fundacional de su visión del mundo, y reconocía haber leído "pamfletos racistas". La diferencia entre ambos es que Lanz quería un estado pan-ario bajo los Habsburgo en Viena y Hitler despreciaba a la dinastía austríaca y a la "babilónica" capital imperial. Lanz era profundamente católico; Hiyler rechazaba los rituales católicos y se veía así mismo como un nuevo mesías. Así, Ostara sirvió para que Hitler "racionalizara" y consolidara sus visiones sobre el mundo y la raza, además de fortalecer su convencimiento de que él era el salvador del mundo.

Quizás la prohibición de las obras de Lanz fuera tanto debido a la política nazi de suprimir las organizaciones esotéricas como al deseo de Hitler de evitar ser vinculado a Lanz.

La evidencia que apunta a que Hitler conocía las teorías de von List es menos clara y se basan en testimonios de terceras presonas, como del de Elsa Schmidt-Falk, que afirmó que hitler visitió frecuentemente a su marido en Munich y con el que charlaba de sus lecturas sobre von List y, añadía que Hitler estaba inspirado por el Deutsch-Mythologische Landschaftsbilder de von List y que éste le inspiró su interés por el folklore regional de Munich. Lo cierto, es que esto último es altamente dudoso, pues Hitler no sentía gran curiosidad por ningún tipo de folklore.

Asimismo, en 1921, la doctora Babette Steininger, que se unión al partido nazi en sus primeros tiempo, regaló un enseyo de Yagore sobre el nacionalismo y se lo dedicó a "Adolf Hitler, mi querido hermano armaneniano".El uso de este termino esotérico demuestra un interés compartido en las teorías de von List. También queda el odio común de ambos contra el nacionalismo checo, las influencias judías en la prensa, arte y economía y el desprecio contra la democracia, el parlamentarismo y el feminismo.

También queda claro el desinterés de Hitler hacia la antigua historia germánica. No hay prueba de que Hitler asistiera a las reuniones de la sociedad Thule, como demuestra el diario de Hering. Asimismo, Hitler llamó cobardes a los ocultistas y a los teóricos völkisch en su Mein Kampf. Las teorías sobre la edad dorada de los arios prehistóricos siempre fue más interesante para Himmler que para Hitler.
Palo Dixit: posible Anticristo, Cule y Salido que provoca manifas por donde pasa y vacalentacialano parlante.

"Que no panda el cúnico, chicos", dijo ella.

Brunodamus de día, Nostrastachel de noche, Talibán onanista.

Responder

Volver a “Historia Militar General”