El Conducator.

"Personajes" que han dejado o pretendido dejar huella en la Historia Militar de la Segunda Guerra Mundial.

Moderadores: Beltranejo, Mod.Aux.3


El Conducator.

Notapor Tigre el Jue 18 Abr 2019 22:58

Hola a todos :D; algo al respecto...............................

EL General Ion Antonescu.

El Rey Carol,empujado por las circunstancias, toma una decisión que cree va a salvar su trono en ese dificilísimo momento, Siguiendo el procedimiento tantas veces empleado, llama al poder a un militar prestigioso. En este caso, es Ion Antonescu el elegido. En posesión de gran popularidad y ascendiente sobre el pueblo, cuenta, además, con el beneplácito de las clases dominantes, debido a su dureza para con la izquierda. Oficial de caballería, ha superado ya el medio siglo en el momento en que es llamado a la dirección de la política nacional. Su popularidad a nivel de la calle no tiene su contrapartida en el seno del Ejército, donde cuenta con muy pocos partidarios, pero en este momento de crisis total la voluntad del rey todavía mantiene su fuerza de siempre para los jefes militares que la acatan sin discusión. Antonescu va a representar la fuerza en el poder, ayudado de manera incondicional por la Guardia de Hierro, con la que ha venido manteniendo estrechos contactos en los últimos años.

Trasladado como medida de castigo al mando de una división en las conflictivas provincias del norte, el General Antonescu no por ello interrumpe sus contactos con los legionarios y con el embajador del Reich en Bucarest. Conocedor de todas estas circunstancias, el monarca le llama al fin el 4 de septiembre de 1940. La población de la capital le aclama al hacer su entrada en el Palacio real, donde exige a Carol plenos poderes como condición indispensable para hacerse cargo del poder y tranquilizar a las vociferantes masas. Al dia siguiente, el rey cede a las pretensiones del general y Antonescu es nombrado conducator -dictador- de Rumania con todas las prerrogativas excepcionales que la condición de dictador lleva consigo.

El día 6 Carol II firma el acta de abdicación y sale del pais junto con su amante, Magda Lupescu, después de haberse asegurado la posesión de una enorme cantidad de bienes que saca de Rumania, rumbo a su exilio en Portugal. A partir del momento en que Carol sale de la capital, la situación en Rumania se define aclarando las fuerzas en presencia: en la cumbre del Estado, el nuevo rey, que no es más que un obieto en manos del conducator, un Ejército desmoralizado por las vergonzosas pérdidas territoriales y desconfiando de Antonescu por su connivencia con la Guardia de Hierro; unos partidos políticos aplastados y que ya no cuentan con la confianza de la población, que prefiere entregarse al salvador, y. finalmente, la potente organización legionaria, ahora rectora de la vida nacional.

Antonescu establece en seguida y por decreto el Estado Nacional Legionario, lo que viene a dar una idea de la preponderancia de la Guardia en el nuevo orden. Si bien ningún legionario ocupa cartera ministerial alguna en el gobierno formado por Antonescu a base de militares afines y funcionarios, los seguidores de Horia Sima, sucesor de Codreanu en el mando supremo de la organización, obtienen de hecho los puestos más decisivos de la Administración, convirtiéndose así en los amos absolutos del país y estableciendo sus propias leyes, basadas la mayor parte de ellas en el uso indiscriminado de la violencia.

Imagen
Una imagen poco común del Conducator, Ion Antonescu en segundo plano tras su esposa Maria Antonescu (nacida Maria Niculescu).......................................................

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).
https://alchetron.com/Maria-Antonescu

Saludos. Raúl M :carapoker:.
Avatar de Usuario
Tigre
Lieutenant General
Lieutenant General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 23 Dic 2007 3:29
Mensajes: 7648
Ubicación: Argentina
Medallas: 7
Argentina (ar)

google adsense
Google
 

Re: El Conducator.

Notapor Tigre el Vie 26 Abr 2019 4:24

Hola a todos :D; algo más...............................

EL General Ion Antonescu.

Se suceden las venganzas contra los enemigos de la Guardia, los legionarios establecen sus propios campos de concentración, administrados al margen de la acción del ministerio de Justicia, en los que encierran y suprimen de forma secreta a sus más conspicuos oponentes. El propio Antonescu, empujado por sus propias inclinaciones personales, abandona su uniforme de general del ejército para vestir el uniforme verde de los legionarios. Uno de los primeros actos que demuestran de manera más evidente la preeminencia de los legionarios dentro del nuevo régimen es el traslado de los restos de Codreanu y sus compañeros asesinados junto a él dos años antes. Posteriormente, las denominadas «santas reliquias» son depositadas en el mausoleo de la Casa Verde, sede central de la Guardia de Hierro, construida en el corazón de la capital. El acto fue presidido por Horia Sima, recientemente nombrado ministro-diputado.

Ahora se aprecia claramente en que órbita ha quedado incluida definitivamente Rumania, la cual es ya, como la Bulgaria del Rey Boris y la Hungría del Almirante Horthy, un simple peón en el tablero del juego que Hitler establece en el Este de Europa. Un peón, sin embargo, más importante que los demás, ya que el petróleo de los pozos de Ploesti contribuirá a fijar en Rumanía la atención de los altos mandos del Tercer Reich.

Hitler - Antonescu, casi una amistad.

Desde su acceso al poder, el Conducator había venido manteniendo con el Führer constantes entrevistas, y estos contactos pronto habían dado paso en el ánimo del dictador alemán a un aprecio hacia el general rumano, tanto en el plano personal como en el militar y político. Era el general rumano el único que se permitía hablar con entera libertad delante del Führer de la situación de la guerra y solamente a él llega a solicitar asesoramiento técnico en materia militar, tras haberle anunciado con mayor antelación que a los demás Jefes de Estado el inminente ataque contra la URSS.

Antonescu, y en esto-le acompañaban hasta sus más decididos adversarios políticos, con Maniu a la cabeza, nunca había olvidado las reivindicaciones rumanas sobre los territorios perdidos del norte, y las esperanzas que la benevolente actitud de Hitler le hacía concebir le llevaban a expresar de manera terminante sus proyectos al respecto. Así, declara: «Amigos y enemigos por igual tienen que comprender que los rumanos no descansarán jamás mientras no hayan sido recuperadas las tierras de sus padres».

Mientras tanto, la penetración alemana en el país, efectuada por medio de unidades de la Wehrmacht, envalentona a los legionarios, que no han cesado en su política de terrorismo y les lleva a exigir al Conducator una mayor participación en el Gobierno, lo que contribuye a enfriar cada vez más las aparentemente cordiales relaciones que éste mantiene con Horia Sima. Tras una entrevista mantenida en el refugio alpino de Bechtesgaden, el Führer le asegura su apoyo efectivo en el caso de un definitivo enfrentamiento con los legionarios, enfrentamiento que no tarda en producirse, mientras estalla una insurrección en las calles de Bucarest. Por medio de barricadas, los legionarios se enfrentan al Ejército, que permanece fiel al Conducator. Tras dos jornadas de lucha continuada, que ocasiona en la capital más de quinientos muertos, los legionarios abandonan la lucha y huyen hacia Alemania, que les abre sus fronteras al mismo tiempo que pone de manifiesto su abierto respaldo al General Antonescu.

Tres semanas después de la fallida insurrección, Antonescu decide abolir por decreto el «Estado Nacional Legionario» y establece -por la misma vía- un «Estado Nacional y Social». El Conducator es ahora el amo absoluto de la situación, por obra y gracia de su protector, el Führer de los alemanes.

Imagen
El Conducator junto a Horia Sima atraviesan las calles de Bucarest. Ambos visten el uniforme verde de la Guardia de Hierro........................................................

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).
https://www.gettyimages.es/fotos/horia- ... ction=true

Saludos. Raúl M :carapoker:.
Avatar de Usuario
Tigre
Lieutenant General
Lieutenant General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 23 Dic 2007 3:29
Mensajes: 7648
Ubicación: Argentina
Medallas: 7
Argentina (ar)

Re: El Conducator.

Notapor Antigono Monoftalmos el Vie 26 Abr 2019 20:35

Tigre escribió:el Conducator había venido manteniendo con el Führer constantes entrevistas, y estos contactos pronto habían dado paso en el ánimo del dictador alemán a un aprecio hacia el general rumano, tanto en el plano personal como en el militar y político.

Cierto, aunque ese aprecio terminaría mal para Antonescu...pero no haré spoiler. :-
Marchemos adonde nos llaman los signos de los dioses y la iniquidad de los enemigos. La suerte está echada.
Julio César

1559.Haber superado 10.000 pos (1)2001.1er Puesto en votación po (1)
Avatar de Usuario
Antigono Monoftalmos
Capitán General
Capitán General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Mié 10 Jun 2009 20:30
Mensajes: 10836
Ubicación: Frigia Helespóntica
Medallas: 2
Ac_otras_pirata (fn)

Re: El Conducator.

Notapor Tigre el Jue 02 May 2019 23:42

Hola a todos :D; algo más...............................

El General Ion Antonescu.

Rumania en la guerra y el fin del fascismo.

El día 22 de junio de 1941, los ejércitos del Reich invaden sin previo aviso el territorio de la Unión Soviética. Al mismo tiempo, las tropas rumanas entran en el conflicto al lado de su poderoso aliado y atraviesan el río Prut penetrando decididamente en el flanco sudoeste de la URSS. Antonescu hace la declaración de guerra sin preocuparse de comunicárselo al Gobierno ni al mismo rey Miguel. Sin embargo, la entrada de Rumania en las hostilidades es una medida bien acogida a todos los niveles de la población. El anticomunismo y la tradicional enemistad con Rusia hacen que los rumanos vean con buenos ojos la intervención en una guerra que les va a asegurar la recuperación de los territorios de Besarabia y Bucovina, perdidos ante los soviéticos en 1940.

Hitler había prometido al General Antonescu, en el curso de una de sus amigables conversaciones, la posesión de las extensas regiones que llegan hasta el Dniéster a cambio de la participación de Rumania en la guerra al lado de las potencias del Eje. El führer admiraba el ferviente nacionalismo del General Antonescu y sabía positivamente que podría contar con su ayuda ofreciéndole como contrapartida la aumentada integridad de su nación. Antonescu, ante esta proposición, no había dudado un instante en prometerle el más decidido y rápido apoyo en todas las acciones de la Wermacht en el frente sur.

Ahora, la bien acogida decisión del Conducator de llevar al país a una guerra de recuperación territorial no implicaba el favor popular en los demás aspectos de su política dictatorial. Suspendidos los derechos constitucionales y los partidos políticos, la inexistencia de una prensa libre impedía la difusión de cualquier tipo de opinión contraria al régimen impuesto. La antigua clase política veía la unión de Rumanía a Alemania como un mal menor, dadas las circunstancias del momento, pensando además -acertadamente- que esta alianza fortalecía la postura rumana frente a su secular enemiga Hungría.

Pero esto no significaba que las clandestinas fuerzas políticas deseasen entrar en conflicto con la Gran Bretaña ni, mucho menos, que estuviesen de acuerdo con la política antisemita del general, atemperada relativamente tras el fracasado golpe de los legionarios, pero que continuaba teniendo eficacia sobre todo ahora en las regiones recuperadas del norte. EI 16 de octubre de 1941, las tropas rumanas ocupan la ciudad de Odesa y, dos días más tarde, es creada por decreto la provincia rumana de Transnitria, con capitalidad en la gran ciudad portuaria del Mar Negro y constituida sobre territorios que nunca habían pertenecido a Rumania.

Esta decisión del recientemente autonombrado Mariscal Antonescu provoca las airadas protestas de los partidos políticos, con Iuliu Maniu a la cabeza, que pidieron al dictador el cese de la guerra ofensiva una vez recuperados los territorios que habían pertenecido realmente a Rumania. Esta política acaba por decidir a Inglaterra a declarar la guerra a Rumania en diciembre de ese año y, tras el bombardeo de Pearl Harbour, Hitler obliga a Antonescu a declarar la guerra a los Estados Unidos. Rumania está ya completamente atrapada en su compromíso con Alemania y enfrentada, por tanto, a los Aliados.

Imagen
El Rey junto al Conducator en una visita a las tropas rumanas........................................................

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).
Revista SIGNAL. Número 16 de 1941.

Saludos. Raúl M :carapoker:.
Avatar de Usuario
Tigre
Lieutenant General
Lieutenant General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 23 Dic 2007 3:29
Mensajes: 7648
Ubicación: Argentina
Medallas: 7
Argentina (ar)

Re: El Conducator.

Notapor Tigre el Vie 10 May 2019 0:01

Hola a todos :D; algo más...............................

El General Ion Antonescu.

Rumania en la guerra y el fin del fascismo.

La capitulación ante Stalingrado, el 1º de febrero de 1943, marca el punto culminante de la guerra en Europa. Pero la derrota del ejército mandado por el General Paulus constituye también una derrota rumana. Es el fin del mito de la invencibilidad alemana y la terrible retirada de los restos del ejército vencido a través de la estepa ucraniana en pleno invierno se produce al mismo tiempo que toman forma y fuerza los primeros movimientos conspiratorios en Bucarest en contra de la política del hasta entonces casi indiscutido Conducator.

Unida la oposición y con el beneplácito de la Casa Real, enviados del rey toman contacto con los aliados. El Mariscal Antonescu no tiene ya fuerzas para oponerse y es detenido en el interior mismo del Palacio Real y encarcelado junto con sus más íntimos colaboradores. El pueblo, cansado ya de las privaciones que le impone la guerra, apoya en las calles el cambio de régimen y la retirada de las tropas alemanas del territorio nacional. Mientras tanto, las conversaciones con los aliados se celebran bajo grandes presiones ejercidas sobre todo por la URSS, ante la aproximación a las fronteras rumanas del Ejército Rojo, que actúa ahora ofensivamente y ha recuperado todos los territorios que habían sido ocupados por Alemania y avanza hacia el centro de Europa como una máquina imparable.

El silencio de los soviéticos ante las propuestas de paz por parte rumana no impide que el recién formado gobierno presidido por el General Sanatescu (23 de agosto de 1944) y con la participación de los partidos tradicionales, además del minoritario partido comunista, decida el cese de las hostilidades contra la Unión Soviética. El Ejército Rojo cruzó las fronteras de Rumania sin encontrar oposición alguna en su camino hasta la capital donde entró el 31 de agosto de 1944, siendo recibido con muestras de alegría por la población. El 12 de septiembre, Rumanía firma en Moscú el armisticio.

Siguiendo los compromisos que ahora la ataban a los Aliados, Rumania sitúa a sus tropas en el frente e invade Hungría y Checoslovaquia al lado del Ejército Rojo, mientras en el interior del país comienzan a ejercer su pesada influencia los invasores soviéticos.

Imagen
El Mariscal Antonescu (derecha), junto al Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Von Ribbentrop, en enero de 1943. Antonescu se mantuvo fiel a la alianza con Berlín pese a la grave situación militar........................................................
https://es.wikipedia.org/wiki/Golpe_de_ ... onescu.jpg

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).

Saludos. Raúl M :carapoker:.
Avatar de Usuario
Tigre
Lieutenant General
Lieutenant General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 23 Dic 2007 3:29
Mensajes: 7648
Ubicación: Argentina
Medallas: 7
Argentina (ar)

Re: El Conducator.

Notapor Antigono Monoftalmos el Vie 10 May 2019 20:48

Tigre escribió:siendo recibido con muestras de alegría por la población

Poco duraría la alegría cuando obligasen a las tropas rumanas a combatir contra sus ex-aliados :-
Marchemos adonde nos llaman los signos de los dioses y la iniquidad de los enemigos. La suerte está echada.
Julio César

1559.Haber superado 10.000 pos (1)2001.1er Puesto en votación po (1)
Avatar de Usuario
Antigono Monoftalmos
Capitán General
Capitán General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Mié 10 Jun 2009 20:30
Mensajes: 10836
Ubicación: Frigia Helespóntica
Medallas: 2
Ac_otras_pirata (fn)

Re: El Conducator.

Notapor Tigre el Vie 17 May 2019 23:23

Hola a todos :D; efectivamente...............................

El General Ion Antonescu.

Rumania en la guerra y el fin del fascismo.

La labor de zapa de los agitadores comunistas está comenzando a hacer progresos sobre todo entre los campesinos, para quienes se ensaya una incipiente reforma agraria. El asalto al poder por parte del partido comunista rumano, ahora engrandecido y generosamente subvencionado, fielmente leal a Stalin y encabezado por Petru Groza y Anna Pauker, continúa su escalada a lo largo de los meses siguientes, ante la impotente presencia del rey Miguel, que representa la legalidad monárquica en ese momento decisivo. Rumania, con el resto de los Balcanes, menos Grecia, se sitúa en lo más íntimo de la órbita de dependencia soviética. Así pues, solamente es cuestión de tiempo la caída de la Monarquía y la desaparición definitiva de las instituciones democráticas. El 06 de marzo de 1945 se formó un gobierno presidido por el comunista Petru Groza y fue considerado como el primer paso importante para la instauración del socialismo en el país.

El día 04 de mayo de 1946, se inicia en Bucarest el proceso contra el Mariscal Antonescu. Entregado dos años antes a los soviéticos al hacer éstos su entrada en Rumania, el antiguo dictador había recorrido en ese tiempo diferentes prisiones de la entonces Unión Soviética. El proceso se convierte lógicamente en el proceso al régimen desaparecido que se había enseñoreado de Rumania por espacio de cuatro años. Y, por supuesto, nadie pensaba en una sentencia mínimamente favorable para el que había sido dueño del país con el apoyo de una parte importante de la población.

El proceso fue parcial y no se permitió que estuvieron presentes periodistas no comunistas en las sesiones del proceso, en las que actuaron cautelosos abogados de oficio, que añadieron a su ineficacia formal la imposibilidad de convocar testigos de descargo a favor del mariscal. La actitud de Antonescu ante su fin cierto no dejó de tener su carga de dignidad, aceptando su responsabilidad en cuanto correspondía a su actuación política mientras estuvo en el poder absoluto. La sentencia es la pena de muerte, declarado culpable de la muerte de los miles de judíos rumanos inmolados a los deseos del Reich. La prensa, controlada ya totalmente por los comunistas, no publica la sentencia, y la pretensión del Rey Miguel de conmutarle la pena por la de prisión perpetua no llega a realizarse. Antonescu es fusilado al amanecer del día 1º de junio de 1946 en la prisión de Jilava, que había visto entre sus muros a tantos legionarios en los años precedentes a la toma del poder por el fascismo.

Imagen
El Mariscal Antonescu aparece totalmente calmo al enfrentar al pelotón de fusilamiento.......................................................
http://www.mourningtheancient.com/truth-ion.htm

Fuentes: La experiencia fascista de Rumania (1927-1944).

Saludos. Raúl M :carapoker:.
Avatar de Usuario
Tigre
Lieutenant General
Lieutenant General
Años miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 23 Dic 2007 3:29
Mensajes: 7648
Ubicación: Argentina
Medallas: 7
Argentina (ar)

Re: El Conducator.

Notapor RODRIGO1 el Sab 18 May 2019 2:17

Ese es un tipo que las tenía bien puestas.
Para el Sabio no existe la riqueza. Para el Virtuoso no existe el poder. Y para el Poderoso no existen ni el Sabio ni el Virtuoso. (Roberto Fontanarrosa)

3003.Haber superado 1000 post (1)
RODRIGO1
Major
Major
Años miembro del ForoAños miembro del Foro
Registrado: Dom 19 Feb 2017 16:56
Mensajes: 3091
Medallas: 1
Argentina (ar)


Volver a Protagonistas de la Segunda Guerra Mundial

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 88 invitados