Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Artículos
Visto: 2206

La Armada Yuan.

1. Introducción.

La imagen habitual de los mongoles es la de una horda de jinetes extendiéndose a lo largo del horizonte. La expansión de los mongoles fue veloz por aquellas tierras donde su caballería podía dar el máximo de sí. Allá donde el clima o la naturaleza del terreno no favorecía la maniobrabilidad de la caballería tuvieron que luchar por adaptarse.

En el caso de la expansión oriental de los mongoles, estos se encontraron en problemas cuando llegaron a regiones costeras o a la barrera formada por los ríos Huái y Yangtsé. Una zona de anchos ríos, lagos y grandes canales que no sólo anulaban la movilidad de la caballería que predominaba en el norte, sino que daban paso a unas regiones sureñas mas húmedas y calurosas; un clima que suponía un claro contraste con el del norte de China y con el estepario al que estaban acostumbrados los mongoles. De hecho la línea Qinling-Huaihe, que sigue el curso del río Huái hasta la cordillera Qin es la tradicional frontera entre el Norte y el Sur de China.

Un primer aviso de la necesidad de elementos navales, tuvo lugar durante la campaña mongola en Corea. En el 1232, ante el avance mongol, la corte de Goryeo se retiró a la isla de Ganghwa, en el estuario del río Han. Aunque a escasa distancia de la península, a efectos prácticos era como si la corte coreana hubiera escapado a otro planeta. Los mongoles eran incapaces de organizar un asalto o un bloqueo naval de la isla. Harían falta casi 30 años para que los coreanos se sometieran y cuando lo hicieron fue para poner fin a las sucesivas campañas mongolas que arrasaban la península.

Para 1235 los mongoles ya habían conquista las dinastías norteñas de los Xia occidentales (Xi Xia) y los Jin. Ahora se enfrentaban a los Song que pronto se tuvieron que parapetar en su tradicional barrera fluvial y sus fortalezas, que tan bien les habían servido durante sus guerras con los norteños Jin. 
La dinastía conocida como Song del Sur (o Song meridional) había empezado en el 1127 tras perder los Song el norte de China a manos de los Jin. Para compensar la pérdida de la riqueza de las ciudades del Norte de China, los dirigentes Song se dedicaron a potenciar el comercio. El desarrollo de nuevas rutas comerciales marítimas conllevó un paralelo e inédito auge de la construcción naval en China. La dinastía Song había creado una fuerte armada, no sólo para proteger sus rutas y costas, sino también para controlar los estratégicos ríos que la protegían de sus enemigos, los Jin. 

Zoom in (real dimensions: 1226 x 830)Imagen
Expansión del Imperio Mongol.


.

Imagen
Guerreros mongoles, siglo XIII.


Imagen
Varios autores (VV.AA). Un ejército mongol cruzando el río mediante balsas y con los caballos vadeándolo.

En 1260, Kublai (Qubilai), nieto de Gengis Kan, consiguió hacerse con el título de “Gran Kan” de los mongoles. Kublai sería el fundador de una nueva dinastía imperial china: la Yuan, aunque no daría el paso hasta 1271.

Kublai había servido a las ordenes de su antecesor, su hermano Möngke, durante su campaña contra los Song, experimentando de primera mano las dificultades para conquistar el Sur.

En 1253, Kublai fue enviado a una maniobra de “flanqueo” al Oeste del Imperio Song. La idea era avanzar por una zona donde los ríos fueran menos caudalosos y más fáciles de atravesar, aunque para ello había que atravesar una complicada ruta a través de escarpadas montañas y espesos bosques. 

La campaña fue penosa para los mongoles, obligados a atravesar regiones a las que estaban poco acostumbrados, pero Kublai triunfó en someter el reino independiente de Dali (provincia de Yunnan). 

Durante su marcha a Dali, Kublai tuvo que cruzar por una zona donde nacían numerosos ríos. Algunos se pudieron cruzar recurriendo a métodos tradicionales como el uso de pieles infladas de animales y simples balsas de bambú improvisadas; sin embargo alguno ya debió presentar un serio obstáculo, pues se relata como se tuvo que recurrir a la construcción de balsas más elaboradas, al no ser eficaces los primitivos medios a los que los mongoles estaban acostumbrados.


De vuelta al Norte, a Kublai se le asignó comandar una de las tres columnas mongolas, la más oriental, que avanzarían contra el Imperio Song. Las fuerzas de Kublai tenían el objetivo de llegar directamente al Yangtsé por una ruta terrestre que sorteara los principales ríos. Una ruta larga y difícil, “por terreno pútrido y lleno de rebeldes”, que hacía imposible una adecuada logística. Aun así, Kublai consiguió llegar al Yangtsé. 

Cruzarlo fue todo un reto ya que la zona estaba vigilada supuestamente por “2.000” botes Song. Las tropas de Kublai reunieron botes en las proximidades y la improvisada flotilla consiguió hacer huir a la fuerza de vigilancia e incluso capturar 20 botes enemigos. Kublai puso sitio a la ciudad de Ezhou (provincia de Hubei), a pesar de que la campaña ya estaba en cuestión debido a la temprana muerte de Möngke, durante el asedio de la fortaleza de Diaoyu. Ante las noticias de un intento de usurpación por parte de su hermano Ariq Böke, Kublai se vio obligado en el 1260 a regresar a Mongolia. Su retirada se hizo tras firmar un acuerdo con el canciller Song, Jia Sidao; acuerdo que este traicionó promoviendo un ataque contra la retaguardia mongola. 

En cualquier caso ni la muerte de Möngke ni los problemas políticos en el Norte podían hacer olvidar que la campaña mongola tenía difícil progresar, debido a la facilidad que tenían los Song, dueños de las principales vías fluviales, de mandar refuerzos y suministros a los puntos críticos. 

En el año 1265 tuvo lugar en la región de Sichuan, cerca de la estratégica fortaleza de Diaoyu -el mismo sitio donde Möngke había perecido- un enfrentamiento que se saldó con una victoria naval mongola, la primera realmente destacable. 
Al parecer los mongoles recurrieron al uso de naves incendiarias; cuya eficacia se habría visto favorecida por una combinación de factores como pudieron ser el hecho de que en esa zona el Yangtsé no es tan ancho como río abajo, dejando menos espacio a la maniobra; así como la corriente a favor. El caso es que la armada Song fue derrotada e incluso se consiguió capturar 146 naves.

Sin embargo no dejaba de ser una victoria con escaso valor estratégico. Kublai pronto asumió que no era viable una invasión desde Sichuan, abandonando los planes de Möngke.


Zoom in (real dimensions: 690 x 460)Imagen
VV.AA. Möngke Kan durante su campaña contra los Song.


Zoom in (real dimensions: 2100 x 1728)Imagen
Liu Guandao. Kublai Kan de caza (c.1280).


Zoom in (real dimensions: 600 x 489)Imagen
Ilustración china sobre medios “sencillos” para cruzar un río como pieles infladas de animales y balsas/flotadores de bambú enrollado.



Golpes de mano y acciones como la de Daioyu no dejaban de ser meros parches. Los mongoles necesitaban una verdadera armada capaz de competir con la de los Song. No necesitaban crearla desde cero ya que podían contar con la experiencia de sus súbditos del norte de China. Sin embargo la antigua armada norteña de los Jin se había visto normalmente superada por la más experta de los Song. 

La Armada era el orgullo de las fuerzas Song; su principal pilar defensivo. Sin embargo desde comienzos del siglo XIII la armada había experimentado un declive. En 1237 se componía de 20 escuadrones y 52.000 hombres. El número de naves era numeroso y por ejemplo en el año 1170 se habla de 700 naves de maniobras en el Yangtsé.

Sin embargo, mas allá de la fachada, la efectividad de la armada estaba en cuestión. En torno a mediados de siglo, el duque de Xu se esforzaría en investigar y solucionar los problemas que aquejaban a la armada, tras unos 30 años de negligencia.
Por un lado las cifras de hombres eran irreales. El duque de Xu al inspeccionar en el 1239 las defensas costeras se encontró un panorama desolador. Sólo uno de cada diez de hombres de las bases inspeccionadas eran aptos para el combate. El resto eran incapaces ni de “cabalgar las olas” (servir como marineros) ni de “atacar con lanzas” (servir como soldados). El duque los describe como una combinación de hombres cansados, desanimados, sordos, idiotas, demacrados, bajos y frágiles; pero que no podían ser desmovilizados, por lo que únicamente servían para labores de campamento.
Todavía en 1256 tenía que informar de que en una base de 6.000 hombres faltaban 3.900 combatientes. 3.000 habían sido destinados a otros cometidos, 500 estaban en las listas de enfermos de larga duración y 400 eran artesanos o similares. No sabemos a que cometidos se dedicaba casi la mitad de la guarnición, pero por ejemplo no era raro que la corte Song utilizara a la armada para el transporte de arroz u otras misiones no militares.

El problema de fondo era económico, el imperio Song atravesaba una crisis económica y en consecuencia escaseaban las pagas. Además la corrupción aumentaba e incluso bastantes oficiales se entendían con piratas. 

Esto no sólo afectaba a los hombres sino también a las naves en sí. Aunque numerosas, al menos según los listados oficiales, muchas se encontraban en mal estado. El Estado trataba de compensar el número de naves recurriendo a las mercantes, que por ley formaban parte de una especie de “reserva naval”. Muchos armadores fueron llevados a la bancarrota y se registraron numerosos casos de suicido. El duque de Xu trató de aliviar la situación fomentando la coaligación de armadores e introduciendo un sistema por el que “sólo” el 50% de las naves mercantes botadas fueran entregadas al gobierno.

A pesar de todos los problemas, los Song estaban dispuestos a resistir un nuevo avance mongol. A partir de 1259, con el primer ministro Jia Sidao al frente se destinaron más fondos a reparar las fortalezas claves y a devolver las pagas atrasadas a las tropas; a la vez que se intentaba crear un sistema impositivo más justo. 
Los Song habían resistido a los “bárbaros” Jin de origen jürchen y ahora estaban dispuestos a resistir a sus sucesores en el Norte, los mongoles. Los problemas que habían experimentado previamente los mongoles en su avance hacia el Sur daban razones para el optimismo. 


Zoom in (real dimensions: 679 x 543)Imagen
Wayne Reynolds. Batalla de Caishi (1161). Los Song lograron una gran victoria contra los Jin en el río Yangtsé haciendo fracasar la campaña de invasión del Sur de China. En la ilustración se ve uno de los orgullos de la armada Song: las naves propulsadas por ruedas de paletas.


Imagen
Caballería de la dinastía Song. Los sureños Song tenían su propia caballería pero eran conscientes de que ésta no era rival para la de los mongoles al igual que no había sido rival para la de los jürchen.


Zoom in (real dimensions: 1061 x 739)Imagen
La conquista de China por los mongoles.

Foro de discusión:

http://www.elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?f=87&t=25642