Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Artículos
Visto: 2694

 

Imagen
Armadura samurái con el emblema Hōjō, probablemente una replica moderna.

 

 

Introducción.

 

 
El periodo Sengoku Jidai (era de los estados combatientes) de Japón, que en su concepto más amplio, se extendió desde el inicio de la guerra Onin (1467) hasta el establecimiento del shogunato Tokugawa (1600), fue un periodo de intenso conflicto civil. Debilitado y desprestigiado el shogunato Ashikaga, los diversos daimyōs (“grandes nombres”) de los clanes “provinciales” pasaron a asumir un cada vez mayor protagonismo y a enfrentarse entre sí.
Algunos de estos clanes ya ostentaban puestos de gobernadores provinciales (shugo) y simplemente pasaron a actuar de forma independiente. Otros ostentaban puestos intermedios o subordinados y aprovecharon el caos para hacerse con el control provincial, desbancando a sus antiguos amos. 
Y finalmente, otros clanes se crearon en esta época turbulenta empezando desde abajo. Uno de dichos clanes, fue el de los Hōjō, cuyo casi un siglo de historia (1493-1590), a través de cinco generaciones de líderes, le llevaría a convertirse en uno de los principales clanes de la era, antes de desaparecer como victima del proceso de unificación. En suma, una historia de inicial éxito, al saber aprovechar las oportunidades de una turbulenta época; historia que culminó en un ulterior fracaso, al no saber sobrevivir al proceso de unificación.

Zoom in (real dimensions: 1433 x 1342)

Imagen
El área de influencia de los Hōjō: las 8 provincias de la región de Kantō y las adyacentes provincias de Izu, Suruga, Kai y Shinano.
 

 

 

Hōjō Sōun: el aventurero; (1493-1518).
 
El primer castillo.
 
Los orígenes de Ise Shinkurō, el hombre que pasaría a la historia como Hōjō Sōun (nombre que usaremos en el relato por comodidad), son un tanto inciertos. No está claro su lugar de nacimiento y procedencia, aunque parece ser que era un miembro menor del clan Ise, familia que destacaba por ejercer labores administrativas para los Ashikaga. Como fecha de su nacimiento se da normalmente el año de 1432, aunque también habría podido ser en 1456.
 
El inicio de la aventura de Sōun empieza con su abandono en torno a 1469 de una capital, Kioto, devastada por la guerra Onin (1467-1477). Sōun por entonces contaba con 6 partidarios, según la tradición los “siete samuráis” se habrían conjurado para permanecer unidos hasta que uno de ellos triunfase. Aunque pudiera parecer que se trataba de siete ronin (samuráis sin amo) que se lanzaban a la aventura, lo más probable es que desde el primer momento Sōun fuera el líder ya que contaba con poderosos contactos: su hermana estaba casada con Imagawa Yoshitada, cabeza del clan Imagawa que controlaba la provincia de Suruga. Hacia allí se dirigió Sōun a ofrecer sus servicios y los de sus 6 partidarios. Así pues Sōun hizo lo que muchos otros samuráis en dicha época, retirarse de una convulsa capital a las cada vez más independientes provincias y hacer uso de vínculos familiares para establecer una nueva posición.
 
 
Su cuñado Yoshitada moriría en 1476, en una emboscada, y Sōun intervino en la disputa por la sucesión entre el hijo de Yoshitada (sobrino de Sōun): Ryumaru (nombre de adulto: Imagawa Ujichika), y su primo Oshika Norimitsu. Ryumaru sólo tenía 6 años, así que se acordó que su primo hiciera de regente. Al llegar Ryumaru (Ujichika) a los 17 años en 1487, Norimitsu se resistió a entregar el mando del clan. Sōun intervino en ayuda de su sobrino y es posible que estuviera implicado en la muerte de Norimitsu.
Ujichika recompensó a su tío con el castillo de Kokokuji. Sōun había ascendido por tanto dentro del clan Imagawa, pudiendo expandir su número de vasallos de acorde con su nuevo status de señor de un castillo. Acorde con su ascenso social, su sobrino le permitió un cambio de nombre, pasando a ser Ise Nagauji. Aunque no sabemos mucho de los méritos marciales de Sōun en esta época, parece que como señor de Kokokuji consiguió atraerse a su servicio un buen puñado de diestros samuráis. 
 
 

Zoom in (real dimensions: 673 x 658)

Imagen
Hōjō Sōun, retratado como monje budista.
 
 

Zoom in (real dimensions: 800 x 464)

Imagen
Estandartes atribuidos a Hōjō Sōun (Emmanuel Valerio). Aunque aparecen en ilustraciones, y en representaciones modernas como festivales, es muy posible que el propio Sōun (al igual que sucede con su nombre) no llegara a utilizar el kamon (enblema) de las 3 escamas, asociado a los Hōjō.
 
La conquista de Izu.
 
Sōun se podría haber conformado con su actual posición, y las posibilidades de promoción dentro del clan Imagawa. Sin embargo era un hombre excepcionalmente ambicioso, y en pocos años vio surgir una oportunidad en la provincia vecina de Izu.
 
La situación en Izu se volvió inestable a la muerte de Ashikaga Matsumoto. Matsumoto, hermano del shōgun, era uno de los Ashikaga que había intentado restablecer el control Ashikaga sobre las provincias del Este, sólo para acabar relegado a la provincia de Izu, tomando residencia en el castillo de Horigoe y siendo conocido por el título de Horigoe kubō.
Al morir Matsumoto en 1491, su hijo Chachamaru (desconocemos su nombre de adulto) que había sido desheredado en favor de un hermanastro se rebeló y mató tanto a su hermanastro como a su madrastra, empezando una persecución de los partidarios del asesinado. 
 
Izu descendió hacia la guerra civil, y Sōun aprovechó para intervenir con el permiso de los Imagawa. Sōun, cuyo castillo se encontraba muy cerca de Horigoe (justo al otro lado de la frontera), lanzó su campaña en 1493 (en el propio 1491 según algunas fuentes) y rápidamente hizo huir a Chachamaru. Aprovechando la confusa situación de la provincia no se limitó a expulsar a Chachamaru o conquistar Horigoe; sino que se hizo con toda la provincia, atrayendo a sus estandartes a muchos antiguos samuráis ashikaga.
 
Sōun abandonó Kokokuji y se independizó de facto del clan Imagawa, aunque parece que nominalmente se seguía dirigiendo al daimyō Imagawa como “señor”. Como base no eligió Harigoe, sino que hizo construir un nuevo castillo de Nirayama.
Izu había sido la provincia de origen del antiguo clan Hōjō, que habían ejercido de regentes durante el shogunato Kamakura. Es posible que ya por entonces Ise Nagauji pensara en asociar su naciente clan con el antiguo Hōjō. Sin embargo no hay constancia de que llegara a usar en vida el nombre de Hōjō Sōun Lo que sí hizo es cambiar su nombre Nagauji por un apelativo budista: Shozui. 
 
 
Imagen
Representación de Hōjō Sōun en su rol de comandante.
 
 
Imagen
Hōjō Sōun (con naginata) supervisando la campaña de Izu. Ésta, además de una marcha por tierra, incluyó algún que otro desembarco en la costa.
 
La conquista de Sagami (1): Odawara.
 
La adopción del hábito budista por parte de Sōun no significaba que pensara en retirarse; en realidad se uniría a las filas de aquellos daimyōs como Takeda Shingen y Uesugi Kenshin, que siguieron plenamente activos y combativos tras adoptar un apelativo budista.
Chachamaru (que se suicidaría en 1498) había escapado hacia la provincia takeda de Kai, lo que parece haber dado pie a que Sōun hiciera una tentativa de invasión en 1495, aprovechando que los Takeda tenían disputas internas. La cifra de cerca de 20.000 hombres del ejército invasor hōjō no es muy creíble, pero en cualquier caso da la impresión de que en poco tiempo Sōun había conseguido hacerse con un ejército respetable en sus nuevos dominios. La invasión fue abortada cuando los exploradores informaron a Sōun de que un nutrido ejército les esperaba al otro lado del paso de Mikasa.
En cualquier caso la expedición tal vez no fue del todo inútil ya que sirvió para despistar a su próximo objetivo (en ese mismo año de 1495): Omori Ujiyori, señor de Odawara en la provincia de Sagami, justo al otro lado del paso de Hakone. Ujiyori había sucedido a su difunto padre el año anterior y Sōun se presentó con regalos consiguiendo permiso del joven señor para montar una partida de caza en sus tierras. La partida de caza no era tal, sino una estratagema para acercarse a Odawara y tomarla en un audaz (y traicionero) ataque sorpresa.
 
La irrupción de los Hōjō en Sagami los introdujo en el torbellino de disputas por el control de la región de Kantō. Disputa en la que los principales protagonistas eran las dos ramas Uesugi de los Yamanouchi y Ōgigayatsu, enfrentadas entre sí; así como los Ashikaga de Koga (provincia de Shimotsuke). Los Uesugi ostentaban el título de Kantō kanrei, una suerte de delegados del shōgun para las provincias orientales, mientras que los Ashikaga de Koga (una vez eliminados los de Horigoe) aspiraban a restablecer para sí mismos el título de Kantō kubō (gobernador general, o una suerte de viceshogun).
 
 
Los Hōjō consiguieron inicialmente el apoyo de un buen puñado de clanes de Sagami, pero rápidamente intervino Yamanouchi-Uesugi Akisada, invadiendo Sagami en 1496 y derrotando a los Hōjō y sus aliados, cambiando varios de ellos de bando tras la derrota.
La derrota a manos de Akisada frenó durante un tiempo el avance Hōjō en Sagami; sin embargo para 1501 ya estaban plenamente recuperados. Aun así, el primer movimiento no fue en la propia Sagami, sino que Sōun puso sus miras en las tierras takeda al norte de Odawara. Por dos veces un ejército hōjō invadió Kai (1501 y 1503); siendo derrotado en ambas y de forma contundente. Al parecer en ambas ocasiones los Takeda tras un breve combate consiguieron hacer huir a los Hōjō de vuelta a Sagami.
En 1504, Sōun aprovechó el conflicto entre los Uesugi para enviar un contingente de apoyo a la rama Ōgigayatsu en la provincia de Mushasi. 
 
 
Imagen
Estatua de Hōjō Sōun en la estación de Odawara.
 
 
Imagen
Hōjō Sōun (Kentaro Kawashima).
 
 
Imagen
Recreación moderna del torreón principal del castillo de Odawara. 
 
La conquista de Sagami (2): Kamakura y Arai.
 
Hōjō Sōun dedicó unos años a reforzar su posición. Como parte de su nuevo modelo de administración implementó en 1506 el kenchi, una suerte de censo, un estudio de sus dominios y su riqueza. El kenchi permitió implantar una mejor administración fiscal, tratando de ajustarse a los acres cultivados por cada villa. Sōun siempre procuró que los impuestos no fueran excesivos para sus nuevos súbditos. En general parece que Sōun rebajó un quinto el impuesto habitual, además de eliminar impuestos suplementarios. Asimismo había tomado medidas desde la conquista de Izu para castigar los robos y saqueos, así como dio mayor margen a los campesinos para presentar quejas contra señores y administradores. También se hizo conocido por recorrer personalmente sus dominios tras un brote epidémico, repartiendo medicinas y analizando los estragos causados.
 
El resultado es que Sōun se ganó a sus súbditos, y sus dominios atrajeron a campesinos de provincias vecinas. La buena disposición del campesinado hacia el nuevo régimen unida a la implementación del kenchi permitió a Sōun ser uno de los primeros daimyōs en reclutar y formar unidades de lanceros ashigaru en cantidad y calidad. 
 
El avance hōjō por Sagami cobra un nuevo impulso en 1512. Se entra en conflicto directo con el clan Miura. Los Miura eran por entonces el último clan relevante de Sagami que se oponía a Sōun. Eran aliados de los Ōgigayatsu-Uesugi, pero estos no estaban en condiciones de prestarles ayuda inmediata. Sōun atacó el castillo principal miura de Okazaki, obligando a huir a Miura Yoshiatsu. Cierta ayuda llegó a los Miura, en forma de una fuerza del clan Ōta; fuerza que fue destruida por los Hōjō.
 
Poco después los Hōjō se hacen con Kamakura, la antigua capital shogunal, una ciudad muy venida a menos pero con importante carga simbólica. Kamakura había sido la sede poder de los antiguos Hōjō durante su regencia. Si no fue en ese mismo momento (o incluso antes durante la conquista de Izu), no tardaría mucho en forjarse una asociación entre el viejo y el nuevo clan. Tras su toma, Sōun se preocupó de favorecer con ayudas a los templos de Kamakura, para reforzar su propio prestigio. En vez de fortificar la antigua capital, se prefirió construir un nuevo castillo en Tamanawa
 
Los Miura se habían visto obligados a refugiarse en la península del mismo nombre, en el castillo de Arai. En un primer momento, Sōun se conformó con eliminar los castillos miura exteriores y dejar al clan reducido al propio Arai. Durante varios años Arai fue sometido a un asedio “light”, mas bien un bloqueo, ya que su toma era difícil al estar rodeador por el mar y tener el acceso a por tierra a través de un estrecho istmo. Asimismo habían almacenado una gran cantidad de alimentos.
 
Para 1516 las situación de los defensores ya era crítica, y los supervivientes de sus 2.000 defensores estaban hambrientos y deseperados. Hōjō Sōun se decidió a dar el asalto con 4.000-5.000 hombres. El istmo de acceso a la zona del castillo había sido cortada por un canal en el que los Miura habían instalado un puente levadizo, por lo que los Hōjō tuvieron que rellenar con rocas y tierra una zona del canal. A la vez se organizó un desembarco en las proximidades del castillo. 
El asalto tuvo lugar durante la noche, y pronto los Miura vieron que su situación era desesperada. El líder del clan: Miura Yoshiatsu, lideró una carga desesperada antes de optar por el suicidio. Su hijo Yoshimoto también combatió con bravura antes de seguir el ejemplo de su padre, aunque de una forma muhco más espectacular ya que consiguió decapitarse a si mismo, algo que impresionó a los vencedores.
 
Para 1518 los Hōjō se podían considerar los amos de Sagami, y Sōun decidió retirarse entregando el mando del clan a su hijo. Hōjō Sōun (Ise Shozui) moriría al año siguiente en el castillo de Nirayama. 
 
Su más famoso legado fue un código de leyes de comportamiento para sus servidores: “los 21 artículos del señor Sōun”. Se trataba de un catálogo de “buenas maneras” para samuráis al servicio de un señor, en los que se hacía hincapié en aspectos más allá de lo marcial como la religiosidad, la frugalidad, la diligencia, la humildad, la práctica de la lectura y la escritura; así como en la importancia de rodearse de buenos amigos.
 
 
Imagen
Castillo de Tamanawa ((Gentaro Kawaga)
 
 
Imagen
Castillo de Arai (Gentaro Kawaga)
 
 
Imagen

 

Miura Yoshimoto se decapita a sí mi