Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Artículos
Visto: 6578
INTRODUCCIÓN
 
De tantos hechos de armas en los que participaron las unidades de Regulares durante la época del Protectorado español de Marruecos quizá uno de los menos conocidos y en cambio más emblemáticos sea el combate en las Peñas de Kaiat, ya que por dicha acción tanto una unidad del entonces Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Tetuán nº 1 como ocho componentes de la misma recibieron una de las más altas recompensas al valor de nuestro ejército. En esta acción concreta, al I Tabor de los Regulares de Tetuán se le concede la Medalla Militar Colectiva y a su Jefe y otros siete miembros de la unidad se les recompensa con la Medalla Militar Individual.
 
Para los que desconozcan la prelación de las recompensas militares del Ejército español diré que la más importante es la Orden de San Fernando (que recompensa el valor heroico) y a continuación la Medalla Militar (que recompensa el valor muy distinguido)
 
A lo largo de la campaña de África y en lo que respecta a los cinco Grupos de Regulares existentes en la época, este Tabor es el único de todos que es recompensado colectivamente con la Medalla Militar. Así mismo, de todos los combates en que toman parte las unidades de Regulares desde su creación hasta nuestros días, éste de las Peñas de Kaiat es el que cuenta con más condecorados con la Medalla Militar Individual.
 
Para finalizar esta introducción, advertir que la información sobre este combate es inversamente proporcional a lo que a priori se puede deducir; ya que tanto en internet como en libros o documentos existe realmente poca cosa escrita sobre esta acción. Probablemente porque duró apenas veinticuatro horas.
ANTECEDENTES

Zoom in (real dimensions: 1502 x 778)

Imagen
 
Años 1920-1923
 
A mediados de 1920 el Ejército se encuentra realizando operaciones en la zona de Xauen donde se despliega todo el Grupo de Regulares de Tetuán y a primeros de 1921 en la zona del rio Lau, ocupando diferentes posiciones; continuando el resto del año prestando servicios de descubierta, convoyes, colocación de blocaos y realizando emboscadas.
 
A finales de Enero de 1922 la plantilla del Grupo es de 4 Tabores de Infantería y uno de Caballería, ocupando numerosas posiciones.
1923 es especialmente sangriento dado el ímpetu con que el enemigo ataca a todas nuestras posiciones en la cuenca del rio Lau e inmediaciones de Xauen. Destacan las ocupaciones efectuadas con gran esfuerzo en Adgos y Cobba-Darsa.
 
En resumen, el Ejército en la zona despliega hasta 100.000 hombres, de ellos 20.000 indígenas. Hay una paz relativa en la zona de Yebala y una rebeldía tenaz y poderosa en el centro y oriente del Protectorado mantenida por el cabecilla Abdelkrim, que actuaba incluso en la zona occidental sobre las posiciones de Uad Lau.
 
ZONA ORIENTAL DEL PROTECTORADO
 
Durante el año 1923, el Alto Comisario de España en Marruecos había sentado las bases de una acción política que había de complementarse con la correspondiente acción militar. Frente a la pretensión de Abdelkrim de hacer del Rif una República independiente, se concibió la idea de poner aquella región bajo el acatamiento del Sultán, con la tutela y protección de España, estableciendo para ello en el Rif un Amalato, cargo para el que fue designado Dris Er Riffi. El 10 de Mayo quedó instituido en Tafersit el nuevo Gobierno regional del Rif, que, desgraciadamente, no dio el fruto que se esperaba.
 
La creación de un gobierno en los territorios que Abdelkrim pretendía, hacía suponer una pronta reacción por parte de éste.
 
Los problemas, por tanto, con los que se encuentra el Alto Comisario son dos bien distintos: por un lado la rebeldía de Abdelkrim en la zona oriental y por otro un pacto de no agresión con el Raisuni en la occidental.
 
La prolongada inacción y la actitud defensiva de España motivaron la reacción de Abdelkrim, que se hallaba en la plenitud de su poder al ser reconocido por las kábilas como Jefe del Rif, reafirmándose en su plan de formar un estado rifeño completamente libre del dominio del Sultán, de España, de Francia, y de cualquier otra influencia extranjera. Su intención era mostrar al mundo cómo los rifeños eran capaces de gobernar y defender su patria sin ayuda de ninguna clase.
 
El día 1 de Febrero de 1923 Abdelkrim se proclamó Emir (príncipe) del Rif en todos los zocos y mezquitas que se hallaban bajo su dominio y su posición se fortalecía día a día.
 
La subida a la fama de Abdelkrim atrajo el interés de numerosos grupos extranjeros y el jefe rifeño recibió ofertas de ayuda por parte de idealistas, hombres de negocios, políticos y aventureros. En general, los hombres de negocios de Tánger simpatizaban con los rifeños, ya que Tánger constituía un almacén para toda clase de suministros destinados al Rif. Los comunistas franceses vieron en la rebelión rifeña una ocasión para desacreditar y debilitar al gobierno de Paris. La opinión mundial se hallaba fuertemente opuesta al punto de vista español y la mayor parte de la prensa extranjera aclamaba a Abdelkrim como a un héroe en lucha desigual por amor a su pueblo y a su patria.
 
En el mes de Agosto de este año 1923, Abdelkrim centró su actividad bélica en un ataque a la línea establecida por las vanguardias del ejército español entre Farha y Afrau, y especialmente sobre la posición de Tifaruin, sitiada entre el 15 y el 22 de agosto, dando las fuerzas españolas un duro escarmiento al jefe rifeño, haciendo decaer su prestigio y el abandono de muchos de sus partidarios.
 
ZONA OCCIDENTAL DEL PROTECTORADO

Zoom in (real dimensions: 1252 x 641)

Imagen
 
A principios de 1923, la zona de Yebala permanecía tranquila habiéndose terminado la construcción de la carretera que unía Tetuán con Xauen. La política de buena voluntad impuesta por el Alto Comisario, en la que se incluía un pacto en nombre del Gobierno con el Raisuni, proporciona una época de relativa tranquilidad.
 
En los meses de Marzo y Abril Abdelkrim, que tenía el propósito de extender su lucha a la zona Occidental y ganarse el apoyo de las cabilas de la Yebala, atacó violentamente el puesto de M´Ter en varias ocasiones (“Abdelkrim está llamando a la puerta de la zona Occidental” decían los diarios de la época).
 
En el mes de Mayo se producen agresiones rifeñas en posiciones y convoyes en la cuenca del rio Lau, provocando que España realizase operaciones para liberar y abastecer algunos destacamentos estratégicos sitiados por el enemigo.
 
El día 3 de mayo de 1923, el Comandante General de Ceuta, general Vallejo, resumía brevemente la situación de las tropas españolas en el territorio afirmando que “desde que terminaron las operaciones con la presunta sumisión del Raisuni, las tropas continúan ocupando las posiciones que tenían hasta ese momento, y al estado de guerra ha sustituido un estado de ocupación militar llevando siete meses en esta situación que ocasiona gastos extraordinarios, penalidades y otros inconvenientes”. Entre esos inconvenientes, el general Vallejo señalaba la dispersión de las posiciones, la dificultad de las comunicaciones y los gastos en los transportes. Afirmaba además que el “enemigo desgraciadamente cuenta con un armamento de fusiles iguales al de nuestro Ejército”. El general llegaba a plantearse la exclusiva ocupación de las líneas Tetuán-Xauen y Tetuán-Tánger alegando razones de seguridad para las tropas, lo que equivalía a renunciar a la dominación española sobre las cabilas del interior y sobre las limítrofes con la zona francesa.
 
En junio de 1923 al igual que en la zona oriental, las agresiones provenientes de la harca rifeña empeorarían la situación militar en el territorio.
 
Mientras tanto en la región de Gomara, en el mes de Junio, se preparaba un ataque a la ciudad de Xauen y a finales de mes el hermano de Abd el Krim encabeza un ataque sobre la posición de Tazza que, conforme a la táctica habitualmente empleada por los guerrilleros del Rif, había sido hostilizada sin descanso por la harca, que se disponía a cortar el abastecimiento de la misma, siendo manifiesta la necesidad de un convoy que rompiera el cerco pero el Ministro de Estado no autorizó su envío por estar en negociaciones con el Raisuni. El Alto Comisario decidió no obstante enviar el convoy sin dar cuenta previa de ello al Gobierno, demostrando de nuevo la disparidad de criterios entre las autoridades españolas en Marruecos y las del gobierno de Madrid.

Zoom in (real dimensions: 1268 x 641)

Imagen
 
En el mes de Julio, desde el día 2 al día 29 las unidades del Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Tetuán nº 1 ocupan nuevas posiciones en la zona para reforzar la línea del rio Lau, entre las que destacan: 
 El 2 de julio la ocupación de Adgos
 El 6 de Julio la de Cobba Darsa
 
Y además, el día 7, el socorro a la posición de Tazza.
 
La situación militar de las tropas españolas continuaba siendo desfavorable con respecto a la presencia de contingentes armados en las cabilas del interior. Y la supresión de algunas posiciones, teórica garantía de pacificación, obedecía en muchos casos más a la prevención de incidentes locales con las nuevas autoridades cercanas al Raisuni que a la efectiva sumisión del territorio al Gobierno Jalifiano.
 
En Agosto de 1923 las negociaciones con el Raisuni están paralizadas y la situación militar se agrava por la presión de la harca de Gomara sobre las posiciones avanzadas de la línea Uad Lau – Xauen – Uad Lucus. El levantamiento insurgente en la zona occidental es general, llegando las tropas de Jeriro (lugarteniente de Abdelkrim) a cortar la comunicación entre Xauen y Tetuán. También hay sublevaciones en la zona de Larache. La Yebala está en rebeldía general presionando a las tropas españolas en todos los frentes.
 
LA ZONA DEL COMBATE
 
Partiendo de la ciudad de Xauen por la pista hacia Tetuán y al llegar a la altura del poblado de Dar Acobba giramos hacia el este y al poco entramos en el valle del rio Lau.

Zoom in (real dimensions: 966 x 787)

Imagen
 
La zona por la que discurre este camino a caballo del rio se va accidentando progresivamente hasta llegar al macizo que coronan las peñas del Kaiat donde se hallaba emplazado el grupo de Adgos, cuya posición principal se denominaba “García Uría” en recuerdo de un Capitán del Tercio. Un terreno accidentado pródigo en torrenteras siendo la más importante por la que discurre el rio Talambot que separa la meseta de Taguesut de Adgos.
 
El grupo de posiciones de Adgos, Taguesut, el puesto de Talambot y los blocaos de Luta-Kala y Garofa formaban parte de la llamada línea del Lau, hallándose situadas todas ellas en la margen derecha del río.

Zoom in (real dimensions: 1513 x 871)

Imagen
 
Descripción de la zona por un corresponsal de ABC:
“Dos nuevos enemigos se han sumado contra este valeroso y abnegado ejército de operaciones, al que me uno para informar a nuestros lectores: el terreno y el calor. Es fragoso, abrupto, terrible, el terreno por donde opera esta columna. Terreno montañoso, de escarpadas enormes, de barrancos terribles, de cresterías rocosas, que, azotadas por el sol, hacen fatigoso el respirar. Sin embargo, esta tropa es admirable. Ni el terreno ni el calor agobiante han rebajado en un punto su alto espíritu.”
 

Zoom in (real dimensions: 767 x 576)

Imagen
 
LA ACCIÓNZoom in (real dimensions: 1463 x 856)
Imagen
 
A comienzos de Julio de 1923 se teme que el enemigo pueda establecerse en la cuenca del río Talambot, entre “García Uría” y Taguesut, y cortar así la comunicación entre “García Uría” y Xauen, dejando aislada la fuerza que por entonces se encontraba en aquella posición. Para prevenir esta contingencia se realizan trabajos para la defensa del camino de acceso a “García Uría”. 
 
La organización de Taguesut y “García Uría” se complementaban en cierta forma, porque desde la meseta organizada en esta última se batía con fuego de fusil los puestos y posiciones construidos en la ladera de Taguesut, de ejecución muy laboriosa por abundar la roca viva en esa zona.
 
Otra medida es establecer en la posición de Adgos una Bandera del Tercio para impedir el paso a núcleos rebeldes.

Zoom in (real dimensions: 1113 x 846)

Imagen
 
El día 11 de Agosto se sabe por confidencias que entre Tirines y Adgos se están reuniendo grupos rebeldes, por lo que se ordena la concentración de una columna en Dar Acobba al mando del Coronel Santiago Zumel (Jefe de la 2ª media Brigada de Cazadores) en prevención de cualquier tipo de acción en la zona.
 
Esta columna estaba compuesta por las siguientes unidades:
 II Batallón del Regimiento de Ceuta nº 60
 I y II Tabores del Grupo de Regulares de Tetuán
 1º Escuadrón del Grupo de Regulares de Tetuán
 6º Escuadrón del Regimiento de Caballería “Vitoria”
 2ª Batería de Montaña del Regimiento Mixto de Artillería
 Media Sección del Parque Móvil
 Una Sección de Ambulancia de Montaña
 Tres ambulancias

Zoom in (real dimensions: 1432 x 826)

Imagen
 
A partir del día 16 de Agosto se obtiene información de un posible ataque por parte de la harca de Gomara a diversos poblados de la zona para cortar la comunicación entre Talambot y Adgos, por lo que el día 17 se ordena la salida de una Columna desde Dar Acobba hacia Adgos para reconocer el terreno y hacer acto de presencia. Esta columna, segregada de la del Coronel Zumel, sale al mando del Comandante Fiscer, Jefe del I Tabor del Grupo de Regulares de Tetuán, y está compuesta por:
 I Tabor de Regulares de Tetuán
 1º Escuadrón de Caballería del Grupo de Regulares de Tetuán
 10 cargas del Parque móvil de municiones de infantería
 Media Sección de la Ambulancia de Montaña.
 
Al no haber novedad, se ordena el regreso de la columna debiendo pasar antes por Tazza, por el camino de Talambot, para recoger a un Oficial Interventor que se encontraba enfermo y trasladarlo hasta Dar Acobba. Para ello, una Compañía del Tabor se traslada a las inmediaciones de las Peñas de Kaiat para proteger el paso del 1º Escuadrón por sus desfiladeros.
 
El día 19 de Agosto por la mañana se avista enemigo en las peñas de Kaiat, a retaguardia y próximo a la posición de Adgos. 
 
El combate comienza con la agresión de los rebeldes apostados en las Peñas de Kaiat tanto a unos trabajos en la pista que estaba realizando una sección de Ingenieros, como a una Sección de la Compañía mencionada que intentaba ejercer de avanzadilla y establecer un puesto de observación para el servicio de día, acudiendo las otras dos Secciones en su ayuda.
 
En auxilio de las unidades citadas acude el Comandante Fiscer con el resto del Tabor que desde el primer momento encontró numeroso enemigo fuertemente atrincherado en un terreno de difícil acceso y cuya intención era hacerse fuerte en la zona y hacer de las Peñas un baluarte para cortar el camino de Taguesut y Tazza e interceptar las comunicaciones con Adgos.

Zoom in (real dimensions: 762 x 573)

Imagen
 
Ante esta situación el Comandante Fiscer da la orden de detener en Taguesut la progresión del Escuadrón y con el resto de las fuerzas disponibles ocupar el punto más dominante del terreno para atacar al enemigo. Para ello refuerza la Compañía más avanzada con cuatro ametralladoras para fijar y entretener el centro del enemigo mientras que con las otras dos Compañías de su Tabor más dos Compañías y cuatro ametralladoras de la III Bandera del Tercio, que estaba destacada en Adgos, atacar por los flancos.
 
Toda la acción se va desarrollando según lo previsto por el Comandante, asaltando con dos compañías del Tabor las crestas donde se hacía fuerte el enemigo llegando al combate cuerpo a cuerpo hasta desalojarlo; esta acción es eficazmente apoyada por las compañías de la III Bandera, quedando posteriormente sendas compañías de Regulares y Tercio desplegadas en los flancos este y oeste.
 
El enemigo estaba formado por una fuerza de 200 a 250 hombres, bien pegados al terreno y oculto en muchas de las cuevas existentes en esta pared rocosa. Gracias a las rápidas disposiciones del Comandante Fiscer, sin preparación artillera alguna y en un asalto rápido, decisivo y casi temerario llegando al cuerpo a cuerpo, como se ha dicho, pudo reducirse el enemigo.
 
Dada la gran cantidad de enemigo y de las inmejorables posiciones que ocupaba éste, realizando un fuego mortífero sobre las fuerzas propias, la rapidez en la decisión del Comandante y la eficaz actuación del Tabor ahorraron enormemente las bajas que se hubieran producido caso de ralentizarse el enfrentamiento; y al ocupar con relativa rapidez las posiciones enemigas se neutralizó la posibilidad de que pudieran acudir mayores contingentes enemigos a la zona.
 
Debiendo tener en cuenta la escasez de fuerzas de la columna del Comandante Fiscer y el no contar además con fuegos de apoyo de artillería.
 
Como vemos, el Comandante Fiscer supo suplir las carencias de apoyos con un acertado empleo de los fuegos de las ametralladoras y el movimiento envolvente de las Compañías del Tabor.
 
Durante todo este tiempo de intensa lucha, el comandante Fiscer se mantiene recorriendo la línea de fuego, impartiendo órdenes de forma clara y precisa, acreditando sus excelentes condiciones de jefe e imprimiendo en todo momento gran confianza a sus hombres.
Al tener conocimiento el mando de esta acción, se ordena al Coronel Zumel que con el resto de la Columna que manda se desplace desde Dar Acobba hasta Taguesut donde debería esperar nuevas órdenes. Al mismo tiempo, se constituye una nueva columna en Dar Acobba al mando del Coronel Serrano Orive, Jefe del Regimiento de Infantería de Ceuta nº 60. 
 
Para hacerse cargo de todas las columnas en la zona se trasladó a Dar Acobba el General de Brigada Gonzalo Queipo de Llano.
 
Durante este día 19, debido a los intensos tiroteos en la zona, el Coronel Zumel (en Dar Acobba) había tomado las siguientes disposiciones:
 Evacuar bajas con la ambulancia de montaña, siendo su protección dos Compañías del IV Tabor del Grupo de Regulares de Tetuán.
 Colocar la 2ª Batería de Montaña en posición para batir la zona y el bosque cercano al rio Lau, impidiendo que el enemigo reforzase Taguesut.
 
De este modo, el combate queda localizado en las Peñas de Kaiat, principalmente en las oquedades y grietas del macizo.
 
A las 17’00 horas del día 19 quedó establecido y fortificado un puesto a 200 metros al Oeste de la avanzadilla, guarnecido por 8 ametralladoras del Tercio y 1 Sección de fusiles. Batido el enemigo desde este puesto y bajo su protección las fuerzas más adelantadas del I Tabor y del Tercio se repliegan escalonadamente hacia Adgos. En esta operación tan dada a posible descontrol y desorden el Comandante Fiscer vuelve una vez más a demostrar sus dotes de mando efectuándose la misma con gran precisión y serenidad.Zoom in (real dimensions: 499 x 752)
Imagen
 
Como resumen de este combate recalcar que a pesar de lo abrupto del terreno (casi imposible de alcanzar para el hombre y tan fácil de ser defendido) y del intenso fuego con el que el enemigo se había opuesto al avance, los Regulares consiguieron llegar al asalto con abnegación y arrojo (aun careciendo del apoyo de la Artillería) y en brillante acción acorralaron y vencieron al enemigo quedando con ello fallido el intento de insurrección de las cabilas.
 
Por su extraordinario comportamiento, el I Tabor fue recompensado con la Medalla Militar Colectiva concedida por Real Orden de 16 de febrero de 1924.
 
Las bajas del I Tabor de este día fueron cuatro Oficiales y veintiséis de Tropa muertos y tres Oficiales y treinta y tres de Tropa heridos.
 

Zoom in (real dimensions: 1027 x 515)

Imagen
 
ACTUACIONES INDIVIDUALES
 
1ª COMPAÑÍA:
 
Esta Compañía estaba mandada por el Capitán D. Antonio Montis Castelló.
 
De ella se destacan el Teniente Herrero y el Cabo Santamaría:
 El Teniente Fernando Herrero de Tejada y Francia asaltó un puesto defendido tenazmente por un enemigo superior en número. Fue herido en el asalto y se negó a ser retirado hasta dar por terminada la misión que se le había ordenado.
 La Sección del Cabo Ceferino Santamaría Pérez fue parada en el terreno por fuego intenso del enemigo. Muerto el Oficial y reducida la fuerza de la Sección por las bajas sufridas, contuvo al frente de su escuadra el retroceso que iniciaba el resto de la Sección y a pesar del intenso fuego enemigo que le produjo más tarde cuatro bajas entre los seis soldados de su Escuadra, rescató el cadáver del Oficial, manteniéndose con valor y energía en la posición que ocupaba hasta la llegada de refuerzos.
 
 

Zoom in (real dimensions: 819 x 617)

Imagen
 
2ª COMPAÑÍA:
 
Esta Compañía estaba mandada por el Capitán D. Carlos Muñoz Güi.
 
De ella se destacan el propio Capitán, el Teniente Peñarredonda y el Sargento Chao:
 El Capitán Carlos Muñoz Güi al mando de su Compañía se distinguió por su gran pericia militar y extraordinario conocimiento del mando, al tomar posiciones tan ventajosas que impidió la retirada del enemigo, el cual acosado por el avance de otras fuerzas intentó romper el cerco formado por la Compañía del citado Capitán, aguantando éste el desesperado esfuerzo de aquel. El Capitán Muñoz Güi necesitó de todo su valor y autoridad para imponerse a su gente que sufría bajas considerables, lo que no solamente consiguió sino que también logró lanzarla al asalto de posiciones y grutas donde los rebeldes se habían refugiado, logrando de este modo capturar prisioneros y armamento. Durante todo el combate el Capitán Muñoz Güi ocupó el sitio de mayor peligro, como lo demuestra el hecho de haber tenido bajas de tropa superiores al tercio de sus efectivos, además de dos Oficiales muertos y uno herido; así mismo, sus disposiciones influyeron en el buen éxito de la operación y supo transmitir su energía a sus tropas haciéndolas actuar de modo extraordinario

Zoom in (real dimensions: 1317 x 647)

Imagen
 
 El Teniente Manuel Peñarredonda Samaniego, para ocupar el objetivo que se le había señalado, dio un alto ejemplo de valor a su tropa, cuyo ánimo estaba decaído por las muchas bajas sufridas, poniéndose a la cabeza para dar el asalto a las posiciones donde el enemigo se defendía con desesperado esfuerzo, siendo el primero en ocuparlas. Posteriormente, asumió el mando de otra Compañía que estaba desorganizada por haber perdido a sus Oficiales, la rehízo con su ejemplar arrojo y continuó resistiendo durante todo el día los ataques del enemigo, que trataba de romper la línea.
 
 

Zoom in (real dimensions: 761 x 628)

Imagen
 
 El Sargento Domingo Chao Martín cumplió con decisión y arrojo la orden de avanzar con su pelotón a pesar del intenso fuego que el enemigo le hacía oculto en las cuevas. Llegando a la lucha cuerpo a cuerpo hasta desalojarle de sus posiciones. Posteriormente tomó el mando de su Sección por baja del Oficial, sosteniendo la acción y elevando a gran altura la moral de su tropa, a pesar de la rudeza de la lucha y las bajas sufridas.
 
Imagen
 
3ª COMPAÑÍA:
 
Esta Compañía estaba mandada por el Capitán D. Eduardo Loma Grinda.
 
De ella se destacan el Teniente Ruiz y el Sargento Relimpio:
 El Teniente Celestino Ruiz Sáenz de Santamaría al frente de parte de su Sección y en vigoroso ataque al arma blanca desalojó al enemigo de un punto casi inexpugnable; ayudó luego con el bien dirigido fuego de su sección a la eficacia de las ametralladoras. Herido el teniente Peñalver, de su misma Compañía, en terreno peligroso no vaciló en retirarlo por sí mismo de la línea de fuego y coronó su meritoria labor cooperando a proteger el repliegue de tal forma que el enemigo no causó más bajas.
 El Sargento Fernando Relimpio Carreño, una vez conseguido el objetivo señalado a su Sección y al observar el jefe de ésta que el enemigo intentaba envolverle por el flanco izquierdo, ordenó que dos escuadras ocupasen el citado flanco alcanzando las posiciones señaladas con gran precisión. Viendo desde ellas que el enemigo pretendía ocupar unas rocas desde las que dominaría el camino que debía seguir su Tabor y previendo el peligro que esto significaría, por su propia iniciativa y sin perder tiempo avanzó al frente de sus escuadras, consiguiendo ocuparlas antes de que el enemigo llegara; rechazándolo con gran acometividad y en lucha cuerpo a cuerpo con un adversario envalentonado, haciéndole fracasar en sus planes y facilitando con esta acción el avance del resto del Tabor, acreditando durante los combates de la jornada sus brillantes cualidades, quedando a petición propia como último escalón en el repliegue.
 
 

Zoom in (real dimensions: 829 x 653)

Imagen
 
Compañía de Ametralladoras:
Esta Compañía estaba mandada por el Capitán D. José Ayuso Casamayor.
 
 

Zoom in (real dimensions: 1321 x 759)

Imagen
 
El I Tabor mencionado en esta acción es el actual Tabor “Tetuán” I/54.
El mencionado “Grupo de Fuerzas Regulares Indígenas de Tetuán nº 1” es el actual Grupo de Regulares de Ceuta nº 54
 
 
DOCUMENTACION Y BIBLIOGRAFIA
 Diario "ABC" (Hemeroteca 1923)
 Diario "El Sol" (Hemeroteca 1924)
 Diarios Oficiales del Ministerio del Ejército
 Documentación de la Sala Museo de Regulares, en Ceuta
 Documentación del Archivo Intermedio Militar, en Ceuta
 “Intervencionismo español en Marruecos (1898-1928)”, de Fernando Caballero Echevarría
 Libro 'Grupo Regulares de Ceuta nº 54', de C. González y J. García
 Memorial de Ingenieros del Ejército (5ª época / año 1925)
 ‘Revista de Tropas Coloniales’ (Ejemplares 1925/1926)
 Revistas "Tabor" 
 
Podéis hablar y discutir sobre este artículo en el foro:
http://www.elgrancapitan.org/foro/viewtopic.php?f=45&t=24296