Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Artículos
Visto: 2228

Imagen
Nicholas Pocock. La captura de la Résistance y la Constance.

10. La clase “Vengeance”.

Finalmente llegamos a la 4ª opción: la construcción de fragatas pesadas de 24 libras.
Tres constructores diferentes propondrían fragatas de 24 libras en 1793.
Las más pequeña de ellas era la propuesta de Pierre Alexandre Forfait, que de hecho se quedaba a mitad de camino entre el tamaño de una fragata normal de 18 libras y el tamaño de la Pomone. El diseño se concretó en las 7 unidades de la clase Seine (1793-1796), pero antes de terminar las 4 primeras unidades se decidió cambiar su armamento por piezas de 18 libras. 

Con unas dimensiones similares a la Pomone, Pierre Degay presentó un diseño que se concretaría en las 2 fragatas de la clase Vengeance: Vengeance (1794) y Résistance (1795). Las fragatas fueron construidas cerca de Nantes, en unos astilleros especializados en la construcción de naves corsarias. El diseño reunía características peculiares, y hasta cierto punto pueden ser consideradas naves experimentales. 
Los mástiles se podían ajustar ligeramente para dar mayor estabilidad a la nave según las circunstancias. El trinquete se podía mover hacia delante, el palo de mesana hacia atrás, y el palo mayor en ambos sentidos. La inclinación del de mesana se conseguía usando cuñas, mientras que los otros dos mástiles contaban con tornillos niveladores.
El lanzamiento de la roda era más extremo de lo habitual, por lo que la fragata requirió de una suerte de falsa quilla a proa para conseguir mayor estabilidad lateral. También a popa, el lanzamiento era acusado, al parecer para mejorar la efectividad de un timón que presentaba una mayor superficie de la habitual.


Características clase “Vengeance”.
Astillero: Paimbœuf.
Periodo de servicio: Vengeance, 1795-1800 (capturada); Résistance, 1796-1797 (capturada).
Dimensiones: 48,72 (eslora) x 12,66 (manga) x 4 (puntal).
Armamento: 30 cañones de 24 libras (cubierta principal); 20 cañones de 12 libras (alcázar y castillo). Es posible que alguno de los cañones de a 12 fuera sustituido por obuses de 36 libras.




Zoom in (real dimensions: 1335 x 461)Imagen
Planos de la Résistance.


La Résistance.
La primera misión de la fragata fue la de participar en la expedición de Fishguard. Como parte del apoyo francés a los rebeldes irlandeses, se preparó una gran expedición hacia Irlanda y dos ataques de diversión sobre Gran Bretaña. Al final, debido al mal tiempo, sólo se materializó uno de los tres: el desembarco de tropas en Gales.
El 18 de febrero de 1797, la Résistance -capitán Martagne (o Montaignès)- zarpó de Brest junto a su “hermana” la fragata Vengeance, así como la corbeta Constance y el lugre Vaotour. El mando de la división recaía en el capitán Castagnier de la Vengeance. A bordo trasladaban a la “Légion Noire”. El 22 de febrero desembarcaron las tropas, en lo que es considerada “la última invasión de Gran Bretaña”.
Durante el viejo de regreso a Brest, el 2 de marzo, la Résistance sufre averías y Castagnier decide seguir adelante, ordenando a la Constance que se quede atrás como apoyo, y que ambas traten de tomar otra ruta. 

El día 9 de marzo, las dos naves son avistadas por las fragatas San Fiorenzo (18 libras) y Nymphe (12 libras); fragatas que regresaban precisamente de hacer un reconocimiento sobre Brest, el destino de los franceses, del que ya no estaban muy lejos. Para entonces también la Constance estaba experimentando averías, y su capitán tenía dificultades para gobernarla. 
Las fragatas británicas pudieron maniobrar con facilidad, aprovechándose de las dificultades de las naves francesas, para acercarse a tiro de pistola. Una de las fragatas se situó para batir a la Résistance por una de las amuras y la otra por una de las aletas. La Résistance se rindió tras una breve defensa que le costó 10 muertos y 8 heridos. 
A continuación los británicos se dirigieron contra la Constance, que también acabó rindiéndose, aunque se defendió con algo más de brío que su más poderosa compañera. Los británicos no sufrieron ninguna baja ni ningún daño de consideración. 

Queda la cuestión de que calibre portaba la Résistance durante el combate. Hay referencias contradictorias al respecto.


Zoom in (real dimensions: 900 x 691)Imagen
Desembarco en Carregwastad, cerca de Fishguard.

Zoom in (real dimensions: 1280 x 853)Zoom in (real dimensions: 2000 x 887)Imagen
John Chancellor. La captura de la Résistance y la Constance. La fragata a la derecha es la rendida Résistance, que está arriando la bandera.


La Vengeance.
Previamente hay que señalar que al igual que con la Résistance hay contradicciones acerca del armamento que portó la fragata a lo largo de su carrera, si piezas de 18 o de 24 libras. 

1795-1798.
En otoño de 1795, la fragata Vengeance (capitán Simeon) junto a una corbeta zarparon hacia el Caribe escoltando a 5 transportes, y con ordenes de incorporarse al escuadrón que se intentaba formar por parte francesa en la zona. 
Allí seguía en agosto de 1796 cuando tuvo un encuentro con la fragata Mermaid (12 libras), el día 8 cerca de Guadalupe. A continuación se inició un combate en el que la Mermaid (capitán Otway) logró pronto la ventaja al conseguir infligir daños en el aparejo de la Vengeance. Las averías de la Vengeance provocaron que un par de veces perdiera el rumbo justo con la Mermaid a corta distancia, lo que permitió a los británicos encajarle un par de andanadas de enfilada.
Sus dificultades y la aproximación de una nueva fragata británica, la Beaulieu (18 libras), persuadieron a la Vengeance de virar y buscar refugio en las baterías del cercano puerto de Basse Terre. 
Las bajas a bordo de la Vengeance fueron de 12 muertos y 26 heridos, o al menos eso es que relataron varios prisioneros británicos que se encontraban en dicho puerto. La Mermaid no tuvo ninguna baja y únicamente lamentó la perdida de un juanete, así como varios impactos en el velamen.

El 25 de agosto, la Vengeance tuvo un encuentro a la altura de la costa de Maine con el bergantín de 9 libras (corbeta) Raison (24). En primer lugar hubo una persecución con la Vengeance usando sus cañones de caza y la Raison defendiéndose con 2 cañones instalados en la cámara de popa. La persecución se interrumpió debido a la intensa niebla. Varios horas después del encuentro inicial, ambas naves se encontraron en medio de la niebla y se encajaron mutuamente alguna que otra andanada antes de perderse de vista. La Raison tuvo 9 bajas y soportó bastantes daños en jarcias y velamen. Supuestamente, la Vengeance tuvo al menos 6 bajas.


En 1797 volvemos a tener a la Vengeance en Francia, y como vimos participó -bajo el mando del capitán Castagnier- en la expedición a Fishguard que supuso la pérdida de su compañera, la Résistance


Zoom in (real dimensions: 1280 x 968)Imagen
La Raison “derrotando” a una fragata francesa (Vengeance) cerca de Halifax.


1799: Combate del 9 de abril.
Tenemos que saltar a 1799 para encontrarnos a la Vengeance, bajo el mando del capitán Caro, en la rada de Belle-Ille, al frente de una división de fragatas con la misión de proteger el tráfico mercante en esa zona cercana al puerto de Lorient. 
El 9 de abril, se avistaron dos fragatas de 18 libras británicas: la San Fiorenzo y la Amelia. Con un convoy preparándose para salir de Port-Navalo, Caro ordenó salir a su división, compuesta por la propia Vengeance y las fragatas Cornélie (18 libras) y Sémillante (12 libras).
La ventaja estaba teóricamente del lado francés ya que además sus 3 fragatas podían contar con el apoyo de una cañonera (o tal vez un bergantín) y de una batería en tierra si los británicos se acercaban demasiado. Además la Amelia acababa de sufrir graves averías por culpa de una tempestad que se había llevado por delante el mastelero mayor y varias velas como el juanete de proa y la sobremesana.

La Cornélie, en cabeza, se dirigió contra la San Fiorenzo; mientras que la Vengeance se concentró en la Amelia. La Sémillante se unió más tarde al combate, había tardado en largar velas, y empleó su artillería como mejor pudo en apoyo de sus compañeras.
El combate se desarrolló con los británicos manteniéndose a barlovento de sus rivales, y sin que los franceses hicieran intención de librar un combate a corta distancia. Una hora después de entablada la acción, el capitán Caro cayó herido de muerte, y el mando de la división pasó al capitán Villemadrin de la Cornélie. Para entonces la Vengeance acumulaba averías que le impedían mantenerse incluso a la altura de la dañada Amelia. La Cornélie trató de concentrar su fuego en la susodicha Amelia, mientras la Sémillante se batía con la San Fiorenzo. 
El combatió siguió algún tiempo más pero Villemadrin se acabó dando por vencido y regresó a puerto. La Vengeance y la Cornélie regresaron con fuertes daños en su aparejo, mientras que la Sémillante sólo experimentó averías menores. Ambas fragatas británicas también experimentaron fuertes averías en sus aparejos, aunque la Amelia ya tenía daños previamente. Las bajas británicas fueron 38 entre ambas fragatas, y las francesas parece que bastante superiores.


Zoom in (real dimensions: 1280 x 965)Imagen
Nicholas Pocock. El combate del 9 de abril de 1799. Además de las 3 fragatas francesas, el artista incluye en la acción a un bergantín francés.


1800. Vengeance vs Constellation.
El siguiente enfrentamiento de la Vengeance iba a ser con una fragata no británica sino norteamericana, en el marco del conflicto conocido como “Cuasi-Guerra” (1798-1800).
La Vengeance, ahora bajo el mando del capitán F.M. Pitot, había regresado al Caribe en diciembre de 1799, en compañía de una corbeta, para trasladar a un par de comisionados a la isla. En Guadalupe, la fragata cargó pasajeros (80), prisioneros (36), así como un cargamento (de azúcar) para transportar de vuelta a Francia. Por contra parece que le faltaban 77 hombres de su dotación normal.
El 1 de febrero, dos días después de su partida, se encontró con la fragata Constellation del comodoro Thomas Truxtun. A éste le había llegado la noticia de la presencia de naves francesas en Guadalupe y se dirigía hacia allí a retarlas a un “combate justo”. 

La Constellation estaba armada con 28 cañones de 18 libras y 10 carronadas de 24 libras. Sin embargo era originalmente una fragata de 24 libras, y de hecho era un poco más grande que la propia Vengeance.
En cuanto a la Vengeance, ya hemos dicho que hay discrepancias, aunque es probable que en esta ocasión estuviera equipada con cañones de 28 cañones de 18 libras en su batería, a lo que se sumarían 16 cañones de 12 libras y 8 carronadas de 42 libras.

Al avistar la desconocida fragata, Pitot decidió rehuir el combate; cambió de curso para aprovechar mejor la dirección del viento y desplegó las alas para ganar velocidad. La Constellation le imitó y largó todo el trapo posible, iniciándose una persecución de 12 horas.
Sobre las 8 de la noche, la Vengeance ve como es alcanzada. Pitot ordena abrir fuego desde un par de cañones a popa para ver si disuade a la Constellation. Al ver que no tienen efecto, ordena ceñir al viento, virando a babor para descargar una andanada sobre la fragata norteamericana. La Constellation imita la maniobra situándose en un rumbo paralelo, y soltando su primera andanada con las piezas cargadas con bala doble. Ambas fragatas se disparan a media distancia; la francesa concentrándose en los aparejos y la norteamericana en el casco rival. La táctica francesa dio inicialmente sus dividendos cuando la Constellation se vio frenada al sufrir averías, en especial la pérdida de la vela del trinquete, que la llevaron a rezagarse.

Sin embargo una vez reparada sus averías, la Constellation atrapó de nuevo (sobre las 11 de la noche) a la Vengeance, reanudándose el intercambio de andanadas. Hubo un intento de la Constellation de pasar por detrás de la Vengeance para hacerle fuego de enfilada, intento que Pitot tomó inicialmente por un intento de abordaje, ordenando a sus hombres prepararse para hacer lo propio. El conato de abordaje fue recibido desde la Constellation con un intenso fuego por parte de los infantes de marina y de las carronadas, y ambas fragatas se separaron.
El duelo a media distancia se reanudó, y concluyó sobre la 1 de la noche. La Constellation vio caer su palo mayor y por fin la Vengeance pudo poner distancia de por medio, perdiéndose en la oscuridad de la noche.

Los dos capitanes se declararon muy satisfechos, convencidos de haber infligido un enorme daño al rival. No andaban muy desencaminados, y ambas fragatas aguantaron un viaje penoso hasta alcanzar puerto seguro. 
La Constellation tenía enormes averías, y tuvo que arbolar un aparejo temporal para poner rumbo a la británica Jamaica en vez de regresar a su base, en la más lejana St. Kitts. A bordo hubo 15 muertos y 25 heridos; de estos últimos 11 murieron, por lo que probablemente sólo se registraron los heridos más graves. 
En cuanto a la Vengeance, muy dañada en su casco -con los pasajeros ayudando en las bombas de achique- y con igualmente graves daños en su aparejo, tuvo que dirigirse a la holandesa Curaçao para buscar refugio. Sus bajas fueron de 26 muertos y 40 heridos, aunque los estadounidenses afirmaron haber oído rumores procedentes de Curaçao de que las bajas fueron muy superiores, rondando los 150-160.

Durante la larga acción se atribuyen a la Constellation 1229 disparos y a la Vengeance 742.


Zoom in (real dimensions: 736 x 504)Imagen
Tony Brian. Vengeance vs Constellation

Imagen
Grabado dedicado al combate entre la Vengeance y la Constellation.


1800. Vengeance vs Seine.
A la Vengeance le llevó un tiempo conseguir repuestos en su refugio accidental de Curaçao Finalmente pudo zarpar de nuevo en agosto y a los pocos días tuvo un nuevo encuentro con una fragata. Esta vez a la altura del canal de Mona en las Antillas.
En esta oportunidad se trataba de la fragata británica Seine, comandada por el capitán David Milne. La Seine era una fragata francesa capturada; precisamente la cabeza de serie del grupo de fragatas ya mencionado que se habían diseñado originalmente para portar piezas de 24 libras pero que finalmente se habían botado como fragatas de 18. La fragata iba armada con 28 cañones de 18 libras, 2 cañones de caza de 9 libras y 10 carronadas de 32 libras.
La Vengeance portaba, según el relato oficial británico de su captura, 28 cañones de 18 libras, 16 cañones de 12 libras y 8 carronadas de 42 libras. Estas últimas piezas no se fabricaban en Francia, o sea que se trataba o bien de piezas capturadas a los británicos, o tal vez de una confusión (que no era excepcional) a la hora de clasificar a los obuses de 36 libras franceses.

Las fragatas se avistaron por la mañana del día 20 de agosto, iniciándose una persecución a toda vela que se prolongó cerca de 17 horas, comenzando el combate sobre la 1 de la noche del día siguiente. Pitot ve como la Seine se acerca por la aleta de babor y vira para enfrentar a su perseguidor. Se produce un violento intercambio de disparos durante cerca de un cuarto de hora, en el cual ambas fragatas se infligen daños en sus respectivos aparejos, aunque la Vengeance logra zafarse de su rival.

Tras reparar sus averías, la Seine lográ alcanzar de nuevo a la Vengeance a la mañana del día siguiente. El combate se reanuda con renovada furia, acercándose la Seine a corta distancia e infligiendo un severo daño tanto a la arboladura como a la cubierta de la Vengeance, viendo los franceses como “todas” sus carronadas son desmontadas.
Aun así, la Seine se queda brevemente descolgada del combate, pero no tarda mucho en alcanzar de nuevo a la fragata francesa y reanudar el castigo. La Vengeance ve como sus dañados mástiles van cayendo sobre cubierta; en primer lugar el de mesana y minutos más tarde el mastelero del palo mayor. La Seine pasa a colocarse por avante de la dañada fragata francesa, para rematarla desde ahí.
Pitot opta por rendirse, y momentos después cae destrozado el palo triquete, mientras que lo que queda del palo mayor está tan destrozado que amenaza con venirse abajo. Un oficial francés se desliza por el bauprés para comunicar a la Seine la rendición. 

Los franceses habían tenido 35 muertos y los británicos calcularon que el doble de heridos. La Seine no perdió ningún mástil, aunque el palo mayor quedó seriamente dañado. Sus bajas a bordo fueron de 13 muertos y 28 heridos.


Zoom in (real dimensions: 1232 x 986)Imagen
Thomas Whitcombe. Captura de la Vengeance.

Zoom in (real dimensions: 1280 x 752)Imagen
Nicholas Pocock. Boceto de la rendición de la Vengeance a la Seine.

Zoom in (real dimensions: 1280 x 911)Imagen
Nicholas Pocock. Boceto de la Seine entrando en Port Royal (Jamaica) remolcando a la Vengeance 


La Fisgard (Royal Navy).
Tanto la Résistance como la Vengeance fueron incorporadas a la Royal Navy, ambas como fragatas de 18 libras. La Vengeance apenas tuvo carrera en la Royal Navy ya que en 1801 encalló, y parece que se consideró demasiado costosa su plena reparación. Sirvió inicialmente como puesto de recepción flotante en puerto. En 1803 se puso a la venta, pero más tarde aparece una nave con el mismo nombre como pontón prisión en el periodo 1808-1814.

Caso diferente fue el de la Résistance Recibió un nuevo nombre (ya existía una fragata británica con dicho nombre) para su servicio: Fisgard (Fishguard), en honor a la acción asociada con su captura.

Fisgard vs Inmortalité.
A comienzos de octubre de 1798, la Fisgard estaba lista para incorporarse al servicio, bajo el mando del capitán T.B. Martin. El 20 de octubre, la Fisgard avistó a la fragata Inmortalité (capitán Legrand), una de las fragatas de la ya mencionada “clase Romaine”, y que se encontraba todavía armada con piezas de 24 libras.
La Inmortalité regresaba a Brest tras participar en la fallida expedición a Irlanda. Su regreso era lento y en solitario, ya que había sufrido daños en su aparejo y perdido alguna que otra vela, reemplazada por otra de menor tamaño.

A las 3 horas del avistamiento, sobre las 11 de la mañana, empiezan los primeros disparos por parte de los cañones de popa de la Inmortalité. La Fisgard aun tardaría algo en responder con sus cañones de caza. Sobre las 12:30 se inicia la verdadera acción.
Inicialmente ambas fragatas quedan ofreciéndose el costado. La Inmortalité ha quedado a barlovento, algo que no satisface a Martin que inicia una maniobra para pasar por la proa de la fragata francesa para situarse por el costado de estribor de los franceses. El fuego de la Inmortalité es bastante efectivo y en menos de media hora consigue dejar a la Fisgard con grandes averías en velas y jarcia, que provocan que la nave británica caiga a popa de su rival. La Inmortalité no ha escapado indemne, y además de sumar nuevas averías, ha tenido que lamentar la muerte de su capitán, reemplazado por el capitán de fragata Audouard.

El respiro de la Inmortalité fue breve, ya que sobre las 13:30, volvía a tener a la Fisgard encima. El combate es intenso, con la Fisgard cambiando de una banda a otra sucesivamente, y la Inmortalité intentando responder a las maniobras británicas. En la primera media hora, la Fisgard sufrió bastante castigo, recibiendo varios impactos cerca de la línea de flotación, que le hicieron embarcar hasta 6 pies de agua. Pero el castigo soportado por la Inmortalité era superior, disminuyendo su capacidad de replica al ver como iban siendo desmontadas numerosas piezas, en especial las del alcázar y castillo.
Tras hora y media de combate, la Inmortalité estaba en un estado ruinoso. Había perdido el palo de mesana y tenía fuertes averías en el resto. A su vez, los impactos en el casco eran numerosos y la entrada de agua en la nave era tal que se temía por su supervivencia. Finalmente se rindió.

La Inmortalité -sobrecargada con tropas de la expedición hasta sumar 580 hombres- sufrió 54 muertos (incluidos su capitán y el general Monge) y 61 heridos.
La Fisgard tuvo 10 muertos y 27 heridos, sufriendo fuertes averías tanto en su casco como en su aparejo.


Zoom in (real dimensions: 800 x 559)Imagen
Derek Gardner. Fisgard vs Inmortalité

Imagen
Thomas Whitcombe. Fisgard vs Inmortalité.

Zoom in (real dimensions: 1280 x 879)Imagen
El combate de la Fisgard y la Inmortalité en una litografía.


1800-1801.
Tras un periodo de reparaciones y de cierta inactividad (1799), la fragata volvió a la acción, continuando bajo el mando de T.B.Martin. Operó a lo largo de la zona del canal, costa atlántica francesa y costa atlántica hispano-portuguesa, logrando un buen puñado de presas así como de recapturas. Entre sus victimas estaban un buen puñado de bergantines franceses y españoles, capturados muchas veces en cooperación con otras naves. Su presa de mayor entidad fue la corbeta francesa Venus (28) en colaboración con la fragata Indefatigable.
En junio de 1800, la fragata participó en una frustrada operación de desembarco de tropas en Quiberón. 

1804-1812.
El resto de su carrera, bajo diferentes capitanes, tuvo menos hitos. En el Mediterráneo capturó al corsario francés Tigre (18) en 1804. En 1806-1807 estuvo en el Caribe, participando en la toma de Curaçao (1807). De vuelta a Europa participó en el desembarco de tropas en Walcheren (1809) y estuvo destinada en el Báltico (1810). Fue dada de baja del servicio activo en 1812, vendiéndose un par de años más tarde.



Zoom in (real dimensions: 1250 x 856)Imagen
Lylard & Dubourg. Conquista de Curaçao Las fragatas presentes son la Fisgard, Arethusa, Latona y Anson.