Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Artículos
Visto: 36924

 

Introducción

Tras la derrota de la guerra de los 7 años en 1763 el Ejército fue reformado por las Reales Ordenanzas de Carlos III de 1768 para hacer de él un Ejército al nivel de las grandes potencias europeas. Este reducido Ejército, de unos 85.000 hombres pero bien disciplinado e instruido será el que herede su sucesor Carlos IV en 1788.

Los deseos del rey de llevar una política pacífica como su tío Fernando VI se verán truncados por la ejecución de Luis XVI. Este acontecimiento hará que España participe en la Primera coalición contra la Francia de la Convención. La Guerra de los Pirineos terminará con un rotundo fracaso para las armas españolas, que además perderán a sus dos mejores generales Ricardos y O´Reilly. Firmada la Paz de Basilea con la Francia del Directorio y vueltos a los tradicionales Pactos de Familia las armas españolas volvieron a enfrentarse al Reino Unido. Los enfrentamientos en Trinidad, Puerto Rico, Cádiz o Santa Cruz de Tenerife siguieron suertes dispares.

En 1801 España invade Portugal que viendo como tres cuerpos de ejército, totalizando 60.000 hombres, les invade accede a firmar la Paz de Badajoz.

Tras la derrota de Trafalgar el reino Unido ocupa Buenos Aires y Montevideo siendo al poco tiempo rechazados por los voluntarios coloniales y tropas regulares.

Se envía al cuerpo de ejército del marqués de La Romana a Dinamarca y al poco tiempo 20.000 franceses al mando de Junot y con ayuda de unidades españolas invade Portugal ocupando Lisboa el 27 de noviembre de 1808.
Tras la sublevación popular del 2 de mayo toda España se levanta en armas contra la invasión francesa. Tan solo dos meses después un ejército enteramente español al mando del general Castaños derrotaba a los hasta entonces invencibles imperiales en Bailén, 19 de julio, haciendo casi 19.000 prisioneros incluidas a unidades de las mismísimas tropas de la Guardia Imperial francesa. Tan solo un año antes los franceses han derrotado a prusianos y rusos en Eylau y Friendland.
¿Cómo fue posible por tanto tal victoria?¿Cómo era ese Ejército español que humilló al mismísimo Emperador en tierras andaluzas? (1)

Organización

El Ejército español estaba organizado a la manera francesa de forma muy parecida a la de muchos países de la Europa occidental de finales del siglo XVIII. El máximo rango, a excepción del Rey y Godoy que tenía el rango de Generalísimo, era ostentado por los Capitanes Generales. Antes de 1808 existían 400 generales de distinta graduación. Lógicamente no todos tenían mando sobre tropas, muchos eran gobernadores en distintas plazas peninsulares o en las colonias, otros ostentaban cargos de relevancia administrativa en las distintas secretarías y otros estaban en situación de reserva. Unos 350 oficiales formaban el cuerpo administrativo de oficiales, intendentes y auditores. Casi todos servían en España salvo unos pocos en La Habana. Controlaban las finanzas y los pagos de suministros, alimentos y pertrechos.

Los regimientos de caballería e infantería estaban divididos entre los de línea o regulares y los de la Guardia Real. La mayor parte del Ejército estaba formada por españoles pero existían numerosos regimientos y unidades de extranjeros, el más importante de ellos los regimientos suizos que contaba con 13.000 efectivos. Los regimientos regulares estaban auxiliados por batallones provinciales y milicias urbanas. Se contaban con cuerpos de especialistas como artillería, ingenieros y otras fuerzas auxiliares. Además las colonias, Canarias o las ciudades de Ceuta o Melilla tenían sus propias unidades. En 1808 el Ejército español contaba con 7.000 oficiales, 130.000 suboficiales y clases de tropa, incluidos 30.000 soldados de las milicias provinciales.

LA GUARDIA REAL

Estas tropas fueron creadas durante el reinado de Felipe V a principios de siglo XVIII. A excepción del cuerpo de alabarderos estas tropas participaban en las campañas militares y estaban formadas por unos 6.000 soldados. Todos sus componentes pertenecían a la nobleza y se distinguían muy concretamente, después de la amarga experiencia de la Casa Real de Francia en 1789, por su fidelidad al rey, tenían una consideración especial que, como los cadetes de los regimientos, podíamos considerar como “de Oficial”.

Guardias de Corps

Creado en 1704 consistía en cuatro compañías de caballería, la 1ª Española, 2ª Italiana, 3ª Flamenca y 4ª Americana (creada en 1795), cada una con 225 soldados y oficiales. Fueron reducidas a tres compañías de 180 hombres en 1803 siendo disuelta la compañía flamenca. Desde 1797 hasta 1803 existió una Brigada de Artillería Volante, con 67 soldados y oficiales y ocho cañones ligeros

Cuerpo de Guardias Alabarderos

Esta unidad fue creada en 1707 como guardia de palacio con cuatro oficiales y 100 hombres. Armados únicamente con alabardas sus integrantes eran veteranos de la Guardia Real y otras unidades del Ejército.

Guardias de Infantería Española

Creados en 1704 con cuatro batallones aumentó su número a seis en 1791, cada uno contaba con siete compañías de 100 hombres, incluida una de granaderos. Los Cazadores Artilleros, creados en 1793, contaban con seis compañías, una por cada batallón, con 105 soldados y oficiales pero fueron disueltos en 1803. En 1803 se produjo una drástica reducción de efectivos, se disolvieron tres batallones y los restantes fueron reducidos a 50 fusileros, además las compañías de granaderos fueron limitadas a 100 hombres.

Guardias de Infantería Valona

Creada en 1704 tenía la misma composición que los regimientos de Guardias Españoles pero nunca contaron con Cazadores Artilleros.

Carabineros Reales

Creados en 1730 contaban con cuatro escuadrones, cada uno de ellos con 276 hombres divididos en cuatro compañías. Se añadieron dos escuadros de caballería ligera en 1802 para escolta de Godoy.

INFANTERIA DE LINEA

En 1808 España contaba con 44 regimientos de infantería de línea, siendo 34 de ellos españoles y 10 de tropas extranjeras (6 suizos, 3 irlandeses y 1 italiano). Tenía la mitad de sus regimientos formados por veteranos y la otra mitad reclutados para esta guerra.

A inicios de 1790 cada regimiento tenía dos batallones en servicio y uno en depósito, cada uno con cuatro compañías de fusileros y una de granaderos, totalizando 1.403 hombres que aumentaron a 1.903 en 1793. Desde 1802 cada regimiento contaba con tres batallones. El primero contaba con dos compañías de granaderos y dos de fusileros, teniendo los otros dos cuatro compañías de fusileros. Cada compañía contaba con un capitán, un teniente, un subteniente, un sargento mayor, dos sargentos, ocho cabos primeros, ocho cabos, tres tambores y 60 (en tiempo de paz) o 164 (en tiempo de guerra) soldados. Cada batallón tenía un Estado Mayor de tres oficiales de campo, un estandarte, un capellán, un médico, un tambor mayor y un maestro armero. En 1808 contabilizaban 59.000 hombres incluidos 15.000 extranjeros.

Los regimientos españoles eran: Inmemorial del Rey, Reina, Príncipe, Saboya, Corona, África, Zamora, Soria, Córdoba, Guadalajara, Sevilla, Granada, Valencia, Zaragoza, España, Toledo, Mallorca, Burgos, Murcia, León, Cantabria, Asturias, Fijo de Ceuta, Navarra, Aragón, América, Princesa, Extremadura, Málaga, Jaén, Ordenes Militares, Voluntarios de Castilla, Voluntarios del Estado y Borbón. Los regimientos extranjeros: Los irlandeses Irlanda, Hibernia y Ultonia, los suizos Schwaler, Ruttiman, Reding, Yann, Courten y Betschart y el italiano Nápoles. (2)



Infantería y artillería española: 1.- Infantería de línea, regimiento de Zaragoza. 2.- Infantería ligera, regimiento de Córdoba. 3.- Granadero de infantería de línea. 4.- Artillero en 1808. 5.- Artillero en 1810. 6.- Granadero del regimiento de Guadalajara. 7.- Granadero del regimiento de la Princesa. (Fuente: L.-F. Funcken L`Uniforme et les armes des soldats du Premier Empire. Vol. 2. París, 1968. Página 115)

INFANTERIA LIGERA

Creada por Carlos III en 1763 tras la campaña de Portugal. Su misión era desplegarse a los lados de la línea de batalla en exploraciones, descubiertas o flanqueos. Los tres regimientos iniciales aumentaron a nueve en 1792 y a 12 tras la reforma de 1802. La infantería ligera española estaba organizada en batallones individuales. Cada uno de ellos contaba en 1792 con 801 hombres. Desde 1802 cada batallón contaba con seis compañías; cada una contaba con un capitán, un capitán segundo, dos tenientes, dos subtenientes, un sargento mayor, cinco sargentos, ocho cabos primeros, ocho cabos, tres tambores y 105 (en tiempo de paz) o 175 (en tiempo de guerra) soldados. Cada batallón tenía un Estado Mayor de tres oficiales de campo, un estandarte, un capellán, un médico, un tambor mayor y un maestro armero. En 1808 contabilizaban 13.600 hombres en los siguientes regimientos: 1º de Aragón, 2º de Aragón, 1º de Cataluña, 2º de Cataluña, Tarragona, Gerona, 1º de Barcelona, 2º de Barcelona, Barbastro, Voluntarios de Valencia, Voluntarios de Navarra y Campo Mayor.

Tercios españoles de Tejas

Este cuerpo fue creado en agosto de 1804 para reforzar esa zona del virreinato de Nueva España. En principio iba a consistir en cuatro tercios de infantería ligera y cuatro de caballería, cada uno de tres compañías. Sin embargo parece ser que finalmente se constituyó tan solo con dos batallones de infantería ligera. En 1808 todavía estaban acantonados en Cádiz, fueron unidos al ejército de Andalucía del general Reading participando en la batalla de Bailén. Posteriormente fueron trasformados en los batallones de cazadores de Bailén y de las Navas de Tolosa.

Compañías independientes

Existían 21 compañías independientes. Dos de infantería ligera eran los Escopeteros de Andalucía. Otros once como guardia de costa de Granada. Otras compañías de caballería ligera servían en Ceuta (Moros Mogataces) Melilla (lanceros), y otros enclaves del Norte de África.

Milicias Provinciales

Fue creada a imitación de la Milicia Real francesa. Estaba formada al principio de la guerra por unidades locales que hacían instrucción y tiro los domingos por la mañana y eran mandadas por personas de cierta cultura pero sin gran cualificación militar. Estas fuerzas, aunque pudieran parecer de segunda fila y popularmente llamados los “alonsos” tuvieron gran importancia en los primeros meses de la guerra. Contaba con 42 regimientos de un batallón, salvo del de Mallorca con dos. Además había otro en Canarias. Cada uno de ellos recibía el nombre de la capital o ciudad en la que había sido creado. En situaciones de guerra o emergencia las unidades prestaban servicio a tiempo completo y sobre todo sustituían a los regulares en servicios de vigilancia y guardia de instalaciones militares. En 1808 cada regimiento contaba con 550 hombres totalizando unos 30.000 efectivos. Regimientos de Jaén, Badajoz, Pontevedra, Tuy, Sevilla, Burgos, Lugo, Oviedo, Murcia, Trujillo, Logroño, Sigüenza, Toro, Soria, Laredo, Orense, Santiago, Betanzos, Guadix, Ronda, Cuenca, Mallorca, Alcázar de San Juan, Chinchilla, Lorca, Mondoñedo, Ciudad Real, Plasencia, Monterrey, Compostela y Canarias. (3)

Milicias Urbanas

Eran Cuerpos de menor nivel orgánico que los Provinciales, levantados y pagados por los municipios, estaban formados por personas mayores, veteranos de otras guerras, con armamento antiguo y con misiones de vigilancia de las ciudades, costas y fronteras. Consistían en 114 compañías independientes de trece municipios. Cádiz tenía 20, El Puerto de Santa María 9, El Campo de Gibraltar 13, Cartagena 9, Ceuta 5, Badajoz 14, Alburquerque 8, Alcántara 6, Alconchel 1, Valencia de Alcántara 7, La Coruña 12, Ciudad Rodrigo 6 y Tarifa 4. Venían a ser como las Milicias Provinciales pero a nivel local.

Unidades de emigrados

Tras la Revolución de 1789 muchos realistas se refugiaron en España creando unidades para luchar contra el Gobierno revolucionario. Participaron en la Guerra de los Pirineos y tras el tratado de Basilea fueron unidos para crear el Regimiento de Borbón en 1796.

REAL CUERPO DE ARTILLERÍA

Creado en 1710. En 1806 consistía en cuatro regimientos, de dos batallones y cada uno de ellos con cuatro compañías a pie u una montada, totalizando 40 baterías y un total de 240 cañones. Existían además 15 compañías de guardia para los distintos fuertes, cinco compañías de “obreros de la Maestranza” y un cuerpo de inválidos. Finalmente contaba con 74 compañías de milicias en varias ciudades. La academia con 150 cadetes estaba en Segovia.

La calidad de tropa y oficiales era bastante buena, cabe recordar a Daoiz y Velarde, sin embargo las baterías solían contar con sólo 4 de los 6 cañones y la proporción con respecto al resto del Ejército era muy baja.

REAL CUERPO DE INGENIEROS

Fue creado en 1711. Contaba con 170 oficiales destinados en la Península y colonias. Su función principal era la ingeniería militar, fortificaciones costeras y existía un cuerpo de cosmógrafos encargados de la realización de mapas.

Regimiento Real de Zapadores-Minadores

Creado en 1802 contaba con dos batallones, cada uno de cuatro compañías de zapadores y una de minadores. Cada compañía contaba con cinco oficiales y 120 hombres.

CABALLERÍA

En 1803 los 4 regimientos de caballería de línea y ligeros tenían la misma composición. Cada uno contaba con cinco escuadrones de dos compañías. Cada compañía un capitán, un teniente, un porta estandarte, un sargento primero, dos sargentos, cuatro cabos primeros, cuatro cabos, un corneta cuatro carabineros, 38 soldados montados y 13 a pie. Cada regimiento contaba con un estado mayor compuesto por ocho oficiales de campo, cuatro porta estandartes, un capellán, un médico, un corneta mayor, un tambor, un maestro guarnicionero, un maestro de armas y un picador. Los regimientos de caballería ligera no contaban ni con los porta estandartes ni el tambor. En 1808 cada uno de los 24 regimientos contaba con 700 hombres, totalizando 14.440 hombres con 9.500 caballos.



Caballería española: 1.- Húsar del regimiento de Maria Luisa. 2.- Regimiento de Húsares españoles. 3.- Caballería pesada, regimiento del rey. 4.- Dragón, regimiento de Almansa. 5.- Cazador a caballo del regimiento de Olivenza. (Fuente: L.-F. Funcken L`Uniforme et les armes des soldats du Premier Empire. Vol. 2. París, 1968. Página 113)

Caballería Pesada

Tras la reforma de 1805 existían 12 regimientos: Rey, Reina, Príncipe, Infante, Borbón, Farnesio, Alcántara, España, Algarbe, Calatrava, Santiago y Montesa.

Dragones:

El 30 de enero de 1805 los regimientos de dragones fueron reinstaurados totalizando 8 regimientos: Rey, Reina, Almansa, Pavía, Villaviciosa, Sagunto, Numancia y Lusitania.

Cazadores a Caballo

Al restablecerse los regimientos de dragones en 1805 sólo permanecieron dos regimientos de cazadores los de Olivenza y los voluntarios de España.

Húsares

Tras la reforma de 1805 tan sólo se contaba con dos regimientos de húsares, los de María Luisa y los Húsares Españoles.

Notas:

(1) R. Carr considera que la victoria española en Bailén fue resultado de la mera casualidad. Esta es una constante en los llamados “hispanistas” que consideran muchos hechos de la historia de España como simples anécdotas o casualidades.

(2) Los nombres de los regimientos de infantería y caballería proceden de R. Chartrand Spanish Army of the Napoleonic Wars. 1793-1808 Oxford, 1998.

(3) A. Manzano Los uniformes del estado militar de España del año 1815. Madrid, 1987. Pg. 35. Faltan los nombres de varios regimientos.

Bibliografía:

R. Chartrand Spanish Army of the Napoleonic Wars. 1793-1808 Oxford, 1998.
R. Chartrand Spanish Army of the Napoleonic Wars. 1808-1812 Oxford, 1999.
R. Chartrand Spanish Army of the Napoleonic Wars. 1812-1815 Oxford, 1999.
L.-F. Funcken L`Uniforme et les armes des soldats du Premier Empire. Vol. 1 y 2. París, 1968.
E. Arredondo Los Húsares españoles en la Guerra de Independencia. 1800-1814 Madrid, 2000.

JM. Bueno Uniformes españoles de la Guerra de Independencia Madrid, 1989.
M. Artola La Burguesía revolucionaria (1808-1874). Madrid, 1983.
A. Manzano Los uniformes del estado militar de España del año 1815. Madrid, 1987.
R. Carr Spain 1808-1975 Oxford, 1966.


 

Si quieres debatir este artículo entra en su foro de discusión