Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Artículos
Visto: 2332

Imagen

El anuncio del bloqueo alemán del 4 de febrero de 1915 y la nota de acompañamiento del gobierno germano, indicaron claramente que los ataques submarinos solamente fueron planeados contra embarcaciones hostiles, y que "las fuerzas navales alemanas han sido instruidas para evitar cualquier violación de los barcos neutrales, en la medida en que puedan ser reconocidos como tales". El almirantazgo alemán estaba convencido en ese momento que los buques mercantes de la Entente estarían en muy poco tiempo navegando bajo los colores neutrales, y que los buques neutrales y hostiles serían dificiles de distinguir. Además, no se creía que se debía esperar que los submarinos llevasen a cabo una cuidadosa búsqueda para determinar el uso adecuado o inadecuado de las banderas neutrales, ya que sin duda se esperaba que estos buques mercantes estarían armados y serían capaces de realizar una acción ofensiva y otra de resistencia contra el control submarino. Los hundimientos erróneos de los buques mercantes neutrales por lo tanto aparecían como inevitables. Pero la destrucción intencional del tráfico marítimo neutral-característico de la guerra submarina sin restricciones, nunca fue considerado incluso a través de las conferencias entre la Secretaría de Marina, el Ministerio de Relaciones Exteriores, y el Canciller (noviembre 1914 a febrero 1915). Cuando el gobierno se lanzó al mar desconocido de la guerra submarina lo hizo con el entendimiento de que se haría todo lo que fuera posible desde el punto de vista naval para evitar el hundimiento de barcos neutrales, excepto como un accidente inevitable. Si el Almirante Bauer, quien en ese momento estaba al mando de las actividades submarinas, tenía otras ideas en cuanto a la intención de la política gubernamental, entonces tal concepción errónea es culpa del propio Ministerio de marina. Pero todos estos detalles, incluyendo la actitud del Almirante von Pohl, se explican detalladamente en el trabajo de los Archivos Navales, y no debe haber ninguna duda en cuanto a los hechos. En 1915, la guerra submarina sin restricciones no fue planeada, pero, por otro lado, fue planeado hundir buques mercantes hostiles sin previo aviso, y proceder contra los neutrales de acuerdo con el derecho internacional existente.

Como se indicó anteriormente, las fases de apertura de la campaña submarina en 1915 fueron tientas en una esfera desconocida. Había ciertas suposiciones en cuanto a lo que el enemigo podría hacer. Sólo el curso real de los acontecimientos podría indicar lo que realmente iba a hacer, y cómo seguir adelante.

Inmediatamente después de la primera operación, la experiencia inicial, corroboró con el paso del tiempo y de nuevo, y cada vez con mayor énfasis, el hecho de que todas estas suposiciones habían sido erróneas. Un mal uso de banderas era prácticamente inexistente. Los mercantes hostiles eran fácilmente discernibles por el hecho de que no llevaban banderas, habían sobrepintado todos los nombres, y ante el reto, siempre buscaban la seguridad en lahuída. Los barcos neutrales fueron reconocidos por el hecho de que llevaban su bandera nacional, llevaban otras marcas visibles, y por lo general cumplían fácilmente con las órdenes de los comandantes de los submarinos. Por otra parte, los vapores hostiles no estuvieron armados durante varios meses.

El resultado de estos desarrollos inesperados fue que los comandantes de submarinos comenzaron a utilizar sus cañones cada vez más, esto es, para operar en la superficie, y para evitar el uso del difícil torpedo submarino. El cañón era mucho más eficaz en la campaña contra los buques mercantes, mucho más rápido, y los riesgos relacionados con los mismos eran mucho menos de lo que se suponía, al menos, durante varios meses. También el peligro de trampas submarinas, que fueron reconocidas rápidamente después de su sorpresivo efecto inicial, había sido exagerado.

Por lo tanto, los métodos de la guerra submarina fueron adaptados a la situación. Esta no era la situación anticipada, y durante todo el verano de 1915 la guerra submarina se desarrolló sin problemas, de conformidad con el derecho internacional.

Todo lo que era necesario en ese momento era confirmar este estatus por medio de una orden oficial. Las ventajas diplomáticas de tal orden difícilmente pueda exagerarse. Este tipo de guerra submarina cumplía con las leyes de registro y captura; no había hundimiento de buques, sin previo aviso, y cumplía con todas las exigencias diplomáticas. Incluso el fundamental entendimiento con los Estados Unidos habría sido posible. La última "Nota Lusitania" del 21 de julio de 1915, indica sin lugar a dudas una solución de este tipo. Se permitió pasar una gran oportunidad. Fue así porque el gobierno alemán en ese momento carecía de la comprensión, la unidad y la fuerza necesarias para coordinar las acciones militares y funciones diplomáticas y para guiar a ambos con una mano fuerte y decidida.

En su lugar sólo hubo un conflicto interno. La guerra submarina fue suspendida en su totalidad en aguas inglesas durante casi un año entero, con la excepción de un breve período de actividad en la primavera de 1916.

Los resultados en hundimientos entre octubre de 1916 y enero de 1917, momento en el que los submarinos alemanes operaban de acuerdo con el derecho internacional, según órdenes del departamento de la marina de guerra y momento en el cual la situación en relación con el armamento de los buques mercantes había sido completamente alterada, indican que resultados muy decisivos podrían haberse obtenido después del verano de 1915, si se hubiera continuado con la campaña submarina, y efectuada de conformidad con el derecho internacional.

Después que se habían armado los buques mercantes de la Entente, es decir, en general, alrededor del 1º de enero de 1916, la eficacia de la guerra submarina se redujo considerablemente, siempre y cuando cumplían con las leyes en cuanto a registro y captura. El gobierno alemán anunció en febrero de 1916 que los buques mercantes armados a partir de entonces serían tratados igual que los buques de guerra, es decir, atacados sin previo aviso.

Zoom in (real dimensions: 590 x 589)Imagen
Zona de Guerra proclamada por Alemania de febrero de 1915.

Esta fase de la guerra submarina alemana, sin embargo, tampoco tuvo un curso feliz. Inmediatamente después de que la orden emitida en referencia a los buques mercantes armados entrara en vigor, se emitió una orden secreta que significaba un retorno al procedimiento del verano de 1915, en otras palabras, el hundimiento de todos los buques enemigos en la zona de guerra sin previo aviso. incluso los no armados. De acuerdo con esta orden el buque de pasajeros desarmado "Sussex" fue torpedeado por error el 24 de marzo de 1916. Esto fue seguido por el punzante ultimátum estadounidense del 18 de abril de 1916, y acto seguido de nuevo el cese de la guerra submarina contra Inglaterra. La interpretación alemana del derecho internacional, de declarar todos los buques mercantes armados clasificándolos como buques de guerra, nunca se discutió y ni llegó a una decisión.

Por extraña coincidencia el gobierno estadounidense expresó la idea de que no se podía esperar de los submarinos, cuyo empleo en la campaña contra los buques mercantes fue reconocida, que procedieran contra buques mercantes deteniéndolos y registrándolos, si estaban armados, al mismo tiempo que el gobierno alemán estaba proponiendolo sólo como una sugerencia. Por lo tanto un seguimiento de la propuesta alemana tendría estímulo en los Estados Unidos. Hasta qué punto el gobierno estadounidense se comprometió en contra del principio de armar buques mercantes puede deducirse del hecho de que cuando un submarino torpedeó al vapor británico de pasajeros armado "Persia" el 30 de diciembre de 1915, con una pérdida de 334 vidas, entre ellas dos estadounidenses, ninguna protesta fue hecha por aquel gobierno. Pero, por otro lado, cuando fue torpedeado el desarmado "Sussex", se presentó el ultimátum mencionado anteriormente, aunque ninguna vida estadounidense se perdió en el hecho, y lo único que ocurrió fue que varios pasajeros estadounidenses resultaron heridos. También hubo otras modificaciones que apuntaban a la expectativa de que el gobierno estadounidense podría considerar el punto de vista alemán en cuanto al tratamiento de los buques mercantes armados hostiles.

Los resultados militares habrían sido excelentes. Hubieramos podido llevar a cabo lo que equivaldría a la guerra submarina sin restricciones, sin estar obligados a enunciar esa frase peligrosa. Contra los buques desarmados, y en contra de todos los buques neutrales, el procedimiento debía ser de acuerdo a la reglamentación internacional; los buques armados hostiles podrían ser torpedeados sin previo aviso. La Guerra Submarina sin restricciones, como se practicó en 1917 y 1918 no fue muy diferente en la práctica. Incluso en el ejercicio de la guerra submarina sin restricciones, los comandantes de submarinos experimentados utilizaron sus armas de superficie tanto como les fue posible, con el fin de lograr la mayor economía posible de municiones y eficacia; el difícil torpedo fue utilizado solamente cuando no había otra opción, o cuando había una oportunidad favorable para usarlos contra grandes y valiosos vapores, que siempre estaban fuertemente armados, asegurados con escolta de los buques de guerra, o navegando en convoy.

Después del otoño de 1917 fue propuesto el argumento que los convoyes eran los objetivos más importantes en el Atlántico. Un submarino cumpliendo la normativa en cuanto a detención y registro no podía detener un buque en convoy. Los convoyes sólo podían ser atacados por los submarinos porque reclamamos el derecho a hacerlo en la zona de bloqueo como una represalia.

La respuesta a este argumento es que la clasificación de los buques, hostiles, así como neutrales, navegando en aguas hostiles, así como su tratamiento por los submarinos, es una cuestión de derecho internacional, que nunca se ha establecido más de lo que el problema de los buques mercantes armados. Sin embargo, con el mismo derecho legal, mediante el cual el gobierno alemán negó los privilegios de buques mercantes a los que estaban armados, clasificándolos como buques de guerra, el gobierno alemán podría haber anunciado que consideraría todas las naves dentro de un convoy armado en la misma categoría. Es de suponer que cuando un buque neutral se coloca bajo laprotección armada de uno de los beligerantes, es que planea resistirse a la búsqueda por el otro bando. El gobierno alemán, por tanto, debería haber anunciado en el momento apropiado, que consideraría todos los buques, incluso los neutrales, navegando bajo un convoy armado del enemigo, en la misma categoría que los demás buques armados.

Imagen
El Sussex en Boulogne tras ser torpeado en marzo de 1916.

El argumento brevemente descrito anteriormente se puede resumir como sigue:

Procedimiento de acuerdo con las leyes de la detención y registro debe haber sido la base y el punto de partida para la conducción de la guerra submarina. El armamento en los buques mercantes y el movimiento en convoy deben haber sido tratados como excepciones a la regla general. Así, por la expansión gradual de la legislación vigente, y por medio de la adaptación lógica a la cambiante
situación, la campaña submarina habría llegado paso a paso a un punto, en el que se habría aproximado a la guerra sin restricciones. Las quejas de interferencia con el comercio neutral se habrían expresado en un tono completamente diferente. La necesidad de aplicar el derecho a represalias, que en su esencia misma reconoce la ilegalidad, entonces habría sido innecesaria. Por otra parte, me parece que la restricción publicada de grandes zonas marítimas que fue recibida por el mundo entero, sobre todo por los Estados Unidos, como un desafío, habría sido innecesaria. El inicio de una campaña submarina de proceder de conformidad con el derecho internacional no requiere ningún anuncio ya sea para aplicaciones militares, legales, o por razones diplomáticas. El tratamiento especial de buques y convoyes armados no tiene que ser restringido a ciertas zonas marítimas; se puede aplicar en todas partes con la misma legalidad. Consideremos, por ejemplo, que Estados Unidos utilizó las duras palabras de "estricta responsabilidad" cuando la zona restringida original fue anunciada por Alemania en 1915, e hizo hincapié en su posición, de modo que cuando el 31 de enero de 1917 se anunció la guerra submarina sin restricciones, después de todo lo que había precedido a este evento, la entrada de ese país en la guerra era inevitable. Esto se limita a indicar cómo el curso de los acontecimientos podría haber sido guiado por una evaluación inteligente de la psicología extranjera, en lacuidadosa selección de frases, y el sondeo, en la progresión legal a formas más estrictas de la guerra submarina.

La posibilidad de un acuerdo satisfactorio con América fue claramente indicado. Las opiniones pueden diferir en cuanto a las posibilidades de éxito a lo largo de esas líneas. Esto, sin embargo, es cierto: La inmensidad del objetivo justificaba al menos un intento.

Estas consideraciones no pueden concluir sin discutir brevemente la teoría con frecuencia avanzada que la entrada de los Estados Unidos en la guerra fue causada por la presión económica y no por la situación submarina, y por esa razón cualquier discusión al respecto está más allá del punto. Incluso el almirante Bauer en su artículo a favor de una hipótesis basada en ciertas declaraciones hechas por el presidente Wilson en 1919, cuando en respuesta a preguntas del senado, supuestamente indica que Estados Unidos habría entrado en la guerra incluso sin tener la cuestion submarina como problema.

En cuanto a las declaraciones del presidente Wilson, sí dijo, cuando fue acorralado en lo que respecta a la Liga de las Naciones, que en su opinión el sentimiento público en los Estados Unidos había condenado suficientemente la"injusticia de la guerra alemana", como para llevar a Estados Unidos al conflicto, incluso si no hubiera sido afecto directamente por ello. En este sentido, es necesario señalar que la "injusticia de la guerra alemana" se basaba en gran medida, a los ojos de los Estados Unidos, sobre las actividades de los submarinos alemanes. También el contexto del testimonio del presidente Wilson indica que él no tenía ninguna intención de negar la influencia de la guerra submarina en la actitud de los Estados Unidos.

Zonas marítimas peligrosas declaradas durante la PGM.

Zoom in (real dimensions: 864 x 598)Imagen

Fuente: DIE FORMEN DES UBOOTKRIEGES. [Types of submarine warfare.] Admiral Spindler, Retired.Periodical Articles-Catalog. RML Nº 66. Sep1937.

Foro de discusión