Resultado de imagen de camino español

El Camino Español y la Guerra en Flandes (1539-1648)

El traslado de tropas a través de los diferentes territorios hasta alcanzar la zona de conflicto (Holanda / Flandes) conllevó siempre un enorme esfuerzo administrativo, técnico y, por supuesto, político, ya que muchas zonas de paso no estaban bajo control directo de la Corona española e incluso a veces estaban en manos del enemigo.

Para solucionar el problema (que, por otra parte tenian muchos ...


Cronología básica de los reinados de ese periodo:

Carlos V: (El creador de la saga)

24 febrero 1500: Nace Carlos, segundo hijo de los Archiduques de Austria.
1514: Carlos es nombrado Gobernador de los Paises Bajos.
1515: Incorporación de Navarra a la corona castellana.
1516: Fallece Fernando II de Aragón y V de Castilla y León.
1517-19: Carlos se traslada a España y es reconocido rey de Castilla y de Aragón por las diferentes Cortes de ambos reinos.
1520: Carlos se desplaza a Alemania para obtener el titulo imperial y en España estalla la rebelión comunera (Castilla) y las germanias (Aragón). Es nombrado Emperador.
1521: Dieta de Worms. Queda consolidado el Luteranismo en todo el Imperio.
1539: Muere su esposa, Isabel de Portugal y Carlos tuvo que enfrentarse a la rebelión de Gante, su ciudad natal.
1546 –47 La habilidad de las tropas imperiales se puso de manifiesto una vez más y en Mühlberg se alcanzó la victoria final sobre la Liga de Smalkalda (la unión de los príncipes protestantes alemanes)
1553: Boda del príncipe Felipe con la reina de Inglaterra, María Tudor. Felipe recibe el título de rey de Nápoles y duque de Milán para no ser de menor “grado” que su nueva esposa.
25 de octubre de 1555: Carlos abdica de todos sus titulos y posesiones en su hijo (Castilla y Aragón, junto a sus territorios flamencos, italianos y de ultramar) y en su hermano (Austria y el título imperial). El 21 de septiembre de 1558 fallecerá.

Felipe II: (El Rey Planeta)

En marzo de 1557 regresaba a Inglaterra convertido en rey de España y pasa algunos meses en compañía de su esposa, intentando engendrar el tan deseado hijo. En julio del mismo año regresa a los Países Bajos para conseguir una de las mayores victorias militares de su reinado: la batalla de San Quintín, el 10 de agosto de 1557. El triunfo provocaba el fin de la guerra con Francia y la firma de un acuerdo de paz, el Tratado de Cateau-Cambresis, con el que se ponía fin a la disputa por el control de Italia.
El tratado se sellaba con el matrimonio de Felipe con la joven isabel de Valois -Felipe había enviudado por segunda vez en noviembre de 1558.
1566: Rebelión en los Paises Bajos con motivo del incremento de impuestos. El duque de Alba es enviado para sofocar la revuelta, la cual ahoga en sangre (ejecución de los condes de Horn y Egmont).
1568: Muerte de la reina Isabel de Valois y del príncipe de Asturias D.Carlos. Levantamiento del príncipe de Orange en los Países Bajos. revuelta de los moriscos granadinos. Todo ello convierte este año en el "annus horribilis" del reinado de Felipe.
1571: Santa Liga: Batalla de Lepanto.
en los Países Bajos la situación era cada vez más complicada. La política militarista del duque de Alba había dejado paso a una línea más dialogante establecida por don Luis de Requesens pero su fallecimiento en 1576 y el saqueo de Amberes por las tropas no favorecieron esta nueva línea política emprendida. Don Juan de Austria pudo conseguir finalizar el conflicto pero su muerte en Namur (1578) tampoco ayudó.
Anexión de Portugal en 1581 (Jurado rey por las Cortes lusas en Tomar, en 1580)
El desastre de la Armada Invencible en el año 1588
Felipe aún desea dar el golpe de gracia a la monarquia francesa y trata de aupar a su hija Isabel Clara Eugenia en el trono francés -era hija de Isabel de Valois- aunque no se verá satisfecho al ser coronado Enrique IV como monarca galo. El inicio de un conflicto en la zona norte de Francia, en el que participarían activamente las tropas flamencas de Alejandro Farnesio, diversificaría los frentes de lucha y permitirá la consolidación de la posición rebelde holandesa. La Paz de Vervins (1598) ponía fin a la lucha hispano-francesa y dejaba los Países Bajos en manos de Isabel Clara Eugenia, casada con el archiduque Alberto.
El 13 de septiembre de 1598 fallecía Felipe II
Felipe III: (El pacifista)
En 1582 se le designó heredero al trono, cargo que ocupó sucediendo a su fallecido padre en 1598. Ese mismo año contrajo matrimonio con la archiduquesa Margarita (Nieta de su tio abuelo el Emperador Fernando I)
1604 Paz con Inglaterra
1609 Tregua de los Doce Años con Holanda. La política pacifista se asentó también en una mejora de las relaciones con Jacobo I de Inglaterra (heredero de Isabel I) y en una acertada política de enlaces matrimoniales, que unió a Luis XIII con una infanta española y al futuro Felipe IV con Isabel de Borbón. Sin embargo, pronto la tendencia se vio rota al observar el ventajoso aprovechamiento holandés del tratado de paz, a la "conjuración de Venecia", lo que abría un nuevo escenario de conflicto, esta vez en Italia, y al inicio de la Guerra de los Treinta años.
Felipe III falleció en 1621
Felipe IV: (Inicio del Fin)
Su valido es su favorito, el Conde-Duque de Olivares desde el inicio del reinado.
Se recrudece la guerra contra el holandés, el francés, los príncipes protestantes alemanes y, a veces, también el inglés.
Iniciales victorias militares en 1625 contra los holandeses (Bahía y Breda).
Carísima intervención en Mantua (escenario secundario de la Guerra contra Francia), a la que siguieron siguieron las derrotas de Matanzas (1628), Hertogenbosch (1629) y Pernambuco (1630).
Rebelión en Vizcaya (1631-1634): Monopolio de la sal.
Si bien el desarrollo de la guerra contra Holanda y Francia continuó siendo exitoso (Nordlingen, 1634; Fuenterrabía, 1638), las medidas tomadas para sufragarla provocaron las revueltas de catalanes y portugueses (1640) y costaron el puesto a Olivares (1643).
Revueltas en Castilla (1647-52 y 1655-57) y Nápoles (1647)
La situación se vuelve insostenible con luchas internas y externas y, tras las derrotas españolas a manos francesas e inglesas en Arras (1654) y Las Dunas (1658), ya solo queda pedir la paz (paz de los Pirineos, 1659). La Guerra de los Treinta años ha concluido y España deja de ser la principal potencia mundial.

Breve reseña historica:

La penetración del luteranismo a partir de 1518 provocó la represión del emperador, que inició su persecución por todos los medios. El particularismo político y fiscal de estas provincias, descontentas con una política imperial que en buena parte financiaban ellas, se manifestó en una clara resistencia desde los años treinta. La hábil política de la gobernadora María de Hungría impidió que los asuntos pasaran a mayores, pero el apego a las libertades del país y la expansión del calvinismo desde mediados de siglo explican la oposición posterior al gobierno español.

En 1539, año en el que había muerto su esposa Isabel de Portugal, Carlos (I de España y V de Alemania) tuvo que enfrentarse a la rebelión de Gante, su ciudad natal. Los de Gante, que cometieron todo tipo de salvajadas en calles e iglesias, se habían rebelado por los excesivos impuestos que tenían que pagar para mantener las guerras con Francia y pidieron ayuda a Francisco I. Ayuda que éste les negó, debido a la reciente paz que este acababa de suscribir con España. Además, el rey francés permitió el paso de las tropas españolas por Francia e incluso recibió en Paris al Emperador y le agasajó con grandes festejos
Así pues, el 14 de Febrero de 1540 Carlos al frente de sus tropas entra en Gante (unos 5000 mercenarios alemanes). Tres días después comenzó la actuación de los tribunales de justicia y el terror se extendio por la ciudad, rodaron numerosas cabezas que se exhibieron clavadas en picas. Se suprimieron los privilegios y libertades y se obligó a gran parte de los ciudadanos a desfilar vestidos de negro y con la cabeza descubierta ante el Emperador, y a los cabecillas a pedir perdon de rodillas. Después se arrasó parte de la ciudad y en esa zona se construyó un castillo, como amenaza permanente. Carlos, con la intención de encontrar una solución duradera para los Paises Bajos, propuso la boda de su hija bastarda, María con el segundo hijo de Francisco I, el duque de Orleans, pero, con sorpresa del Emperador, el rey francés no aceptó el trato, quedando en libertad de seguir incordiando en la zona en cuanto tuviera oportunidad.

La sucesión de Carlos por su hijo Felipe II en 1556 primera rebelión en 1566 supuso para los Países Bajos la dependencia de un monarca extranjero y la sumisión a la política española.. Las necesidades financieras crecientes de la Monarquía española, que terminan obligando a la primera bancarrota, llevaron a Felipe II a intentar conseguir de los Países Bajos la mayor cantidad de impuestos, a pesar del conocimiento directo que poseía de sus circunstancias especiales, debido a haber residido allí desde 1556 a 1559. Para ello tuvo que utilizar métodos de gobierno más absolutos que los hasta ahora existentes. A incrementar el malestar se unió la ofensiva católica contra el calvinismo y la propagación del anabaptismo , lo que se reflejó en la creación de 14 obispados y tres arzobispados (1559). La nueva gobernadora, Margarita de Parma, hija natural del emperador, y su principal consejero, Granvela, cardenal-obispo de Malinas, se enajenaron la voluntad de la alta nobleza, que vio reducida su importancia y desoídas sus peticiones de tolerancia religiosa, autonomía política y retirada del ejército español. Como consecuencia, en 1566 se iniciaron los primeros disturbios, de gran agresividad anticatólica. La respuesta fue el envío, en 1567, del duque de Alba, al mando de un gran ejército, con la misión de aplastar la oposición política y religiosa desde su cargo de nuevo gobernador. La ejecución de los principales cabecillas, los condes de Egmont y Horn, el 5 de junio, fue continuada por el enjuiciamiento por parte del "Tribunal de los Tumultos" o "Tribunal de la Sangre", con poderes absolutos para la represión de la herejía y la disidencia política y presidido por el propio gobernador, de 12.000 personas y la condena de más de 1.000, en los años siguientes. Guillermo de Orange abanderó la rebelión, reclutando un ejército en Alemania, con el que inició los ataques en 1568. El Sur permaneció fiel a Alba, sin rastros de rebelión popular, pero en el Norte la insurrección se generalizó y los piratas de aquellas provincias, los "gueux" o mendigos del mar, atacaron las costas y obstaculizaron las comunicaciones con la Península Ibérica. Ante su fracaso frente a los rebeldes del Norte, el duque de Alba fue sustituido en 1574 por don Luis de Requesens, proclive a los métodos moderados, aunque sin variar los objetivos. Aun así, las dificultades no se aminoraron: los motines del ejército español, impagado, se repetían, mientras se multiplicaban las revueltas y los calvinistas del Norte se hacían fuertes. En 1576, Holanda y Zelanda se dieron un poder político y militar único, que entregaron a Guillermo de Orange. En noviembre, los católicos del Sur y los calvinistas del Norte llegaron a un acuerdo, la Pacificación de Gante, por el que exigían la retirada de las tropas extranjeras. En ese mismo año fecundo de hechos, don Juan de Austria se convirtió en el nuevo gobernador. Por el "Edicto Perpetuo" de 1577, impuesto por los Estados Generales, aceptaba la mayor parte de las reivindicaciones de los rebeldes, iniciando la evacuación de su ejército. Sin embargo, la pervivencia de la oposición le llevó a volver a la línea dura y solicitó más tropas. En 1578, los refuerzos militares enviados al mando de Alejandro Farnesio se impusieron al ejército de los Estados Generales. La inesperada muerte de don Juan de Austria este año convirtió en gobernador a Farnesio, que fomentó la división entre el Norte, calvinista y democratizante, y el Sur, católico y nobiliario. Por la Unión de Arras de 1579 las provincias del Sur (Artois, Henao y Douai) reconocieron el poder real y la fe católica y poco después el gobernador prometía el respeto a las libertades tradicionales. Las siete provincias calvinistas del Norte (Holanda, Zelanda, Frisia, Güeldres, Utrecht, Overijsel y Groninga) se confederaron en la Unión de Utrecht (1579), oponiéndose a la soberanía española y declarándose independientes. En los años siguientes, Farnesio deshizo la conspiración de Orange, Isabel I y el duque de Alençon, hermano del rey de Francia, para deponer a Felipe II y se impuso militarmente sobre los focos de resistencia del Sur, conquistando Bruselas y Amberes (1585), aunque el Norte resultó inexpugnable. Llegados a este punto de equilibrio militar, lo que podía desnivelar la balanza era la guerra marítima y de ahí la importancia de Inglaterra para ambos contendientes.

Este a grandes rasgos fué el inicio de la que se ha dado en llamar Guerra de los 80 años, periodo durante el cual las tropas leales a los Habsburgo tuvieron que luchar en y por el territorio rebelde de los Paises Bajos, contra los rebeldes holandeses, tropas de los príncipes luteranos alemanes, franceses e ingleses en diferentes momentos.

La zona fiel a la corona “castellana” es decir, la actual Bélgica, fue inicialmente la principal zona de recluta de tropas para hacer frente a la rebelión, pero, tras los primeros embates del conflicto y, visto que este se demoraría y se convertía en una guerra de sitios de ciudades o lugares clave más que en batallas campales, es decir, de desgaste y, que esto precisaba de un mayor número de tropas de las inicialmente previstas, se procedió a hacer leva (los Habsburgo prefirieron llevar al combate al menos siempre que era posible a sus vasallos antes que a tropas mercenarias) en los demás territorios gobernados por la casa Habsburgo y a tratar de crear rutas viables y fiables para su traslado hasta la zona de conflicto.

La llegada de estas tropas de refresco a Flandes podía ser de dos maneras:

Via algún puerto de la zona leal: Dunquerke, Gravelinas, Mardijk. Esto conllevaba el paso de la flota de transporte por el Canal y el peligro de encontrarse con los “mendigos del mar”, los piratas de La Rochella (hugonotes franceses, aliados por religión de los “rebeldes”) y, segun periodos, con la marina británica (si se estaba en guerra) o con piratas ingleses (si en paz).

Via ruta terrestre: Esta fue durante prácticamente todo el periodo estudiado el principal metodo de entrada de tropas en Flandes, ya que pese a resultar más lento fue el que mejores resultados obtuvo y el que permitió el sostenimiento de las guerras flamencas durante casi un siglo. Esta ruta, que tuvo diferentes variantes según fueron modificándose las lealtades y tratados a lo largo de estos casi 100 años es a lo que se denomina “El camino español” y es el tema central de este artículo.

El Camino Español:

El traslado de tropas a través de los diferentes territorios hasta alcanzar la zona de conflicto (Holanda / Flandes) conllevó siempre un enorme esfuerzo administrativo, técnico y, por supuesto, político, ya que muchas zonas de paso no estaban bajo control directo de la Corona española e incluso a veces estaban en manos del enemigo.

Para solucionar el problema (que, por otra parte tenian muchos Ejercitos europeos en campaña) se recurrió a los llamados “corredores militares”: Zonas por donde pasaban libremente los refuerzos, viveres, etc... de un determinado ejercito y que se consideraban protegidos de ataque del enemigo por parte de los gobernantes de la zona por la cual pasaba este corredor.

El Ejercito de Flandes tuvo durante todo el conflicto contra los rebeldes, los frenceses, los ingleses y los protestantes alemanes cuatro corredores reconocidos (que actuaron a veces de forma conjunta y otras de forma exclusiva durante todo este periodo).

Las rutas marítimas:

Quizás la menos importante tanto en volumen de tropas y material desplazado como en tiempo de uso fuera la que provenía de las islas británicas y terminaba en los puertos flamencos leales: Dunquerke, Gravelinas, Mardijk. Lógicamente las entradas en la guerra de los ingleses posicionandose al lado de los holandeses cerraron esta vía. Pese a todo hubo periodos en donde se realizó recluta directa de tropas inglesas (a partir de 1604). También fueron muy útiles inicialmente los católicos ingleses que apoyaban a Felipe II en contra de su “herética” reina Isabel I o, más tarde, Jacobo I (cesión de las plazas de Lier, Aalstadt, Deventer y Zutphen, “traicionando a los holandeses”) y por supuesto los irlandeses. La guerra civil en Inglaterra y la manifiesta hostilidad del gobierno inglés fueron poco a poco cerrando esta vía.

La segunda ruta marítima unía los puertos del norte castellano con Flandes. España era dueña del Océano y, la neutralidad inglesa facilitaba el cobijo de las naves mercantes en puertos ingleses, incluido Calais, si eran perseguidas por holandeses o franceses. A partir de 1558 todo esto cambió bruscamente: Francia tomó la plaza de Calais, cerrando este importante puerto a los españoles y amenazando la ruta de entrada más segura a los demás puertos flamencos (todo barco proveniente de España había de pasar ante Calais para dirigirse a Gravelinas, Mardjirk o Dunquerke). Pese a todo aún hubo paz con Inglaterra hasta que, en 1568 una flota cargada con oro fue retenida y capturada en Southampton (se restablecerían las paces en 1574, pero ya no había confianza en que los puertos ingleses fuesen “seguros” ya que se desarrolló en ellos una intensa actividad pirata). Por otro lado en ese mismo año de 1568 los hugonotes de La Rochela comenzaron sus actividades en contra de la Armada española en la zona. A estos se unieron pronto los “mendigos del mar” (desterrados holandeses (1566-67) que se dedicaban a la piratería contra los buques de Su Muy Católica Majestad desde este puerto o el de Dover). A partir de entonces casi todos los intentos de envios de tropas o recursos por esta vía terminaron en rotundos fracasos. Pese a todo, al ser en las décadas de los 30 y 40 del 1600 la única vía que le queda a España se reactiva enormemente el paso de barcos mercantes por el canal (Hasta el desastre de las Dunas y depués).

Así pues se hizo necesario una ruta segura para el traslado de tropas hasta Flandes y fue el Cardenal Granvela quien primero lo ideo en 1563 con motivo de la idea de visitar aquellos territorios por el rey Felipe II (pese a que este prefería la ruta Alemana a través del imperio). Granvela apuntó como “mas segura y cómoda” la ruta: Génova, Piamonte (Milan), Saboya, Franco Condado, Lorena, Luxemburgo y Flandes.

El rey español era Duque de Milán y Señor del Franco Condado con lo cual “solo” había que tratar con:
1.-Los genoveses (aliados de España debido a las políticas expansionistas francesas que apoyaban a los separatistas corsos).
2.- Aparte, Francia ocupó militarmente Saboya en 1536 y 1559 y esta se alió a los españoles para expulsarlos (Tratado de Gooenendaal) e incluso se dio esperanzas a Saboya de poder terminar adquiriendo territorio francés en el futuro.
Por su parte el Franco Condado (territorio “francés” pero supeditado al rey español) tenía una claúsula de neutralidad con Francia que permitía el paso de tropas a su través sin que ello violentase su neutralidad desde 1508, este fue respetado hasta 1595 y nuevamente firmado y respetado desde 1598 hasta 1635.
3.- Lorena era un condado francés independiente que firmó un acta de neutralidad 1547 con Francia y España por la cual permitía el paso por su territorio a cualquier ejercito en conflicto con otro (así recibió prebendas tanto de manos Habsburgo como Valois).
Luxemburgo también era parte del territorio patrimonial Habsburgo, por lo que no había problema en cruzarlo.
4.- La última zona no controlada directamente para acceder a Flandes era el obispado-principado independiente de Lieja. Desde que tropas españolas habian ayudado a liberar el territorio caido en manos de los Estados Generales (holandeses rebeldes) en 1595 y, al estar totalmente rodeada de territorios Habsburgo era sin duda el aliado más fiel de los que conformaban este corredor.

Pese a las alianzas y tratados el hecho era que estos estados eran independientes y orgullosos y había que solicitar paso en cada ocasión (y esperar el “conforme”).Desde 1528 en Génova y desde 1566-71 ante las cortes de Lorena, Saboya y los Cantones Suizos (realmente ciudades-estado semi-interdependientes) ya se contaba con embajadas “permanentes”.

Tambien existian 3 ciudades-estado jalonando el “camino” que se opusieron o al menos no apoyaron ni vieron con buenos ojos el paso de las tropas católicas por las cercanias o a través de sus territorios: Ginebra, Besançon y Metz.

Ginebra: La ciudad de Calvino siempre vivió en constante sobresalto al enterarse del paso de los tercios por las cercanias de sus dominios (el primer contingente bajo el mando del duque de Alba en 1567). Pese a que nuca hubo intentos de asaltar la ciudad de Calvino esta siempre optó por incrementar sus defensas y sus tropas al darse a conocer el paso de tropas españolas por las cercanias. (También es cierto que el duque de Saboya, yerno del rey español, intentó varias veces (ayudado del oro hispano) el tomar la ciudad).

Besançon: Pese a estar en medio del Franco Condado era independiente. En 1575 fue tomada por los hugonotes franceses y al caer de nuevo en manos españolas perdió gran parte de su antigua autonomía. Pese a todo se mantuvo muy poco ansiosa de apoyar el paso de tropas españolas.

En 1552 Francia tomó Verdun, Metz y Toul en Lorena lo cual dispuso el apoyo favorable de esta hacia España pero los franceses las fortificaron y realizaron todo tipo de maniobras para entorpecer el paso franco de las tropas y mercancías por las cercanías de sus ciudades. En varias ocasiones se desplazó un embajador especial a la corte francesa para garantizar que las tropas trasladadas no eran el preludio de un nuevo conflicto contra Francia ni un intento de tomar alguna de estas plazas sino para responder a los insurgentes flamencos.

Desde 1584 se conocen intentos franceses de impedir / bloquear / cerrar esta vía tan vital para Flandes. Aunque no fue hasta 1594 que Enrique IV logró atacando por la zona de la Picardía y el Piamonte dañar tanto al duque de Borgoña (su principal rival en las Guerras de Religión francesas, lider de los católicos) como al Franco Condado (vía por donde se nutrían de recursos sus enemigos gracias a los españoles), dañando la ruta del camino tradicional, que de este modo tuvo que ser trasladado más al este (incluso llegando a Saabrüken para poder alcanzar Flandes con seguridad).

En 1597 volvió a atacar Francia el “camino”, esta vez en Saboya. Se cerró esta arteria vital hasta la paz de Vervins (1598).

En 1600, debido a un problema relacionado con un articulo sobre la pertenencia de Saluzzo en la Paz de Vervins los franceses ocupan Saboya. Tras la siguiente paz este condado perdía todos sus territorios al oeste del Rodano. Por otra parte, Francia lograba el control de paso sobre el “camino” y no tardó en pisar la cola al león español en cuanto pudo. Saboya, por otra parte reorientó sus preferencias y en 1609 expulsó a las tropas españolas acantonadas en su territorio llegando en 1613 a la guerra directa contra sus antiguos aliados.

Esto promovió un cambio en el trayecto. Ya desde 1593 había un tratado con los Grisones de libertad de paso por su territorio (que unía Lombardía con El Tirol), el principal paso “La Valtelina” fue ocupado militarmente por España en 1604 y, en 1620 se apoyó una revuelta pro-católica.

También había otra zona de libre paso por los cantones católicos suizos desde 1584.(que se mantuvo abierta hasta que las presiones y el oro franceses que la dificultaron a partir de 1610 y la cerraron definitivamente en 1634).

En 1621 la pérdida de Alsacia hizo que la única via segura de acceso a Flandes desde Italia fuese a traves de los territorios imperiales. En 1630-31 los franceses ocupan definitivamente Saboya y en 1632-33 Lorena: El camino español se convertía en historia.

Bibliografía utilizada:

http://www.geocities.com/CapitolHill/8788/caminoespanol.htm

“El Ejercito de Flandes y el Camino Español (1567-1659)”. Geoffrey Parker. Alianza Editorial.

“El corso en el canal”. Enrique Otero Lana. Ministerio de Defensa.

http://www.diomedes.com/carlosV.htm

http://www.artehistoria.com/frames.htm?http://www.artehistoria.com/historia/personajes/ (varios personajes)

http://es.wikipedia.org/wiki/ (varios articulos)

Varios librillos de Osprey Military sobre el periodo estudiado (Ejercitos/Batallas). Ediciones del Prado (versiones en castellano).


Si quieres debatir sobre este Artículo entra en su foro de debate