Su tarea había comenzado en un ya lejano Marzo de 1862 y ahora a primeros de Junio aún contando con la inestimable ayuda del Mayor General George B. McClellan, el cual haciendo uso de su sempiterna prudencia había dado el respiro suficiente para que la Confederación pudiese permitirse el lujo de tener 17.000 hombres alejados de su capital asediada.

Con el paso del tiempo la situación en la Península de Virginia había ido evolucionando por el camino de la lógica de los números, y ahora los unionistas estaban en las mismas puertas de la capital confederada. Se acercaba el momento de llamar a todas las fuerzas disponibles para realizar una defensa a una sola carta. Hacía exactamente una semana que el General Joseph E. Johnston había sido herido en batalla y sustituido por Robert E. Lee el cual se veía en la necesidad de llamar a Jackson para que acudiese a Richmond pero antes se debía terminar la Campaña del Valle Shenandoah y a poder ser con éxito.
ImagenJackson había cumplido con las órdenes recibidas, “entretener el mayor número de tropas federales para evitar que apoyen a McClellan y mantener en la medida de lo posible la integridad de su fuerza”, casi a la perfección salvo por un detalle, estaba a punto de quedar atrapado y que su ejército fuera destruido. La “Caballería a Pie” de Jackson había realizado marchas increíbles incluso bajo un clima infernal de lluvias, al tiempo que había peleado cuatro batallas con un tanteo de una derrota y tres victorias, pero ahora estaba a punto de ser atrapado por una fuerza que doblaba su número.



Pero Jackson si de algo podía vanagloriarse era de su gran visión estratégica además de una gran capacidad para anticiparse a las situaciones futuras. Esta Batalla de Cross Keys podemos decir que comenzó a fraguarse cuando el 2 de Junio se ordenó a nuestro ya conocido Capitán Jedediah Hotchkiss que instalase una torre de señales al sur de las Massanutten Mountain en donde confluían el valle Luray por donde avanzaba Shields y el valle principal por donde avanzaba Frémont, y así Jackson pudo estar perfectamente al corriente de la posición de sus dos perseguidores y poder medir los tiempos para decidir cuando y donde era mejor entablar batalla. Además como ya vimos a lo largo del repliegue hacia el alto del valle la caballería se había encargado de ir destruyendo progresivamente todos los puentes que hubiesen permitido a Frémont y Shields unir sus tropas y presentar una batalla haciendo valer su superioridad numérica.

El punto que había escogido Jackson era precisamente Port Republic, donde confluían los ríos North y South en el South Fork del Shenandoah y donde manteniendo la posición los federales no podrían unirse para presentar batalla de forma conjunta.
La primera disposición que ordenó Jackson fue desplegar al grueso de sus fuerzas en los altos que dominaban la localidad junto al río North, permitiendo a su artillería dominar los vados del South a modo de barrera defensiva frente a la marcha de Shields. Ewell permanecería a unas 7 millas de distancia hacia el norte junto a Cross Keys cortando el camino a Frémont.

Ewell lo que había realizado era un despliegue defensivo de primer nivel esperando un combate que sabía y que necesitaban ganar para poder ocuparse de Shields en igualdad de condiciones. La División de Ewell se había desplegado a ambos lados del camino que iba hasta Port Republic sobre el alto del barranco de Mill Creek que delimitaba perfectamente su línea de batalla. Los falncos los tenía cubiertos por los bosques y el centro se había visto reforzando con las cuatro baterías de que disponía y que podrían barrer todo el terreno abierto que había desde su línea hasta el camino de Keezletown. La disposición de las brigadas sería de derecha a izquierda con Trimble, Elzey y Steuart, quedando en reserva la Brigada Taylor con sus louisianos. El total de los hombres disponibles de Ewell eran unos 5.800 hombres.

El día 7 Frémont divisaba la línea confederada de Ewell, el cual intentaba provocar el combate conocedor de su excelente posición defensiva. Pero los federales no se decidían a lanzar el asalto y dedicaron el día a congregar a todas las unidades disponibles. Llegado el día señalado por Frémont a primeras horas de la mañana los unionistas se pusieron en marcha, en cabeza iba la Brigada del Coronel Gustave P. Cluseret que tomó el camino de la derecha hacia Cross Keys en donde hizo contacto con el 15º de Alabama y poco a poco hizo valer su peso hasta desplegarse en el extremo derecho del despliegue ordenado por Frémont. Y así a lo largo de la mañana las siguientes brigadas fueron formando la línea sobre la izquierda de Cluseret según el siguiente orden: Schenck, Milroy y Stahel. La Brigada de Bohlen avanzaría tras Milroy desplazándose a la izquierda quedando la Brigada de Koltes como reserva en el centro de la línea, mientras la artillería era llevada al frente, su despliegue no se consiguió hasta las 10 de la mañana. La batalla comenzó con la artillería abriendo fuego resultando del todo inefectivo.


El siguiente movimiento de Frémont fue hacer avanzar a la Brigada de Stahel seguida de la de Milroy hacia la derecha para intentar flanquear a los confederados que se encontraban tras Mill Creek al tiempo que las baterías eran adelantadas y entablaban un duelo con las baterías de Ewell. Pero se había cometido un fallo al olvidar Stahel que la Brigada de Trimble se encontraba adelantada y cuando comenzaron a subir la ladera de la colina Victory a unos sesenta pasos de distancia los hombres de Trimble se levantaron y abrieron fuego. El regimiento en cabeza era el 8º de New York y de sus 500 hombres casi la mitad causaron baja. Este encontronazo hizo retroceder a toda la brigada sin ninguna intención de realizar un nuevo asalto, desplegando la batería de Buell para reforzar su posición.

Esta pausa fue aprovechada por Ewell que envió al 13º y 25º de Virginia para ampliar el flanco derecho de Trimble y mientras la batería unionista se concentraba en ellos el 15º de Alabama del Coronel Cantey surgió de repente de un barranco y se lanzó al asalto de los cañones federales. Esa oportunidad fue rápidamente aprovecha por Trimble que lanzó al 16º de Mississippi y al 21º de Georgia para hacer retroceder a toda la línea de Stahel. Los artilleros federales lograron salvar sus cañones al tiempo que toda la línea retrocedía tras duros combates.

Zoom in (real dimensions: 596 x 799)Imagen

Al tiempo que el flanco izquierdo federal comenzaba a hacer aguas, la Brigada de Milroy avanzaba apoyado por la artillería hasta una distancia de fuego de mosquete sobre el centro confederado en Mill Creek, mientras la Brigada de Bohlen acudía en apoyo de Stahel que estaba a punto de derrumbarse. Con las horas pasando la Brigada de Schenck con sus cuatro regimientos y dos baterías no estuvo desplegada hasta la 1 de la tarde momento en que inició un lento avance que amenazaba la izquierda confederada a lo que Ewell respondió enviando al 31º de Virginia y la Batería de Brockenbrough, esta ampliación de la línea frenó el ya lento avance de Schenck.

Frémont era incapaz de organizar un asalto coordinado y con su izquierda a punto de derrumbarse, el fuego de su artillería del todo inefectivo, Schenck detenido a la derecha y la Brigada de Milroy a punto de quedar copada se dio orden de retirarse. En ese momento llegaba la Brigada de Taylor que Jackson había enviado en apoyo de Ewell, pero ya el combate estaba terminando.

Los unionistas se replegaban hacia sus posiciones iniciales seguidos de cerca por los confederados aunque sin intercambiar más que aislados disparos. Ewell era consciente de su inferioridad y no estaba dispuesto a obligar a Frémont a un combate desesperado, la lección dada era suficiente para que no les quedaran ganas de intentar un nuevo ataque. Los unionistas se retiraron por el mismo camino por donde habían venido cubiertos por el fuego de su artillería.

La Batalla de Cross Keys no fue mucho más que una escaramuza pues los federales no supieron hacer valer su fuerza y esto les costó dejar 557 bajas entre muertos y heridos además de otros 107 prisioneros. Por su parte Ewell había sufrido 287 bajas aunque algunas significativas como los generales Elzey y Steuart que fueron heridos.

Imagen

Por la noche hubo una reunión en la que el Brigadier Trimble propuso realizar un ataque nocturno, incluso había hecho avanzar su brigada hasta el punto de que podían oler el café de los unionistas, pero esta idea se desestimó en previsión de la amenaza que Shields representaba para la mañana siguiente.

Y es que durante esta primera semana de Junio la División de Shields había comenzado a ocupar su lugar en las preocupaciones de Stonewall Jackson. Se había ganado un tiempo muy valioso cuando se destruyó el puente Columbia situado a 8 millas de Luray, lo que había obligado a Shields a avanzar un embarrado camino que ralentizó muchísimo su marcha pero para el día 4 de Junio su caballería había alcanzado ya el puente de Conrad Store y tenían orden de avanzar sobre Waynesboro para cortar el ferrocarril de Virginia Central.

Al mando de esta fuerza de caballería estaba el Coronel Samuel Carroll que recibió orden de avanzar lo más rápido posible y tomar el puente de Port Republic lo que se logró el 6 de junio. Mientras Shields avanzaba penosamente con su división muy fragmentada logrando llegar hasta Naked Creek a unas 5 millas detrás de Carroll, posición de la que fue informado Jackson gracias a la torre de señales que el Capitán Hotchkiss seguía manteniendo activa.

El 7 de junio Carroll recibió nuevas órdenes para que avanzase directamente hacia Waynesboro destruyendo cuanto encontrase a su paso, sería una marcha de 37 millas de ida y otras tantas de vuelta. Ese mismo día al caer la tarde se encontraba en la granja Lewiston y contaba con 150 jinetes y 1.000 de infantería apoyados por una batería a 6 millas al sur de Port Republic. Las patrullas desplegadas informaron que el tren de suministros de Jackson se encontraba acampado al sur de Port Republic y Carroll informó a su superior que hizo avanzar a la Brigada de Erastus B. Tyler por la misma ruta, llegando a la granja Lewiston a las 2 de la tarde del 8 de junio al tiempo de que la Batalla de Cross Keys se encontraba en su apogeo.

Pero el Coronel Samuel Carroll no permaneció ocioso y mientras los hombres de Jackson descansaban en Port Republic aprovechó para avanzar con su caballería y dos cañones directamente hacia el pueblo. En un abrir y cerrar de ojos tomó el puente al sur de la villa en donde instaló uno de los cañones dominando el camino hacia Cross Keys, al tiempo que parte de sus hombres se dirigieron hacia el sudoeste en donde estaban aparcados los carros confederados. Con este osado ataque a punto estuvieron de hacer prisionero a Stonewall Jackson que se encontraba en su cuartel general instalado en Madison Hall.

Con Jackson puesto a salvo ordenó a rápidamente que se llamara a la Batería del Capitán Poague que estaba al norte, al tiempo que el 37º de Virginia del Coronel Samuel V. Fulkerson cargaba por el puente que había cruzado Jackson en su huida directamente hacia los unionistas que se habían hecho con un cañón y disparaban fuego de metralla. Al poco tiempo los cañones llamados por Jackson estaban posicionados y comenzaron a descargar su carga mortífera sobre los hombres de Carroll. Pronto se sumaron tres baterías y la Brigada de Taliaferro que se encontraba lista pues esa mañana se iba a pasar revista. El 37º de Virginia recuperó el cañón obligando a los unionistas a replegarse sobre el puente del sur. Luego bajo el fuego artillero a Carroll no le quedó más remedio que ordenar una retirada general que les llevó por el camino de Brown’s Gap y luego hacia Lewiston siempre bajo el fuego de los cañones confederados. Este audaz golpe de mano que a punto estuvo de suponer la captura de Jackson se saldó con la pérdida por parte de Carroll de 40 hombres y los 2 cañones que había llevado.

Mientras Ewell seguía combatiendo en Cross Keys, Stonewall Jackson dispuso que la Brigada de Taliaferro permaneciese dentro de Port Republic para cubrir los vados del río South al tiempo que la Brigada Stonewall avanzaba hacia Lewiston con la artillería en previsión de la llegada de Shields, a la vez que dejaba una reserva en previsión de apoyar a Ewell en Cross Keys.

Cuando Carroll se encontraba en plena escaramuza en Port Republic, el Brigadier James Shields aún se encontraba en las inmediaciones de Luray e informaba a Frémont de que contaba con dos brigadas y doce cañones frente a Jackson en Port Republic, además de que su caballería estaba avanzando sobre Waynesboro para destruir el puente del ferrocarril Virginia Central. Eran las 9:30 de la mañana cuando envió este informe a Frémont al que pedía que atacase la retaguardia de Jackson mientras él avanzaba con sus dos brigadas restantes.

Lo cierto es que su caballería se encontraba oculta en los bosques de Lewiston recuperándose de su audaz acción mientras la artillería confederada dominaba sus movimientos y la infantería comenzaba a amenazar su flanco. Hacia las 2 de la tarde la Brigada de Tyler llegaba desde Conrad’s Store con sus 3.000 hombres y 16 cañones pero a la vista de la situación decidía acampar sin intervenir en ayudar a Frémont creando una acción de apoyo.

Durante la noche del 8 de Junio en la reunión del Estado Mayor de Jackson se decidió que tras la Batalla de Cross Keys la fuerza de Frémont había dejado de ser una amenaza inmediata, decidiéndose para el día siguiente atacar a la fuerza de Shields. La primera disposición fue construir un segundo puente empleando carros pesados de granja en el río South por donde los hombres de Ewell cruzarían para unirse a Jackson. La Brigada de Trimble permanecería frente a Frémont apoyado por parte de la Brigada del Coronel John M. Patton. El ataque se iniciaría con la Brigada Stonewall dirigida por Winder seguido de los hombres de Ewell. La Brigada de Taliaferro permanecería junto a la artillería en el barranco al norte del río. Si todo se desarrollaba como estaba planeado, por la tarde Jackson tenía la intención de hacer girar a todos sus hombres y atacar a Frémont, si esto no era posible Trimble tenía orden de retirarse y prender fuego al puente dejando a Frémont sin poder ni apoyar a Shields ni perseguir a Jackson.

Las tropas dispuestas para esta Batalla de Port Republic el Lunes 9 de Junio de 1862 serían las siguientes:

UNION

Departamento del Rappahannock MG Irvin McDowell (ausente)

Fuerzas en Port Republic BG Erastus B. Tyler

División Shields BG James Shields (ausente)

3ª Brigada BG Erastus B. Tyler
7º Indiana Cor. James Gavin
7º Ohio TtC. William P. Creighton
29º Ohio Cor. Louis P. Buckley
110º Pennsylvania Cor. William D. Lewis
1º West Virginia Cor. Joseph Thoburn

4ª Brigada Cor. Samuel S. Carroll
5º Ohio Cor. Samuel H. Dunning
66º Ohio Cor. Charles Candy
84º Pennsylvania May. Walter Barrett

Caballería
1º West Virginia May. Benjamin F. Chamberlain

Artillería
Batería L, 1º Ohio Artillería Cap. Lucius N. Robinson
Batería H, 1º Ohio Artillería Cap. James F. Huntington
Batería E, 4º U.S. Artillería Cap. Joseph C. Clark, Jr.


CONFEDERACION

Departamento del Valle MG Thomas J. Jackson

División Jackson MG Thomas J. Jackson

Brigada Stonewall BG Charles S. Winder
2º Virginia Cor. J.W. Allen
4º Virginia Cor. Charles A. Ronald
5º Virginia TtC. J.H.S. Funk
27º Virginia Cor. Andrew J. Grigsby
33º Virginia Cor. John F. Neff

Brigada Campbell Cor. John M. Patton
21º Virginia TtC. R.H. Cunningham
42º Virginia TtC. William T. Martin
48º Virginia TtC. Thomas S. Garnett
1º Virginia Batallón Cap. B.W. Leigh

Brigada Taliaferro BG William B. Taliaferro
10º Virginia Cor. E. T. H. Warren
23º Virginia Cor. Alexander G. Taliaferro
37º Virginia Cor. Samuel V. Fulkerson

Artillería
Batería Poague Cap. William T. Poague
Batería Wooding Cap. George W. Wooding
Batería Carpenter Cap. Joseph Carpenter

División Ewell MG Richard S. Ewell

Brigada Steuart Cor. W.C. Scott
1º Maryland Cor. Bradley T. Johnson
44º Virginia Cor. W.C. Scott, Maj Cobb
52º Virginia TtC. James H. Skinner
58º Virginia Cor. Samuel H. Letcher

Brigada Elzey Cor. James A. Walker
12º Georgia Cor. Zephaniah T. Conner
13º Virginia Cor. James A. Walker
25º Virginia TtC. Patrick B. Duffy
31º Virginia Cor. John S. Hoffman

Brigada Trimble BG Isaac Trimble
15º Alabama Cor. James Cantey
21º Georgia Cor. John T. Mercer
16º Mississippi Cor. Carnot Posey
21º North Carolina Cor. William W. Kirkland

Brigada Taylor BG Richard Taylor
6º Louisiana Cor. Isaac G. Seymour
7º Louisiana Cor. Harry T. Hays
8º Louisiana Cor. Henry B. Kelly
9º Louisiana Cor. Leroy A. Stafford
Wheat’s Battalion (“Louisiana Tigers”) Maj C.R. Wheat

Artillería Cor. Stapleton Crutchfield
Batería Brockenbrough Cap. John B. Brockenbrough
Batería Courtney Cap. A. R. Courtney
Batería Lusk Cap. John A. M. Lusk
Batería Raine Cap. Charles I. Raine
Batería Rice Cap. William H. Rice

Brigada Caballería Cor. Thomas T. Munford
2º Virginia Cor. Thomas T. Munford
6º Virginia Cor. Thomas Flournoy
Batería Chew's Cap. R. Preston Chew

Así que Ewell comenzó a mover a sus hombres durante la noche sin hacer ningún ruido cubierto por una línea de piquetes y antes de que amaneciese se situó en unas tierras bajas al sur del South Fork. A las 5 de la mañana le seguía la Brigada Stonewall que tomaba directamente el camino hacia Conrad’s Store, el incidente de la noche se produjo cuando el puente provisional comenzó a ceder y hubo de ser reparado, esta pausa en el cruce provocó que la Brigada de Taylor se separase de la de Winder cuando ambas debían avanzar juntas según el plan.

Por parte de los unionistas, el Brigadier Tyler había abandonado durante la noche la cobertura de los árboles y había dispuesto una muy buena línea defensiva a lo largo de Lewiston Lane desde el río en una posición conocida como Lewis Mill y terminaba en un lugar conocido como el Coaling, un terreno nivelado en donde se producía carbón vegetal y que dominaba un barranco, en ese punto dispuso una batería completa de 6 cañones apoyados por infantería. Tyler contaba en conjunto con unos 3.000 hombres y 16 cañones.

A las 7 de la mañana la Brigada de Winder se encontraba desplegada hacia la izquierda desde el camino hasta el río y comenzó a avanzar cubierto por la niebla de la mañana hacia las posiciones federales y comenzó a subir el barranco tomando como referencia el granero Lewiston. Pronto Winder comprobó el precio de no haber desplegado piquetes por delante y se topó de repente con la línea unionista, la cual contaba con la protección de una valla que discurría a lo largo de Lewiston Lane. Y al intenso fuego de mosquete se sumó pronto el fuego de la batería que Tyler había dispuesto en Coaling.

Zoom in (real dimensions: 598 x 666)Imagen

La reacción de Winder fue ordenar al Coronel Allen del 2º de Virginia que junto al 4º asaltase la batería federal, pero el ataque resultó un fracaso pues la posición estaba reforzada por cuatro regimientos unionistas. Al mismo tiempo el 5º de Virginia avanzaba sobre el flanco derecho de Tyler junto al río, y aunque estuvo a punto de romper la línea Tyler reforzó la posición con tres regimientos obligando a los confederados a retirarse.

Mientras los 1.200 hombres de la Brigada Stonewall se veían obligados a replegarse ante la superioridad de la posición unionista, por lo que pidió refuerzos urgentemente. La respuesta estaba en el retraso que había sufrido Taylor al cruzar el río y en principio sólo se pudo disponer del 7º de Louisiana y algunas baterías aunque no era suficiente para hacer retroceder a los unionistas y el grueso de la Brigada de Taylor aún se encontraba terminando de cruzar el río. Fue en ese momento en que el Capitán Hotchkiss había regresado desde su torre de señales y presentándose ante Jackson este le ordenó que guiase a Taylor y su brigada a través del bosque para atacar por el flanco izquierdo la batería unionista en el Coaling.

La idea era desviarse cuanto fuese posible hacia la derecha para garantizar que se flanquearía a la batería confederada, pero el avance no podía realizarse muy rápido debido a la densidad del bosque. El tiempo corría en contra de los confederados con Tyler presionando a Winder y a punto de provocar su hundimiento así que Winder envió un mensaje a Taylor pidiendo su ayuda inmediata o los unionistas le expulsarían del campo y tendrían el camino despejado hasta Port Republic. El Brigadier Taylor viendo la urgencia del momento ordenó girar 90º a su brigada haciéndola avanzar por el barranco en dirección al río para socorrer a Winder.

Esta maniobra era muy arriesgada pues no había flanqueado a la batería de Tyler, lo cual le obligaba a asaltar directamente la posición soportando un intenso fuego a corta distancia. Este asalto aunque fue muy duro se vio favorecido porque Taylor había retirado el apoyo de tres regimientos que habían acudido a reforzar el flanco derecho federal. Durante el asalto Tyler volvió a llamar a sus regimientos y recuperaron la posición.

A su vez el grueso de las fuerzas de Jackson estaban terminando de cruzar los puentes y la Brigada Stonewall pudo ser reforzada por tres regimientos a su izquierda además de dos regimientos mandados por el Coronel Scott sobre el flanco del 5º y 7º de Ohio que estaban a punto de arrollarle. Fue ese mismo momento que Ewell estaba viendo la acción de Taylor que ordenó cargar al 44º y 58º de Virginia en un giro de 90º la batería federal un instante antes de que Taylor reorganizase un nuevo asalto con sus louisianos que esta vez sí que se hicieron definitivamente con la posición. Este era el momento de inflexión y la línea federal comenzó a caer como un castillo de naipes obligando a Tyler ordenar la retirada.

Con el contraataque confederado a lo largo de toda la línea y además reforzados por la llegada de la Brigada de Taliaferro se inició una persecución durante tres millas hasta que la caballería del Coronel Thomas T. Munford tomó el relevo manteniendo la misma hasta el final del día. Y al caer la noche la Batalla de Port Republic se podía dar por terminada arrojando un saldo de 830 bajas confederadas (66 muertos, 382 heridos y 382 desaparecidos) y 1.002 federales (67 muertos, 361 heridos y 574 desaparecidos), resultando en otra victoria confederada pero que no había resultado nada brillante aunque sí muy decisiva para los acontecimientos futuros.

Imagen

Los últimos coletazos de la batalla se produjeron por parte de Frémont que al sonido de la batalla al sur de su posición se dispuso a avanzar aunque con cautela manteniendo escaramuzas con los hombres de Trimble. Según se desarrollaba la batalla Jackson ordenó a Trimble que se retirase hasta Port Republic y cruzase el río inmediatamente tras la Brigada de Taliaferro quemando el puente tras cruzarlo. Para cuando Frémont llegó a las afueras de la localidad y ante la imposibilidad de cruzar el río no pudo más que desplegarse a lo largo del South Fork para sólo poder ser testigo de la retirada de Tyler sin poder intervenir. Y aquí fue cuando Frémont realizó su acto más execrable al ordenar abrir fuego contra las ambulancias que se encontraban sobre el campo de batalla recogiendo a los heridos de ambos bandos.

La última orden de Jackson fue que se retiraran todos los hombres fuera del alcance de los cañones de Frémont por los caminos en dirección al Brown’s Gap en donde estableció su cuartel general y las tropas fueron llegando durante toda la noche al campamento que allí se estableció. La mejor descripción de la Batalla de Port Republic fue la que realizó el Brigadier William B. Taliaferro:

The impetuosity of Jackson had betrayed him into attacking before his tropos were sufficiently massed, wich was made difficult by the insufficient means of crossing the river”
“La impetuosidad de Jackson lo había traicionado durante el ataque antes de que sus tropas estuviesen lo suficientemente reunidas, hecho que fue muy difícil por la insuficiencia de los medios para cruzar el río”

Ciertamente Jackson no realizó un buen papel durante esta batalla que se había librado el lunes 9 de junio de 1862. El planteamiento había sido el correcto pero había fallado en coordinar la marcha de las brigadas durante el momento de cruzar el río. Esto había provocado intervalos de tiempo que impedían realizar asaltos coordinados sobre la posición federal.

Sin duda alguna el héroe del día había sido el Brigadier Richard Taylor que supo ver con claridad la situación global de la batalla y realizando un osado asalto a una posición artillera salvó el día para la Confederación, pagando un elevado precio pues su brigada dejó casi 300 bajas en el campo de batalla.

Al día siguiente Jackson descansó durante todo el día pues era evidente que los hombres estaban agotados. Por su parte Tyler se reagrupó en Conrad’s Store donde se unió a Shields que había marchado desde Luray para acto seguido desandar de nuevo el trayecto y volver a Luray el 13 de Junio. El Mayor General John C. Frémont no sabiendo reaccionar optó por retirarse hasta Harrisonburg perseguido por la caballería confederada mandada por el Coronel Thomas T. Munford, que había sustituido a Ashby. El 12 de junio Munford entraba en Harrisonburg haciendo 200 prisioneros de los heridos que Frémont había dejado atrás. Frémont continuó retirándose según sus palabras por las “significativas demostraciones del enemigo” hasta que se unió a Banks y Sigel en Middletown, ya en la parte inferior del valle.

Por parte confederada Jackson cruzó el 12 de Junio el río South desplazando su campamento desde el Brown’s Gap hasta la cueva Weyer’s junto al Monte Meridian en donde a la sombra de los robles, pues hacía un tiempo típico de verano, se dedicó a descansar, reorganizar y aprovisionar a su ejército durante cinco días. Y como no podía ser de otra forma en Jackson ordenó que se organizasen diversos actos religiosos para dar gracias a Dios por las victorias obtenidas, siendo suspendidas todas las tareas la tarde el sábado 14 de junio por la tarde.

Revisando la actuación de nuestro protagonista principal, el Mayor General Thomas J. “Stonewall” Jackson durante su Campaña del Valle Shenandoah podemos llegar a las siguientes conclusiones. El 11 de Marzo Stonewall Jackson disponía de unos 4.500 hombres mal armados y peor equipados frente a los 30.000 hombres que disponía Banks perfectamente equipados. Para cuando se retiró de Winchester en Washington se ordenó a Banks que se dispusiese a preparar a sus hombres para apoyar a McClellan en su avance sobre Richmond, pero el 23 de Marzo los confederados atacaban en Kernstown a los 7.000 hombres de Shields en una inferioridad de 2 a 1 logrando casi la victoria, pero que logró que de nuevo las órdenes dadas fuesen revocadas y los regimientos federales regresaran al valle.

El siguiente paso fue detener a Frémont que amenazaba con avanzar sobre Stauton contando con el limitado refuerzo proporcionado por las fuerzas del Brigadier Edward Johnson en la Batalla de McDowell el 8 de Mayo. Y aunque de nuevo fue una derrota se logró un decisiva victoria estratégica que anulando esta amenaza en la parte alta del valle le permitió demostrar todo su talento.

A continuación unió sus fuerzas al Mayor General Richard S. Ewell y en una marcha sorpresa y atacando donde menos se lo esperaban los federales el 23 de Mayo atacaba en Front Royal desbaratando el dispositivo establecido por Banks en Strasburg. A esta acción la siguió una carrera que terminó en la Batalla de Winchester el 25 de Mayo en la que destruyó por completo a la fuerza del Mayor General Nathaniel P. Banks haciendo retroceder a los unionistas hasta Harper’s Ferry quedando todo el valle Shenandoah en manos de la Confederación. Y obligando a Washington a desviar 60.000 hombres que estaban dispuestos para dirigirse hacia Richmond a la persecución del insolente Thomas J. Jackson y sus 16.000 hombres.

Se iniciaba así una “cacería” que exigiría por parte confederada demostrar su capacidad de sacrificio y determinación a la hora de lograr un objetivo. Y ciertamente Jackson, así como todos sus subalternos, estuvieron a la altura de las circunstancias. Desde Strasburg cuando los federales estuvieron a sólo un día de marcha de los confederados, lograron poner a salvo tanto las provisiones capturadas como los prisioneros. Y aprovechando la topografía del valle mantuvo con acciones limitadas separados a sus perseguidores manteniendo en todo momento la iniciativa y su capacidad para poder decidir en donde se producirían los combates. Terminando su campaña en dos acciones muy bien planeadas en Cross Keys y Port Republic en dos días consecutivos.

En los tres meses que había durado esta campaña los hombres de Jackson habían acumulado 646 millas en sus piernas en 48 días de marcha y librado seis combates importantes además de numerosas escaramuzas. La Campaña del Valle Shenandoah encumbró a Thomas J. “Stonewall” Jackson aún más a la categoría de Héroe de la Confederación haciendo aparecer en el horizonte un rayo de esperanza cuando parecía que se cernía sobre la Confederación la catástrofe.

Y no quisiera dejar de señalar el porqué durante todo este capítulo se ha ido señalando el día de la semana en que se producían los combates. Hay una corriente de opinión de que Stonewall Jackson rehuía combatir los domingos debido a su elevado sentimiento religioso y que le hacía considerar el domingo como El Día del Señor y que por tanto se debía dedicar a la reflexión y los ejercicios espirituales. Pues si repasamos la campaña veremos que en tres de los seis principales combates de esta campaña la batalla se produjo exactamente un domingo y siempre por iniciativa de Jackson. Por lo cual soy de la opinión que esa corriente de pensamiento no tiene ninguna base sólida y que se debe a una desvirtuación de la leyenda de Jackson.

Pero tampoco podemos olvidarnos de reconocer la valía de un hasta entonces actor secundario en este primer año de guerra, este no es otro que Robert E. Lee, el cual en su papel de asesor militar del Presidente Jefferson Davis había apostado por crear una fuerza independiente en el Shenandoah. La excelente actuación de Stonewall Jackson en el valle había logrado anular por completo la amenaza que suponían los 40.000 hombres del I Cuerpo federal del Mayor General Irvin McDowell situados en Fredericksburg y que tenía planeado unirse al Ejército del Potomac a las puertas de Richmond.

Mientras Jackson daba un respiro a sus hombres en los alrededores del Monte Meridian los correos no cesaban de cruzarse entre el campamento y Richmond. Jackson solicitaba refuerzos para aumentar su fuerza hasta los 40.000 hombres y se mostraba dispuesto para iniciar la marcha hasta Washington. Pero la situación en torno a la capital confederada no estaba para prescindir de un solo hombre y Robert E. Lee que ahora ya actuaba como Comandante en Jefe del Ejército del Norte de Virginia era consciente que ahora tocaba el turno de acabar con la amenaza de McClellan y su Ejército del Potomac que se encontraba acampado a la vista de las torres de las iglesias de Richmond. Así que la orden era iniciar la marcha para posicionarse al norte del río Chickahominy frente al flanco derecho de McClellan.

La medianoche del 18 de Junio Jackson ordenaba levantar el campamento y dirigirse hacia Stauton donde les esperaban los trenes que les llevarían al interior de Virginia. El relevo en la cobertura del Shenandoah fue realizado por el Brigadier Alexander R. Lawton y sus seis regimientos de Georgia. Y aprovechando que los prisioneros unionistas que marchaban hacia Richmond se cruzaron con los georgianos que se dirigían hacia el valle se decidió ponerlos en libertad bajo palabra de no volver a alistarse. Al tiempo que la caballería confederada se dejaba ver a menudo en diferentes puntos de la zona.

Cuando los prisioneros unionistas llegaron a las líneas federales las noticias que llegaron a Washington hablaban de importantes refuerzos que llegaban a Stauton y unido a los informes que enviaba Frémont en su retirada hacia Middletown en donde cifraba que Jackson permanecía en el valle con unos 30.000 hombres. En la Casa Blanca se hablaba de que unos 50.000 confederados se encontraban en el Shenandoah y hasta Banks informaba a Washington el 28 de junio que tenía informes de que Jackson se encontraba planeando un ataque sobre su posición. En realidad ese día Jackson se encontraba peleando en la Batalla de los Siete días habiendo llegado a las cercanías de Richmond el 26 de Junio.

En donde si hubo importantes cambios tras la Campaña del Valle fue en la organización de los mandos unionistas. La principal y más importante que ya hemos señalado fue que el I Cuerpo de McDowell quedó independizado el Ejército del Potomac siéndole encomendada la tarea de hacer la función de “guarnición” de Washington. El esperado refuerzo solicitado por McClellan que debía llegar desde Fredericksburg se vio menguado de un Cuerpo a sólo la División del Brigadier George A. McCall. Lincoln que vio la incapacidad de sus generales para coordinarse entre diferentes fuerzas decidió crear un mando único en ese teatro de operaciones, nacía así el Ejército de Virginia de la Unión que estaría bajo las órdenes del Mayor General John Pope y encuadraría a las fuerzas de Banks, Frémont y McDowell, además de otras unidades menores que se encontraban en las cercanías de Washington y West Virginia. Las consecuencias de esta reorganización fueron que el Mayor General John C. Frémont solicitó su licenciamiento por motivos personales, el motivo era su incapacidad de quedar subordinado a Pope, y pasaría el resto de la guerra esperando a ser llamado de nuevo al servicio. Por otra parte el Brigadier General James Shields que había sido propuesto para ser ascendido a Mayor General tras la Batalla de Kernstown vio como su ascenso fue rechazado y en Marzo de 1863 presentó su renuncia emigrando a México para dedicarse a la explotación minera.

Y así terminamos este capítulo para regresar de nuevo a la Campaña de la Península en donde habíamos dejado al Mayor General George B. McClellan junto al Ejército del Potomac en su avance sobre Richmond.

Ir a la primera parte

Ir a la segunda parte