Es más que evidente que en las últimas décadas la tecnología ha avanzado mucho en todo lo referente con el armamento y las maquinas de guerra, un avance tecnológico que es seguramente superior al necesario pero que se desarrolla rápidamente por la ambición de poder, el deseo de superioridad de una nación respecto al resto y, sobre todo, el beneficio económico que ello puede conllevar.

Como claro exponente de esta revolución tecnológica en las armas de fuego encontramos el programa ACR, siglas de Advanced Combat Rifle (Rifle de combate avanzado). Este proyecto surgió en la década de 1980 en el momento en que el ejército norte americano buscaba una nueva arma que pudiera reemplazar a su mítico rifle de asalto M-16, los planes que habían para esa nueva arma no estaban muy claros, pero buscaban un arma tecnológicamente muy avanzada a todas las existentes en ese momento, un rifle de asalto que contase con gran número de novedades. Lógicamente este es un proyecto que en su momento era totalmente confidencial y hoy en día todavía se desconocen la gran mayoría de sus detalles. Participando en este novedoso programa, cuatro conocidas empresas armamentísticas presentaron los proyectos de sus armas más novedosas, estas cuatro empresas eran Heckler und Koch, Steyr, AAI y Colt.

La empresa alemana Heckler und Koch presentó su rifle G-11, rifle que tenían ya en desarrollo desde los años 70 cuando el Departamento de Defensa de Alemania Occidental reclamó la creación de una arma novedosa para el ejército. El G-11 presenta muchas novedades en lo referente a la munición, muestra de ello es la utilización de munición de calibre 4,7x33mm sin vaina. El motivo por el que se llegó a la conclusión de utilizar munición sin vaina es simple: se requería una mayor potencia de fuego, de forma que el arma pudiera llegar a efectuar 2.000 disparos por minuto (hasta 2.200 disparos por minuto llegó a disparar este rifle finalmente), y la extracción de la vaina es una acción que lentifica el sistema de disparo enormemente, así que tras muchas investigaciones se llegó a esta conclusión, pero la utilización de la munición sin vaina no solo conseguía incrementar la velocidad de disparo sino que también permitía un mayor número de balas por cargador. Para este avance en la munición, junto a H&K trabajó la empresa de municiones Dynamit Nobel y juntas formaron la Gesellschaft für Hülsenlose Gewehrsysteme (Corporación para Sistemas de Fusiles Sin Vaina). Aparte de las muchas ventajas que representa la utilización de este tipo de municiones, el G-11 presenta otras novedades, como puede ser el cargador, que se coloca sobre el cañón y paralelo a este, una gran precisión del arma gracias a un mecanismo rotatorio, la mira de 3,5 aumentos y visión nocturna, y la posibilidad de aplicarle bayoneta, mira láser y un bípode.

Los austriacos de Steyr-Mannlicher presentaron un prototipo basado en su exitoso rifle Steyr AUG, el arma fue fabricada a mediados de los años 80 expresamente para el programa ACR, por esa razón recibió el nombre de Steyr ACR. Una de sus novedades es que utiliza un sistema de gas para mover el mecanismo de disparo, otra novedad es que los proyectiles que utiliza resultan ser flechas.

El AAI ACR fue otra de las armas presentadas a este prestigioso proyecto. A diferencia de los otros prototipos, este tenía una apariencia similar al resto de rifles mientras que las armas presentadas por los otros fabricantes tenían una apariencia casi futurista por decirlo de algún modo. El arma presentada por AAI utilizaba unos proyectiles flechettes de 5,56x45mm y podía utilizar diferentes sistemas de visión

El cuarto arma fue presentada por Colt, fabricantes del M-16, que sin duda no tenían intención de dejar de suministrar armamento al ejército de los Estados Unidos. El prototipo estaba claramente basado en el M-16A2, utiliza proyectiles convencionales de 5,56mm, y deja la posibilidad de aplicarle diferentes miras y sistemas de visión, también presenta diferentes modificaciones para mejorar las condiciones del M-16A2.

Tras un riguroso periodo de pruebas entre mediados de 1989 y mediados de 1990 en Georgia, quedó como ganador del programa el rifle H&K G-11K2. Este rifle era claramente el más novedoso y avanzado de los cuatro que se presentaron y superó perfectamente todas las pruebas a las que fue sometido tanto el rifle como su novedosa munición sin vaina, sin embargo, aun siendo el vencedor del programa ACR no se convirtió en el rifle reglamentario del ejército norte americano no se sabe bien porqué, algunos dicen que fue simplemente por no estar fabricado en EUA, otros dicen que es porque no es el tipo de arma que buscan los norte americanos, ¿Por qué si tan bien superó el programa ACR? El motivo es tan secreto como la mayoría de hechos que envuelven este proyecto. Steyr continúa con el rifle que presentó al programa ACR para, posiblemente, presentarlo como sucesor al Steyr AUG de aquí unos años.

Hace falta tener en cuenta que los avances técnicos desarrollados en torno al programa ACR han sido considerablemente muy importantes para el futuro de las armas, concretamente de los rifles de asalto, aun así, por diversos motivos las cuatro empresas que presentaron sus diseños salieron más o menos perjudicadas de este proyecto financiado con más de 300 millones de dólares.

Viendo los resultados del programa ACR, hay quien afirma que en realidad la intención no era encontrar un sustituto para el M16, sino comprobar hasta donde se podía llegar tecnológicamente.

Aunque supuestamente nada ha quedado de este proyecto, si que hay algo que muy posiblemente tenga que ver con él: Heckler und Koch, empresa ganadora del programa, comienza en 1993 un proyecto realmente ambicioso, se trata del M29, conocido más comúnmente como OICW, siglas de Objective Individual Combat Weapon, el secreto esconde gran parte de la historia de este arma que consta de muchas de las mejoras realizadas durante el programa ACR y que sí va directo a reemplazar algún día al mítico M16, se calcula que hacia el año 2009.

Todos los hechos de que se habla en este artículo pueden no ser al 100% verídicos ya que, como anteriormente se ha dicho, se trata de un tema del que poco se ha hablado y del que gran parte es todavía secreto.